ALL POSTS

LOS QUE NIEGAN LA RESURRECCIÓN DE CRISTO: KASPER, MÜLLER, RATZINGER


[Es republicación]

Ratzinger.png 

Niegan la resurrección:  Walter Kasper, Gerhard Müller, Joseph Ratzinger

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

Hemos publicado un post sobre este tema anteriormente, pero el problema es tan grave que realmente vale la pena volver a él: Hay muchos en la secta del Vaticano II que niegan el dogma católico de que Jesucristo resucitó físicamente de entre los muertos. Esta negación es un principio emblemático del Modernismo que niega todos los milagros. Los modernistas rechazan los auténticos milagros  porque detestan lo sobrenatural y no tienen fe. No debería causar ninguna sorpresa, pues, que muchos en la Iglesia del Novus Ordo nieguen incluso el propia dogma de la resurrección corporal de Cristo, que es el más grande de todos los milagros de Cristo y la prueba definitiva de que Él es el Verdadero Dios y Verdadero Mesías. Es, de hecho, uno de los misterios centrales en los que se sustenta  la religión cristiana  o se viene abajo si se niega: “Si Cristo no resucitó, vana es vuestra fe, todavía estáis en vuestros pecados” (1 Cor 15:17) Por supuesto, el Vaticano modernista de hoy – que puede llamarse neomodernista – no niega la resurrección de forma explícita. Ellos no dicen: “No creemos en la resurrección.” Al contrario, sutilmente cambian el significado del dogma, que, sin embargo, es equivalente a una negación del mismo, debido a que los dogmas deben ser creídos  exactamente tal como se definen:

De ahí que también hay que mantener siempre el sentido de los dogmas sagrados que una vez declaró la Santa Madre Iglesia, y no se debe nunca abandonar bajo el pretexto o en nombre de un entendimiento más profundo.Concilio Vaticano I, [Véase en el blog] Constitución dogmática Dei Filius , Ch 4 [1870];. Denz. 1800 ).

En este post, nos centraremos en tres “gigantes teológicos” de la nueva iglesia para justificar la afirmación de que la secta  modernista  del Vaticano II enseña, condona o tolera la negación del dogma de la resurrección corporal de Cristo: Walter Kasper, Gerhard Ludwig Muller, y Joseph Ratzinger. (Se da la circunstancia de que los tres personajes son del mismo país -la Alemania de la Reforma y con mucho una alcantarilla del Modernismo.) Hay que recordar en primer lugar que una de las características del Modernismo es el uso de palabras altisonantes y ambiguas y un lenguaje confuso con el fin de camuflar el error y hacer que suene aceptable. Además, lo que niega en un lugar a veces se afirma en otro, de modo que el modernista puede inyectar su error venenoso con la mayor astucia, para que más parezca  estar confundido que ser  pertinaz, lo cual impide que otros señalen exactamente sus herejías, y siempre quede resquicio para negarlas si alguna vez se le desafía o  se le pone  al margen. Esto es parte integrante del Modernismo, por lo que  tenemos que tener esto en cuenta al examinar las pruebas.:

KASPER.png

“Cardenal” Walter Kasper

El “cardenal” Walter Kasper es el ex presidente del  denominado “Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad Cristiana”; en otras palabras, era el  jefe ecumenista  del Vaticano. En la Iglesia del Novus Ordo, el P. Kasper es “obispo” y  “cardenal” y fue designado para ser el mandamás ecuménico por el  “Papa” Juan Pablo II manteniéndole en el cargo hasta su jubilación obligatoria por el “Papa” Benedicto XVI ( fuente ). Kasper es considerado un peso pesado teológico y es leído por muchos clérigos y seminaristas en la iglesia nueva, lo que hace que su negación de la resurrección sea aún más grave, ya que esto no le afecta a él únicamente, sino que  por sus escritos y por la autoridad que se le concede,  influye en el sentido teológico de generaciones de clérigos del Novus Ordo y sus “teólogos”. Sobre la resurrección corporal de nuestro Señor Jesucristo, Kasper dice, “no hay manera objetiva y neutral de comprobar el  hecho histórico.” En cuanto a los relatos de Pascua y la Ascensión en el Evangelio de San Marcos,  Kasper dice “no estamos hablando de que tengan un  carácter histórico, sino de que son recursos [lingüísticos] de estilo  para llamar la atención de la gente y crear suspenso [entusiasmo] ” (fuente) . Para más información sobre el herético seudo-cardenal y sus errores pueden leerse : ” cardenales con ninguna fe: Walter Kasper y Karl Lehmann ” (esto es una publicación FSSPX, así que por favor tengan cuidado). Hay que  “agradecer” a Juan Pablo II y a Benedicto XVI el haber dado  a este hombre más autoridad e influencia para difundir sus errores de la que nunca había tenido anteriormente. El “Papa” Francisco, también, ha alabado a Kasper poniéndole por los cielos y  reconociéndolo  como una gran “autoridad” teológica. En febrero de 2014, se  permitió a Kasper dirigirse  al consistorio donde se reunieron “cardenales” sobre la cuestión de cómo los adúlteros públicos podrían ser autorizados a recibir los sacramentos del Novus Ordo. Él ha llegado a ser conocido como el “teólogo del Papa”, y con toda la  razón. Francisco bate el récord de ensalzar  las tonterías de  la “teología serena”  del pseudo-teólogo Kasper y ha restado importancia a las impugnaciones hechas al “cardenal” Kasper como propagador de la herejía . Para más información sobre el modernismo pertinaz del “teólogo del Papa”, vea nuestro post, un modernista, como suena : la Entrevista a Kasper .

