ALL POSTS

BEATA ISABEL CANORI MORA


image

[Éste es un extracto del post Pese a aquéllos que se oponen


ISABEL CANORI-MORA

tuvo visiones de capital importancia sobre los acontecimientos actuales. Nacida en Roma, el 21 de Noviembre 1774, de padresilustres, fue casada con Cristóbal Mora, abogado de la Corte romana, con el que tuvo varios hijos. A pesar de los disgustos que éstos le propinaron, y mucho más todavía los que tuvo que soportar de su marido, anduvo por gracia del Señor en la vía de las más excelsas virtudes, y llegó al grado más alto de la vida contemplativa, es decir, hasta la unión mística. En 1820, ingresó en la Tercera Orden de los Trinitarios Descalzos, y el 23 de Febrero 1825, murió en la Ciudad Eterna, con gran reputación de santidad, a la edad de 50 años. En ese momento se convirtió Cristóbal Mora, como lo había predicho su santa esposa. Fue luego ordenado sacerdote, y murió como fraile franciscano conventual.

El proceso de beatificación de Isabel, introducido ante la Corte Romana, refiere que obró numerosas curaciones milagrosas, y que liberó al conde Juan María Mastai-Ferretti, luego Papa Pío IX, de los ataques de epilepsia que se oponían a su admisión al estado eclesiástico. Equivocadamente pues, atribuyen ciertos historiadores esa curación a la bendición del papa Pío VII.

Dios había escogido a Isabel como víctima de propiciación en favor de Su Iglesia, capaz de detener las venganzas divinas, provocadas por las iniquidades de los hombres. He aquí un rasgo característico de ese poder de expiación e intercesión que tan importante es en las presentes horas que vivimos.

El 24 de Enero 1819, esta venerable sierva de Dios fue avisada, en su oración, de que debía mantenerse preparada al combate que debía sostener contra los demonios en favor de la Iglesia, el Papa y los pecadores. Entonces permitió Dios que se desencadenara la furia de una gran cantidad de demonios contra Isabel, y que la hirieran y golpearan de mil maneras diferentes. Tantos tormentos la habían dejado casi ciega, ya no podía abrir la boca, su garganta hecha añicos. Sus carrillos estaban quemados, su cabeza casi separada del tronco, y todo su cuerpo penetrado, por así decirlo, por el fuego del infierno. Las angustias de su alma eran inexpresables. El estado de esa pobre mujer no era más que una continuada agonía. Sin embargo, el Señor no dejaba de consolarla interiormente: Hacía que cada día le fuera llevada la Santísima Eucaristía por manos de un ángel, y el mismo Señor se presentaba ante los ojos de Isabel en forma de hostia. Por este medio, se veía cada vez más animada a ofrecerse generosamente en holocausto para suspender los efectos de la justicia divina.

Isabel tenía una inenarrable necesidad de ser confortada. Sin ese socorro celeste, habría muerto bajo los ataques de esos espíritus infernales, que en su furor, llegaron a clavarla sobre una cruz y traspasarle el corazón con una lanza; lo que la hizo caer en un desmayo que pareció mortal. Durante esa agonía, Nuestro Señor apareció radiante ante Su generosa esposa, la desclavó por sí mismo de la cruz, y le curó instantáneamente todas sus llagas. Le dio incluso a pregustar la visión beatífica. La Santísima Virgen la visitó igualmente, así como san Pedro, san Pablo y otros santos. Se veía como anegada en un océano de celestiales delicias. Entonces le dijo Jesús, entre otras cosas:

“Tu sacrificio ha hecho violencia a mi justicia indignada; Yo suspendo el castigo y dejo que actúe Mi Misericordia. Los cristianos ya no serán dispersados, ni Roma privada de sus Pontífices. Yo reformaré Mi pueblo y Mi Iglesia. Les mandaré sacerdotes llenos de celo y Mi espíritu renovará la faz de la tierra. Yo devolveré a las órdenes religiosas su fervor y daré a Mi Iglesia un nuevo Pastor lleno de Mi espíritu; por su celo santificará a Mi rebaño.”
Todo esto nos habla muy claro, de cómo las almas santas, las almas-hostia pueden aplacar la llama de la ira divina, y parar el golpe de las calamidades merecidas por nuestras innumerables prevaricaciones, como así lo confirman las palabras del Señor a María Lataste:

