ALL POSTS

ASÍS : FESTIVAL HERÉTICO DE LA PAZ


El Espíritu de Asís no es el Espíritu Santo

assisi5-1

Otra vez ha sucedido: Por quinta vez desde 1986, las “grandes religiones del mundo” cayeron sobre   Asís, Italia, reunidas el 18-20, de septiembre de 2016, en la basílica de San Francisco y sus alrededores  para estar juntas y ofrecer tópicos sin fin  propios del Naturalismo  sobre el amor, el encuentro, el diálogo, el respeto mutuo y la dignidad humana – nada que no se pueda encontrar también en una tarjeta de felicitación de Hallmark -, todo ello como supuestas  “claves” para la paz. Ah, y por supuesto la oración. Desde luego no una oración ortodoxa al único Dios verdadero, sino cualquier tipo de elevación del alma a alguien sin relación con el Ser Divino, cada uno profesando sus propias creencias, preferencias e ideas.

Hay muchas fotos, artículos y vídeos del evento anticatólico disponibles. Se los compartimos  aquí:

Francisco  al llegar a Asís el 20 de septiembre, último día de la Reunión, pasó una hora entera saludando uno por uno a cada uno de los cerca de 500 participantes, entre ellos su amigo rabino favorito, Abraham Skorka . El video de este espectáculo se puede encontrar en la lista de los enlaces de arriba.

Aunque la Reunión  de tres días deduración, consistió en gran parte en mesas redondas sobre muchos temas, sobre todo en los dos primeros días, el “punto culminante” de todo esto fue la oración interreligiosa por la paz justo antes de que terminase el evento, así como la ceremonia de clausura con numerosos altavoces, la  iluminación de dos candelabros, y un buen número de niños recibiendo cada uno el “llamamiento a la paz” documento hecho en común y firmado  por  los diversos líderes religiosos.

El siguiente es un clip de vídeo de larga duración de ambas ceremonias en las que participaron Francisco:

Reunión ecuménica entre los  Novus Ordo y los protestantes, y ceremonia de clausura en la que estaban presentes los participantes de todas las religiones

 

En ella cada “religión”, sin distinciones, fue invitada a realizar su propio “ritual sagrado” en su propio servicio de oración:  “cristianos”, musulmanes, judíos, budistas, hindúes, sijs, “religiones tradicionales” (eufemismo para algunas “religiones” paganas como el  vuduismo), y así sucesivamente. Al igual que en las reuniones anteriores  de Asís, a  las diferentes religiones se les dio espacios separados alrededor del  convento franciscano  para ejecutar  sus sacrílegos ritos blasfemos idólatras.  Eso es una abominación ante Dios, ya prohibida en la Santa Escritura, “no adorarás a otro dios extraño “porque El Señor es”  un Dios celoso “(Ex 34:14) y “todos los dioses de los gentiles son demonios “(Salmo 95: 5). Pero la Palabra de Dios no se oyó entonces – se preferió  oír la palabra de los hombres.

El Nuevo Testamento es igualmente claro, por cierto: “Dios es espíritu; y los que le adoran, lo deben adorar en espíritu y en verdad “(Jn 4:24), dijo Nuestro Señor a la mujer junto al pozo. San Juan Evangelista, también conocido como el Apóstol de la Caridad, advirtió a sus queridos hijos espirituales de esta manera:

Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo. En esto se conoce que es el espíritu de Dios. Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios;  y todo espíritu que niega a  Jesús, no es de Dios; y este es el Anticristo, de quien habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo.  Vosotros hijitos sois de Dios. Porque el que está en vosotros es mayor que el que está en el mundo. Ellos son del mundo; por tanto hablan del mundo, y el mundo les  oye.

(1 Juan 4: 1-5)

Por desgracia, la advertencia contra los falsos profetas, que se encuentra en numerosos lugares en todo el Nuevo Testamento, ha caído en saco roto para la mayoría de las personas. Si un falso profeta tiene una gran sonrisa, dice algo a favor de los pobres y los que sufren, acaricia los bebés discapacitados, y los besa, la mayoría de la gente cae en éxtasis y no pueden imaginar cómo un hombre así  posiblemente podría ser malo. Es patético, pero hoy día  es la “fe” de la mayoría de la gente. Se han olvidado que el lobo se viste de piel de oveja, para no mostrarse como lobo (cf. Mt 7:15), al igual que el diablo se disfraza deángel de luz (2 Cor 11:14), no sea que la gente, dándose cuenta de que es el diablo, no se deje engañar. 

Basta con mirar a la Madre Teresa. La mujer era una apóstata pública que negó a Jesucristo y de burló del Evangeliopero todo el mundo piensa que fue una santa. Del mismo modo, no importa lo mucho que la gente esté convencida de que la Iglesia del Vaticano II es una secta demoníaca del infierno y no la Iglesia Católica, pero al más mínimo rumor de que ha habido un “milagro eucarístico” en el Novus Ordo, son tentados para acudir de nuevo a la religión modernista. Estas personas no han entendido las advertencias de nuestro Señor: “Entonces, si alguno os dijere: Aquí está el Cristo, o allí, no le creáis. Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán (si fuere posible) aun a los escogidos. Mirad que os lo digo  de antemano “(Mt 24: 23-25).

Las reuniones de oración entre religiones constituyen un terrorismo espiritual y son una clara negación de la fe católica. En 1928, el Papa Pío XI publicó una encíclica  condenando  los encuentros interreligiosos y ecuménicos, que son el sello distintivo de la religión del Vaticano II:

[Los textos doctrinales están en traducción automática del inglés  sin revisar. Los interesados pueden consultarlos en internet]

Nunca tal vez en el pasado hemos visto, como vemos en estos nuestros tiempos, las mentes de los hombres tan ocupados por el deseo tanto de fortalecimiento y de extender al bienestar común de la sociedad humana que relación fraternal que se une y nos une juntos, y que es una consecuencia de nuestro origen común y la naturaleza. Pues ya que las naciones no gozan todavía plenamente los frutos de la paz – de hecho más bien hacer viejos y nuevos desacuerdos en varios lugares prorrumpirán en la sedición y contienda civil – y puesto que por el contrario muchas controversias que afecten a la tranquilidad y la prosperidad de las naciones no puede ser asentado sin el concurso activo y la ayuda de aquellos que gobiernan los Estados y promover sus intereses, se entiende fácilmente, y tanto más cuanto que ninguno ahora disputa la unidad de la raza humana, ¿por qué muchas ganas de que las diversas naciones, inspirados por esta universales parentesco, diaria debe estar unido más de cerca el uno al otro.

Un objeto similar está dirigido a algunos, en aquellos asuntos que afecten a la nueva ley promulgada por Cristo nuestro Señor. Para ya que tienen por cierto que los hombres desprovistos de todo sentido religioso son muy raramente se encuentran, parecen haber fundado en la creencia de una esperanza de que las naciones, aunque difieren entre sí en ciertos asuntos religiosos, serán sin mucha dificultad llegado llegar a un acuerdo como hermanos en profesar ciertas doctrinas, que se forman como se tratara de una base común de la vida espiritual. Por lo cual convenciones, reuniones y direcciones con frecuencia se organizan por estas personas, por lo que están presentes un gran número de oyentes, y en el que todos, sin distinción están invitados a participar en la discusión, ambos infieles de todo tipo, y los cristianos, incluso aquellos que han caído por desgracia lejos de Cristo o que con obstinación y pertinacia negar su naturaleza y su misión divina. Ciertamente, estos intentos de ninguna manera pueden ser aprobadas por los católicos, fundada como están en la falsa opinión de que considera todas las religiones sean más o menos bueno y loable, ya que todos ellos de diferentes maneras manifiesto y significan ese sentido, que es innata en todos nosotros, y por lo que nos lleva a Dios y al reconocimiento obediente de su gobierno. No sólo son los que sustentan esta opinión, el error y el engañado, sino también en la distorsión de la idea de la verdadera religión lo rechazan, y poco a poco, se desvían al naturalismo y ateísmo, como se le llama; de donde se deduce claramente que aquel que apoya aquellos que sostienen estas teorías y tratar de llevarlas a cabo, está abandonando por completo la religión revelada por Dios.

(Pío XI, Encíclica Mortalium animos , nn. 1-2)

Nadie en el Vaticano a corto plazo va a dar punlicidad a está  encíclica. Pero ¿qué pasaría si a cualquiera de los que están bajo la ilusión de que “nada ha cambiado” desde el Vaticano II, le animamos a ir a su parroquia local del  Novus Ordo y le preguntamos si aceptaría pasar una copia de esta encíclica a cada feligrés en la próxima “misa”? …Buena suerte.

