aberraciones litúrgicas

“CARD” VALLINI VICARIO DE BERGOGLIO EN ROMA PERMITE LA “COMUNIÓN” A ADÚLTEROS


img_7361

El texto original de la relación del card. Vallini, Vicario del Papa para la diócesis de Roma, dedicado a las situaciones irregulares dice así:

[Algunas partes resaltadas por mí, que a mí juicio establecen una verdadera ruptura con la doctrina de la Iglesia en materia de moral sacramental  sexual y conyugal ]

Una acción pastoral paciente, compasiva y misericordiosa. En la Exhortación Apostólica Amoris laetitia el Papa escribe: «Compete a los Pastores no sólo la promoción del matrimonio cristiano, sino también «el discernimiento pastoral de las situaciones de muchos que no viven ya esta realidad», para «entrar en diálogo personal con dichas personas con el fin de poner de relieve los elementos de su vida que pueden conducir a una mayor apertura al Evangelio en su plenitud». «En orden a un acercamiento pastoral a las personas que han contraído matrimonio civil, que están divorciadas y vueltas a casar, o que simplemente conviven, compete a la Iglesia revelarles la divina pedagogía de la gracia en su vida y ayudarles a alcanzar la plenitud del plano de Dios en ellos, posible siempre con la fuerza del Espíritu Santo» (AL, 297).

Pienso sinceramente que la actitud pastoral de nosotros sacerdotes romanos hacia las personas que han tomado decisiones de vida disonantes con la moral matrimonial cristiana haya estado siempre basada en la comprensión y el respeto; pero fieles al mandato de custodiar la fe y la moral, ante casos de este tipo, hemos constatado con pena no poder hacer mucho, por otro lado, muchas veces los fieles mismos se han alejado de la vida eclesial.

Después de Amoris laetitia, mientras se nos pide ser fieles a la doctrina de la Iglesia, que permanece la de siempre, se nos pide también no detenernos en la observancia de la norma moral sino de cuidar a las personas marcadas -dice el Papa- «por el amor herido y perdido» y que «se encuentran en medio de la tempestad» (AL, 291). Sobre este tema, me urge hacer una puntualización: entre estas personas se encuentran también los “separados testigos de la fidelidad matrimonial”, esto es, aquellos cristianos que no han querido volver a casarse para permanecer fieles al cónyuge y a los hijos a pesar de todo. No debemos olvidarlos. Ellos también tienen necesidad de encontrar en la Iglesia cercanía, comprensión y asistencia espiritual.

Presupuesto todo esto, preguntémonos: ¿cómo ir al encuentro de estos hermanos y hermanas? El Papa pide a los Obispos que den oportunas “orientaciones” (AL 300). He aquí, por tanto, los compromisos que queremos asumir gradualmente.

I) La primera actitud es intensificar o comenzar a ocuparnos de estas personas, yendo también a buscarlas. Las ocasiones no faltan, la pastoral ordinaria nos ofrece ya momentos propicios: a menudo son padres que piden el Bautismo para sus hijos, acompañan a los hijos a los itinerarios de iniciación cristiana, o se encuentran en ocasiones de bodas, de funerales, o incluso nos son señalados por otros. «Estas situaciones -afirma el Papa- deben afrontarse de manera constructiva, intentando transformarlas en una oportunidad de camino hacia la plenitud del matrimonio y de la familia a la luz del Evangelio» (AL, 296).

II) Es necesario distinguir las diferentes situaciones. Los casos más delicados son los de los divorciados vueltos a casar ligados por un vínculo sacramental precedente.

La primera ayuda que debe ofrecerse es prodigarnos para poner a su disposición un servicio de información y de consejo en vista de una comprobación de la validez del matrimonio. Como sabéis, el Papa ha emanado normas que han reformado parcialmente el procedimiento de las causas de nulidad matrimonial, previendo en algunos casos una «via brevior» (un procedimiento más rápido).