“Hija Mía, alguna vez puede bastar con que una sola alma se presente ante Dios con temor y temblor, y que le dirija sus súplicas, para llegar a parar el brazo vengador ya levantado contra toda una nación entera”.
Reproducimos ahora una visión simbólico-profética de las más amenazadoras contra los malos, a la vez que de lo más consoladora contra los buenos, puesto que anuncia el triunfo futuro de la iglesia después de espantosos castigos.

En el año 1820, el día de la fiesta de san Pedro, mientras estaba rezando, como nos dice Isabel, por las necesidades de la Iglesia y la conversión de los pecadores, entre los cuales yo ocupaba el primer lugar, fui arrebatada en espíritu y situada muy cerca de Dios. Por efecto de una luz infinita, me hallé tan íntimamente unida a Él que ya no tuve conciencia de mí misma. La dulce impresión del amor de Dios me llenó de una alegría y satisfacción absolutamente inefables. Estando mi alma en calma en medio de esas divinas ternuras, me pareció que se abría el Cielo, y que de él descendía el Príncipe de los Apóstoles, san Pedro, rodeado de gran gloria y de un enorme número de espíritus celestiales que cantaban cánticos. El santo estaba revestido con hábitos pontificales. Tenía en sus manos el cayado pastoral y se sirvió de él para trazar sobre la tierra una inmensa cruz; al mismo tiempo los ángeles cantaban las palabras del salmista: “Constitues eos principes super omnem terram” etc…Los estableceréis príncipes sobre toda la tierra.(9)

Después de eso, el Apóstol tocó con su cayado las cuatro extremidades de la cruz, y al instante aparecieron cuatro hermosos árboles cargados de flores y de frutos. Esos árboles misteriosos tenían la forma de una cruz; una espléndida luz los rodeaba. (10) Entonces comprendí en lo íntimo de mi alma que san Pedro había hecho crecer esos cuatro árboles

Todos los buenos cristianos serán abrigados bajo esos árboles, así como los religiosos y religiosas que hayan conservado fielmente en sus corazones el espíritu de su Orden. Dígase lo mismo acerca de los buenos eclesiásticos seculares y otras personas de todas clases que hayan guardado la fe en sus corazones; serán todos salvados(12). Pero ¡Ay de los religiosos, de las religiosas que no observen su regla! Porque serán golpeados por terrible castigo! Lo mismo vale para los malos eclesiásticos seculares y gentes de mundo que se entregan a la voluptuosidad y siguen las falsas enseñanzas de las ideas modernas que se oponen diametralmente a las del Evangelio. Esos infelices que niegan la fe de Jesucristo por su conducta escandalosa, perecerán bajo el peso del brazo vengador de la justicia de Dios; ninguno de ellos podrá escapar.

Ví a los buenos cristianos, que habían buscado refugio bajo esos misteriosos árboles, en forma de hermosas ovejas confiadas al cuidado de san Pedro, su Buen Pastor, y que le tenían la más humilde y respetuosa obediencia. En cuanto el Príncipe de los Apóstoles hubo puesto en seguridad el rebaño de Cristo, volvió a subir al Cielo, acompañado por toda una tropa de ángeles. No bien hubieron desaparecido que el cielo se cubrió de nubes tan densas y oscuras que era imposible mirarlas sin escalofrío. De repente, se levantó un viento impetuoso y terrible cuyo silbido se parecía al rugido de un león enfurecido. El eco de su bramar se expandía por toda la tierra. El temor y terror se difundieron no sólo entre los hombres, sino también entre los animales.(13).