Müller.png

“Cardenal” Gerhard Ludwig Müller

El Sr. Gerhard Ludwig Muller, elevado a la categoría de “cardenal” por Francisco, es actualmente el jefe de la “Congregación del Novus Ordo para la Doctrina de la Fe“la Destrucción de la Fe.  Él es, en otras palabras, el vigilante supremo de la docrina  de la nueva iglesia, originalmente designado para este cargo por Benedicto/Ratzinger, quien ha encargado a Müller la edición de su Ópera Omnia  (obras completas) de las que se han publicado numerosos volúmenes  hasta la fecha . Está claro que Ratzinger conoce a  este hombre muy bien y obviamente tiene una gran confianza en su experiencia en teología dogmática. Ahora bien, de acuerdo con el trabajo principal de un supervisor de la doctrina,  Müller debe  en teoría asegurar que se mantenga la ortodoxia en toda la Iglesia, se identifique la herejía, arracándola, eliminándola, y evitándola. ¿No sería una vergüenza si el  “jefe de la ortodoxia’ resultase él mismo ¡ser un hereje!? Veamos  lo que dice sobre la resurrección corporal de nuestro Señor (nótese la “claridad” de su idioma):

Una cámara de vídeo no habría podido hacer una grabación audio-visual de cualquiera de las manifestaciones de Pascua de Jesús presentándose ante  sus discípulos, ni del acontecimiento de la resurrección, que, en su esencia, es la consumación de la relación personal del Padre con el  Hijo encarnado en el Espíritu Santo. En contraste con la razón humana, los animales y los dispositivos técnicos no son capaces de una experiencia trascendental y por lo tanto también carecen de la capacidad de ser dirigidos por la Palabra de Dios por medio  de fenómenos perceptibles y signos. Sólo la razón humana en su unidad interna de categorizante [ sic ] y en su trascendentalidad [ sic ] es determinable por el Espíritu de Dios para que pueda percibir en la imagen cognitiva sensorial (iniciada por el hecho de la manifestación) la persona en la realidad de Jesús como la causa de esta imagen sensorial cognitiva-mental.

(Gerhard L. Müller, Katholische Dogmatik , 8ª ed.. [Friburgo: Herder, 2010], p 300; nuestra traducción; véase la imagen del texto aquí .)

¿Lo captas? Habría frío en el infierno antes de que un modernista fuera claro en sus afirmaciones. La estrategia es muy simple: Intimidar a su oponente, pareciendo  muy inteligente y totalmente “por encima” del catolicismo de antes del Vaticano II”;  utilizar un lenguaje vago y ambiguo con el fin de hacer confusas las cosas claras, lo que le permite decir herejías y otros errores de una forma sutil; cuando se le pregunte  para aclarar algo, sólo tiene que ofrecer más de lo mismo; cuando sea acusado de herejía o algún otro error, decir que ha sido mal entendido; y finalmente, cuando todo esto le  falla, basta con decir que su oponente es demasiado estúpido para entenderlo. Esto ha funcionado muy bien para los modernistas del Vaticano II hasta el momento. De hecho, cuando la Sociedad de San Pío X  del Distrito alemán acusó a Muller  de herejía en 2012, el dijo  precisamente, que había sido “malinterpretado” y que las objeciones de la FSSPX eran “estúpidas” ( fuente ).

Pero espere un momento,  Muller tiene más cosas que decirle:

“La realización de la realidad del evento trascendental es provocada por las manifestaciones de Pascua. La creencia de los discípulos es el signo históricamente verificable que apunta al evento de Pascua y por el cual el acontecimiento de Pascua se hace accesible  “(p 301;.  imagen del texto  aquí ).

Note bien: Aquí el Sr. Muller afirma crípticamente   que la resurrección o la aparición de Cristo resucitado per se  no es un hecho históricamente verificable del que dieron  testimonio los discípulos, sino  simplemente la creencia de los discípulos en la resurrección y en la aparición del Cristo  Resucitado. No dieron testimonio  de un hecho histórico,  hecho por el que la verdad de la resurrección se nos hace accesible, sino que todo se limita a su creencia en un “acontecimiento trascendental” que una cámara de vídeo no hubiera podido capturar. Hace más de 100 años, el Papa San Pío X nos advirtió contra esta distorsión modernista de la Tradición:

” La Tradición, tal como se entiende por los modernistas, es la comunicación de una experiencia original, a través de la predicación por medio de una fórmula intelectual” (Papa St . Pío X, Encíclica Pascen di Dominici Gregis , n. 15).

No es de extrañar, por tanto, que Muller se supere a sí mismo con lo siguiente:

“Si la visita de las mujeres a la tumba al comenzar la mañana de Pascua y el descubrimiento de que el cuerpo de Jesús no estaba allí [sic], fuese un acontecimiento histórico de la manera que lo es un retrato, eso no tiene que ser decidido aquí. Es posible que esta [narración] refleje la veneración de la tumba por la comunidad de Jerusalén “(p 303;.  imagen del texto  aquí ).

Recuerde: Este hombre se supone que es el guardián de la ortodoxia de la Iglesia del Novus Ordo. Eso es como poner al obeso Michael Moore a cargo de los que cuidan la línea de personas obesas. Salvo que las consecuencias de la heterodoxia de Muller son eternas para sus víctimas.

