ALL POSTS

LIBRO ENTREVISTA DE RATZINGER: “ÚLTIMAS CONVERSACIONES”


“ÚLTIMAS CONVERSACIONES” EL LIBRO-ENTREVISTA DE RATZINGER

 

 

“ÚLTIMAS CONVERSACIONES” EL LIBRO-ENTREVISTA DE RATZINGER

Mañana sale a la calle el libro-entrevista con Benedicto XVI “Últimas Conversaciones”, del periodista alemán Peter Seewald; el día de hoy ha habido adelantos en los periódicos BildCorriere Della SeraSüddeutsche Zeitung y L’Osservatore Romano.

Hay varios resúmenes en español basados en estos adelantos, en el periódico La Nación se refiere al caso del obispo Richard Williamson, que para 2009 todavía pertenecía a la FSSPX/SSPX y de quien, para el tiempo en que Benedicto XVI les levantó las excomuniones a él y a los otros tres obispos de esa fraternidad, fue transmitida una entrevista por la televisión sueca STV, en la que hacía unas afirmaciones reduccionistas del Holocausto judío. Ratzinger se defiende de las críticas por haber levantado la excomunión del sacerdote negacionista del Holocausto Richard Williamson en 2009, quien vivía en aquel momento en la Argentina. diciendo que él no había tenido la culpa, sino la comisión vaticana “Ecclesia Dei”, que no lo informó. “Considero que la culpa la tiene sólo esta comisión“.

De: Secretum Meum Mihi

RATZINGER: FRANCISCO ES EL HOMBRE DE LA REFORMA PRÁCTICA
Elisabetta Piqué

 

El gobierno práctico no es mi fuerte y esto es seguramente una debilidad. Pero no me veo como un fracasado.” Son palabras de Benedicto XVI, papa emérito, que en un libro-entrevista con el periodista alemán Peter Seewald, que saldrá a la venta hoy en Italia y en Alemania, rompe el silencio que se impuso desde su renuncia al trono de Pedro, el 11 de febrero de 2013, cuando decidió retirarse y vivir en un monasterio del Vaticano.

En “Benedicto XVI, últimas conversaciones“, Joseph Ratzinger, que desde entonces se hizo ver muy esporádicamente en público, se convierte en el primer pontífice que traza un balance de su propio pontificado y habla con gran normalidad de su sucesor.

Según extractos del libro publicados ayer en el Corriere della Sera, desde el primer momento de la elección del “papa” Francisco, el 13 de marzo de 2013, Benedicto estuvo “feliz”. “Mi sucesor no quiso la muceta roja. La cosa no me impactó en lo más mínimo. Lo que me impactó, en cambio, es que ya desde antes de la primera salida al balcón central (de la Basílica de San Pedro) hubiera querido llamarme por teléfono, pero no me encontró porque estaba justamente delante del televisor. El modo en el cual rezó por mí, el momento de recogimiento, después la cordialidad con la que saludó a las personas, a tal punto que la chispa se encendió, digamos, de inmediato“, indica.

Como les pasó a muchos, Benedicto XVI no se esperaba para nada la elección de Jorge Bergoglio . “Nadie se lo esperaba. Yo lo conocía, naturalmente, pero no pensé en él. En este sentido, fue una gran sorpresa. No pensé que estaba en el grupo restringido de candidatos. Cuando oí su nombre, al principio no estuve seguro. Pero cuando vi cómo hablaba, por un lado, con Dios, por el otro, con los hombres, me puse en serio contento. Y feliz“, agrega.

Al reconocer que no tiene dotes de administrador, Benedicto también destaca la capacidad en este sentido de su sucesor argentino. “Cada uno tiene su propio carisma. Francisco es el hombre de la reforma práctica. Fue mucho tiempo arzobispo, conoce el oficio, fue superior de los jesuitas y también tiene el carácter para poner mano a acciones de carácter organizativo. Yo sabía que éste no es mi punto fuerte“, admite. Y va más allá con la autocrítica: “Un punto débil es, quizá, la poca resolución en el gobierno y en la toma de decisiones. Aquí, en verdad, soy más profesor, alguien que reflexiona y medita sobre las cuestiones espirituales. El gobierno práctico no es mi fuerte y esto es ciertamente una debilidad. Pero no me veo como un fracasado“.

