ALL POSTS

SÍNTESIS BERGOGLIANA


[Es republicación del post publicado hace justo un año ]

Descargar entrada completa en PDF
[El siguiente artículo es el resumen que el portal  Denzinger-Bergoglio hace de sus estudios- después de 365 días- sobre las frecuentes, casi diarias intervenciones de Bergoglio en diferentes escenarios y ante las más variopintas audiencias. En cada uno de los 129 artículos los autores han puesto el “magisterio bergogliano” frente al Magisterio de la Iglesia. La conclusión no puede ser más demoledora: Bergoglio  no es católico. Es posible que ni siquiera sea cristiano. Ninguna de las sectas que pasan por cristianas le admitirían como fiel de su congregación. Su elevación a presidir cualquiera de ellas, como es su caso como “papa”,  por medio de intrigas, contubernios y turbias alianzas, provocaría sin duda la rebelión de los adherentes a esas congregaciones, que siguen los dictados de su juicio privado en la fidelidad a la “Sola Scriptura”

La cosa cambia en la “Congregación de los fieles católicos” que llamamos “Iglesia Católica”. Después de 57 años de modernismo teológico entronizado en la “Iglesia” los fieles han perdido la concepción de la “Revelación” de Dios, cuya exclusiva regla ha sido la Iglesia en su doctrina y magisterio multisecular. Éste vacío ha sido sustituído – desde mucho antes de los años bargoglianos- por una suerte de idolatría a personas (los papas conciliares) que parecieran tener patente de corso, para alterar, cambiar, omitir, tergiversar no sólo la doctrina del Magisterio extraordinario y ordinario (al que se ha acabado por minusvalorar increiblemente so pretexto- falso- de que no es infalible). El resultado asombroso-decir esperpéntico nos parece más exacto-es la figura del actual inquilino del Vaticano, perdón de Santa Marta. Es el fruto maduro del Concilio y de los papas posconciliares, a quienes supera y de los que extrae-concilio y “papas”- las últimas consecuencias. En su figura se mezclan aspectos grotescos, herejías, declaraciones de apostasía, políticas subversivas, ocurrencias, etc. etc. No es sorprendente, dada la deriva de los últimos 57 años, que jerarquías, cardenales (incluídos prefectos de las máximas congregaciones romanas, como Müller), obispos de todo el orbe, aplaudan (estoy a muerte con Francisco dijo el arzobispo de Madrid; o el “Papa” “Francisco es un gran don de Dios a la Iglesia”, dijo el cardenal presidente de los obispos españoles) aplaudan digo, a rabiar, o por lo menos muestren  un obsequioso silencio, en algunas ocasiones cobarde. Si esto es así ¿qué tiene de particular que la inmensa mayoría de los “católicos” se arrodillen a su paso, lo victoreen, y se rebajen (en su ser cristiano) a las más detestables actitudes idolátricas? Lo hemos comprobado muchas veces y estamos a punto de comprobarlo en la visita próxima a la tierra de la Reina de México y Emperatriz de las Amėricas (a la que manipulará como suele hacer con importantes iconos católicos)

Sólo me queda advertir que estoy en total desacuerdo con el uso que hacen los autores del artículo  del conciliábulo Vaticano II, que marcó la ruptura y la solución de continuidad con la Iglesia “preconciliar” siendo el inicio de una Nueva Iglesia que no tiene nada que ver con la fundada por Nuestro Señor Jesucristo. Lo mismo digo respecto del uso del magisterio de los papas conciliares. Si sometieran ambas fuentes de doctrina al escalpelo analizador que utilizan con Francisco, haciendo comparaciones con el Denzinger y aún más con los venerados textos de la Escritura y Tradición apostólica, es completamente cierto que tampoco ellos, concilio y “papas” posconciliares, superarían la prueba. Me temo que los autores lo saben perfectamente. No deja de ser una impostura, en mi opinión, por lo menos por omisión.

Estoy de acuerdo con los autores en apelar para cohonestar sus juicios a jueces como concilios, papas y doctrina católica. Y ¿quė es lo que hacemos los ” Sedevacantistas” a los que se nos acusa de elevar a categoría de juez, nuestros “juicios privados”. Nosotros, deponiendo nuestro juicio personal, ponemos por testigos a los mismos jueces “preconciliares” a que se remiten los autores, y lo que es más OBEDECEMOS  a la Iglesia, que por boca de los papas, por ejemplo Paulo IV y San Pío V, nos mandan rechazar como intrusos, a los papa impostores por ser herėticos.

Traigo el artículo original, que, con las salvedades dichas, en conjunto me parece muy  acertado:]

image

Un año de Denzinger-Bergoglio: la síntesis bergogliana

image

Sí. Han pasado 365 días de aquel 10 de febrero de 2015 en que un grupo de sacerdotes diocesanos, sin haberlo previsto, decidió emprender esta iniciativa que, con las bendiciones de Dios y un dedicado trabajo día a día, compaginado con innumerables labores pastorales, ya ha conquistado un espacio dentro del mundo católico.

En este año de trabajo, siempre hemos tenido delante una perspectiva, un objetivo, que nos ha animado a enfrentar los obstáculos de un quehacer a todas luces ingrato, sea porque somos conscientes de que su enorme sustancia doctrinal no alcanza a una gran cantidad del hipersensibilizado público de nuestros días, sea porque son muchos –¡legión!– los que no comprenden nuestra posición ideológica por cerrazón o por bajeza de vistas y nos llueven palos por la izquierda y por la derecha. Sin embargo, constatamos que esta perspectiva ha evolucionado notablemente a lo largo de todos estos meses. En un primero momento, nos parecía que era menester alertar a nuestras propias ovejas sobre una serie de afirmaciones y gestos confusos y tendientes a aumentar la crisis de fe que atraviesa nuestra hora. Ya discernir si la fuente de estos asertos actuaba conscientemente, envenenada por una perversa o deficiente formación en la raíz, o simplemente movido por los desajustes de una personalidad un tanto particular, no estaba a nuestro alcance. Sin embargo, después de 128 estudios (y muchos otros en el tintero) este concepto inicial ha evolucionado… las cosas van quedando más claras y se van definiendo. Sin tener inicialmente esa intención, nuestra tarea nos ha revelado que detrás de tantas declaraciones en apariencia sin nexo alguno, existe… un sistema. Francisco se repite constantemente porque su substrato ideológico, oscuro para quien lo escucha, para él es muy concreto, claro y, por que no decirlo, limitado. No busquemos, por lo tanto, grandes horizontes en el pensamiento bergogliano… A bien decir, no hay nada nuevo que la Iglesia no haya estigmatizado de alguna manera.

