Hagiografía

SAN POLICARPO, OBISPO DE ESMIRNA, MÁRTIR


 

San Policarpo. Obispo de Esmirna. Discípulo del Evangelista San Juan

San Policarpo. Obispo de Esmirna. Discípulo del Evangelista San Juan. Mosaico de la Basílica “Nueva” de San Apolinar. Rávena. S. VI

En medio de las dulzuras de la contemplación del Verbo hecho carne, Juan el discípulo Amado amado, ve llegar entre los resplandores del martirio, a Policarpo, el Ángel de la Iglesia en Esmirna. Este sublime anciano llegó después de responder en el anfiteatro al procónsul que le exhortaba a maldecir a Cristo: “Hace ochenta y seis años que le sirvo, y él nunca me hizo daño alguno, más aún, Él me llenó de bienes. ¿Cómo podría yo maldecir al Rey mi Salvador? “
Pasando  por el fuego y la espada, llegó a los pies de su Rey Salvador, para disfrutar de la felicidad eterna en su presencia, como pago a los ochenta y seis años en que le sirvió  con  fatigas  para mantener su rebaño en la Fe y la Caridad, con la muerte sangrienta que tuvo que soportar.
Al igual que el apóstol su Maestro, se opuso enérgicamente  a los esfuerzos de los herejes que alteraban la fe. Fiel a los mandatos del angelical  confidente del Hombre-Dios, no quiso saludar con palabras de su boca a Marción, quien corrompía la fe de de Cristo, llamándolo  primogénito de Satanás. Enérgico adversario de la orgullosa secta que se avergonzaba de la Encarnación de todo un  Dios, él nos legó la maravillosa epístola a los Filipenses, en la que decía: “El que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es un anticristo . “
Por eso, era muy justo que a un testigo tan valiente le fuese concedido el  honor de morar en un lugar cercano a aquél en que se nos mostró en una cuna, en toda su ternura el Hijo de Dios revestido de una carne como la nuestra.
Honremos al discípulo de Juan, al amigo de Ignacio, al obispo de la Era Apostólica, que mereció el elogio del mismo Jesucristo, en la Revelación de Patmos. El Salvador le dijo por boca de Juan,  “como has sido fiel hasta la muerte yo te daré la corona de la vida.” ( Apoc. II, 10 ). Policarpo fue fiel hasta la muerte. Por eso le vemos con su corona, en estos días próximos a la celebración del aniversario del nacimiento de su Rey entre nosotros.
San Policarpo. Icono bizantino. S. IX

San Policarpo. Icono bizantino. S. IX

[A continuación texto del año cristiano de Croisset sobre el santo mártir]

San Policarpo, discípulo de San Juan Evangelista, nació hacia el año 70, en tiempo del emperador Vespasiano, y fue convertido á la religión cristiana en su niñez, cuando imperaba Tito. Hízose, no sólo querer, sino estimar de los apóstoles, por la inocen­cia de sus costumbres, por su piedad y por el ardiente celo que mos­traba por la religión. Tuvo la fortuna de conocer y conversar con muchos que habían tratado al Salvador cuando vivía en el mundo: fueron sus maestros los Apóstoles, y San Juan Evangelista tomó especialmente á su cargo el cuidado de enseñarle.

san_po11

«Policarpo (dice San Ireneo en el libro de las Herejías), no sólo fue enseñado por los Apóstoles, sino que éstos mismos le eligieron por obispo de Esmirna en Asia. Yo le conocí en mis juveniles años, porque murió muy viejo y tenía ya muchos cuando salió de esta vida por medio de un gloriosísimo y muy ilustre martirio. Enseñó siempre la misma doctrina que había aprendido de los Apóstoles: la que enseña la Iglesia y la que es únicamente doctrina verdadera. Todas las iglesias del Asia, y cuantos hasta ahora han sido suceso­res de Policarpo en la silla episcopal, dan testimonio de que fue in­violable predicador de la verdad, más digno de fe que Valentino, Marción y los demás descaminados que se han dejado llevar de la mentira y del error. En tiempo de Aniceto vino á Roma, convirtió á la fe y reconcilió con la Iglesia de Dios á muchos secuaces de los he­rejes, publicando que la doctrina que él había aprendido de los Após­toles, era únicamente la que la Iglesia enseñaba.» Esto dice San Ireneo.

