ALL POSTS

MISTERIO DE INIQUIDAD: CONCLUSIÓN GENERAL


Cuando el cónclave termina, un cardenal anuncia una “gran alegría” al pueblo: “¡Habemus papam!”. Desde la muerte de Pío XII, una pregunta atormenta muchas conciencias: ¿Habemus papam?

Nuestro Señor no podría de ninguna manera permitir la apostasía general sin previamente haber dejado todos los argumentos para discernirla y para mantenerse alejado de ella. Igualmente, la “cuestión del papa” debería ser ya reglada previamente, por el papado mismo, inspirado y regido por el Espíritu Santo.

LA INVALIDEZ DE LOS CÓNCLAVES

La CLAVE para comprender la crisis actual de la Iglesia romana, es LA INVALIDEZ DE LOS CÓNCLAVES. Los hombres arribados al poder desde la muerte de Pío XII habían abandonado la fe antes de los cónclaves. Su elevación al pontificado fue por consecuencia inválida. Esta constatación tiene por fundamentos:

  1. la constitución apostólica Cum ex apostolatus de Paulo IV, fechada el 15 de febrero de 1559, retomada quince veces en el código de derecho canónico de 1917, y especialmente en el canon 188;
  2. la exclusión de los francmasones de los oficios eclesiásticos en el canon 2336;
  3. la rectitud doctrinal exigida de los obispos y cardenales (cánones 232, 343,y 1406);

la noción de “irregularidad”, que excluye a los no católicos del sacerdocio, del episcopado y del soberano pontificado: cánones 985 y 991, más la alocución del 5 de octubre de 1957 del papa Pío XII.No siendo papas, ellos podrían desviar de la fe y arrastrar a los fieles en sus errores, lo que no ocurriría “en ningún tiempo” (Inocencio III: carta Apostolicae Sedis primates, noviembre 12 de 1199) si ellos hubieran sido verdaderos sucesores de Pedro. El conciliábulo de Vaticano II – que en principio hubiera debido ser un concilio ecuménico infalible – pudo equivocarse y se equivoca efectivamente, porque le faltaba el elemento constitutivo obligatorio: el papa (cf. S. Tomás: Suma teológica, suplemento de la IIIa parte, q. 25, a.1 y Vaticano I: Pastor aeternus, prólogo).Quién ha desviado de la fe no es en absoluto papable, conforme a la Santa Escritura (Mateo XVI, 15) y a la Tradición (Santos Cipriano, Agustín, Tomás de Aquino, etc.). A mayor abundamiento, la cláusula de catolicidad ha sido definida ex cathedra por un pontífice romano (Paulo IV, 1559), lo que la hace “irreformable por ella misma, y no en virtud del consentimiento de la Iglesia” (Vaticano I: Pastor aeternus, c. 4). Por añadidura, el texto de Paulo IV ha sido retomado explícitamente en el Codex iuris canonici de 1917. Y el reglamento que rige los cónclaves redactado por Pío XII en 1945 estipula bien que la elección debe ser “hecha según el derecho canónico” para ser válida. En una palabra: ¡no se es papa más que “bajo la condición que la elección haya sido legítima” (canon 109)!

LA “ABOMINACIÓN DE LA DESOLACIÓN EN EL LUGAR SANTO”

¿Por qué querer alejar a todo precio a los no católicos del clero y, sobre todo, del soberano pontificado? Es el papa Paulo IV quién da la respuesta:

“Ante la situación actual tan grave y tan peligrosa, es necesario que no se le pueda reprochar al pontífice romano desviar de la fe. Él es sobre la tierra el Vicario de Dios y de Nuestro Señor Jesucristo; tiene la plenitud de la autoridad sobre las naciones y los reinos; es el juez universal y no puede ser juzgado por nadie aquí abajo. Por otra parte, más es grande el peligro, más debe la vigilancia ser entera y atenta, para que los falsos profetas (…) no puedan (…) arrastrar con ellos a la perdición y a la ruina de la condenación a los innumerables pueblos confiados a su cuidado” lo que sería “la abominación de la desolación en el lugar santo” anunciada por el profeta Daniel” (Cum ex apostolatus, § 1).

Se puede entender por “abominación de la desolación”, explica San Jerónimo, “el dogma perverso. Cuando lo hayamos visto establecido en el lugar santo, es decir en la Iglesia, y presentarse como Dios, deberemos huir de la villa hacia las montañas”, es decir retirarnos de esta pseudo Iglesia herética (San Jerónimo, in: Lección de maitines del breviario romano, domingo 24 después de Pentecostés). ¿Y cómo el dogma podría ser pervertido en gran escala al punto de contaminar la Iglesia (casi) toda? Evidentemente por un hereje elegido (falso) papa, en violación de las leyes divina y eclesiástica. Según Pablo IV, la instalación de un no católico sobre la cátedra de Pedro constituye “la abominación de la desolación”, anunciada por el profeta Daniel y también por Nuestro Señor mismo (Mateo XXIV, 15). Esta interpretación de las Santas Escrituras hecha por Paulo IV concuerda con la enseñanza del Padre y Doctor de la Iglesia San Bernardo. San Bernardo, hablando del falso papa marrano “Anacleto II”, se lamenta amargamente: La abominación está en el lugar santo (San Bernardo: Carta 1124 a Hildebert, el arzobispo de Tours).¿Cómo reconocer a un falso papa? La historia eclesiástica nos enseña que hubo nueve falsos papas caídos en la herejía, mientras que no existe estrictamente ningún papa que desviara de la fe. De dónde una regla de discernimiento muy simple y práctica: un hombre que profesa errores en la fe es con toda seguridad un impostor. Si un tal falso profeta tiene éxito en hacerse elegir (inválidamente) por un cónclave, deviene un ídolo abominable. Que se haga adorar por los ingenuos y tenemos realizada “la abominación de la desolación en el lugar santo”. Lamentablemente para nosotros, este escenario de pesadilla se ha hecho realidad después de la muerte de Pío XII: “Allí donde fue instituida la sede del bienaventurado Pedro y la cátedra de la Verdad (…) allí ellos han puesto el trono de la abominación de su impiedad” (León XIII: Exorcismo contra Satán y los ángeles apóstatas, 1884).