Pío XI, sin embargo, tiene algo  más que decir sobre este tema.  Lea cómo condena precisamente las mismas cosas que  Francisco y sus predecesores de triste memoria han estado haciendo:

[Texto traducido sin revisar]

Controversias, por lo tanto, dicen, y las diferencias de larga data de opinión que mantienen separe hasta el día de hoy los miembros de la familia cristiana, deben estar completamente a un lado, y de las doctrinas restantes una forma común de fe elaborados y propuestos para su creencia, y en la profesión de la cual todos no sólo puede saber, pero sentir que son hermanos. Las iglesias o comunidades múltiples, si unidos en una especie de federación universal, entonces estarían en condiciones de oponerse firmemente y con éxito el progreso de la irreligión. Esto, venerables hermanos, es lo que comúnmente se dice …. [Algunos] incluso ir tan lejos como para desear el mismo Pontífice debe presidir sobre la abigarrada, por así decirlo, asambleas. Pero, de todos modos, aunque muchos no católicos pueden encontrar que en voz alta predica la comunión fraterna en Cristo Jesús, sin embargo, se encuentra ninguno en absoluto a los que alguna vez se produce a someterse y obedecer al Vicario de Jesucristo, ya sea en su calidad de un maestro o como un gobernador. Mientras tanto, afirman que estarían dispuestos a tratar con la Iglesia de Roma, pero en igualdad de condiciones, que es de igual a igual con un igual: pero incluso si así podían actuar, no parece abierto a la duda de que cualquier pacto en el que podría entrar no obligarlos a apartarse de aquellas opiniones que siguen siendo la razón por la que yerran y se desvían del único rebaño de Cristo.

Siendo esto así, es evidente que la Sede Apostólica no en cualquiera de estas palabras puede participar en sus asambleas, ni es lícito todos modos católicos ya sea para apoyar o para trabajar para estas empresas; porque si lo hacen, estarán dando rostro a un cristianismo falso, totalmente ajena a la única Iglesia de Cristo. Sufriremos, lo que de hecho sería inicuo, la verdad, y la verdad revelada, que se hagan un sujeto para el compromiso? Porque aquí no es cuestión de la defensa de la verdad revelada …

(Pío XI,  Encíclica  Mortalium animos , nn. 7-8)

Aunque el contexto inmediato en el que el Papa Pio XI está hablando aquí es el de las asambleas ecuménicas entre las personas que profesan la fe en Jesucristo, esto no disminuye el argumento. Por el contrario, hace que sea más fuerte, ya que si no se permite hacer este tipo de cosas a  personas que reclaman para sí el nombre de cristianos, ¿cuánto menos admisible deben ser entonces entre personas de cualquier religión  o de ninguna? !

Lo que sucedió en Asís el 20 de septiembre de 2016, de ninguna manera va a  traer paz, sino la justa ira de Dios Todopoderoso, lo cual sólo puede significar más guerra, más  contiendas y más derramamiento de sangre. Las lamentaciones del profeta Jeremías son aplicables aquí: “Y curaron el mal de la hija de mi pueblo  diciendo: Paz, paz; y no hay paz” (Jeremías 6:14); “Esperábamos  paz, y no vino la paz: queríamos un tiempo para curar, pero vino un tiempo de angustia” (Jeremías 8:15).

La baba naturalista de  la reunión de Asís fue algo insoportable. Alcanzó su apogeo en la ceremonia de clausura. Allí se escucharon odas al naturalismo por boca de personas que no son y no quieren ser católicos, lo cual no tiene nada de  extraño. Pero el verdadero escándalo fue que salieran de la boca de quienes se llaman a sí mismos católicos y son reconocidos oficialmente por el mundo como tales, esta es la verdadera tragedia, un verdadero crimen espiritual. El delincuente cabecilla, por supuesto, fue el apóstata líder del mundo, Jorge Bergoglio, también conocido por su nombre artístico “Francisco”. Pero también hubo otros voceros  “católicos”, que expresaron perfectamente su propia  apostasía.

Por ejemplo, el mensaje del  “P.” Mauro Gambetti, custodio del Sacro Convento de Asís, contenía algunos elementos particularmente desagradables. Él dijo:

El mundo mejorará  si los que [están] aquí no buscan  la propia gloria, la que se refiere a sí mismos como mejores que otros, superiores a los demás por su propia religión, por su propio grupo o por su propia cultura. El que está ante mí siempre tiene algo mejor que lo que yo tengo, algo que no yo poseo.

Discurso de Mauro Gambetti en Asís , Comunidad de Sant’Egidio , Sep. 20, 2016)

Esta es una negación directa del Evangelio, de la unicidad de la Iglesia Católica, de los derechos de Cristo Rey, de la necesidad de la Iglesia para la salvación, y de prácticamente todo lo que es católico. Gambetti hace que Cristo sea igual a los demonios. Escupe sobre las palabras claras y divinamente inspiradas del Papa San Pedro: “Él [Jesucristo] es la piedra desechada por vosotros los constructores, que ha llegado a ser la piedra angular.  No hay salvación en ningún otro hombre. Porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, por el que podamos ser salvos “(Hechos 4: 11-12).

“Oh si, pero !las diferencias religiosas dividen a la gente!”, dice usted. Es asi. Por eso Nuestro Señor se llama a Sí mismo la piedra angular “la cabeza del ángulo de la bóveda “; es por eso que  el anciano Simeón profetizó que “éste ha sido puesto para caída y para levantamiento de muchos en Israel, y para señal de contradicción” (Lc 2,34); por eso nuestro Señor mismo declaró: “No penséis que he venido a traer paz a la tierra; no he venido a traer la paz, sino la espada” (Mt 10:34).

Tal es la naturaleza del Evangelio, que divide el mundo en dos campos, los creyentes y los no creyentes. “El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado” (Mc 16,16). El Evangelio será siempre un signo de contradicción; porque siempre va a separar el grano de la paja, las ovejas de las cabras (cf. Mt 13:30; 25: 32-33). Si a Francisco y a su banda no les gusta esto, por lo menos deberían tener la decencia de dejarse llamar a sí mismos católicos. “Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo os anunciara un evangelio distinto del que os hemos anunciado, sea anatema” (Gálatas 1: 8).

“Sed de Paz” fue el título de esta quinta reunión en Asís. A un mundo sediento de paz, el Vicario de Cristo – como Francisco dice ser – debería ofrecer el “agua viva” de Jesucristo (cf. Jn 4,10), la única que tiene el poder de traer la salvación y la verdadera paz al mundo. Sin embargo, no es sorprendente que Jesucristo fuese mencionado sólo  durante la parte ecuménica “cristiana” del evento, pero no durante la ceremonia de clausura, donde estaban los seguidores de todas las religiones y los de ninguna religión  (¡ incluso los ateos!).

Ahora bien ¿cuál es la respuesta verdadera? ¿Cuál es el camino de la la paz católica?

Puede ser difícil de creer para los que piensan que la Iglesia comenzó con el Vaticano II, pero en los últimos 2.000 años algunos verdaderos Papas han escrito sobre el tema de la paz. Han dicho que la verdadera enseñanza católica debe ser diametralmente opuesta al Naturalismo que profesa Francisco, lo cual  no sorprende a quienes  conocen al verdadero  Francisco y conocen  el catolicismo. Esto es lo que los verdaderos Papas han enseñado sobre la cuestión de la obtención de la paz verdadera y duradera:

[Sigue texto en traducción automática del inglés sin revisar]

En primer lugar, y lo más importante de todo, para la humanidad es la necesidad de la paz espiritual. No necesitamos una paz que limitarse a simples actos de cortesía externa o formal, sino una paz que penetrarán en las almas de los hombres y que unirá, sanar, y volver a abrir sus corazones para que el afecto mutuo que nace del amor fraternal. La paz de Cristo es la única paz responde a esta descripción: “. La paz de Dios gobierne en vuestros corazones” (Col. III, 15) Tampoco hay ninguna otra posible la paz que la que Cristo dio a sus discípulos (Juan xiv, 27 ) para el puesto que Él es Dios, Él “Percibe el corazón” (I Reyes xvi, 7) y en nuestros corazones su reino se establezca. Una vez más, Jesucristo está perfectamente justificado cuando Él llama a esto la paz del alma Su propia porque él fue el primero que dijo a los hombres, “todo lo que son hermanos.” (Mat. XXIII, 8) Dio también a nosotros, sellándolo con Su sangre propia de la vida, la ley del amor fraterno, de tolerancia mutua – “Este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros, como yo os he amado.” (Juan xv, 12) “Sobrellevad los unos las cargas de los otros; y cumplid así la ley de Cristo. “(Gálatas VI, 2)

De esto se deduce, como consecuencia inmediata, que la paz de Cristo sólo puede ser una paz de la justicia de acuerdo a las palabras del profeta “obra de la justicia será paz” (XXXII Isaías, 17) porque él es Dios “que la justicia juzgas. “(Salmo IX, 5) Pero la paz no consiste meramente en una justicia dura e inflexible. Debe quedar aceptable y fácil por estar compuesta casi por igual de la caridad y un sincero deseo de reconciliación. Tal paz fue adquirida por nosotros y el mundo entero por medio de Jesucristo, una paz que el Apóstol de la manera más expresiva encarna en la persona misma de Cristo mismo cuando se dirige a Él, “Él es nuestra paz”, pues fue él quien satisfacía la justicia divina por completo por su muerte en la cruz, destruyendo así en su propia carne todos los odios hacia los demás y hacer la paz y la reconciliación con Dios es posible para la humanidad. (Efesios ii, 14) Por lo tanto, el Apóstol contempla en la obra de la redención, que es una obra de justicia en uno y el mismo tiempo, una obra divina de la reconciliación y del amor. “Es verdad que Dios estaba en Cristo reconciliando el mundo a sí mismo.” (II Corintios v, 19) “Dios amó tanto al mundo, que dio a su Hijo unigénito.” (Juan iii, 16)