¿Cómo actuar concretamente? El párroco (los agentes de pastoral o quien sea) tome la iniciativa de hablar de ello con los interesados, los anime a hacer examinar su caso y proponga una entrevista con los encargados del Tribunal del Vicariado para determinar la existencia o no de fundamento para una causa de nulidad. Basta dirigirse al Vicario judicial del Tribunal de Iº grado, que pondrá a disposición los ministros para un asesoramiento. Pero podemos dar un paso más, acercando el Tribunal a la gente. Es nuestro deseo organizar en cada Prefectura, o en Prefecturas cercanas, la presencia de un servicio periódico del Tribunal para escuchar a quien está interesado. Con los Obispos Auxiliares y los Prefectos estudiaremos en las próximas semanas los aspectos organizativos de este servicio. Los Párrocos empiecen a hablar de ello.

III) Cuando la vía procesal no es practicable, debido a que el matrimonio fue celebrado válidamente y ha naufragado por otras razones y, por tanto, la nulidad matrimonial no puede ser demostrada ni declarada, es necesario desarrollar una acción pastoral, que prevea un largo «acompañamiento», en la línea del principio moral del «primado de la persona sobre la ley». El Papa afirma: «La Iglesia debe acompañar con atención y premura a sus hijos más frágiles, […], devolviéndoles confianza y esperanza» (AL, 291). Estas personas tienen problemas en la vida cristiana, tienen necesidad de ser acogidas, de sentirse repetir a menudo que el Señor no está lejos de ellos, particularmente cuando «han sufrido injustamente la separación, el divorcio o el abandono, o incluso se han visto obligados a romper la convivencia por los malos tratos del cónyuge» (AL, 242), pero también, por el contrario, cuando viven situaciones de las cuales ellos han sido los responsables. Son casos difíciles, uno diferente del otro, a los cuales acercarse con caridad y respeto, evitando el riesgo tanto de la rigidez como de la arbitrariedad

IV) La Iglesia «no quiere condenar eternamente a nadie» (AL, 296); por tanto, el camino a seguir es el de la «gradualidad», es decir, hacer madurar en el tiempo la conciencia de un bien mayor que debe conseguirse a través de etapas de crecimiento, con el fin de «integrar a todos», ayudando a cada uno a «encontrar su propio modo de participar en la comunidad eclesial» (AL, 297).

En el caso de los divorciados vueltos a casar, es necesario distinguir: una cosa es «una unión consolidada en el tiempo, con nuevos hijos, con fidelidad probada, entrega generosa… y gran dificultad para volver atrás sin sentir en conciencia que se caería en nuevas culpas. La Iglesia reconoce situaciones en las que el varón y la mujer, por serios motivos -como, por ejemplo, la educación de los hijos– no pueden satisfacer la obligación de la separación. Existe también el caso de quienes han hecho grandes esfuerzos para salvar el primer matrimonio y han sufrido un abandono injusto, o el de quienes han contraído una segunda unión en vista a la educación de los hijos, y tal vez están objetivamente seguros en conciencia de que el matrimonio precedente, irreparablemente destruido, nunca había sido válido. Otra cosa es una nueva unión que viene de un reciente divorcio, con todas las consecuencias de sufrimiento y de confusión que afectan a los hijos y a las enteras familias». En estos casos el Sínodo ha pedido un camino largo de reconciliación consigo mismos, de discernimiento por parte de los pastores, porque «no existen recetas simples» (AL, 298).

Análogamente deben ser considerados los casos de matrimonios civiles o de convivencias prolongadas durante años y con hijos. También para estos existe la necesidad de un paciente acompañamiento hasta conducirles a la libre decisión de celebrar el sacramento.

V) El paso sucesivo es un «responsable discernimiento personal y pastoral» (AL, 300). Para poner un ejemplo: acompañar con entrevistas periódicas, comprobar si madura la conciencia de «reflexión y de arrepentimiento», la apertura sincera del corazón al reconocer las propias responsabilidades personales, el deseo de búsqueda de la voluntad de Dios y de madurar en ella. Aquí cada sacerdote tiene una tarea importantísima y muy delicada que realizar, evitando el «riesgo de los mensajes equivocados», de rigidez o de laxismo, para contribuir a la formación de una conciencia de verdadera conversión y «sin renunciar nunca a proponer el ideal pleno del matrimonio» (AL, 307), según el criterio del bien posible.

Este discernimiento pastoral de las personas en particular es un aspecto muy delicada y debe tener en cuenta el «grado de responsabilidad», que no es igual en todos los casos, el peso de los «condicionamientos o de los factores atenuantes», por los cuales es posible que, dentro de una situación objetiva de pecado -que no sea subjetivamente culpable o no lo sea de manera plena- se pueda encontrar un recorrido para crecer en la vida cristiana, «recibiendo con tal fin la ayuda de la Iglesia» (AL, 305).

