ALL POSTS

LA “IGLESIA” DE FRANCISCO


Apóstatas, herejes y cismáticos: ¡Alégraos!

Francisco:
“Todos los bautizados son miembros de la Iglesia!”

francis-creer-que-o-not7.jpg

Al parecer, el dios de las sorpresas levanta de nuevo su fea cabeza en el Vaticano, hablando a través de su oráculo favorito, el Sr. Jorge Bergoglio (“Papa” Francisco). El pasado 4 de noviembre, este último proclamó la herejía más inconfundible en un mensaje ecuménico al “Foro Cristiano Mundial”, que celebraba una conferencia de tres días en Tirana, capital de Albania. He aquí  las palabras de Bergoglio en su totalidad y textualmente:

Les dirijo un saludo a ustedes y a todos los que participen en el Foro Cristiano Mundial, que se celebrará en Tirana desde del  2 al 4  de noviembre, 2015, en el que se reflexionará sobre el tema “Discriminación, persecución, martirio: juntos en el seguimiento de Cristo”. De modo particular, deseo saludar a nuestros hermanos y hermanas de diferentes tradiciones cristianas que representan a las comunidades que sufren por su profesión de fe en Jesucristo, nuestro Señor y Salvador. Pienso con gran tristeza la discriminación y en la escalada de persecución contra los cristianos en el Medio Oriente, África, Asia y otros lugares en todo el mundo. Su encuentro muestra que, como cristianos, no somos indiferentes a nuestros hermanos y hermanas que sufren. En varias partes del mundo, el testimonio de Cristo, hasta el derramamiento de la sangre, se ha convertido en una experiencia compartida de católicos, ortodoxos, anglicanos, protestantes, evangélicos y pentecostales, que es más profunda y más fuerte que las diferencias que todavía separan a nuestras Iglesias y comunidades eclesiales. La martyrum communio es el mayor signo de nuestro caminar juntos. Al mismo tiempo, el encuentro dará voz a las víctimas de esa injusticia y violencia, y tratará de mostrar el camino que conducirá a la familia humana en esta trágica situación.  Con estos sentimientos, les asegurode mi cercanía espiritual : Que los mártires de hoy, pertenecientes a muchas tradiciones cristianas, nos ayuden a entender que todos los miembros bautizados pertenecen al mismo Cuerpo de Cristo, su Iglesia (cf. I Cor 12: 12.30).Veamos esta profunda verdad como una llamada a perseverar en nuestro camino ecuménico hacia la comunión plena y visible, creciendo más y más en el amor y la comprensión mutua.

(“Mensaje de Su Santidad Francisco con motivo del Foro CristianoMundial”, Vatican.va 4 de noviembre, de 2015; el subrayado es nuestro).

Para los oídos de los del  Novus Ordo, estas palabras no son gran cosa. Para los oídos católicos, son heréticas, favorables a la herejía, erróneas, impías, y ofensivas.  Vamos a dar una explicación.

Hay cuatro puntos destacados en el mensaje de Francisco que están en desacuerdo con distintos niveles de la enseñanza católica. En realidad, hay más, pero vamos a centrarnos en los cuatro siguientes:

  • Los no católicos que mueren por su fe en Cristo son auténticos mártires cristianos
  • Esta martyrum communio (“comunión de mártires”) es una verdadera comunión que une a “católicos” y protestantes
  • Todos los miembros bautizados pertenecen   la única Iglesia, el Cuerpo de Cristo
  • Aunque todos los bautizados están en comunión unos con otros y con la misma Iglesia verdadera, sin embargo, esta unidad no es visible (todavía)  – esta comunión visible todavía debe lograrse

Así que, por dónde empezar …

Vamos a empezar por el principio: En primer lugar, decir que los no católicos que mueren por su fe en Cristo son, objetivamente hablando, mártires reales de la Fe, es herejía. Esta es una de las “pet doctrines” (doctrinas ajenas al Evangelio) de Francisco, que él ha llamado el “ecumenismo de la sangre”. A principios de este año publicamos una extensa refutación de esta herejía, que animamos a todos a revisar. El “Ecumenismo de la sangre”  es una de las tonterías de Bergoglio que está en contradicción directa con la enseñanza infalible del Concilio del siglo 15 de Florencia, que entre otras cosas dice