¡Que estos usurpadores, una vez elegidos (inválidamente), difundan sus herejías desde lo alto de la cátedra de Pedro y he aquí que nace “la Iglesia herética” predicha por San Cesáreo de Arles para el fin de los tiempos! Esta “Iglesia hereje”, dice San Cesáreo, eclipsará a la verdadera Iglesia.

¿Cómo distinguir la verdadera Iglesia de la Iglesia herética? Con el fin de no confundir la verdadera Iglesia con su (sus) falsificación (es), es necesario meditar con atención el Catecismo romano. He aquí lo que dice el catecismo de Trento, que es el catecismo oficial de la Iglesia Romana, que no podría equivocarse, ni confundirnos:

“El Espíritu Santo que preside a la Iglesia no la gobierna sino por el ministerio de los apóstoles. Pues es a ellos que el Espíritu Santo ha sido dado primeramente; y ha permanecido siempre desde entonces en la Iglesia por un efecto de la caridad infinita de Dios por ella. De suerte que tanto como es imposible que esta Iglesia, que es gobernada por el Espíritu Santo, pueda errar, ni en la fe ni en la regla de las costumbres, es necesario también que todas las otras sociedades que USURPAN el nombre de Iglesia, siendo conducidas por el espíritu del demonio, estén sumergidas en muy perniciosos errores, sea para la doctrina, sea para las costumbres” (Catecismo romano, rúbrica “explicación del símbolo de los apóstoles”, en la sección “Credo in… sanctam Ecclesiam catholicam”).

Según el catecismo de Trento, la verdadera Iglesia está gobernada por el Espíritu Santo, mientras que las sectas son inspiradas por el demonio. Apliquemos entonces las reglas del “discernimiento de los espíritus” Ha sido mostrado en el capítulo 4.4 que los dirigentes conciliares han suprimido todos los exorcismos y plegarias contra las fuerzas infernales. Cuestión de discernimiento de los espíritus: ¿es el Espíritu Santo o el espíritu de las tinieblas el que ha inspirado tales reformas? Ratzinger ha prohibido a cualquiera recitar los exorcismos de León XIII. ¿Qué espíritu anima entonces a la Iglesia conciliar? Los francmasones luciferinos rinden culto a Satán, llamándolo “Dios del universo”. ¡Ahora bien, la nueva misa, fabricada por un francmasón (Bugnini), consta justamente con una plegaria dirigida al “Dios del universo”! Cuestión de buen sentido: ¿la Iglesia conciliar es la Iglesia de Dios o la “sinagoga de Satán? (Apocalipsis II, 9)

Prosigamos nuestra investigación basada en el Catecismo romano. Según ese catecismo, las sectas distintas de la Iglesia católica caen en errores concernientes a la fe o las costumbres. Visto que los conciliares enseñan innumerables errores, esto indica infaliblemente ¡que ellos ciertamente no forman parte de la Iglesia católica! La Iglesia conciliar es una de las sectas que “USURPAN el nombre de Iglesia” (Catecismo romano). Los jefes de esta secta son USURPADORES.

A riesgo de caer en truismo, señalamos no obstante una verdad simple: ¡UN APÓSTATA NO PUEDE SER PAPA! Durante los tres primeros siglos, se contabilizan once millones de mártires de las catacumbas, de los cuales dos millones y medio en Roma (cifra calculada por el padre J. Gaume: Histoire des catacombes de Rome, París, 1848, p. 590-591). Ellos han preferido morir antes que sacrificar a los ídolos. Los “lapsos” (aquéllos que habían “fracasado”) eran considerados como apóstatas y, si eran clérigos, se los consideraba como caídos de su cargo y reducido al estado laico. Ahora bien, Wojtyla ha sacrificado a los ídolos voluntariamente, sin ser obligado por el miedo a la tortura o a la muerte: Es por esto que no puede ser papa. ¡Once millones de mártires dan testimonio por su sangre!

Una vida de hombre no bastaría para recopilar las innumerables blasfemias y herejías proferidas por la secta conciliar, sea por el (pseudo) cura de campaña, por el (sedicente) obispo del lugar, o por el heresiarca supremo de Roma, que, gracias a su experiencia adquirida en tanto que antiguo ACTOR DE TEATRO, juega perfectamente su rol de “lobo DISFRAZADO de oveja” (Mateo VII, 15).

Brevemente: ¡ANATHEMA SIT! Wojtyla es anatema, tanto como los nestorianos. Los nestorianos han sido anatematizados por haber negado que María sea la madre de Dios. Ahora bien, según Wojtyla, se puede negar que María sea la madre de Dios, conservando la fe. Según él, aquéllos “que han impugnado las fórmulas de Éfeso y de Calcedonia” son no obstante “testigos de la fe cristiana” (encíclica Ut unum sint, mayo 25 de 1995, § 62). Wojtyla tiene la misma creencia que los nestorianos: “Nosotros tenemos la misma fe venida de los apóstoles” (ibídem).

En 431, cuando Nestorio, obispo de Constantinopla, sostuvo desde su cátedra que María no era la madre de Dios, un laico muy valiente, se puso de pie en pleno sermón y pronunció una sola palabra: “¡Anatema!” (Dom Guéranger: El año litúrgico, febrero 9).

