CAPÍTULO 10

IMG_8518

Celebra Cristo nuestro Salvador la última cena legal con sus discípulos y lava los pies; tiene su Madre santísima inteligencia y noticia de todos estos misterios.

1156.    Proseguía   su   camino   para   Jerusalén   nuestro   Redentor, como queda dicho (Cf. supra n. 1149)el jueves a la tarde que precedió a su pasión y muerte, y en las conferencias que tenía con sus discípulos sobre los  misterios  de que  los  iba informando, le preguntaron  algunas dudas en lo que no entendían y a todas respondió como Maestro de la sabiduría y Padre amoroso con palabras llenas de dulcísima luz que penetraba los corazones de los Apóstoles, porque habiéndolos amado  siempre,  ya  en aquellas   horas  últimas   de  su  vida,   como cisne divino, manifestaba con más fuerza la suavidad de su voz y la dulzura de su amor. Y no sólo no le impedía para esto lo inmediato de su pasión y la ciencia prevista de tantos tormentos, sino que, como el calor reconcentrado con la oposición del frío vuelve a salir con toda su eficacia, de este modo el incendio del divino amor, que sin límite ardía en el corazón de nuestro amoroso Jesús, salía con mayores finezas y actividad a inflamar a los mismos que le querían extinguir, comenzando a herir a los más cercanos con la eficacia de su incendio. A los demás hijos de Adán, fuera de Cristo y de su Madre santísimos, de ordinario sucede que la persecución nos impacienta, las injurias nos irritan, las penas nos destemplan y todo lo adverso nos  conturba, desmaya y desazona con quien nos ofende y tenemos por grande hazaña no tomar venganza de contado; pero el amor de nuestro divino Maestro no se estragó con las injurias que miraban en su pasión, no se cansó con las ignorancias de sus discípulos y con la deslealtad que luego había de experimentar en ellos. 

1157.    Preguntáronle dónde quería celebrar la Pascua del cordero. Que aquella noche cenaban los judíos como fiesta muy célebre y solemne en aquel pueblo y era la figura más expresa en su ley del mismo Señor de los misterios que él mismo y por él se habían de obrar, aunque entonces no estaban los Apóstoles harto capaces para conocerlos. Respondióles el divino Maestro enviando a San Pedro y a San Juan que se adelantasen a Jerusalén y preparasen la cena del Cordero  pascual  en casa  de  un  hombre donde  viesen  entrar un criado con un cántaro de agua, pidiéndole al dueño de la casa que le   previniese   aposento   para   cenar   con  sus   discípulos.   Era   este vecino de Jerusalén hombre rico, principal y devoto del Salvador y de los que habían creído en su doctrina y milagros, y con su piadosa devoción mereció que el autor de la vida eligiera su casa para santificarla con los misterios que obró en ella, dejándola consagrada en templo santo para otros que después sucedieron. Fueron luego los dos Apóstoles y con las señas que llevaban pidieron al dueño de la casa que admitiese en ella al Maestro de la vida y tuviese por su huésped para celebrar la gran solemnidad de los Ázimos, que así se llamaba aquella Pascua. 

1158.    Fue ilustrado con especial gracia el corazón de aquel padre de familias y liberalmente ofreció su casa con todo lo necesario para la cena legal, y luego señaló para ella una cuadra muy grande (Lc 22, 12), colgada y adornada con mucha decencia,  cual  convenía —aunque él y los doce apóstoles lo ignoraban— para los misterios tan venerables que en ella quería obrar nuestro Salvador.  Prevenido todo esto, llegó Su Majestad a la posada con los demás discípulos y en breve  espacio  fue  también  su  Madre  santísima con  su  congregación de las santas mujeres que la seguían. Y luego la humildísima Reina postrada en tierra adoró a su Hijo santísimo, como acostumbraba, y le pidió la bendición y que la mandase lo que debía hacer. Ordenóla Su Majestad  que  se  retirase a un aposento de la  casa —que para todo era capaz— y allí estuviese a la vista de lo que la divina Providencia había determinado hacer en aquella noche y que confortase y diese luz a las mujeres que la acompañaban de lo que convenía advertirlas. Obedeció la gran Señora y se retiró con su compañía. Ordenólas que todas perseverasen en fe y oración, y continuando ella sus afectos fervorosos para esperar la comunión, que sabía se acercaba la hora, y atendiendo siempre con la vista interior a todas las obras que su Hijo santísimo iba ejecutando. 