En fin, como sencillos sacerdotes no nos cabe dictar sentencias, pero sí que podemos ofrecer subsidios doctrinales para que, quizá algún día, se puedan tomar medidas concretas. Tampoco pretendemos ser jueces. Los jueces son 169 y están ahí: El Antiguo y el Nuevo Testamento, 59 papas, 31 Padres de la Iglesia, 14 Concilios Ecuménicos, 14 Sínodos, 16 Congregaciones Romanas, 15 Doctores, los 8 principales textos fundamentales de la Iglesia y otros diversos autores católicos. Hasta el momento hemos citado centenas de documentos de más de 1260 obras, indicando todas sus fuentes. El total de obras consultadas supera los 2000 títulos, entre los cuales está el Denzinger (en sus diversas ediciones), todo el Magisterio Pontificio, Episcopal e de diversas Congregaciones Romanas, las principales fuentes de la Patrística; la Suma Teológica y un largo etcétera. También se incluyen documentos esclarecedores de otras religiones como extractos del Corán, obras de Lutero y de diversos autores anglicanos. Quien sabe si en el futuro habrá alguien que, como hizo genialmente San Pío X con el modernismo, sea capaz de presentar sistemáticamente la oscura doctrina bergogliana. Mientras tanto, sirva el presente artículo, en cuanto síntesis y resumen de todo lo publicado hasta el momento, como humilde contribución para esa obra que esperamos ver en el futuro. Recordamos que ya existe un pdf gratuíto para descarga aquí con los 100 primeros estudios. Para ver la lista completa (128) puede ser aquí.

El presente artículo quiere ser una síntesis de las principales doctrinas de Francisco, estudiadas y sistematizadas a lo largo de este primer año de existencia del Denzinger-Bergoglio. Como tal se trata apenas de un enunciado de sus doctrinas con una nota remisiva a un estudio más extenso. Dado el bulto de las afirmaciones estudiadas es necesario recurrir a una gran cantidad de notas. En las mismas el lector encontrará el estudio completo al que se hace alusión.

1. Populismo

Lo que primero se destaca en la figura de Francisco es su simpatía por muchas figuras y movimientos pro-comunistas y socialistas, especialmente de los países sudamericanos. Recordemos como los promocionó a través de las diversas ediciones del “Encuentro Mundial de Movimientos Populares”[1] organizadas por el Pontificio Consejo Justicia y Paz aglutinando lo peorcito de los agitadores sociales de ese continente, su ostentosa amistad con diversos líderes socialistas bolivarianos[2], su idea socialista de igualdad[3] y su peculiar concepto de “propiedad privada”[4]. En la línea de los gestos, nadie puede olvidar el escándalo que supuso su actitud tolerante hacia el Cristo blasfemo-comunista que le ofreció Evo Morales, declarando que para él “no había sido una ofensa”[5], así como su idea de que los comunistas pueden enorgullecerse de haber llevado la bandera de los pobres de la misma manera que lo hace la Iglesia[6]. Tal vez la culminación de todas estas ideas haya sido la encíclica – si así se puede llamar a este alegato comuno-ambientalista– “Laudato si´”, criticada en todo el mundo por su alineación populista, más propia de un técnico de Naciones Unidas[7] y totalmente fuera del ámbito papal[8], para la cual Francisco quiso asesorarse con multitud de lideres eco-comunistas, completamente al margen de cualquier preocupación pastoral. Muy al contrario, en ellas se encuentran, de manera sorprendente y tenebrosa, propuestas referentes a una misteriosa “espiritualidad ecológica”[9] bastante distante de la verdadera religiosidad propia del católico. Eso sí, Francisco es incansable. E incansables son sus explicaciones. Siempre insiste en dos puntos fundamentales en su actuación política: la Doctrina Social de la Iglesia y el cuidado de los pobres.

En el primer caso ya demostramos que Francisco, cuando usa sus famosas muletillas –Propiedad Privada y el Libre Mercado, los pobres y la Doctrina Social de la Iglesia– no tiene claros los conceptos[10], sobre todo al invocar en auxilio de sus tesis la propia Doctrina Social de la Iglesia.

Un segundo punto fundamental que resume el objetivo final de Francisco en todo su quehacer: “Quiero una Iglesia pobre para los pobres”. Por tanto, no se trata de erradicar la pobreza haciendo que todos tengan lo digno, sino, como él mismo afirma, hacer de la opción por los pobres “una categoría teológica”[11], asumirla como un estado de vida. Y, para tal, no puede faltar una nota populista y demagógica en su visión salvífica de la fe. Para él, vivir la fe cristiana “significa servir al hombre, a todo el hombre y a todos los hombres, a partir de las periferias de la Historia”[12]. Misteriosas palabras, cuyo sentido más profundo es difícil de alcanzar, aunque se puede vislumbrar su contenido cuando este servicio lo considera desde una perspectiva de “fe revolucionaria”, inconformidad y de “lío”[13]. Y claro está, lucha de clases hasta con el propio Dios, o sea, lo inimaginable, pues cuestionarlo es hacer oración[14] para Francisco.

2. Eclesiología bergogliana

Puestas todas estas doctrinas, ¿qué falta? O mejor podríamos decir, a partir de ahí ¿hay algo que no se pueda esperar de Francisco? En el Denzinger-Bergoglio se encuentran decenas –para no hablar de centenas– de afirmaciones sorprendentes. Algunas, sin duda, no pasan de expresiones demagógicas. Sin embargo, en todas ellas encontramos subyacentes verdaderas doctrinas que justifican su estudio en profundidad. ¿Qué imagina el lector que oculta la expresión “oler a pueblo y calle” como condición para ser un buen teólogo?[15] ¿Y aquella famosa “cuando tengo delante a un clerical me vuelvo anticlerical de golpe”?[16] ¿Y esta qué parece tan inocente: “nadie se salva solo, como individuo aislado”?[17] En ellas no se puede dejar de discernir un fanatismo populista metido en todo y a pretexto de cualquier cosa. Basta entrar en las notas para comprobarlo. Y es que el tema “olor” y “pueblo” raya lo obsesivo en el subconsciente de Bergoglio, ya sea cuando discierne la voluntad de Dios en el clamor del pueblo y el olor de los hombres[18] o cuando lo erige en criterio para ser apto para el obispado.[19] Por eso mismo, muchas cosas deben salir de la esfera clerical, como la dirección espiritual que para Francisco “es un carisma de laicos”.[20]Para él, la Iglesia está viciada con el “hábito pecaminoso” de ser autorreferencial;[21]hay que acabar con el concepto de preeminencia papal[22] y con la idea de curia romana forjada por siglos de sabiduría eclesial, pues ella sería la “lepra del papado”.[23]En ese sentido es muy evidente la ojeriza que Francisco tiene por todo lo curial, llegando al colmo de quitarle importancia a las amonestaciones de la Congregación para la Doctrina de la Fe.[24] Francisco quiere una Iglesia democrática… Aunque nos preguntamos si no es más o menos… ya que no queda muy claro que Francisco renuncie fácilmente al poder ni a los medios de coerción que, tácitamente, parece criticar. Muchos aquí podrían hablar de los misericordiosos efectos de las “bastonadas” pontificias contra aquellos que siquiera muestran algo de renuencia al nuevo estilo de Iglesia promovido por él. Y de aquí surge el concepto de “sinodalidad” especial de Francisco, según el cual hay que estar en sintonía con él para practicarlo en su integridad[25] (una vez más, curiosa sinodalidad la que propina bastonadas al que osa expresar opiniones contrarias). Oficialmente, se puede decir que con la fundación del famoso G9, Francisco marcó “el inicio de una Iglesia horizontal”[26] , que para él se esbozó en el Concilio Vaticano II[27]. ¿Será el comienzo del camino del “abajarse”, que él desea para la Iglesia?[28]. Y como señal de “abajamiento”… el comienzo de la larga serie de pedidos de perdón como el incomprensible mea culpa a los aborígenes de América por haberles llevado la fe de Jesucristo[29]. Y otros tantos que seguro veremos por delante… como ya hizo con protestantes, árabes y judíos. ¿Llegará a pedir perdón a la ONU por los desechos de basura que producen los católicos? Todo es posible con Francisco…

