ALL POSTS

LA HERÉTICA CONCEPCIÓN DE LA VIRGINIDAD DE FRANCISCO


Este estudio de Denzinger-Bergoglio es particularmente oportuno en nuestro blog después de la reciente publicación del post, traído del blog “La Sapinière, Francisco anatema del Concilio de Trento, en donde se daba cuenta también de la cita al parecer truncada de una catequesis de Wojtyla/Juan Pablo II, que en otras ocasiones completó sus ideas sobre la virginidad.

En el siguiente artículo, que creemos de suma importancia, se profundiza en ambas cuestiones: Las ideas de Francisco sobre la virginidad (que lo ponen al margen, como en tantas otras materias, de la Fe católica; cosa que se ilustra con profusión en el artículo reciente de SiSi NoNo, bajo nuestro título de  La Iglesia que quiere Francisco ) y en las ideas respectivas de Wojtyla. A estas alturas no sorprende el carácter manipulador de Francisco que llega incluso a los documentos de su “magisterio”.

El siguiente artículo, por lo dicho, cita con profusión el “magisterio” del “papa” Juan  Pablo II. El lector comprenderá nuestras reservas sobre la oportunidad de hacerlo, sin dejar de reconocer que en sus numerosas intervenciones dice cosas, como en este caso, meritorias. Pero para completar el panorama hemos de referirnos, como botón de muestra, a dos páginas de este blog muy ilustrativas. Nos referimos a las páginas  Herejías de Juan Pablo II y a 101 herejías de Juan Pablo II, que pese a su carácter esquemático y quizás en algún punto merecedor de alguna explicación, pueden dar una idea aproximada de lo que en realidad supuso su nefasto pontificado en la Iglesia. Bajo la categoría  Juan Pablo II están multitud de posts en los que se cita a wojtyla, directa o indirectamente, y que pueden darnos una visión más completa de la que se obtiene eligiendo, aquí y allá,  intervenciones “magisteriales” de Juan Pablo II.
Dicho lo anterior quedan invitados a la lectura del siguiente artículo, que sin duda alguna, amplía en un punto importante, como es el de la “virginidad”,  el carácter heterodoxo y anticatólico del personaje Francisco.

 

Continuando con la virginidad… ¿Simpatiza Francisco con la herejía de Joviniano?

amoris

“Igualar el matrimonio con la virginidad consagrada a Dios, es cosa no del cristiano, sino de Joviniano…” (Santo Tomás)

En un estudio anterior analizamos una referencia que Francisco presentó en el numeral 159 de la Amoris Laetitia. Dicha referencia, obtenida desde una catequesis del Papa Juan Pablo II de 14 de julio de 1982, fue simplemente truncada en su parte teológica esencial. Francisco, de este modo, habiendo silenciado que el Papa Juan Pablo II recordó que la virginidad y el celibato se fundamentan en una opción por amor al “Reino de los Cielos” (Mt 19,12), induce a una interpretación unilateral.

En síntesis, Francisco quiere defender la tesis de que el matrimonio, la virginidad y el celibato son equiparables:

1640“Más que hablar de la superioridad de la virginidad en todo sentido, parece adecuado mostrar que los distintos estados de vida se complementan, de tal manera que uno puede ser más perfecto en algún sentido y otro puede serlo desde otro punto de vista”. (Amoris Laetitia, 159)

Esta propuesta bergogliana, al no definir en qué “sentido” y desde qué “punto de vista” el matrimonio puede ser superior a la virginidad, crea una confusión doctrinal. Como fue demostrado, esta postura no coincide con las enseñanzas del Papa Juan Pablo II que, siguiendo la tradición doctrinal y pastoral de la Santa Iglesia, puso las cosas en su justo equilibrio cuando afirmó:

“La superioridad evangélica y auténticamente cristiana de la virginidad, de la continencia, está dictada consiguientemente por el reino de los cielosEn las palabras de Cristo referidas a Mateo (19,11-12), encontramos una sólida base para admitir solamente esta superioridad; en cambio, no encontramos base alguna para cualquier desprecio del matrimonio, que podría haber estado presente en el reconocimiento de esa superioridad”. (Juan Pablo II. Audiencia. 7 de abril de 1982)

Más aún, esta superioridad del celibato y la virginidad sobre el matrimonio fue declarada dogmáticamente por el Concilio de Trento cuando condenó el error protestante que niega esta superioridad. (El Sacramento del Matrimonio, sesión XXIV, can. X).

