ALL POSTS

CAMBIOS LITÚRGICOS NOCIVOS BAJO PÍO XII


[Es republicación con el añadido de la introducción siguiente]

[Algunos se escandalizan de lo hecho por Pío XII en. el terreno litúrgico (se podrían alegar otros campos en los que permitió o mandó cosas indeseables) y llegan a pensar que la infalibilidad del Pontífice está puesta en cuestión. Si así fuera habría que negarle su legitimidad como papa,  lo que está lejos de ser lícito.
En mi humilde y personal opinión (estoy dispuesto a desdecirme si fuere necesario) creo que habría que matizar un poco las cosas.
El término infalibilidad tiene un alcance negativo y equivale a decir “sin herejía o error contra la Fe” y sólo se predica de la enseñanza en el dominio de la Fe y de las costumbres y en las cuestiones necesariamente conexas. Lo que no impide que objetivamente esta enseñanza sea insuficiente o inoportuna o contenga vicios lógicos e incluso incompleta. Hubo actos de gobierno de Pío XII discutibles y hasta rechazables. Algunos de sus actos, como la creación del cardenal Roncalli, o su actuación con Montini enviándolo a la sede más importante de Italia, abrieron la puerta al nombramiento de papas ilegítimos y al Concilio Vaticano II. Lo mismo puede pensarse de sus disposiciones en materia litúrgica, como la reforma del breviario, calendario litúrgico, Misa, vigilia Pascual, o eliminación de octavas y vigilias. Se podría hablar entonces de leyes desacertadas pero nunca heréticas o erróneas en la Fe.
Cuestión distinta es la obligatoriedad que en su tiempo tuvieron tales leyes. Por más desacertadas que fueran, sin embargo, obligaron en conciencia a los católicos y estos tenían que obedecer en virtud de la necesaria sumisión a los Pontífices, necesaria para la salvación. Por supuesto cuando se trata de la enseñanza de herejías o errores contra a Fe (lo que en un verdadero pontífice es imposible) es obligatorio rechazarla.
A mí me parece claro que lo que en su tiempo fue obligatorio no lo es en nuestro tiempo. Cualquiera puede seguir, y yo creo que debe seguir, los ritos en toda su pureza. Por consiguiente,  es perfectamente lícito olvidar la reforma del breviario de 1955 y los cambios litúrgicos que hubo, a instigación de Bugnini y el partido  progresista, en los últimos años de Pío XII, sin que se ponga en cuestión su carácter de papa legítimo aunque de un gobierno muy discutible. Uno debe sentirse liberado de su obligatoriedad si lo desea.
Creo que lo más negativo de su Pontificado fue la publicación de la carta “Suprema Haec Sacra” (Se ha publicado en el blog las reflexiones del Dr. Homero Johas en tres posts titulados La excomunión del  P. Feeney ) la cual no tiene carácter vinculante pues sólo se publicó en un periódico de Boston y además no tiene la firma de Pío XII. Esta carta fue el preámbulo  del Concilio Vaticano II y contiene sus mismos errores en cuanto a la salvación fuera de la Iglesia. En la actualidad sus ideas, desgraciadamente, son comunes a los “católicos”.
De todo ello se puede decir que Pío XII, siendo verdadero Papa, fue uno de los más, si no el que más, dañinos de la serie de los papas.
Respecto de lo que dice algún comentarista sobre la reforma del breviario y de la Misa de San Pío X, en “Divino Afflatu” hay que darle la razón. Fue una reforma negativa.  Fue obligatoria en su tiempo pero no lo es en el nuestro. Con todo, lo más negativo, en mi opinión, de su pontificado, está en haber permitido (en la carta al Card. Respighi “Avvertenza” en la que se dice que “parece oportuno su uso“) el “Catecismo Mayor” en 1905. Este catecismo en sus números 199 y 200, induce a limitar la infalibilidad pontificia a actos solemnes y extraordinarios del Magisterio Pontificio. Su efecto letal llega a nuestros días (por ser la FSSPX la máxima propagandista de ese catecismo) y el error inducido es común incluso entre sedevacantistas. El mismo Santo Papa desautorizó ese catecismo con la publicación del”Catecismo de la doctrina cristiana en 1912. En la carta (letera  al Card. Respighi) que lo acompaña con su firma, prohibiendo (vietando) el uso del catecismo Mayor, se encarece su uso y se explican con detalle los motivos y el cuidado de su hechura. (Toda esta interesante cuestión puede leerse con detalle en el post de este blog Los catecismos de San Pío X.)