Que Wojtyla sea anatema, es decir suprimido de la comunión de la Iglesia católica, es muy fácil de demostrar. Acuerda a los nestorianos el título de “testigos de la fe cristiana” y rehúsa reiterar la condenación de los errores de Nestorio. Ahora bien, ¿qué pasa con todos los que no quieren condenar a Nestorio? Es el V concilio ecuménico que va a dar la respuesta a esta cuestión crucial. El V concilio ecuménico (Constantinopla II, 8a sesión, junio 2 de 553, canon II) estatuye esto: “Si alguno no anatematiza a Arrio, Eunomio, Macedonio, Apolinario, Nestorio, Eutiques y Orígenes así como sus escritos impíos, y a todos los otros herejes condenados y anatematizados por la Santa Iglesia Católica y Apostólica y los cuatro santos concilios sobredichos, así como a todos aquéllos que han tenido o tienen opiniones semejantes a las de los herejes mencionados y que han persistido hasta la muerte en su propia impiedad, que un tal hombre sea anatema” Y en el canon 14, el mismo concilio estatuye: “En el caso que alguien dispusiera transmitir, enseñar o escribir lo que es en oposición a las declaraciones que nosotros hemos formulado, si es obispo o inscripto en el clero, dado que actuaría de manera incompatible con el estado sacerdotal y eclesiástico, será privado del episcopado o de la clericatura”.

Según el código de derecho canónico (canon 2257), el término “anatema” es sinónimo de “excomunión solemne”. Wojtyla rehúsa anatematizar a Nestorio y los nestorianos; luego, él mismo es anatema, luego excomulgado, luego está fuera de la Iglesia, luego privado del episcopado (sin hablar del soberano pontificado, que jamás ha poseído desde el comienzo).

Ahorramos a nuestros lectores una lista exhaustiva de las decenas de anatemas en que han incurrido los jefes de la secta conciliar por herejías, crímenes y sacrilegios diversos. No hay más que buscar en las selecciones de textos de los pontífices romanos y los concilios católicos (ver nuestra bibliografía al final del libro). El anatema más adecuado es sin duda el llamado “Contra falsam synodum” (¡“contra el conciliábulo”!), que se encuentra en la selección jurídica de San Yves de Chartres (Decreti, cuarta parte, c. 198): “Nos guardamos inviolablemente todas las tradiciones eclesiásticas, sea escritas, sea no escritas. Por esto, si alguno viola toda la Tradición eclesiástica, sea escrita, sea no escrita, que sea anatema”. Este anatema, por su alcance general, recapitula mejor el “falso sínodo” de Vaticano II y todas las reformas postconciliares. Roncalli, Montini, Luciani y sobre todo Wojtyla, han, en efecto, establecido un RECORD HISTÓRICO, acumulando una cantidad hasta ahora nunca vista en la historia de la Iglesia de enormidades, de blasfemias, de traiciones, de atentados y de injurias contra la Santa Iglesia.

¡Fenómeno asombroso!

¡Que encuentren una oposición tan blandengue de parte de los católicos es otro fenómeno pasmoso. El nervio de guerra de los malvados, es la blandura de los buenos, como decía el añorado papa San Pío X! (2)

 APOLOGÍA DE LA IGLESIA ROMANA

† “Profesión de fe de Nicea-Constantinopla: “Credo… Et unam, sanctam, catholicam et apostolicam Ecclesiam”. La Iglesia es una sociedad visible, que se reconoce por cuatro rasgos característicos (“notas”): ella es una, santa, católica y apostólica. Ahora bien, según un estudio teológico hecho por Mons. Lefebvre (reproducido en el capítulo 13), y también según nuestro propio análisis basado en el Catecismo romano, la Iglesia conciliar está desprovista de las cuatro notas de la Iglesia visible. Es pues de fe que los conciliarios no son papas: ¡nadie puede presidir a la vez una secta no católica y la Iglesia católica! Roncalli, Montini, Luciani y Wojtyla pertenecen a una secta herética, y no a la verdadera Iglesia. Luego ellos de ninguna manera pueden ser papas de la verdadera Iglesia. ¡Tal es la conclusión totalmente ortodoxa y lógica del buen católico deseoso de permanecer fiel al Credo y al catecismo de la Iglesia una, santa, católica, apostólica y romana!

¡Creer que estos hombres son impostores no es simplemente una opinión teológica defendible, sino más exactamente una evidencia de fe, apuntalada por innumerables pruebas concordantes: Evangelios, Padres y Doctores de la Iglesia, doctor angélico, papas, concilios, historia eclesiástica, vidas de santos y mártires, derecho canónico, liturgia, catecismo. Más el Credo de Nicea -Constantinopla!

Esta concordancia maravillosa prueba que el admirable magisterio de la Santa Iglesia romana está inspirado por el Paráclito, conforme a las promesas del Divino Maestro: “Y yo rogaré al Padre y Él os dará otro Intercesor que quede siempre con vosotros, el Espíritu de Verdad” (Juan XIV, 15-17).

Este magisterio de la Iglesia romana es admirable. El apóstol San Pablo ya alababa la fe sin falla de la Iglesia de la villa de Roma, al comienzo de su epístola a los Romanos justamente. ¡“Vuestra fe es célebre en el mundo entero”! Y en el curso de los siglos siguientes, la fe de la Iglesia de Roma ha gozado de la misma celebridad. ¿Por qué? Porque el pontífice romano tiene una fe tan sólida como aquélla del Hijo de Dios mismo. (Catecismo romano, explicación del símbolo, citando la homilía 29 de San Basilio). ¡Los papas dispensan una enseñanza admirable, sublime, divina. Es por esto que tenemos una idea demasiado elevada de los pontífices romanos para confundirlos con su “falsificación” adúltera! El apóstol San Pedro (2. Pedro III, 3), el apóstol San Pablo (1. Timoteo IV, 1-2) y el apóstol San Judas (Epístola católica, 17-19)

Nota 2 “Hoy más que nunca, la fuerza principal de los malvados, es la cobardía y la debilidad de los buenos, y todo el nervio de guerra de Satán reside en la blandura de los cristianos. ¡Oh! Si me fuera permitido, como lo hacía el profeta Zacarías, preguntarle al divino Redentor: “¿Qué son esas llagas en vuestras manos?”, la respuesta no sería dudosa: “Ellas me han sido inflingidas en la casa de aquello que me amaban, por mis amigos que nada han hecho para defenderme y que, todo lo contrario, se han hecho cómplices de mis adversarios”” (San Pío X: Beatificación de Juana de Arco, diciembre 13 de 1908).
“En la hora en que se hace contra la religión una guerra tan cruel, no está permitido podrirse en una vergonzosa apatía, permanecer neutros, llevar a la ruina los derechos divinos y humanos por turbios compromisos; es necesario que cada uno grabe en su alma esta palabra tan neta y tan expresiva de Cristo: “Quién no está conmigo, está contra Mí” (Mateo XII, 30)” (San Pío X: encíclica Communium rerum, abril 21 de 1909).