Ratzinger.png

“Papa emérito” Joseph Ratzinger

Este hombre no necesita ser presentado. Es él quien puso en el  Vaticano a Gerhard Müller. El P. Ratzinger fue conocido en la secta conciliar como “Papa Benedicto XVI” y actualmente luce el título  de  “Papa emérito”. El fue tenido como sospechoso de herejía por el verdadero Santo Oficio en la década de 1950 bajo el Papa Pío XII (fuente) , Ratzinger exactamente no ha eliminado esta sospecha desde entonces- sino todo lo contrario. Ratzinger ha sido un gran nombre en los círculos del Novus Ordo desde su  trabajo entre bambalinas en el Concilio Vaticano (1962-1965), cuando era el “experto”teólogo  asesor liberal del cardenal Joseph Frings de Colonia y fue llamado por algunos en el Concilio   “hereje que niega el infierno  . No hay duda de que Ratzinger es el más leído  de los tres modernistas examinados aquí. Por lo que al dogma de la resurrección se refiere, el P. Ratzinger no ha ahorrado  su habitual “reinterpretación” con tintes  modernistas. En pocas palabras, Benedicto XVI niega el dogma católico de la resurrección física por tergiversar la enseñanza ortodoxa, menospreciarla, y además  reemplazarla con algo supuestamente “más profundo”. Las siguientes citas son tomadas de varios de sus libros, tanto antes como después de su subida  al “papado”.

En primer lugar, el P. Ratzinger nos dice que la afirmación “Jesús ha resucitado” expresa una experiencia en la que se basa nuestra fe – en lugar de referirse a un hecho histórico: “La frase Jesús ha resucitado ‘expresa   la experiencia primitiva sobre la que se basa toda la fe cristiana… “(Ratzinger, Principios de Teología Católica [San Francisco: Ignatius Press, 1987], p 184.).

Que la resurrección sea un acontecimiento histórico de la misma manera que el nacimiento virginal y la Crucifixión fueron acontecimientos históricos, Ratzinger lo niega – para él eso no es suficientemente  “profundo”, a pesar de que es lo profesado por toda la Iglesia: “Por tanto, la resurrección no puede ser un acontecimiento histórico en el mismo sentido que la crucifixión lo  es. Por lo demás, no hay ningún relato [en los Evangelios] que la represente como tal, ni se circunscribe en el tiempo de otro modo que por la expresión escatológica al ‘tercer día’ “( Principios , Pág. 186). Ah!  Y dice esto a pesar  de que la Biblia se refiere a los hechos de la resurrección de Cristo como lo hace con los demás hechos de la vida de Nuestro Señor;  esto no es una prueba para  Ratzinger de que la resurrección es un hecho histórico.  Además, cuando  Ratzinger llama al  “tercer día” una expresión escatológica indica incluso que no tiene que afirmarse  que el cuerpo de Cristo realmente descansó en la tumba durante algún tiempo en el Viernes Santo, durante todo el día del Sábado Santo, y las primeras horas del domingo de Pascua , tal como es la enseñanza dogmática de la Iglesia, y como fue prefigurada por Jonás: “Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así será cuando el Hijo del hombre esté en el corazón de la tierra tres días y tres noches “(Mt 12:40). [ Sobre la posible objeción de que Cristo no estuvo ese tiempo en la tumba véase el post de este blog Tres días y tres noches]

Luego, el más famoso modernista de la Alemania modernista  aborda la naturaleza misma de la resurrección:

“Ahora bien,  hay que reconocer que si en la resurrección de Jesús se tratara simplemente del milagro de un cadáver reanimado, en última instancia no sería de interés para nosotros. No sería algo más importante que la reanimación de una persona clínicamente muerta por medio  de la técnica de los médicos “(Benedicto XVI, Jesús de Nazaret: Semana Santa: Desde la entrada en Jerusalén hasta la Resurrección [San Francisco: Ignatius Press, 2011], p. 243).

Este es un ejemplo perfecto de cómo a una enseñanza ortodoxa, primero la menosprecian, y luego la sustituyen por otra supuestamente “más profunda”. Ratzinger aquí distorsiona la verdadera enseñanza católica, que sostiene no sólo que el cuerpo de Cristo volvió a la vida, que, por cierto, ningún médico podría haber hecho, ya que el hecho de que Cristo murió , está garantizada por la perforación de su corazón con una lanza (ver Jn 19: 34,37), sino que [niega] la enseñanza católica que también dice que Cristo se levantó con un cuerpo glorioso, no  sujeto a limitaciones terrenales. Luego menosprecia la enseñanza ( “no sería …  de ninguna importancia para nosotros”, etc.) y en su lugar ofrece algo mucho más “iluminado” – tal como un “salto ontológico evolutivo”:

… La resurrección de Jesús no fue  sólo la de un individuo fallecido volviendo a la vida en un cierto momento, sino que … se produjo un salto ontológico, algo  que toca al ser en cuanto  tal, fue el abrirse  a  una dimensión que nos afecta a todos, creando para todos nosotros un nuevo espacio de vida, un nuevo espacio en el que se está en unión con Dios.( Jesús de Nazareth , p. 274)

¿Qué prueba o argumentación  ofrece Ratzinger para esta afirmación totalmente inaudita? Absolutamente ninguna. En su lugar, él se adentra más y más en  sus tesis modernistas:

“Los relatos de la resurrección ciertamente hablan de algo que está fuera de nuestra experiencia del  mundo. Ellos hablan de algo nuevo, algo sin precedentes – una nueva dimensión de  la realidad  que se revela”( Jesús de Nazaret ., Pp 246-47)

¿Suena muy profundo, no ? Benedicto XVI  tiene el coraje de decir que aunque Cristo “resucitó” [se levantó], Él no volvió de los muertos sino que de alguna manera – probablemente  dinámica y profundamente – de [una manera nueva de] de vivir:

“Jesús, sin embargo, no viene de la región de los muertos, que ha abandonado definitivamente: por el contrario, viene  de la esfera de la vida pura, de Dios … “( Jesús de Nazareth , p 269.).

Por supuesto, esto suena mucho más académico mucho más “lleno del Espíritu” que el ‘macabro’  “resucitó de entre los muertos”. Por desgracia para Benedicto, “resucitó de entre los muertos es el dogma católico.

