ALL POSTS

¿HAY TODAVÍA SUCESIÓN APOSTÓLICA EN EL MUNDO?


[Esta entrada fue publicada en septiembre de 2012. He puesto en el post anterior la página  web de “Chapelles Sedevacantistes”. La siguiente entrada es la traducción. Esta entrada es muy interesante por los comentarios . Subiré al principal el de Fray Eusebio de Lugo, que aunque escrito hace cuatro años conserva su interés.]

Al quedar establecida la nulidad de las Órdenes según los nuevos ritos conciliares, por muchos estudios, sobretodo por los de Rore Sanctifica, pero no únicamente; la pregunta obvia es si con la muerte de los pocos Obispos y sacerdotes, de ordenación anterior a 1968, quedaría totalmente cortada la Sucesión Apostólica.

La respuesta es que no. Con certeza siempre habrá Obispos que han sido ordenados válidamente, y que, a su vez, han ordenado a sacerdotes, también válidamente con los antiguos ritos, anteriores a Pablo VI, o más exactamente al año 1968, o quizás 1969 (Pascua de Resurrección, en que se hizo obligatorio el nuevo ritual). Esto, en mi opinión, posibilitaría la restauración de l Iglesia, si hemos de dar crédito a innumerables profecías que hablan de una etapa gloriosa, con la Iglesia Católica como única religión del mundo, y con un Papa santo que la gobernará.

La Iglesia volverá a ser la luz y faro de la Verdad hasta el fin del mundo

En esta entrada sólo pretendo dar una línea de  Sucesión Apostólica, encarnada en un Obispo.
Pero seguramente habrá muchas (o más bien pocas) más.
Como ejemplo vale esta línea sucesoria que al parecer es impecable. (Salvo criterio mejor que el mío)

Tomo este artículo de La Mission Sante-Agnès

SUCESIÓN APOSTÓLICA

                                     Su Excelencia Michael Ph.French, CRSA

 

__________________

 

Cardenal SCIPIONE REBIBA (1504-1577)

 

Cardenal GIULIO ANTONIO SANTORIO (1566)

 

Cardenal GIROLAMO BERNERIO O.P. (1586)

 

Mons. GALEAZZO SANVITALE (1604) – arzobispo.

 

Cardenal LUDOVICO LUDOVISI (1621)

 

Cardenal LUIGI CAETANI (1622)

 

Cardenal ULDERICO CARPEGNA (1630)

 

Cardenal PALUZZO PALUZZI ALTIERI DEGLI ALBERTONI (1666)

 

PIETRO FRANCESCO (VINCENZO MARIA) ORSINI DE GRAVINA O.P.(1675) – Pape Benoît XIII

 

PROSPERO LORENZO LAMBERTINI (1724) – Papa Benedicto XIV

 

CARLO DELLA TORRE REZZONICO (1743) – Papa Clemente XIII

 

Cardenal MARCANTONIO COLONNA (1762)

 

Cardenal HYACINTHE-SIGISMOND GERDIL, B. (1777)

 

Cardenal GIULIO MARIA DELLA SOMAGLIA (1788)

 

Mons. CARLO ODESCALCHI S.J. (1823) – arzobispo.

 

Cardenal COSTANTINO PATRIZI NARO (1828)

 

Cardenal LUCIDO MARIA PAROCCHI (1871)

 

GUISEPPE MECHIORAE SARTO (1884) – Papa S. Pío X

 

GIACOMO DELLA CHIESA (1907) – Papa Benedicto XV

 

EUGENIO MARIA GUISEPPE GIOVANNI PACELLI (1917) – Papa Pío XII

 

Mons. SAVEIO RITTER (1935) – arzobispo

 

Cardenal JOSEF BEREN (1946)

 

Mons. JOSEPH MATOCHA (1948) – arzobispo 

Mons. ROBERT POBOZNY (1949)

 

Mons. PAVEL MARIA HNILICA S.J. (1951)

 

Mons. EMMANUEL KORAB (1999)

 

Mons. MICHAEL PHILIP FRENCH (2004)

 

S. Ex. Mons. Emmanuel Korab

 

En noviembre ce 1999, Mons. Pavel Maria Hnilica, SJ, que, a pesar de su gran proximidad a los Papas de la Roma conciliar – y probablemente  por razón de la experiencia sufrida en la Iglesia perseguida por el Comunismo – por mantener una muy gran simpatía por el movimiento tradicional-aceptó consagrar  sub conditione a Mons.Emmanuel Korab,  compatriota suyo de Checoeslovaquia, obispo tradicional sedevacantista. Siguió, pues, el ejemplo de NNSS Pierre Martin Ngo Dinh Thuc, Marcel Lefebvre y Alfredo Méndez González, que consagraron a quienes la Providencia había dispuesto que fueran Príncipes de la Iglesia, Una, Santa, Católica y Apostólica, durante el tiempo indeterminado de Vacancia de la Santa Sede..