Todos los hombres estarán en revolución y se matarán los unos a los otros sin piedad. En el curso de esa sangrienta guerra, la mano vengadora de Dios caerá sobre esos desgraciados; y por Su Poder, castigará su orgullo y atrevimiento. Empleará las potencias del infierno (14) para exterminar a esos impíos y a esos herejes que querían hundir la iglesia y destruirla hasta en sus últimos fundamentos. Esos presuntuosos creían, en su impiedad, que podían expulsar a Dios de su trono; pero el Señor despreciará sus artificios y, por un efecto de su mano todopoderosa, castigará a esos impíos blasfemadores dando a las potencias infernales permiso de salir del infierno. Innumerables legiones de demonios recorrerán la tierra y ejecutarán los decretos de la divina justicia15 por medio de los grandes desastres que ocasionarán.

Lo asaltarán todo, y dañarán a los hombres, a las familias, a las propiedades, a la producción de alimentos, a las ciudades y a los pueblos; nada de lo que se halla bajo el Cielo se verá protegido.

Dios permitirá que esos impíos sean mortalmente golpeados por la crueldad de los demonios, porque se habrán entregado libremente a las potencias infernales y que habrán suscrito con ellas un contrato contra la Iglesia Católica.

Queriendo Dios que mi espíritu se viera mejor penetrado por el sentimiento de Su Justicia, me mostró una espantosa prisión: Ví en las profundidades de la tierra una caverna sombría y terrorífica de la que salía un número infinito de demonios, que bajo la forma de hombres y animales, se dirigían a devastar al mundo dejando por todas partes ruinas y efusiones de sangre. ¡Felices entonces los buenos y verdaderos católicos!

Experimentarán la poderosa protección de los santos Apóstoles Pedro y Pablo, que cuidarán de ellos para que nada pueda dañarlos, en sus personas y en sus bienes. Los malos espíritus saquearán todos los lugares en que Dios haya sido ultrajado, despreciado y blasfemado. Los edificios de esos lugares serán destruidos, de ellos no quedarán más que ruinas.

Tras este espantoso castigo, ví abrirse el Cielo, y que san Pedro bajaba otra vez sobre la tierra. Estaba revestido con ornamentos pontificales y rodeado por un gran número de ángeles que cantaban cánticos en su honor, reconociéndolo como soberano de la tierra. Ví también a san Pablo bajar del Cielo. Por orden de Dios, recorrió la tierra encadenando a los demonios, que condujo ante san Pedro: Éste les ordenó que volvieran al infierno del que habían salido.

Entonces, una gran claridad apareció sobre la tierra; indicaba la reconciliación de Dios con los hombres. Los ángeles llevaron ante el trono del Príncipe de los Apóstoles a cualquier pequeño que había permanecido fiel a JesuCristo. Esos buenos y fervientes cristianos le demostraron el más profundo de los respetos, alabando a Dios y dando gracias al Apóstol por haberlos liberado de la suerte común y por haber sostenido a la Iglesia de JesuCristo sin sufrir que se viera arrastrada por la falsa doctrina del mundo.

SAN PEDRO ESCOGIÓ ENTONCES AL NUEVO PAPA

La Iglesia fue reconstituida, las órdenes religiosas restablecidas; y las casas particulares de los cristianos se volvieron semejantes a los conventos, tan grandes eran su ardor y celo por la Gloria de Dios.

Tal es el resplandeciente triunfo reservado a la Iglesia Católica. Será alabada, honrada y estimada por todos; todos se entregarán a su servicio, reconociendo al Papa como Vicario de JesuCristo.17

¡Felices los buenos y verdaderos católicos! Tendrán la poderosa protección de los santos Apóstoles Pedro y Pablo que cuidarán de ellos para que ningún daño les sea hecho, ni en sus personas, ni en sus bienes”
Ahora nos toca a nosotros ser buenos y verdaderos católicos. Debemos ser buenos católicos si queremos ser capaces de soportar esta época de pruebas.

Hay dos tipos de católicos:

Los buenos, que no tienen más cuidado que el de cumplir la santa voluntad de Dios, y que no tienen más que un ruego: Pedirle la gracia de conocer bien su voluntad, y la gracia de cumplirla perfectamente.

Y los malos, que no oran al Dios de Bondad, si no es para pedirle que conteste a sus ruegos, los de su propia voluntad. Éstos últimos estudian poco su religión, y se muestran muy apegados al mundo.