Lo anterior viene a cuento para no extender el concepto de infalibilidad pontificia,a lo que no se debe, y no atribuir el carácter de herejía a lo que puede quedarse en malas intervenciones de gobierno o si se quiere consentimientos o permisiones que alcanzaron su punto de desastre en épocas  posteriores.]

 

Una Reforma Impuesta contra la oposición de la mayoría de obispos

Habiendo dado libertad a  Bugnini  para influir en la reforma de los ritos de Semana Santa contra la sentencia de muchos de los Obispos del mundo, Pío XII se involucró todavía más en el caos litúrgico nombrándolo  Consultor de la Congregación de Ritos en 1956.

Fiel a su estilo, Bugnini fue predecible en  su tarea,  dirigido como  misil guiado autopropulsado, por los maestros del progresismo para cumplir con su agenda planeada desde hacía tiempo.

Obispo Shaughnessy decir una misa mayor en la década de 1930

En la década de 1930 el obispo Shaughnessy de Seattle, Washington, sentado al fondo en la sede ; El Arzobispo Howard de Portland, Oregon, en primer plano  – una espléndida ceremonia litúrgica destruida por Bugnini

Inmediatamente se pusieron en marcha planes para lograr más cambios en el Breviario Romano que Pío XII ya había permitido diezmar en 1955 con la excusa de una mayor “simplificación”. (1)

En 1957, la Congregación de Ritos consultó nuevamente a los obispos de todo el mundo acerca de los cambios litúrgicos que se preparaban. Pero esta vez la “explosión de alegría” de Bugnini se quedó en el estallido de un petardo bien húmedo. Los registros de archivo de la Congregación muestran que en la respuestas,  la mayoría de los Obispos se pronunció a favor  del status quo, pidiendo que el  Oficio Divino se quedara intacto. Un obispo informó que él era un representante del “gran número”  de obispos (92%, como se registró), (2) que estaban satisfechos con el Breviario tal como estaba y que  consideraba  que  cualquier cambio no sólo no era deseable, sino también  peligroso para la Iglesia. Incluso citó a Santo Tomás de Aquino ( Summa , I-II, q 97, artículo 2..) sobre las consecuencias nocivas que pueden sobrevenir cuando se cambian las leyes, agregando : “No es fácil decir NOa preguntas sobre  los cambios, pero esa es la acción apropiada aquí. “(3) Se trata de una declaración de gran importancia. Un obispo – que representaba la gran mayoría en ese momento –  cosa que le honra, se atrevió a afirmar la gran importancia de  defender las tradiciones litúrgicas en momentos como aquéllos  en que los progresistas mostraban  hacia ellas todo su  desprecio, e incluso hostilidad.

Maxima Redemptionis : el abandono de  la Tradición

 

Frederick McManus

P. Frederick R. McManus

Hay que  destacar que las reformas de Semana Santa fueron consideradas en su día como un acto papal fuera de lo normal, una aberración en la historia de la tradición litúrgica. Uno de los miembros más destacados del movimiento litúrgico, el P. Frederick McManus, comentó en 1956, con aprobación general: “Ciertamente los actuales cambios impuestos por la Sede Apostólica son extraordinarios,  porque vienen después de casi cuatro siglos de escaso desarrollo litúrgico.” (4)

No debemos subestimar la magnitud de estos cambios que incluyeron novedades absolutas  como la “participación activa”, el uso de la lengua vernácula, el sacerdote de cara al pueblo y la invasión del prebisterio por los laicos. Tomados en conjunto, representaron un cambio importante en la liturgia de la Iglesia. Se rompió la continuidad con la enseñanza perenne de la Iglesia en su lex orandi acerca de que la preservación de la tradición litúrgica era un medio indispensable para salvaguardar la integridad de la doctrina católica. Sin embargo, la Congregación de Ritos bajo Pío XII seguía publicando  decretos e instrucciones que promovían cambios sustanciales en las ceremonias de la Semana Santa, cuyos textos, rúbricas y tradiciones ceremoniales habían proclamado y transmitido hasta entonces la fe católica ortodoxa.