3. Innovaciones sorprendentes

Claro está que esta visión bergogliana de la sociedad y de la Iglesia habría de tener graves consecuencias sobre el dogma católico. Basta decir que Francisco hace suya la idea modernista de la “propia construcción de la fe”[30], así como expresa claramente otro concepto -tan característico de la suma de las herejías- al objetar contra los que buscan “claridad y seguridad doctrinal” en su pensamiento[31]. Sin tapujos afirma que nunca se puede hablar de “verdad absoluta”[32] y que “Dios es el espíritu del mundo y cada uno puede interpretarlo a su manera”[33].

Pero si fuese sólo esto… ni la figura santísima de nuestro Salvador escapa de la implacable interpretación de Francisco que no vacila en socavar los fundamentos más profundos de la fe y de la piedad católicas al presentar un Jesucristo irreal, modelado según aquellas que para él serían las conveniencias del momento. Así, sin rubor, llega a proclamar la imperfección de Jesucristo en su escapada al Templo afirmando que por esa “aventura probablemente también Jesús tuvo que pedir perdón a sus padres”[34], que vino al mundo para “aprender a ser hombre”[35], y claro está, que Jesús nunca se encolerizaba con nada[36] y que en todo era misericordia[37]. Lo curioso en todo esto es que Francisco solo admite la cólera con los que no aceptan su sistema de pensamiento. Pero hay más. Con tristeza tenemos que mencionar una de sus afirmaciones que más han contundido la fe popular: “No es verdad que Jesús multiplicó los panes y los peces”[38]. Este estudio ha sido uno de los mas difundidos del Denzinger-Bergoglio y en él demostramos la oposición de Francisco con todo el Magisterio precedente y la Tradición de la Iglesia. Y para colmo, más aspectos que chocaron a la pobre feligresía: su idea luterana de “Pan de Vida”[39] y su peculiar concepto de que sin los pobres –¡¡de nuevo!!– el mensaje de Jesucristo es incomprensible[40].

Pero si Francisco tiene una idea tan personal de Jesucristo cabe preguntarse qué idea tendrá del propio Dios. Aquí entramos en un terreno lúgubre y que seguramente causará espanto a nuestros lectores. Muchos podrán pensar que se trata de pensamientos sin consecuencia, propios de un porteño (habitantes de la provincia de Buenos Aires, Argentina), con su singular idiosincrasia. Ojalá sea eso… porque de otra manera hay que reconocer que estamos delante de algo inadmisible en cualquier persona que quiera profesar la fe católica. ¿Cómo interpretar sus dudas sobre la omnipotencia de Dios?[41] ¿Qué pensar cuando defiende la teoría de la inmanencia divina en todas las cosas?[42] ¿Qué imaginar cuando afirma no existir un “Dios católico”[43] y que católicos y musulmanes rezarían al mismo Ser?[44] ¿Cuál sería la explicación a su idea de que católicos, judíos y musulmanes dan gloria al mismo Dios[45] o cuando pide a los no creyentes “buenas ondas” en lugar de oración?[46] Solo esto ya bastaría para justificar infinidad de inquietudes sobre Francisco… pero lo más inquietante es que esto es apenas el comienzo.

4. Un Papa para todas las conciencias

scalf

A estas alturas del campeonato, lector, si eres un católico como Dios manda deberás estar mareado. Es casi imposible un tal cantidad de deformaciones de nuestra religión. Pero quizás tus sentimientos sean diversos y nos estés odiando por haber perturbado tu conciencia. Todo esto es una gran calumnia, dirás en tu interior. Pero la verdad es muy diferente. Como ya nos conoces, sabes que no inventamos nada y nuestros estudios están fundamentados en la doctrina del Magisterio inalterable de la Santa Iglesia. Sabes que examinamos bien todas las afirmaciones de Francisco en fuentes oficiales y dentro de su total integridad.Y que de nada sirve lo que quizá estas pensando: “son afirmaciones sacadas del contexto”. Ten un poco de honestidad intelectual y compruébalo por ti mismo. Basta ver las notas (necesariamente muchas) de este artículo para ver el origen de cada afirmación de Francisco y su estudio correspondiente. Ha sido un estudio cada tres días a lo largo del año…

¿Pero cómo juzgar, dirás, al mismo que se declaró incapaz de juzgar hasta los propios gays?[47] ¿Cómo no ver en Francisco alguien tan humilde que hasta renuncia a su condición de mediador entre Dios y los hombres?[48] La verdad… Francisco ha ido demasiado lejos. Y después de tres años los católicos no pueden dejar de ver que “el rey está desnudo”… Lo sentimos por ti, admirador de Francisco. Y justo ahora que tu problema de la eternidad estaba tan fácil. Ahora que te prometieron que todo el mundo se salva[49], que la condenación eterna está fuera del camino de la Iglesia[50] , que Dios no condena nunca[51] y que el Juez -el mismo que invocamos en el Credo- ya no nos juzgará[52]. Y si a pesar de todo esto morías impenitente, Francisco te garantizó que tu alma no será castigada. Para Francisco, el castigo es la aniquilación del alma y nada más[53]. ¿Exageración? ¿Calumnia? Deja de hacer juicios temerarios y consulta las notas al final…

5. Terribles confusiones

Para Francisco en relación a las leyes de la Iglesia hay que pensar así: No se debe soñar con una doctrina monolítica[54] y cuando la Iglesia quiere adueñarse de las conciencias actúa como los fariseos[55]. Para él, la conciencia es libre[56].

¿Qué es la piedad para Francisco? Pregunta realmente difícil. Si ya consideraba el ayuno eucarístico como una dictadura de la Iglesia[57] no debemos extrañar que considere retrógrado la devoción de los ramilletes espirituales[58] o incluso que critique el ascetismo, el silencio y la penitencia como meros desvíos[59]. Pero no apenas en su exterioridad Francisco ve de forma diferente la devoción popular. Para él, por ejemplo, la esencia de la Primera Comunión es entrar en comunión con otras confesiones cristianas no católicas[60] y la oración siempre será algo abstracto pues jamás se puede saber cómo y dónde encontrar a Dios[61] con total seguridad[62]. ¿Y los asuntos más profundos de la vida espiritual? ¿Cómo ve Francisco el sufrimiento, por ejemplo? Sorprendentemente, ante este aspecto de la existencia humana tan propio de nuestra fe y del “valle de lágrimas”, Francisco dice que hay desafiar a Dios con un “¿por qué?”, pues ante el sufrimiento no hay explicaciones[63].