 Gracias a esta consagración episcopal válida (y lícita), Mons. Michael Philip French, consagrado a su vez por  Mons. Korab,  se inscribe en la línea de la más pura catolicidad, con una fidelidad total a la Tradición, preservando así el Tesoro de Nuestra Santa Madre Iglesia, que son los Sacramentos, medios ellos, para obtener la  Gracia Santificante .

Adelantándonos a cualquier pregunta, precisemos que nosotros no tenemos relación alguna, cercana o lejana, al movimiento de “Viejos Católicos”. Causa extrañeza constatar hasta qué punto llegan a ser frecuentes  la murmuración y los juicios temerarios.

Mons. Hnilika

15 replies »

  1. Y dos preguntas más (para quien quiera responder):

    1.-¿qué otros estudios, además de los tan exhaustivos realizados por “Rore Sanctifica”, demuestran la invalidez del ordinal de Pablo VI?
    2.- ¿Ha habido reconocimiento de estas pruebas por parte de establishment romano, y en qué niveles del mismo? (algún dicasterio, congregación, universidad, etc)

    Gracias.

    Me gusta

  2. Añado otras preguntas a las dos de Adversus: ¿ha habido alguna refutación de alguna de estas tesis desde Roma o sólo el silencio? ¿Han sido refutadas las pruebas por algún autor proconciliar? Sería muy interesante leer los argumentos contrarios, si los hubiere.

    Me gusta

  3. Estimado Adversus Haereses: Exactamente no sé responderle. Pero quizás se trate de la Congregación que posee la página a la que remite el enlace puesto en el texto. Puede Ud. visitarla y sacar conclusiones.

    Me gusta

  4. Además de rore.. están los exhaustivos trabajos del P. Cekada. En wwww.traditionalmass.org. Quizás me anime a hacer una traducción de alguno de ellos. Casi todos los demás dependen de estos dos. O bien pecan de ser elementales, con lo que no sirven pará el debate.
    2. En el Vaticano nadie se ha dignado responder, que yo sepa.
    En la página de LFPB una vez me respondieron que puesto que la Iglesia aprobó los nuevos ritos, éstos están bien. Pero también se podría argüir si la verdadera Iglesia hubiera podido aprobar estos ritos.
    La actitud más frecuente a nivel particular es el dontancredismo. Voy a hacer un post sobre esto.

    Me gusta

  5. Estimado frisgo te respondo como a Adversus..Los estudios que tenemos son posteriores al Concilio y quien lo acepte, así como el papado de Pablo VI ya no es preconciliar.

    Me gusta

  6. Contestando a las preguntas formuladas:

    Las siglas corresponden a canónigos regulares de san Agustín, que es la forma de vida religiosa escogida por Mons. French y los sacerdotes que de él dependen, la forma de vida querida para los clérigos por Nuestro Señor y sus Apóstoles, y siempre imperada y aconsejada por la Iglesia como ideal de vida clerical.

    Además de los estudios mencionados, cabría añadir los del P. Rama Coomasrawamy, en su estudio sobre la destrucción de la Tradición católica, o en “el drama anglicano del clero católico posconciliar”.

    http://custodi.perso.neuf.fr/SACRES-INVALIDES.htm

    En cuanto a estudios contrarios, encontrarán amplias referencias en las sucesivas entregas de Rore Sanctifica, donde toman la defensa del nuevo rito gentes significativas como el P. Calderón, profesor en el seminario de la Reja, de la FSSPX, o los dominicos de Avrillé, o un benedictino conciliar llamado Ansgar Santogrossi. Pero siempre son iniciativas particulares. Que yo sepa, hasta la fecha, lo único que Roma ha hecho ha sido dar la callada por respuesta, no darse por enterada de este grave problema, si no es exigiendo de la FSSPX que reconozcan no sólo la legitimidad de los ritos y sacramentos conciliares, sino también, explícitamente, la validez de todo lo aprobado por la Roma conciliar. Esto se refiere sobre todo a la Misa, caballo de batalla de la Fraternidad, pero igual se aplica a las órdenes sacerdotales.

    En la FSSPX, no pocos son los que dudan de la validez de las órdenes conciliares, pero ninguno se atreve a decirlo públicamente, por temor de las represalias que inevitablemente se seguirían de ahí.