nos advierten que, “en los últimos tiempos” muchos hombres abandonarán la fe para seguir “doctrinas diabólicas, enseñadas por impostores hipócritas”. Ahora bien, la impostura consiste en “engañar por falsas apariencias”, y notablemente “buscando hacerse pasar por lo que no se es”. Esta definición nos parece del todo adecuada para explicar la crisis actual de la Iglesia…

Y, después de todo, somos bastante educados, contentándonos con emplear los términos “impostor” o “usurpador”. San Pedro Damián, confrontado al pseudo papa “Clemente III”, fue mucho más vehemente “perturbador de la Santa iglesia, destructor de la disciplina apostólica, enemigo de la salud de la humanidad, raíz del pecado, heraldo del diablo, apóstol del Anticristo, flecha ya demasiado a menudo extraída de la aljaba de Satán, látigo de Assur, hijo de Belial, hijo de perdición, nuevo heresiarca” (in: Philippe Levillain: Dictionnaire historique de la papauté, París, 1994, artículo “antipapa”). Y el concilio de Constanza (37a sesión, julio 26 de 1417) califica al falso papa “Benedicto XIII” de “perjuro, escandaloso, cismático y hereje, prevaricador, notoriamente y evidentemente incorregible, rechazado de Dios, arrancado de la Iglesia como un miembro podrido”.

Santo Tomás opinaba que los herejes merecían la pena de muerte (Suma teológica, II-II, q. 11, a. 3). El pacífico “doctor angélico” no duda en lanzar contra el hereje Guillermo del Santo Amor y sus discípulos violentos apóstrofes: “enemigos de Dios, ministros del diablo, miembros del Anticristo, ignorantes, perversos, reprobados”. San Bernardo llama a Arnaud de Brescia “seductor, vaso de injurias, escorpión, lobo cruel”. San Pablo califica así a los herejes de Creta: “mentirosos, malvadas bestias, vientres perezosos”. San Juan rehúsa decir buen día a Marción; interrogado por este hereje por qué no lo saluda, el apóstol lo trata de secuaz de Satán: Nuestro Señor mismo no era tierno para con sus enemigos: ¡“hipócritas, sepulcros blanqueados, generación perversa y adúltera, raza de víboras, hijos del diablo”!

Y nosotros, frente a los heresiarcas que han establecido un record absoluto en materia de demolición de la Iglesia, ¡¿deberíamos hacerles zalemas, darles el título sagrado de “Muy Santo Padre” y asegurarles “nuestra devoción filial”?! ¡¿Permanecer neutros e impasibles, cuando ellos arrastran a la Iglesia al barro, pidiendo perdón al mundo entero por pretendidas faltas cometidas por los verdaderos papas católicos?! ¡¿Permanecer de mármol mientras ellos crucifican de nuevo a Nuestro Señor?! ¡¿Permanecer mudos, mientras el “misterio de iniquidad”, antaño oculto, opera ya en pleno día?!

LA VIRTUD DE LA ESPERANZA

Nuestra Señora lo ha anunciado en La Salette: “Roma perderá la fe y será la sede del Anticristo”. Roma ha perdido la fe y está lista para ser la capital del Anticristo.

Terminaremos nuestro estudio sobre el “misterio de iniquidad” con una nota de esperanza. Santa Teresa del Niño Jesús apreciaba enormemente un libro redactado por el canónigo Arminjon, titulado: “Fin del mundo presente y misterios de la vida futura”. Allí se encuentra esta frase:

“En el momento en que la tempestad sea más violenta, cuando la Iglesia estará sin piloto, cuando el Sacrificio Incruento haya cesado en todo lugar, cuando todo parecerá humanamente desesperado, se verá, dice San Juan, surgir dos testigos. Uno es Enoch, tatarabuelo de Noé, el ancestro en línea directa de todo el género humano. El otro es Elías” Nosotros estamos, en la hora actual, privados de “piloto”, pero nos queda la consolación de saber que pronto, Enoch y Elías vendrán en nuestra ayuda.

Esperando a estos dos testigos de la palabra de fuego, seamos nosotros mismos apóstoles celosos de los últimos tiempos, que responden al llamado apremiante lanzado por Nuestra Señora en La Salette:

“Hago una apremiante llamada a la Tierra, llamo a los verdaderos discípulos del Dios que vive y reina en los Cielos, llamo a los verdaderos imitadores de Cristo hecho hombre, el único y verdadero salvador de los hombres. Llamo a mis hijos, a mis verdaderos devotos, a los que se me han consagrado a fin de que los conduzca a mi Divino Hijo, los que llevo, por decirlo así, en mis brazos, los que han vivido de mi espíritu; finalmente, llamo a los Apóstoles de los Últimos Tiempos. Los fieles discípulos de Jesucristo que han vivido en el menosprecio del mundo y de sí mismos, en la pobreza y en la humildad, en la oración y en la mortificación, en la castidad y en la unión con Dios. En el sufrimiento, y desconocidos del mundo. Ya es hora que salgan y vengan a iluminar la Tierra: Id y mostraos como mis hijos queridos, yo estoy con vosotros y en vosotros, con tal que vuestra fe sea la luz que os ilumine en esos días de infortunio. Luchad hijos de la luz, vosotros pequeño número; pues ya está aquí el tiempo de los tiempos, el fin de los fines”.

