ALL POSTS

LA PURIFICACIÓN Y LA VIRGEN DEL BUEN SUCESO


Nuestra Señora del Buen Suceso y la Purificación, 2 de febrero

imageProf. Plinio Corrêa de Oliveira

¡Nuestra Señora del Buen Suceso!  ¡Purificación de Nuestra Señora! ¿Qué se puede decir de estas dos invocaciones? ¿En qué sentido el día de la fiesta del Buen Suceso se relacionan con la Fiesta de la Purificación? Y ¿cómo pueden estas invocaciones entenderse en relación a nuestra lucha en los días actuales?

En el precepto del Antiguo Testamento, las madres debían presentar a sus hijos en el Templo 40 días después de su nacimiento para

Purificación de Nuestra Señora en el Templo

Purificación de Nuestra Señora en el Templo

purificarse y ofrecer al niño a Dios. Este era un precepto que toda buena madre israelita observaba. Fue, además, una hermosa ley que refleja la santidad de Dios. Nace un niño en medio de los peligros que acompañan a cada gestación. Pero, al final, viene su nacimiento. ¡Oh feliz suceso! Tan pronto como la madre se recuperó lo suficiente como para viajar, tomó al niño fue al Templo. Ella va y presenta su hijo a Dios, porque Él fue el que lo creó por lo que debía ser ofrecido a Dios y vivir para él. La antigua ley prescribía esta presentación como obligatoria. Puesto que la Virgen no tenía pecado original,  estaba por encima de aquella ley antigua. Igualmente, el Señor, que es Dios, no estaba sujeto a la Ley que él mismo hizo. El Legislador es superior a la ley. Así que, en principio, no estaba obligado a ir, y la Virgen no estaba obligado a llevarlo al Templo de Jerusalén. Pero ella quería hacerlo. Quería hacerlo por respeto a la ley, y a la tradición. Amaba a la tradición y animada por su intenso amor por Dios, ella tomó su Hijo, la Segunda Persona de la Santísima Trinidad, y lo llevó al Templo de Jerusalén. Tenemos  en los Evangelios  la narración de ese episodio en el Templo. Es Dios encarnado el que entra en el templo construido para adorarle. Incluso si el Templo hubiera sido mucho más espléndido que  lo era el Templo de Jerusalén, todavía no hubiera sido suficientemente espléndido  para que el Dios encarnado entrara en él. Fue la hora más grande, la hora bendita, la hora perfecta. Nunca antes en su historia había estado  la presencia de Dios tan intensa y totalmente en  el Templo como lo estaba en aquel momento. Se puede decir que en ese momento, los ángeles llenaban el templo y cantaban celebrando  el solemne. momento Nuestra Señora se sumó entonces a  la celebración angélica de Nuestro Señor. Sin embargo, casi nadie se dio cuenta de la magnitud del evento. La decadencia religiosa del pueblo elegido era total en ese momento. Los fieles se dividían en dos corrientes principales: una quería adaptarse a la influencia greco-romana que dominaba el mundo temporal. Eran los Saduceos, en muchos puntos, parecidos a los actuales progresistas. La otra corriente pretendía seguir el partido influyente de los Macabeos y mantener las viejas tradiciones de Israel. Pero, por desgracia, esta buena intención inicial  se había  desviado, y la mayoría de este grupo se reducía, ahora, simplemente  a la práctica de una religión de fórmulas y ritos, vacía de espíritu. Estos eran los fariseos, en muchos puntos similares a algunos tradicionalistas falsos de nuestros días. Treinta años más tarde, los jefes de los fariseos  se rebelarían contra la doctrina de Nuestro Señor y serían quienes lo llevaron al Calvario  para crucificarle. Cuando nació Nuestro Señor, ambas corrientes estaban lejos del camino recto de Dios. El templo estaba lleno de  los tenderetes  de los que hacían negocios de todo tipo. Casi todo se encontraba en ruinas, en medio deuna decadencia moral.

El anciano Simeón toma en sus brazos al Niño Jesús y canta el “Nunc Dimittis”

Fue entonces, cuando el que es el Autor de todas las cosas entró en este ruinas espirituales. Y aquellos hombres no percibieron quién era Él. Él vino a cumplir el ritual de la presentación, y un profeta, Simeón, que era el profeta elegido por Dios para el acto de recibir al Hijo de Dios en el templo, se adelantó. Al recibir el Divino Niño en sus brazos, pronunció las palabras de aquel cántico: ” Nunc dimittis servum tuum Domine … ”

“Ahora Señor puedes despedir a tu siervo en paz, según tu palabra.
Porque mis ojos han visto mi salvación,
que has preparado a la vista de todos los pueblos,
Luz de la revelación de los gentiles y gloria de tu pueblo Israel. “

Nuestra Señora, alegre, oyó estas palabras pronunciadas por aquel anciano, que parecía  desfallecer ante una promesa que aún no se habían cumplido. La promesa de Dios de que iba a ver al Mesías antes de morir. Luego, cuando vio el Mesías llegar , exclamó: “Ahora, Señor,  puedo morir en paz, porque mis ojos han visto a tu Salvador.” Y  bendijo a ambos, diciendo a la madre el futuro de ese niño. Previó la Gloria y la Cruz. Él dijo: “. He aquí, éste es puesto para caída y para levantamiento de muchos en Israel, y para señal que será contradicha” La profetisa Ana también cantó las glorias del Niño. Por inspiración divina, a Simeón y a Ana se les dio a conocer lo que hasta entonces sólo San José y María y unos pocos más sabían: que Él era el Hijo de Dios.

imageCuál es la relación de este evento con Nuestra Señora del Buen Suceso?¿Qué quite decir suceso? Es un acontecimiento digno de mención, algo que exige atención, sacrificio y dedicación, y que termina en un resultado. Cuando este resultado es bueno, se dice que es un buen suceso.  Hubo muy buen suceso en el nacimiento de Nuestro Señor: la gestación de la Virgen fue perfecta, y  fue seguida por un alumbramiento bendito y feliz, el niño estaba sano y perfecto. Por tanto, para conmemorar tan buen éxito y cumplir con el precepto de la purificación de la Virgen lo llevó al templo. En el sentido más amplio de la palabra, un buen suceso se aplica también a todos los que llevan a cabo un arduo trabajo, que asumen una gran responsabilidad , los que quieren hacer las cosas difíciles para alcanzar el resultado por el que estaban luchando. Cuando sus esfuerzos se llevan a cabo con el buen resultado deseado, tienen un buen suceso. La Virgen es la patrona de todos los que buscan un buen suceso en el servicio de su causa. Usted mismo puede ver cuán apropiado  es para nuestros días. Los que trabajan y se esfuerzan en la oscuridad de la noche del neopaganismo de nuestros días para ver amanecer el  sol del Reino de María pueden legítimamente pedir el resultado de un buen éxito. ¿No debe decirse que la Virgen del Buen Suceso es la patrona tan felizmente elegida para ver que  la hora del Reino de María, finalmente, llegará a la Tierra?

Anuncios

2 replies »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s