[En este importante artículo Mons. Tissier, en un sermón, en la ordenación de nuevos sacerdotes, establece que el rito de ordenación sacerdotal, “trucado” o manipulado en el Nuevo rito conciliar de Pablo VI, NO ES CATÓLICO. Lo hace después de examinar las ceremonias que siguen a lo esencial de la ordenación. Sin embargo, admite, al parecer, que los jóvenes ordenandos, en el rito conciliar,  sí serían sacerdotes por la fórmula esencial de la ordenación. Con todo el pone en duda la validez de numerosas ordenaciones [hechas] según el nuevo rito.  Algo en mi opinión contradictorio con su afirmación de la validez de la fórmula esencial.
Tendríamos pues un rito no católico y dudoso que podría conferir, sólo probablemente, el sacerdocio a los ordenandos conciliares

Muy al contrario procede León XIII , que en su encíclica Apostólicae Curae  establece la invalidez de las ordenaciones anglicanas examinando las partes secundarias del rito que denotarían la intención del obispo consagrante.
Traemos un post en este sentido del P. Egregyi que llega a demostrar la invalidez cierta del rito de consagración conciliar, dejando a parte las discusiones bizantinas acerca de la parte esencial, por los adjuntos, “ex adiunctis”. Este es el enlace Invalidez de las consagraciones episcopales

La más que probable invalidez de las ordenaciones sacerdotales ha quedado probada en numerosos posts de este blog. En todo  caso, aunque se admita que estas ordenaciones son probables ¿qué valor tendría esto conocida la definitiva invalidez de la Consagracion de los obispos consagrantes?
Además en los sacramentos no se admiten probabilismos. Se ha de rechazar una ordenación dudosa, en favor de las ordenaciones ciertas del Rito tradicional. Véase también la encíclica de Pío XII, Sacramentum Ordinis que definitivamente destruye cualquier reclamación de validez en los ritos sacramentales conciliares de ordenación, tanto el episcopal, como el de los presbíteros]

Mons. Tissier reaviva el debate sobre la validez de las Ordenaciones del Novus Ordo

tissier-de-mallerais.jpg


Cada año, el 29 de junio, fiesta de los Santos Pedro y Pablo, la Sociedad de San Pío X confiere ordenaciones sacerdotales y  diaconales, en su seminario principal de  Ecône, en  Suiza.

Este año, el obispo Bernard Tissier de Mallerais fue el celebrante principal de la ordenación de 10 nuevos sacerdotes y de 12 diáconos, asistido por el Superior General, Mons. Bernard Fellay, y Mons. Alfonso de Galarreta.

Durante su sermón, Mons. Tissier habló sobre el vidrioso tema de la validez del rito Novus Ordo de la ordenación sacerdotal, promulgado originalmente en 1968 por el “Papa” Pablo VI. Aquí,  traemos traducidas [véase el original en lengua francesa en el enlace dado más abajo] de la cuidada traducción inglesa del original francés, las partes pertinentes del sermón, del texto original que se encuentra en su totalidad en el sitio web oficial de la FSSPX distrito francés,  La Porte Latine .

Nos gustaría aprovechar esta oportunidad para dar a conocer una vez más los problemas relativos al nuevo rito de ordenación de Pablo VI, no sólo con respecto a las ordenaciones sacerdotales sino sobre todo – y mucho más importante – con respecto a la consagración de obispos. Porque si la secta modernista no tiene obispos válidos, entonces no importaría que fuese válido [como a veces se afirma] el rito de la ordenación de sacerdotes  ya que es absolutamente necesario para conferir el  Orden sacerdotal un obispo válido.