1159.    Nuestro Salvador y Maestro Jesús, en retirándose su purísima Madre, entró en el aposento prevenido para la cena con todos los doce apóstoles y otros discípulos y con ellos celebró la cena del cordero, guardando todas las ceremonias de la ley (Ex 13, 3ss), sin faltar a cosa alguna de los ritos que él mismo había ordenado por medio de San Moisés, Profeta y Legislador. Y en esta cena última dio inteligencia a los Apóstoles de todas las ceremonias de aquella ley figurativa, como se las habían dado a los antiguos padres y profetas, para significar la verdad de lo que el mismo Señor iba cumpliendo y había de obrar como Reparador del mundo, y que la ley antigua de San Moisés y sus figuras quedarían evacuadas con la verdad figurada, y no podían durar más las sombras llegando en él la luz y principio de la nueva ley de gracia, en la cual sólo quedarían permanentes los preceptos de la ley natural, que era perpetua; aunque éstos quedarían más realzados y perfeccionados con otros preceptos divinos y consejos que él mismo enseñaba y con la eficacia que daría a los nuevos sacramentos de su nueva ley y todos los antiguos cesarían, como ineficaces y sólo figurativos, y que para todo esto celebraba con ellos aquella cena, con que daba fin y término a sus ritos y obligación de la ley, pues toda se había encaminado a prevenir y representar lo que Su Majestad estaba obrando, y conseguido el fin cesaba el uso de los medios. 

1160.   Con esta nueva doctrina entendieron los Apóstoles grandes secretos de los profundos misterios que su divino Maestro iba obrando, pero los discípulos que allí estaban no entendieron tantas cosas de las obras del Señor como los Apóstoles. Judas Iscariotes fue quien atendió y entendió menos, o nada en ellas, porque estaba poseído de la avaricia y sólo atendía a la traición alevosa que tenía fraguada y le ocupaba el cuidado de ejecutarla con secreto. Guardábasele también el Señor, porque así convenía a su equidad y a la disposición de sus juicios altísimos. Y no quiso excluirle de la cena ni de los otros misterios, hasta que él mismo se excluyó por su mala voluntad, pero el divino Maestro siempre le trató como a su discípulo, apóstol y ministro y le guardó su honra. Enseñando con este ejemplo a los hijos de la Iglesia en cuánta veneración han de tener a los ministros de ella y a los sacerdotes y cuánto han de celar su honra, sin publicar sus pecados y flaquezas que en ellos vieren, como en hombres de frágil naturaleza. Ninguno será peor que Judas Iscariotes, y así lo debemos entender, ni ninguno tampoco será como Cristo nuestro Señor, ni tendrá tanta autoridad ni potestad, que eso lo enseña la fe. Pues no será razón que, si todos los hombres son infinitamente menos que nuestro Salvador, hagan con sus ministros, mejores que Judas Iscariotes aunque sean malos, lo que no hizo el mismo Señor con aquel pésimo discípulo y apóstol, y para esto no importa que sean prela­dos, que también lo era Cristo nuestro Señor, y sufrió a Judas Iscariotes y le guardó su honra. 

1161.  Hizo nuestro Redentor en esta ocasión un misterioso cántico en alabanza del Eterno Padre, por haberse cumplido en sí mismo las figuras de la antigua ley y por la exaltación de su nombre que, de ella redundaba, y postrado en tierra, humillándose según su humanidad santísima, confesó, adoró y alabó a la divinidad como a superior infinitamente y, hablando con el Eterno Padre, hizo interiormente una altísima oración y fervorosísima exclamación diciendo: 

1162.    Eterno Padre mío y Dios inmenso, vuestra divina y eterna voluntad determinó criar mi humanidad verdadera y que en ella fuese cabeza de todos los predestinados para vuestra gloria y felicidad interminable y que por medio de mis obras se dispusieran para conseguir su verdadera bienaventuranza. Para este fin y redimir a los hijos de Adán de su caída, he vivido con ellos treinta y tres años. Ya, Señor y Padre mío, llegó la hora oportuna y aceptable de vuestra voluntad eterna, para que se manifieste a los hombres vuestro santo nombre y sea de todas las naciones conocido y exaltado por la noticia de la santa fe que manifieste a todos Vuestra divinidad incomprensible. Tiempo es que se abra el libro (Ap 5, 7) cerrado con siete sellos, que Vuestra sabiduría me entregó, y que se dé fin dichoso a las antiguas figuras (Heb 10, 1) y sacrificios de animales que han significado el que yo de mí mismo voluntariamente quiero ya ofrecer por mis hermanos los hijos de Adán, miembros de este cuerpo de quien soy cabeza y ovejas de Vuestra grey, por quien Os suplico ahora los miréis con ojos de misericordia. Y si los antiguos sacrificios y figuras que voy con la verdad ejecutando, por lo que significaban aplacaban Vuestro enojo, justo es, Padre mío, que tenga fin, pues yo me ofrezco en sacrificio con voluntad pronta para morir por los hombres en la cruz y me sacrifico como holocausto en el fuego de mi propio amor. Ea, Señor, témplese ya el rigor de Vuestra justicia y mirad al linaje humano con los ojos de Vuestra clemencia. Y demos ley saludable a los mortales con que se abran las puertas del cielo cerradas hasta ahora por su inobediencia. Hallen ya camino cierto y puerta franca para entrar conmigo a la vista de vuestra divinidad, si ellos me quisieren imitar y seguir mi ley y pisadas. 