Pero, no fueron sólo los cambios en los ritos de la Semana Santa los que rompieron el hilo de continuidad con el pasado. Todavía mayor importancia tuvo  el intento consciente de  los progresistas en  reinventar la liturgia y de llevar adelante su plan deliberado de inculcar sus valores favoritos en desacuerdo con la Tradición. A pesar de que  la liturgia debería  estar más allá de la manipulación de  individuos o grupos, en las reformas de Semana Santa, prevaleció  el punto de vista progresista. Esto constituyó  una abdicación sin precedentes de la responsabilidad del Papa, Pío XII al permitir  a los miembros radicales del Movimiento Litúrgico imponer su voluntad sobre el resto de la Iglesia, fue un verdadero cruce del  Rubicón.

  Con las reformas de Semana Santa, se había pasado el Rubicón . La Historia proporciona un interesante paralelismo  con el ejército de Julio César, cruzando  el Rubicón en el 49 antes de Cristo, cual fue el  de los miembros del Movimiento Litúrgico (a demanda de los cuales  Pío XII hizo las reformas). Así como cruzar el río era un acto que puso fin a la guerra civil en Roma, con   las reformas de Semana Santa se traspasaron  las fronteras de la Tradición y  terminarían  finalmente por dividir a  los fieles en campos hostiles. Ambos actos fueron acontecimientos fundamentales de la historia hechos por  personas involucradas en un empeño  específico. (5)

Julio César cruzando el Rubicón

Julio César cruzando el Rubicón

Al parecer  Pío XII había desatendido  las enseñanzas de su predecesor respecto a las responsabilidades de los Papas en la liturgia. En efecto, Pío XI, en su Bula Divini cultus de 10 de diciembre de 1928, declaró: “No es de extrañar entonces, que los Romanos Pontífices hayan sido tan solícitos en salvaguardar y proteger la liturgia. Han tenido  el mismo cuidado en elaborar  leyes para la regulación de la liturgia, preservando su adulteración, como el que han tenido en preservar la expresión  de los dogmas de la fe. “

Sin embargo, no puede afirmarse, que Pío XII haya tenido ese  mismo  cuidado en la elaboración de leyes litúrgicas. Aunque fue advertido sobre el “suicidio que supondría la alteración de la fe en la liturgia,” él no pudo, sin embargo,  preservar la liturgia de Semana Santa de la adulteración y la contaminación por elementos ajenos, que podrían llevar a muchos a una falsa comprensión de la doctrina y  a renegar del pasado.