El testimonio de la Sagrada Escritura con respecto a nuestro Señor que posee el cuerpo  físico anterior , solo que ahora glorificado, es muy claro en el Evangelio de San Lucas:

Y mientras que ellas hablaban estas cosas, Jesús se puso en medio de ellos, y les dijo: Paz a vosotros; soy yo, no temáis. Pero ellos estaban preocupados y asustados, creían ver un espíritu. Y él les dijo: ¿Por qué estáis turbados, y por qué surgen estos  pensamientos en vuestros corazones? Mirad mis manos y pies,  soy yo mismo; tocad y ved : porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo. Y cuando hubo dicho esto, les mostró las  manos y los pies. Pero como todavía ellos, no lo creían, y estaban asombrados por el gozo, les dijo: ¿Tenéis alguna cosa para comer? Y le ofrecieron un trozo de pez asado, y un panal de miel. Y luego que comió delante de ellos, dejando los restos se los dio(Lc 24: 36-44)

Ratzinger acusa a  San Lucas de exagerar  y no tiene reparo blasfemamente en afirmar que existe una contradicción en el texto sagrado [!]:

La mayoría de los exegetas consideran que [San] Lucas está exagerando  en su celo apologético, que una declaración de este tipo parece hacer regresar  a Jesús a la fisicalidad empírica que había trascendido en la resurrección. Por eso  Lucas termina contradiciendo su propia narrativa, en la que Jesús aparece de repente en el medio de los hermanos en un mundo físico que ya no está sujeto a las leyes del espacio y el tiempo. ( Jesús de Nazareth , p. 269)

Así es como Ratzinger trata a la Sagrada Escritura, ¡la verdadera palabra  de Dios!

Está claro: ¡Ratzinger es un enemigo de la Fe! Bajo la apariencia de una “comprensión más profunda”, destruye la enseñanza católica en sus mismos fundamentos y de paso insulta a Dios y a la Iglesia. Por cierto, ¿dónde estaban los semi-tradicionalistas de The Remnant cuando Ratzinger destilaba este veneno herético?¡ Estaban aclamándole  como el gran restaurador de la tradición !

En contraste con la baba  modernística de  Kasper, Muller, y Ratzinger, el Catecismo Romano, editado por San Carlos Borromeo y promulgado por el Papa San Pío V, también conocido como el Catecismo del Concilio de Trento, explica la doctrina católica ortodoxa sobre  la resurrección (de la de Nuestro  Señor, así como la nuestra propia después del Juicio) bastante bien. He aquí algunos extractos en cuanto a la resurrección de la carne en el último día:

[Compruébelo el lector pulsando el enlace siguiente, en  la barra lateral de nuestro blog, del Catecismo Romano en las páginas 64 y 65.]( Catecismo Romano , Parte I, Artículo XI: “La resurrección de la carne”)

Joseph Ratzinger no cree estas cosas. De hecho, dice lo siguiente:

“Ahora también queda claro que el verdadero corazón de la fe en la resurrección no consiste en absoluto en la idea de la restauración del cuerpo, a la que lo hemos reducido en nuestro pensamiento;  y esto es así, a pesar de que ésta es la imagen pictórica utilizada a lo largo de la Biblia “(Ratzinger, Introducción al cristianismo [Nueva York: Herder y Herder, 1970], p 270.).

¿Ha entendido bien? La resurrección no es “en absoluto” la restauración del cuerpo, a “lo cual”, afirma,  la “hemos reducido [!] en nuestro pensamiento.” ¿Quién la ha “reducido” a esto? Nadie – ¡es la enseñanza inmemorial de la Iglesia Católica ! Sí, la Santa Escritura enseña claramente esto, y Ratzinger admite que: “[!] A pesar de que esta es la imagen pictórica utilizada en toda la Biblia.” Rara vez se ha podido ver tan claramente su pertinacia. Ratzinger es muy consciente de que la propia revelación de Dios lo contradice, sin embargo, él, de todos modos,  se aferra a su tesis modernista, falta al respeto a la verdad de la Escritura diciendo que es una mera “imagen pictórica” que no le atañe en lo más mínimo.

Compáre  lo que acaba de leer arriba en el Catecismo Romano, tan maravillosamente claro y directo, con lo que Ratzinger dice en las siguientes  dos citas:

… declaraciones bíblicas de la resurrección: su contenido esencial no es la concepción de una unión  de los cuerpos con las almas después de un intervalo de tiempo; su objetivo es decir a los hombres que ellos, ellos mismos, viven  no en virtud de su propio poder, sino porque son conocidos y amados por Dios, y así ya no pueden perecer.(Introducción al Cristianismo , p. 273)

… La parte esencial del hombre, la persona, se mantiene; lo que ha madurado en el transcurso de esta existencia terrenal, la espiritualidad corporal y la corporalidad espiritualizada sigue existiendo  de una manera diferente. Sigue existiendo  porque vive en la memoria de Dios.(Introducción al Cristianismo , p. 274)

Esto rotundamente contradice la enseñanza católica, especialmente tal como se encuentra en los extractos del Catecismo Romano citados anteriormente. Es precisamente la reunión del alma inmortal con un cuerpo descompuesto que va a ser  glorificado – después de un intervalo más o menos largo – lo que es la esencia de la resurrección del cuerpo que profesamos en el Credo (para los condenados, por supuesto, el cuerpo resucitado será  menos que glorioso). La referencia de Ratzinger a las personas que viven “en la memoria de Dios” es una reminiscencia del filósofo panteísta alemán George Hegel (d 1.831.), para quien todo evoluciona dentro y como parte del espíritu absoluto (¡otro igual!) – Tal vez lo tomó  de él.

