ALL POSTS

RESISTENCIA E INDEFECTIBILIDAD


 

image

[Por la longitud de este artículo de Mons. Sanborn, fundamental para la comprensión de la situación actual del campo “tradicionalista” y sus diferentes secciones, me he limitado a la traducción, por ahora, de la parte que se ofrece, seguida del enlace al artículo completo en francés editado de nuevo en nuestros días, ( aunque originalmente apareció en inglés en 1991). También pongo el enlace al documento completo en francés, en formato PDF. Sólo aclarar que el artículo no sólo ofrece el panorama actual del tradicionalismo, que sustancialmente es el mismo que en el año 1991, sino también apunta quizás como más probable la solución sedevacantista, aunque el autor, barriendo “pro domo sua”, parece dar más probabilidad a la solución “materialiter/formaliter”. Cosa en la que personalmente disiento.]

resistencia e indefectibilidad

 

  Descargar documento PDF Résistance el  Indéfectibilité 

Publicado el 18 abril de 2016 porÉtudes antimodernistes 

Mgr Donald J. Sanborn
Articulo  originalmente aparecido en la revista  Sacerdotium n°1, octubre 1991.
Traducción francesa hecha en  2016 par Etudes Antimodernistes.fr.

En la raíz de todos los conflictos está la pregunta : ¿Dónde está la Iglesia?
Hay que deplorar con amargura que quienes resisten  a los cambios del Vaticano II no puedan ponerse de acuerdo en todo. En efecto, aunque están de acuerdo en la necesidad fundamental de resistir las reformas del Vaticano II, sin embargo sólo se involucran en desgarrarse entre sí en otras cuestiones. De hecho, los “tradicionalistas” gastan casi toda su energía en luchar los unos contra los otros, pero no en la lucha contra los modernistas. Esta situación sin duda debe complacer al diablo, porque estas lucha intestinas debilitan sin medida  la resistencia al modernismo.

En el fondo de casi todos los conflictos está la cuestión de la Iglesia. ¿Dónde está la Iglesia?
¿Hay que identificar la fe católica con la religión del Novus Ordo? Esta pregunta es espinosa, porque si la respuesta es sí, o sea si la religión del Novus Ordo tiene la Fe Católica, entonces resistir a ella, significa ser cismático o herético.
Por el contrario, si la respuesta es negativa, entonces tenemos el problema de una Iglesia Católica sin jerarquía visible.

Por tanto, la línea divisoria fundamental entre los diversos campos de los “tradicionalistas” está en la cuestión de la Iglesia. Y puesto que el Papa es la cabeza visible de la Iglesia, esta controversia se manifiesta naturalmente en relación al  “papado” de Juan Pablo II.
La razón por la que  tantos  “tradicionalistas” lo miran como Papa, e incluso insisten en que él es el Papa, no es porque les guste especialmente su teología. Más bien es porque consideran que es de necesidad teológica identificar la religión Novus Ordo con la Iglesia Católica Romana. Lo ven como una necesidad debido a la indefectibilidad de la Iglesia, es decir, porque ella debe permanecer hasta el final del tiempo con una jerarquía visible. De esto, llegan a la conclusión de que herejes o no, Juan Pablo II y el colegio de los obispos del Novus Ordoˋ son la jerarquía de la Iglesia Católica, toda vez que han sido debidamente elegidos y designados, y son los sucesores en las sedes de sus predecesores católico. Negar esto, dicen, es negar la Iglesia. Rechazar esta jerarquía, dicen, supone ser cismático, ya que uno haciendo esto se desgaja de la jerarquía católica.
En el otro campo, sin embargo, la razón dada de la indefectibilidad de la Iglesia, dicta exactamente la conclusión opuesta. El Vaticano II es herético. Juan Pablo II es herético.Los obispos son herejes. Los nuevos sacramentos no son católicos, y en la mayoría de los casos son de dudosa validez o plenamente inválidos. Alegando la indefectibilidad de la Iglesia, por tanto, estos “tradicionalistas” dicen que es de necesidad teológica, pensar que  la religión del Novus Ordo no es la Fe Católica, y por lo tanto que la jerarquía del  Novus Ordo no es la jerarquía católica.
Esta amarga disensión, basada irónicamente en el mismo principio de la indefectibilidad, es resultado del hecho de que los papas y obispos que, en virtud de los  medios ordinarios de sucesión,  ocupan el lugar de los papas y obispos católicos pre- conciliares, han generado, por culpa del  Vaticano II y sus posteriores reformas, una religión que ya no se identifica con la fe católica de dos mil años.
La pregunta entonces es: ¿Qué quiere decir la indefectibilidad? ¿Se refiere a la fe? O bien se refiere a la la sucesión visible de los papas y de los obispos desde los Apóstoles?
La respuesta es que la indefectibilidad de la Iglesia Católica quiere decir ambas cosas a la vez, y olvidando cualquiera de ellas  sería un “error grave y pernicioso”, en palabras del Papa León XIII.
suite (click)

1 reply »

  1. El concepto de indefectibilidad al que se aferran los que navegan a ciegas, es un concepto en realidad corporativo: “nuestra indefectibilidad, en crítica y/o resistencia a un “mal papa”. Entonces se presentan cuestiones absolutamente increíbles, como esta petición temerosa y servil, de que Bergoglio tenga que condenar algunas interpretaciones que podrían surgir del mamotreto de los amores de Leticia. Eso es papismo temeroso y herético cien por ciento.

    Me gusta