Unos meses después de debutar su herejía del  “ecumenismo de la sangre”, Francisco envió un mensaje de vídeo a una conferencia ecuménica que tiene lugar en Phoenix, Estados Unidos, en el que la repitió, pero esta vez con una admisión muy franca, “Esto tal vez puede ser una herejía “! Sí, realmente usted no puede inhibirse – no se pueden inventar estas cosas! He aquí nuestros tres posts en la revelación franca de Bergoglio y el podcast que hicimos al respecto:

Como demuestran  las propias palabras de Francisco y nuestro  comentario  a su propia doctrina peculiar,independientemente de si es hereje o no – a él simplemente  no le importa. Esto es suficiente para revelar su depravación herética. Si es necesario, acude al “dios de sorpresas” para apoyar o quizás afirmar esta doctrina diciendo que   está “escuchando el espíritu” – pero es una herejía, no obstante, y está decidido a mantener su doctrina, no importa cuál.

En segundo lugar, ya que no hay un verdadero martirio fuera de la Iglesia Católica, entonces se deduce también que no puede haber una “comunión en el martirio” entre los que están dentro y los que están fuera de la Iglesia verdadera. De hecho, la idea de que podría haber algún tipo de unidad espiritual entre católicos y no católicos se descarta definitivamente por la enseñanza católica:

Por tanto,  como fuera de la Iglesia Católica no hay nada sin mancha, el apóstol declara que “todo lo que no proviene de la fe, es pecado”, no estamos de ninguna manera unidos con aquellos que están separados de  la unidad del Cuerpo de Cristo, no estamos en comunión con ellos.

(Papa San León Magno, Sermón 129; qtd en Bp Donald Sanborn,..El Nuevo Eclesiología: Documentación  [PDF], p 12; el subrayado añadido.).

Ahora bien, quien examine cuidadosamente y reflexione sobre el estado de las distintas sociedades religiosas, divididas entre sí y separadas de la Iglesia Católica, la cual, desde los días de nuestro Señor Jesucristo y sus apóstoles nunca ha dejado de ejercer, por sus legítimo pastores, y aún sigue ejerciendo,  el poder divino entregado  a ella por este mismo Señor; no puede dejar de reconocer que   cualquiera de estas sociedades en sí misma, o todas ellas juntas, no pueden de ninguna manera constituir y ser más  que la única Iglesia Católica que Cristo nuestro Señor edificó y estableció, y por su  voluntad debe continuar; y  no puede de ninguna manera decirse que son ramas o partes de esa Iglesia, ya que están visiblemente separadas de la unidad católica.

(Papa Pío IX,  Carta Apostólica  Iam Vos Omnes; el subrayado es nuestro).

Ellos [los ecumenistas] Añaden que la Iglesia en sí misma, por su naturaleza, se divide en secciones; es decir, que se compone de varias iglesias o comunidades distintas, que aún permanecen separadas, a pesar de tener algunos artículos de doctrina en común, Sin embargo, están  en desacuerdo en relación con el resto; que todos éstos gozan de los mismos derechos; y que la Iglesia sea una y única, a lo sumo, lo fue en la época apostólica hasta los primeros concilios ecuménicos.  Las controversias, por lo tanto, dicen, y las diferencias de larga data de opinión que separan   hasta el día de hoy a los miembros de la familia cristiana, debe dejarse de lado  totalmente, y con las doctrinas restantes debe extraerse una forma común de fe elaborada y propuesta para ser creída, y profesada en  la que todos puedan no sólo conocer, sino sentir que son hermanos.  Las iglesias o comunidades múltiples, unidas en una especie de la federación universal, estarían  entonces en condiciones de oponerse con firmeza y con éxito el progreso de la irreligión.

(Papa Pío XI,  Encíclica  Mortalium Animos, n 7;. El subrayado es nuestro.)

 

Tampoco esto lleva a decir que todos los que profesan la fe en Cristo y mueren  por Él son de alguna manera parte de la Iglesia Católica, que es precisamente lo que Francisco afirma más adelante en su mensaje. Este es el tercer punto ahora debemos examinar.