Como era San Juan Evangelista quien tenía á su cargo todas las iglesias del Asia, él fue quien le encomendó la iglesia de Esmirna, consagrándole obispo de ella, bajo el imperio de Trajano, poco tiempo antes que saliese á su destierro de la isla de Patmos, siendo el único de los siete obispos que fue declarado por irreprensible, de boca del mismo Cristo, por estas palabras:

Yo sé que sufres y que eres pobre; con todo eso, eres muy rico, porque eres objeto de la murmuración de los que se llaman judíos y no lo son, porque componen la sinagoga de Satanás. No temas por lo que te resta de padecer; he aquí que el demonio meterá en la cárcel á muchos de vosotros, para que todos seáis probados, y vuestra tribulación será de diez días. Sé fiel hasta la muerte, que Yo te daré la corona debida.

En efecto, tuvo Policarpo gran necesidad de mucho valor y mucha paciencia para sufrir las persecuciones que se levantaron contra él, no sólo de parte de los paganos, sino también de los herejes y de los falsos hermanos, que por largo tiempo ejercitaron su virtud y sufrimiento.

Habiendo muerto su amado maestro San Juan, quedó Policarpo privado de  su gran ayuda y de su dulcísimo consuelo, pero conservó siempre sus máximas y su espíritu, tanto, que parecía hablaba Juan por boca de Policarpo.

Fue condenado á muerte su grande junto a amigo San Ignacio, obispo de Antioquia, por el emperador Trajano, que se hallaba á la sazón en Siria, y dio orden de que fuese conducido á Roma, donde había de ser echado á las fieras por la fe de Jesucristo. Tuvo el gran consuelo de hablar con  San Ignacio cuando pasó por Esmirna dándole un abrazo antes de morir á su amigo Policarpo.

Llenose de gozo cuando vio la Iglesia de Esmirna tan fervorosa, y dio mil gracias á Dios por haberle concedido un obispo tan santo. Ambos habían sido discípulos del Evangelista San Juan, y desde entonces habían contraído estrechísima amistad. Antes de llegar á Roma San Ignacio escribió varias cartas laudatorias á San Policarpo, á quien, no sólo tenía por amigo, sino que, en cierta manera, le trataba como a un hijo, por ser mucho más anciano que él. En una de las cartas le da consejos semejantes á los que San Pablo daba á su discípulo Timoteo.

«Cumple con las obligaciones de tu cargo, consagrándote con todo tu cuerpo y tu espíritu. Sufre á los demás como el Señor te sufre á ti. Si  te huciesen  sufrir, súfrelos con caridad, como lo haces. Pide á Dios una sabiduría aun  mayor que la  quetienes. Vigila, puesto que posees un espíritu que no duerme. Habla á cada uno en particular, según lo que el Señor te diere á entender. Lleva con paciencia las flaquezas de los demás, como perfecto atleta. Cuando el trabajo es mayor, también es mayor el provecho. El que ames á los buenos, no es gracia. Aplícate á ganar á los más perversos por la dulzura. No todas las llagas se curan con un mismo remedio. Las inflamaciones se curan bañándolas y rociándolas. No te dejes aturdir de los que parecen dignos de fe y enseñan errores. Mantente firme, como se mantiene el yunque, por más que lo golpeen. Es propio de un grande atleta ser despedazado y vencer.»

Hallándose San Ignacio en Filipos de Macedonia, escribió otra carta á San Policarpo, en la cual le habla con licencia de anciano, con autoridad de obispo, con cordialidad de amigo, y con el fervor del mártir que estaba ya casi tocando con la mano la corona en el fin de su gloriosa carrera.

