[Se ha publicado en el periódico madrileño La Razón, el día 18 pasado, una crónica del libro sobre el Secreto de Fátima, del cual hemos dado cuenta en el blog, que transcribe una entrevista del autor con el exorcista Amorth, la cual aparece en el libro y es recogida por el diario.

Tengo que decir que después de haber leído el libro- un poco apresuradamente- tengo que manifestarme negativamente sobre el contenido. El libro trata del Secreto sólo en el capítulo 10, a pesar de que da título al libro. Un título, pues, un tanto engañoso. Los primeros 9 capítulos los dedica al tema de Fátima en general. Aunque da datos interesantes (nada que no se sepa por la extensa bibliografía de Fátima) en realidad adolece de una visión convencional sobre Fátima, la propia de un devoto católico conciliar. Paga tributo a los tópicos al uso y acepta la visión ya aceptada, del Secreto Vaticano que en realidad “sería la visión sin el texto propiamente dicho “, sin percatarse que el Secreto analizado ya tiene su visión. Algo en la línea de Ratzinger que al parecer dijo a alguien mucho más tarde de su presentación de junio de 2000, que “en realidad no publicamos todo” cosa que después ha sugerido que no habló de eso nunca :  Ratzinger en estado químicamente puro. No dice nada de las dos, o tres, Lucías etc.. Acepta los testimonios de la última Lucía, de lo dicho por el cardenal Sodano, Ratzinger (aunque algo lo critica) etc…Además mantiene los tópicos habituales pero falsos sobre la “conversión” de Rusia, la consagración de Rusia, el triunfo del Corazón Inmaculado después de que un papa consagre Rusia… se muestra admirador de Francisco a quien compara con el Papa bueno, Juan XXIII etc.. En realidad parece que desconoce lo que en muchos sitios web es moneda corriente. Mantiene un devoto concepto de los “papas” conciliares etc.. En el capítulo 10 apenas analiza el Secreto y se limita a una descripción superficial. Las objeciones que se han puesto en este blog contra el Secreto y los comentarios a favor,  son para él algo que creo que ni soslecha. El libro puede calificarse de un intento de un periodista sensacionalista de vender un libro con el reclamo del Secreto de Fátima pero en una  línea bastante convencional y ñoña.

Aquí traigo el suelto del diario La Razón con el anuncio del viaje del vaticanista Marco Tosatti a Madrid el próximo día 6 de abril, para presentar el libro que lleva vendiéndose desde el día 21 de marzo.

La razón de que les comunique el artículo de La Razón es que me sorprende lo rápido que se abre paso el conocimiento del Secreto que tantos comentarios ha suscitado en el blog. Me pregunto si esto tiene algo que ver con aquello de que “después de que sea anunciada a Orden ” (o sea se llama orden al Secreto dentro de él quizás parafraseando la profecía de Daniel de las 70 semanas que en algunas Biblias hablan de la Orden dada sobre el  Ungido, profecía de la que textualmente habla el Secreto. Bueno ya veremos como se desarrollan los acontecimientos en el futuro. De momento me parece excesivo decir que ha tenido ya lugar el que ” está Orden sea anunciada” a causa de este libro publicado, el eco en un diario, y los posts de este blog y de “Tradition in Action” y alguno más.

El periodista habla del Secreto pero me da la impresión de que ni siquiera ha intentado recabar información de él en internet. Todo parece que le haya venido del cielo-vía email- y que sea una novedad que él nos comunica y estudia por primera vez…

El proceder del periodista me parece poco ético porque dice que el Secreto le llegó anónimamente en un email que tuvo que descifrar con la ayuda de una lupa. Sin embargo no dice nada del sitio web en el que apareció hace siete años y de lo que allí se comentó, a veces exhaustivamente, en muchos posts, ni de lo que hemos tratado de él en este blog , traduciéndolo, traducción  “que él encargó a un experto…Todo ello lo podría haber hallado en internet en una búsqueda somera. En su lugar se refiere al Secreto como caído del cielo vía un mail de internet y que él por primera vez lo da a conocer. Es decir procede siguiendo la mejor tradición periodística de apropiarse de plumas ajenas y decirlo  todo con un sensacionalismo más que evidente.

El autor que se confiesa un hijo y dirigido del Padre Pío (habla también de él y de una visión suya) , en mi opinión, aprendió muy poco del humilde capuchino.

He aquí la crónica de La Razón:

¿El secreto mejor guardado de Fátima?