¿Es cierto, como Francisco afirma, que el bautismo por sí solo es suficiente para hacer un miembro de la Iglesia, independientemente de la profesión de fe? ¡Lejos de ello! El Concilio Vaticano I enseñó que Cristo constituyó su Iglesia de manera que “todos los fieles puedan estar en ella con el vínculo de una única  fe y de la caridad” (Constituci óndogmática Pastor Aeternus;. Denz 1821). El Papa León XIII describe “la constitución de la república cristiana” como“una en la fe, en el gobierno, y en la comunión”  (encíclica Satis Cognitum, n. 15). Además, en su hermosa  encíclica de 1943 sobre la Iglesia, el Papa Pío XII claramente estableció las condiciones esenciales para la membresía en el Cuerpo Místico de Cristo:

En realidad sólo están incluidos entre los miembros de la Iglesia, los que han sido bautizados y profesan la verdadera fe, y no han tenido la desgracia de separarse de la unidad del Cuerpo, o han sido excluidos por la autoridad legítima por graves faltas cometidas .

(Pío XII,  Encíclica  Mystici Corporis Christi, n. 22)

Así pues, aunque el bautismo es necesario para ser miembro de la Iglesia,  no es en absoluto suficiente. Otras condiciones, también, se deben cumplir: hay que profesar la verdadera fe, y uno debe estar en comunión con el Romano Pontífice y los demás miembros de la Iglesia. ¡Vaya!

Pero no, por supuesto, para Francisco – de acuerdo con él, y sobre la base de la doctrina del Vaticano II de la “comunión parcial” ( o sea la “Frankenchurch” o “Eclesiología al uso”), todos los que han recibido un bautismo válido son ahora miembros de la verdadera Iglesia de Cristo, que es su Cuerpo. Eso incluiría a la mayoría de los protestantes, los cismáticos orientales, y todos los apóstatas (pues apóstatas son, por definición, los bautizados que se han alejado), independientemente de que sean judíos, musulmanes, politeístas, satanistas,  ateos, agnósticos, o cualquier otra cosa. con tal de que hayan sido una vez  bautizados válidamente, Francisco cree que este variopinto grupo conforma la verdadera Iglesia. Una “Frankenchurch” (Iglesia franca) de hecho!

Una palabra rápida de aclaración: Algunas personas creen, erróneamente, que los protestantes son miembros de la Iglesia, siempre y cuando sean sinceros y sin  tener culpa de sus errores, pero esto no es cierto. Si bien es posible que las personas que exteriormente profesan la herejía, no obstante, mantengan  la virtud de la fe interna y, en combinación con la esperanza y la caridad, estén  dentro de la Iglesia Católica gracias a un genuino votum Ecclesiae (deseo de unirse a la verdadera Iglesia – por favor vea nuestra TRADCAST 004 para una explicación detallada), es del todo imposible que sean miembros de la Iglesia, porque, como el Papa Pío XII dejó  claro,  la profesión de la verdadera fe es necesaria para la adhesión. Pero profesión es un acto externo y bastante independiente de la culpabilidad o inocencia, por lo que realmente no importa, en lo que se refiere a ser miembros de la Iglesia, si un protestante es de buena fe o no.

Padre Manual de Ludwig Ott Fundamentos del Dogma Católica explica:

 Los herejes públicos, incluso los que yerran de buena fe (herejes materiales), no pertenecen al cuerpo de la Iglesia, no son  la ciudadanía legal de la Iglesia. Sin embargo, esto no les impide pertenecer espiritualmente a la Iglesia por su deseo de pertenecer a la Iglesia (votum Ecclesiae) y a través de este,  lograr  la justificación y la salvación.

Aunque los apóstatas públicos y los herejes, cismáticos y los “excommunicati vitandi” están fuera de la organización jurídica de la Iglesia, siendo su relación con la Iglesia esencialmente diferente de la de los no bautizados …. Por cuanto el carácter bautismal que efectúa la incorporación a la Iglesia es indestructible, el bautizado, a pesar de  haber dejado e de ser miembro de la Iglesia, no puede separarse tan completamente de la Iglesia, que se disuelva todo vínculo con la Iglesia.