Pero todavía hay mucho más. ¿Qué es la gracia de Dios que recibimos en el bautismo? Para Francisco es muy simples: es una “luz” existente en el alma por lo que el hombre nunca puede saber si es tocado o no por ella.[64]. ¿Y será que con el bautismo somos hijos de Dios? Para Francisco hay conformes. Según él afirma, los ateos o de miembros de cualquier religión también son hijos de Dios[65]. Eso se debe a que Dios está en la vida de cualquier persona[66] y hasta “el más blasfemo” es amado por Dios[67]. Esto suscita una gran inquietud y no es para menos. ¿De qué sirve entonces la Iglesia Católica? El gran mensaje de Francisco es muy claro y afirma que cualquier ateo puede hacer el bien[68]. En resumen, ¿eres de los que evitas el pecado? ¿Ya oíste decir que “el lugar privilegiado para el encuentro con Jesucristo son los propios pecados?”. Pues no es Lutero y sí Francisco quien afirma eso[69].

Pero bueno, dirás que al menos hay que reconocer que Francisco es muy mariano. Y te respondemos que para quién consigue deformar la idea de Dios y de Jesucristo, no lo tendrá especialmente difícil con la Virgen Inmaculada y afirmará sin tapujos que la pobre fue “engañada por el ángel San Gabriel”.[70] Pero nadie piense que aquí Francisco llegó al límite. No. Desde el Denzinger-Bergoglio podemos asegurar que la fuente de Bergoglio es inagotable. Y si un día puede defender que el Oficio Divino es una oración judía[71] después nos sorprende con la fórmula de la felicidad perfecta (vive y deja vivir)[72], con la equiparación de la catequesis al yoga zen[73] o con la afirmación de que la pena de muerte es contraria a la justicia y misericordia divinas[74].

21757eea-45c4-4867-9550-58b82b4a3c53-1960-0000042e6c47e160_tmp

6. Destrucción de la familia

Pero está claro que todo este ideario de Francisco se refleja sobre todo en su peculiar concepción de familia. Basta recordar todo el caso que nos montó con el Sínodo. Para él, familia es un concepto cultural[75], y considera la posibilidad de que pueda existir “ruptura del vínculo matrimonial”[76]. Tampoco rechaza los matrimonios de segunda unión[77] y declaró que no le gusta que la llamen de unión “irregular”[78]. Por eso mismo ve como normal que los jóvenes de hoy prefieran vivir juntos sin casarse[79] y afirma claramente que la Iglesia no tiene recetas para resolver estos problemas[80]. Eso sí, para Francisco hay una cosa muy clara: “para ser buen católico no hace falta tener hijos como conejos”[81]. ¿Y qué consecuencias prácticas tiene esto para Francisco? Muy simple: Francisco alimenta la misma idea que después niega, de querer volver a abrir las puertas de los sacramentos para estas personas divorciadas en segunda unión,[82] y empieza recordando que la exclusión a los sacramentos de ellos no es un castigo pues afirma que los sacramentos deben ser vistos como un remedio y no como un premio[83]. Según él, la Iglesia nunca puede cerrar ninguna puerta, incluso la de los sacramentos[84], pues a final de cuentas, el Señor “perdona siempre, jamás condena”[85].

¿Qué pensar de la idea de pecado que tiene Francisco? Para él, el pecado no es tanto una ofensa a Dios[86] sino un motivo de gloria[87]. Para Francisco el concepto de pecado es relativo pues quien dicta lo que es bien o el mal es la conciencia de cada uno[88]. Y encima afirma (¡hablando para religiosos!) que si uno no peca no es verdaderamente hombre[89].

7. La nueva moral

123165-2

Vayamos, pues, al grano. Francisco quiere sustituir el incienso por el “olor de oveja”. Es justamente en la pastoralidad que él quiere mostrarse como único en dos mil años de historia de la Iglesia. Y como no podía faltar, en la base de su acción pastoral se encuentran principalmente los pobres, que para Francisco son el propio “Cristo sufriente”[90] , la propia “carne de Cristo” y una nueva “categoría teológica”[91]. Francisco declaró sentirse feliz si llegase al punto de vender todas las iglesias para dar comida a los pobres[92] pues para él la caridad material es una señal de amor más profunda que el mismo estudio de los teólogos[93]. Por eso para él los peores males de nuestra sociedad son el desempleo, la pobreza y la corrupción[94] –síntesis bastante demagógica– y la ecuación para formar la juventud es digna del presidente de una ONG aconfesional: educación, deporte y cultura[95]. Por todo esto no debe extrañarnos que afirme que no es necesario insistir en los temas morales como aborto, homosexualidad o anticonceptivos, pues ser machacón en estos temas acabaría por cansar a las personas[96], tanto más que no se debe reprochar quién actúa de manera ilícita en temas morales condenados por la Iglesia[97]. En el fondo de toda esta actuación “pastoral” de Francisco se vislumbra el deseo de cambiar dentro de la Iglesia el modo de relacionarse con Dios y con los demás[98], insistiendo en las enigmáticas “periferias existenciales”, no condenando nunca a nadie y estando dispuesto a “ensuciarse las manos”[99]. No extraña que siempre el satisfacer las necesidades materiales debe estar por encima de lo demás: preocuparse sobre todo de quitar el hambre y educar, sin importar la religión[100]. Francisco insiste usque ad nauseam con la idea de que no se debe hacer nunca ningún tipo de lo que él llama “tontería del proselitismo”[101]. Él comparte la idea de muchos que, desde los años 60, insisten con que la Iglesia debe volver a sus orígenes, pobre y pequeña, como la levadura que fermenta la masa[102]… una masa fermentada que, sin embargo, tiene que abajarse. Curiosa contradicción.

8. Puentes en vez de muros

Los cimientos de esta nueva filosofía bergogliana se encuentran en aquello que Francisco denomina como la “cultura del encuentro”. ¿Qué sería exactamente esto? Es simplemente abrazar a los demás sin ningún tipo de opinión previa[103], renunciando a cualquier principio o axioma que pudiese contundir al otro. Según Francisco, durante siglos la Iglesia ha construido muros y ahora ha llegado el momento de extender puentes, sin excluir a nadie, sea ateo, divorciados de segunda unión o socialista[104]. Una Iglesia cerrada (como cualquier comunidad[105]), para Francisco, es una Iglesia enferma[106], por lo que, concluimos nosotros, gracias a él la Iglesia saldrá de una enfermedad que le ha costado más de dos mil años de supuesta inacción.

¿No es esta la misión para un nuevo “Mesías”?