El texto de la Exhortación Apostólica no va más allá, pero en la nota 351 se lee: «En ciertos casos, podría ser también la ayuda de los sacramentos». El papa usa el condicional, por tanto no dice que es necesario admitir a los sacramentos, si bien no lo excluya en algunos casos y con algunas condiciones. El Papa Francisco desarrolla el Magisterio precedente en la línea de la hermenéutica de la continuidad y de la profundización, y no de la discontinuidad y de la ruptura. Afirma que debemos recorrer la «via caritatis» de acoger a los penitentes, escucharles atentamente, mostrarles el rostro materno de la Iglesia, invitarles a seguir el camino de Jesús, hacer madurar la recta intención de abrirse al Evangelio, y esto debemos hacerlo prestando atención a las circunstancias de las personas en particular, a su conciencia, sin comprometer la verdad y la prudencia, que ayudarán  a encontrar el camino acertado. Es importantísimo establecer con todas estas personas y parejas una «buena relación pastoral». Es decir, debemos acogerlas con calor, invitarlas a abrirse a participar de alguna manera en la vida eclesial, en los grupos de familias, a realizar algún servicio, por ejemplo caritativo o litúrgico (coro, oración de los fieles, procesión de las ofrendas). Para desarrollar estos procesos es más preciosa que nunca la presencia activa de parejas de agentes pastorales y será muy beneficioso el clima de la comunidad. Estas personas -dice el Papa- «no deben sentirse excomulgadas, sino que pueden vivir y madurar como miembros vivos de la Iglesia» (AL, 299).

No se trata de llegar necesariamente a los sacramentos, sino de orientarlas a vivir formas de integración en la vida eclesial. Pero cuando las circunstancias concretas de una pareja lo hacen factible, es decir, cuando su camino de fe ha sido largo, sincero y progresivo, propóngase vivir en continencia; si más tarde esta decisión es difícil de practicar para la estabilidad de la pareja, Amoris laetitia no excluye la posibilidad de acceder a la Penitencia y a la Eucaristía. Esto significa una cierta apertura, como en el caso en el que existe la certeza moral de que el primer matrimonio era nulo, pero no hay pruebas para demostrarlo en sede judicial; pero no en el caso en el que, por ejemplo, se alardea de la propia condición como si hiciese parte del ideal cristiano, etc.

VI) ¿Cómo debemos entender esta apertura? Ciertamente no en el sentido de un acceso indiscriminado a los sacramentos, como a veces sucede, sino en el de un discernimiento que distinga adecuadamente caso por caso. ¿Quién puede decidir? A partir del tenor del texto y de la mens de su Autor no me parece que haya otra solución que la del fuero interno. En efecto, el fuero interno es el camino favorable para abrir el corazón a las confidencias más íntimas y, si se ha establecido en el tiempo una relación de confianza con un confesor o con un guía espiritual, es posible iniciar y desarrollar con él un itinerario de conversión largo, paciente, hecho de pequeños pasos y de evaluaciones progresivas. Por tanto, no puede ser sino el confesor, en un cierto momento, en su propia conciencia, después de mucha reflexión y oración, quien debe asumir la responsabilidad ante Dios y al penitente y quien pida que el acceso a los sacramentos se realice de manera reservada. En estos casos no termina el camino de discernimiento (AL, 303): «discernimiento dinámico») con el fin de alcanzar nuevas etapas hacia el ideal cristiano pleno.

VII) Precisamente la delicadeza de saber discernir la voluntad de Dios sobre estas personas, caso por caso, nos pide a nosotros sacerdotes prepararnos bien para ser capaces de tomar decisiones tan graves. Este arte no se improvisa. Debemos ponernos a estudiar, hablar entre nosotros, profundizar el estilo misericordioso de Amoris laetitia y modificar nuestra actitud habitual tendente a aplicar la norma moral. Sin traicionar la verdad objetiva, no obstante debemos entrar, con la luz del Espíritu, en los pliegues de las conciencias para mirar con benevolencia a las personas así como son, sabiendo que el Señor las ama, las busca, las atrae y les ofrece una nueva posibilidad, proponiendo el ideal de la vida cristiana, aunque sea previsible que puedan recaer. En definitiva debemos aprender el arte del discernimiento, al cual estamos poco acostumbrados. Este es un trabajo largo y paciente, de pequeños pasos que pueden ser gradualmente comprendidos y asimilados; y también nosotros sacerdotes debemos poco a poco aprender a acompañar a las personas con prudencia, juicio recto y sentido común.

