ALL POSTS

LA FALSEDAD DE UNA CARTA DE EINSTEIN


Duele saber que algunas publicaciones católicas, religiosas y civiles, así como blogs “católicos” como Religión Digital, están publicando una carta de Einstein a su hija Lieserl, que deja muy bien al personaje. Nuestro lector JuanC, de quien tanto nos hemos aprovechado en el blog, nos envía una carta que pone las cosas en su sitio.

Es muy oportuna su publicación en el blog porque de Einstein, el judío encumbrado hasta extremos inimaginables por sus correligionarios y al que rodea un aura de falsedad y fraude, hemos tratado en el blog por su participación en la creación de un falso paradigma científico que destruye los datos de la Revelación y de la teología católica. Su figura y alguna cita suya están referidas en algunos posts que tratan sobre el estado de cosas del Geocentrismo.

Hasta que el lector acabe de darse cuenta que la ciencia moderna en palabras del autor de varios libros al que también hemos dedicado algún post, Laurent Glauzi, es SATÁNICA. Ella ha impuesto en el paradigma científico y en la conciencia universal, contra los que nadie osa rebelarse conceptos y teorías como “el evolucionismo” “el “heliocentrismo” “El big- bang” (del que en El “Papa” Francisco nos ha salido un propagandista), los extraterrestres, (a quienes Francisco estaría dispuesto a bautizar), los dinosaurios que habrían vivido hace millones de años etc.. Cosas todas que últimamente se han puesto en cuestión con datos irrefutables por investigadores católicos y más todavía por protestantes.

En la línea de la labor del blog (que últimamente ha sido burdamente contestada por un, al parecer, docente universitario, con un comentario injurioso y petulante redactado con faltas de puntuaciòn, sintaxis y ortografía; pero que ha obtenido la respuesta que merecía) traigo los resultados de una paciente investigadora en los documentos de la Universidad Hebrea y la propia investigación de JuanC, sobre este tema tan ridículo pero que algunos católicos bobalicones (en la Red y fuera de ella) no han dudado en promocionar para mayor gloria del falsísimo personaje que pasa por ser una de las lumbreras de la humanidad autor de un nuevo paradigma científico que intenta dar una explicación cabal de los misterios del Universo.

Ésta es la carta de JuanC :

Estimado Moimunan,

Andan diciendo por ahí que ha aparecido una carta de Einstein a su hija. Quizás lo haya ya leído… pero esa carta es falsísima, no sé quien la ha inventado, pero así encumbran y pagan los favores realizados por los grandes enemigos de la Iglesia. Le envío esta investigación mía sobre la falsedad de esa carta -que incluso ha aparecido en varias publicaciones religiosas- por si lo quiere publicar en su blog.

Aquí va la investigación:

Sobre la carta de Einstein a su hija Liesserl.


Están diciendo por ahí que ha aparecido una supuesta carta de Alberte Einstein a su hija Lieserl. Yo lo leí en “Religión Digital”, creo que también en la versión digital de “La Razón”, y hoy me ha sorprendido –y dolido- leerlo en la publicación religiosa “El Pan de los Pobres”. Si alguien la quiere leer puede buscarla en Google (aparecerán cientos de enlaces a ella). Esa carta es más falsa que un billete de 33.333 euros. En realidad casi todo lo que se dice de bueno sobre Einstein es falso.


Como hay cosas que no cuadraban, me puse a indagar un poco por internet, y como me suponía, todo indica que es falsisima (como lo es el 99 % de lo que en la red se dice sobre el héroe, el magno, el hiper-sabio, el creyente …Einstein). La investigación completa la ha realizado la escritora americana Katharine Rose, en cuyo blog podéis leer (en inglés) el resultado de sus pesquisas:


* http://www.huffingtonpost.com/katharine-rose/the-truth-behind-einsteins-letter-on-the-universal-force-of-love_b_7949032.html


Katharine dice:


“Comencé investigando el origen de esa carta para confirmar que su autor habría verdaderamente sido Einstein, y lo que me encontré fue un montón de contradicciones apuntando a la fabricación de una carta falsa atribuida a Einstein en un intento de legitimizar las palabras de un mensaje que no aparece por ningún sitio.