Tomás de Aquino, el Ángel de las Escuelas, también se descubrió en este hecho la misma fórmula y la esencia de nuestra creencia, pues escribe que una paz verdadera y duradera es más una cuestión de amor que de justicia. La razón de su declaración es que es la función de la justicia simplemente para acabar con los obstáculos a la paz, como por ejemplo, el daño hecho o el daño causado. Paz en sí misma, sin embargo, es un hecho y los resultados sólo de amor. (Suma Teológica, II-II, Q. 29 Art. 3, Ad. III)

De esta paz de Cristo, que habita en nuestros corazones y es, en efecto, el amor de Dios, podemos repetir lo que el Apóstol ha dicho del reino de Dios que también reglas por amor – “el reino de Cristo no es comida ni beber. “(Romanos XIV, 17) en otras palabras, la paz de Cristo no se nutre de las cosas de la tierra, sino en las del cielo. Tampoco podría también ser de otra manera, ya que es Jesucristo, que ha revelado al mundo la existencia de los valores espirituales y ha obtenido para ellos debido a su apreciación. Él ha dicho: “Porque ¿de qué le sirve al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma?” (Mat. XVI, 26) Él también nos enseñó una lección divina de valor y constancia cuando se dijo: “no temáis a los que matan el cuerpo, y no pueden matar el alma:. sino más bien al que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno.” (Mateo x, 28; Lucas xii, 14)

Esto no quiere decir que la paz de Cristo, que es la única paz verdadera, exige de nosotros que damos a todas sus posesiones mundanas. Por el contrario, todos los bienes terrenales se promete en tantas palabras de Cristo a los que buscan su paz: “. Buscad primero el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo vi. , 33; Lucas xii, 31)

Esta paz de Cristo, sin embargo, sobrepasa todo entendimiento humano – “la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento” (iv Filipenses, 7), y por esta misma razón domina las pasiones pecaminosas y hace males tales como la división, la lucha, y la discordia, que resultan únicamente de la voluntad sin restricciones por las posesiones terrenales, imposible. Si el deseo de posesiones mundanas se mantuvieron dentro de los límites y el lugar de honor en nuestros afectos dado a las cosas del espíritu, que el lugar, sin duda, que se merecen, la paz de Cristo seguiría inmediatamente, a la que se unió en un entorno natural y feliz unión, por decirlo así, un mayor respeto por el valor y la dignidad de la vida humana. La personalidad humana, también, se elevó a un nivel más alto, porque el hombre ha sido ennoblecida por la Sangre de Cristo y hecho familiares a Dios mismo por medio de la santidad y el vínculo de amor fraternal que nos une íntimamente con Cristo, por la oración y por la recepción de los Sacramentos, significa infaliblemente determinado para producir esta elevación y la participación en la vida de Dios, por el deseo de alcanzar la posesión eterna de la gloria y la felicidad de los cielos, que se extendió a todos por Dios como nuestro objetivo y recompensa final .

Ya hemos visto y llegado a la conclusión de que la causa principal de la confusión, inquietud, y los peligros que son tan prominente una característica de falsa paz es el debilitamiento de la fuerza vinculante de la ley y la falta de respeto a la autoridad, los efectos que siguen lógicamente a la negación de la verdad que la autoridad viene de Dios, el creador y dador de la ley universal.

El único remedio para tal estado de cosas es la paz de Cristo ya que la paz de Cristo es la paz de Dios, que no podría existir si no se ordena el respeto a la ley, el orden y los derechos de la autoridad. En la Sagrada Escritura leemos: “. Mis hijos, mantener la disciplina en paz” (Eclesiástico XLI, 17) “. Mucha paz tienen los que aman la ley, oh Señor” (Salmo Cxviii, 165): “El que teme el mandamiento, habitará en paz “(Proverbios xiii, 13) Jesucristo dice muy explícitamente:”.. Dad al César lo que es del César. “(Mateo xxii, 21) incluso reconoció que Pilato tenía la autoridad de lo alto (Juan xiv, 11) como se reconoció que los escribas y fariseos que, aunque indigno sentó en la silla de Moisés (Mat. xxiii, 2) no carecían de una autoridad similar. En José y María, Jesús respetó la autoridad natural de los padres y estaba sujeto a ellos para la mayor parte de su vida. (Lucas ii, 51) También enseñó, por la voz de Su Enviado, la misma doctrina importante: (Romanos XIII, 1; cf.: “Sométase toda persona sujeta a poderes superiores, porque no hay autoridad sino de parte de Dios.” también 1 Pedro ii, 13, 18)

Si nos detenemos a reflexionar por un momento que estos ideales y doctrinas de Jesucristo, por ejemplo, sus enseñanzas sobre la necesidad y el valor de la vida espiritual, en la dignidad y la santidad de la vida humana, sobre el deber de la obediencia, en la divina base de gobierno humano, en el carácter sacramental del matrimonio y por consecuencia la santidad de la vida familiar – si nos detenemos a reflexionar, repitámoslo, que estos ideales y doctrinas de Cristo (que son, de hecho, sino una parte del tesoro de la verdad que dejó a la humanidad) fueron confiada por él a su Iglesia y con ella a solas para su custodia, y que Él ha prometido que su ayuda nunca fallará ella en cualquier momento y por ella es la maestra infalible de sus doctrinas en cada siglo y antes de todo naciones, no hay nadie que no puede ver claramente lo que un papel de singular importancia la Iglesia Católica es capaz de jugar, e incluso llamados a asumir, en la prestación de un remedio para los males que afligen al mundo de hoy y en la conducción de la humanidad hacia una universales paz.

(Pío XI,  Ubi Arcano Dei , nn 33-41; el subrayado.. )

En la primera carta encíclica [ Ubi Arcano Dei ], que Abordamos al comienzo de Nuestro Pontificado a los Obispos de la Iglesia universal, nos hemos referido a las principales causas de las dificultades en las que la humanidad estaba trabajando. Y recordamos diciendo que estos males múltiples en el mundo se deben al hecho de que la mayoría de los hombres había empujado a Jesucristo y su santa ley de sus vidas; que éstos no tenían un lugar, ya sea en los asuntos privados o en la política, y hemos dicho, además, que el tiempo que los individuos y los estados se negaron a someterse a la regla de nuestro Salvador, no habría ninguna perspectiva muy esperanzador de una paz duradera entre las naciones. Los hombres deben buscar la paz de Cristo en el Reino de Cristo ; y que Prometimos hacer la medida de lo laico en nuestro poder. En el Reino de Cristo, es decir, nos parecía que la paz no puede ser restaurado con mayor eficacia ni fija sobre una base más firme que a través de la restauración del Imperio de Nuestro Señor. Nos llevaron en el ínterin para disfrutar de la esperanza de un futuro más brillante a la vista de un interés más generalizado y más aguda manifestada en Cristo y su Iglesia, la única fuente de salvación, una señal de que los hombres que anteriormente habían despreciado la regla de nuestro Redentor y se había exiliado a sí mismos de su reino se preparaban, e incluso acelerar, para volver al deber de obediencia.

(Pío XI, Encíclica Quas primas , n 1;. El subrayado es nuestro.)

… Nos dirigimos con afecto a todos nuestros niños y conjuramos en el nombre de Nuestro Señor Jesucristo de olvidar las diferencias mutuas y delitos y dibujar juntos en los vínculos de la caridad cristiana, de la que se excluyen ninguno y dentro de los cuales ninguno es desconocidos. Nos fervientemente exhortamos a todas las naciones, bajo la inspiración de la benevolencia cristiana, para establecer una paz verdadera entre sí y unirse en una alianza que se acaba y por lo tanto duradera. Y, por último, hacemos un llamamiento a todos los hombres ya todos los pueblos a participar en la mente y el corazón con la Iglesia Católica y por la Iglesia con Cristo el Redentor de la raza humana, de modo que podamos atender a ellos en verdad las palabras de St. Paul de los Efesios: “Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, están hechos cercanos por la sangre de Cristo. Porque él es nuestra paz, que de ambos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación. matando en ella las enemistades. Y viniendo predicó paz a vosotros que estabais lejos y paz a los que estaban cerca “[Ef. 2: 13ss].