Al este respecto, desde este año pastoral, junto con los Obispos Auxiliares y los Prefectos, intentaremos ofrecer a todos los sacerdotes ocasiones formativas. También los agentes de pastoral laicos necesitan formación, que será llevada a cabo por el Oficio para la Familia del Vicariado, con la ayuda de los Consultores familiares y otros Centros de formación.»

[Traducción. vista en “Adelante la Fe”]

17 replies »

  1. La Secta Conciliar cada vez saca mas y mas las pezuñas, hasta el punto de que sus propios heresiarcas se escandalizan, formando grupos “tradicionalistas” del inválido Vasticano II. Con Bergoglio la Sinagoga de Satán ya dio luz verde para ir mas alla de las abominaciones vistas hasta ahora con los Antipapas de la contraiglesia, que no es mas que una prefigura de la Ramera de Babilonia descrita en el Apocalipsis. Estamos a vísperas de la aparición del Anticristo o de un gran castigo y la restauración de la Iglesia, seguido de un gran tiempo de paz. Solo el Altísimo lo sabe. Sean maslditos todos los que han juzgado o S.S. Pío XII y puesto en duda la Santidad de Padre Pío en este foro.

    Me gusta

  2. Hermanos recuerden que la Iglesia se ha enfrentado a varios anti papas y en la herejía de Arrios el 97 porciento de los obispos cayeron en apostasía fue el clero el que cayó en apostasía mientras los laicos nos mantuvimos firmes junto a San Atanasio mientras ellos se habían apoderado de los Templos e instalado a un falso papa, San Pablo dice que el falso profeta se sienta en el Templo de Dios, a la Iglesia nunca se ha identificado como secta tengan cuidado con identificarnos a todos católicos como sectarios, nosotros no apoyamos la herejía modernista, dice la Escritura que los falsos pastores incluso podrían lograr engañar a los elegidos. Oremos mas bien para que muchos de nuestros hermanos católicos que fueron engañados como lo fuimos muchos de nosotros puedan rechazar al falso papa Bergoglio y todas las herejías modernistas infiltradas con el Vaticano II.

    Me gusta

  3. Ni el arcangel san Miguel , ¿Quién cómo Dios? maldice, el Señor te reprenda le dice al gran adversario, lo que debe llamarnos a reflexión, y dejar en Manos del gran Juez, que es el Señor con todo poder y autoridad, en los Cielos y en la tierra, porque el Padre santo todo el juicio dio en su mano y a su Hijo, Bendito, por lo que decir una mentira como que en este foro que es un sitio que ama la verdad y tiene todo lo que toda persona debe conocer y saber, exponiendose seguramenrt a duras criticas, wque además lleva tiempo en nuestras vidas y hasta nuestra vista, me lleva a suponer que o desconoce, o injustamente habla de los grandes varones del Señor de los últimos, tiempos, como el Señor con todas las letras Moinmunan. Personalmente nunca me gustaron los extremos y ese vocabulario tan de viejo testamento y fariseo ,puede ser mi opinión personal, pero los hijos del Señor hablamos de Bendiciones . No se ofenda pero en estos días tan tristes no sumemos odios.ya todo ha sido dicho. santo Padre, Luigi Villa, Chiesa Viva y Apocalipsis de san Juan debe ser predicado para Bendición. del que lea y a toda persona que ama al Señor de la Vida y único salvador. Y eso se ha hecho cada día.

    En tiempos de la natividad, lo que este mundo necesita son Bendiciones. Gracias a la Iglesia fiel al Señor.