    Para muestra un botón, el abbé Cottard fue ordenado por Mons. Lefebvre según el nuevo rito, estuvo dos años ejerciendo, hasta que con ocasión de la ordenación de otro sacerdote, el mismo Mons. Lefebvre pidió al abbé Cottard que participara en la ceremonia para que recitara sobre él las plegarias del antiguo rito, de modo que quedara “completa” la ordenación. Esto ni siquiera era una reordenación sub conditione, pero manifestaba la duda de Mons. Lefebvre.

    Item más, cuando Mons. Lazo, obispo filipino que se pasó a la FSSPX, fue confirmando a los fieles de diversos prioratos, hasta que alguno planteó el tema de la posible invalidez de su consagración por carta a Mons. Tissier de Mallerais, éste contestó que había una duda, y que había que impedir que ese obispo hiciera más confirmaciones, pero son decirle el motivo.

    Efectivamente, será muy interesante examinar sus argumentos. Para abrir boca, muy resumidos:

    Primero intentaron cerrar la boca de los objetores con el argumento infocatólico, la Iglesia nos garantiza la validez. El problema es que suponen que la Iglesia conciliar sigue siendo la Iglesia Católica.

    Luego los infiltrados alemanes en la FSSPX, capitaneados por el P. Schmidberger, utilizaron el argumento de que se trataba de ritos orientales todavía utilizados en la actualidad, afirmación desmentida por los propios interesados, aunque logró convencer a Mons. Lefebvre.

    Lo intentaron diciendo que teníamos obispos y sacerdotes “probables”, hasta que en sus mismas filas tuvieron que recordarles que la Iglesia es tuciorista, y que en materia sacramental, la duda no debe tolerarse.

    Algunos intentan hacer una amalgama entre el rito tradicional y el nuevo, sembrando todavía más dudas sobre la validez de los ordenados.

    El benedictino Santogrossi, digno compañero de sus hermanos de hábito que ingeniaron la subversión de toda la liturgia católica, y todavía perseveran hasta en los monasterios vinculados a la FSSPX, pretendió que el nuevo rito era válido por “implicitismo sacramental”, el mismo argumento utilizado por los anglicanos para poner en duda la decisión definitiva de León XIII, es decir, que si bien la forma esencial no precisaba en qué consistía el poder de Orden que se iba a conferir, el resto del rito lo expresaba implícitamente. A lo que contestaba la Vindication de los obispos católicos ingleses diciendo que la fórmula debía contener todo lo esencial, para que pudiera ser precisado por el resto del rito. Si no hay nada que precisar, mal puede darse sacramento.

    La verdad es que da la impresión de que a Roma, todas estas cuestiones le son perfectamente indiferentes, visto que trata a los anglicanos como si fueran verdaderos obispos, y cuando el obispo de Evreux, Mons. Nourrichard, asistió a una ceremonia de ordenación anglicana, con ornamentos litúrgicos, mitra y báculo, nadie dijo absolutamente nada. Lo único que les preocupa es que pongan en evidencia sus turpitudes, y les quiten el cepillo, como en Alemania.

    Creo que la inmensa mayoría de los católicos, digamos…de “sensibilidad tradicional”, aunque estén todo el día siendo testigos y denunciadores de lo que llaman “abusos”, (cuando son la práctica común, admitida e incluso recomendada), no han logrado darse cuenta de hasta qué punto la mentalidad de los clérigos conciliares se ha alejado de cualquier sano sentido católico, hasta ser totalmente incapaces de entender el significado y la importancia de los temas que aquí tratamos. Para ellos, nuestras exigencias son un puro resto de una religiosidad infantil, ingenua y mágica, una verdadera locura que no merece ni contestación.

    En una diócesis como Clermont-Ferrand, en la que decenas de las antiguas parroquias vienen siendo “atendidas” por un único diácono vietnamita, que me decía que en menos de 5 años, no quedarían en toda la diócesis más que un puñado de curas, totalmente destrozados psicológcamente, no digamos ya espiritualmente, y con verdadero síndrome de enterrador, o de liquidador, como los de Tchernóbil, (son sus propias palabras), hace mucho tiempo que esas cuestiones han perdido todo interés. Mañana mismo les impondrían sacerdotisas, aplaudirían con las orejas.

    Pregunte a los seminaristas de su ciudad, a ver si alguno de ellos adivina mínimamente de qué estamos hablando…

    En un futuro post iremos describiendo pormenorizadamente los argumentos de los defensores de la validez del nuevo rito, e invitamos a quien pueda ayudarnos a investigar si alguna vez, alguna instancia oficial romana se ha manifestado sobre este tema.