220px-Jovinianus

Joviniano

Es lo mismo que enseñó Santo Tomás de Aquino afirmando que la virginidad no es superior al matrimonio o que ambos estados de vida son iguales, lo cual fue el error de Joviniano:

La herejía de Joviniano, que igualaba el valor de la virginidad consagrada con la pureza conyugal, cobró tanta fuerza en Roma que cierto número de monjas, de cuya pureza jamás había habido la menor duda, contrajeron matrimonio. (…) Por ello, un autor que acaba de ser citado, dice: Igualar el matrimonio con la virginidad consagrada a Dios (…) es cosa no del Cristiano, sino de Joviniano”. (Santo Tomás de Aquino. Sobre la Perfección de la Vida Espiritual. Cap. XII)

Con estos antecedentes expuestos, saque cada cual sus conclusiones.

Una referencia bibliográfica con un “detallito”: “el matrimonio, en un sentido, es superior a los demás sacramentos”

Finalizando el numeral 159, Francisco queriendo confirmar su tesis “igualdad matrimonio-virginidad-celibato” da una voltereta y pasa desde la teología moral para la teología sacramental. ¿Qué nos dice?

1640“Alejandro de Hales, por ejemplo, expresaba que, en un sentido, el matrimonio puede considerarse superior a los demás sacramentos, porque simboliza algo tan grande como «la unión de Cristo con la Iglesia o la unión de la naturaleza divina con la humana» [Glossa in quatuor libros sententiarum Petri Lombardi, 4, 26, 2 (Quaracchi 1957, 446)]”. (Amoris Laetitia, 159)

Quien lee estas consideraciones una vez más puede incurrir en nuevos errores; esta vez a propósito de los sacramentos.

¿No es acaso la Sagrada Eucaristía el mayor de todos los sacramentos porque contiene al propio Jesucristo, el Autor Divino de todos los otros?

¿No es el Sacrificio Eucarístico “fuente y cima de toda la vida cristiana” como lo recordó el Papa Juan Pablo II en su encíclica Ecclesia de Eucharistia, n.1, citando la Constitución Lumen gentium, n.11 del Concilio Vaticano II?

Pero se dirá, Francisco o sus asesores escribieron: “en un sentido”. ¿Cuál es este sentido? ¿Qué enseñó realmente Alejandro de Hales a propósito del sacramento del matrimonio en la referencia bibliográfica citada en la Amoris Laetitia?

Sorprende comprobar que Alejandro de Hales, siguiendo la opinión errónea de los teólogos escolásticos de su época, sostuvo que el sacramento del matrimonio, “no confiere la gracia santificante”. Por consiguiente, para De Hales, no obstante este sacramento sea efectivamente “superior” a los otros seis en cuanto “signo”; es “inferior” en lo que respecta a su eficacia para otorgar la gracia de Dios.

“Non confert gratiam gratum facientem, etiam digne suscipienti, et propter hoc ordinatur post alia sacramenta, tamquam illud, quod est minoris efficatiae in disponendo ad gratiam, licet sit maius in significando”. (ALESSANDRO D’HALES, Glossa in IV Sent. d. 26 § 2:ed. Quaracchi 1957, p. 445)

¿Se habrá enterado Francisco de este “detallito” teológico? ¿Sabrá que la declaración de esta “inferioridad” se presenta en los tres renglones que anteceden a la referencia bibliográfica que citaron sus asesores en el numeral 159 de la Amoris Laetitia?

¿Era necesario citar una referencia tan rebuscada en el intento dialéctico por exaltar el matrimonio y así de modo indirecto restarle mérito a la virginidad y el celibato?

No obstante, Santo Tomás de Aquino será quien dejará todo muy claro. El Angélico enseñará que el matrimonio en cuanto sacramento de la Nueva Ley no sólo simboliza la gracia sino que la produce (Suma contra los Gentiles, IV, 78; Suma Teológica, Suplemento, q. 42).

