ALL POSTS

QUÉ ES LA FE PARA FRANCISCO


Francisco bendice a uno de los nuevos bautizados

El Papa Francisco bautiza a 28 niños en la Capilla Sixtina

 

“La fe no es recitar el Credo los domingos en misa, la fe es confiar en Dios, confiarse en Dios”

[Extraigo la noticia de Religión Digital, con sus propias palabras.]

“En su breve homilía, totalmente improvisada, el Papa se dirigió a los padres. “Ustedes han pedido para sus hijos la fe que les será dada en el Bautismo. Esto significa vida de fe, porque la fe debe ser vivida, y hay que caminar por el camino de la fe, y dar testimonio de la fe”.

“La fe no es recitar el Credo los domingos en misa”, recordó el Papa. “La fe no es solo esto, la fe es creer en la Verdad de Dios Padre que ha enviado a su Hijo, y el Hijo nos da el Espíritu que nos vivifica, pero la fe es confiar en Dios, confiarse en Dios. Y eso es lo que tienen que enseñarle a los hijos con el ejemplo”. [¿Sólo con el ejemplo o también con las palabras?]”

[Sigo yo mismo]

La Fe es la adhesión a las verdades reveladas bajo la regla de la Iglesia. De manera que hemos de creer lo que Dios ha  revelado según lo que dice la Iglesia que Dios ha revelado. De las verdades que dice la Iglesia que son necesarias para la salvación, no podemos elegir unas y olvidar otras. Es más como dijo el papa León XIII en la encíclica Satis Cognitum :

20. Es, pues, incontestable, después de lo que acabamos de decir, que Jesucristo instituyó en la Iglesia un magisterio vivo, auténtico y además perpetuo, investido de su propia autoridad, revestido del espíritu de verdad, confirmado por milagros, y quiso, y muy severamente lo ordenó, que las enseñanzas doctrinales de ese magisterio fuesen recibidas como las suyas propias. Cuantas veces, por lo tanto, declare la palabra de ese magisterio que tal o cual verdad forma parte del conjunto de la doctrina divinamente revelada, cada cual debe creer con certidumbre que eso es verdad; pues si en cierto modo pudiera ser falso, se seguiría de ello, lo cual es evidentemente absurdo, que Dios mismo sería el autor del error de los hombres. «Señor, si estamos en el error, vos mismo nos habéis engañado» [Ricardo de San Víctor. De Trinitate c.2]. Alejado, pues, todo motivo de duda, ¿puede ser permitido a nadie rechazar alguna de esas verdades sin precipitarse abiertamente en la herejía, sin separarse de la Iglesia y sin repudiar en conjunto toda la doctrina cristiana?

Pues tal es la naturaleza de la fe, que nada es más imposible que creer esto y dejar de creer aquello. La Iglesia profesa efectivamente que la fe es «una virtud sobrenatural por la que, bajo la inspiración y con el auxilio de la gracia de Dios, creemos que lo que nos ha sido revelado por El es verdadero; y lo creemos no a causa de la verdad intrínseca de las cosas, vista con la luz natural de nuestra razón, sino a causa de la autoridad de Dios mismo, que nos revela esas verdades y que no puede engañarse ni engañarnos».

«Si hay, pues, un punto que haya sido revelado evidentemente por Dios y nos negamos a creerlo, no creemos en nada de la fe divina». Pues el juicio que emite Santiago respecto de las faltas en el orden moral hay que aplicarlo a los errores de entendimiento…

Nada es más justo; porque aquellos que no toman de la doctrina cristiana sino lo que quieren, se apoyan en su propio juicio y no en la fe, y al rehusar «reducir a servidumbre toda inteligencia bajo la obediencia de Cristo[64] obedecen en realidad a sí mismos antes que a Dios. «Vosotros, que en el Evangelio creéis lo que os agrada y os negáis a creer lo que os desagrada, creéis en vosotros mismos mucho más que en el Evangelio».