Anuncios

10 replies »

  1. A pesar de que segun los signos de estos tiempos concuerdan con las profecias biblicas y de muchos santos, y apariciones de La Virgen, personalmente creo que aun falta (poco) para ver sentado al anticristo en Roma. Las apariciones de La Salette, Fatima, Garabandal (no probadas aun, pero contundentes paralelos entre las anteriores, y Akita), hablan de un grado de apostasia total de las cupulas, lo q no esta aun, de persecuciones a las cristianos (verificadas ya en muchos paises), pero pienso que no ha llegado lo peor. Estamos proximos. Estaran los seguidores del falso profeta que es la mano religiosa del anticristo (de poder politico, economico y prodigioso universal), que muchos ven en un antipapa posterior Benedicto16 y que si que se unira a las fuerzas macabras del lider mundial (anticristo) e inclusive matara a un obispo vestido de blanco (3er secreto de Fatima) y propagara una sola religion (new age). Mientra que los seguidores de Jesucristo y que rechacen al anticristo y su gobierno mundial politico y economico), seran martirizados. Estamos cerca de esos tiempos de fe y sangre. Solo quisiera preguntar al dilecto foro, como podriamos interpretar la profecia de Sn Pio de Pietrelcina acerca de que Karol W., seria papa. El tercer secreto de Fatima se refiere la Virgen en la vision a Lucia a “un obispo vestido de blanco… Que seria perseguido y asesinado…”. Ahora, en Garabandal, l Virgen le dijo a Conchita, al esta saber que papa Juan23 habia muerto, que solo quedaban tres papas y luego el fin de fines. Como pudo la Virgen llamarles “papas” si son considerdos “usurpadores”, “antipapas”, “herejes”, etc? Esto me ofrece duda y confusion. Paz y Bien desde un recondito lugar misionero adonde a duras penas hay biblias, comida y mucho mas. En Cristo todo lo soportamos!

    Le gusta a 1 persona

  2. Mira que sí.
    Quien hubiera imaginado un Bergoglio. Ordinario, Masón, Hereje, Blasfemo, y seductor del mundo, en todas las portadas habidas y por haber, Times, Rollingstones, Vanity Fair, adovcate, etc.
    Paren el mundo que me quiero bajar.

    Me gusta

  3. Ya no consagran si fueron ordenados después del cambio que se hizo en el ritual de ordenación de obispos y sacerdotes.
    Si consagran si fueron ordenados antes o fueron ordenados por el rito tradicional. Pero ilícitamente si siguen unidos a los antipapas como Bergoglio. pues sobre ellos pesa el Anatema.
    Del cual el primero en acusarlos en San Pablo cuando dice: Si nosotros o un Ángel del cielo os anunciara un Evangelio contrario al que os hemos anunciado. Sea Anatema. Galatas 1:8
    No os juntéis en yugo con los infieles: porque ¿qué compañía tienes la justicia con la injusticia? ¿y qué comunión la luz con las tinieblas?15¿O qué armonía tiene Cristo con Belial? ¿O qué tiene en común un creyente con un incrédulo?16¿O qué acuerdo tiene el templo de Dios con los ídolos? Porque nosotros somos el templo del Dios vivo, como Dios dijo: HABITARE EN ELLOS, Y ANDARE ENTRE ELLOS; Y SERE SU DIOS, Y ELLOS SERAN MI PUEBLO17Por tanto, SALID DE EN MEDIO DE ELLOS Y APARTAOS, dice el Señor; Y NO TOQUEIS LO INMUNDO, y yo os recibiré…
    La primera convocatoria en oposición directa con La Palabra de Dios en las Sagradas Escrituras fue en 1986 por Wojtyla

    Un Santero reza para la cristiandad con la venia de Ratzinger

    esta es una clara desobediencia y profanación de los templos católicos utilizados para rezar a ídolos por ordenes de los falsos papas.

    otras condenas importantes serían
    La Bula Cum ex Apostolatus oficio
    San Pío X en la Pacendi
    SS Pío IX en el Sylabus
    En el margen izquierdo están la suma de las herejías de los antipapas conciliares

    Me gusta

  4. gracias ADRI otra pregunta pero como nos salvaremos quien absolverá nuestros pecados y como comeremos el cuerpo y la sangre del señor si siempre conocimos la iglesia después del cvii tengo 40años y mis hijos

    Me gusta

  5. Que seria perseguido y asesinado…” y ahí quedan dudas porque se pueden reemplazar, excepto que se abran archivos, no lo sabremos nunca. Hay cantidad de información sobre el iluminati y ell llamado a combatir el nuevo orden mundial que es la destrución de la religión católica y el crstianismo, y la única religión permitida sera el satanismo puro.
    Sí leí analistas que contaban con la mayor cantidad de datos y de tiempos que afirmaban quien sería el último y coincide por lo que leo con lo que afirma Garabandal. Es decir las mencionaban como auténticas.
    Ese grupo marcaba al año 2005 como la fecha o los tiempos de inicio de los grandes descenlaces. Serán ¿los 2000 años?, puede ser, porque nuestros calendarios estan modificados. Es decir la bestia fortificada , con la religión católica adulterada, (P. Castellani) más el intento del culto satanico mundial que es un pacto. La imagen dejada por Adri, es visible de que se trata, eso es un culto másonico de misterios, para que se vaya aceptando de a poco, como lo más normal y es anti-cristico. y la llegada próxima de los dos testigos del Apocalipsis que toda la tradición coincide con los mismos nombres. Y creo que en los padres apostólicos hay dos opciones o son Papas o son anti-papas, no hay más opciones. No puedo definir los planes del Señor y por qué lo permite, tal vez porque no amamos la verdad, II Tesal. II pero no hay dudas que Pío XII fue el último Papa de la Iglesia católica, solamente leyendo sus documentos, a quienes cita, y su firma apostólica junto a san Pedro, y esos años, es posible comprender lo que es verdad de un engaño. Por sus frutos los conoceremos, nos dijo nuestro Señor.

    Y Pío XII conocía los tiempos que llegaban a la Iglesia, y no se equivocó. La última batalla de los soldados de Cristo nuestro Señor. ¡Salud!