Finalmente el Concilio de Trento, condenando la tesis protestante que niega la sacramentalidad al matrimonio, definirá y confirmará que este sacramento sí confiere la gracia (Concilio de Trento, Sesión XXIV; DZ 971). Un poco diferente que la referencia teológica de Francisco.

El numeral 160: una “contraposición” que sólo parece existir en la mente de Bergoglio 

Continuando con este estudio teológico de la Amoris Laetitia, en el numeral 160 leemos:

1640“Por lo tanto, “no se trata de disminuir el valor del matrimonio en beneficio de la continencia”, (Juan Pablo II, Catequesis 7 abril 1982), y “no hay base alguna para una supuesta contraposición […] Si, de acuerdo con una cierta tradición teológica, se habla del estado de perfección (status perfectionis), se hace no a causa de la continencia misma, sino con relación al conjunto de la vida fundada sobre los consejos evangélicos”(Juan Pablo II, Catequesis 14 abril 1982). Pero una persona casada puede vivir la caridad en un altísimo grado. Entonces, “llega a esa perfección que brota de la caridad, mediante la fidelidad al espíritu de esos consejos. Esta perfección es posible y accesible a cada uno de los hombres” (Juan Pablo II, Catequesis 14 abril 1982)”. (Amoris Laetitia, 160)

Como ya lo indicamos, el Papa Juan Pablo II en esa catequesis del 7 de abril de 1982 deseaba señalar un “justo límite”. Su intención era evitar “cualquier interpretación maniquea” que estableciera una pugna sin sentido entre el matrimonio y la continencia. Y al mismo tiempo, como fue referido arriba, confirmó, según la enseñanza del Magisterio de la Iglesia, la superioridad de la virginidad y el celibato sobre el matrimonio, sin un desprecio malsano por él.

De cualquier modo, pasados 34 años desde aquella catequesis, una posible “interpretación maniquea” hoy en día es inexistente. ¿Quién o quiénes en la Iglesia defienden la virginidad y el celibato al grado de perjudicar o denigrar el matrimonio? ¿En realidad no está sucediendo el fenómeno diametralmente opuesto? ¿Acaso no se rumorea abiertamente que el celibato eclesiástico ya está en la “agenda bergogliana” para comenzar a discutir su derogación?

El Papa sorprendió al decir que el celibato “está en su agenda”

reuters256183¿Quién no recuerda que a bordo de un avión, el año 2014, Bergoglio declaró que a propósito del celibato: “El celibato no es un dogma de fe, es una regla de vida que yo valoro mucho y creo que es un don para la Iglesia. No siendo un dogma de fe, siempre está la puerta abierta” (Rueda de Prensa, avión, 26 de mayo de 2014)

Como no podía dejar de ser, la prensa anunció la noticia como una “bomba mediática”. Así, con este oscuro telón de fondo, se tiene impresión que Francisco, cortando y pegando tres citas descontextualizadas del Papa Juan Pablo II, efectivamente logró en este numeral 160 de la Amoris Laetitia uno de sus objetivos: disminuir el valor de la virginidad y el celibato.

Esta descontextualización queda manifiesta analizando en su integridad la catequesis del 14 de abril de 1982. Aquí, una vez más verificamos que Francisco truncó el pensamiento del Papa Juan Pablo II en su parte teológica; que es la esencial.

Es cierto, el Papa Juan Pablo II se refirió al “estado de perfección” (status perfectionis ) “no a causa de la continencia misma, sino con relación al conjunto de la vida fundada sobre los consejos evangélicos”, pero agregó: “(pobreza, castidad y obediencia), ya que esta vida corresponde a la llamada de Cristo a la perfección (“Si quieres ser perfecto…” Mt 19, 21)”.

Por consiguiente, Francisco cortando de este párrafo de modo arbitrario esas importantes palabras del Papa Juan Pablo II: “(pobreza, castidad y obediencia), ya que esta vida corresponde a la llamada de Cristo a la perfección (“Si quieres ser perfecto…» Mt 19,21)”; nuevamente induce a una lectura unilateral.