1163.    Esta oración de nuestro Salvador Jesús aceptó el Eterno Padre y luego despachó de las alturas innumerables ejércitos angélicos sus cortesanos, para que en el cenáculo asistiesen a las obras maravillosas que el Verbo humanado había de obrar en él. En el ínterin que sucedía todo esto en el cenáculo, estaba María santísima en su retiro levantada en altísima contemplación, donde lo miraba todo con la misma distinción y clara visión que si estuviera presente, y a todas las obras de su Hijo nuestro Salvador cooperaba y correspondía en la forma que su admirable  sabiduría la dictaba, como coadjutora de todas ellas. Y hacía actos heroicos y divinos de todas las virtudes con que había de corresponder a las de Cristo nuestro Señor, porque todas resonaban en el pecho castísimo de la Madre, donde con misterioso y divino eco se repetían, replicando la dulcísima Señora las  mismas  oraciones y peticiones  en  su modo. Y sobre todo esto hacía nuevos cánticos y admirables alabanzas por lo que la humanidad santísima en la persona del Verbo iba obrando en cumplimiento de la voluntad divina y en correspondencia y lleno de las antiguas figuras de la ley escrita. 

1164.    Grande maravilla y digna de toda admiración fuera para nosotros, como lo fue para los Ángeles y lo será a todos en el cielo, si conociéramos ahora aquella divina armonía de las virtudes y obras que en el corazón de nuestra gran Reina, como en un coro, estaban ordenadas, sin confundirse ni impedirse unas a otras, cuando todas y cada una obraban en esta ocasión con mayor fuerza. Estaba llena de las inteligencias que he dicho y a un mismo tiempo conocía cómo en su Hijo santísimo se iban cumpliendo y evacuando las ceremonias y figuras legales, sustituyendo la Nueva Ley y Sacramentos más nobles y eficaces. Miraba el fruto tan abundante de la Redención en los predestinados, la ruina de los réprobos, la exaltación del nombre del mismo Dios y de la santísima humanidad de su Hijo Jesús, la noticia y fe universal que se prevenía de la divinidad para el mundo, que se abría el cielo cerrado por tantos siglos para que desde luego entrasen en él los hijos de Adán por el estado y progreso de la nueva Iglesia evangélica y todos sus misterios y que de todo esto era su Hijo santísimo admirable y prudentísimo artífice, con alabanza y admiración de todos los cortesanos del cielo. Y por estas magníficas obras, sin omitir un ápice, bendecía al Eterno Padre y le daba gracias singularmente y en todo se gozaba y consolaba la divina Señora con admirable júbilo.

1165.    Pero junto con esto miraba que todas estas obras inefables habían de costarle a su mismo Hijo los dolores, ignominias, afrentas y tormentos de su pasión y al fin muerte de cruz tan dura y amarga, y todo lo había de padecer en la humanidad que de ella había recibido; y que tanto número de los hijos de Adán, por quienes lo padecía, le serían ingratos y perderían el copioso fruto de su redención. Esta ciencia llenaba de amargura dolorosa el candidísimo corazón de la piadosa Madre, pero, como era estampa viva y proporcionada a su Hijo santísimo, todos estos movimientos y operaciones cabían a un tiempo en su magnánimo y dilatado pecho. Y no por esto se turbó ni alteró, ni faltó al consuelo y enseñanza de las mujeres santas que la asistían, sino que, sin perder la alteza de las inteligencias que recibía,  descendía  en lo  exterior a instruirlas  y confortarlas  con saludables consejos y palabras de vida eterna. ¡Oh admirable maestra y ejemplar más que humano a quien imitemos! Verdad es que nuestro caudal, en comparación de aquel piélago de gracia y luz, es imperceptible. Pero también es verdad que nuestras penalidades y dolores en comparación de aquellos son casi aparentes y nada, pues ella padeció sola más que todos juntos los hijos de Adán. Y con todo eso, ni por su imitación y amor, ni por nuestro bien eterno, sabemos padecer con paciencia la menor adversidad que nos sucede. Todas nos conturban, alteran y les ponemos mala cara, soltamos las pasiones, resistimos con ira y nos impacientamos con tristeza, desamparamos la razón como indóciles y todos los movimientos malos se  desconciertan y están  prontos  para  el  precipicio.  También  lo próspero nos deleita y destruye, nada se puede fiar de nuestra naturaleza infecta y manchada. Acordémonos de nuestra divina Maestra en estas ocasiones, para componer nuestros desórdenes. 