He aquí, pues, una revisión de la realidad rápida:


Lo que sigue es la parte pertinente al tema del sermón de  Mons. Tissier.:

Aunque el obispo de la FSSPX habla de aquellas partes del rito Novus Ordo de la ordenación sacerdotal que, en rigor, no son pertinentes para la validez, ya que, como él mismo admite, ocurren en el rito después de que el sacramento (supuestamente) ha sido conferido, aquí el tema principal no es si sus argumentos son sólidos o no, sino simplemente el hecho curioso de que el obispo francés una vez  más trata del muy vidrioso tema que podría alzar una barrera infranqueable en los esfuerzos de reconciliación en curso entre los líderes de la FSSPX y el Vaticano:


… La Fraternidad utiliza todos los medios disponibles en la actualidad, a la luz de la situación en la Iglesia, para transmitir a todos los sacerdotes de la Iglesia esta verdad del sacerdocio de Nuestro Señor Jesucristo, la realidad de Cristo, Sacerdote y Rey, para que se comunique a toda la Iglesia.
 Esta naturaleza del sacerdote como mediador me parece que está simplemente ilustrada en la ceremonia de ordenación sacerdotal. Por la unción de las manos del sacerdote, por la entrega del cáliz y de la patena, y por la segunda imposición de las manos se da el poder de absolver pecados. Ahora bien, estos tres ritos se llevan a cabo al final de la ordenación cuando los ordenados ya son sacerdotes por la imposición silenciosa de las manos del obispo y el prefacio consagratorio.  Ellos ya son sacerdotes. Sin embargo, la Iglesia insiste, a través de estos tres ritos secundarios, sobre la especificación de la naturaleza del poder del sacerdote En primer lugar, está la unción de las manos, tan hermosa, tan significativa. El sacerdote ya no es un hombre como los demás, él es un hombre consagrado porque recibe la unción de las manos. Al ungir las dos manos del ordenando, en la ordenación, el sacerdote [obispo] pronuncia estas palabras: “consagra y santifica, Señor, estas manos por esta unción y por nuestra bendición para que todo lo que sea bendecido y consagrado sea consagrado y santificado , en el nombre del Señor. “a partir de ahora, queridos candidatos al sacerdocio, haréis las maravillas, de consagrar y santificar. Consagrar en la misa, por supuesto, al sostener el cáliz que se convertirá en el cáliz de la Preciosa Sangre, y al sostener la patena que se convertirá durante la celebración [de la Misa] en la patena del Cuerpo inmolado de Nuestro Señor Jesucristo. Por lo tanto, al consagrar la Eucaristía, se renovará sacramentalmente el sacrificio de la Cruz. Y vais a santificar las almas a través de vuestras manos, a través de todos los bienes de la Iglesia, por el bautismo, y por medio de la Santa Comunión.

Pero, queridos fieles, esta maravillosa unción de las manos del sacerdote fue cambiada  [truqué] por la Iglesia Conciliar hace 46 años. Pablo VI instituyó otras palabras, que no dicen nada de la consagración o santificación. Por ello nosotros protegemos celosamente el tesoro de estas oraciones de ordenación.

El segundo rito es el rito en el que se entrega al joven sacerdote el cáliz y la patena, con estas palabras muy claras: “. Recibe el poder de ofrecer sacrificio a Dios” Estas palabras no se encuentran en las otras partes de la ordenación. En ninguna parte. En este rito secundario, en última instancia se encuentra especificado lo que Ud. va a recibir con el sacerdocio.  “Recibe el poder de ofrecer sacrificio a Dios”, y continúa: “y para celebrar misas por los vivos y los difuntos,  en el nombre del Señor.” Para celebrar misas, esto es bastante claro, tanto por los vivos como por los difuntos.

No es sólo un sacrificio de alabanza por los vivos, sino también un sacrificio de expiación y propiciación por las almas del purgatorio, de las que ya no se habla en la Iglesia de hoy. Vuestro sacerdocio es un sacerdocio que tiene efectos para la eternidad, no sólo en la tierra sino también en el cielo psra que entren en él las almas del purgatorio, después de la liberación de estas almas.

Monseñor Lefebvre nos decía: “El sacerdote es un hombre de la eternidad, que vive no sólo en el tiempo, porque su sacerdocio tiene efectos eternos.”