    DIVINO AFFLANTE SPIRITU, enclíca dada sobre los estudios Biblicos. Año 1943, quinto de nuestro pontificado. PÍO PP. XII. Lo que nos permitió contar con santas Biblias católicas comentadas como la de Monseñor Dr. Juan Straubinger y se lo debemos a Pío XII y a la Iglesia, por lo que aquellos que descalifican sean protestantes o derivados, cada día inventan un mito nuevo, deberan reconocer cuanto le debemos tanto al emperador Constantino, año 313, como al clero fiel y los santos y santas de nuestro Señor Muchísimas gracias.

    Me gusta

  6. Marina existen obispos y sacerdotes que guardan la fe y se han apartado de la iglesia conciliar desde sus inicios y después. Solo tienes que preguntar donde se encuentran en tu localidad.
    Nuestros hijos y nuestros familiares, desgraciadamente si siguen dentro siendo ya adultos, han abrazado, la evolución, han entrado a cuestionar no solo el dogma sino los 10 mandamientos, han apoyado el comunismo, el ecumenismo, las uniones libres, como antesala de matrimonio, el total aggiornamento puesto en marcha por el Papa bueno, incluso la ideología de genero, que se enseña en primarias, secundarias, universidades, si de plano no la han rechazado como una institución corrupta, ávida de poder y riqueza, que se contradice a si misma, se han hecho parte de ella y sostienen sus puntos de vista.

    Es la mayor corrupción de la fe, a todos los niveles, desde que a la cabeza de la catolicidad se sentaron hombres sin fe, con una malicia tal que mediante la hipocresía han seducido al grueso de los fieles que creen permanecer católicos abrazando toda clase de herejías y prácticas abominables.

    Dios tenga misericordia
    Recemos el Rosario todos los días

    Me gusta

  7. Desgraciadamente ahora mismo vemos en Aci Prensa como se alaba la actitud de Francisco hacia Lutero, induciendo a los católicos a creer que no tiene nada de malo decir que no hay que convertir a nadie sino dar testimonio con la propia vida.

    HIPÓCRITAS

    ¿Qué clase de testimonio darán los que promueven y practican la sodomía, cuyas sus uniones son ya bendecidas por estos herejes,
    e incluso se les concede lo que la naturaleza les niega, adoptar niños? ¿quien velará por esos niños, los curas pedófilos? Lucas 17:2 Mejor le fuera, si le pusiesen al cuello una piedra de molino, y le lanzasen en el mar, que escandalizar á uno de estos pequeñitos.

    ¿Que clase de testimono darán los que viven en adulterio y a quienes se bendice en sus segundas o terceras nupcias, porque llevan a cabo obras de apostolado,?
    “Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón.

    1 Cor 6:9¿O no sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os dejéis engañar: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, 10ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los difamadores, ni los estafadores heredarán el reino de Dios

    ¿Que clase de testimonio darán los que siguiendo la teología de la liberación, implementan la violencia y la división del tejido social, colocando a la ENVIDIA, como valuarte, despojando al pobre de su bienaventuranza al inocular en sus corazones el odio y la violencia como forma de justicia social, y todo esto contradiciendo al décimo mandamiento, NO CODICIARAS LOS BIENES AJENOS?

    Colosenses 2:8,18
    Mirad que nadie os engañe por medio de su filosofía y vanas sutilezas, según la tradición de los hombres, conforme a los principios elementales del mundo y no según Cristo.…

    ¿Que clase de testimonio de vida darán, los que desoyendo las enseñanzas de Nuestro Señor Jesucristo, de los Apóstoles, de los Confesores, de todos los Mártires, de TODOS LOS SANTOS que han habido y habrán, cuando han renegando de la VERACIDAD e INMUTABILIDAD de la LEY DE DIOS, abriendo sus oídos a las fábulas de estos falsos pastores, y falsos maestros que no contentos con no condenar el mal, alaban a los que lo practican?

    Con esa clase de testimonios QUIEN querrá convertirse al Evangelio de CRISTO, si esta nueva IGLESIA LO RECHAZA.???

    Las Sagradas Escrituras nos advierten
    MIRAD QUE NADIE OS ENGAÑE

    2 Pedro 2:1-3
    Pero se levantaron falsos profetas entre el pueblo, así como habrá también falsos maestros entre vosotros, los cuales encubiertamente introducirán herejías destructoras, negando incluso al Señor que los compró, trayendo sobre sí una destrucción repentina.

    Efesios 5:6
    Que nadie os engañe con palabras vanas, pues por causa de estas cosas la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia.

    VIVA CRISTO REY

    BENDITO Y ALABADO SEA EL SANTÍSIMO SACRAMENTO DEL ALTAR, EN LOS CIELOS, EN LA TIERRA Y EN TODO LUGAR.

    SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, VENGA TU REINO
    Y VENGA POR MARÍA.

    DIOS MIO, YO CREO, ADORO, ESPERO Y OS AMO.
    Y OS PIDO PERDÓN POR LOS QUE NO CREEN, NO ADORAN, NO ESPERAN Y NO OS AMAN.

    OH JESÚS, ES POR VUESTRO AMOR, POR LA CONVERSIÓN DE LOS PECADORES Y EN REPARACIÓN POR LOS PECADOS COMETIDOS CONTRA EL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA.

    Oraciones precisas en expiación de las herejías de los protestantes y de los falsos católicos, contra la Eucaristía y contra La Santísima Virgen María.

    Me gusta

  8. Y que nadie piense ni por un momento que nos sentimos los buenos, los intachables, los perfectos, aunque deseamos ser santos, sabemos que somos pecadores, por ello nos confesamos una vez por semana o mínimo una vez al mes. pero porque somos CATÓLICOS defendemos nuestra fe, que hoy por hoy, esta siendo atacada por los que tienen el DEBER de Guardar lo que les fue confiado.