Rechazo del pasado
Por otra parte, la aceptación de los cambios litúrgicos tenía muchos otros efectos nocivos. Suponía una sombra de crítica a los ritos de Semana Santa de  siglos anteriores, e incluso de aquellos obispos y sacerdotes que la habían celebrado fielmente durante el reinado de Pío XII. Al dar el Papa  su apoyo a Bugnini, quedaron expuestos a la crítica como “insensibles” a las aspiraciones de los laicos, culpables de  injusticias y, en una palabra, “no-pastorales”. Como los acontecimientos posteriores demuestran, fueron descalificados como conservadores sin remedio y  retrógrados opuestos al progreso y a la modernidad. Su autoridad se vería socavada y, como Santo Tomás había advertido, la disciplina se resquebrajó,  abriendo la puerta a  cambios más radicales en el futuro.
La legitimación de la disidencia
La imposición de las reformas de Semana Santa alentó la disidencia y el desprecio a la ley porque el Papa había aprobado a quienes habían atacado las leyes litúrgicas durante decenios  antes de publicarse Maxima Redemptionis.  A pesar de la advertencia dada por él mismo  de que nadie debía introducir innovaciones no autorizadas en la liturgia, su aquiescencia con  la disidencia generalizada fue un estímulo para los progresistas que seguirían violando las leyes en el futuro ante la  expectativa de que la Iglesia oficial al final  “coincidiría” con ellos una vez más.
Otra desafortunada consecuencia de la decisión del Papa Pío XII de reformar las ceremonias de Semana Santa fue que la desobediencia de los que hicieron cambios antes de su aprobación, seguiría perpetrando más cambios, que en principio  serían  tolerados. Una vez que esto se hizo con algo tan sagrado como la liturgia, y sobre la base de un conjunto de opiniones que prevalecían  en el movimiento litúrgico, se dio la señal para que se hicieran bajo falsos pretextos otros cambios considerados urgentes o “pastorales”(6) Esto significaba  en la práctica que la autoridad se debilitara tanto en la liturgia como en la tradición, en cuanto  se había puesto  al servicio de un principio del progresismo: la participación activa en el culto.
El progresismo obtendría su  triunfo final en la Constitución Sacrosanctum Concilium del Vaticano II sobre la sagrada liturgia.
En las reformas de Semana Santa  podemos ver claramente  que empezó a tomar forma el plan fundamental de largo alcance no sólo respecto del culto católico, sino también de la teología y del concepto del sacerdocio.
Continuará
  1. Ver el Decreto General Cum Hac Nostra Aetate, AAS 23 de marzo de 1955, p. 218,  que provocó cambios en las rúbricas del Misal Romano y del Breviario en la dirección de una mayor “simplificación”. Esta consistía principalmente en la eliminación de la mayor parte de las octavas y vigilias del calendario romano. De las 18 octavas en uso antes de 1955, todas menos tres (Pascua, Pentecostés, Navidad) fueron expurgadas en la reforma, incluyendo las octavas de la Epifanía del Señor, Corpus Christi, la Ascensión y la Inmaculada Concepción. Aproximadamente la mitad de las vigilias desapareció en la reforma. El Padre Nuestro, Ave María y el Credo recitados al comienzo de cada hora litúrgica fueron abolidos; Asimismo se eliminó la  Antífona final a Nuestra Señora, excepto en las Completas. Bugnini, que había planeado el proyecto, no tuvo reparos en llevar adelante su papel. Ver Annibale Bugnini, la simplificación de las rúbricas, Trans. LJ Doyle, Collegeville: Doyle y Finegan, 1955.
  2. El 29 de julio 1957, la Sagrada Congregación de Ritos, Sección Histórica, Memoria, suplemento IV, Consulta del Episcopado relativa a una reforma del Breviario Romano: Resultados y Conclusiones, p. 36, apud Thomas Richstatter OFM, Derecho litúrgico. Nuevo estilo, nuevo espíritu, Chicago:  Herald Press franciscan, 1977, p. 40. Es interesante observar que sólo el 8% de los Obispos quiso que el Breviario fuera cambiado, lo que con toda probabilidad se corresponde con el porcentaje de los obispos que apoyaban los objetivos del Movimiento Litúrgico. La misma fuente revela que sólo el 17% de los Obispos pidió permiso para el uso de la lengua vernácula, al menos en algunas partes del Breviario; fueron superados en número masivamente por los que pidieron  explícitamente que fuera conservado el latín para bien del sacerdocio. (Ibid., P. 39)
  3. El 29 de julio 1957, la Sagrada Congregación de Ritos, Sección Histórica, Memoria, pp. 101-2, apud Thomas Richstatter, Derecho litúrgico. Nuevo estilo, nuevo espíritu, pp. 40-41
  4. Frederick McManus, los ritos de la Semana Santa: Ceremonias, Preparación, Música, Comentarios, Paterson, Nueva Jersey: St Anthony Gremio Press, 1956, pv
  5. El Rubicón era también el lugar donde se dice que César había pronunciado la famosa frase “alea iacta est” (la suerte está echada), lo que significa que la situación que él creó era irreversible.
  6. Estos no se limitarían a la liturgia, sino abarcarían “nuevos entendimientos” de la Fe, la Iglesia, otras religiones, el matrimonio y la vida familiar, las necesidades humanas, etc.
Publicado 18 de mayo 2015 por Traditio in Action
Temas relacionados de interés

12 replies »

  1. Extraordinario testimonio histórico…
    Con razón nadie respetó nada en el CVII, con estos precedentes. Lo que sucede, por tanto, es justo castigo del Señor.