(Papa Benedicto XV, Encíclica Pacem Dei munus , n. 19)

La razón por la cual sólo la paz de Cristo es la genuina y verdadera paz, y por qué no se puede obtener de ninguna otra manera sino mediante la sumision al dulce yugo de su ley y del Evangelio (cf. Mt 11:30), es porque la gracia divina es necesaria para ayudarnos en nuestra actual condición humana, para superar nuestros pecados, perfeccionar nuestra naturaleza, y hacernos virtuosos de manera que podamos sufrir con paciencia, perdonar a nuestros enemigos, y hacer el bien a los que nos odian. Los que profesan el Naturalismo como  Francisco y la patulea  de quienes aceptan  el  Vaticano II, sin embargo, no creen esto, porque niegan el pecado original [N. subrayado de este blog] y sus efectos y por lo tanto también su remedio divino. Ellos creen que es posible eliminar los conflictos y disputas entre  individuos y naciones por medios puramente naturales, dialogando, intercambiando abrazos, jugando al fútbol, plantando árboles, encendiendo  velas, tratando de ser una persona mejor – todo ello sin contar con la gracia de Dios Todopoderoso. Buscan la hermandad entre hombres naturalistas, una especie de “super-iglesia” que sea más universal que la Iglesia Católica, que pretende abarcar y unir a todas las personas, pero no en el Reino de Cristo, sino sólo en el reino del hombre. Sin embargo, Nuestro Señor fue muy claro: “La paz os dejo, mi paz os doy: no como el mundo la da,  yo os la doy a vosotros” (Jn 14,27).

¿Por qué, entonces, Francisco y sus seguidores buscan la paz “como la da el mundo”? Porque no tienen fe. Ellos no creen en el Evangelio.

Buscar la paz de la manera mundana no es nuevo, por supuesto. Fue también la posición de los franceses del movimiento  Sillon, condenado en 1910 por el Papa San Pío X en su carta apostólica Notre Charge Apostolique . La refutación de los errores de los Sillonistas es aplicable a nuestra propia situación,  como un documento que parece estar escrito específicamente para nuestro propio tiempo y condenar la Iglesia del Vaticano II:

Descargar en español la encíclica Notre Charge Apostolique]

[Siguen extractos de esta encíclica, sin revisar la traduccion]

No, Venerables Hermanos, debemos repetir con la mayor energía en estos tiempos de anarquía social e intelectual cuando todo el mundo toma a sí mismo para enseñar como profesor y legislador –  la ciudad no se puede construir de otra manera que como Dios lo ha construido; la sociedad no se puede configurar si la Iglesia no pone los cimientos y supervisa el trabajo; no, la civilización no es algo que aún no se ha encontrado, ni es la nueva ciudad que se construirá en nociones confusas; que ha estado en existencia y todavía lo es: es la civilización cristiana, es la Ciudad católica . Ha sólo para ser creado y restaurado continuamente contra los ataques incesantes de los soñadores locos, rebeldes y malhechores. OMNIA Instaurare in Christo [para restaurar todas las cosas en Cristo].

Lo mismo se aplica a la noción de fraternidad que se encontraban en el amor de interés común o, más allá de todas las filosofías y religiones, en la mera noción de la humanidad, incluyendo de este modo con un amor igual y la tolerancia a todos los seres humanos y sus miserias, ya sean intelectual, moral o físico y temporal. Pero la doctrina católica nos dice que  el primer deber de la caridad no consiste en la tolerancia de las ideas falsas, por sincera que sea, ni en la indiferencia teórica o práctica hacia los errores y vicios en las que vemos a nuestros hermanos hundió, pero en el celo por su mejoramiento intelectual y moral, así como por su bienestar material . La doctrina católica nos dice, además, que el amor al prójimo fluye de nuestro amor a Dios , que es Padre de todos, y la meta de toda la familia humana; y en Jesucristo, cuyos miembros somos, hasta el punto que en hacer el bien a los demás que estamos haciendo bien a Jesucristo mismo. Cualquier otro tipo de amor es pura ilusión, estéril y fugaz.

De hecho, tenemos la experiencia humana de la pagana y las sociedades seculares de los siglos pasados para mostrar que la preocupación por los intereses o afinidades comunes de la naturaleza pesan muy poco en contra de los deseos y pasiones salvajes del corazónNo, Venerables Hermanos,  no hay fraternidad genuina fuera de la caridad cristiana. A través del amor de Dios y su Hijo Jesucristo, nuestro Salvador, la caridad cristiana abraza a todos los hombres, consuela a todos, y lleva a todos a la misma fe y la misma felicidad celestial.

Al separar la fraternidad de la caridad cristiana, así entendida, la democracia, lejos de ser un progreso, significaría un paso hacia atrás desastroso para la civilización. Si, como nosotros deseamos de todo corazón, el pico más alto posible de bienestar para la sociedad y sus miembros debe ser alcanzado a través de fraternidad o, como también se le llama, la solidaridad universal,  todas las mentes debe estar unida en el conocimiento de la Verdad, todas las voluntades unidas en la moral, y todos los corazones en el amor de Dios y de su Hijo Jesucristo. Pero esta unión es alcanzable sólo por la caridad católica, y que es la razón por la caridad católica solo puede conducir a la gente en la marcha del progreso hacia la civilización ideal.

Hubo un tiempo en que el Sillon, como tal, era verdaderamente católica. Reconoció pero una fuerza moral – el catolicismo; y los Sillonistas solían proclamar que la democracia tendría que ser católico o no existiría en absoluto. Llegó un momento en que cambiaron de opinión. Dejaron a cada uno su religión o su filosofía. Ellos dejaron de llamarse a sí mismos católicos y, por la fórmula “democracia será católica” sustituyeron “La democracia no será anticatólico”, más de lo que va a ser anti-judía o anti-budista. Este fue el momento de la “Gran Sillon”.  Para la construcción de la ciudad futura que hizo un llamamiento a los trabajadores de todas las religiones y todas las sectas. Estos se les pidió una cosa: para compartir el mismo ideal social, a respetar todos los credos, y traen consigo una cierta oferta de fuerza moral.  Es cierto: declararon que “Los líderes de la Sillon depositan su fe religiosa por encima de todo. Pero, ¿pueden negar a otros el derecho de redactar su energía moral de donde se puede? En cambio, esperan que los demás respeten su derecho a dibujar su propia energía moral de la fe católica.  De acuerdo con ello piden a todos los que quieren cambiar la sociedad de hoy en la dirección de la Democracia, no oponerse entre sí a causa de la filosófica o religiosa convicciones que pueden separarlas, pero para marchar a la par, sin renunciar a sus convicciones , pero tratando de proporcionar sobre el terreno de las realidades prácticas, la prueba de la excelencia de sus convicciones personales. Tal vez una unión se efectúa en este motivo de emulación entre las almas la celebración de diferentes convicciones religiosas o filosóficas. “Y añadió que al mismo tiempo (pero ¿cómo podría lograrse esto?) Que” el Pequeño Católica Sillon será el alma de la Mayor Sillon cosmopolita “.

Aquí hemos, fundada por los católicos, una asociación interdenominacional que se va a trabajar para la reforma de la civilización, una empresa que es, sobre todo, de carácter religioso; para la  que no hay verdadera civilización sin civilización moral, y no hay verdadera civilización moral sin la verdadera religión : es una verdad probada, un hecho histórico ….

… Para los Sillonistas que, en conferencias públicas y en otros lugares, con orgullo proclaman su fe personal, desde luego no tienen la intención de silenciar a los demás ni tienen la intención de evitar que un protestante a que invocara el protestantismo y el escéptico de afirmar su escepticismo. Por último, ¿qué vamos a pensar en un católico que, al entrar en su grupo de estudio, deja su catolicismo fuera de la puerta para no alarmar a sus compañeros que, “soñando con la acción social desinteresado, no están dispuestos a hacerlo servir para el triunfo de intereses, tertulias e incluso condenas sean las que sean “? …

… Pero más extraño aún, alarmante y entristeciendo al mismo tiempo, son la audacia y la frivolidad de los hombres que se dicen católicos y el sueño de  la sociedad re-configuración en tales condiciones, y de establecer en la tierra, sobre y más allá de los límites de la Iglesia Católica , “el reino del amor y la justicia” con los trabajadores procedentes de todas partes, de todas las religiones y de ninguna religión, con o sin creencias, siempre que renuncien a lo que podría dividirlos – sus convicciones religiosas y filosóficas, y así siempre que compartan lo que les une – un “generoso idealismo y las fuerzas morales dibujan de donde puede” . Cuando consideramos las fuerzas, conocimientos y virtudes sobrenaturales que son necesarios para establecer la ciudad cristiana, y los sufrimientos de millones de mártires, y la luz dada por los Padres y Doctores de la Iglesia, y el auto-sacrificio de todos los héroes de la caridad, y una poderosa jerarquía ordenado en el cielo, y las corrientes de la gracia divina – la totalidad de haber sido construido, unidas entre sí, e impregnada por la vida y el espíritu de Jesucristo, la Sabiduría de Dios, el Verbo hecho hombre – cuando pensamos, digo, de todo esto, es aterradora para contemplar nuevos apóstoles con impaciencia que intentan hacer mejor por un intercambio común del idealismo vago y virtudes cívicas. ¿Qué van a producir?  Lo que está por venir de esta colaboración? Una mera construcción verbal y quimérica en la que veremos, brillando en un revoltijo, y en la confusión seductora, las palabras libertad, la justicia, la fraternidad, amor, igualdad y exultation humana, todo descansa sobre una dignidad humana mal entendida.  Será ser una agitación tumultuosa, estéril para el fin propuesto, pero que beneficiará a los explotadores menos utópicas de las personas. Sí, en verdad podemos decir que el Sillon, sus ojos fijos en una quimera, trae socialismo en su tren.