Francisco quiere establecer la idea de que el Evangelio no se puede difundir sin dulzura[107]. En definitiva, el encuentro es volver a releer el Evangelio pero desde el mundo actual[108] y será el comienzo del camino hacia la paz para toda la Humanidad[109].

¿Se puede imaginar una misión mesiánica más sorprendente?

9. Ecumenismo

Una de las primeras declaraciones de Francisco como obispo de Roma fue “la firme voluntad de proseguir el camino del diálogo ecuménico” (Sala Clementina, 20 de marzo de 2013) y lo impuso desde el comienzo como algo que está en la base de un mutuo beneficio “en el cual ambas partes encuentran purificación y enriquecimiento”[110] . Al lado de la doctrina del “encuentro” que acabamos de comentar, el ecumenismo será el signo del una nueva época dentro de la Iglesia, la era de Francisco. Sus gestos, sus actitudes delante de cualquier confesión tendrán la señal de su reconocimiento y admiración, sea pidiendo oraciones[111] o bendiciones[112] que él reconoce por entero como válidas y hasta valiosas. Y sin duda alguna, el ecumenismo ha sido el ámbito que Francisco ha suscitado más perplejidades por lo explícito de su doctrina contraria al Magisterio de la Iglesia católica. Para mejor comprensión de la materia vamos a dividir la misma en tres puntos principales.

a. Ecumenismo con las iglesias cristianas

Francisco parte de la imagen de un “poliedro” para expresar su idea del conjunto de todas las religiones cristianas que se escindieron de la Iglesia católica. Huelga decir que el tal “poliedro”, en boca de Francisco, se nos presenta como algo de contenido esotérico y de tufillo New Age. Esa figura forma una unidad en que cada lado es distinto y necesario para su existencia. En la teología ecuménica de Francisco, la división entre las diversas iglesias protestantes es un “escándalo” que no puede continuar[113]. Escándalo este en el que la Iglesia tendría mucha culpa por no haber aceptado la individualidad de cada lado. No se trata por tanto de buscar la unidad en la catolicidad. Para Francisco cada cual debe conservar su “originalidad”. Así se obtiene el poliedro perfecto. Nada se disuelve y todo se integra. Es la confluencia de todas las parcialidades. Según Francisco, esto sería el deseo del Espíritu Santo pues la uniformidad, en su parecer, “no es católica”. Por tanto, en relación a las confesiones cristianas el objetivo no sería buscar el “pensar del mismo modo, ni mucho menos perder la identidad”. [114] ¿Quién no recuerda el concepto de “ecumenismo de sangre” tan repetido por Francisco en diversas circunstancias? Es la misma doctrina basada en la idea del “martirio”[115]. Pero para realizar tamaña empresa, los teólogos tiene muy poco que opinar. Para Francisco será obra del Espíritu Santo y no de la teología[116], ya que para él las diferencias entre católicos y protestantes, son meramente de “interpretación”[117]. Basta recordar el regalo de un cáliz católico que ofreció a un pastor luterano mientras afirmaba esa aberración dogmática. Y si ya en Buenos Aires Francisco trabajó y rezó con los protestantes para conseguir su aceptación entre el pueblo fiel[118], años más tarde, como obispo de Roma, llegó al extremo de referirse como “estimada hermana” a una pseudo obispa luterana y colocándose como “hermano en la fe”[119]. Pero es siempre la misma secuencia: mientras es invariablemente pródigo en halagos hacia los “hermanos separados”, desde marzo de 2013 los católicos que queremos seguir la verdadera religión somos tratados con una dureza y frialdad dolorosísima. Ecumenismo de puentes, ecumenismo del “encuentro”, ecumenismo de abrazos, sonrisas y concesiones. Sí, con todos, menos con los católicos.

b. Ecumenismo con Judaísmo e Islamismo

0000199797

Además de mostrar su gran humildad, sea en las portadas de las principales revistas del mundo o recibiendo grandes personalidades de la farándula, a Francisco le gusta quedar bien con todos. En relación al Islam siempre quiso enseñarnos que no debíamos desconfiar de la buena voluntad de los seguidores de esa religión. Quiere, a cualquier precio, evitar prevenciones contra los seguidores de Mahoma, asegurando que el Islam es una religión de amistad y el Corán “es un libro profético de paz”[120]. Es verdad que el panorama político internacional, con la creciente constatación de la violencia por parte de islamitas, le deja las cosas muy complicadas. Pero sus aventurillas con Mahoma le llevan a realizar declaraciones de amor que dejan estupefacto a cualquier alma bautizada. Sorprende la liviandad con que afirma que católicos y musulmanes “comparten la misma fe”[121], que el Islam conserva parte de las enseñanzas cristianas, que Jesucristo y María son objeto de profunda veneración por los musulmanes[122], que con la Biblia o con el Corán se adora al mismo Dios[123] y que el Ramadán es fuente de frutos espirituales y las oraciones de los musulmanes dan gloria “al Altísimo”[124]. Creemos que ningún Gran Mutfi sería capaz de defender tales enseñanzas…

Sin embargo, es en relación al Judaísmo que Francisco es más contundente y claro. No debe sorprendernos que nada más ser elegido por los cardenales, el mismo día 13 de marzo, escribiese a Riccardo Di Segnil, Rabino Jefe de Roma: “El día de mi elección como Obispo de Roma y pastor de la Iglesia Universal le saludo cordialmente. […] Confiando en la protección del Altísimo espero vivamente poder contribuir al progreso experimentado en las relaciones entre judíos y católicos a partir del Concilio Vaticano II, con un espíritu de colaboración renovada y al servicio de un mundo que cada vez esté más en armonía con la voluntad del Creador” (VIS). En estas palabras sale a relucir la constante de Francisco en sus relaciones ecuménicas con los judíos: ignorar al único Redentor y Salvador. En nuestra lista de estudios existe uno realmente contundente y claro cuanto a la heterodoxia de Francisco al defender la idea condenada de que la Antigua Alianza está vigente y que el judaísmo es un camino válido de salvación[125].

c. Ecumenismo con no cristianos

Pero Francisco va más lejos. Él no estará tranquilo hasta abarcar el mundo entero, y cuando lo haya conseguido, quizá se le quede pequeño. Por eso es el “Papa de los sin papa”. Y es que para él “cada uno tiene el derecho de seguir la religión que crea verdadera”[126] y defiende como un beneficio la laicidad[127]. Los seguidores de cualquier religión del mundo deben de estar satisfechos con Francisco, pues según él “la acción divina en los no cristianos tiende a producir signos, ritos, expresiones sagradas que a su vez acercan a otros a una experiencia comunitaria de camino hacia Dios”[128]. Por eso que expresó su deseo de impulsar y profundizar la búsqueda de todo aquello que hay en común entre todas las religiones[129]. ¿Alguien puede dudar que tal ideario parece el lanzamiento de candidatura para dirigir la tan buscada religión universal? He aquí que, en el empeño ecuménico de Francisco, sin duda prioritario en sus metas, se va esbozando una extraña misión de aires mesiánicos, en la que Francisco adquiere los trazos del líder mundial y absoluto de una pan-religión, amalgama no sólo de todo tipo de creencias, sino ideologías, modos de vida, etc. ¿La veremos realizada? El tiempo… y Dios… dirán.