(Fr. Ludwig Ott, Fundamentos del Dogma Católico, trans por James Bastible [original de 1954; reedición por TAN Books, 1974].., P 311)

La enseñanza católica sobre el asunto es simple y directa: Todos los que han sido bautizados pero no profesan la verdadera fe, o no permanecer en comunión con la Iglesia, no son miembros de la Iglesia, independientemente de cualquier otra consideración, como la ignorancia invencible. Punto.

En cuarto lugar, Francisco afirma que, si bien existe una verdadera comunión entre “católicos” y protestantes que les une tanto al Cuerpo de Cristo, la Iglesia, sin embargo, dice que no es una comunión  visible, y que aún debe lograrse. Ahí, el apóstata argentino comete otro error teológico de proporciones asombrosas, pues  la idea de que la verdadera Iglesia es invisible es protestante en esencia y no es compatible con la doctrina católica que sostiene que sólo hay una Iglesia, y esta Iglesia es necesariamente visible.

Las siguientes pruebas del Magisterio no dejan ninguna duda en cuanto a la naturaleza visible de la Iglesia, y esta visibilidad se encuentra precisamente en la profesión externa de la fe y  en la comunión externa entre los miembros de la Iglesia y el Sumo Pontífice,  de lo cual, obviamente, carecen los protestantes –  a pesar del “martirio”:

Si tenemos en cuenta el fin principal de  su Iglesia  y de las causas eficientes próximas de la salvación, que son, sin duda, espirituales; sin embargo en lo que respecta a los que la constituyen, y para las cosas que conducen a estos dones espirituales,ellos  son  externos y necesariamente visibles. Los Apóstoles recibieron la misión de enseñar con señales visibles y audibles, y llevaron a cabo  su misión sólo con palabras y actos que sin duda apelaron  a los sentidos.Así que sus voces cayendo sobre los oídos de los que los oían engendraron la  fe en las almas – “La fe entra por el oído, y por  oír la palabra de Cristo” (Rom x, 17..). Y  la fe en sí  – que es el asentimiento dado a la primera y suprema verdad – aunque reside esencialmente en el intelecto,  debe manifestarse por profesión externa  – “Porque con el corazón creemos a la justicia, pero con la boca se confiesa para salvación” ( Rom. x., 10). … Por esta razón, la Iglesia está  a menudo  llamada en la Sagrada Escritura un cuerpo, e incluso el cuerpo de Cristo – “Ahora vosotros sois el cuerpo de Cristo” (.. I Cor XII, 27) – y  precisamente porque es un cuerpo es la Iglesia visible: y porque es el cuerpo de Cristo es vida  fortalecedora, porque por la infusión del poder de Cristo guarda y sostiene, al igual que la vid da alimento y hace fecunda las ramas unidas a ella. Y como en los animales el principio vital es invisible,  y se evidencia y se manifiesta por los movimientos y las acciones de los miembros, así el principio de la vida sobrenatural en la Iglesia se muestra claramente en lo que hace por sí misma. De esto se deduce que los que arbitrariamente evocan y tienen la  imagen de una Iglesia oculta e invisible están en un error grave y pernicioso ….

(Papa León XIII,  encíclica  Satis Cognitum, n 3;. El subrayado es nuestro).

En realidad  sólo  están incluidos entre los miembros de la Iglesia los que han sido bautizados y profesan la verdadera fe, y no han tenido la desgracia de  separarse de la unidad del Cuerpo, o han sido excluidos por la autoridad legítima por graves faltas cometidas . “Porque en un solo espíritu”, dice el Apóstol, “todos los bautizados somos un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres.” De manera que como la verdadera comunidad cristiana no es  sólo un cuerpo, tienen un Espíritu, un Señor, y un solo bautismo, por lo que no puede haber sino  una sola fe. Y por lo tanto, si un hombre se niega a escuchar a la Iglesia  sea considerado – por lo que ordena el Señor – como gentil y publicano. De ello resulta que  los [que] se separan en la fe o el gobierno no pueden estar viviendo en la unidad de ese órgano, ni pueden estar viviendo la vida de su único Espíritu Divino.