1166.    Acabada la cena legal y bien informados los apóstoles, se levantó Cristo nuestro Señor, como dice San Juan (Jn 13, 4), para lavarles los pies. Y primero hizo otra oración al Padre postrándose en su presencia, al modo que la había hecho en la cena, como queda dicho arriba (Cf. supra n. 1162). No fue vocal esta oración, sino mentalmente habló y dijo: Eterno Padre mío, Criador de todo el universo, imagen vuestra soy, engendrado por vuestro entendimiento y figura de vuestra sustan­cia; y habiéndome ofrecido por la disposición de vuestra santa voluntad a redimir al mundo con mi pasión y muerte, quiero, Señor, por vuestro beneplácito, entrar en estos sacramentos y misterios por medio de mi humillación hasta el polvo, para que la soberbia altiva de Lucifer sea confundida con mi humildad, que soy vuestro Unigénito. Y para dejar ejemplo de esta virtud a mis Apóstoles y a mi Iglesia, que se ha de fundar en este seguro fundamento de la humildad, quiero, Padre mío, lavar los pies de mis discípulos, hasta los del menor de todos, Judas Iscariotes, por su maldad que tiene fabricada, y postrándome ante él con humildad profunda y verdadera le ofreceré mi amistad y su remedio. Siendo el mayor enemigo que tengo entre los mortales, no le negaré mi piedad ni el perdón de su traición, para que, si no le admite, conozca el cielo y la tierra que yo le abrí los brazos de mi clemencia y él la despreció con obstinada voluntad. 

1167.    Esta oración hizo nuestro Salvador para lavar los pies de los discípulos. Y para declarar algo del ímpetu con que su divino amor disponía y ejecutaba estas obras, no hay términos ni símiles adecuados en todas las criaturas, porque es tarda la actividad del fuego y pesado el corriente del mar y el movimiento de la piedra para su centro y todos cuantos quisiéremos imaginar que tienen los elementos dentro y fuera de su esfera. Pero no podemos ignorar que sólo su amor y sabiduría pudieron inventar tal linaje de humildad, que lo supremo de la divinidad y humanidad se humillasen hasta lo más ínfimo del hombre, que son los pies, y éstos del peor de los nacidos, que fue Judas Iscariotes, y allí pusiera su boca en lo más inmundo y contentible, el que era la palabra del Eterno Padre y el Santo de los Santos y por esencia la misma bondad, Señor de los señores y Rey de los reyes, se postrase ante el pésimo de los hombres para justificarle, si él entendiera y admitiera este beneficio, nunca harto ponderado ni encarecido. 

1168.    Levantóse nuestro divino Maestro de la oración que hizo y con semblante hermosísimo, sereno y apacible, puesto en pie, mandó Su Majestad sentar con orden a sus discípulos, como haciéndolos a ellos grandes y ser Su Alteza ministro suyo. Luego se quitó un manto que traía sobre la túnica inconsútil, y ésta le llegaba a los pies aunque no los cubría. Y en esta ocasión tenía sandalias, porque algunas veces las dejaba para andar descalzo en la predicación y otras las usaba, desde que su Madre santísima se las calzó en Egipto, que fueron creciendo en sus hermosos pasos con la edad, como crecían los pies, y queda dicho en su lugar (Cf. supra n. 691). Despojado del manto, que son las vestiduras que dice el Evangelista (Jn 13, 4), recibió una toalla o mantel largo y con la una parte se ciñó el cuerpo, dejando pendiente el otro extremo. Y luego echó agua en una vacía (Jn 13, 5) para lavar los pies de los Apóstoles, que con admiración estaban atentos a todo lo que su divino Maestro iba ejecutando. 