Tenemos miedo de que lo peor está por venir: el resultado final de esta promiscuidad en desarrollo, el beneficiario de esta acción social cosmopolita, sólo puede ser una democracia, que no será ni católica, ni protestante, ni judío. Será una religión (por Sillonism, por lo que los líderes han dicho, es una religión) más universal que la Iglesia Católica, que une a todos los hombres se vuelven hermanos y compañeros en el pasado en el “Reino de Dios”. – “Nosotros no trabajamos para la Iglesia, trabajamos para la humanidad.”

Y ahora, abrumados por la tristeza más profunda, nos preguntamos, Venerables Hermanos, ¿qué ha sido del Catolicismo de la Sede? ¡Ay! esta organización que anteriormente proporcionaba tales expectativas prometedoras, esta corriente límpida e impetuosa, se ha aprovechado en su curso por los enemigos modernos de la Iglesia, y ahora no es más que un desgraciado afluente  del gran movimiento de apostasía está organizada en todos los países de el establecimiento de una Iglesia Mundial que tendrá ni dogmas, ni jerarquía, ni la disciplina de la mente, ni acera de las pasiones , y que,  con el pretexto de la libertad y la dignidad humana , traería de vuelta al mundo (si tal una Iglesia pudo superar) el reino de la astucia y la fuerza de la legalización, y la opresión de los débiles, y de todos aquellos que trabajan y sufren.

Deseamos llamar su atención, venerables hermanos, a  esta distorsión del Evangelio  y al carácter sagrado de Nuestro Señor Jesucristo, Dios y el hombre, que prevalece dentro del Sillon y en otros lugares. Tan pronto como la cuestión social se está abordando,  está de moda en algunos sectores de poner primero a un lado la divinidad de Jesucristo, y luego mencionar sólo Su clemencia ilimitado, su compasión por todas las miserias humanas, y sus exhortaciones apremiantes para el amor de nuestro vecino ya la hermandad de los hombres . Es cierto que Jesús nos ha amado con un inmenso, infinito amor, y Él vino a la tierra para sufrir y morir para que, reunido a su alrededor en la justicia y el amor, motivados por los mismos sentimientos de caridad mutua, todos los hombres puedan vivir en paz y felicidad . Sin embargo, para la realización de esta felicidad temporal y eterna, Él ha establecido con autoridad suprema la condición de que  debemos pertenecer a su rebaño, que debemos aceptar su doctrina, que debemos practicar la virtud, y que hay que aceptar la enseñanza y la orientación de Pedro y sus sucesores. Además, mientras que Jesús era amable con los pecadores y de los extraviados, Él no respetó sus ideas falsas, por sincera que podrían haber aparecido. Él los amaba, pero él les dio instrucciones a fin de convertirlos y guardarlos.  Mientras que él llama a sí mismo con el fin de consolarlos, los que trabajó y sufrió, no fue a predicar a ellos los celos de una igualdad quimérica. Mientras Él levantó a los humildes, no fue para inculcar en ellos el sentimiento de una dignidad independiente y rebelde contra, el deber de obediencia. Mientras su corazón se llenó de ternura por las almas de buena voluntad, él también podría armarse de santa indignación contra los profanadores de la Casa de Dios, en contra de los desgraciados que escandalizaron a los más pequeños, en contra de las autoridades que aplastan al pueblo con la el peso de las cargas pesadas sin poner una mano para levantarlos. Él era tan fuerte como él era suave. Castigó, amenazado, castigado, a sabiendas, y nos enseña que el miedo es el principio de la sabiduría, y que a veces es adecuado para un hombre para cortar una extremidad infractor para salvar a su cuerpo. Por último,  no anunció para la sociedad futura del reino de una felicidad ideal sería expulsado sufrimiento; pero, por sus enseñanzas y por su ejemplo, trazó el camino de la felicidad que es posible en la tierra y de la felicidad perfecta en el cielo: el camino real de la Cruz . Estas son las enseñanzas que sería un error que sólo se aplican a la vida personal con el fin de ganar la salvación eterna; estos son eminentemente enseñanzas sociales, y que muestran en nuestro Señor Jesucristo, algo muy distinto de un humanitarismo inconsistente e impotente.

(Papa San Pío X,  Carta Apostólica  Notre Charge Apostolique ; el subrayado es nuestro).

Oh, ¡cuán diferente es esto del falso evangelio de Francisco!

Ahora escuchemos las palabras de Francisco en la mañana del 20 de septiembre, justamente antes de su viaje a Asís, según lo informado por Radio Vaticano:

“No hay dios de la guerra”. La guerra, la inhumanidad de una bomba que explota, matando e hiriendo a la gente, y cortando la ayuda humanitaria para que no pueda llegar a los niños, los ancianos, los enfermos, es únicamente el trabajo del  “maligno” que “quiere matar a todo el mundo “, dijo el Papa. Para ello, es necesario que todas las religiones  recen, incluso lloren por la paz – unidos en la convicción de que “Dios es un Dios de paz.”

“Papa: La guerra es una vergüenza, oraciones al ‘Dios de la paz’ en Asís” , News.va , Sep. 20, 2016)

Lástima que Francisco se niegue a reconocer al Príncipe de Paz (Isaías 9: 6) y sí al príncipe de “todas las creencias” como único remedio genuino. No, el diablo no tiene el objetivo, “al menos per se ”  de “matar a todos”, al menos no físicamente. El diablo busca la ruina eterna de las almas, no la destrucción física del cuerpo. Todos vamos a morir de todos modos, por lo que nuestra destrucción física está garantizada (cf. Heb 9:27). Es, de hecho, una sentencia divina en castigo por el pecado original: “Porque la paga del pecado es muerte” (Romanos 6:23; cf. Gen 2:17). Porque para el diablo no hay necesidad de acelerar nuestra desaparición física, al menos de los que están privados de la gracia santificante, porque cuanto más tiempo un alma impenitente esté en este mundo, más pecados cometerá, y si muere en esta impenitencia, sufrirá un castigo eterno aún más grave. No, el diablo está interesado en cosas mucho más altas que la destrucción solamente terrena: “Y no temáis a los que matan el cuerpo, y no pueden matar el alma: temed más bien a Aquél  que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno” ( Mt 10:28). Pero para alguien como Francisco que profesa el Naturalismo, que predica el “Evangelio del Hombre” , esto resulta del todo ininteligible. Para él, el mundo temporal es todo lo que hay y lo único que importa. Por eso sólo se preocupa por los comedores de beneficencia, no de la educación religiosa de los niños y jóvenes.

Así que no, no es necesario, como sostiene Francisco, “que  todas las religiones recen, incluso lloren  por la paz” – al contrario, sería necesario más bien que todas las almas  se sometan  al dulce yugo del Evangelio, para que la gracia pueda hacer que el alma venza  con la ayuda de Dios, el espíritu de enemistad, haciendo florecer el verdadero amor fraternal derramado en los corazones de todos. Esa sería la posición católica.

Una ocurrencia notable en Asís fue que Francisco denunció el paganismo  – No, por supuesto, el paganismo de los paganos que había invitado y que estaban alrededor de él mientras estaba hablando, sino,  como acostumbra hacer, tomando el  paganismo  como metáfora “de la indiferencia “Palabras de moda de este tipo son la especialidad de Francisco, ya que hacen grandes titulares de la prensa y, al ser espectacularmente  vagas, no  transmiten nada concreto y a las que es difícil que les afecte una evaluación teológica rigurosa. Este es el mismo Francisco, que ha denunciado metafóricamente todo tipo de idolatría bajo el sol – la idolatría del dinero , de las ideas , de la inmanencia , etc. – excepto la idolatría de, ya saben,  los idólatras reales, como los hindúes y otros paganos. No, cuando se trata de ese tipo de idolatría, Francisco cambia la melodía. Entonces llama a la idolatría   “el encuentro con Dios de diferentes maneras” . Es la doble vara de medir y la blasfemia más repugnante.

assisi5-6

Paganos  rezando  por la “paz” (sin Cristo) en Asís

Como el P. Michael Muller, hace tiempo dejó claro:

Es impío decir, ‘Yo respeto todas las religiones.” Esto es tanto como decir: Yo respeto el diablo tanto como a Dios, el vicio tanto como la virtud, la mentira tanto como la verdad, la falta de honradez tanto como la honestidad, el infierno tanto como el cielo “( fuente ). Hay que respetar a las personas , pero no sus falsas religiones. Nuestro deber es predicarles a Jesucristo, que dijo: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida. Nadie viene al Padre, sino por mí “(Jn 14, 6). Sólo Él es el camino de la salvación, y solamente su verdadera Iglesia Católica es el arca en la que todos deben entrar si quieren salvarse: la Fe nos manda creer que fuera de la Iglesia Católica Apostólica Romana nadie puede salvarse, ya  que es la única arca de salvación, y que quienquiera que no entre en ella,  se perderá en las aguas del diluvio “(Papa Pío IX, Alocución singulari Quadam ). Para todos es evidente que no hay nadie en el Vaticano que crea en esto, y que todos están de acuerdo en esto con Francisco. 

