ALL POSTS

¡UN PUNTO DE CONTRICIÓN!


 

Más almas van al infierno por la misericordia que por la justicia de DiosDices que el Señor es Dios de misericordia. Aquí se oculta el tercer engaño, comunísimo entre los pecadores, y por el cual no pocos se condenan. Escribe un sabio autor que más almas envía al infierno la misericordia que la justicia de Dios, porque los pecadores, confiando temerariamente en aquélla, no dejan de pecar, y se pierden. El Señor es Dios de misericordia, ¿quién lo niega? Y, sin embargo, ¡a cuántas almas manda Dios cada día a penas eternas! Es, en verdad, misericordioso, pero también es justo; y por ello se ve obligado a castigar a quien le ofende. Usa de misericordia con los que le temen (cf. Sl 102, 11-13). (San Alfonso de Ligorio. Preparación para la muerte. Parte III, consideración 23, punto 2)

 

La imagen de arriba nos la manda Hernán Federico asegurando que la ha visto en Facebook. No estoy seguro de que todo lo que se lee en ella haya sido dicho exactamente así por Francisco. En todo caso “si non é vero é ben trovato”. Cosas muy afines las ha dicho. Además es consistente con su prédica y lo raro es que dicho de un papa,y sea cierto o no, a la gente le parezca verdadero. Y lo publique en Facebook

Francisco y Teresa

Abajo un vídeo muy revelador del carácter de Francisco que ya en otras ocasiones hizo mofa de cosas como crucifijos, manos juntas de un monaguillo, epítetos insultantes a los buenos católicos etc… La mofa de los buenos y de lo sagrado es algo frecuente en él.

Mi comentario

Hay palabras que dichas con brevedad son más reveladoras del carácter de un personaje que largos discursos y análisis sobre “el verdadero pensamiento de alguien”. Éste es el caso del “Papa” Francisco. Ante sus dichos y hechos no faltan apologistas que nos dan el verdadero sentido de lo que dijo e hizo su “cliente” de quien esperan recibir si no lucro (a veces sí), sí paz y tranquilidad espiritual. Lo que ha de interpretarse como estatus, púlpitos, certificados de buena conducta, atención de los medios, un puesto en un escalafón, retribuciones crematísticas a veces, en una palabra lo contrario de la persecución que nunca faltará a los discípulos de Jesús. Hay un “movimiento” de la “iglesia” en el que sus adeptos repiten complacidos “La Ob*ra es donde mejor se vive y donde mejor se muere“. O sea piensan tener después de la muerte el cielo, y en la tierra “ la gloria” como oí de un viudo que en la muerte de su esposa decía“”Ella en el cielo y yo en la gloria”
Pues es así cómo no faltan apologistas de Francisco que como en dos comentarios del blog dicen:

“muchas cosas que se dice de nuestros obispos y sacerdotes no son verdad, y si algún error hubo, seguramente fue tratando de hacer un bien”

O también

“pero no le corten [A Francisco] dijo que si a la hora de la muerte antes de morir decimos Señor perdón te amo , o ten misericordia de mi Dios nos perdona, aquí va la idea que mientras vivimos hay misericordia de Dios ya muerto hay justicia, mientras hay vida hay esperanza, ya muerto es mas difícil, se arrepiente uno antes de morir, ya muerto no. Aunque algunos videntes dicen que Dios les presenta todo les da el conocimiento de todo y les pregunta como ultimo recurso donde quieres estar conmigo o fuera de mi, y ahi decide el alma donde.”