1169.    Llegó a la cabeza de los Apóstoles, San Pedro, para lavarle; y cuando el fervoroso Apóstol vio postrado a sus pies al mismo Señor que había conocido y confesado por Hijo de Dios vivo y renovando en su interior esta fe con la nueva luz que le ilustraba y conociendo con humildad profunda su propia bajeza, turbado y admirado dijo: ¿Tú, Señor, me lavas a mí los pies? Respondió Cristo nuestro bien, con incomparable mansedumbre:  Tú ignoras ahora lo que yo hago, pero después lo entenderás (Jn 13, 6-7). Que fue decirle: obedece ahora primero a mi dictamen y voluntad y no antepongas el tuyo propio, con que perviertes el orden de las virtudes y las divides. Primero has de cautivar tu entendimiento y creer que conviene lo que yo hago, y después de haber creído y obedecido entenderás los misterios ocultos de mis obras, a cuya inteligencia has de entrar por la puerta de la obediencia, y sin ésta, no puede ser verdaderamente humilde sino presuntuosa. Ni tampoco tu humildad se puede anteponer a la mía; yo me humillé hasta la muerte (Flp 2, 8) y para humillarme tanto padecí, y tú, que eres mi discípulo, no sigues mi doctrina y con color de humillarte eres inobediente y pervirtiendo el orden te privas de la humildad y de la obediencia, siguiendo la presunción de tu propio juicio. 

1170.    No entendió San Pedro esta doctrina, encerrada en la primera respuesta de su Señor y Maestro, porque aunque estaba en su escuela no había llegado a experimentar los divinos efectos de su lavatorio y contacto, y embarazado con el indiscreto afecto de su humildad replicó al Señor y le dijo: Jamás consentiré, Señor, que Tú me laves los pies. Respondióle con más severidad el autor de la vida: Si yo no te lavare, no tendrás parte conmigo (Jn 13, 8). Con esta respuesta y amenaza dejó el Señor canonizada la seguridad de la obediencia, porque, al juicio de los hombres, alguna disculpa parece que tenía San Pedro en resistir a una obra tan inaudita y que la capacidad humana la tuviera por muy desigual, como consentir un hombre terreno y pecador que a sus pies estuviera postrado el mismo Dios, a quien estaba conociendo y adorando. Pero no se le admitió esta disculpa, porque su divino Maestro no podía errar en lo que hacía; y cuando no se conoce con evidencia este engaño en el que manda, ha de ser la obediencia  ciega y sin  buscar  otra razón para  resistir a ella. Y en este misterio quería nuestro Salvador soldar la inobediencia (Rom 5, 19) de nuestros primeros padres Adán y Eva, por donde había entrado el pecado en el mundo, y por la semejanza y participación que con ella tenía la inobediencia de San Pedro, le amenazó Cristo Señor nuestro con el amago de otro semejante castigo, diciendo que si no obedecía no tendría parte en él, que fue excluirle de sus merecimientos y fruto de la redención, por la cual somos capaces y dignos de su amistad y participación de la gloria. También le amenazó con negarle la participación de su cuerpo y sangre, que luego había de sacramentar en las especies de pan y vino, donde, aunque se quería dar el Señor no por partes sino por entero y deseaba ardentísimamente comunicarse por este misterioso modo, con todo eso la inobediencia pudiera privar al Apóstol de este amoroso beneficio si en ella perseverase. 

1171.    Pero con la amenaza de Cristo nuestro bien quedó San Pedro tan castigado y enseñado, que con excelente rendimiento respondió luego: Señor, no sólo doy los pies, sino las manos y la cabeza (Jn 13, 9), para que todo me lavéis. Que fue decir: Ofrezco mis pies para correr a la obediencia y mis manos para ejercitarla y mi cabeza para no seguir mi propio juicio contra ella. Admitió el Señor este rendimiento de San Pedro y le dijo:   Vosotros estáis limpios, aunque no todos —porque estaba entre ellos el inmundísimo Judas Iscariotes— y el que está limpio no tiene que lavarse más de los pies (Jn 13, 10). Esto dijo Cristo Señor nuestro, porque los discípulos, fuera de Judas  Iscariotes, estaban justificados y limpios de pecado con su doctrina y sólo necesitaban lavar las im­perfecciones y culpas leves o veniales para llegar a la comunión con mayor decencia y disposición, como se requiere para recibir sus divinos efectos y conseguir más abundante gracia y con mayor plenitud y eficacia, que para esto impiden mucho los pecados veniales, distracciones y tibieza en recibirla. Con esto se lavó San Pedro y obedecieron los demás llenos de asombro y lágrimas, porque todos iban recibiendo con este lavatorio nueva luz y dones de la gracia. 