Terminamos con esta reflexión de futuro el artículo que resume un año del Denzinger-Bergoglio. Como dijimos al comienzo no es nuestro objetivo dictar sentencias. Confiamos, eso sí, que alguien actué. Y lo haga cuánto antes. ¿En qué situación estará nuestra pobre religión dentro de otro año? [Subrayado nuestro.] [Nota: ¿De verdad creen que alguien va a actuar. Esperen sentados. Por sí mismo comprobarán el estado en que estará “nuestra pobre religión” dentro de un año. Por fortuna creo que Dios puede intervenir para no permitir tan gran mal, debido en parte a la inacción de los que “confían en que ALGUIEN actúe]. Si es por el mismo camino mejor ni pensarlo… pero con la ayuda de Dios el Denzinger-Bergoglio seguirá su labor de elucidar las conciencias y recordando nuestro sagrado Magisterio. A nuestros amigos de siempre agradecemos de corazón todo el apoyo que nos han brindado para llevar a cabo esta labor. A los diversos sacerdotes que han querido sumarse en esta empresa, con las traducciones al inglés y obtención de documentos, nuestro fraternal abrazo. A quienes no concuerdan con nuestra posición y quieren combatirnos les perdonamos sin rencor y les decimos que sean comprensivos y entiendan que el único responsable por el Denzinger-Bergoglio es el mismo Francisco: “¡Hagan lío!”

NOTAS

[1] Estudio:“¿Dime con quién andas y te diré quién eres? (II): Allá donde fueres… ¿di lo que los otros dijeren? – “Es extraño pero si hablo de esto para algunos resulta que el Papa es comunista”

[2] Estudio: “¿Dime con quién andas y te diré quién eres? (I): Importante contextualización previa a uno de nuestros estudios

[3] Estudio: “Todos somos iguales – ¡todos! Cuando no se ve esto, esa sociedad es injusta”

[4] Estudio: ¿Plagio? ¿Manipulación?¿Prestidigitación?: Francisco y su peculiar concepto de propiedad privada

[5] Estudio: La hoz y el martillo con el Cristo encima: “Para mí no ha sido una ofensa”

[6] Estudio: “Los comunistas nos han robado la bandera. La bandera de los pobres es cristiana. Así que cuando hablan, se les podría decir: vosotros sois cristianos”

[7] Estudio: Laudato si’ (II): Los olvidos de Francisco

[8] Estudio: Laudato si’ (I): Consideraciones colaterales: Qué es una encíclica, qué es la doctrina social de la Iglesia y, en fin, cómo debe ser una encíclica social

[9] Estudio: Laudato si’(III): “Quiero proponer a los cristianos algunas líneas de espiritualidad ecológica”

[10] Estudio: “No he dicho nada más de lo que está en la Doctrina Social de la Iglesia”

[11] Estudio: “La opción por los pobres es una categoría teológica. Quiero una Iglesia pobre para los pobres. La nueva evangelización es una invitación a reconocer la fuerza salvífica de sus vidas”

[12] Estudio: “Vivir la fe cristiana significa servir al hombre, a todo el hombre y a todos los hombres, a partir de las periferias de la Historia”

[13] Estudio: “Nuestra fe es revolucionaria. – Un cristiano, si no es revolucionario, ¡no es cristiano! – Ayúdenme para que siga haciendo lío”

[14] Estudio: “Quien pregunta “por qué” a Dios también hace oración”

[15] Estudio: “Enseñar y estudiar teología significa vivir en una frontera”- “Los buenos teólogos, como los buenos pastores, huelen a pueblo y a calle”

[16] Estudio: “Cuando tengo delante a un clerical me vuelvo anticlerical de golpe. El clericalismo no debería tener nada que ver con el cristianismo”

[17] Estudio: “Dios ha salvado a un pueblo. Nadie se salva solo, como individuo aislado”

[18] Estudio: “Debemos escuchar los latidos de este tiempo y percibir el “olor”de los hombres de hoy. Escuchar el clamor del pueblo hasta respirar en él la voluntad a la que Dios nos llama”

[19] Estudio: “Que los candidatos a obispos sean pastores cercanos a la gente: este es el primer criterio. Si es un gran teólogo, una gran cabeza: ¡que vaya a la universidad! Que no tengan una psicología de príncipes”

[20] Estudio: “La dirección espiritual es un carisma de los laicos”

[21] Estudio: “La Iglesia tiene el hábito pecaminoso de mirarse demasiado a sí misma y ser autorreferencial”

[22] Estudio: “Ser Papa no es ser más importante en la Iglesia; todos somos iguales. Soy medio inconsciente”

[23] Estudio: “La corte es la lepra del papado. La Iglesia es o debe volver a ser una comunidad del pueblo de Dios”

[24] Estudio: “Se van a equivocar, van a meter la pata, ¡eso pasa! Quizá hasta les va a llegar una carta de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Pero no se preocupen”

[25] Estudio: “En el Concilio de Jerusalén la decisión final es fruto de un acuerdo entre diversas maniobras y estratagemas que sembraban cizaña. Esa es la fórmula, cuando el Espíritu nos pone a todos de acuerdo”

[26] Estudio: “He decidido nombrar un grupo de cardenales que sean mi consejo. Este es el inicio de una Iglesia con una organización no sólo verticista, sino también horizontal”

[27] Estudio: “Los Padres reunidos en el Concilio habían percibido la exigencia de hablar de Dios a los hombres de su tiempo en un modo más comprensible. Había llegado el tiempo de anunciar el Evangelio de un modo nuevo”

[28] Estudio: “El verdadero poder es el servicio y no hay otro camino en la Iglesia. Para el cristiano, progresar significa abajarse”

[29] Estudio: “Se han cometido muchos y graves pecados contra los pueblos originarios de América en nombre de Dios. Pido humildemente perdón, no sólo por las ofensas de la propia Iglesia sino por los crímenes contra los pueblos originarios durante la llamada conquista de América. El Bicentenario del Grito de Independencia de Hispanoamérica fue un grito, nacido de la conciencia de la falta de libertades, de estar siendo exprimidos, saqueados, sometidos por los poderosos de turno”

[30] Estudio: “La fe no es una herencia que recibimos, sino que es una respuesta de amor que construimos diariamente”

[31] Estudio: “Un cristiano restauracionista, legalista, que lo quiere todo claro y seguro, no va a encontrar nada”

[32] Estudio: “No se puede hablar de “verdad absoluta”

[33] Estudio: “Dios es el Espíritu del mundo y cada uno puede interpretarlo a su manera”

[34] Estudio: “Por su ‘aventura’, probablemente también Jesús tuvo que pedir disculpas a sus padres”

[35] Estudio: “Jesús vino al mundo para aprender a ser hombre”

[36] Estudio: “En el Evangelio, Jesús no se enoja, pero lo finge cuando los discípulos no entienden las cosas”

[37] Estudio: “Lo que movía a Jesús en todas las circunstancias no era sino la misericordia”

[38] Estudio: “No es verdad que Jesús multiplicó los panes y los peces. No es magia, es un “signo”. Y una parábola”

[39] Estudio: “Jesús había dicho que era el Pan bajado del cielo y que daría su carne como alimento y su sangre como bebida, aludiendo así claramente al sacrificio de su misma vida. ¡Tenemos necesidad de Jesús, de estar con Él, de alimentarnos en su mesa, con sus palabras de vida eterna!”

