ALL POSTS

SAN RAIMUNDO DE PEÑAFORT O.P., PRESBÍTERO


image

23 de enero San Raimundo de  Peñafort (O.P), presbítero (1175-1275)

Vivió entre sabios y santos. Tuvo la dicha de estar rodeado de hombres tan santos como San Alberto Magno, que fue su profesor y San Pedro Nolasco el que dirigió su conciencia…Fue contemporáneo de Santo Tomás de Aquino y a ruegos suyos éste escribió la Summa Contra Gentiles, para la conversión de los no católicos.i Nació por el año entre los años 1175 y 1180, en Cataluña. Hechos sus estudios en su pueblo, marchó a Barcelona para graduarse en Leyes. A la vez que aprendía, enseñaba la moral y las virtudes a los demás. image. El humilde y docto sacerdote había siempre rehusado honores y prestigio, pero no lo había logrado. Rechazando una vida cómoda y alegre (era hijo del noble castellano de Peñafort), se había dedicado desde muy joven a los estudios filosóficos y jurídicos; a los veinte años enseñaba filosofía en Barcelona.

Marchó a Bolonia para ampliar sus estudios y se dedicó de lleno al estudio de las leyes en las que será un gran maestro y a los treinta años, recién graduado ya enseñaba jurisprudencia en Bolonia. El sueldo que obtenía por ello lo gastaba todo en socorrer a los necesitados.

Regresó a Barcelona por invitación de su obispo, quien lo nombró canónigo. Pero cuando los dominicos llegaron a esa ciudad, le invitaron a ingresar en sus filas y Raimundo, abandonándolo todo, entró a la Orden. Dieciséis años después, en 1238, fue nombrado Superior General, cargo que no pudo rehusar. Durante dos años visitó a pie los conventos de la Orden, después reunió el Capítulo general en Bolonia y presentó su renuncia. Así, a los setenta años de edad pudo regresar a la enseñanza y a la pastoral. image Posteriormente, el Obispo de Barcelona le pidió ayuda para dirigir y corregir los defectos de su Diócesis. Pronto su fama se extendió como en Bolonia. Todos acudían a él con sus dificultades y a todas partes llegaba su acción iluminadora y caritativa.

A sus 47 años, un día le dice al Padre Provincial: “Padre, deme por favor una buena penitencia por mis muchos pecados, sobre todo por los que cometí en Bolonia por mi soberbia”. Y el P. Provincial le impuso el escribir una Suma sobre Teología moral que aún hoy es una maravilla de precisión y seguridad y que tantos juristas durante siglos se aprovecharon de ella.

Fundó junto con San Pedro Nolasco y el rey Jaime I la Orden de la Merced para redimir a los cautivos que tanto abundaban en aquella época. Cada uno tuvo una gran misión en el nacimiento y desarrollo de esta Orden. Raymundo, a pesar de huir de puestos honoríficos, fue encargado por los reyes y Papas de grandes misiones y embajadas y en todas salió airoso y con gran fruto. Fue elegido Superior General de su Orden en la que tanto y tan bien trabajó… Recorrió varias naciones y países para predicar, con ardiente caridad, la fe en Jesucristo a judíos y moros… San Raymundo fue el consejero de miles de personas y gran director de conciencias.

Cuando Gregorio IX, de quien había sido un precioso colaborador, le comunicó su intención de nombrarlo arzobispo de Tarragona, la consternación de Raimundo de Peñafort fue tal que se enfermó.

Nombrado confesor del rey Santiago de Aragón, no dudó en reprocharle su conducta escandalosa durante la expedición a la isla de Mallorca.

San Raimundo de Peñafort, detalle (Tomasz Dolabella, Convento Santo Domingo, Cracovia)

San Raimundo de Peñafort, detalle (Tomasz Dolabella, Convento Santo Domingo, Cracovia)

Una leyenda cuenta que el rey había prohibido que las embarcaciones se dirigieran hacia España, y entonces, Raimundo, para manifestar su desacuerdo con el soberano, extendió su manta sobre el agua y sobre él navegó hasta Barcelona. Una de sus obras apostólicas dignas de recordar son las misiones para la conversión de los hebreos y los mahometanos que vivían en España.

Según la tradición, se le atribuye el mérito de haber invitado a Santo Tomás de Aquino a escribir la Summa contra Gentiles, para que sus predicadores tuvieran un texto seguro de apologética para las controversias con los herejes e infieles. Él mismo redactó importantes obras de teología moral y de derecho, entre ellas la Summa casuum para la administración correcta y eficaz del sacramento de la penitencia.

Murió casi a los cien años, el 6 de enero de 1275 y fue canonizado en 1601.

P. Ángel Amo [con añadidos]

Texto de mercaba com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s