1172.    Pasó el divino Maestro a lavar a Judas Iscariotes, cuya traición y alevosía no pudieron extinguir la caridad de Cristo para que dejase de hacer con él mayores demostraciones que con los otros Apóstoles. Y sin manifestarles Su Majestad estas señales, se las declaró a Judas Iscariotes en dos cosas: la una, en el semblante agradable y caricia exterior con que se le puso a sus pies y se los lavó, besó y llegó al pecho; la otra, en las grandes inspiraciones con que tocó su interior, conforme a la  dolencia  y  necesidad  que   tenía  aquella  depravada  conciencia, porque estos auxilios fueron mayores en sí mismos con Judas Iscariotes que con otro de los Apóstoles. Pero como su disposición era pésima, los hábitos viciosos intensísimos, su obstinación endurecida con muchas determinaciones, el entendimiento y las potencias turbadas y debilitadas y de todo punto se había alejado de Dios y entregado al demonio y le tenía en su corazón como en trono y silla de su maldad, con esto resistió a todos los favores e inspiraciones que recibía en el lavatorio de los pies. Juntóse el temor que tuvo a los escribas y fariseos de faltarles a lo contratado con ellos. Y como a la presencia de Cristo exterior y a la fuerza interior de los auxilios quería la luz del entendimiento moverle, levantóse en su tenebrosa conciencia una borrasca turbulenta que le llenó de confusión y amargura y le encendió en ira y le despechó y apartó de su mismo Maestro y Médico que le quería aplicar la medicina saludable, y toda la convirtió en veneno mortal y hiél amarguísima de maldad, que le tenía repleto y poseído. 

1173.    Resistió la maldad de Judas Iscariotes a la virtud y contacto de aquellas manos divinas, en que el eterno Padre había depositado todos los tesoros y virtud de hacer maravillas y enriquecer a todas las criaturas. Y aunque no hubiera recibido otros auxilios la pertinacia de Judas Iscariotes, sino los ordinarios que obraba en las almas la presencia y vista del autor de la vida y los que naturalmente podía causar su santísima persona, fuera la malicia de este infeliz discípulo sobre toda ponderación. Era la persona de Cristo nuestro bien en el cuerpo perfectísima y agraciada, el semblante grave y sereno de una hermosura apacible y dulcísima,  el  cabello nazareno uniforme, el color entre dorado y castaño, los ojos rasgados y de suma gracia y majestad, la boca, la nariz y todas las partes del rostro proporcionadas en extremo y en todo se mostraba tan agradable y amable. A los que le miraban sin malicia de intención, los atraía a su veneración y amor, y sobre esto causaba con su vista gozo interior, con admirable ilustración de las almas, engendrando en ellas divinos pensamientos y otros efectos. Esta persona de Cristo tan amable y venerable tuvo Judas Iscariotes a sus pies y con nuevas demostraciones de agrado y mayores impulsos que los ordinarios, pero tal fue su perversidad, que nada le pudo inclinar ni ablandar su endurecido corazón, antes se irritó de la suavidad del Señor y no le quiso mirar al rostro ni atender a su persona, porque desde que perdió la fe y la gracia tuvo este odio con Su Majestad y con su Madre santísima y nunca los miraba a la cara. Mayor fue en alguna manera el terror que tuvo Lucifer de la presencia de Cristo nuestro Salvador, porque, como he dicho (Cf. supra n. 1172), estaba este enemigo asentado en el corazón de Judas Iscariotes, y no pudiendo sufrir la humildad que ejercitaba con los apóstoles el divino Maestro, pretendió Lucifer salirse de Judas Iscariotes y del Cenáculo, pero Su Majestad con la virtud de su brazo poderoso no consintió que se fuese, porque allí quedase entonces quebrantada su soberbia, aunque después le arrojaron de allí —como diré adelante (Cf. infra n. 1189)— lleno de furor y sospechas de que Cristo era Dios verdadero. 