    Me gusta

  2. Por favor, vuelvan a poner el post o bien envíenmelo directamente a mi correo, sobre como podemos seguir la verdadera Iglesia católica y a donde podemos acudir para recibir los Stos Sacramentos válidos!!!

    Leí hace tiempo una entrada en este mismo blog que explicaba qué hacer, donde confesarse y a donde acudir. Solo encontré una entrada publicada cómo “Y ahora que?” pero esta en ingles.

    Por favor vuelvan a publicarlo o bien envíenme el enlace

    Muchas gracias

    Me gusta

  3. Pero hay algo de contradictorio en las actitudes que siempre he visto en las críticas a las reformas de Pio XII, es decir, que tragan sin problemas las reformas de S. Pio X, que bajo algunos aspectos son de mucho mayor peso que las posteriores. Sólo un mayúsculo ignorante puede obviar la importancia capital que para cualquier Rito posee el cursus de su Oficio Divino. Es algo innoble ocultar o soslayar que S. Pio X destruyó uno de los más antiguos e importantes monumentos del Rito Romano, es decir, un cursus semanal del Salterio que remontaba al s. IV, probablemente obra de San Jerónimo. Y no sólo introdujo un cursus nuevo, sino que prohibió totalmente el tradicional. Y eso es mucho más grave que la reforma de la Semana Santa porque, a fin de cuentas la Semana Santa es una vez al año mientras que el Breviario se reza a diario y el Salterio completo cada semana. Son actitudes fariseaicas que cuelan el mosquito y tragan el camello. Siempre lo he dicho: o todas las reformas son legítimas, salvo las de Motini o ninguna -y si no lo es ninguna volvemos a antes de S. Pio X-. Lo contrario es no es coherente. No me apetece perder nucho tiempo en esto, pero el neo mesalianismo, y7o puritanismo farisaico no hará más que dividir aún más a los seguidores de la Tradición, los cuales-su mayoría- no son capaces de distinguir con qué reforma está celebrando “X” sacerdote, ni rezán el Oficio Divino ni saben su orden y mucho menos la secuencia de reformas y ni siquiera su uso. Esta diatriba,s de interés para algunos estudiosos, de ninguna manera deben convertirse en bandería de nadie. N me parece que eso sea obra del Espíritu Santo, excepto para entender- para el que no se haya dado cuenta aún, que en la evolución ilegitima que sufrieron los ritos con Montini, éstas y otras reformas de Pío XII fueron uno más de los eslabones perdidos. En fin, que los nuevos ritos no irrumpieron ipso facto ni nacieron por generación espontánea; hasta ahí de acuerdo; pero poner el solfa la legitimidad de Pío XII para reformar-jamás sustancialmente-los ritos, hay un paso que nadie debería dar y que el tufillo del artículo parece que intenta en su osadía decirlo

    Me gusta

  4. Totalmente de acuerdo con Sofronio, al hacer esto, se pretende, aunque no se den cuenta, legitimar el Papado de los subversivos, y poner en el mismo nivel a los verdaderos Papas.

    Este testimonio solo sirve para confundir aún mas.

    Sabemos que los enemigos se camuflaban y ya estaban dentro pues San Pío X los denunció, y su labor de demolición estaba en ciernes, el punto es, que aunque los condenó estos permanecieron dentro engañando a todos con apariencia de corderos cuando eran verdaderos lobos, y que si los cambios hechos por San Pio X o SS Pío XII, fueron contra la FE y si estos cometieron o promovieron herejías o trataron de amoldar el Evangelio y la Iglesia al gusto del mundo.