    Cita:
    «¡OH TIMOTEO!, GUARDA EL DEPOSITO»

    21. Pensando y repensando dentro de mí estas cosas, no dejo de admirarme ante la inmensa locura de algunos hombres, ante la impiedad de su mente cegada y ante la pasión desenfrenada del error, que no les deja satisfechos con una norma de fe tradicional y recibida de la antigüedad, sino que cada día andan buscando cosas nuevas y arden continuamente en deseos de cambiar, de añadir, de quitar algo a la religión. Como si ésta no fuese un dogma celestial, que ya es suficiente que haya sido revelado una vez para siempre; como si fuera una institución humana, que no puede llegar a ser perfecta sino mediante asiduas enmiendas y correcciones.

    Y, sin embargo, tenemos la Palabra Divina que proclama: No traspases los linderos antiguos que pusieron tus padres; No tengas litigios con el juez; y también: El que echa abajo un muro es mordido por la serpiente. Además está el mandato del Apóstol, con el cual, como si fuera una espada espiritual, han sido decapitadas y lo serán siempre todas las malvadas novedades heréticas: ¡Oh Timoteo!, guarda el depósito, evitando las novedades profanas en las expresiones y las contradicciones de la falsa ciencia, que, al profesarla algunos, vinieron a perder la fe.

    Después de estas advertencias ¿habrá todavía hombres tan osados y testarudos, de una cabezonería más dura que el acero, que no se dobleguen bajo el peso de tal elocuencia celestial, que no se sientan aplastados por semejante autoridad, hechos pedazos por martillazos como esos, reducidos a cenizas por rayos de esa clase?

    «Evita -dice el Apóstol- las novedades profanas en las expresiones». No dice la antigüedad, la vetustez. Muestra claramente lo contrario, si tenemos en cuenta las consecuencias de lo que ha dicho: si se debe evitar la novedad, hay que atenerse a la antigüedad; si la novedad es impía, la antigüedad es sagrada.

    «Y las contradicciones de una falsa ciencia». Verdaderamente que sólo como falsa ciencia puede ser calificada la doctrina de los herejes, los cuales enmascaran su propia ignorancia llamándola ciencia, del tiempo revuelto dicen que está sereno, a la tiniebla la llaman luz.

    «Al profesarlas algunos, vinieron a perder la fe». ¿Qué es lo que anunciaron éstos, que les hizo prevaricar, si no fue una doctrina nueva e ignorada?

    Puedes escuchar cómo dicen algunos: venid, pobres ignorantes, los que sois comúnmente llamados católicos, y aprended la fe verdadera, que, aparte de nosotros, nadie entiende. Permaneció oculta durante muchos siglos, pero ahora ha sido revelada y manifestada. Mas aprendedla en secreto. Os dará alegría. Una vez la hayáis aprendido, enseñadla a otros, pero ocultamente, para que no os odie el mundo ni lo sepa la Iglesia, porque sólo a unos pocos les es dado conocer el secreto de tan gran misterio.

    Pero, ¿ es que acaso NO SON ESTAS PALABRAS las mismas que leemos en los Proverbios de Salomón, DIRIGIDAS POR LA PROSTITUTA A LOS QUE PASAN Y VAN POR SU CAMINO?: El estúpido que venga acá. Ya los pobres de mente les exhorta diciendo: Tomad este pan de tapadillo, bebed estas dulces aguas hurtadas. Pero, ¿qué es lo que también encontramos escrito?: mas ignora que los hijos de la tierra mueren junto a ella(54). ¿Quiénes son estos hijos de la tierra? Que lo diga el Apóstol: «los que vienen a perder la fe». (Conmonitorio)

    Así mismo, nada nos daría mas alegría que ver a los Ortodoxos y protestantes, y a los paganos, VOLVER AL SENO DE LA IGLESIA, los amamos porque los ama Nuestro Señor Jesucristo y anhelamos con todo nuestro corazón que seamos UN SOLO REBAÑO, BAJO EL CALLADO DE UN SOLO PASTOR pero sin negar NINGÚN DOGMA, para alcanzar dicha UNIDAD, porque eso más bien sería desertar todos de la Única Iglesia fundada por nuestro Señor Jesucristo.

    2 Timoteo 2:24 Y el siervo del Señor no debe ser rencilloso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido, 25 corrigiendo tiernamente a los que se oponen, por si acaso Dios les da el arrepentimiento que conduce al pleno conocimiento de la verdad, 26 y volviendo en sí, escapen del lazo del diablo…

    No rencillosos pero si claridosos, no soberbios ni orgullosos pero si tajantes en cuanto a guardar el DEPOSITO, porque Sin FE ES IMPOSIBLE AGRADAR A DIOS,
    Pues ¿Como podríamos agradarle rebajando cualquier Dogma que niegan los herejes?

    Cita:
    24. Pero volvamos a la exhortación del Apóstol: «¡Oh Timoteo guarda el depósito, evitando las novedades profanasen las expresiones». Evítalos, le dice, como se hace con una vívora, con un escorpión, con un basilisco, para que no solamente el contacto, pero ni siquiera su vista y su aliento te hieran.

    Ahora bien: ¿qué significa evitar? Con gente así no debéis ni tomar bocado. Y también: Si viene alguno a vosotros, y no trae esta doctrina -¿y qué doctrina, sino la católica universal, que permanece siendo única e idéntica a través de los siglos, en una incorrupta tradición de verdad, y que permanecerá así siempre?- no le recibáis en casa, ni le saludéis. Porque quien le saluda participa en sus acciones perversas.

    (…) Las novedades profanas en las expresiones son, pues, las novedades concernientes a los dogmas, cosas y opiniones EN CONTRASTE CON LA TRADICIÓN y la antigüedad; SU ACEPTACIÓN IMPLICARÍA, NECESARIAMENTE LA VIOLACIÓN POCO MENOS QUE TOTAL DE LA FE DE LOS SANTOS PADRES. Llevaría necesariamente a decir que todos los fieles de todos los tiempos, todos los santos, los castos, los continentes, las vírgenes, todos los clérigos, los levitas y los obispos, los millares de confesores, los ejércitos de mártires, un número tan grande de ciudades y de pueblos, de islas y provincias, de reyes, de gentes, de reinos y de naciones, en una palabra, el mundo entero incorporado a Cristo Cabeza mediante la fe católica, durante un gran número de siglos ha ignorado, errado, blasfemado, sin saber lo que debía creer. Evita, pues, las novedades profanas en las expresiones, ya que recibirlas y seguirlas no fue nunca costumbre de los católicos, y sí de los herejes.