1174.    Dio fin nuestro Salvador al lavatorio de los pies y volviendo a tomar su manto se asentó en medio de sus discípulos y les hizo aquel gran sermón que refiere el Evangelista San Juan, comenzando por aquellas palabras:   ¿Sabéis lo que yo he hecho y obrado con vosotros? Llamáisme Maestro y Señor, y decís bien, porque lo soy. Pues si yo, que soy vuestro Señor y Maestro, he lavado vuestros pies, también debéis vosotros lavaros unos los de los otros; porque yo os he dado este ejemplo, para que lo hagáis como yo lo acabo de hacer; pues no ha de ser el discípulo más que el Maestro, ni el siervo más que el Señor, ni el apóstol ha de ser mayor que quien le envía (Jn 13, 12-16). Y prosiguió Su Majestad enseñando, amonestando, y previniendo a los Apóstoles de grandes misterios y doctrina, que no me detengo a repetirla,   remitiéndome   a los   Evangelistas.   Este   sermón  ilustró  de nuevo a los Apóstoles del misterio de la santísima Trinidad, encarnación y los previno con nueva gracia para el de la Eucaristía y los confirmó en la noticia que habían recibido de la alteza y profundidad de su predicación y milagros. Entre todos fueron más ilustrados San Pedro y San Juan, porque cada uno recibió mayor o menor ciencia, según su disposición y la voluntad divina. Y lo que refiere San Juan Evangelista de las preguntas que a instancia de San Pedro hizo a Cristo nuestro Señor sobre quién era el traidor que le había de vender, según le dio a entender Su Majestad mismo, sucedió en la cena, donde San Juan Evangelista estuvo reclinado en el pecho de su divino Maestro. Y San Pedro lo deseó saber para vengarlo o impedirlo, con los fervores que ardían en su pecho y solía manifestar sobre todos en el amor de Cristo. Pero no se lo declaró San Juan Evangelista, aunque él lo conoció por las señas del bocado que dio Su Majestad a Judas Iscariotes, en que dijo al Evangelista le conocería, y lo conoció para sí solo y lo guardó en el secreto de su pecho, ejercitando la caridad que se le había comunicado y enseñado en la escuela de su divino Maestro. 

1175.    En este favor y otros muchos fue privilegiado San Juan Evangelista, cuando estuvo reclinado en el pecho de Jesús nuestro Salvador, porque allí conoció altísimos misterios de su divinidad y humanidad y de la Reina del cielo su Madre santísima. En esta ocasión se la encomendó para que cuidase de ella, y porque en la cruz no le dijo “ella será tu Madre” ni “él será tu Hijo”, sino “veis ahí a tu Madre” (Jn 19, 27), porque no lo determinaba entonces, sino que fue como manifestar en público lo que antes le tenía encomendado y ordenado. De todos estos sacramentos que se obraban en el lavatorio de los pies y de las palabras y sermón del divino Maestro, tenía su purísima Madre clara noticia y visión, como otras veces he dicho, y por todo hizo cánticos de loores y gloria al Altísimo. Y cuando se iban obrando después las maravillas del Señor, las miraba no como quien conocía de nuevo lo que ignoraba, sino como quien veía ejecutar y obrar lo que antes sabía y tenía escrito en su corazón, como en las tablas de San Moisés lo estaba la ley. Y de todo lo que convenía informar a las santas discípulas que consigo tenía les daba luz y reservaba lo que ellas no eran capaces de entender. 

Doctrina que me dio la gran Señora del mundo María santísima. 

1176.    Hija mía, en ti es virtudes principales de mi Hijo y Señor, de que has hablado en este capítulo, quiero que seas extremada, para imitarle en ellas como su esposa y mi discípula carísima. Son la caridad, la humildad y la obediencia, en que Su Majestad se quiso señalar más en lo último de su vida santísima. Cierto es que por toda  ella manifestó el  amor  que  tenía a los hombres, pues por ellos y para ellos hizo todas y tan admirables obras, desde el instante que en mi vientre fue concebido por el Espíritu Santo. Pero en el fin de su vida, cuando dispuso la Ley Evangélica y Nuevo Testamento, salió con más fuerza la llama de la encendida caridad y amoroso fuego que ardía en su pecho. En esta ocasión obró con toda su eficacia la caridad de Cristo nuestro Señor con los hijos de Adán, porque concurrieron de su parte los dolores de la muerte que le cercaban (Sal 114, 3) y de parte de los hombres la adversidad al padecer y admitir el bien, la suma ingratitud y perversidad, tratando de quitar la honra y vida a quien les estaba dando la suya misma y disponiéndoles la salvación eterna. Con esta contradicción subió de punto el amor, que no se había de extinguir (Cant 8, 7)y así fue más ingenioso para conservarse en sus mismas obras y dispuso cómo quedarse entre los hombres, habiéndose de alejar de ellos, y les enseñó con ejemplo, doctrina y obras los medios ciertos y eficaces por donde participasen de los efectos de su divino amor. 