Así que Francisco sólo quiso decir en su catequesis a unos jóvenes de la parroquia romana de Santa María del Redentor que ahora es el tiempo de la Misericordia. Después de la muerte es el tiempo de la Justicia. ¡Cosa digna de un ortodoxo y santo predicador!
Ahora bien, el amable comentarista no ha debido de leer bien, pues en el post que comenta se dice textualmente:


Esto es lo que dice: Si quieres escapar del castigo eterno y “entrar por la puerta estrecha” (cf. Mt 7,13), todo lo que necesitas es un rápido “Señor …!” o – siendo generosos – un rápido “Señor, ten piedad! Lo siento mucho! ” justo antes de que salgas de este mundo… y ya está todo bien. No es tan estrecha esa puerta después de todo, ¿eh? Martín Lutero no lo pudo haber dicho mejor, y San Alfonso María de Ligorio podría haberse ahorrado una gran cantidad de tinta si hubiera conocido la versión de Bergoglio de su “Preparación para la muerte”. Oh qué bien.

En realidad en la prédica de Francisco  nunca falta la exaltación sin matices de la Misericordia. Sin exigencia de contrición, arrepentimiento, o la necesaria purificación del Purgatorio (idea trasnochada ya desterrada en nuestros “católicos”). Pero la Misericordia siempre va acompañada de la Justicia, también en la tierra, donde muchos mueren impenitentes precisamente como acto de la Justicia de Dios. Los libertinos como “Don Juan Tenorio” alegan siempre igual discurso, como el que hacía nuestras delicias antaño en la celebérrima obra del Tenorio, representada en nuestras ciudades el día de difuntos: En el Acto Tercero, “Misericordia de Dios y apoteosis del amor oíamos asombrados algo que nos dejaba muy confiados (con falsa presunción) en la Misericordia de Dios, porque así nos daba licencia para seguir igual, sin arrepentirnos, porque en el último instante de nuestra vida “Un punto de contrición” nos libraría del abismo al que siempre con pertinacia quisimos ir. Sólo que Francisco nunca habla de la contrición y sí habla de la misericordia incondicional. Comprueben uds. la mentalidad de nuestro Don Juan, que por lo menos aceptó el consejo de la estatua del monumento funerario que le urgía a aprovechar con tiento ese ültimo momento y bien que lo aprovechó agradecido al Dios de la Clemencia que le concedía  el Purgatorio.

Don Juan embozado y distraído entra en escena lentamente

Don Juan embozado y distraído entra en escena lentamente

Dios! Tu poder

me haces ahora conocer,

cuando tiempo no me das

de arrepentirme.

Estatua. Don Juan,

un punto de contrición

da a un alma la salvación,

y ese punto aún te lo dan.

Don Juan. ¡Imposible! ¡En un momento

borrar treinta años malditos

de crímenes y delitos !

Estatua. Aprovéchale con tiento,

(Tocan a muerto)

porque el plazo va a expirar,

y las campanas doblando

por tí están, y están cavando

la fosa en que te han de echar.

justo, quede aquí

al universo notorio

que, pues me abre el purgatorio

un punto de penitencia,

es el Dios de la clemencia

el Dios de don Juan Tenorio.

Pues en esa celebre obra se reflejaba el catolicismo de una sociedad que si bien presumía de la Misericordia de Dios en el último momento, sin embargo sabía que debía ir precedida de “un punto de contrición” con “un punto de penitencia” con el que el “Dios de la Clemencia” nos abría las puertas no del cielo, como asegura Francisco que pasará sin tantos requisitos, sino las del  Purgatorio. ¡Don Juan era más católico que Francisco!

6 replies »

  1. Es que claro, como Francisco diga que no es tan fácil ir al Cielo y que hasta hay un Purgatorio con torturas para purificarse pues no gozaría del respeto humano que tanto busca.

    Me gusta

  2. Lo de Facebook es cierto, alguien está publicando cosas del antipapa Bergoglio en un intento de mostrarlo diferente a la tradición católica, como algo nuevo reconciliado con el mundo.

    Me gusta

  3. Muy cierto lo que dice Nada, estoy harto de ver muchos católicos en las redes sociales arrastrándose ante los mundanos con sus ideales “progresistas” para quedar bien pues no aguantan que sean vistos como “retrógrados” o “fachas”. Su frase más típica cuando les acusan de arcaicos, etc. es: “eso no es cierto, porque ahora con el Papa Francisco….”

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s