Ahora bien, como su Fundador quiso que este cuerpo social de Cristo sea visible, la colaboración de todos sus miembros debe ser también manifiesta externamente a través de la profesión de la misma fe y  los mismos ritos sagrados, a través de la participación en el mismo sacrificio, y la vigencia práctica de las mismas leyes. Por encima de todo, es absolutamente necesario que el Jefe Supremo, es decir, el Vicario de Jesucristo en la tierra, sea visible a los ojos de todos, ya que es el que da la dirección efectiva de la obra que todos hacen en común en una mutua forma útil a la consecución del fin propuesto. Así como  el Divino Redentor envió el Paráclito, el Espíritu de la Verdad, y en su nombre se rige  la Iglesia de una manera invisible,  de la misma manera, Él comisionó a Pedro ya sus sucesores para ser sus representantes personales en la tierra y para asumir la gobierno visible de la comunidad cristiana.

(Pío XII,  Encíclica  Mystici Corporis Christi, nn 22, 69;. El subrayado es nuestro).

Obviamente, es imposible  aceptar la idea de Francisco de una iglesia invisible, una iglesia que una a católicos y protestantes a pesar de que se dividen en la fe y el gobierno.  Por lo tanto, si el señor Bergoglio dice que hay una iglesia invisible a la que él y los protestantes pertenecen, está claro que esta iglesia de que está hablando no es y no puede ser la Iglesia Católica de nuestro Señor Jesucristo. No necesitábamos una prueba más de que él es el miembro de una iglesia falsa, pero  dando ésta no se pierde nada.

Habiendo examinado críticamente los cuatro puntos sobresalientes del mensaje de  Francisco a sus colegas protestantes, recordemos brevemente un incidente de los primeros días del pontificado falso de Francisco. A finales de abril de 2013, alrededor de seis semanas después de su elección, dijo en un sermón: “… no es posible encontrar a Jesús fuera de la Iglesia”. Algunos expertos Novus Ordo conservadores de inmediato entraron en acción y aprovecharon la oportunidad para declarar que  Francisco ¡era un verdadero católico!  El”Padre” Juan Zuhlsdorf no perdió tiempo para   informar de  la noticia, y Michael Voris incorporó la cita en su famoso “¡BAM!”  Vórticede 6 de mayo de 2013.

En ese momento, Novus Ordo Watch parecía ser una voz solitaria en el cyber-desierto, advirtiendo  que las cosas no eran como parecían. Esto es lo que dijimos en nuestro post cubriendo el pronunciamiento supuestamente anti-protestante de  Francisco:

Recuerde que Francisco está hablando en el contexto de la religión del Vaticano II, y de acuerdo con la doctrina del Vaticano II, la Iglesia no existe como un todo integral, sino que existe en grados o elementos de otras confesiones cristianas, en virtud de un bautismo común (que es de donde proviene “la comunión imperfecta” y toda esa basura teológica). Así que incluso si Francisco quiso decir que no se puede separar a Cristo de la Iglesia, sin embargo, él cree que  hay algo de   Iglesia católica en toda secta herética, y todo bautizado es una parte de la Iglesia; así que lo que dijo realmente no es anti-ecuménico en absoluto.

(Novus Ordo Watch,  “‘Papa’ Francisco: ‘No es posible encontrar a Jesús fuera de la Iglesia'”, 24 de abril 2013)

Así que … ¿estábamos en lo cierto o no? Aunque Francisco estaba haciendo que  la gente pensase  que él cree que uno puede encontrar a Cristo y la salvación  sólo dentro de la Iglesia Católica, dspués de  dos años y medio se ha levantado el velo en la parte 2 de esta historia: Todo el mundo es miembro de la Iglesia ! Mientras que la mayoría de personas cayeron en la  “tontería que parece conservadora” de  Francisco, nosotros no lo hicimos. Crea usted a personas como Voris, Zuhlsdorf, Haines, y Madrid para su propio riesgo, amigo.

francis-dolan-fatso.jpg

“Jaja, te pillé! caíste! “

Hay una cosa más que debemos examinar en el mensaje anticatólico de Francisco al Foro Ecuménico Cristiano Mundial. Observe exactamente lo que Francisco dice, como ya se ha citado:

En varias partes del mundo, el testimonio de Cristo, hasta el derramamiento de la sangre, se ha convertido en una experiencia común de católicos, ortodoxos, anglicanos, protestantes, evangélicos y pentecostales, que es más profunda y más fuerte que las diferencias que todavía separan a nuestras Iglesias y comunidades eclesiales.