José María Zavala presenta en su nuevo libro una documentada investigación que, según el autor, pone de manifiesto que la tercera de las revelaciones no fue dada a conocer en su totalidad en el año 2000.

Gabriele Amorth (izda.) junto a José María Zavala durante la entrevista inédita que recoge el libro

Con motivo del primer centenario de las apariciones de Fátima, se publica este martes mi libro «El secreto mejor guardado de Fátima» (Temas de Hoy), una investigación con documentos y testimonios nuevos, que incluye una entrevista inédita a don Gabriele Amorth, exorcista oficial del Vaticano e hijo espiritual del Padre Pío. Marco Tosatti, el decano de los vaticanistas italianos y experto mundial en Fátima, viajará a Madrid el próximo 6 de abril para presentar este trabajo, al cual califica ya de «un estudio admirable e impactante, que ayudará a la fe». Esta nueva investigación pone de manifiesto, entre otros extremos insospechados, que el Tercer Secreto de Fátima no fue revelado en su totalidad en el año 2000 y ofrece un documento nuevo que correspondería, según uno de los peritos calígrafos más reputados de España, a las palabras explicativas de la Virgen de Fátima dictadas a Sor Lucia en 1944 para avisar sobre una futura apostasía en la Iglesia. He aquí, un extracto de la extensa conversación con Amorth, durante la cual el exorcista analiza el contenido del Tercer Secreto, la no consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María y la situación interna de la Iglesia:

–¡Macellai! –vocifera don Gabriele en italiano, como si quisiera expulsar al mismísimo demonio, recuperando el antiguo destello de sus ojos cansados, acuosos, viejos–.

–¡Carniceros…! –murmuro yo, entre dientes–.

–En la cabeza y en el corazón del Padre Pío –explica el exorcista oficial del Vaticano, con gesto de estupor– retumbaba una y otra vez esa terrible palabra pronunciada por el mismo Jesús contra varios altos mandatarios de la Iglesia y multitud de sacerdotes.

–Esa patibularia sentencia –advierto– figura en una carta del Padre Pío a su director espiritual, recogida en el primer volumen de su Epistolario [del 19 de marzo, festividad de San José, de 1913].

–Una carta profética, sin duda –asiente él–. Tan profética, que aún no se ha cumplido del todo…

–¿Cómo no recordarla? Contaba el Padre Pío que se le apareció Jesús entonces con el rostro desfigurado, asegurándole que se mantendría en agonía por todas esas almas infieles favorecidas por Él… ¡hasta el fin del mundo!

–Y lo peor de todo –subraya el padre Amorth con una mueca torcida, de dientes astillados– es que esos desgraciados siguen correspondiendo aún hoy a su inefable Amor arrojándose en brazos de la masonería. Jesús continuó todavía, pero aquello que le dijo al Padre Pío no pudo manifestarlo él entonces a criatura humana alguna sobre la tierra.

–Debía de ser aterrador…

–El Tercer Secreto de Fátima… –comenta él, chascando la lengua–.

–¡Qué me dice! –exclamo, atónito–. ¿Conocía ya el Padre Pío las palabras de la Virgen, cuatro años antes de que Ella se las revelase a los pastorcitos de Fátima?

–Por supuesto que las conocía–corrobora don Gabriele, dejando al descubierto unas ojeras violáceas muy acentuadas–. El Señor le dejaba leer a veces su cuaderno personal.

–¿Se lo dijo el Padre Pío en persona?

–¡Claro que me lo dijo! –insiste él, como quien detesta el menor atisbo de desconfianza–. Él sufría lo indecible por la situación de la Iglesia y de sus pastores. El demonio se había colado en las propias entrañas de la Iglesia. Ya lo advirtió Su Santidad Pablo VI, pero muy pocos le creyeron entonces: «El humo de Satanás se ha infiltrado en el seno de la Iglesia», manifestó. El mismo Romano Pontífice que pronunció aquella frase de que «una Misa del Padre Pío vale más que toda una misión». ¿Cree usted, acaso, que si eso no fuera verdad habría sectas satánicas y se celebrarían misas negras en el Vaticano?

–Cierto. Usted ha comentado en alguna ocasión que entre los miembros de las sectas satánicas figuran sacerdotes, obispos y cardenales, y que incluso el Papa Benedicto XVI ha sido informado de ello.

La extensa entrevista con don Gabriele Amorth, nacido en Módena el 1 de mayo de 1925, transcurre en su misma sala de exorcismos, el 25 de octubre de 2011.