San Ireneo, su amigo y su discípulo ilustre, dice que fue testigo ocular de la santidad de toda su vida, de la gravedad de todas sus operaciones, de la majestad de su semblante y de su porte; de su inmensa caridad y de la maravillosa estimación que se ganó en el concepto de todos.

Habiendo sido discípulo de San Juan Evangelista, no es de extrañar se le hubiese comunicado un ardentísimo amor á Jesucristo, y una devoción muy tierna á la Santísima Virgen María. Se observa que todas las iglesias, que lograron la dicha de tener por obispos á los Apóstoles ó á sus discípulos, han conservado siempre una devoción muy particular á la Madre de Dios y Reina de los ángeles.

Hallándose ya San Policarpo en los ochenta años de su edad, pasó á Roma para consultar al papa Aniceto algunos puntos sobre la disciplina eclesiástica, especialmente el que entonces era muy controvertido, acerca del día en que los cristianos habían de celebrar la Pascua. Fue utilísima su estancia en aquella ciudad para algunos fieles que estaban algo tocados del veneno de las nuevas herejías. Quedó confundido el error con la presencia y doctrina de un discípulo tan ilustre de San Juan Evangelista. Encontrando un día en la calle al heresiarca Marción, preguntó éste al Santo si le conocía, y Policarpo le respondió: Sí, te conozco; ya sé que eres el primogénito de Satanás.

San Policarpo ante el procónsul. Speculum Historiale. V. de Baeuvais. S. XV

San Policarpo ante el procónsul. Speculum Historiale. V. de Baeuvais. S. XV

Vuelto al Asia nuestro obispono gozó por mucho tiempo de la paz en que había dejado á su iglesia al tiempo de partir á Roma. El emperador Marco Aurelio, que había sucedido á Antonino, hizo punto de honra y de religión el exterminar á los cristianos del mundo. Esto dio lugar á la sexta persecución, que fue una de las más crueles; y la de la iglesia de Esmirna fue uno de los primeros teatros de ella. El procónsul Quadrato dio principio á la persecución, mandando echar á las fieras doce cristianos traídos de Filadelfia. Era como capitán de esta tropa, San Germánico, cuya constancia irritó tanto á los gentiles contra los cristianos, que el pueblo comenzó á clamar por su muerte, pidiendo ante todo la de Policarpo, cuya presencia hacía invencibles á los fieles, inspirándoles el menosprecio de la muerte y de todos los tormentos.

Quiso el Santo mantenerse en la ciudad, sin hacer caso de estos clamores, y continuar en sus visitas pastorales; pero se vio precisado á ceder á las ardientes instancias de los cristianos, que le obligaron á retirarse y esconderse en una casa de campo, donde no estuvo muchos días, y los pocos que estuvo los pasó en continua oración día y noche.

Tres días antes que le prendiesen, tuvo una visión en sueños, pareciéndole que ardía la almohada sobre que reclinaba su cabeza. Después que despertó, juntó á los fieles y les dijo:

Tened por cierto que dentro de pocos días he de ser quemado vivo; demos por siempre gracias á nuestro dulcísimo Jesús, que me quiere hacer merecedor de la corona del martirio.

Al día siguiente se halló la casa cercada de soldados. Hallábase el Santo en oración, en el desván de la casa, y, oyendo el ruido, se ofreció como víctima al Señor, suplicándole se dignase aceptar el sacrificio de su vida; y lleno de extraordinaria alegría, bajó donde estaban los soldados; saludó cortésmente al oficial que los mandaba; le declaró quién era; le rogó que entrase con su gente á descansar un poco; mandó que le dispusiesen de comer, y él se retiró á continuar su oración.