    Me gusta

  7. Gracias a todos por las respuestas, y especialmente a Fray Eusebio: justísimo su comentario al afirmar que “la mentalidad de los clérigos católicos se ha alejado de cualquier sano sentido católico”…
    Y es claro: sucede que (no sé bien desde cuándo) se ha ido cambiando el concepto de “norma objetiva de la Fe” que reposaba en la Sagrada Escritura y la Tradición Apostólica sostenida por los Padres de la Iglesia, hacia la figura del Papa y su magisterio en sí mismo considerados, como fuente primera, no en tanto servidor y custodio de la Verdad…
    Creo que por ello ha sido fácil a los usurpadores tomar el puesto, y empezar a cambiarlo todo, confiando en la “subjetivización” que se produjo (o, mejor dicho, que produjeron…). Con los Papas verdaderos no había problema, porque siempre citaron abundantemente a toda la Tradición (quiero decir, el Evangelio mismo, Apóstoles y Padres de la Iglesia). No así los malvados desde Juan XXIII, que empezaron a hablar desde sí mismos y proponiendo su propia interpretación de “los signos de los tiempos”, e hicieron jugar su supuesta autoridad para establecer lo diametralmente opuesto a lo que se enseñó siempre: es impresionante hacer la comparación entre (por ejemplo) la “Sacrosanctum Concilium” y “Auctorem Fidei”: se ve clarísimo que todo el CVII es un refrito de Pistoya. Ni qué hablar de las sesiones XXII y XXIII del Concilio de Trento, “Mediator Dei”… Luego tomar la “Unitatis redintegratio” y compararla con “Satis Cognitum” y “Mystici Corporis”, por ejemplo, pero seguro que los comentaristas de este blog pueden aportar documentos más antiguos que los que menciono…
    Hasta sería útil hacer un post dedicado a estas comparaciones. Quizá el dueño del blog se anime…

    Me gusta

  8. Ss. Excias. Rmas

    Sres. Obispos Sedevacantistas
    ¡Ave María!
    Siendo Jesucristo Cabeza de la Iglesia Católica y principio de su vida, no hay nada en ella en que Él no opere y que no dependa de Él; la ha fundado como “verdadera y perfecta sociedad” (Pio IX)“dándole los medios necesarios para su incolumidad y acción”(León XIII) e instituyó un órgano que Él mismo juzgó oportuno elegir y Él mismo creó para ejercer a perpetuidad el gobierno de su Reino sin mancha ni arruga de corrupción: el Papa; para gobernarla, hablarle incesantemente y parecer por esta señal indubitable para que estuviera siempre segura de su guía. Así pues, prometiéndole su asistencia hasta el fin de los tiempos, exigió en medio de ella el signo manifiesto y eficaz de su presencia. Esta maravilla la realizó mediante la institución de un Vicario, por quien el gobierno de la Iglesia se ejerce para siempre en su propio nombre y en su propia virtud; y que al sentir de San Jerónimo, negando su necesidad y dignidad “habrán en la Iglesia tantos cismas como sacerdotes.”
    Ahora bien, es imposible siquiera imaginar una “sociedad verdadera y perfecta” no gobernada por un soberano, es así que la Iglesia Católica es “verdadera y perfecta sociedad”, por tanto necesariamente debe ser gobernada por uno solo: el Vicario de Jesucristo; pues no solo está edificada sobre Cristo, sino también sobre San Pedro como FUNDAMENTO VISIBLE de esa misma y única autoridad.
    La naturaleza VISIBLE de la Iglesia verdadera se identifica por una VISIBLE unidad de Fe, una VISIBLE unidad de régimen, bajo un VISIBLE primado de jurisdicción: el Papa. Así pues, “Jesucristo no concibió ni instituyó una Iglesia formada de muchas comunidades que se asemejan por ciertos caracteres generales, pero distintas unas de otras y no unidas entre sí por aquellos vínculos que únicamente pueden dar a la Iglesia la individualidad y la unidad de que hacemos profesión en el símbolo de la fe: «Creo en la Iglesia una»…” (León XIII). “Por lo cual se apartan de la verdad divina aquellos que se forjan la Iglesia de tal manera, que no pueda ni tocarse ni verse, siendo solamente un ser neumático, como dicen, en el que muchas comunidades de cristianos, aunque separadas mutuamente en la fe, se junten, sin embargo, por un lazo invisible.”(Pio XII)
    El Vicario de Jesucristo ejerce un poder que no está contenido en los poderes esenciales del episcopado, sino que está por encima del episcopado por su naturaleza y por su título, porque este poder es el poder mismo de Jesucristo, Cabeza, Principio y Soberano del episcopado. En consecuencia, el Vicario de Jesucristo tiene toda la autoridad única de Jesucristo sin división ni limitación. No es una Cabeza intermedia o secundaria situada entre Jesucristo y el episcopado, sino que es Jesucristo, Cabeza única hecho visible, hablando y obrando en la Iglesia por el órgano que se ha elegido; siendo la institución PRINCIPAL de la que dimana toda la formación de la Iglesia. Es el primer FUNDAMENTO del edificio y es en la Iglesia FUENTE Y PRINCIPIO, y los obispos reciben de él todo lo que son, porque el episcopado no tiene otra fuente sino a Jesucristo y al Vicario de Jesucristo en la indivisible unidad del mismo principado; y esto como consecuencia y espejo del principio divino de procesión, siendo así que la naturaleza misma del episcopado proviene -ella misma- de esta procesión, y en ellos –esta procesión- crea la dependencia, que no es otra cosa que la misión o jurisdicción dada y aceptada.
    No es, por tanto, una disposición arbitraria, sino por la necesidad misma del orden divino de la Iglesia por lo que sólo San Pedro puede crear un obispo y por lo que no hay episcopado legítimo o posible fuera de este único origen; así, bastaría que la Cabeza cesara de derramar este don de vida sobre los miembros para que el episcopado se viera herido de impotencia y de muerte, pues es el Vicario de Jesucristo el único que da legitimidad a la consagración de cualquier obispo al dar la misión o jurisdicción auténtica al consagrarlo, o de negarla.
    De lo cual se desprende que los obispos sedevacantistas, sólo tienen el poder de orden y ejercen la jurisdicción extraordinaria sólo de una manera provisional, hasta que la Sede de San Pedro sea ocupada por un Papa verdadero. Y DE NINGUNA MANERA LES ES LÍCITO PERPETUARSE INDEFINIDAMENTE AL AMPARO DE LA NECESIDAD, A TRAVÉS DE LA VIRTUD DE LA EPIQUEYA, SIN PONER LOS MEDIOS ADECUADOS PARA ACABAR CON LA VACANCIA.
    In Christo et Maria,
    + Juan José Squetino Schattenhofer