Don Gabriele y un servidor estamos hermanados por el Padre Pío, como hijos espirituales suyos.

Poco antes de las tres de la tarde, cruzo el umbral de la sede de la Sociedad San Pablo de Roma, un imponente conjunto arquitectónico situado en la calle Alesandro Severo, del que sobresale una basílica de formidable cúpula.

El escenario de tan reveladora conversación, la cual, por expreso deseo del padre Amorth he mantenido en completo sigilo hasta su fallecimiento acaecido el 16 de septiembre de 2016, no es nada del otro mundo: apenas diez metros de largo por cinco de ancho, con una sencilla mesa de madera en el centro rodeada de sillas a juego, y un antiguo butacón tapizado en tono ocre, reservado a los «clientes» de don Gabriele atormentados por el perverso diablo.

¿Consagración? ¿Qué consagración?

–Retomemos ahora –sugiero al padre Amorth– nuestra conversación sobre Fátima: ¿Cree usted que la Iglesia ha cumplido con los requisitos exigidos por la Virgen para que la Consagración a su Inmaculado Corazón sea válida?

–¿Consagración? ¿Qué consagración…? –inquiere él, contrariado–.

–La efectuada por Juan Pablo II, el 25 de marzo de 1984 –preciso–.

–No hubo tal consagración entonces –asevera–. Yo fui testigo del acto. Estaba en la Plaza de San Pedro aquel domingo por la tarde, muy cerca del Papa; tan cerca, que casi podía tocarle.

–¡Qué me dice! –exclamo con perplejidad–.

–Lo que oye –se ratifica él–.

–¿Y por qué afirma usted con tanta rotundidad que la consagración no existió?

–Muy sencillo: Juan Pablo II deseaba mencionar expresamente a Rusia pero al final no lo hizo.

–¿Qué se lo impidió?

–Dirá más bien quiénes se lo impidieron. Y yo le contesto: algunos miembros de su séquito.

–No me diga que pudo más entonces también la corrección política, que la propia voluntad expresada por la Virgen…

Don Gabriele asiente, impotente, con la cabeza.

–Los representantes de la iglesia ortodoxa –advierte– presentes en el acto no debían escuchar de ninguna manera la mención expresa de Rusia; de lo contrario, se temía una reacción fulminante y de consecuencias impredecibles para el Vaticano por parte de las autoridades soviéticas.

–¿Cobardía?

–¿Por qué disfrazarla de prudencia?

–Si no pronunció el nombre de Rusia, ¿qué hizo entonces el Papa?

–Dar un rodeo: «Sí, pero no…». De hecho, en el texto impreso de la consagración figuraba Rusia de modo expreso, pero a última hora las presiones diplomáticas surtieron efecto. Juan Pablo II pretendía entonar esa palabra durante el acto, pero al final, como le digo, se lo impidieron. Así que tuvo que contentarse con decir aquello de «especialmente aquellas naciones necesitadas de esta consagración».

–Un lamentable circunloquio entonces –matizo yo– para dar a entender que Rusia figuraba entre «aquellas naciones» pero sin citarla, como pedía la Virgen.

–Exacto. Por eso mismo le insisto en que aquella consagración resultó inválida.

–Pero la misma Sor Lucia dijo que, pese a excluirse la mención de Rusia, el Cielo la había aceptado finalmente porque se hizo con la anuencia de todos los Obispos del mundo.

–¿Lucia dijo eso…? –se sorprende Amorth, con ojos desorbitados–.

–Bueno, lo dijo el cardenal Tarsicio Bertone en el año 2000 escudándose en una carta de Lucia fechada en noviembre de 1989, en la cual ella manifestaba que el Cielo había admitido la consagración pese a incumplirse una de las condiciones más importantes.

–¿Ha visto usted esa carta? –pregunta, como si dirigiese un interrogatorio policial en busca de una prueba decisiva.

–Jamás –niego con rotundidad–.

–Ni creo que la vea nunca, porque estoy convencido de que no la escribió Lucia.

–¿Cómo está usted tan seguro de ello? –interpelo–.

–¿Por qué no la mostró Bertone cuando debió hacerlo, al dar a conocer el Tercer Secreto de Fátima? Una simple fotocopia del manuscrito, incluida en el dossier oficial de Vaticano, hubiese bastado para disipar cualquier duda. Si el Vaticano fue siempre escrupuloso al aportar las pruebas documentales que autentificaban lo dicho por Lucia sobre asuntos menores, ¿por qué razón escatimó entonces la única evidencia documental que, según Bertone, otorgaba validez a un hecho de tanta trascendencia como sin duda era la consagración efectuada por Juan Pablo II?