    Es verdaderamente catastrófico pues ya nos remontamos NADA MAS Y NADA MENOS que ha San Pío X, entonces, estamos trabajando también para la demolición de la Iglesia, y del dogma de la Infalibilidad, y por ende a los que le siguen, si es así, mejor vámonos a cantar aleluya con los carismáticos y hacer proselitismo del comunismo, o de todas las aberraciones que los pseudo papas, han impuesto, pues estamos haciéndole el juego al diablo pero eso si con mantilla en la cabeza y misa tridentina.

    Me gusta

  5. Preguntas y respuestas interesantes vistas en otro blog:

    Pregunta:
    Entonces ustedes no consideran los cambios del rito de Semana Santa en los 50’s, liderados por el masón Bugnini, como modernistas?

    Respuesta:
    Rechazamos por insidiosa la versión de que Pío XII aprobó reformas anticristianas en la Liturgia, pero sobre todo que haya modificado el irreformable Canon, lo cual es totalmente falso.
    Es cierto que desde los papas del siglo XV ya los agentes de la Sinagoga promovían y lograban cambios en la Liturgia, inclusive de lo que ahora se denomina el Canon, y cuyos errores obligaron al Papa San Pío V a rescatar el rito prístino (Quo primum tempore) y dejarlo inalterable en el Canon, no en las fiestas y rúbricas anexas.
    Incluso en tiempos de papas posteriores se hicieron algunas modificaciones, pero siempre eran festividades y algunas rúbricas anexas, pero nunca en el Canon.
    Lo que la Iglesia condena, y con Ella nosotros, es la modificación al Canon de la Santa Misa. Ese cambio lo hizo Juan XXIII en 1962.

    Aseveración y pregunta:
    Pio XII promulgó los nuevos ritos de semana santa fabricados por Bugnini y compañía con el decreto Maxima Redemptionis el 19 de Noviembre de 1955, esto es un hecho. Cuestionan esto?

    Respuesta:
    Esos cambios en la Liturgia no afectan en absoluto el Canon de la Misa, ya que el viernes santo es el único día del año que NO SE CELEBRA LA SANTA MISA. Además los principales cambios fueron implementados hasta el 25 de julio de 1960, por Juan XXIII, en su Novum rubricarum cuando ya había fallecido Pío XII:
    …la mayoría de estos cambios se habían preparado durante el Pontificado de Pío XII aunque se promulgaran bajo Juan XXIII. Más aún, la aciaga Semana Santa de 1955, bajo Pío XII, contempló cambios que prefiguraban otros después… (UNA VOCE).

    Aseveración:
    No dije nada del Canon. Ya en otras ocasiones vi que acusaron a otros comentadores que comentaron de esto mismo del nuevo rito de Semana Santa de decir que Pio XII cambio el Canon, cuando ni ellos ni yo dije eso.

    Respuesta:
    Precisamente eso es con lo que tratan de embarrar al Papa Pío XII, engañan a los fieles y les mienten con la insidia de que el Papa Pacelli inició los cambios en la Santa Misa…
    Por qué creen que varios grupos sedevacantistas estan en desacuerdo sobre este punto y siguen debatiéndolo? Algunos, como Cekada & co., rechazan los nuevos ritos de Pio XII y usan el Misal de San Pio X, y otros como el CMRI si aceptan los ritos de semana santa de Pio XII.

    Es evidente que los lefebvrianos como Cekada están equivocados, o son malintencionados; porque el propio San Pío X hizo cambios en la Liturgia pero jamás se metió con el Canon de la Santa Misa, lo cual es correcto. Igualmente el Papa Pío XII jamás alteró el Canon de la Misa, y en eso consiste la prohibición de la Cum ex apostolatus.