Quedaron atónitos el oficial y los soldados al ver tanta serenidad, tanta dulzura y mansedumbre; llenándoles también de veneración y de respeto la majestuosa presencia de aquel venerable anciano; pero, con todo, como eran unos mandados y no podían dejar de cumplir su misión, aunque con general dolor de todos. Al amanecer hicieron montar al Santo en un humilde jumento para ir á Esmirna. Poco antes de entrar en la ciudad encontró al corregidor y a su padre Nicetas, que iban de paseo; obligáronle á que se metiese en su coche, y comen­zaron a persuadirle á que se rindiese al emperador y sacrificase á los dioses. Indignado el santo obispo de que tuviesen valor para hablarle así, les respondió con tanta resolución y tanto brío, que le arrojaron violentamente del coche, quedando no poco maltratado el golpe que recibió en la caída.

Al entrar en el anfiteatro oyó una voz del Cielo que le decía:

Buen ánimo, Policarpo, permanece firme. 

Fue luego presentado ante el tribunal del procónsul, que le exhortó mucho á que obedeciese y considerase que ni sus años ni su gran debilidad podrían tolerar el rigor de los tormentos, á que irremisiblemente le condenaría si al instante no maldecía á Jesucristo, Entonces el santo viejo, como recogiendo la inspiración de su celo, y cobrando vigor y tono de voz muy superiores á su avanzada edad, le respondió de esta manera:

San Policarpo en la hoguera

San Policarpo en la hoguera

Ochenta y seis años ha que sirvo á mi Señor Jesucristo; nunca me ha hecho ningún mal, y siempre me ha hecho mucho bien, recibiendo cada día de su mano nuevos favores. Pues ¿cómo quieres que maldiga al que me dio la vida, al que es mi Creador, mi Salvador y mi Padre, el arbitro de mi suerte eterna, que ha de juzgar á todos los hombres, y,  en suma, mi Dios, á quien debo todo mi amor, todo mi reconocimiento y todo mi respeto? ¿Qué son las llamas con que me amenazas? Ellas queman durante una hora, pero el fuego que la Justicia divina reserva á los impíos es inextinguible. ¿Qué te detiene? No tardes: ordena contra mí el suplicio que más te plazca.  

Irritado el procónsul con esta respuesta, que no esperaba, le amenazó que le echaría á las fieras. Confiado en mi Señor Jesucristo, respondió el Santo, no temo ni á las fieras, ni al fuego, ni al acero. Cuando oyó el pueblo estas palabras, comenzó á gritar enfurecido: Ya que dice que no teme al fuego, que sea quemado vivo. En seguida encendieron tumultuariamente una hoguera, arrojaron en ella á Policarpo, que con semblante alegre, y los ojos puestos en el Cielo se estaba ofreciendo á Dios en holocausto; pero, respetándole las llamas, le rodearon blandamente, y elevándose sobre la cabeza á modo de pabellón, le cubrían sin hacerle daño. Irritados los paganos con este prodigio, le atravesaron su cuerpo con una espada; y la sangre que derramaba el santo mártir apagó el fuego. De esta manera acabó su gloriosa carrera Policarpo; y desde entonces celebra toda la Iglesia su ilustre martirio.

San Policarpo. Speculum historial. V. de Beauvais. S. XV

San Policarpo. Speculum historial.e V. de Beauvais. S. XV

Francia le venera y le ha venerado siempre por uno de sus apóstoles, por haber sido maestro de San Ireneo, obispo de Lyon, de San Benigno, obispo de Langres, de San Andoco, San Tirso y San Andeolo, que pasaron á evangelizar las Galias. Sucedió su glorioso martirio cerca del año 160 de Nuestro Señor Jesucristo. Los restos del glorioso mártir fueron recogidos por los cristianos, y parte de ellos fueron llevados á Francia por San Ireneo y otros discípulos de San Policarpo.

 

Iglesia de San Policarpo, Esmirna, actual Izmir en Turquía.

Iglesia de San Policarpo, Esmirna, actual Izmir en Turquía.

Anuncios

Categorías:Hagiografía

Tagged as: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s