Así, con este corte, en la Amoris Laetitia se omite que es el propio Cristo Jesús quien en el Evangelio llama a algunos a un estado de vida de “perfección”. En este “estado de perfección”, no sólo la castidad sino que también la pobreza y la obediencia son los otros dos votos esenciales. Faltando uno de los tres, no se configura plenamente este estado de vida consagrada al Señor. Como enseña el Papa Juan Pablo II, en ese mismo lugar, “los consejos evangélicos ayudan indudablemente a conseguir una caridad más plena”. (Juan Pablo II, Audiencia General, 14 de abril de 1982)

His_Holiness_Pope_Pius_XIIA este propósito vale la pena citar como un complemento de esta última afirmación del Papa Juan Pablo II, a propósito de los “consejos evangélicos” y su “ayuda para conseguir una caridad más plena”, esta enseñanza de la Iglesia recordada por el Papa Pío XII: “Sí, el sacramento del matrimonio da a los esposos la gracia divina para cumplir santamente sus deberes conyugales, y estrecha los lazos del amor mutuo con que ambos están unidos, pero no ha sido establecido para convertir el uso matrimonial en el medio de suyo más apto para unir las almas de los esposos con el mismo Dios mediante, el vínculo de la caridad (Cf. Decretum S. Officii, De matrimonii finibus, de 1 de abril de 1944; AAS 36(1944), p.103)”. (Encíclica Sacra Virginitas , n.36)

¿Puede existir alguna duda?

El numeral 161: la peculiar visión teológica de Bergoglio sobre la familia

En el numeral 161 Francisco se dedica a exaltar el amor entre los esposos haciendo un contrapunto entre la virginidad y el matrimonio. Por brevedad, dejando de lado las frases ambiguas y algunas incongruencias, destacamos la siguiente afirmación:

1640“Además, la familia es un signo cristológico, porque manifiesta la cercanía de Dios que comparte la vida del ser humano uniéndose a él en la Encarnación, en la Cruz y en la Resurrección: cada cónyuge se hace «una sola carne» con el otro y se ofrece a sí mismo para compartirlo todo con él hasta el fin.” (Amoris Laetitia, 161)

¿La familia signo cristológico? ¿Y los hijos? ¿Dónde están los hijos en esta exposición teológica bergogliana sobre la familia? Dicho sea de paso, esta omisión se verifica en todo el numeral 161. En efecto, como leímos, el foco argumentativo incide sobre un concepto de “familia” en la que “cada cónyuge se hace «una sola carne» con el otro, y se ofrece a sí mismo para compartirlo todo con él hasta el fin”.

Evidentemente algo no huele bien en esta concepción de “familia”. Una vez más, saque cada cual sus conclusiones.

El numeral 162: velado reproche contra el celibato, elogios a la vida matrimonial

En este numeral Francisco formula elogios al matrimonio, ninguno a la continencia, la pureza o la castidad, no obstante aprovecha para expresar algunos reparos a propósito del celibato. ¿Cómo los formula?

1640“El celibato corre el peligro de ser una cómoda soledad, que da libertad para moverse con autonomía, para cambiar de lugaresde tareas y de opciones, para disponer del propio dinero, para frecuentar personas diversas según la atracción del momento.” (Amoris Laetitia, 162)

Siendo generosos, algunos podrían argumentar que Francisco con estas observaciones desea simplemente corregir los desvíos causados por un celibato mal llevado. ¿Pero en realidad se trata de esto? ¿Qué solución o modelo de vida propone para corregir estos posibles desvíos? ¿El testimonio de los Santos, modelos de vida y santidad? ¿El ejemplo de castidad de San Francisco de Assis y su dedicación por sus hermanos?

No. Es sorprendente. Francisco indica como un estímulo para remediar los males que él ha diagnosticado; el testimonio de personas casadas.

Sí. Según Jorge Mario Bergoglio es en la vida matrimonial donde los llamados a la virginidad y al celibato pueden encontrar “un signo claro de la generosa e inquebrantable fidelidad de Dios a su Alianza, que estimule sus corazones a una disponibilidad más concreta y oblativa”.

Por consiguiente, el argumento central es que muchos de estos cónyuges a pesar de las pruebas y dificultades de la vida, permanecen fieles en su alianza matrimonial. Por ejemplo, durante las enfermedades de un cónyuge o soportando hijos difíciles y desagradecidos.