Pero esta oración, una vez más, fue cambiada en el manipulado nuevo rito-la Iglesia en el nuevo rito de ordenación Conciliar, el obispo sí entrega el cáliz y la patena, con el vino y la hostia, diciendo simplemente: “Recibe los dones de los fieles, para ofrecérselos  a Dios.”  “Pero, ¿qué significa eso? ¿qué vosotros recibís  los dones de los fieles para ofrecerlos a Dios? ¿Eso es todo? No, nosotros no recibimos los dones de los fieles, recibimos el don de Dios, que es Nuestro Señor Jesucristo que se sacrificó en la cruz, para ofrecerlo de nuevo a Dios Padre. ¡Esta es la verdad! Obviamente, no podemos aceptar esta nuevo y manipulado rito de ordenación, que pone en duda la validez de numerosas ordenaciones [hechas] según el nuevo rito. [negritas de este blog]

Y, por último, la tercera parte, secundaria del hermoso rito, es cierto, sigue siendo importante, [trata] del poder de absolver pecados. El sacerdote [obispo] dice al ordenando, mientras él se echa sobre la casulla para significar que desde entonces estara capacitado para ejercer su sacerdocio y todas sus funciones sacerdotales: “Recibe el Espíritu Santo, a quienes perdones los pecados, les son perdonados; y a quienes se los retengas les quedarán retenidos” ¿Hay algo más hermoso que estas  hermosas palabras que Nuestro Señor dijo a los Apóstoles en la noche de Pascua? 

Para significar este poder, que los jóvenes sacerdotes ya han recibido por la silenciosa imposición de las manos y lo que precede, esto es verdad, se expresa de una manera explícita que el sacerdote tiene el poder de perdonar los pecados. Ud. dirá, pero sólo Dios puede perdonar los pecados. Exactamente- el sacerdote es el instrumento de Dios, Nuestro Señor Jesucristo, para el perdón de los pecados.

Pero, queridos fieles, esta oración, este rito de transmitir el poder de perdonar los pecados, simplemente se ha suprimido en el nuevo rito de la ordenación. Ya no se menciona. Por eso este nuevo rito de la ordenación no es católico. Por eso nosotros seguiremos, por supuesto, transmitiendo fielmente el sacerdocio real y válido por medio del rito tradicional de la ordenación sacerdotal.

 

(Fuente:  “Sermón de Mons Tissier de Mallerais le 29 juin 2016 à Ecône:? Qu’en est-il de la validité du nouveau rito d’ordenación” , La Porte Latine)

 

Una Iglesia que pueden promulgar para todos los fieles del rito romano un ritual de ordenación que es de dudosa validez, o, como en el caso de las ordenaciones de obispos, definitivamente inválido , sin duda no es la Iglesia Católica Romana, porque en este tema, la Iglesia es infalible por la asistencia especial del Espíritu Santo:

[A continuación un extracto del manual de teología citado  al final]

Afirmación. 3: la infalibilidad de la Iglesia se extiende a la disciplina general de la Iglesia Esta proposición es teológicamente cierta .
Por el término “disciplina general de la Iglesia” se entienden las leyes eclesiásticas aprobadas por la Iglesia universal para el culto y la vida cristiana [observe las palabras en cursiva: leyes eclesiásticas, aprobadas para la Iglesia universal]El dar leyes, no pertenece directamente al oficio de enseñar,  sino al oficio de regir; las leyes disciplinarias son sólo indirectamente un objeto de la infalibilidad, es decir, sólo por razón de la parte doctrinal implícita en ellos. Cuando los gobernantes de la Iglesia sancionan una ley, implícitamente hacen un doble juicio: 1. “Esta ley cuadra con la doctrina de la fe y la moral de la Iglesia”; es decir, que no impone nada que esté en desacuerdo con la fe en las sanas y buenas costumbres. Esto equivale a un decreto doctrinal . 2. “Esta ley, teniendo en cuenta todas las circunstancias, es oportuna.” Esto es algo perteneciente al juicio práctico .Aunque poner en entredicho la oportunidad de una ley, sería algo llamativo, sobre todo cuando la Iglesia impone algo o expresamente lo reafirma, sin embargo la Iglesia no tiene la pretensión de ser infalible al dar un decreto acerca en cuanto al juicio práctico. Porque a los gobernantes de la Iglesia nunca se les ha prometido que usarían del máximo grado de prudencia para la gestión de los asuntos. Pero la Iglesia es infalible en la emisión de un decreto doctrinal como se dijo  anteriormente – en una medida tal que nunca podría sancionar una ley universal que estuviera en contradicción con la fe o la moral o que por su propia naturaleza fuera conducente al mal  de las almas .