(“Mensaje de Su Santidad Francisco con motivo del Foro CristianoMundial”,  Vatican.va 4 de noviembre, de 2015; el subrayado es nuestro).

Nótese que  él usa la palabra “experiencia”. Como para cualquier modernista, también para Francisco, la fe es una experiencia que, a pesar de que puede ser diferente en lo accidental, es compartida por todos los creyentes y los une, superando cualquier diferencia en la creencia o  confesión de la fe. De hecho, el antipapa argentino se refiere habitualmente a la fe como un “encuentro”, y un encuentro es, esencialmente, una experiencia.  Por el contrario, la noción católica de la fe se define como una “virtud teologal por la que nuestro intelecto se dispone a asentir firmemente a todas las verdades reveladas por Dios, a causa de la verdad infinita y la sabiduría de Dios, que no se puede engañar ni ser engañado “(Donald Attwater, ed., Un Diccionario Católico, 3ª ed., sv” Fe “, ii.).

Vamos a echar una ojeada a lo que  el Papa San Pío X dijo de  los modernistas por su falso concepto de la fe-como-experiencia, y lo que sigue de la misma:

Para el creyente modernista [a diferencia del filósofo modernista], por el contrario, es un hecho establecido y cierto que la realidad de lo divino existe realmente en sí misma y con total independencia de la persona que cree en él. Si le preguntas en qué base se apoya esta afirmación del creyente, él contesta: En la experiencia personal del individuo. En esto  los modernistas se diferencian de los racionalistas, pero solo para caer  en las opiniones de  protestantes y pseudo-místicos …. Afirman … la existencia de una experiencia real, y  de una especie que supera toda experiencia racional. Si esta experiencia es negada por algunos, como los racionalistas, ellos dicen que esto se debe al hecho de que estas personas no están dispuestas a ponerse en el estado moral necesario para producirla. Es esta experiencia la que hace que la persona correctamente se diga que es un verdadero creyente.

¡Hasta qué punto se aparta  esta posición de la de la enseñanza católica! Ya hemos visto cómo sus falacias han sido condenadas por el Concilio Vaticano I. Más adelante, veremos cómo estos errores, junto con los que ya hemos mencionado, abren de par en parlas puertas al camino del alateísmo. Aquí es bueno notar de inmediato que, con esta doctrina de la experiencia unida a la de simbolismo, todas las religiones, incluso la del paganismo, deben ser tenidas como verdaderas. ¿Cómo no deben ser este tipo de experiencias para que se hallen en cualquier religión? De hecho, son mantenidas en no pocas. ¿Por qué motivos puede los modernistas negar la verdad de una experiencia afirmada por un seguidor del Islam? ¿Van a reclamar el monopolio de las verdaderas experiencias para los católicos solos? De hecho, los modernistas no niegan, pero en realidad mantienen, algunos confusamente, otros francamente, que todas las religiones son verdaderas. Que ellos no pueden sentir lo contrario es evidente. ¿Por qué, de acuerdo con sus teorías, no podría la falsedad ser predicada en cualquier religión? Ciertamente  ya sea a causa de la falsedad del sentido religioso o por cuenta de la falsedad de la fórmula pronunciada por la mente. Ahora bien, el sentido religioso, aunque tal vez más perfecto o menos perfecto, es siempre uno y el mismo; y la fórmula intelectual, con el fin de ser verdad, tiene que responder al sentido religioso y al creyente, cualquiera que sea la capacidad intelectual de este último. En el conflicto entre las diferentes religiones, lo máximo que pueden mantener los modernistas es que la Iglesia Católica tiene más verdad porque es más viva, y que merece, con más razón el nombre de cristianos porque se corresponde más a fondo con los orígenes del cristianismo. 