–Sí que es raro –admito–.

–¿De verdad cree usted que Lucia tardó cinco años en poner por escrito que la consagración había sido realmente aceptada? ¿Y que Bertone aguardó dieciséis años nada menos para anunciar la validez de algo tan crucial como la consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María?

La voz del padre Amorth suena como las hojas secas.

–Resulta todo muy extraño, la verdad –asiento de nuevo–.

–Además –agrega él–, si la consagración del mundo al Inmaculado Corazón de María efectuada por Pío XII en 1942 sólo fue aceptada en parte, pues Jesús dijo que en atención a ella la guerra sólo se acortaría en lugar de acabarse de inmediato, ¿por qué iba a cambiar ahora de parecer con Juan Pablo II, si tampoco en esta ocasión se mencionaba a Rusia?

–Sería una incongruencia, sí…

2 thoughts on “EL SECRETO MEJOR GUARDADO

  1. Gracias por comentar este libro. Lo iba a comprar pero ya no me dan muchas ganas. El escritor parece católico sincero y devoto, pero ciertamente tiene algo de sensacionalista. No estaría aportanado nada diferente a lo ya escrito y para colmo sin meter el dedo en la llaga al legitimar al pseudopapadoaun el bergogliano. No, gracias. Prefiero ahorrarme dinero para otros libros más interesantes o clarificadores.

    Me gusta

  2. La visión del padre Pío que se menciona en este blog si fue verdadera y tiene una coincidencia interesante con la aparición de La Salette:

    En la aparición de La Salete, en el discurso que la Vírgen dijo a los niños (Melania y Maximino), que fuera recopilado por el canónigo Rousselot en un informe que contiene los diálogos de la Virgen con sus partes en francés y en patois (dialecto) así como los interrogatorios a los videntes (este informe es de 1848 mientras que la aparición fue el 19 de septiembre de 1846), la Virgen dijo:

    “Sólo van algunas mujeres un poco ancianas a Misa; los demás trabajan en domingo todo el verano. Y en el invierno, cuando no saben qué hacer sólo van a Misa para burlarse de la religión. En Cuaresma van a la carnicería como perros.”

    Mientras que el Padre Pío también tiene una referencia a la “carnicería” en una visión que el mismo relata en una carta a su director espiritual: Carta al Fraile Agostino, del 7 de abril de 1913 ( Padre Pio da Pietrelcina: Epistolario I (1910-1922))

    “Mi estimado Padre, yo todavía estaba en la cama el viernes por la mañana, cuando el Señor Jesús se me apareció. Él se encontraba golpeado y desfigurado. Él me mostró una gran muchedumbre de sacerdotes y dignatarios eclesiásticos indiferentes, quienes estaban celebrando vistiendo sus sagradas túnicas. Cuando yo vi a mi Jesús en esta condición sentí un gran sufrimiento, por consiguiente, yo le pregunte porqué él sufrió tanto. Él no me contestó, él me mostró a los sacerdotes que debía castigar. Pero poco después, el Señor estaba tristísimo al mirar a estos sacerdotes y yo noté, con gran horror, dos lágrimas enormes que emanaron del Santo Rostro. Jesús salió de esa muchedumbre de sacerdotes y con una gran expresión de aversión en la cara, lloró’: ¡”Carniceros”! “Entonces Él me dijo: “Mi Niño, no creas que mi agonía ha sido de tres horas, no; realmente yo estaré en la agonía hasta el fin del mundo; debido a las almas que yo amo. Durante el tiempo de la agonía, mi niño, nadie puede dormir. Mi alma va buscando alguna gota de piedad humana, pero ellos me dejan solo bajo el peso de la indiferencia. La ingratitud hace más severa la agonía para mí. ¡Ellos responden mal a mi amor! El tormento mayor para mí es que crece en las personas su desprecio, indiferencia, e incredulidad. Cuántas veces mi ira deseó destruirlos por el relámpago, pero yo me detuve por los ángeles y las almas que me aman….. Escribe a tu padre y nárrale lo que has visto y Yo te dije en esta Mañana. Dile que muestre tu carta al Padre provinciano… ” Jesús continuó hablando pero yo nunca puedo revelar lo que él dijo… “

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s