Pero Ratzinger tiene más que decir todavía, con su habitual cinismo modernístico:

La experiencia de Cristo resucitado  es otra cosa distinta a la reunión con un hombre histórico, y sin duda no hay que remontarse a las conversaciones en la mesa y a los recuerdos que finalmente se habrían cristalizado en la idea de que aún [?] vive y continúa con sus asuntos. Tal interpretación reduce lo que sucedió al nivel puramente humano y le quita su calidad específica.( Introducción al cristianismo , pp. 236-237)

Al igual que todos los modernistas, él se ocupa principalmente de la experiencia (como un  “encuentro”) en lugar de ocuparse de los hechos,  desprecia a cualquiera  que se remita a la reunión Cristo con  los Apóstoles en la mesa comiendo con ellos como fundamento de la verdad de catolicismo. Lo está viendo,  Ratzinger es simplemente “demasiado inteligente”  para profesar este catolicismo propio de aldeanos al igual que piensan todos los modernistas

Están henchidos de orgullo y es su vanagloria la que les permite mirar a los demás como si fueran los únicos poseedores del saber, y les hace decir  exultantes e inflados de presunción  “Nosotros no somos como el resto de los hombres”   y para no parecerse a ellos llegan a abrazar e idear novedades, incluso las más absurdas” (Pío X, Encíclica Pascendi no 40)

Dado que Ratzinger rechaza firmemente la idea de la resurrección del cuerpo como reanimación de un hombre muerto que  vuelve a la vida en un cuerpo glorificado, incorruptible, es muy instructivo considerar que en el idioma español, por ejemplo, la palabra“resurrect” se traduce como “resucitar” y  “risen” se traduce como “resucitado” o “resucitó”.  Qué decepción tan trágica debe ser esto para cualquiera que esté buscando un  significado relacionado con un salto ontológico.

Mostrándo una franqueza que  casi nunca tiene,  el P. Ratzinger admite plenamente que él no cree en la separación de un alma del cuerpo en la muerte,  esperando  su reencuentro con el cuerpo en la resurrección de los muertos: ” La idea del ánima separata  de la teología escolástica, en último análisis ha  quedado obsoleta “(Introducción al cristianismo , p. 272), escribe. Pues así como el “alma separada” era sólo una idea de la teología escolástica que puede descartarse, también cualquiera puede descartar los antojos de cualquiera que se considera demasiado inteligente y avanzado para aceptar la teología del hombre ordinario. 

Seguramente le sentará mal  a Ratzinger que el Papa Benedicto XII haya definido  lo siguiente:

Según la común ordenación de Dios, las almas de todos los santos …, inmediatamente después de la muerte y, en el caso de los que necesiten una  purificación, después de esta purificación …, después de la ascensión de nuestro Señor y Salvador Jesucristo al cielo, antes de que asuman sus cuerpos de nuevo y antes del juicio general, han estado, están y estarán con Cristo en el cielo, en el reino de los cielos, el paraíso, con la compañía de los santos ángeles. Dado que por lis méritos de la pasión y muerte del Señor Jesucristo, estas almas han visto y ven la esencia divina [ sic ] con una visión intuitiva y cara a cara, sin la mediación de ninguna criatura que esté en el intermedio  del objeto de la visión; sino la esencia divina se manifiesta inmediatamente a ellos, claramente, clara y abiertamente, y en esta visión disfrutan de la esencia divina. Por otra parte, por esta visión y el disfrute de las almas de los que ya han muerto son verdaderamente bendecidas y tienen la  vida eterna y el descanso. También las almas de los que morirán en el futuro verán la misma esencia divina y lo disfrutarán antes del juicio general.

(Benedicto XII, Constitución apostólica Benedictus Deus )

.

Tenemos 7 letras para usted, P. Ratzinger: ANATEMA

Así que, ¿por qué se pronuncia Ratzinger sobre la enseñanza “escolástica” del alma separada  diciendo que es  “obsoleta”? Pues porque no encaja con su herejía del “salto ontológico evolutivo”, es por eso. Sabiamente el gran San Pío X dijo acerca de los modernistas:

Reconocen que las tres dificultades principales que se destacan en su camino son el método escolástico de la filosofía, la autoridad y la tradición de los Padres y el Magisterio de la Iglesia, y contra éstos hacen una guerra implacable. Contra la filosofía escolástica y la teología utilizan las armas de la burla y el desprecio. Ya se trate por ignorancia o por miedo, o ambos, lo cierto es que en ellos la pasión por la novedad va junta con el odio a la escolástica, y no hay ninguna señal más segura de que un hombre es modernista que cuando muestra su desagrado por el método escolástico.

(Papa San Pío X, Encíclica Pascendi , n. 42)

Como para asegurarse de no ser confundido con un católico ortodoxo, Ratzinger vuelve a insistir en su error al final, sin sentir  vergüenza de torcer groseramente la Sagrada Escritura:

Para recapitular, [San] Pablo no enseña la resurrección de los cuerpos físicos, sino la resurrección de las personas, y esto no en el retorno del “cuerpo de carne”, es decir, la estructura biológica, una idea que él describe expresamente como imposible ( “lo perecedero no puede convertirse en incorruptible”), sino en una forma diferente de la vida de la resurrección, como se muestra en el Señor resucitado. “

( Introducción al Cristianismo , p. 277)

Así habla  Joseph Ratzinger – en clara diferencia con la Iglesia Católica Romana y todos sus santos y mártires. Pero la verdad católica es que es el cuerpo el que resucita  en el último día, no es el alma, y no es la “persona”, pues la persona implica el alma. No es de extrañar que el libto de P.  Ratzinger Introducción al cristianismo fuese  prohibido por el arzobispo de Varsovia, Polonia, cuando fue publicado en 1968.  “En 1968, cuando el libro de mayor venta de Ratzinger, Introducción al cristianismo , salió, todavía era considerado lo bastante liberal para que el cardenal Stefan Wyszynski lo prohibiese en su diócesis de Varsovia” ( Gary Wills, “Historia de dos cardenales”, The New York Review of Books , 26 de Abril, de 2001 ).