    Y por otra parte, si un sacerdote u obispo verdadero, lo cual es dudoso en los lefebvrianos, reconoce al Papa Pío XII como legítimo, no tiene ninguna autoridad para rechazar las modificaciones litúrgicas promulgadas, menos a su antojo…

    Me gusta

  6. Si este blog siempre habla de la infalibilidad de papa en su magisterio tanto ordinario como extraordinario, como es que dicen que el papa Pio XII hizo tantas burradas, entonces un verdadero papa es infalible solo cuando habla ex cathedra ???
    y cuando Pio XII hizo los cambios en que magisterio estaba?? ordinario o extraordinario?? como pastor supremo de La Iglesia o simple fiel?? entonces los verdaderos papas son o no infalibles ???

    Me gusta

    • El papa es infalible en su enseñanza. Por eso nunca enseñará el error contra la Fe y la herejía. También es probable y piadoso(San Robetto Belarmino) creer que nunca caerá en el error contra la Fe y en la herejía en cuanto persona particular. En su gobierno puede hacer cosas desacertadas. También promulgando leyes litúrgicas, pero no contienen herejías o errores. De hecho a Pío XII, muchos le imputan haberse apartado de Ia Tradicion y haber dado los primeros pasos para que otros alteren la Fe en ja liturgia. Además se le imputa haber hecho cardenal a un modernista como Juan XIII. Igualmente promocionó a Montini.
      Estos errores fueron frecuentes en otros muchos papas que sin embargo estaban protegidos por el carisma de la infalibilidad.
      Yo creo firmemente que Pio XII fue un verdadero papa aunque dejó mucho que desear en su gobierno.
      Respecto de Pío XI ( cristeros) y Benedicto XV, cometieron errores y negligencias de gobierno ( por ejemplo en su lucha contra el modernismo)
      Muchos censuran la reforma del Oficio de San Pío X, que rompió con una tradición milenaria.
      San Pío X alentó un catecismo ( el llamado mayor de 1905) y el llamado de la Doctrina Cristiana, que él avaló con su firma promulgándolo. Cuando hizo esto prohibió el de 1905.
      Hay un post sobre esto Los CATECISMOS de San Pío X y la infalibilidad del papa que explica bien el problema del primer catecismo que añade una palabra – soltanto- al canon de la Pastor Aeternus en el número 199 induciendo a restringir la infalibilidad del papa y además en el número 200 induce a creer que el católico solo debe aceptar el magisterio solemne. Lo cual es falso. Subo el post porque lo considero muy importante. Es un caso interesantísimo sobre un catecismo no firmado por el papa y otro que sí al que no se le puede objetar nada, al revés del primero.

      Me gusta

  7. GENIAL ARTICULO, AQUI SE MUESTRA CÓMO ESTA VÍBORA DE BUGNINI YA HACIA DE LAS SUYAS DESDE ANTES DEL CONCILIO, TANTEANDO EL CAMINO DE DESTRUCCION CON COSAS “APARENTEMENTE PEQUEÑAS”.