La Infalibilidad de la Iglesia en materia disciplinaria, cuando se entiende de esta manera, armoniza a la perfección con la mutabilidad de las leyes universales. Porque  una ley, aunque estuviera totalmente en consonancia con la verdad revelada, puede, cuando cambian las circunstancias, volverse menos oportuna o incluso inútil, por lo que la prudencia puede dictar su derogación o modificación.

Prueba:

1. Por la finalidad de la infalibilidad . Para que la Iglesia dotada de infalibilidad pueda salvaguardar la totalidad de la doctrina de Cristo y sea para todos los hombres una maestra digna de confianza en cuanto a la forma de vida cristiana. Pero si la Iglesia pudiera cometer un error cuando legisla para la disciplina general, ya no sería una fiel guardián de la doctrina revelada o una maestra digna de confianza en cuanto a la forma de vida cristiana. Ya no sería una fiel guardiana de la doctrina revelada, pues mandando una ley mala, a efectos prácticos, equivaldría a dar una definición errónea de la doctrina; todo el mundo, naturalmente, sacaría la conclusión de que lo que la Iglesia había mandado no estaba acorde con la sana doctrina. No sería maestra en cuanto a la forma de vida cristiana, porque con sus leyes podría inducir a la corrupción en la práctica de la vida religiosa.

2. Por la declaración oficial de la Iglesia : 

porque sera tachada  “al menos como errónea” la hipótesis “de que la Iglesia pueda establecer una disciplina que fuera peligrosa, dañina, y conducente a la superstición y al materialismo” [Papa Pío VI, Bull Auctorem Fidei , n error. 78; Denz. 1578 ].

Corolario

El axioma bien conocido, Lex orandi lex credendi est (la ley de la oración es la ley de la fe), es una aplicación especial de la doctrina de la infalibilidad de la Iglesia en cuestiones disciplinarias. Este axioma dice, en efecto, que las fórmulas de oración aprobadas para el uso público en la Iglesia universal no pueden contener errores contra la fe o la moral. Pero sería erróneo concluir de ello que todos los hechos históricos que se registran aquí y allá en las lecciones del Breviario romano, o todas las explicaciones de pasajes de las escrituras que se utilizan en las homilías del Breviario deben ser tomadas como verdad infalible. En lo que a los primeros se refiere, esos hechos particulares no son objeto de la infalibilidad ya que no tienen conexión necesaria con la revelación. En cuanto a lo último, la Iglesia manda su recitación no porque sean absolutamente verdaderas, sino debido a que son edificantes.

 

(Mons. Gerard van Noort, Teología Dogmática II: Iglesia de Cristo[Westminster, MD: La Newman Press, 1957], nn 91-92; cursiva dado; el subrayado es nuestro.).


Además de todo esto, el Consejo de Trento lanzó un anatema a la opinión de que la Iglesia puede actuar  mal en las ceremonias de sus misas: “Si alguno dijere, que las ceremonias, vestimentas y signos externos, de las que la Iglesia Católica hace uso en la celebración de misas, son incentivos a la impiedad, en lugar de un oficio de piedad; sea anatema “( Concilio de Trento, Sesión 22 , Canon VII).

La invalidez del nuevo rito de consagración episcopal, por lo tanto, es una de las pruebas definitivas por medio de la cual todos los católicos deben saber que la Iglesia del Vaticano II no es la Iglesia Católica Romana, por la sencilla razón de que esto no puede ser, como lo hemos  demostrado. Esta es pura teología católica.