Es de destacar – y es muy revelador- que Ratzinger ni siquiera intenta probar cualquiera de sus nuevas  proclamas, limitándose  a realizar afirmaciones , (aparentemente) con la esperanza de que sean tomadas como la Verdad,  como si él mismo fuera el Ungido de Dios (Mateo 7:29.): “Es el orgullo el que llena a los modernistas con una confianza en sí mismos que les hace considerarse  superiores y pasar por norma de todos “(Pío X, Pascendi , n. 40). Los teólogos católicos reales, por el contrario, siempre tratan de demostrar lo que enseñan acudiendo a los distintos loci theologici (lugares teológicas), como se desprende de la lectura atenta de cualquier manual de teología, porque ellos no son más que los servidores de la verdad, no sus dueños.

Para ver mejor los errores de Ratzinger sobre la resurrección, señalados    y refutados, por favor lea este archivo PDF: Modernismo Resucitado: Benedicto XVI en la resurrección por BP. Donald Sanborn (2011). [En este blog La Resurrección de Cristo según Ratzinger]

Ahora bien, recuerde, no es legítimo decir que estos modernistas simplemente tienen una manga más ancha o una más profunda comprensión del dogma tradicional de la resurrección, ya que, como hemos visto al principio de este post, el dogma católico debe creerse  exactamente como una vez fue definido : “

“De ahí que también hay que mantener siempre el sentido de los dogmas sagrados que una vez declaró la Santa Madre Iglesia, y no se debe nunca abandonar bajo el pretexto o en nombre de un entendimiento más profundo.Concilio Vaticano I, [Véase en el blog] Constitución dogmática Dei Filius , Ch 4 [1870];. Denz. 1800 ).

La inteligencia de los dogmas sagrados debe conservarse perpetuamente, y la Santa Iglesia Católica no tiene necesidad de nadie – ciertamente no de Walter Kasper, Gerhard Müller, o Joseph Ratzinger – para mejorar, en su 2.000 años de existencia, la enseñanza, que recibió de su  Divino  Señor y cuya preservación está divinamente garantizada hasta el final.

A todos los verdaderos católicos:¡ Feliz Pascua! Un feliz fiesta de la Resurrección  corporal de Jesucristo!

IMG_8532

La escultura estrafalaria de  “La resurrección” por Pericle Fazzini sirve  como fondo en el Aula Pablo VI en el Vaticano

Resurrección: Recapitulación.

  • “La resurrección del Salvador no es propiamente un hecho de orden histórico. Es un hecho de  orden sobrenatural (ni demostrado ni demostrable), que deriva de la conciencia cristiana gradualmente a partir de otros hechos “-. CONDENADO por el Papa San Pío X, Lamentabili Sane (1907) , el error no. 36
  • “Y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana, pues todavía estáis en vuestros pecados.” (1 Cor 15:17)
  • “Y mientras que ellos  hablaban estas cosas, Jesús se puso en medio de ellos, y les dijo: Paz a vosotros; soy yo, no temáis. Pero ellos estaban preocupados y asustados, creían ver a un espíritu. Y él les dijo: ¿Por qué estáis turbados, y por qué suben estos pensamientos a vuestros corazones? Mirad mis manos y pies, que yo mismo soy; tocad y ved: porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo. Y cuando hubo dicho esto, les mostró las manos y los pies. Pero como todavía ellos no creían, y estaban maravillados de alegría, dijo: ¿Tenéis alguna cosa para comer? Y le ofrecieron un trozo de pez asado, y un panal de miel. Y luego que comió delante de ellos, tomando  los restos, se lis  “(Lucas 24: 36-43).
  • “Entonces dice a Tomás: Pon tu dedo aquí y mira mis manos; y trae acá tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente. Tomás respondió, y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío. Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste;. Bienaventurados los que no vieron, y creyeron “(Juan 20: 27-29)
  • “Temprano en la mañana del tercer día después de su muerte, es decir, el domingo, su alma se reunió con su cuerpo, y por lo tanto el que había muerto durante esos tres días resucitó, y volvió de nuevo a la vida, de la que había salido al morir …. por la palabra resurrección, sin embargo, no tenemos sólo  que entender que Cristo fue resucitado de entre los muertos, lo que le pasó a muchos otros, sino que se levantó por su propio poder y virtud, una prerrogativa singular peculiar en él solo. Para ello es incompatible con la naturaleza y nunca se le dio al hombre poder para elevarse a sí mismo por su propio poder, de la muerte a la vida. Esto fue reservado para el poder omnipotente de Dios …. Este poder divino, sin haber sido separado, ya sea desde su cuerpo en la tumba, o de su alma en el infierno, significa que existía una fuerza divina, tanto dentro del cuerpo, por la que se podrían estar unidos de nuevo para el alma, y en el alma, en la que de nuevo podría volver al cuerpo. Por lo tanto Él fue capaz por su propio poder de volver a la vida y resucitar  de los muertos. “( El Catecismo del Concilio de Trento , Parte I, Artículo V).
  • Modernismo Resucitado: Benedicto XVI en la resurrección [PDF] por BP. Donald J. Sanborn
  • La religión Novus Ordo también ataca a la resurrección a través de la escultura horrible e irreverente en el Aula Pablo VI del Vaticano (véase gran foto de arriba). Esta escultura, creada por Pericle Fazzini, muestra una figura distorsionada de Cristo que es repulsiva a  la vista y no edifica la gente ni inspiraa pensamientos piadosos. De hecho, toda la escultura se ve francamente siniestra (lo que lo hace muy apropiado para la religión del Vaticano II, en realidad).