Hay un buen número de comportamientos que no son dignos de un católico. Por ejemplo, creer que la secta conciliar es la Santa Iglesia Católica, votar, tener televisión, ….Le toca a los clérigos enseñar cómo debe comportarse un católico. ¡Hay de aquellos que no dispensen esa enseñanza, o aquellos cuya enseñanza haya perdido su sabor! Temamos oír el tremendo “Vomitaré a los tibios” (Apoc. 3, 16), profecía de Jesús Maestro, que no puede soportar a un cristiano que no arda en amor por Él, sobre todo en estos terribles tiempos.

[Añadimos lo siguiente de este blog]

imageSobre la precisión cronológica el testimonio más explícito es el de la Beata Isabella Canori-Mora. Ella dice lo siguiente como revelado por el mismo Cristo:

El Señor quiso consolar a su sierva con la seguridad del triunfo de la Iglesia, diciéndole en 1821: “Voy a renovar a mi pueblo y a mi Iglesia, voy a enviar celosos sacerdotes que derramaran mi espíritu para renovar la faz de la tierra. Voy a reformar las Ordenes por medio de hombres santos y sabios. Voy a dar a mi Iglesia un nuevo PASTOR que, lleno de mi espíritu y animado de mi celo, ha de guiar mi grey.

Y, por último, le certificó que tal obra no tardaría DOSCIENTOS AÑOS en llevarse a feliz término, como ella pensaba, sino que el Señor abreviará ese tiempo en gracia a la oración y penitencia de los hombres: “El tiempo está en mis manos… Ora y mortifícate…, que el tiempo no está tan lejos como tú crees.”

¡Luego esa transformación de la Iglesia y renovación de la sociedad tendrá lugar  antes del 2021!.

[Sobre la elección de un Papa designado por San Pedro y San Pablo]
[Coincide con las anteriores profecías las de la contemporánea y compañera “Terciaría trinitaria” también romana Ana María Taigi]

ANA MARÍA TAIGI

Profecía de quien fue llamada en su beatificación, “caso único entre los fastos de la santidad” por su espíritu profético: Beata Ana María Taigi

Cuerpo incorrupto de  la Beata Ana María Taigi

Cuerpo incorrupto de la Beata Ana María Taigi

Después de las tinieblas San Pedro y San Pablo descenderán de los cielos, predicarán en todo el universo y designarán el Papa. Una gran luz saldrá de su persona e irá a posar sobre el  futuro Papa”
“Todos los enemigos de la Iglesia, ocultos o aparentes, perecerán en las tinieblas, con excepción de algunos que Dios convertirá después. El aire será apestado por los demonios que aparecerán bajo toda suerte de formas horribles.
“Los cirios benditos preservarán de la muerte así como las oraciones a la Santa Virgen y a los ángeles. Después de las tinieblas San Pedro y San Pablo descenderán de los cielos, predicarán en todo el universo y designarán el Papa. Una gran luz saldrá de su persona e irá a posar sobre el futuro Papa”

“San Miguel Arcángel apareciendo, entonces, sobre la tierra bajo forma humana, tendrá al demonio encadenado HASTA LA EPOCA DE LA PREDICACIÓN DEL ANTICRISTO. En ese tiempo la religión extenderá su imperio ‘Unus Pastor’. Los rusos serán convertidos, así como los ingleses y la China , y el pueblo estará en júbilo contemplando el triunfo brillante de la Iglesia” (M. Servant, pág. 234; B. Sánchez, pág. 49).”

Anuncios

6 replies »

  1. Hay tanto lío de profecías ahora, que yo mejor me aferro a la Sagrada Escritura, y que pase lo que Dios quiera que pase. Lo que está bastante claro es que el fin del mundo nos puede tocar a cada uno en cualquier instante con la muerte, así que no hace falta calcular cuando será la Parusía, porque nuestro encuentro con Cristo puede ser en un segundo, como mucho en unos años.