[40] Estudio: “Los pobres están en el centro del Evangelio, son el corazón del Evangelio: si quitamos a los pobres del Evangelio no se comprenderá el mensaje completo de Jesucristo”

[41] Estudio: “Corremos el riesgo de imaginar que Dios haya sido un mago, con una varita mágica capaz de hacer todas las cosas”

[42] Estudio: “La divinidad estará en todas las almas y el todo estará en todos”

[43] Estudio: “No existe un Dios católico”

[44] Estudio: “Los que son cristianos, con la Biblia, y los que son musulmanes con el Corán, con la fe que recibieron de sus padres. Dios es un solo: el mismo”

[45] Estudio: “Nosotros, descendientes de Abrahán según la fe en ti, único Dios, judíos, cristianos y musulmanes, humildemente nos ponemos en tu presencia. Todo sea para tu honor y gloria, y para nuestra salvación. A ti sea la alabanza y la gloria, por los siglos de los siglos, Dios nuestro. Amén”

[46] Estudio: “Si alguno no puede rezar, porque no cree o su conciencia no lo permite, mándeme buena onda”

[47] Estudio: “¿Quién soy yo para juzgar? La religión tiene derecho de expresar sus propias opiniones al servicio de las personas, pero Dios en la creación nos ha hecho libres: no es posible una injerencia espiritual en la vida personal”

[48] Estudio: “Comenzamos este camino: Obispo y pueblo. Antes que el Obispo bendiga al pueblo, os pido que vosotros recéis para el que Señor me bendiga”

[49] Estudio: “Todos nosotros nos encontraremos allá arriba, todos”

[50] Estudio: “El camino de la Iglesia es el de no condenar a nadie eternamente”

[51] Estudio: “Dios nos juzga amándonos. Si acojo su amor estoy salvado, porque Dios no condena, Él sólo ama y salva”

[52] Estudio: Una relectura del Credo: “en el Juicio Final Jesucristo no nos va a juzgar; sino que será nuestro abogado”

[53] Estudio: “Los egoístas se auto condenan, pero sus almas no son castigadas, sino que se aniquilan”

[54] Estudio: “No se debe soñar con una doctrina de la Iglesia que sea monolítica. La reforma de la Iglesia debe considerar que los preceptos dados por Cristo y los Apóstoles al Pueblo de Dios son poquísimos”

[55] Estudio: “La Iglesia se vuelve farisaica cuando quiere adueñarse de las conciencias de las personas”

[56] Estudio: “La conciencia es libre”

[57] Estudio: “En aquellos tiempos antes de la Misa no se podía tomar ni siquiera agua. Pío XII nos salvó de esta dictadura”

[58] Estudio: “Santidad, le ofrecemos este tesoro espiritual; 3.525 rosarios”. “Hay ciertos grupos restauracionistas que vuelven a prácticas que yo viví, a cosas que en ese momento se vivían, pero no ahora”

[59] Estudio: “La tendencia que subraya el ascetismo, el silencio y la penitencia es una desviación que se ha difundido incluso en la Compañía”

[60] Estudio: “Hacer la Primera Comunión significa entrar en comunión con todos aquellos que pertenecen a comunidades diversas pero creen en Jesús”

[61] Estudio: “Jamás se sabe dónde y cómo encontrar a Dios”

[62] Estudio: “Si una persona dice que ha encontrado a Dios con certeza total, algo no va bien”

[63] Estudio: “¿Por qué sufren los niños? Recién cuando el corazón alcanza a hacerse la pregunta y a llorar, podemos entender algo. Y no hay explicaciones. No tengáis miedo de desafiar al Señor: “¿Por qué?”

[64] Estudio: “Nadie puede saber si es tocado por la gracia. La gracia es la cantidad de luz que tenemos en el alma”

[65] Estudio: ¿Todos, ateos o de cualquier religión, son hijos de Dios?

[66] Estudio: “Dios está en la vida de toda persona”

[67] Estudio: “Hasta el más malo, el más blasfemo es amado por Dios con ternura de padre, de papá”

[68] Estudio: “Los ateos también pueden hacer el bien”

[69] Estudio: “El lugar privilegiado para el encuentro con Jesucristo son los propios pecados. Si un cristiano no es capaz de sentirse pecador y salvado por la sangre de Cristo, es un cristiano tibio”

[70] Estudio: “¡La Virgen seguramente tendría ganas de decir al Ángel: “¡Mentiroso! ¡Me has engañado!”

[71] Estudio: “Yo rezo todos los días el oficio divino. Mi oración es judía, y luego tengo la eucaristía”

[72] Estudio: “La fórmula de la felicidad: “Viví y dejá vivir”

[73] Estudio: “¿Quién nos enseña a amar? Solo el Espíritu Santo. Puedes hacer mil cursillos de catequesis o de espiritualidad, o mil cursos de yoga o de zen que nada de eso será capaz de darte jamás la libertad del hijo”

[74] Estudio: “La pena de muerte contradice el designio de Dios sobre el hombre. Es contraria al sentido de la humanitas y a la misericordia divina”

[75] Estudio: “La familia es una realidad social, de cultura. No podemos calificarla con conceptos de naturaleza ideológica. No se puede hablar hoy de familia conservadora o familia progresista: la familia es familia”

[76] Estudio: “Deseo referirme a la situación de los que tras la ruptura de su vínculo matrimonial han establecido una nueva convivencia, y a la atención pastoral que merecen

[77] Estudio: “Es necesaria una fraterna y atenta acogida hacia estas personas que en efecto no están excomulgadas, como algunos piensan: ellas forman parte siempre de la Iglesia. La Iglesia no tiene las puertas cerradas a nadie

[78] Estudio: “No todos reconocen, en la soledad, una llamada que el Señor les dirige. A nuestro alrededor encontramos diversas familias en situaciones así llamadas irregulares —a mí no me gusta esta palabra”

[79] Estudio: “Los jóvenes prefieren convivir sin casarse. Hay que acercarse a ellos”

[80] Estudio: “¿Qué se puede hacer con una cultura que no tiene en cuenta a la familia? Yo no tengo recetas”

[81] Estudio: “Para ser buen católico no hace falta tener hijos como conejos. Dios da los medios para ser responsable”

[82] Estudio: “En el caso de los divorciados y vueltos a casar, nos planteamos: ¿qué hacemos con ellos, qué puerta se les puede abrir? ¿Por qué no pueden ser padrinos? Tenemos que volver a cambiar un poco las cosas”