Advertencias papales contra la Lengua y Tácticas modernistas:

  • “A fin de no impactar los oídos de los católicos, los innovadores trataron de ocultar las sutilezas de sus maniobras tortuosas mediante el uso de palabras aparentemente inocuas que les permitiría insinúar el error en las almas de la manera más suave. Una vez que la verdad había sido comprometida, podrían, a través de pequeños cambios o adiciones en la fraseología, distorsionar la confesión de la fe que es necesario para nuestra salvación, y llevar a los fieles a errores sutiles para su condenación eterna …. [Esto] no puede ser excusado de manera cuando  uno ve lo que están haciendo, con el pretexto erróneo de que las afirmaciones aparentemente impactantes en un  lugar se desarrollan con trazos ortodoxos  en otros lugares,  e incluso en otros lugares son corregidos; como si se permitiese  la posibilidad ya sea de afirmar o negar la declaración, o de dejarla en manos de las inclinaciones personales del individuo – tal como siempre ha sido el método fraudulento y atrevido utilizado por los innovadores para establecer el error. Que permite tanto la posibilidad de promover el error y de excusarlo. “-Papa Pío VI, Constitución Apostólica Auctorem Fidei (1794)
  • El hereje Nestorio “de expresaba con una gran cantidad de palabras, mezclando cosas verdaderas con otras que eran difíciles de entender; mezclando a veces las  unas con las otras  de tal manera que podía confesar las cosas que negaba y, al mismo tiempo  poseer una base para negar esas mismas frases que confesaba. “-Papa Pío VI, Constitución Apostólica Auctorem Fidei (1794)
  • “Nuestro Mandato Apostólico requiere de nosotros velar por la pureza de la fe y la integridad de la disciplina católica. Se requiere de nosotros que protejamos  a los fieles del mal y del error; especialmente porque cuando el mal y el error se presentan en un lenguaje atrevido,  ocultando nociones vagas y expresiones ambiguas con palabras emocionales y altisonantes, es probable que hagan arder los corazones de los hombres en la búsqueda de ideales que, aunque atractivos,  no obstante, son nefastos “. -Papa San Pío X, Carta Apostólica Notre Charge Apostolique (1910)
  • “A pesar de que expresan su asombro al contarlos entre los enemigos de la Iglesia, nadie va a sorprenderse razonablemente que lo hagamos , si, dejando fuera de consideración la disposición interna del alma, de la cual sólo Dios es el juez , consideramos sus dogmas, su forma de hablar y su acción. Ni tampoco estaría mal tenerlos como el más pernicioso de todos los enemigos de la Iglesia. Ya que, como hemos dicho, ponen en acción sus designios para su perdición, no desde fuera, sino desde dentro. Por lo tanto, el peligro está presente casi en las mismas venas y el corazón de la Iglesia, cuya lesión es tanto más segura por el hecho de que su conocimiento de ella es más íntimo. Por otra parte, ponen el hacha no en las ramas y brotes, sino en la misma raíz, es decir, de cuanto está en su fe y en sus fibras más profundas. Y después de haber golpeado a esta raíz de la inmortalidad, se procede a difundir el veneno por todo el árbol, de modo que no hay ninguna parte de la verdad católica, que permanezca intacta, ninguna que no se esfuercen  por  corromper. Además, ninguno es más hábil, ninguno más astuto en emplear más de un millar de  métodos nocivos: porque ellos juegan el doble juego de ser racionalistas y católicos, y esto de una manera tan astuta que fácilmente conducen a los incautos al error; y como la audacia es su principal característica, no hay conclusión de ningún tipo ante la que se detengan o  no empujen hacia adelante con tenacidad y seguridad. Para esto hay que añadir el hecho de que sus afirmaciones están bien calculadas para engañar a las almas, pues llevan una vida de la mayor actividad, de aplicación asidua y ardientes  en todas las ramas del aprendizaje, y poseen, por regla general, una reputación de moralidad irreprochable. Por último, está el hecho que es casi fatal para la esperanza de curación que sus mismas doctrinas han dado una inclinación tal a sus mentes, que desprecian toda autoridad sin restricción; y confían  en su falsa conciencia, en su intento de atribuir a un amor de la verdad lo que es en realidad el resultado del orgullo y la obstinación. “-Papa San Pío X, Encíclica Pascendi Dominici Gregis (1907) , n. 3

De Novus Ordo Watch 

3 replies »

  1. Extenso, pero es importante conocer lo que dicen al respecto, el verdadero Clero y santo de la Iglesia Verdadera, que no son los judeanos edomitas de ayer y de hoy..

    “Y yendo ellas, he aquí unos de la guardia vinieron a la ciudad, y dieron aviso a los príncipes de los sacerdotes de todas las cosas que habían acontecido. Y juntados con los ancianos, y habido consejo, dieron mucho dinero a los soldados, diciendo: Decid: Sus discípulos vinieron de noche, y le hurtaron, durmiendo nosotros. Y si esto fuere oído del gobernador, nosotros le persuadiremos, y os haremos seguros. Y ellos, tomando el dinero, hicieron como estaban instruidos: y este dicho fue divulgado entre los judíos hasta el día de hoy.” San Mateo XVIII.

    San Juan Crisóstomo, homiliae in Matthaeum, hom. 91
    De las señales que aparecieron acerca de Jesucristo, unas fueron conocidas en todo el mundo, como las tinieblas, y otras sólo por los soldados que guardaron el sepulcro, como la admirable aparición del ángel y el terremoto. Las que se verificaron para los soldados sucedieron así para que se asustasen y diesen ellos mismos testimonio de la verdad. La verdad cuando es publicada por los que la contradicen brilla más, lo cual sucedió en este caso. Por esto dice: “Y mientras ellas iban (esto es, las mujeres), he aquí que algunos de los guardas fueron a la ciudad y dieron aviso a los príncipes de los sacerdotes”, etc.