    Me gusta

  4. La Iglesia conciliar habiendo abrazado oficialmente las herejías del Vaticano II y sometiéndose a los heréticos papas coçoncilisres )desde Juan XXIII)no es la Iglesia de Cristo. Hoy día todos lis fieles de esa Iglesia que bien puede llamarse secta no son católicos. No tiene nada que ver la Iglesia de los tiempos de Arrio, que en su cabeza y en parte de los miembros, aunque pequeña, se mantuvieron fieles.
    Tampoco tiene nada que ver el que haya habido antipapas rn la historia.
    La situación actual es la gran APOSTASÍA que se ha ectendido desde la cabeza a todo el cuerpo y todos lis fieles.
    Muy pocos son los que conservan la Fe católica. Estos forman la Iglesia remanente y esto es lo que hacemos en el blog: hacer que la gente abra los ojos y salgan de la secta concilisr.

    Me gusta

  5. Moimunan, No generalice que el Gran Cisma de Occidente duró casi 40 años, sin que los católicos supieran quien era el verdadero papa, San Vicente Ferrer fue uno de los que inicialmente se dejo engañar por el antipapa. No voy a entrar en una discusión inútil pero no estoy de acuerdo con usted. Recuerde que los mismos apóstoles se quejaron y Jesús respondió
    El que no está contra nosotros, está a nuestro favor
    38 Juan le dijo:
    —Maestro, hemos visto a uno que expulsaba demonios en tu nombre, y tratamos de impedírselo, porque no es de los nuestros. Pues el que no está contra nosotros, por nosotros está. Marcos 9:38 39

    Me gusta

  6. Ludovico con que tu eres el Sr de los Puntos suspensivos, que paso con aquello de que hay que da testimonio de la fe católica, acaso unos puntos lo dan? Vi una copia de tu comentario en Gloria tv
    Angie

    Me gusta

  7. Fielajesus (Angie) El Cisma de occidente no fue herético, sólo fue ambición de poder. San Vicente Ferrer jamás cayo en herejía y en su corazón el tiempo que fue engañado defendió al que el creía el verdadero Papa. Solo había usurpadores. Hoy después de la creación del inválido CVII, la entronización de Satanás en las Capilla Paulina y la creación el Novus Ordo se creo una Falsa Iglesia, una falsa Barca de Pedro. Ahora sobre Marcos 9: 38-39. El bien y los Milagros que ensalcen el Santo Nombre de Jesús se deben aceptar aun si bienen de Herejes o Cismasticos, como ahora ocurre con heresiarcas y fieles de la Secta Conciliar. Pero eso no los hace justos ni los justifica de su herejía, cisma y apostasía, El que no está conmigo, está contra mí, y el que no recoge conmigo, desparrama (Lucas XI: 23). La Sinagoga de Satán se apoderó de la Santa Sede tras la muerte de S.S. Pío XII. Y desde Juan XXIII hasta Francisco han sido Antipapas masones.

    Me gusta

  8. Ludovico durante ese tiempo cayeron en el pecado de Cisma. Por eso San Vicente Ferrer llamó cismáticos a los que se unieron al falso papa que es pecado de idolatría, porque es unirse a un falso cristo y unirse a una falsa iglesia. Acuérdate los tres pecados que separan fuera de la Iglesia Cisma, herejía y apostasía. San Agustín habla de las dos Ciudades la de Dios y la Ciudad Terrena, la Iglesia ha combatido contra estos mismos males desde el comienzo. Por eso tenemos citas como las de San Cipriano que vivió entre 200-258 : “Adherirse a un falso obispo de Roma es estar fuera de la comunión con la Iglesia.” La Iglesia también ha tenido periodos hasta de 4 años sin papa este seria el mayor periodo donde la sede ha sido usurpada pero sigue siendo la Iglesia.

    Me gusta

  9. Sigue siendo la Iglesia aclaro el remanente fiel no los anti papas ni los que se unen a ellos, ellos son parte del cuerpo místico del anticristo, los herejes no pertenecen a la Iglesia tampoco sus defensores, pero una vez manifiesta su herejía porque si la herejía no se pone de manifiesto habría ignorancia y no malicia.

    Me gusta

  10. Perdón, pero agradecería que alguien me explique -si puede- “por qué se dan milagros eucarísticos en las misas NOM”. Salvo el Exc. Monseñor Willianson nadie ha osado dar una explicación coherente de ello,

    Me gusta

  11. Profejcarlos sobre ese tema:

    PADRE CERIANI: EL OBISPO DE KENT Y EL N.O.M.
    Martes 20 diciembre 2016 ~ Gustavo Maldocena
    RESUMEN NECESARIO

    Frente a la necedad del señor Obispo-que-nunca-se-retracta y sus gatos y gatas, me veo obligado a resumir lo ya expuesto tantas veces.