(Papa Pío X, Encíclica Pascendi Dominici Gregis, n 14,.. El subrayado es nuestro)

¿No les suena a familiar? Aquí tenemos la prueba de que la basura del Vaticano II sobre la “comunión parcial”, sobre “no rechazar nada de lo que es bueno y santo en las otras religiones” y que  “hay elementos de verdad en otras religiones” es en última instancia de origen modernista, condenada por la Iglesia con los  más severos términos. No es una reafirmación, en términos e ideas poco ajustadas, el rechazo modernista de la objetividad y la exclusividad de la verdad.

Otra prueba en relación con la adhesión de Francisco a la noción modernista de la fe y haciendo todo lo relacionado con la experiencia / encuentro en lugar de la verdad, se puede encontrar aquí:

Como un recordatorio importante, he aquí lo que el Papa Gregorio XVI enseñó sobre la cuestión de indiferencia religiosa, que Francisco y la Secta del Vaticano II  claramente han estado promoviendo, de palabra y sobre todo en la acción:

Ahora consideramos otra fuente abundante de los males con los que la Iglesia está afligido en la actualidad: la indiferencia.Esta opinión perversa se ​​extiende por todos lados por el fraude de los impíos que afirman que es posible obtener la salvación eterna del alma por la profesión de cualquier tipo de religión, siempre y cuando se mantenga la moral.Seguramente, en tan claro un asunto, se debe alejar este error mortal lejos de las personas dadas a su cuidado. Con la admonición del apóstol que “hay un solo Dios, una sola fe, un solo bautismo” [Efesios 4: 5]  se destruye el que aquellos  que idean la noción de que el puerto seguro de la salvación está abierto a personas de cualquier religión. Deben considerar el testimonio de Cristo mismo que “aquellos que no están con Cristo están en contra de Él,” [Lc 11:23] y que se dispersan con tristeza los que no se reúnen con él. Por lo tanto, “sin duda, perecerán para siempre, a menos que tengan toda la fe católica e inviolable” [Credo de Atanasio]. Que escuchen a Jerónimo que, cuando la Iglesia estaba rota en tres partes por el cisma, nos dice que cada vez que alguien trató de persuadirlo para que se uniera a su grupo de siempre, exclamó: “El que está con  la Sede de Pedro está conmigo.” Un cismático se adula a sí mismo falsamente si afirma que él, también, se ha lavado en las aguas de la regeneración. De hecho Agustín respondía a un hombre así: “La rama tiene la misma forma cuando se ha separado de la vid, y ¿qué le beneficia la forma, si no vive de la raíz?”

(Papa Gregorio XVI,  encíclica Mirari vos, n 13; el subrayado es nuestro.).

Sí, no es exactamente la doctrina de Francisco , ¿eh?

Antes de concluir, hay una cosa más hay que mencionar. Por desgracia, la idea de que la profesión de la verdadera fe no es necesaria para ser miembro de la Iglesia Católica, como Francisco afirma en su mensaje del 4 de noviembre en el Foro Cristiano Mundial, también está siendo admitida cada vez más, de hecho, por personas que se llaman  católicos tradicionales. En su obstinada negativa a considerar la realidad del sedevacantismo ni tan siquiera tanto como una posibilidad,  están enredándose más y más, no sólo en absurdos absolutos, sino lo que es mucho peor, también en la herejía.

Por ejemplo, se refieren habitualmente a ciertos tipos malos en la Secta del Novus Ordo  como “herejes”, tales como los “Cardenales” Walter Kasper y Carlo Martini, el “arzobispo” Blase Cupich, el “obispo” Johan Bonny, el P. Hans Kung, y otros personajes similares, incluso al mismo “Papa”! Sin embargo, al mismo tiempo mantienen que estos hombres, aunque herejes públicos notorios, son, sin embargo,  miembros de la Iglesia Católica y tienen válidamente sus cargos.