En el prefacio de los mensajes que hablan de la presunta carta, se indica que la hija de Einstein, Lieserl, donó 1400 de sus cartas de finales de los años 1980 a la Universidad Hebrea, con la orden de que no se publicaran su contenido hasta dos décadas después de su muerte; esta carta sobre la “fuerza universal” del amor fue supuestamente una de ellas.


Sin embargo, una investigación posterior me indujo a pensar que la hija de Einstein, Lieserl, no podría ser una fuente muy fiable, dado que su vida es muy poco conocida. En realidad, durante mucho tiempo fue una completa desconocida para sus biógrafos, sólo en 1986 fue ‘descubierta’ cuando apareció citada en unas cuantas cartas del periodo 1897-1903 intercambiadas entre Einstein y su primera mujer, Mileva Maric, descubiertas por su nieta Evelyn (sólo Einstein la menciona), y fueron publicadas en 1992 en el libro “The Love Letters”. Es más, en el libro que en 1999 escribió Michele Zackheim, titulado “Einstein’s Daughter: The Search for Lieserl”, se aportan argumentos para sostener que Liesserl nació con un importante retraso mental y murió en 1903 de fiebre escarlata cuando apenas tenía dos años. En realidad, la última vez que Lieserl aparece citada por Einstein fue en una carta fechada en 1903. Otros autores, sin embargo, mantienen que la niña fue dada en adopción.


Después de una búsqueda en los archivos online de la Hebrew University, que alberga todos los archivos sobre Albert Einstein, así como entre la colección de todos sus trabajos, y siendo el resultado fallido, yo estaba prácticamente convencida que dicha carta era una falsificación. Pero antes de abandonar definitivamente el caso, me dirigí a Diana Kormos-Buchwald, profesora de Física e Historia de la Ciencia del Instituto de Tecnología de California (el Caltech), que como directora del Eintein Papers Project es una gran conocedora de los documentos sobre los 42 últimos años de la vida de Einstein. Seguramente ella podría aclarar algo sobre la autenticidad de esa carta de Einstein a su hija. La respuesta de la Dra. Kormos-Buchwald fue la siguiente:

“Respuesta:


“Este documento no es de Einstein. Las cartas familiares donadas a la Hebrew University –a las que se refiere el rumor- no fueron entregadas por Lieserl, sino por Margot Einstein que era su hijastra. Muchas de aquellas cartas se publicaron en el año 2006 en el volumen 10 de The Collected Papers de Albert Einstein, y en orden cronológico, en los subsecuentes volúmenes.”


Para mí fue decepcionante conocer que Einstein no había escrito esa carta, pero a cambio fue excitante descubrir una gran cantidad de documentos que jamás había sospechado que existían. Y lo que comenzó como una búsqueda de la validación de la carta acabó siendo una fascinación por el encuentro de algunos de las auténticos escritos de Einstein, muchos de ellos escritos a familiares, amigos y colegas.


Hasta aquí lo que dice Katharine, ahora añado comentarios míos adicionales. Albert Einstein –que el Señor le tenga en su gloria- llegó a ser un hombre corriente, de más bien baja inteligencia, y como científico un mediocre, se le atribuyen muchos descubrimientos: que si “E = m.c2”, etc. pero casi ninguno fue original suyo. El bulo de esa carta fantasiosa a su hija Lieserl, es un botón de muestra de ciertos personajes encumbrados artificiosamente a la fama, probablemente debido a su contribución a la Revolución, a la destrucción de la Iglesia Católica y al impulso del NOM. Se suele presentar a Einstein en figura de un bonachón, un pacifista, un gran creyente en Dios … pero lo cierto es que ese Einstein es una creación de sus biógrafos judíos. Por ejemplo, el sefardí Abraham Pais, con su libro biográfico “Subtle is the Lord: The Science and Life of Albert Einstein”.