Al trazar un balance de su pontificado, no oculta que fue duro. “Durante ocho años desarrollé mi servicio. Hubo momentos difíciles, basta pensar, por ejemplo, el escándalo de la pedofilia y el caso Williamson o también el escándalo VatiLeaks; pero en general también fue un período en el cual muchas personas hallaron una nueva vía a la fe y ha habido un gran movimiento positivo“, asegura.

Como ya se había anticipado, también en este virtual testamento espiritual, también revela haber podido desbaratar ese “lobby gay”, formado por entre cuatro y cinco personas, que existía en el Vaticano. En junio de 2013 Francisco había creado gran revuelo en todo el mundo al hablar de dicho “lobby gay” vaticano, según había revelado el portal chileno Reflexión y Liberación. “Efectivamente me indicaron un grupo, que al mismo tiempo disolvimos. Estaba, de hecho, señalado en el informe de la comisión de tres cardenales que se podía identificar un grupo de cuatro, quizá cinco personas. Lo hemos disuelto. ¿Se formarán otros? No lo sé. En todo caso, en el Vaticano no abundan casos similares“, indica Ratzinger.

Niega, por otro lado, haber sufrido presiones o chantajes a la hora de su histórica decisión de dar un paso al costado. “No se trató de una retirada bajo la presión de los eventos o de una fuga por la incapacidad de enfrentarlos. Nadie intentó chantajearme. Nunca lo habría permitido. Si lo hubieran intentado, no me habría ido porque no hay que abandonar cuando se está bajo presión“, asegura.

Según Luigi Accattoli, vaticanista del Corriere della Sera, al margen de revelar detalles como que Benedicto adora las siestas, tiene un marcapasos desde 1997 y no ve del ojo izquierdo, el libro-entrevista en el que se confiesa llama la atención por la libertad con la que Ratzinger responde las preguntas de su entrevistador. Además, confirma la buena relación que tienen los dos papas. “Si hubiera habido siquiera una mínima dificultad -asegura-, ni el emérito, que cumplirá 90 años en abril próximo, se habría atrevido a proponer tal publicación, ni el sucesor, que cumplirá 80 años en diciembre, la habría autorizado.”

Fuente: La Nación

Visto en Católicos Alerta

 

Anuncios

Categorías:ALL POSTS

1 reply »

  1. En un largo escrito que le envie ayer, para no alargarme demasiado, le dije que me quedaba hablar del Vatileaks 2. Lo hago ahora mandandolo aqui como comentario, pero creo que sería mejor publicarlo aparte, por la importancia que tiene. En tus manos lo dejo, muchas gracias.