    En realidad, ¿qué herejía no ha surgido bajo un nombre en un lugar y en una época determinadas? ¿Quién jamás ha fundado una herejía sin separarse antes del acuerdo con la universalidad y la antigüedad de la Iglesia Católica?

    Los ejemplos nos muestran esto de manera evidentísima. En efecto, ¿quién nunca, antes del impío Pelagio, tuvo la presunción de atribuir al libre albedrío el poder tan grande de pensar que el auxilio de la gracia no es necesario para cada uno de los actos, para llevar a cabo las buenas obras? ¿Quién, antes de su monstruoso discípulo Celestio, negó que todo el género humano está contaminado por el pecado de Adán?

    Antes del sacrílego Arrio, ¿quién tuvo la audacia de rasgar la unidad de la Trinidad o de confundirla, como el pérfido Sabelio? Antes del rigidísimo Novaciano, ¿quién había dicho que Dios era cruel, porque prefería la muerte del agonizante a que se convirtiese y viviese?

    ¿Quién, antes de Simón Mago, duramente castigado por la reprimenda apostólica -y de quien proviene la antigua riada de torpezas que, por sucesión ininterrumpida y oculta, ha llegado hasta Prisciliano-, se atrevió a decir que el Dios creador es el autor del mal, es decir, de nuestros delitos, de nuestras impiedades, de nuestros vicios? …

    Ejemplos como éstos los hay para nunca acabar, pero dejémoslos en aras de ser breves. Demuestran a todos con evidencia QUE LA ACTITUD NORMAL Y ORDINARIA DE CUALQUIER HEREJÍA ES GOZARSE EN LAS NOVEDADES PROFANAS Y SENTIR HASTÍO ANTE LOS DOGMAS DE LA ANTIGUEDAD, hasta el punto de naufragar en la fe a causa de las discusiones de una falsa ciencia. EN CAMBIO, ES PROPIO DE LOS CATÓLICOS CUSTODIAR EL DEPOSITO TRANSMITIDO POR LOS SANTOS PADRES, CONDENAR LAS NOVEDADES PROFANAS y, como muchas veces repitió el Apóstol, DESCARGAR EL ANATEMA SOBRE QUIEN TIENE LA AUDACIA DE ANUNCIAR ALGO DIVERSO DE LO QUE HA SIDO RECIBIDO. (Conmonitorio)

    Resumiendo, cito:
    Quien es un católico verdadero:
    20. De todo lo que hemos dicho, aparece evidente que EL VERDADERO Y AUTENTICO CATÓLICO ES EL QUE AMA LA VERDAD DE DIOS Y A LA IGLESIA CUERPO DE CRISTO; aquel QUE NO ANTEPONE NADA A LA RELIGIÓN DIVINA Y A LA FE CATÓLICA:
    NI LA AUTORIDAD DE UN HOMBRE, ni el amor, ni el genio, ni la elocuencia, ni la filosofía; SINO QUE DESPRECIANDO TODAS ESTAS COSAS Y PERMANECIENDO SÓLIDAMENTE FIRME EN LA FE, ESTA DISPUESTO A ADMITIR Y A CREER SOLAMENTE LO QUE LA IGLESIA SIEMPRE Y UNIVERSALMENTE HA CREÍDO.

    Sabe que toda doctrina nueva y nunca antes oída, insinuada por una sola persona, fuera o contra la doctrina común de los fieles, no tiene nada que ver con la religión, sino que más bien constituye una tentación, adoctrinado en esto especialmente por las palabras del Apóstol Pablo: Es necesario que incluso haya herejías, para que se descubran entre vosotros los que son de una virtud probada…

    CONSAGRACION DEL GENERO HUMANO
    AL SAGRADO CORAZON DE JESUS

    “Dulcísimo Jesús, Redentor del género humano, miradnos humildemente postrados delante de vuestro altar; vuestros somos y vuestros queremos ser y a fin de poder vivir más estrechamente unidos con Vos, todos y cada uno espontáneamente nos consagramos en este día a vuestro Sacratísimo Corazón.

    Muchos, por desgracia, jamás os han conocido; muchos, despreciando vuestros mandamientos, os han desechado. Oh Jesús benignísimo, compadeceos de los unos y de los otros, y atraedlos a todos a vuestro Corazón Sacratísimo.

    Oh Señor, sed Rey, no sólo de los hijos fieles que jamás se han alejado de Vos, sino también de los pródigos que os han abandonado; haced que vuelvan pronto a la casa paterna, para que no perezcan de hambre y de miseria.

    Sed Rey de aquellos que, por seducción del error o por espíritu de discordia, viven separados de Vos: devolvedlos al puerto de la verdad y a la unidad de la fe, para que en breve, se forme un solo rebaño bajo un solo Pastor.

    Sed Rey de los que permanecen todavía envueltos en las tinieblas de la idolatría o del islamismo; dignaos atraedlos a todos a la Luz de Tu Reino.

    Mirad, finalmente, con ojos de misericordia a los hijos de aquel pueblo que en otro tiempo fue vuestro predilecto: descienda también sobre ellos como bautismo de redención y de vida, la sangre que un día contra sí reclamaron.

    Conceded, oh Señor, incolumidad y libertad segura a vuestra Iglesia; otorgad a todos los pueblos la tranquilidad en el orden; haced que del uno al otro confín de la tierra no suene sino esta voz:

    ¡Alabado sea el Corazón Divino, causa de nuestra salud, a Él se entonen cánticos de honor y de gloria por los siglos de los siglos! Amén.”

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s