En 1861, el cardenal Henry Edward Manning dio varias conferencias en las que predijo que la persecución contra los cristianos de la Iglesia se iniciaría con gente cada vez más indiferente a la verdad en materia religiosa. Su Eminencia dijo textualmente:

El primer signo o marca de esta persecución venidera es una indiferencia a la verdad. Así como hay calma chicha antes de una tempestad, y como las aguas de una cascada entonces  parecen un cristal,  antes de un brote de persecución hay un tiempo de tranquilidad. La primera señal es la indiferencia. La señal que augura con más seguridad que cualquier otra, una persecución futura es una especie de indiferencia desdeñosa a la verdad o falsedad. La antigua Roma en el esplendor de su fuerza y de su poder adoptó toda religión falsa de todas sus naciones conquistadas, y ofreció a cada una de ellas  un templo dentro de sus muros. Fue un soberano e indiferente menosprecio a todas las supersticiones de la tierra. Se las protegió, para que cada nación tuviera su propia superstición, porque las supersticiones eran como un tranquilizante, para gobernar y de mantener en sujeción, a las personas que se sometían, a cambio de  la construcción de un templo dentro de sus muros. De igual manera vemos que  las naciones del mundo cristiano en estos días adoptan  progresivamente  todas las formas de contradicción religiosa – es decir, dándoles completa libertad y, como se dice ahora, una tolerancia perfecta; sin distinguir la verdad de la falsedad entre una u otra religión, pero dejando que  todas las formas de religión funcionen a su manera.

(Cardenal Henry Edward Manning, La crisis actual de la Santa Sede Probado por la Profecía , Ponencia IV. [Londres: Quemaduras y Lambert, 1861], pp 69-70)

¿No es esto exactamente lo que tenemos hoy? ¿No es esto exactamente lo que el Concilio Vaticano II quiso como el ideal para cada nación católica por medio de su enseñanza falsa y condenando previamente la libertad religiosa ? En una u otra forma, todos los errores y blasfemias de la secta modernista se pueden remontar a ese concilio  abominable, convocado por Juan XXIII y ratificado por Pablo VI , quien  consagró, por así decirlo, el diálogo interreligioso y el ecumenismo .

Por cierto, el profeta Elías, tuvo también un encuentro interreligioso con 850 sacerdotes paganos, pero no lo hizo al modo del Vaticano II. En lugar de unirse en oración y declarando que es más lo que nos une que lo que nos separa, Elias quiso hacer una competición: Él desafió a los sacerdotes paganos a que pidieran a sus falsos dioses que hicieran caer fuego del cielo para consumir el sacrificio que habían preparado, y él a su vez haría lo mismo; con esto el pueblo de Israel vería Quien era el Dios  verdadero. La historia se cuenta en el libro 3 Reyes 18: 19-39 (o 1 Reyes 18: 19-39 en algunas Biblias), y vale la pena leerla.

assisi5-3

Un rabino judío busca la paz fuera del Príncipe de la Paz

Después de que el espíritu de Asís y del dios de las sorpresas, Francisco ha descubierto un nuevo “ser divino”: el “dios de la paz” que supuestamente es adorado por la gente de todas las religiones . De hecho, un dogma que parecía compartirse por todos los participantes en el evento fue la idea de que toda “religión auténtica” – sin distinguir  entre las religiones verdaderas y las falsas – es necesariamente pacífica , ya que se encuentra en la naturaleza de la religión como tal  promover la paz. Pero ¿es verdad esto? ¿Existe una religión como tal que sea intrínsecamente pacífica y promueva la paz? No, por supuesto. Es una tesis que se limita a afirmar gratuitamente y hacer que todos la suscriban, porque es políticamente correcta. Simplemente suena bien el afirmar que toda religión es pacífica y que si alguna no se opone a la violencia y a la guerra, no es una verdadera religión. Simplemente por el mero hecho de alegar que la que no lo hace así, no es verdadera religión. Esto simplemente oscurece el hecho de suma importancia de que sólo puede haber una religión verdadera, y que todas las demás  son necesariamente falsas.

¿No lo creen Uds. así? Después de traer a un participante hindú que elogió a Francisco como el “guardián de la conciencia moral del mundo”, agregando que él da este mensaje a toda la humanidad” ( fuente ); proclamó  su indiferentismo: “… el mensaje central de todas las religiones es el mismo … respetamos y aceptamos todas las religiones como verdaderas  y como iguales.”

En esencia, esta es también la posición de Francisco . Para él, como para cualquier modernista, todas las religiones son más o menos buenas y loables; y esto es algo que demostró de manera inequívoca en su vídeo de enero de 2016 “El vídeo del Papa” . Decir que todas las religiones son verdaderas no sólo es falso, sino que es absurdo – es como decir que, así como 1 más 1 es igual a 2, también es igual a 3, o a 48, o a 119. Por absurdo que sea, es, sin embargo, el principio central modernista,  y por eso Francisco se sintió contento con la afirmación de su amigo hindú.

En su encíclica contra el modernismo, el Papa San Pío X expone los errores teológicos subyacentes a la apostasía modernista:

De hecho, los modernistas no niegan, pero en realidad mantienen, algunos confusamente, otros francamente, que todas las religiones son verdaderas. Que no pueden pensar de otra manera es obvia. Por lo que en la tierra, de acuerdo con sus teorías, podría ser predicado falsedad de cualquier religión. Ciertamente, ya sea a causa de la falsedad del sentido religioso o por cuenta de la falsedad de la fórmula pronunciada. Ahora bien, el sentido religioso, aunque tal vez más perfecto o menos perfecto, es siempre uno y el mismo; y la fórmula intelectual, con el fin de ser verdad, tiene que responder al sentido religioso y al creyente, cualquiera que sea la capacidad intelectual de este último. En el conflicto entre las diferentes religiones, lo más que pueden  mantener los modernistas es que la Católica tiene más verdad porque es más viva, y que merece con más razón el nombre de cristianos, porque corresponde más a fondo con los orígenes del cristianismo. Nadie va a encontrar que no es razonable que estas consecuencias se derivan de las premisas. Pero lo que es más sorprendente es que hay católicos y sacerdotes, que, detestan tales enormidades, y sin embargo, actúan como si fueran totalmente aprobadas por ellos. Prodigando tales elogios y otorgando  tanto honor público sobre los que profesan estos errores, transmiten  la idea de que su admiración no está destinado únicamente a  las personas, que quizás no están desprovistos de un cierto mérito, sino al bien de los errores que estas personas profesan abiertamente y que hacen todo lo posible para propagarlos. 

(Papa San Pío X, Encíclica Pascendi Dominici Gregis , n. 14)

Durante su discurso en el encuentro ecuménico   “cristiano” de oración  – un encuentro en el que, por cierto,  no se mencionó a Jesucristo ni una sola vez – Francisco lanzó una migaja a los críticos conservadores: “No fue sincretismo o relativismo, más bien hemos orado de juntos los unos  por los otros “, dijo. Eso es todo – eso es suficiente. Francisco dijo  que no fue ni relativismo ni sincretismo.  ¿Fue así? No exactamente, sino se  vio obligado a pronunciar esta exención de responsabilidad en una sola frase, poniéndola en esta negación plausible; y sus apologistas ya tienen la garantía de que lo pueden tragar.  Es la línea de  Jimmy Akin y Tim para exonerar a Francisco de la acusación de herejía. Pero esto es sólo humo y espejuelos, algo así como si un adúltero dijera que sus relaciones ilícitas no son adulterio, pero en realidad  seguiría siendo un adúltero, por lo que Francisco, a pesar de sus protestas verbales, sigue siendo un modernista, sigue profesando el Naturalismo, y sigue siendo un indiferentista. 

Aunque lo que sucedió en Asís puede escapar, técnicamente, del cargo de sincretismo, dada la inexistencia de ceremonias de diferentes religiones mezcladas entre sí (excepto, tal vez, en la ceremonia  “cristiana” no-ecuménica), sin embargo, el relativismo se hizo evidente a lo largo del evento, y durante la mayor parte de él, fue clara la herejía del indiferentismo.[N. Negritas del blog que justifican el título del post]

Un rápido vistazo a una instrucción del Santo Oficio bajo el Papa Pío XII contra el ecumenismo es suficiente para mostrar lo que piensa la Iglesia de las conversaciones entre religiones mezcladas como lo que vimos en Asís:

[Los obispos ] también estarán en guardia, no sea quevcon el pretexto falso de que se debe prestar atención a los puntos en los que estamos de acuerdo más que a aquellos en los que nos diferenciamos, se fomente  un indiferentismo peligroso, especialmente entre las personas cuya formación en teología no es profunda y cuya práctica de fe no es muy fuerte. Debe tenerse cuidado no sea que, que el llamado espíritu de  “conciliación” de hoy en día, a través del estudio comparativo y el vano deseo de un enfoque progresivamente más cercano  entre las distintas profesiones de fe, la doctrina católica – ya sea en sus dogmas o en las verdades que están conectads con ellos – tenga que adaptarse a las doctrinas de las sectas disidentes, y la pureza de la doctrina católica se deteriore, o se oscurezca su sentido autentico y cierto.