El verdadero Albert Einstein no fue precisamente un ejemplo a seguir, y el amor puro y desinteresado no fue precisamente una de sus virtudes. En realidad, Einstein no amo ni siquiera a sus más íntimos, no amó jamás a su hija Lieserl que por cierto era hija ilegítima tenida fuera de su matrimonio con Mileva Maric, y que Einstein maniobró adecuadamente para ocultarla de familiares y conocidos, dejándola vilmente abandonada en un orfanato y dando todos los pasos posibles para que su existencia fuera desconocida (ver “The Private Lives of Albert Einstein”, pgs. 88-90). Que Dios le tenga en su gloria, pero no parece que Einstein se arrepintiera de ese comportamiento tan vil, pues años después lo volvió a repetir, esta vez con su hijo Eduard, que al quedarse a su cargo –tras su divorcio- tuvo la ocurrencia de abandonarlo en un sanatorio de Zurich, y así liberarse de los gastos económicos que su manutención le suponía (ver “Einstein’s Daughter” p. 190). No, Einstein no fue en nada la persona ejemplar que nos quieren vender, pues de acuerdo a los papeles de su divorcio, Einstein maltrataba a su esposa, y el adulterio fue la gota final que condujo al divorcio en 1919. (Zackheim, “The Private Lives of Albert Einstein”, p. 188). Tras su divorcio, Einstein se instaló en un piso de soltero cerca de su prima Elsa, a la que ayudó en su propio divorcio, y con quien sólo cuatro meses después estableció un aparente matrimonio, el propósito de todo ello parece demasiado siniestro, pero así se deduce de la investigación de Zackheim, (“Einstein’s Daughter”, pgs. 85-86), Einstein con sus 39 años, se encontraba entonces dudando entre casarse con Elsa o con la hija de ésta, Ilse, de tan sólo 20 años, todo indica que cortejaba a las dos.


Que Dios tenga en su gloria a Albert Einstein…, en su vida se comportó como un impío, pero nuestro deseo es que en el último momento de su vida hubiera tenido un momento de lucidez, quizás algo le quedó de su estancia en un colegio católico durante su niñez.

 

JuanC

Categorías:ALL POSTS, Ciencia

Tagged as: , ,

2 replies »

  1. 29 de octubre de 2017: En el evangelio de hoy, el Divino Maestro nos recuerda el mandamiento del amor a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a sí mismo; síntesis de toda la ley y los profetas. ¿Serán fruto del amor, las intenciones de todos los titulares y contenidos de este sitio? “Por sus frutos los conoceréis”, dice el Señor.

    Llegué a esta página accidentalmente. Les ruego me perdonen, pero no puedo dejar de sentir desconfianza ante la tendencia excluyente como la que aquí se promueve. Y ello porque revive en mí el recuerdo de los sumos sacerdotes y fariseos que se citan en los evangelios, y temo, que al igual que ocurrió con aquellos, el pretender constituirnos en jueces y guardianes de una verdad (fundamentada en la forma), nos haga ciegos otra vez a la Verdad esencial de Cristo, Cabeza de la iglesia única y universal que Él ha fundado.

    Elevo al Padre Todopoderoso mi oración; la de un pecador, por todas las personas que quizá de buena voluntad promueven y apoyan tendencias como las de esta página, para que el Espíritu Santo ilumine a toda la humanidad, y para que Dios tenga misericordia de todos los hombres; incluidos aquellos que como yo, por algún insondable motivo, no vislumbramos el Camino y la Verdad en el actuar de este sector de la iglesia católica.

    Me gusta

    • Me parece que sus objeciones están respondidas muchas veces en el blog. Gracias por sus observaciones. Mi consejo es que no se complique la vida y deje de entrar en el blog. Si le vale compruebe en ud. mismo si en realidad busca la verdad o se conforma con ser un “católico” conciliar, es decir un no católico. Le aconsejo que lea el libro “Misterio” de iniquidad cuyo enlace està en la barra derecha del blog. Asī podrá salir de una ignorancia quuzás culpable. Que Dios Nuestro Señor le ayude.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s