    Sigue en pié la Carta del Obispo Squetino a los Obispos, sin que NINGUNO haya respondido.

    Me gusta

  9. simon de temple que opinión tiene usted de mons. juan jose squetino puden los cedevacantes nombrar un papa o no o porque no le responden

    Me gusta

  10. Humberto: Al margen de la opinión que yo tenga del Obispo Squetino, creo que lo que hay que ver es la Doctrina expresada en su Carta, que es a lo que ningún Obispo respondió ni rebatió.
    Si fuera heterodoxa, hubieran refutado públicamente la Carta, así como públicamente fue publicada. Pero si lo escrito en la Carta, no se aparta de la Verdad, no se comprende la razón de cómo los Obispos que se dicen católicos y sedevacantistas no han movido un pelo desde su publicación de hace ya cuatro años.
    ¿A quién le importa la opinión que yo pueda tener o no del Obispo Squetino, cuando la Doctrina que expresa es católica?
    Acerca de si se puede o no, elegir un Papa,le pregunto yo a usted: ¿El Papa en la Iglesia Católica es NECESARIO, o simplemente es un cargo de honor?
    De acuerdo a su respuesta podremos seguir conversando, teniendo por base la Doctrina y las Leyes de la Iglesia.

    Me gusta

  11. Simon de Temple, el papa es necesario para apacentar a las ovejas porque así Cristo lo estableció aunque hay periodos en que no hay papa como el que hemos tenido sin papa por 50 años la pregunta sobre Monseñor es por que soy de México y pienso unirme a ellos la Fundación San Vicente de Ferrer, yo platique con Monseñor y creo que la doctrina es 100% católica pero con un sola vez pienso que no puedo establecer un juicio te confieso soy un persona que nació bajo el CVII y me ha costado trabajo comprender y enternder las cosas pero me declaro sedevacante al ver la situación en la que estamos viviendo. De antemano muchas gracias por su ayuda para esclarecer mis dudas y sacarnos de la ignorancia.

    Me gusta

  12. Humberto: Me alegro por usted. No necesita conversar conmigo, confíe en el Obispo y envíele mis saludos.

    Me gusta

  13. Es un linaje muy dudoso, me quedo con el linaje Thuc, mucho más seguro y con mandato Papal jamás caducado,

    Y si no, lo.más seguro es el sedefinismo, ante la duda, fin del sacerdocio y sus sacramentos (menos bautismo) hasta la Parusia.

    Maranatha

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s