(Santo Oficio,  Instrucción  De Motione Oecumenica , n. II)

Pero,  Francisco ni  siquiera negó que la reunión de oración en Asís promueva el indiferentismo – él sólo negó que no promueve el relativismo y el sincretismo. como el compañero Sly.

En 1864, el Papa Pío IX publicó la encíclica Quanta Curaa la que se adjuntó su famoso Syllabus, que contenía 80  proposiciones condenadas, entre las  que encontramos las siguientes bajo el título de “indiferentismo,  latitudorismo”:

15. Todo hombre es libre para abrazar y profesar la religión que, guiado por la luz de la razón, tiene como verdadera …

16. El hombre puede, en la observancia de cualquier religión, encontrar el camino de la salvación eterna, y llegar a la salvación eterna …

17. Hay que esperar la salvación eterna de todos los que no están en la verdadera Iglesia de Cristo …

18. El protestantismo no es más que otra forma de la misma verdadera religión cristiana, en la que hay una forma de agradar a Dios igual que en la Iglesia Católica ….

(Papa Pío IX, Syllabus , nn. 15-18)

Francisco ha respaldado todas estas tesis condenadas – a veces más, a veces menos abiertamente. Nuestra página sobre Francisco  da todas las pruebas.

Más adelante, en el mismo discurso, Francisco llamó a la paz “un hilo de esperanza que une la tierra al cielo”. Con un lenguaje tan florido, Francisco ha entretenido a las masas desde su elección en 2013. Una cuasi-poesía como esta es perfecta para él, ya que no requiere ningún conocimiento teológico, no tiene contenido sustancial, y es una incógnita en cuanto a lo que se entiende exactamente por ella . Al mismo tiempo, los medios de comunicación la ensalzan  al convertirla en un gran título. Así que es realmente es un ganar sí o sí para la causa del Novus Ordo.

Sólo por esta vez, sin embargo, vamos a diseccionar el lema florido de Francisco y ver si puede resistir el análisis. El tipo de paz que promovio y buscó esta reunión de Asís claramente no era la paz que sólo Jesucristo puede dar, porque todas las religiones e incluso los de ninguna religión la pretenden conseguir de cualquier manera que consideren oportuna, de acuerdo con su  “sagrada” conciencia . En otras palabras, era una paz naturalista, la paz ” que da el mundo” (Jn 14,27), no la paz sobrenatural que sólo Cristo puede dar. Así que a  esta paz-sin-Cristo Francisco la  llama un “hilo de esperanza que une la tierra con el cielo.” Pero incluso si fuera cierto que pudiera alcanzarse esta “paz”, exactamente ¿cómo podría unir a la tierra con el cielo? ¿Qué paz naturalista en la tierra tiene algo que ver con el cielo? ¿En qué sentido habría una “unidad” entre el cielo y la tierra? Y ¿de qué cielo estamos hablando? ¿El cielo cristiano de la visión beatífica?¿El cielo musulmán con 70 vírgenes y con fornicación perpetua? ¿El Nirvana budista? ¿La idea del ateo de ser para siempre e irrevocablemente aniquilado? ¿Es justamente esto de lo que estamos hablando?

Del mismo modo, debemos preguntarnos: ¿Qué se entiende por “esperanza”? En el catolicismo, la esperanza es una virtud teologal , que nos dispone a desear y esperar, con la ayuda de la gracia de Dios, fundados en su bondad infinita y en sus promesas. alcanzar la visión beatífica. Dígame por favor, ¿Qué tiene que ver la “paz” naturalista promovida por Bergoglio,  con el unir supuestamente el cielo y la tierra? ¿Qué se puede esperar si no la salvación eterna, junto a la cual cualquier otro logro palidece en comparación y se vuelve totalmente irrelevante? Existe verdadera esperanza sólo en la religión católica, no en cualquier otra. La virtud teologal de la esperanza católica es el verdadera hilo que une el cielo y la tierra. La falsa paz de Bergoglio únicamente puede unir la tierra con el infierno. [N. del blog]

Como se puede ver, tan pronto como se empieza la disección de las metáforas floridas de Francisco, utilizando la teología católica y el sentido común, caen enteramente al suelo. Son nada más que aire caliente – y eso es malo para el medio ambiente, como le gusta recordarnos en otras ocasiones.

assisi5-2

Le encanta hacer llamaradas …

En su último discurso , dirigido a todos los participantes en el evento de Asís, Francisco dijo: “Hemos orado a Dios, pidiéndole que conceda la paz al mundo. Reconocemos la necesidad de orar constantemente por la paz, porque la oración protege el mundo y lo ilumina. El nombre de Dios es Paz.  “Tenga en cuenta que Francisco estaba hablando a un grupo de personas compuesto por representantes de todas las grandes religiones, incluyendo budistas, que no creen en un Dios personal en absoluto, así como sijs, sintoístas, hindúes, y quién sabe qué más. Todo esto no le importa a Francisco. Para él, “hemos pedido a Dios.” – y que esta oración  sea a la criatura o al Creador, es algo irrelevante para Bergoglio, para él es la oración  en cuanto tal – la que “protege al mundo y lo ilumina”. ¡Esta es una blasfemia asombrosa!

No debería ser una sorpresa, sin embargo, que el hombre que ha afirmado explícitamente que “no hay un Dios católico” crea en un súper-dios común a todas las religiones, adorado por todas las religiones, el  multi-religioso “dios de paz”. No, Sr. Bergoglio! Jesucristo es el Príncipe de la Paz, sólo Él es Rey, y cualquier otro “dios” es el diablo!

JP2-asís

El evento que inició todo: el primer encuentro de Asís de “San”Juan Pablo II en 1986

Andrea Riccardi, fundador de la  “católica” Comunidad de San Egidio, que patrocinó el evento, también hizo un discurso durante la ceremonia de clausura. Los pocos valientes que puedan  leer el texto completo  lo tienen aquí , pero baste decir que hubo más de lo mismo: la basura naturalista a la que Francisco es tan aficionado. Riccardi habló de las religiones, en general, como  “fuentes de esperanza para aquellos que tienen sed de paz”; afirmó que “cada comunidad religiosa que reza puede liberar energías para la paz”; animó a la gente a “vivir por” la paz; expresó su convicción de que las falsas religiones pueden dar al mundo  “un pueblo de constructores de paz”; y declaró descaradamente que ” nada se pierde con el diálogo. ¡Todo es posible con la paz! “

Esto es naturalismo.

Una vez más, no se hace distinción entre religión verdadera y falsa religión, entre Dios y el diablo, entre lo que Dios ha revelado y lo que el diablo ha hecho psra engañar a las almas. Riccardi lo que dijo es una ofensa de naturaleza odiosa a la Majestad divina, una vez más, Dios y el diablo fueron puestos al mismo nivel. Sin embargo, es lógico pensar que sólo hay una religión que puede ser verdaderamente de Dios – todas las  demás necesariamente deben haber sido creados por el diablo. Pero el trabajo del diablo es obviamente incapaz de generar o alcanzar la paz; se puede generar una falsa sensación de paz, tal vez, pero no la verdadera paz. Jesucristo es el “Príncipe de Paz” (Is 9: 6); Satanás es el “príncipe de este mundo” que “ninguna cosa tiene” que sea de Cristo (Jn 14:30).

Nuestro querido Señor Jesús no fue en absoluto mencionado por Riccardi en su discurso de cierre. No, nuestro Divino Salvador había sido empujado a un segundo plano, porque para estas personas Él es una distracción que interfiere con  su programa hecho por hombres de paz a través del diálogo en lugar de ser un programa del Dios de la paz a través del sometimiento, con la ayuda de la gracia divina, a Jesucristo. Estas personas realmente piensan que saben mejor que Dios mismo cómo alcanzar la paz auténtica y duradera. ¡La blasfemia es asombrosa! Por eso, el que “no se pierde nada con el diálogo”, ¿lo oye Riccardi? es falsoLas almas se pierden debido a la sustitución de la evangelización por el diálogo. Pueden haber vivido toda una vida en paz, pero la eternidad infernal que les espera es un poco más larga. La gente puede morir en una guerra y todavía salvar sus almas – esto es totalmente posible. Pero nadie al que falta a la fe cuando muere, dado que  nunca fue evangelizado, puede ser admitido a la gloria celestial: “Pues sin fe es imposible agradar a Dios” (Hebreos 11: 6); “… El que no creyere, será condenado” (Mc 16,16).