    La Iglesia prohíbe a los fieles católicos recibir los Sacramentos, incluso si son juzgados válidos, incluso la Eucaristía, de un ministro cismático o hereje.

    Lo que demuestra que la validez de un rito no es suficiente para probar que la recepción del fruto sea buena en todas las circunstancias.

    Adorar al Santísimo Sacramento es ejercer la virtud de religión, usando los frutos de un rito válidamente celebrado. Pero la Iglesia prohíbe a los fieles practicar la virtud de religión en connivencia con los cismáticos o herejes. Sigue siendo el delito de communicatio in sacris.

    No se permite ir a meditar, orar y adorar a Nuestro Señor, incluso realmente presente en el tabernáculo, si esta presencia real se deriva de un rito válido pero cismático.

    Una vez más vemos que no es suficiente que una hostia haya sido válidamente consagrada para que todo creyente pueda y deba darle el tributo de adoración.

    En el caso extremo de la misa negra satánica, la Iglesia establece que las sagradas especies, válidamente consagradas en tal contexto sacrílego, no deben ser devueltas a la adoración de los fieles, sino simplemente abandonadas a su corrupción natural.

    En resumen, el uso de los Sacramentos y el ejercicio de la virtud de religión, que suponen, en un caso como en el otro, la validez del rito, no hace nunca abstracción del valor doctrinal y moral de este rito. Esto es así porque, recibiendo los Sacramentos y ejerciendo la religión, los fieles deben profesar su fe y practicar la moral.

    Por tanto, ni el uso de los Sacramentos ni el ejercicio de la religión debe ser la ocasión de herir la fe y la moral. La Iglesia no permite a los fieles el uso de los Sacramentos (incluso válidos) administrados por acatólicos, y también les prohíbe practicar su religión en el contexto que se siga de estos Sacramentos.

    <>

    Monseñor Lefebvre juzgó preferible extender esta legislación de la Iglesia respecto de los nuevos sacramentos conciliares, especialmente la Nueva Misa:

    “Estas nuevas misas no sólo no pueden ser objeto de una obligación para el precepto dominical, sino que deben aplicarse a ellas las reglas canónicas que la Iglesia suele aplicar a la communicatio in sacris con los cultos cismáticos ortodoxos y con los cultos protestantes” (Cor Unum Nº 4, noviembre de 1979, págs. 4-5).

    “Con respecto a la Nueva Misa, destruyamos inmediatamente esta idea absurda: si la nueva misa es válida, se puede participar en ella. La Iglesia siempre ha prohibido asistir a las misas de cismáticos y herejes, incluso si son válidas. Es obvio que no podemos participar en misas sacrílegas, ni en misas que ponen en peligro nuestra fe” (Declaración sobre la Nueva Misa. Noviembre de 1976).

    Sólo un modernista conciliar puede decir que la nueva misa puede ser usada para edificar la fe.

    Sólo modernistas conciliares pueden defender a un modernista conciliar que sostiene tales principios.

    Sólo modernistas conciliares pueden secundar la absurda idea de participar en la nueva misa por el solo hecho de pensar que es válida…

    ¡Con mayor razón si hay dudas positivas sobre su invalidez!

    ..Seguir leyendo en Radio Cristiandad

    Me gusta

  12. Fielajesus (Angie) no sea necia la Secta Conciliar no es la Iglesia Católica y no hay salvación en ella. Por más que le de vueltas y acepte el CVII y a los Antipapas desde Juan XIII a Benedicto XVI. Por que eso es lo que demuestra.