Aquí hay unos ejemplos:

Esta es una enfermedad! Renuencie a  estos expertos ‘para llegar a  la única válida y necesaria conclusión, a saber, que si los clérigos que denuncian son no católicos públicamente, entonces no pueden tener  válidamente un cargo en la Iglesia, porque esto conduce a una desfiguración completa – y por lo tanto el rechazo – del dogma católica e que la Iglesia tiene la unidad en la fe.

Esto no es poca cosa. Decir que la Iglesia no tiene una sola fe es negar la visibilidad de la Iglesia y también su unidad, que es exactamente lo que hace Francisco: “un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo” (Efesios 4: 5); “… La fe que todos están obligados a creer y profesar” (Catecismo Romano, “El Credo”, el artículo 9); “Creo en una sola, santa, católica y apostólica” Iglesia (Credo de Nicea). Estos Semi-tradicionalistas (vea, que hay una razón por la que los llamamos “neo-tradicionalistas” “semi”, “pseudo”, ) ignoran al Papa Pío XII ‘enseñando que la profesión de la fe verdadera es necesaria para ser miembros de la Iglesia. Si Kasper, Cupich, etc., son herejes, esto es debido a que no profesan la verdadera fe! No vayan a decir que la herejía no es manifiesta, pues si no fuera manifiesta, es decir, pública, entonces ninguno de los bloggers y comentaristas lo sabría. Tampoco funciona decir que hay que esperar a una declaración de la Iglesia para considerarlos herejes, porque los expertos en cuestión no han esperado a tal juicio antes de etiquetar correctamente a los culpables como”herejes”; y además, por la enseñanza de Pío XII, que no dice nada de una declaración, sino que el mero hecho de que uno profese externamente una fe diferente es suficiente para perder la pertenencia a la Iglesia, incluso independientemente de la culpabilidad personal. En 1208, el Papa Inocencio III, escribiendo al arzobispo de Terraco, declaró: “Con el corazón creemos y con la boca confesamos una única Iglesia, no de herejes, sino la Santa Romana, Católica y Apostólica (Iglesia) fuera de la cual creemos que nadie se salva “(Carta apostólica Fitts por exemplo;. Denz 423).

Y así nos encontramos con que los neo-tradicionalistas, de hecho, están en la misma herejía que Francisco, o sea que la pertenencia a la Iglesia no está limitada por la profesión pública de la herejía – y esta es  la consecuencia de su obstinada negativa a aceptar el sedevacantismo.

¡Oh, ¡qué ironía hay en todo esto! Los Semi-Trads quieren combatir la herejía con más (o incluso con la misma) herejía; quieren ser tradicionales mediante la adhesión a las ideas no tradicionales. ¡Oh, qué imagen retorcida de la doctrina católica y el dogma han dibujado de los sedevacantistas, y todo porque, por una razón u otra, no quieren decir que Francisco y sus cinco predecesores ¡han sido antipapas!

Vamos a terminar este post animándoles a ver, tal vez no por primera vez, esta interesante conferencia a cargo de Mons. Donald Sanborn sobre la eclesiología modernista de la Iglesia del Vaticano II:


Su Excelencia Mons. Sanborn en 2004, tras el debate de fuego que tuvo con el doctor Robert Fastiggi, un teólogo de la secta del Novus Ordo, sobre el mismo tema. Usted puede ver este debate aquí.La vacante de la Sede Apostólica nos está mirando a la cara. Cerrar los ojos y pretender que no fuera así, no cambia eso.

Enlaces relacionados:

De Novus Ordo Watch

3 replies »

  1. Estas aseveraciones de B. son las únicas que quisiera fueran ciertas. Pues me causa un profundo dolor pensar que esas personas que han derramado su sangre por amor a Cristo no alcancen la salvación eterna.

    Y por ellos ruego a Dios cada día, que les conceda lo necesario para alcanzar su salvación.
    Dios tenga misericordia de todos los cristianos que por amor a Cristo han preferido la muerte antes que negarle.

    Viva Cristo Rey!

    Me gusta

  2. El protestante que murió en esas circunstancias bien pudo convertirse al Catolicismo antes de morir. Pero lo que dice Bergoglio no es esto, él quiere saltearse la conversión. Según su idea herética, no es necesario convertirse si uno es protestante. No es nueva esa idea en el conciliarismo, por supuesto.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s