ALL POSTS

ESCÁNDALO DE ABUSOS SEXUALES: “CARDENAL” PELL EN EL PUNTO DE MIRA


Cardenal Pell: se reabre un enorme escándalo de abusos sexuales en Australia.

Es integrante del grupo del Papa para reformar la iglesia

Es el “zar” de la economía vaticana y estrecho colaborador de Francisco. Lo acusan de encubrir casos de abusos.

Desde mañana y hasta el miércoles o jueves, la tercera jerarquía del Vaticano, el cardenal australiano George Pell, “zar” de la economía y las finanzas de la Santa Sede, y estrecho colaborador del Papa Francisco, afrontará en un hotel del centro de Roma los reflectores del escándalo. Una comisión real investigadora de Australia lo interrogará en video conferencia por viejas acusaciones de haber cubierto casos de abusos sexuales.

En el salón de conferencias del hotel Quirinale de la céntrica via Nazionale, el purpurado que es uno de los nueve miembros del Grupo de Nueve cardenales que ayuda a Jorge Bergoglio a reformar la Iglesia, el G9, no estará solo. Cerca de él se sentarán quince víctimas de abusos sexuales venidos de Australia “para verlo cara a cara” y un matrimonio que hace muchos años se fue a vivir a Inglaterra.

En julio de 2008, este corresponsal fue enviado de “Clarín” a Sidney, la capital australiana, acompañando el viaje del entonces Papa Benedicto XVI, Joseph Ratzinger.  Las protestas por los abusos sexuales impunes y por las actitudes cómplices de Pell para tapar los escándalos dominaron en parte aquella visita, destinada a la Jornada Mundial de la Juventud.

El Papa Ratzinger dijo que sentía “verguenza” por los casos de abusos pero solo recibió a cuatro víctimas el último día de su presencia en Sidney. Entre ellos no estaba el matrimonio de Anthony y Chrissie Foster. Dos de sus tres hijas habían sido violadas repetidamente por un sacerdote años atrás. Una de ellas, Emma, se suicido en 2007. La otra devastada por el alcohol y las drogas, fue atropellada por un auto y ha quedado semiparalizada.

Anthony y Chrissie Foster han prometido que estarán mañana en el hotel Quirinale para ver y escuchar como se defiende el cardenal Pell. En una declaración, el secretario de Economía de la Santa Sede, creado en la reforma que lleva adelante el Papa Francisco, dijo que las acusaciones “no tienen fundamento y son completamente falsas”.

No se sabe si la Comisión Real Australiana lo interrogará sobre nuevas acusaciones de otros casos tras una larga investigación, que prosigue, de la policía de Victoria. De fuente policial se filtraron acusaciones contra el cardenal por haber cometido personalmente abusos sexuales contra menores en Ballarat, su ciudad natal, donde era sacerdote.

La mayor parte de las acusaciones por haber protegido a curas pedofilos abarcan el período de 1996-2001 en el que George Pell fue arzobispo de Melbourne. Pero también hay casos que se refieren a Sidney la capital australiana, de la que el cardenal fue arzobispo hasta que en 2013 el Papa argentino lo convocó al Vaticano como uno de sus principales colaboradores.

El caso del cardenal Pell se agitó este mes cuando la Comisión para la protección de menores creada por Francisco apartó a uno de sus miembros, el británico Peters Saunders. También él víctima de un cura pedófilo cuando era chico, Saunders era un tipo incómodo: había hecho fuertes críticas a la comisión porque estudia políticas y líneas guidas para establecer las mejores práctica a fin de evitar los abusos, “cuando deberíamos tomar decisiones contra los sacerdotes abusadores”.

 Saunders atacó específicamente al cardenal George Pell, sobre todo después que el purpurado anunció que no viajaaría a Australia por razones de salud, aceptando responder en una videoconferencia que comenzará mañana.

El británico también atacó la cobertura de las altas esferas vaticanas al obispo chileno Juan Barros, de la diócesis de Osorno, acusado por muchos de haber cubierto los abusos sexuales del sacerdote, suspendido en 2011, Fernarndo Karadima Fariña, de gran influencia en las clases altas chilenas. Saunders dijo que en ese escandalo estaba involucrado el cardenal emérito de Santiago, Francisco Javier Errázuriz, que es otro miembro del Grupo de los Nueve junto con George Pell.

La Iglesia chilena y el Vaticano defienden al obispo de Osorno Juan Barros. En un video que fue filmado en mayo en una audiencia general del Papa, Francisco apoyó ante un grupo de fieles que no estaba de acuerdo con la designación, al obidpo de Osorno. Dijo palabras que en Chile causaron una fuerte reacción:”Piensen con la cabeza y no se dejen llevar de las narices por todos los zurdos, que son los que armaron la cosa”.

Los dolores de cabeza para el Papa no terminan aquí. Uno de los cardenales más prestigiosos de Europa es el francés Philippe Barbarin, primado de las Galias y arzobispo de Lyon, que conquistó sin quererlo la fama mediática cuando lo filmaban entrando y saliendo del Vaticano durante las sesiones del Consistorio previos al Cónclave de marzo de 2013 en el que fue elegido el Papa argentino. Era llamado “el cardenal en bicicleta”, una figura simpática. Se formaban grupos espontáneos de fieles para verlo cuando entraba y salía de una puerta controlada por los guardias suizos.

Ahora el cardenal Barbarin baila en la cuerda floja por el resonante escándalo del padre Bernardd Preynant, quien fue durante veinte años el cura responsable espiritual de un vasto grupo de scouts católicos en una zona de Lyon, la gran metrópoli del centro de Francia. Preynant era un ávido abusador sexual de los chicos. En 1991, tras veinte años de andanzas, se alejó de su función y naturalmente se dice que fue porque se hablaba mucho y mal de él. Cuatro cardenales que se sucedieron en Lyon habrían sabido y callaron. El último es el arzobispo Barbarin, que en una entrevista reconoció que había sido informado en 2007-2008, que convocó al padre Preynant y consideró que sus pecados eran veniales y superados.

 El cura depredador sexual fue enviado a varias parroquias a enseñar el catecismo a los chicos. Nuevas denuncias en 2014 llevaron al cardenal a investigar y recién el año pasado Bernard Peynant fue enviado a un convento a un retiro obligado a los 70 años. Ahora ha intervenido la justicia y las víctimas organizaron una asociación que se llama “La palabra liberada”. Afirman que la iglesia “ha mentido durante años” y que Barbarin es corresponsable y debería renunciar. El Vaticano defiende al cardenal. “Ha obrado con responsabilidad”, afirmó el padre Federico Lombardi, portavoz del Papa.  El sacerdote pedófilo, a su vez, confesó  los delitos, que en gran parte habrían entrado en prescripción.

De Clarín

[Enviado por Hernán Federico Buteler]

1 reply »

  1. ¡Dios mío,Dios mío!,¿Somos tan pecadores para que a la Esposa de Nuestro Señor le ocurra ésto?Es un cangrejal y vamos al desierto.En lugar de la nueva evangelización,es la desenvagelización acelerada.Penitencia empezando por mí.¿Cómo el Señor nos puede perdonar?.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s