Nadie duda que estos ejemplos sean de gran valor. Sin embargo, proponer estos modelos de vida conyugal, no parece lo más apropiado para quien sigue la virginidad y el celibato por amor al Reino de los cielos. ¿Cuál es el motivo? Simplemente porque según las enseñanzas de la Santa Iglesia Católica, Apostólica Romana, a diferencia de la herejía de Joviniano y de todos los seguidores de la Reforma protestante, la virginidad y el celibato consagrados por el “Reino de los Cielos” (Mt 19,12) son “superiores” o “más excelentes” que el estado matrimonial. Y aquí está, en síntesis, el quid de la problemática teológica que plantean los numerales 159-162 de la Amoris Laetitia.

Para tener un justo equilibrio y la doctrina muy clara a este respecto, veamos a continuación lo que enseña el Nuevo Testamento, los Santos Padres y el Magisterio de la Iglesia. Entra en el estudio 147 del Denzinger-Bergoglio→

De Denzinger-Bergoglio

Anuncios

2 replies »

  1. ¿Autoridad política mundial? Juan 23 y Ratzinger16. decreto del patriarca iluminati o bestia de dos cuernos: : setiembre 2011. CHIESA VIVA. el nieto del hechicero kabalista, de Praga en funciones.. CONDENA DE ALTO PRELADO. Amén.

    ¿GOG? Bien claro el mensaje sr. Bergoglio.(renuncie por el bien del mundo y su pais)

    El obispo Jorge Casaretto señaló que “Hebe de Bonafini no es la persona más indicada para
    informar al Papa sobre la Argentina”. Fue después de la entrevista de Bonafini con Jorge Bergoglio.

    Casaretto no está desorientado. Acompañada, entre otros, por la esposa de Guillermo Moreno, Bonafini expresó al Papa su preocupación porque en el país triunfen los violentos. Y ofreció como ejemplo la futura instalación de una base militar nor-teamericana en Tierra del Fuego.

    Es verdad que el Ministerio de Defensa proyecta allí una base militar. Pero es para procesar la basura que generan en la Antártida las dotaciones de distintos países.

    Ese emprendimiento no se realizará con los Estados Unidos, sino con China, que la semana pasada envió una comitiva a Buenos Aires.

    Con su cuento chino acaso Bonafini haya contribuido a que los NORTEAMERICANOS, y no el Papa, estén mejor INFORMADOS. Francisco, por su parte, debería estar contento.

    El de Defensa es un emprendimiento ecológico, casi un homenaje a la Laudato si’, en cooperación con China, el país con el que SUEÑA. La Nación. Sábado 04 de junio de 2016

    ¿GOG?

    El cambio climático es “un engaño de la ONU para establecer un nuevo orden mundial”

    Carta de la tierra. cambio climático. amoris laetitia. Es exactamente lo mismo crear un enemigo común para unir el mundo sin Dios. La escuela de los demonios, se llama lucis trust y share internacional.=ONU.

    Ya hablaron científicos norteamericanos, españoles y ahora esta autoridad australiana que suma.

    El asesor de negocios de Tony Abbott dice que el calentamiento global es una farsa de las Naciones Unidas para “crear un nuevo orden mundial autoritario bajo su control”.

    http://www.ritualypropaganda.com/2016/02/cambio-climatico-mentira-onu.html

    GOG.es el eje chino-ruso-lucis trust -mafias-de la-sinagoga kabalistica de satana- vaticano y asociados.

    Apocalipsis de san Juan. Chiesa Viva. Gracias.

    Me gusta

  2. Y es tal la ceguera que se lee en el informado mundo católico que pueden ingresar en un sitio que tiene muy buenos artículos como Mercaba pero es lamentable que en el item apocalipsis no hay absolutamente nada.más que cuentos para niños. En 2016, no puede ser que ocurra eso.

    Estamos en tiempos finales y del tremendo JUICIO DE DIOS y no es enseñado ni predicado ese libro del versiculo I al XX,II. y que es para Bendición a cada persona que lo lee, lo entiende y lo predica para salvación de las almas de toda nación, raza, pueblo, y lengua sin distinción..

    Gracias Señor Moinmunan. FElicidades en tiempos de la Verdad del Señor que es una y eterna.san Atanasio.sin adulterar. San Juan XIV.Concilio de Toledo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s