    Rábano
    La sencillez del alma y la ignorancia de los hombres es la que manifiesta en muchas ocasiones la verdad de una cosa tal y como es, sin engaño de ninguna especie. Por el contrario, la astuta malicia pugna por hacer pasar lo falso por verdadero.

    San Jerónimo
    Por lo tanto, los príncipes de los sacerdotes, que debieron hacer penitencia y buscar a Jesucristo resucitado, persisten en su malicia y malversan el dinero que han recibido para las necesidades del templo en comprar una mentira, como antes habían entregado a Judas las treinta monedas de plata. Por esto sigue: “Y habiéndose juntado con los ancianos y tomado consejo, dieron una grande suma de dinero”, etc.

    Crisólogo, sermon 76
    No se contentaron con matar al Maestro, sino que ahora intentan el modo de perder a los discípulos, haciendo aparecer como crimen de éstos lo que es un poder del Maestro. Es incontestable que los soldados se habían dejado perder. Los judíos habían perdido su víctima y los discípulos habían recobrado su Maestro, no por medio del hurto sino por la fe; no por el engaño, sino por la virtud; no por el crimen, sino por la santidad; no muerto, sino vivo.

    San Juan Crisóstomo, homiliae in Matthaeum, hom. 90,1
    ¿Cómo podían robarlo los discípulos, siendo así que eran pobres, ignorantes y que ni se atrevían a presentarse en público e inclusive viéndole vivo huyeron?
    ¿Cómo no hubiesen temido a tantos soldados después de muerto?
    ¿Acaso hubieran podido haber destruido la puerta del sepulcro? Esta era una piedra grande, necesitaba de muchas manos.
    ¿Y acaso no tenía también puesto un sello? ¿y por qué no lo robaron en la primera noche cuando nadie guardaba el sepulcro?
    En el sábado fue cuando pidieron a Pilatos la guardia. ¿Y qué querían decir después aquellos sudarios que San Pedro vio caídos en el suelo? Por lo tanto, si hubiesen querido robarlo, no hubieran robado el cuerpo desnudo, no sólo por no injuriarle, sino también por no tardar en la salida, dando lugar a que los soldados los detuviesen. Además, la mirra estaba adherida al cuerpo y a los vestidos y siendo tan pegajosa, no podrían fácilmente separarse los vestidos del cuerpo. Por lo tanto, no puede admitirse lo que dicen respecto del robo. Los que se empeñan en decir esto para oscurecer la resurrección, colaboran haciéndola brillar más. En efecto, cuando dicen que los discípulos lo han robado, confiesan que no está el cuerpo en el sepulcro. Manifiestan que es falso el robo tanto la guardia de los soldados, como el temor de los discípulos.

    Remigio
    Y si los guardias se durmieron, ¿cómo vieron el robo?
    Y si no lo vieron, ¿cómo pudieron probarlo? Y por lo tanto, no pudieron probar lo que quisieron.

    Glosa
    Y para que no se desdijesen los soldados, por temor a que el procurador castigase su descuido, añadieron: “Y si llegase esto a oídos del presidente, nosotros se lo haremos creer y miraremos por vuestra seguridad”.

    San Juan Crisóstomo, homiliae in Matthaeum, hom. 90,2
    Véase aquí cómo todos fueron corrompidos: Pilatos fue engañado, el pueblo judío excitado y los soldados sobornados. Por esto sigue: “Mas ellos tomando el dinero, lo hicieron conforme habían sido instruidos”. Si el dinero tuvo tanto poder respecto del discípulo al punto que lo hizo entregar a su Maestro, no te admire que los soldados también sean vencidos por el dinero.

    San Hilario
    Por lo tanto, por dinero se compra el silencio de la resurrección y la mentira de un robo, porque apegados a las cosas del mundo, los que viven en la codicia del dinero niegan la gloria de Jesucristo.

    Rábano
    Así como el crimen de sangre que ellos se habían atraído pesaba como carga insoportable de pecado sobre su posteridad, así el soborno de una mentira para negar la verdad de la resurrección los abruma con perpetua condenación. Por lo que sigue: “Y esta voz, que se divulgó entre los judíos, dura hasta hoy día”.

    San Severo
    Se divulgó esto entre los judíos, mas no entre los cristianos. Lo que en la Judea encubría el judío con el oro, brilló en todo el mundo por medio de la fe.

    San Jerónimo
    Todos los que abusan de lo que se da para beneficio del templo y para las necesidades de la Iglesia dedicándolo a otros usos, para satisfacer su propia voluntad, son semejantes a los escribas y a los sacerdotes, que compran la mentira y la sangre del Salvador.

    Gracias a S.S. PÍO XII, el último Padre apostólico, de la católica romana 1958.

    Me gusta

  2. “Si Cristo no resucitó, vana es nuestra fe”, dejó escrito San Pablo en el nuevo testamento. Estos anticristos que se visten de obispo/ cardenal/ papa, trabajan para su jefe, y éste no es Dios. Son parte de la cizaña que sembró Satanás en el Reino de Dios. Ellos han provocado la abominación desoladora que observamos desde hace décadas en la Iglesia.

    Me gusta

  3. Difamad a quién queráis, pero a Benedicto XVI dejadlo en paz 😥
    En absoluto me parece que Ratzinger esté negando la Resurrección física de Jesucristo, pero sí que es cierto que la está relegando a un segundo plano para resaltar el aspecto metafísico de la Resurrección, lo cual no le veo ningún problema, porque es cierto que la Resurrección de Jesucristo en el aspecto físico no es más milagrosa que la resurrección de Lázaro.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s