Por el contrario, la teología de la Sociedad de San Pío X es un enorme lío confuso y desconcertante. Hemos demostrado esto muchas veces antes, y quizás en ningún lugar más resumidamente que  en este desafío:


Que todos los clérigos de la FSSPX y adherentes, finalmente, puedan llegar a darse cuenta de que si el “Papa” no es manifiestamente católico, entonces él no puede ser la cabeza de la Iglesia Católica, por la misma razón de que Jack no puede ser soltero,  si está casado.

Sí, realmente, esto es así de simple (lo siento, Michael Matt!).

 

Enlaces relacionados:

De Novus Ordo Watch 

5 thoughts on “MONS. TISSIER HABLA SOBRE LA INVALIDEZ DE LAS ÓRDENES CONCILIARES

  1. Esta bien claro, hay algo que no funciona, no cuadra – sin ser especialista se ve plenamente –

    “Bonum ex integro, macum ex quoconque defecto”

    – Para que algo merezca el adjetivo de bueno, hace falta que totalmente bueno; por tanto: para que sea malo es suficiente que tenga cualquier cosa mala – (Regla 333 sobre el discernimiento de los espíritus de los ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola).

    Sin embargo veo dos problemas adicionales:

    1) Por un lado la postura ambigua – como en mucho casos – de la FSSPX que genera incertidumbre y desconfianza; aunque queriendo ser ser exacta – igual ” no cuadra” -con la regla señalada – y queriendo ser bien intencionada en cuanto al ejercicio de la caridad para con “estos hermanos conciliares” no ha de lograrlo, porque a más de su naturaleza indicada que de suyo es un problema nos lleva a otra consideración:

    2) Se ha establecido en el NOM, por simple casualidad, o por coincidencia, por equivocación ingenua o por artera estrategia para confundir con un ingrediente “de verdad” – como todo lo emanado del Vaticano II o es sumado a lo anterior una manifiesta afrenta – por blasfema al manipular el rito – a lo establecido por nuestro Señor; en cuyo caso la “oportunidad” del ejercicio de la caridad viene a ponerse en serio entredicho… “no dar las perlas a los cerdos…”

    Lo mejor debe de ser el ejercicio de la Prudencia y discreción….

    ¡Santa María Reina de la Iglesia, ruega por nosotros!!!

    ¡Ven Jesús no tardes!!!

    Me gusta

  2. Ya no defendamos lo indefendible, hay inocentes y culpables pero hay una diferencia entré estos, unos saben su trabajo de destruir los otros por cómplices han perdido la FE, y la VERDADERA ESPERANZA, LA PARUSÍA SU SEGUNDA VENIDA , esperando una restauración, QUE DIOS TENGA MISERICORDIA Y CLEMENCIA DE LOS QUE NO ESPERAN SU VENIDA, como dice, San Ireneo en aquellos tiempos muchos serán engañados en una falsa ESPERANZA, y se manifestará a los que permanecieron fiel y pidieron por SU VENIDA.
    VEN PRONTO SEÑOR YA NO TARDES PREPARANOS PARA TU PRONTA VENIDA. O! MADRE DE DIOS , MADRE NUESTRA INTERCEDE POR NOS REDOBLA NUESTRAS FUERZAS PARA MANTENERNOS FIRMES EL LA MÁS GRANDE ESPERANZA.

    Me gusta

  3. UN ABRAZO EN CRISTO AL AUTOR DE ESTA PÁGINA Y QUE DIOS LA SANTÍSIMA TRINIDAD LO MANTENGA FIRME EN CRISTO REY DE REYES SEÑOR DE SEÑORES Y RECIBA TODAS LAS FUERZAS DEL ESPÍRITU SANTO PARA ROMPER CON TODAS LAS HEREJÍAS CON QUE EL ENEMIGO ENVENENA LOS CORAZONES, ÁNIMO AMIGO PIDAMOS JUNTOS TODA LA IGLESIA VEN PRONTO SEÑOR YA NO TARDES.

    Me gusta

  4. De siempre la Fraternidad a los sacerdotes venidos de la secta del novus ordo los ha ordenado subconditione.
    Ambiguos para decirlo públicamente pero no para hacerlo privadamente.
    Además cuando el falso obispo Lazo se unió a ellos nunca le dejaron ordenar por algo seria.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s