[83] Estudio: “La exclusión de la comunión a los divorciados de segunda unión no es una sanción. La comunión debe ser considerada como un remedio, no como un premio”

[84] Estudio: “La Iglesia no puede tener puertas cerradas, ni siquiera para los sacramentos

[85] Estudio: “El Señor perdona siempre, jamás condena”

[86] Estudio: “Hay quien dice que el pecado es una ofensa a Dios…”

[87] Estudio: “¿De qué cosas se puede gloriar un cristiano? De dos cosas: de los propios pecados y de Cristo crucificado”

[88] Estudio: “¿Quién dicta qué es hacer el bien o el mal? La conciencia de cada uno”

[89] Estudio: “La vida es compleja, está hecha de gracia y de pecado. Si uno no peca, no es hombre”

[90] Estudio: “Es indispensable prestar atención para estar cerca de nuevas formas de pobreza y fragilidad donde estamos llamados a reconocer a Cristo sufriente”

[91] Estudio: “Los pobres son la carne de Cristo y la pobreza es una categoría teológica”

[92] Estudio: “Ojalá tengamos que vender las iglesias para dar de comer a los pobres”

[93] Estudio: ¿La caridad material hecha a los pobres testimonia más el amor de la Iglesia que el estudio de los teólogos?

[94] Estudio: “Los males más graves que afligen al mundo son la desocupación de los jóvenes, la soledad de los ancianos, pobreza, corrupción…”

[95] Estudio: “La juventud necesita tres pilares claves: educación, deporte y cultura”

[96] Estudio: “No podemos seguir insistiendo sólo en cuestiones referentes al aborto, al matrimonio homosexual o al uso de anticonceptivos. La Iglesia corre peligro de caer como un castillo de naipes, de perder la frescura y el perfume del Evangelio”

[97] Estudio: “Si la gente está herida, ¿qué hace Jesús? ¿Le reprocha porque esté herida? No, viene y la lleva sobre sus hombros”

[98] Estudio: “Se impone una evangelización que ilumine los nuevos modos de relación con Dios, con los otros y con el espacio. La Iglesia está llamada a ser servidora de un difícil diálogo”

[99] Estudio: “Un pastor no teme ensuciarse las manos. Arriesga su vida, su fama, incluso en la carrera eclesiástica, ¡pero es un buen pastor! No puede estar tranquilo, protegiéndose a sí mismo. Es tan fácil condenar a los demás, pero no es cristiano”

[100] Estudio: “Educar cristianamente no es solamente hacer una catequesis, esto es una parte. No es solamente hacer proselitismo; ¡nunca hagan proselitismo en las escuelas!” “Lo que interesa es quitar el hambre y dar educación, sin importar la religión”

[101] Estudio: “El proselitismo es una solemne tontería

[102] Estudio: “Ser una minoría es incluso una fuerza. Debemos ser levadura en una cantidad infinitamente más pequeña que la masa. Nuestro objetivo no es el proselitismo, sino la escucha de las necesidades”

[103] Estudio: “El único modo de que una persona o sociedad crezca es la cultura del encuentro, sin opiniones previas”

[104] Estudio: “La Iglesia defendía la fe con muros, pero ahora hay que construir puentes. Pasó el tiempo de excluir los ateos, juntados, socialistas…”

[105] Estudio: “Una comunidad cerrada se enferma. Una comunidad que no sale se equivoca”

[106] Estudio: Cuando la Iglesia se cierra, se enferma. La Iglesia debe salir a las periferias existenciales

[107] Estudio: “Me surge pensar en la tentación de relacionar el anuncio del Evangelio con bastonazos inquisidores. No, el Evangelio se anuncia con dulzura”

[108] Estudio: “Una relectura del Evangelio a la luz de la cultura contemporánea”

[109] Estudio: “El encuentro es el puente para la paz”

[110] Estudio: “A pesar de los varios obstáculos, particularmente los fundamentalismos de ambas partes, es un deber para todo cristiano el diálogo interreligioso, en el cual ambas partes encuentren purificación y enriquecimiento”

[111] Estudio: “¡Recen por mí!”

[112] Estudio: Una imagen vale más que mil palabras, ciertos gestos más que un documento…

[113] Estudio: “¡Nuestra división es un escándalo!”

[114] Estudio: La armonía de todas las confesiones cristianas es la finalidad del ecumenismo. El misterioso “poliedro”

[115] Estudio: El ecumenismo de la sangre es una inestimable contribución a la unidad de los cristianos

[116] Estudio: “La unidad no la van a hacer los teólogos sino el Espíritu Santo. Me uno a ustedes como uno más.”

[117] Estudio: Las diferencias entre los sacramentos católicos y el culto luterano son “las explicaciones, las interpretaciones”. “Hacéis lo mismo, tanto en lengua luterana como en lengua católica, pero es lo mismo”

[118] Estudio: “En Argentina trabajábamos mucho juntos con los pastores. En Buenos Aires yo me reunía con un grupo de pastores amigos, y rezábamos juntos. Y eso nos ayudaba a trabajar juntos los que estábamos en la línea seria ¿no? Entonces, ve, la palabra “sectas”se va como diluyendo”

[119] Estudio: “Estimada hermana, los hermanos separados no tienen que ser percibidos como adversarios, sino como hermanos en la fe”

[120] Estudio: “El verdadero Islam y una adecuada interpretación del Corán se oponen a toda violencia. El Corán es un libro profético de paz”

[121] Estudio: ¿Los cristianos y los musulmanes comparten la “misma fe”?

[122] Estudio: “Los escritos sagrados del Islam conservan parte de las enseñanzas cristianas; Jesucristo y María son objeto de profunda veneración”

[123] Estudio: “Los que son cristianos, con la Biblia, y los que son musulmanes con el Corán, con la fe que recibieron de sus padres. Dios es un solo: el mismo”

[124] Estudio: “Un recuerdo para los queridos inmigrantes musulmanes que esta tarde comienzan el ayuno del Ramadán, con el deseo de abundantes frutos espirituales. Mis mejores deseos y oraciones para que vuestras vidas puedan glorificar al Altísimo”

[125] Estudio: “La Antigua Alianza no ha sido revocada. Los judíos han mantenido su fe en Dios y deben continuar en su camino: la Iglesia se enriquece con los valores del Judaísmo”

[126] Estudio: “Cada uno tiene el derecho de seguir la religión que crea verdadera”

[127] Estudio: “La convivencia pacífica entre las diferentes religiones se ve beneficiada por la laicidad del Estado”

[128] Estudio: “La acción divina en los no cristianos tiende a crear expresiones sagradas que son un camino hacia Dios. Los cristianos podemos aprovechar esa riqueza”

[129] Estudio: “Si somos honestos en la presentación de nuestras convicciones en el diálogo ecuménico, seremos capaces de ver con más claridad lo que tenemos en común. Se abrirán nuevos caminos para el mutuo aprecio”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s