ALL POSTS

FRANCISCO RESPONDE A LA CARTA DEL QUERIDO HERMANO HANS KÜNG


Querido hermano…

hans kung

“Este mundo necesita un Ethos; esta sociedad global no necesita de una única religión ni de una única ideología, pero sí normas, valores, ideales y metas uniformes y unitivos”. (Hans Küng)

Este es el dogma que el enemigo de la infalibilidad pontificia, el pseudo teólogo suizo y “papa” del movimiento Welt Ethos, Hans Küng proclama como fundamento de su “religión”. En efecto, Hans Küng fue el iniciador de ese proyecto que entre sus cinco “Mandamientos” cuenta con el siguiente: “No habrá un Ethos global sin cambio de conciencia de las religiones y las no-religiones”. (Interreligiöses Lernen: die Rolle der Frau im Islam, p. 21).

Quien tenga un estómago fuerte para digerir, puede visitar la página del Papa Küng en www.weltethos.org

Stiftung_Weltethos_für_interkulturelle_und_interreligiöse_Forschung__Bildung_und_Begegnung

Para ser Papa de su nueva religión, Hans Küng tuvo que acumular un denso currículum de herejías y traiciones a sus votos presbiterales, a su juramento de enseñar doctrina católica y su juramento anti-modernista. Lo hizo a conciencia en la Eberhard Karls Universität de Turingia, a tal punto que en 1979 el Papa  Juan Pablo II le retiró su missio canonica, esto es, el derecho de enseñar, después de numerosas tentativas de conciliación por parte de la Santa Sede. Entre las razones de la suspensión estuvo su crítica al dogma de la infalibilidad Pontificia.

Bueno, este enemigo de la infalibilidad —¡desde que no sea la suya propia, por supuesto!— propone una coexistencia entre judaísmo, cristianismo, islam, hinduismo, budismo, confucionismo y daoísmo, proponiendo su Welt Ethoscomo factor aglutinador. (Gezeitenwende)

Evidentemente que la infalibilidad Pontificia no tiene lugar en éste nuevo “Welt” (mundo). Recordamos, por cierto, que el dogma de la infalibilidad promulgado en la constitución dogmática de Pío IX, Pastor Aeternus el 18 de julio de 1870 obliga a todo católico a aceptarlo, y “si alguno, no lo permita Dios, tiene la temeridad de contradecir esta nuestra definición: sea anatema”. (Clerus.org)

Con esto, el Papa Küng, además de todos los títulos infamantes que ostenta en su larga historia contestataria, tiene también el de excomulgado.

Recordemos que el teólogo tiene el deber, no apenas el derecho, de no enseñar doctrinas teológicas o dogmáticas en contradicción con el Magisterio de la Iglesia y que está bajo la jurisdicción de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Eso, si pretende llamarse teólogo católico. Que algunos órganos de la prensa internacional, normalmente anticlerical y jauría sedienta de victimas católicas, lo continúe a llamar “teólogo” está desprovisto de cualquier valor moral y académico.

Küng ya había propuesto en 1970 una fundamental discusión y reforma del dogma de la infalibilidad. Sin duda sus aportes serían de peso, pues en entrevista al Sueddeutsche Zeitung de 14 de octubre de 2012, no dudó en declararse más eficiente que Ratzinger. (Kirche)

Bien, este prodigio de humildad, que cualificó de “desastrosa” la obligación del celibato sacerdotal y lamentó el fracaso de las propuestas para abrir el camino a la ordenación sacerdotal para mujeres, ordena a Francisco, en tono imperativo: “No cometa errores: sin una revisión constructiva del dogma de la infalibilidad, ninguna renovación será posible”. Por suerte para el Papa Küng, él reconoce que Francisco podrá ser el salvador de la humanidad en su lugar: “Afortunadamente es Ud. 10 años mayor que yo, y espero que me sobreviva”. (katholisches.info, 9 de marzo de 2016). No sabemos si el Papa Küng continúa con su idea de aplicarse el suicidio asistido como fue divulgado por los medios hace dos años y medio, quizá con relación a alguna de las doctrinas esotéricas que defiende, y si los recientes pasos dados por su querido hermano Francisco en la sede romana le han animado un poco su existencia y se lo ha pensado dos veces.

Küng le escribió a Francisco una carta abierta en inicio de marzo, pidiendo, como ya se sabe, una revisión del dogma. La respuesta de Francisco dejó exultante al suizo, el cual, sin embargo, invocando confidencialidad, no quiso revelar el texto de la correspondencia. Apenas es una carta personal, dice. Pero dejó trasparecer que el encabezado era “Querido hermano” ¿Qué le habrá dicho Francisco, para que el teólogo más resentido del siglo XX le manifieste su “más profundo agradecimiento”?Afirma Küng: “Este es el nuevo espíritu que siempre esperé del Magisterio. Estoy convencido de que, por fin, también el dogma de la infalibilidad, una cuestión fundamental y decisiva de la Iglesia católica, se podrá debatir con espíritu libre, abierto y alejado de todo prejuicio. Estoy profundamente agradecido al papa Francisco por ofrecernos esta posibilidad.” (El País, 27 de abril de 2016) ¿Será verdad o se ha echado apenas un farol? ¿Quién lo puede saber? Eso sí, seguro que las cariñosas palabras de Francisco no fueron las del Beato Pío IX:

 

Por esto, adhiriéndonos fielmente a la tradición recibida de los inicios de la fe cristiana, para gloria de Dios nuestro salvador, exaltación de la religión católica y salvación del pueblo cristiano, con la aprobación del Sagrado Concilio, enseñamos y definimos como dogma divinamente revelado que: El Romano Pontífice, cuando habla ex cathedra, esto es, cuando en el ejercicio de su oficio de pastor y maestro de todos los cristianos, en virtud de su suprema autoridad apostólica, define una doctrina de fe o costumbres como que debe ser sostenida por toda la Iglesia, posee, por la asistencia divina que le fue prometida en el bienaventurado Pedro, aquella infalibilidad de la que el divino Redentor quiso que gozara su Iglesia en la definición de la doctrina de fe y costumbres. Por esto, dichas definiciones del Romano Pontífice son en sí mismas, y no por el consentimiento de la Iglesia, irreformables.
De esta manera si alguno, no lo permita Dios, tiene la temeridad de contradecir esta nuestra definición: sea anatema. (Cuarta sesión, 18 de julio de 1870: Primera Constitución dogmática “Pastor aeternus” sobre la Iglesia de Cristo. Denzinger-Hünermann 3073-3075)

De Denzinger-Bergoglio

Anuncios

1 reply »

  1. Hans Küng es el fundador presidente de la Fundación Ética Mundial tiene su sede central en Alemania

    La Fundación Ética Mundial persigue alcanzar las metas del proyecto. (nuevo orden mundial religioso luciferino de la hydra y su simiente)

    Fue fundada en 1995 por Karl Konrad, Conde de Gröben, que supo sobre el proyecto a través del libro “Proyecto ética mundial”. Konrad puso una importante cantidad de dinero a disposición de la fundación, con cuyos intereses está garantizado su funcionamiento a largo plazo.

    El presidente de la fundación es el el teosofo anticristo Hans Küng.en armonía con la escuela del diablo lucifer trust y share internacional plan secreto hecho por demonios. Es la rebelion última de la hydra y su simiente contra Dios. Como fue en genesis asi será al fin de los tiempos.

    La guerra la gana el CORDERO. Amén y Bendito sea. Gracias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s