Como se ve la concepción de BERGOGLIO de la Fe Católica difiere ampliamente de la Fe católica. No es que tengamos que creer a bulto en la Verdad que nos trajo el Hijo de Dios, sino en todos los puntos que abarca esa verdad. Negar uno sólo de ellos es negar la Fe de la Iglesia o sea la Fe de Jesucristo.
Por otra parte confunde el objeto de la Fe con el objeto de la esperanza cristiana, al que pertenece confiar en Dios, confiarse en Dios. Esta es la Fe fiducial propia de los luteranos. Los protestantes creen que confiar firmemente en el Señor nos dará la salvación. Esto es la Fe fiducial, que enseña Bergoglio. El Concilio de Trento estableció:
D-822 Can. 12. Si alguno dijere que la fe justificante no es otra cosa que la
confianza de la divina misericordia que perdona los pecados por causa de
Cristo, o que esa confianza es lo único con que nos. justificamos, sea anatema
[cf. 798 y 802].
D-823 Can. 13. Si alguno dijere que, para conseguir el perdón de los
pecados es necesario a todo hombre que crea ciertamente y sin vacilación
alguna de su propia flaqueza e indisposición, que los pecados le son
perdonados, sea anatema [cf. 802]
 Yo creo que con lo que se ha apuntado se ve claramente la concepción luterana de la fe de Francisco. Al par,  olvida decir según la concepción católica de la Fe que la Fe es una adhesión intelectual a las verdades que el Hijo de Dios dejó depositadas en su Iglesia. Negar una sola de ellas es negarlas todas y sobre todo es negar la veracidad del Hijo de Dios.
Al mismo tiempo afirma Bergoglio que los padres deben enseñar a sus hijos esta Fe con el ejemplo. Pero la verdad es que sin negar que deben dar ejemplo de las exigencias de la Fe católica deben también instruir a sus hijos con palabras y facilitándoles escritos, por ejemplo, catecismos. Quizás esto repugne a quien previno muchas veces contra el proselitismo. Pero los padres católicos deben ser, por mandato de Cristo (Id y enseñad) PROSELITISTAS. Y nunca dicho con más propiedad que lo deban ser con sus hijos.
 A esta Fe en la verdad de Cristo hay que añadir para la justificación las otras dos virtudes teologales la Esperanza confiada en la Gracia y en la Salvación que Dios nos otorgará, si llegamos al final de la vida (en lo cual confiamos en nuestras oraciones)  justificados por la Caridad que es el Amor a Dios, por medio del cual cumplimos los mandamientos. ” Si me amáis guardaréis mis mandamientos“.
Como se ve, esta concepción católica de la Vida cristiana está en contradicción con el reduccionismo de Bergoglio que reduce la Fe, al modo luterano, a simple confianza en Cristo, o Fe fiducial. Y la transmisión de la Fe a simplemente hacerlo con el ejemplo.
 

A decir verdad sus palabras caen bien en unos católicos  que sin saberlo, son ya luteranos de corazón

Anuncios

3 replies »

  1. Independiente de cualquier otra consideración, sin embargo, es preciso decir, que el Papa dijo también, a continuación que “la fe no sólo es eso” (con lo que no niega el Credo). Desde luego da lugar a confusión. Eso está claro. Podría haber intercambiado el orden, por ejemplo. En todo caso son los cardenales, la Iglesia Jerárquica quien tiene que decir (en el sentido de juzgar, no de pensar que eso lo podemos y lo debemos de hacer todos) si el actual Papa es o no hereje. Lo cual estoy convencido de que se producirá, pero mientras tanto ya sabemos cómo actuar: Fidelidad al Papado, a la Iglesia de siempre, que es la verdadera. Y caso omiso de todo aquello que atente contra lo que se nos ha transmitido, aun cuando provenga de la boca del Papa; pues, mientras no se demuestre lo contrario, y aunque nos duela lo que ocurre, no podemos dejar de afirmar que Francisco es el Papa legítimo … al menos hasta el momento (Otra cosa distinta es que haya mucha corrupción en el Vaticano, ante lo cual no podemos cerrar los ojos; pero no nos toca a nosotros decidir ni “juzgar” acerca de si estamos o no ante un papa hereje. Tal vez sí, posiblemente sí, pero la última palabra no nos corresponde a nosotros). De hacerlo así, caeríamos en el sedevacantismo. Y esto no puede hacerlo un católico que se precie de tal, puesto que tiene que haber una cabeza visible de la Iglesia, la cual sigue siendo Una, Santa, Católica y Apostólica, a pesar de que parezca que los poderes de este mundo llevan las de vencer). Las palabras de Jesucristo no pueden dejar de cumplirse. Y Él dijo que “las puertas del infierno no prevalecerán contra la Iglesia”. De modo que lo más sensato y prudente -ante Dios- es poner en Jesucristo toda nuestra fe y confianza, con la seguridad de que Él no nos va a engañar. Pero eso sí: no podemos tomar decisiones que no nos competen. Es la Iglesia quien tiene que dictaminar -¡y estamos a la espera!- de si estamos o no ante un papa hereje. Todo se andará. Mientras tanto, calma, serenidad y paciencia; sufriendo -eso sí- pero, al mismo tiempo, dejándonos caer en las manos de Dios, el cual nunca falla. Con todos mis respetos. Un lector de su blog.

    Me gusta

    • Amigo mío Ud. está en el error. Si Ud. cree que habrá cardenales que vayan a juzgar el caso Francisco puede sentarse. Además la doctrina es que los súbditos pueden reprender al papa. Considere esta

      cita:

      La Iglesia obliga a la denuncia (Canon 1935,2).
      Alejandro VII, papa, condenó la proposición siguiente:
      “Quamvis evidenter tibi constet Petrum haereticum esse, si probare non possis, non teneris denuntiare” (D.S. 2025).[Aunque te parezca evidente que Pedro-el papa- yerra y es hereje si no lo puedes probar no estás obligado a denunciar. Proposición condenada]
      Es bastante citado y bien conocido el texto de Santo Tomás sobre la represión de los Superiores:
      “Sciendum est tamen quod, ubi immineret periculum fidei, etiam publice, praelatii essent a subditis arguendi” (S.T. 2-2, 33, 4 ad 2). [Cuando hay peligro para la Fe, los prelados deben ser reprendidos por los súbditos, incluso públicamente]
      En el curso de la Historia hubo ejemplos de reacción contra a la cabeza suprema, tanto contra la herejía como contra los errores cometidos por debilidad, como por San Hilario y por San Jerónimo, contra el papa Liberio. [N. El papa Liberio no cometió herejía ni error contra la Fe]
      Así San Columbano reprendió al papa San Bonifacio, por ciertas informaciones que llegaron a sus oídos; y así le dice:
      “Si tuvieras una falta, si estuvieses desviado de la fe (…); vuestros súbditos podrían, con pleno derecho, oponerse y romper la comunión contigo; y si fuera verdad y no es algo inventado por una total invención: vuestros hijos vendrían a ser la Cabeza y tú la cola” (Dt. 28,44).
      “Así, aquellos que mantuvieran la fe ortodoxa, serán vuestros jueces”. (Epist. 9, P.L. 80, col. 279).
      Los santos obispos Bruno de Segni, Godofredo de Amiens y Norberto de Magdeburgo dirigieron duras palabras de reprobación a Pascual II, por haber cedido en la cuestión de las investiduras.
      Y, sobre esto, bastante ilustrativa es la anécdota que se cuenta sobre el Cardenal Carafa, después papa Paulo IV: “Julio II, papa, envió un mensajero al Cardenal Carafa, que mantenía en prisión, como hereje, a un religioso, para que lo soltase”. Le respondió entonces el Cardenal Carafa al mensajero:
      “Diga al papa, en mi nombre, que si él no permite que el Santo Oficio opere legítimamente según el Derecho, además de hacer una injuria a Dios, no podría ocupar la Sede que ocupa” (Cfr. Pe. A. Caracciolo C.R.; De Vita Paulo IV; Collectanea Histórica – 1612 -p. 157).
      Por tales ejemplos observamos que no esperaban estos santos hombres, para reprender a los papas, que se consumase el crimen de una herejía formal; les bastaba el hecho material del desvío de la fe, un simple indicio; o una simple sospecha.
      Evitaban así a que las cosas llegasen a ser mayores, a una herejía formal; o que se consolidasen los errores.
      Pero, ¿qué ocurre hoy?
      ¿Cómo fue posible que los “papas” conciliares, o posconciliares, pudiesen llegar a proclamar, en el ejercicio del papado, esto es, en su enseñanza oficial, no meramente privada, errores sin contar las herejías formales?
      Por no haber reprobado y rechazado sus principios oportunamente; por haber sido subestimados todos los indicios racionales de criminalidad y prevaricación.
      Principiis obsta!
      Los responsables —no me refiero a sus cómplices, sino a los incautos, cobardes y perplejos, tanto pastores, principalmente, como fieles ilustrados— no hicieron lo que debían haber hecho: arrancar el mal de raíz, según las normas de la encíclica Pascendi, de San Pio X

      .
      Le recomiendo la lectura del post de donde la extraigo:

      Tradicionalistas culpables
      Lo que Ud. piensa del sedevacantismo es erróneo. En él se conserva la Fe católica y no en su posición. Dice que la Iglesia es Una. Precisamente en ninguna parte se niega más este dogma que en la Iglesia conciliar. Francisco ha dicho recientemente que la Iglesia est formada por los bautizados refiriéndosea a que las falsas iglesias son la IGLESIA. Pero la Iglesia es Una y no admite a otras iglesias en su seno.
      Usted tiene que defender su Fe y al parecer no lo hace. En el blog tiene abundante material para convencerse de la falsedad de sus aserciones en el comentario. Pida mucho a Dios que le dé luz para convertirse en un buen católico y abandonar sus errores y herejías. Está en juego su salvación.

      Vuelvo a lo que Ud dice que dijo Francisco: La Fe no sólo es eso. Es verdad y está puesto en el post. Pero Francisco no dio una definición de la Fe tal como lo hace León XIII y debe hacer un católico. La Fe NO ES CONFIAR Y CONFIARSE EN DIOS. la Fe es creer lo que Dios ha revelado y la Iglesia nos enseña. Es algo que pertenece al entendimiento, no al sentimiento. Confiar en Dios pertenece a la virtud de la esperanza, no a la Fe. Lea otra vez el post y verá que no sólo hay ambigüedad sino error al definir la Fe como lo hacen los luteranos.

      Me gusta

  2. Querido Moimunan, Bergoglio como muchos otros fueron formados en la falsa y mala filosofía existencialista, su pseudoteología busca solo la salvación terrenal, por eso se entienden tan bien con la utopía de salvación judía, la tierra prometida. Entre los falsos católicos y nosotros hay un abismo, nosotros le creemos a Dios que nos enseña que este mundo esta maldito por el pecado, y que nuestra salvación consiste en salvarnos del infierno y habitar en el Cielo, aunque para ello debamos hipotecar esta vida. A Bergoglio no le interesa la salvación eterna, como buen judaizante le interesa la promoción humana, tiene la ilusión de la tierra prometida, el paraíso en la tierra y en ello está de acuerdo con los masones, los comunistas, las filosofías orientales y en largo etcétera.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s