    Me gusta

  13. Fielajesus (Angie)
    En el Cisma de Occidente no sabian quien era el Papa verdadero, los que defendieron FIRMES EN LA FE a un Antipapa como verdadero en ignorancia invencible de saber que no lo era, en ese tiempo de la confusión, no pidieron ser juzgados como Cismáticos incluyendo a San Vicente Ferrer que fue engañado. Hoy la cosas es muy diferente no solo ha habido Antipapas Usurpadores si no que se creo una falsa Iglesia Hereje, Cismática y Apóstata. Repito a través del Inválido CVII, la entronización de Satanás en la Capilla Paulina y el Novus Ordo. No sea hipócrita y diga: “Yo acepto como Papas desde Juan XXIII a Benedicto XVI, creo que el CVII y el Novus Ordo son válidos y aceptables y que los que resisten a Bergoglio o cualquier Antipapa dentro del CVII y el Novus Ordo son Católicos”. Y yas está. Es como si Arrianos se opusieran a un Antipapa Arrio que ahora quiere ir más alla de sus herejías y estos arrianos lo resistieran y usted dijera que son católicos. No la entiendo la verdad.

    Me gusta

  14. Moimnan Y tu eres un Cismático de Closed, yo he visitó aquí en tu blog como has juzgado y condenado como traidor y cómplice de los modernistas a S.S. Pío XII, sabes bien que no miento, te engañarías a ti mismo al negarlo. De farsante no te bajo.

    Me gusta

  15. No se quienes usted sr. tres puntos …, pero resulta un claro irrespetuoso y maleducado que además trata de farsante a quien es editor y responsable de este sitio, y además para los que participamos y acompañamos, es para nosotros el Señor Moinmunan, que tiene toda la documentación disponible para informarse, y no es raro porque siempre usan este tipo de fechas para salir con estas cosas que ya estan por demás de conversadas, y si su idea, era, hacer daño a un persona, y a este sitio, le aseguro que no lo, ha logrado.
    Porque seguramente es uno de los tantos que aparecen, agreden, y nunca más regresan. Desde mi persona no le admito su falso testimonio porque además es una mentira, producto de su mente.
    En Roma, no se llega a lo que se llegó, sin la suma de las guerras contra el Señor y desde el siglo XVIII, lo que ocurre es que el final se ve más claro y se conocen los nombres. La logia proganda due , no nace hace poco y el clero financista franc-mason e impostores judaicos-cablisticos fariseos, ya estaban dentro.y tenían una escuela, especial, para los de esa secta. El resto ha sido todo certificado por el Padre Luigi Villa con siete intentos de asesinato, que no pudieron lograr, Y si eso no es una sectas de farsantes no se que otro titulo se les puede dar. Hasta el padre Luigi Villa por pudor, se llevo consigo muchos secretos. Es imposible imaginar lo que hacen cuando, no se los ve, calificado en Apocalipsis XVII y XVIII como Misterio: Babilonia la grande y madre de todas las abominaciones. Y como no desean enseñar el Apocalipsis, estan, claros los nuevos inquisidores al mismo nivel que los marxistas culturales marcando a quien se les ocurre, en su mente, blasfemando al editor se difama a todo el sitio, lo cual en su mente es decir que el Arca amor a la verdad es un sitio farsante. Y es un mentira, como tantas de los tiempos finales y verdaderos sacerdotes padecieron en carne propia.Un religioso que se cree con poder, es un sadico en persona. Y como hay casos disponibles de victimas, sus nombres son conocidos.
    Y pobre del sacerdote fiel y sancto teólogo que predica al Señor en verdad y en Espíritu, enseñe el eterno evangelio y Apocalipsis de san Juan, y que caiga en sus manos. Sea uno el caso, o muchos, es lo mismo.
    Difamar para destruir y dejar pusilánimes que ni saben teologia ni salvacion ni Mandamientos, ni nada más que servir al mundo y a la hydra y el culto mundial del contra-CRISTO.
    Los cobardes, asi los llamo el Señor cuando veia que declinaba la Fe, entre sus discipulos. . Cobardes. Esta mal enseñado y traducido. Y san Pablo cuando fue llamado , en el camino de Damasco, siendo un fariseo al sevicio de la sinagoga deicida, y perseguidor de los convertidos al Señor, no fue una grata conversación, como leemos un dialogo sencillo como si fuera entre conocidos, san Pablo ¡TEMBLO! como les enseño a quien se debía temer: a este Temed, y es el Señor. el camino y la verdad y la vida y NADIE va al Padre si, no es, por medio del Señor. san, Juan XIV,6

    Felices tiempos de sancta natividad, y de la sagrada familia. Recordando que la sinagoga deicida, ya estaba en la busqueda de falsos testigos, para acusar de lo que nunca pudieron a Dios. hecho hombre, e hijo de María santísima y único salvador.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s