    Me gusta

  8. Adhiero a los comentarios de Sofronio y al de Adri, y agrego que por mi parte, pienso, que en efecto, el Papa Pio XII, al que también considero legítimo y el último que hemos tenido, cometió errores, más no de fé ni de doctrina. El más claro, fue el no haber destituído a montini, inmediatamente después de haberse enterado de su traición, al denunciar a los sacerdotes que el Papa enviaba a rusia, para que fuesen asesinados. Fue un hecho muy grave, haberlo pasado por alto, y peor aún, no conforme con ello, lo premió enviándolo a la sede más importante de Italia, dejándolo en funciones. Yo me pregunto ¿que eso no es suficiente delito para poder destituír a un clérigo, por más alto rango que tenga? ¿que lo detuvo?
    Por otra parte, también pienso que tanto los Papas Pío XI y Pío XII, tuvieron una gran responsabilidad, al desobedecer a la Santísima Virgen María, que pidió la Consagración de Rusia, en unión con todos los Obispos del mundo, máxime que ellos leyeron el Tercer Secreto de Fátima ¿porqué no lo hicieron?.
    Quiero pensar que la Iglesia ya estaba demasiado infiltrada, pero también es cierto, que lo estuvo de varios siglos atrás, por los judíos, y en la época de estos Papas y antes de ellos, desde León XIII, la infiltración ya fué masiva, pues no nada más eran los judíos, sino ahora también se les habían unido los masones y los illuminati, por lo que se piensa que habían muchas presiones, pero también me pregunto ¿que no es acaso, el martirio una de las vocaciones de todo buen católico?
    Siempre pienso en ello, y más ahora, en que estamos viendo y viviendo los frutos podridos que también han sido consecuencia de tantos y tantos clérigos, sacerdotes y todos los que participaron en el Cónclave para elegir Papa, después de Pío XII, con la conocida historia del electo Card. Siri, al cual, so pretexto de un ataque con bombas, por parte de los comunistas, también cedieron a las amenazas.
    Aún en los tradicionalista, hay muchas cosas que no son como deberían de ser, y hablo de los sacerdotes que celebran la Santa Misa NON UNA CUM. No predican como deberían de hacerlo; sólo dan explicaciones del Evangelio y orientaciones generales, sin abocarse a instruír a los fieles, instándolos a vivir una vida más santa, acorde al Evangelio; nunca hablan de evitar como ser “comidos” por el mundo, ni les mencionan los peligros de condenación en que se encuentran al seguir su adoctrinamiento satánico; tampoco nunca sugieren a los padres, como tratar y educar a sus hijos; tampoco proponen rezar en familia, ni hacer lecturas de libros santos. Tal parece, que los sacerdotes, así como los fieles, piensan que con ir a la Santa Misa y una platiquita más, es suficiente, lo digo, porque yo lo veo y lo vivo, Su manera de comportarse y de vestirse de los fieles, no difiere mucho, de la manera de comportarse y de vestirse de los mundanos, modernistas, liberales, paganos y ateos.
    A estas alturas, ¡no hay de otra! Rezar el Santo Rosario, los QUINCE MISTERIOS cada día, hacer las oraciones de la mañana, de la noche, bendecir los alimentos y cambiar de vida, de hábitos y de costumbres, aún cuando eso nos signifique parecer raros.
    O somos católicos y lo parecemos, para no ser como aquellos que por servir a dos amos, con uno quedamos mal. Les recomiendo leer “Carta a Diogneto”.

    Me gusta

  9. Excelente comentario el de Mariana, en efecto las auténticas misas válidas, además de non una cum han de ser NO PARTICIPATIVAS, sólo responde al sacerdote el acólito, el resto de los fieles han de rezar para si, OIR la Misa, rezar el Rosario (así surgió el toque de las campanillas para que los fieles dejarán sus devoluciones propias y atendieran a la Consagración)

    Ni que decir tiene que el sacerdote tiene que predicar con BONETE y entrar y salir tocado del mismo.

    Estos pequeños detalles cuando faltan ya dan un sentido modernista y nuevo a muchas misas

    La FSSPX en esto va a parte, sus sacerdotes son meros conservadores de los ornamentos y liturgia de Roncalli. Desparraman…

    Respecto al rezo del Breviario para los clérigos y demás fieles que lo recién yo siempre rezo el Divino Aflattu.

    Respecto a las MISAS VESPERTINAS, creo que todo tradicionalista sedevacantista deviera evitarlas y sólo acudir a las MATUTINAS. El CODIGO CANONICO Pio-Benedictino de 1917, el unico valido, dice bien claro que la Misa ha de celebrarse desde el alba hasta una hora después del mediodía, ósea hasta las 13:00 o una de la tarde, toda misa celebrada después es mejor evitarla.

    Un saludo en Cristo Rey

    Me gusta

  10. Muy interesante articulo.
    Pio XII promovió en su pontificado a los grandes revolucionarios del CVII, Para mayor información leer el libro “se socava la Iglesia” de Mary Ball Martinez.
    Por lo anti católico de estas liturgias, lo más sano es volver a la misa anterior a los cambios de 1963 y a la semana santa anterior de 1955.
    Pio XII aunque se enojen un 99 % de los tradis, fue una pieza fundamental para la realización del CVII.
    Agradezco se publiquen estos artículos que dan mayor luz sobre la crisis de la Iglesia.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s