    El escándalo Vatileaks 2 favoreció solo a Bergoglio
    El escándalo “Vatileaks 2”, resultó ser de signo contrario al “Vatileaks 1”. Este último fue dirigido con la peor saña contra el Papa Benedicto XVI, hasta el punto de empujarle a la renuncia del papado (independientemente de que haya sido un factor real de dicha renuncia).
    En cambio el “Vatileaks 2” fue en sentido contrario, pues favoreció a Bergoglio.
    Si tanto los escritores que denunciantes estaban a favor del mismo, como los condenados por las supuestas filtraciones fueron elegidos por Bergoglio, y siguen estando a su favor, vemos que todo queda en casa. Todo esto huele a una gran jugada, para favorecer a Bergoglio y darle carta blanca para hacer todas las reformas que le venga en gana, sin que nadie, se atreva a rechistar lo mas mínimo. Esta operación que lo situa como victima y como salvador, lo rescata de su relativo fracaso en el Sinodo, tras el cual su imagen perdió puntos.
    La operación Vatileaks 2 le ha permitido recuperarse, lo que le ha permitido situarse en su máximo apogeo durante todo al año 2016 en curso.
    El escándalo Vatileaks 2, por el que fue arrestado el ex colaborador del papa en temas económicos Lucio Vallejo Balda acusado de filtrar documentos confidenciales sobre la comisión encargada por el Santo Padre encargada de revisar las cuentas del Vaticano, fortaleció, la imagen del Sumo Pontífice a solo unas antes horas de la aparición pública de los dos libros que anunciaban documentos reservados e incluso grabaciones secretas hechas a Bergoglio.
    Las susodichas filtraciones fueron recogidas en los libros “Via Crucis” de Gianluigi Nuzzi y “Avaricia”, de Emiliano Fittipaldi. En “Vía Crucis” Francisco reconoce que en el Vaticano “los gastos están fuera de control” y muestra sus reparos al proceso de contrataciones de la Santa Sede. Según Nuzzi, debido a la mala gestión de las finanzas vaticanas, se han registrado “pérdidas por diferencias en el inventario” y “agujeros” de hasta 700.000 euros en el balance del supermercado del Vaticano y de 300.000 euros en el de la farmacia vaticana.
    Tras la filtración de documentos confidenciales de su proceso de reforma a la estructura financiera del Vaticano, el propio Bergoglio pidió seguir adelante “con serenidad y determinación”. Tan sereno estaba que el secretario de la Conferencia Episcopal Italiana, Nuncio Galantino, quien se entrevistó con Bergoglio aseguró no haberlo visto “particularmente amargado” y afirmó que la fuga de documentos “no es una debacle de la Iglesia” sino “un momento bello”, en el que “están emergiendo las negatividades y fragilidades”. Una manera de pensar muy afín a la dialectica masónica.
    Ante tales hechos, luego de que fuera grabado sin su consentimiento en diversos diálogos, Bergoglio exclamó: “Si no sabemos guardar el dinero, que se ve; cómo vamos a guardar las almas de los fieles, que no se ven”. La infinita hipocresía de este hombre, queda puesta de manifiesto, como si a él le preocupara mucho las almas de los católicos, a las que no para de hacerles daño. Bergoglio habla como una serpiente.
    Bergoglio, hizo el siguiente comentario: «uno de los responsables me decía: “Pero vienen con la factura, y tenemos que pagar” Pues no, ¡no se paga! Si algo se hace sin presupuesto previo y sin autorización, no se paga ¡Claridad! Esto se hace en las empresas más modestas y tenemos que hacerlo también nosotros». Esto nos hace sospechar que Bergoglio pretende controlarlo todo ¿para manejarlo a su manera, con total arbitrariedad?
    Los dos libros se pusieron a la venta de manera coordinada y el Vaticano puso su mira en Vallejo Balda, ex secretario de la Prefectura para los Asuntos Económicos del Vaticano y Francesca Immacolata Chaouqui, experta en relaciones públicas, fueron sometidos a un proceso judicial en el propio Vaticano. Ambos formaron parte de una comisión instituida en 2013 por el entonces recién entronizado Bergoglio para asesorarlo en los cambios administrativos que necesitaba el Vaticano, aunque luego no fueron convocados para formar parte de la secretaría de asuntos económicos en la que el se designó al cardenal australiano George Pell.
    Chaouqui ha negado su participación en las filtraciones en el segundo interrogatorio al que fue convocada por las autoridades del Vaticano tras haber sido liberada de la carcel, manifestando: “Yo estoy muy bien. No tengo nada que ver con los hechos. Es el monseñor quien ha tratado de acusarme”. Se refería a Vallejo Balda, que permanece en una celda de seguridad dentro del cuartel general de la Gendarmería Vaticana, en el mismo lugar donde fue detenido en 2012 Paolo Gabriele, el “cuervo” responsable de las filtraciones que dieron origen al “Vatileaks 1” durante el pontificado de Benedicto XVI.
    El Nuncio Galantino subrayó algo que ha confirmado nuestras sospechas anteriores, pero para mas “INRI”, se hace desde el bando bergogliano y es que las supuestas filtraciones de documentos clasificados seguramente se deben a que alguien temía el proceso de renovación de Bergoglio, tras el Sínodo sobre la familia y desde entonces su triunfo ha sido imparable.
    Esta especie de autogolpe de estado para alcanzar mas prestigio, poder y control nos enseña de nuevo quien es Bergoglio y de lo que es capaz.
    Penthos 10-9-2016

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s