1177.    En este arte de amar por Dios a tus prójimos quiero que seas muy sabia e industriosa. Y esto harás, si las mismas injurias y penalidades que te dieren, te despiertan la fuerza de la caridad, advirtiendo que entonces es segura y sin sospecha cuando de parte de la criatura no obligan ni los beneficios ni las lisonjas. Porque amar a quien te hace bien, aunque sea debido, pero no sabes, si no lo adviertes, si le amas por Dios o por el útil que recibes, que será amar al interés o a ti misma más que a tu prójimo por Dios; y quien ama por otros fines o motivos de lisonja, éste no conoce el amor de la caridad, porque está poseído del ciego amor propio de su deleite. Pero si amas al que no te obliga por estos medios, tendrás entonces por motivo y principal objeto al mismo Señor, a quien amas en su criatura, sea ella la que fuere. Y porque tú puedes ejercitar la caridad corporal menos que la espiritual, aunque entrambas las debes abrazar conforme a tus fuerzas y las ocasiones que tuvieres, pero en la caridad y beneficios espirituales has de obrar siempre extendiéndote a grandes cosas, como el Señor lo quiere, con oraciones, peticiones, ejercicios y también con exhortaciones prudentes y santas, procurando por estos medios la salud espiritual de las almas. Acuérdate que mi Hijo y Señor a ninguno hizo beneficio temporal, que dejase de hacérsele espiritual, y fuera menor perfección de sus divinas obras no hacerlas con esta plenitud. Y de esto entenderás cuánto se deben preferir los beneficios del alma a los del cuerpo, y éstos has de pedir siempre con atención y condición de ponerlos en primer lugar, aunque los hombres terrenos de ordinario piden a ciegas los bienes temporales, olvidando los eternos y los que tocan a la verdadera amistad y gracia del Altísimo. 

1178.  Las virtudes de la humildad y obediencia quedaron engrandecidas en mi Hijo santísimo con lo que hizo y enseñó lavando los pies de sus discípulos. Y si con la luz interior que tienes de este raro ejemplo  no  te  humillares  más  que  el  polvo,  muy duro   será   tu corazón y muy indócil a la ciencia del Señor. Queda, pues, entendida desde ahora, que nunca digas ni imagines te has humillado dignamente, aunque seas despreciada y te halles a los pies de todas las criaturas, por pecadores que sean, pues ninguna será peor que Judas Iscariotes, ni tú puedes ser como tu Maestro y Señor. Con todo esto, si merecieres que te favorezca y honre con esta virtud de la humildad, será darte un género de perfección y proporción con que sea digna del título de esposa suya y participes alguna igualdad con Él mismo. Y sin esta humildad ninguna alma puede ser levantada a tal excelencia y participación, porque lo alto antes se debe abatir y lo humillado es lo que se puede y debe levantar (Mt 23, 12), y siempre es levantada el alma en correspondencia de lo que se humilla y aniquila. 

1179.    Porque no pierdas esta joya de la humildad cuando piensas que la guardas, te advierto que su ejercicio ni se ha de anteponer a la obediencia, ni se ha de regular entonces por el propio dictamen, sino por el superior; porque si antepones tu propio juicio al de quien te gobierna, aunque lo hagas con color de humillarte, vendrás a ser soberbia, pues no sólo no te pones en el ínfimo lugar, sino que te levantas sobre el juicio de quien es tu superior. De aquí que­darás advertida del engaño que puedes padecer encogiéndote, como San Pedro, para no admitir los favores y beneficios del Señor, con que te privas no sólo de los dones y tesoros que resistes sino de la misma humildad, que es el mayor y que tú pretendes, y del agradecimiento que debes de los altos fines que el Señor tiene siempre en estas obras y de la exaltación de su nombre. No te toca a ti entrar a la parte de sus juicios ocultos e inescrutables, ni a corregirlos por tus razones y causas, por las que te juzgas indigna de recibir tales favores o hacer tales obras. Todo esto es semilla de la soberbia de Lucifer, simulada con aparente humildad, con que pretende hacerte incapaz de la participación del Señor, de sus dones y amistad, que tanto tú deseas. Sea, pues, ley inviolable que, en aprobándote tus confesores y prelados los beneficios y favores del Señor, los creas y admitas, los estimes y agradezcas con digna reverencia y no andes vacilando con nuevas dudas ni temores, sino obra con fervor y serás humilde, obediente y mansa. 

Sor María de Jesús de Agreda: Mística Ciudad de Dios – Vida de María. Texto conforme al autógrafo original, 2ª Parte, Libro VI, Cap. 10,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s