En este punto, la apostasía es tan avanzada y está tan claramente a la  vista que incluso un somero vistazo a las páginas del Nuevo Testamento es suficiente para ver la contradicción entre la religión católica y la extraña nueva religión del Vaticano II. Incluso otra afirmación de Riccardi, de que “todo  es posible con la paz”, es errónea también. Más bien, “… todas las cosas son posibles para Dios” (Mc 10:27). La paz no va a salvar una sola alma. Sólo la gracia de Dios puede hacer eso. ¿Qué Dios? El verdadero Dios, obviamente. Por lo tanto, es la evangelización, no el diálogo, la que es de suma importancia.

Pero el hombre se ha puesto desde hace mucho tiempo en el lugar de Dios. Cada vez que Francisco reza el Padre Nuestro, y pronuncia: “venga tu reino, hágase tu voluntad …”  ¿realmente está buscando el reino de Dios? ¿De verdad  quiere que  la voluntad de Dios sea hecha “en la tierra como en el Cielo”? ¡Lejos de eso! En lugar de ello, trabaja incesantemente para establecer un reino del hombre, una “nueva humanidad” ajena al Evangelio donde el hombre, no Dios, se pone en el centro .

En 1900, el Papa León XIII lamentó: “El mundo ha escuchado hablar lo suficiente de los llamados ‘derechos del hombre’. Permitan que se oiga algo de los derechos de Dios “( Encíclica Tametsi , n. 13). Su sucesor San Pío X observó: “… ésta según el apóstol [S. Pablo] es la marca distintiva del Anticristo, [que] el hombre con una temeridad infinita se pone en el lugar de Dios, levantándose contra todo lo que se llama Dios … “( Encíclica E Supremi , n. 5).

En contraste con el naturalismo de la secta del Vaticano II, la auténtica posición católica es “restaurar todas las cosas en Cristo” (Ef 1:10; Ap 21: 5), como el Papa San Pío X prescribe, a lo que  el apóstata Francisco dice estar firmemente dedicado (!). Pero restaurar todas las cosas en Cristo, según el Santo Pontífice explica,  no es más que “llevar a los hombres de nuevo a la sumisión a Dios” ( Encíclica E Supremi , n. 8). Francisco se ha convertido en líder que quita  a Dios para poner el hombre, por así decirlo, porque Dios para él no tiene ninguna utilidad, aparte de la de estar obligado a  perdonar nuestros pecados y conceder nuestras peticiones. De hecho, esto es el anticristo.

Vamos a cerrar este largo artículo con las palabras divinamente inspiradas de San Pablo Apóstol:

No llevéis el yugo con los infieles. Porque ¿qué tiene que ver la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión hay de  la luz con las tinieblas?  ¿Y qué concordia entre Cristo y  Belial? ¿O qué parte hay entre el fiel y el infiel?  ¿Y qué concierto hay entre el templo de Dios y los ídolos? Pero vosotros sois  sous el templo del Dios vivo; como Dios dijo: habitaré en ellos, y caminaré  entre ellos; y yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. Por lo cual, salid de en medio de ellos, y apartaos de ellos, dice el Señor, y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré; y seré para vosotros un Padre; y vosotros seréis mis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso.

(2 Corintios 6: 14-18)

” ¡Vaya triunfalismo! La Sagrada Escritura es claramente anterior al Vaticano II.

Todo el mundo, debe orar a la Virgen de Fátima, la Reina de la Paz, en reparación de la última abominación de Asís cometida por Francisco y su cuadrilla de forajidos anticatólicos ecuménico-interreligiosos. El confortamiento y consuelo del amor redentor de Dios puede sustituir a su justa ira contra nosotros y llevar a todos los hombres a la luz y a  la verdad del Evangelio, en donde solamente puede florecer la santidad de la verdad y la paz de Cristo, que es la única paz verdadera que puede llenar los corazones de los hombres y lograr la restauración de todas las cosas en Cristo.

“Y el mismo Dios de paz os santifique en todo; que todo vuestro espíritu, alma y cuerpo, se conserven  sin mancha hasta la venida de nuestro Señor Jesucristo “(1 Tes 5:23).

DeNovus Ordo Watch

7 replies »

  1. El primer encuentro lo hicieron en el vaticano, con el reyezuelo de Edimburgo, y todas las jerarquías de todas las religiones presentes con Juan Pablo 2, celebraron entre todos el quitar eso molesto para esa maligna corona-ramera, que es sacar a qiuien dijo de sí mismo: Yo Soy el camino y la Verdad y la vida. san Juan XIV. y luego siguio el visible, llamado el gran escándalo masónico de Asis, que repiten cada año porque esto es: el culto del anti-cristo masonico.
    La oración de la Paz es a la Iglesia pervertida, con sus cultos, que acompañan, a los lobos que conducen y ciegos guían a otros ciegos, lo que la gran invocación al diablo y a sus demonios, llamada, la oración de los lucis trust-y share internacional , base para una nueva religión mundial, luciferina.
    No es cualquier fecha del año tampoco, por un lado un culto demoníaco, hace sacrificios a personas y animales, como si el Señor no hubiese venido, y por el otro, esta obra para engañar si fuera posible a todos, lo cual no lo es.
    No hay que participar, cuando la ramera de babilonia y su culto de paz y seguridad, se quede sin rating, deberá darse cuenta eso tan simple, y claro que dicen los santos Evangelios,de la Nueva eterna y definiva alianza de DIOS, del Señor nadie, se burla y el Santo Espíritu de Dios, que procede del Padre y de su Divino Hijo, que es de la Verdad, nunca estará presente donde hay engaños y mentiras, como esto llamado “el culto mundial de las bestias y maligna ramera de babilonia, en funciones”.
    Lo que necesitan es promocionarlo masivamente para que las personas los sigan y no descubran el engaño diabólico de la sinagoga de satana, y se ve en sus caras, que nada de esto, trae Bendición, ni, felicidad.
    Como dijo una de las falsas profetas de la teosofía luciferina, nosotros no queremos imponer el hinduísmo o budismo, lo que queremos es aniquilar el Cristianismo, que no haya más Memoria ni de su Nombre ni de su persona tal como en secreto repiten los amantes de fabulas rabinicas masonicas, y cabalisticas, “ocultos” como lo hacen desde hace dos mil años.Por eso lo llaman y.e.s.h.u, no más memoria del Señor.ni de su persona ni de la santa Teología, al cual tratan de mago, de balam, que esta en el infierno con Mahoma y Tito, y de cuanto les diga su padre de la cabala . DIOS, para ellos está en el infierno.
    Y que otra cosa pueden decir las sectas ¿cuyo padre es el diablo? san Juan VIII.
    Además se jactan con “el once” (su dios, abalon apolion, el destructor. Apocalipsis IX, 11) porque consideran que gracias a ellos, y a su infame inflitrado judas iscariote, le quitaron la posiblidad de tener al Señor doce apóstoles, cuando queda perfectamente claro cuales son los doce fundamentos de la Jerusalem Celestial.que se completan con los dos testamentos. Mitos y fabulas judaicas, de las cuales nos advirtió, san Pablo. II Tesal. II
    Ahí se entiende mejor el por qué no hay Paz, en este mundo, porque el único que da verdadera Paz es el Señor.y la da como, no la da, el mundo.
    Gracias a la Iglesia Fiel Al Señor., y a su Palabra.

    Me gusta

  2. Son las palabras del exorcista Gabriele Amorth, fallecido el pasado 19 de septiembre, en una entrevista en el programa Cuarto Milenio que contó con la presencia de Paloma Gómez Borrero.Gracias España. Son los ojos y felicidad de un Padre, justo y santo.

    Me gusta

  3. Tal cual lo que dice Aquilifer, y agrego ¿porque el padre Amorth no le enrostraba los errores del vaticano dos a woytila? sencilamente porque él también estaba en alineado a ellos.

    Me gusta

  4. Desde luego, totalmente de acuerdo con Aquilifer y Bip.
    El P. Amorth, perteneció a la herética, apóstata y anticrística secta conciliar.
    No entiendo tampoco el comentario de María.
    La confusión continúa y crece.
    No hay nada bueno que venga de esa contra-iglesia de satanás, salvo los pobres incautos que continúan dentro, porque no se han dado cuenta; los que todavía creen que esa es la Iglesia Católica.

    Me gusta

  5. Aquilifer, tiene razón. No se la causa, pero es cierto Lo dejé al video, porque es una entrevista agradable. Creo que fue un sacerdote muy fiel al Señor. y muy querido, porque la historia de los padres exorcistas, luego del vaticano 2, no fue facil, ni eran recibidos, ni les daban lo necesario, les habían quitado hasta Oraciones. Supongo que es un grupo especial, y quedaron además sus libros y entrevistas. La obra de la vida de un sacerdote Fiel al Señor hasta el fin de sus días, permanece. El Padre Luigi Villa tambien lo cita, cuando habla de ese vaticano que les tocó ver, estudiar y darnos el último aviso.
    Este mundo premia a falsos teólogos ( ciencia de demonios) que trabajan por el culto mundial del anticristo como . el sr. Hans Küng. La ramera de Babilonia en funciones, es asi

    Por eso es muy importante escuchar las últimas palabras El testimonio del padre Gabriele Amorth ultima entrevista Sep. 2016.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s