    Me gusta

  2. “San Miguel….tendrá encadenado al demonio HASTA LA EPOCA DE LA PREDICACIÓN DEL ANTICRISTO”.
    Entonces:
    1º: Un acontecimiento semejante no puede pasar desapercibido: “San Miguel Arcángel en forma humana…encadenando al demonio”. Por otra parte lo que se ve es que el demonio anda más suelto que nunca porque “sabe que le queda poco tiempo”. Evidentemente no se trata de la “atadura de Satanás por mil años” que dice el Apocalipsis porque esto sucede después de haber sido arrojados al “lago de fuego encendido con azufre” al Anticristo y al Falso Profeta, a la llegada de la Parusía, con lo que se da inicio al Reino Milenario. Luego lo que “ve” la Beata se debe tratar de un acontecimiento ANTERIOR a la llegada del ANTICRISTO, pues en ese tiempo -posterior a la llegada del Anticristo- el demonio va a estar más suelto que nunca.
    2º: Vemos que previa la “predicación del Anticristo”, está actuando otra fuerza enemiga de Dios que corrompe lo que queda en pié del cristianismo, a través del Falso Profeta y de una religión nueva en una iglesia nueva e idólatra. No parece que “el demonio estuviera encadenado” ni que el Falso Profeta -la “bestia” anticipada que prepara la venida y “predicación” del Anticristo- sea el mismo Anticristo, porque ni está encadenado el demonio ni el Falso Profeta se hace adorar como si fuera “Dios”, ,ni siquiera “tiene sede en el Templo de Dios”, sino que su lugar se halla en el centro de la nueva religión idolátrica o Gran Ramera, ni apareció San Miguel Arcángel.
    3º: Pareciera que -según la visión de la Beata- precede al “encadenamiento del demonio” la ´”designación” del Papa por San Pedro y San Pablo, luego de una “gran tiniebla” -¿física o espiritual?-, pero que “ve” que la elección es previa a la “predicación del Anticristo”, pues San Miguel apareciendo ENTONCES…encadena al demonio”.
    4º: ¿Equipara la Beata a los Dos Testigos con “San Pedro y San Pablo” que predican en todo el universo y “designan al Papa”, cuando toda la Patrística enseña que los Dos Testigos son Enoc y Elías uno para los gentiles y el otro para los judíos? No pareciera.
    Lo que nosotros -cristianos de este tiempo vemos (sufriéndolo)- es a la Gran Ramera, adueñándose cada vez más de espacios físicos y espirituales; vemos simultaneamente la ausencia del Vicario de Cristo y por tanto una Jerarquía católica dispersa y un pequeño rebaño tratando de mantener -a toda costa- la Fe Católica; por tanto parece que tendríamos que conjeturar que el castigo de la “gran tiniebla” debe estar muy próximo (¿se referirá a las consecuencias de la guerra de 200.000.000 de combatientes y a las explosiones nucleares que anuncia San Juan?), y -dice- que pasadas las “tinieblas” (o la Guerra) San Pedro y San Pablo “designan al Papa” antes de “la predicación del Anticristo encadenado por San Miguel”….
    Por tanto todas estas cosas tendrían que ocurrir casi en nuestras narices pues estamos bastante cerca del 2021 y hasta el presente – es decir hoy- nada de eso hemos visto: ni “tinieblas” (o Guerra), ni San Pedro y San Pablo predicando al universo mundo, ni la “designación” clara y pública de un Papa, ni al demonio encadenado, ni al Anticristo. Por ahora todos los acontecimientos mundiales -tanto religiosos como políticos- nos corroboran que estaríamos en los preámbulos: la creación -ya está- de una nueva religión mundial idolátrica constituida en Gran Ramera con su Falso Profeta y las “exigencias” cada vez más claras de la constitución de un Nuevo Orden Mundial, que haga suya la religión pervertida y se sirva de ella para conducir al “mesías” y “esperado de las naciones” como Jefe, o Presidente, o Gobernador mundial: el Anticristo. Los Dos Testigos del Apocalipsis son contemporáneos con él, y según la Beata para ese entonces ya tendríamos Papa, lo cual concuerda con nuestras espectativas: Filadelfia, los Dos Testigos, la Parturienta Coronada, dando a luz “al que debe regir con vara de hierro”, etc., etc.

    Me gusta

  3. Copio y pego de arriba:

    Dios había escogido a Isabel como víctima de propiciación en favor de Su Iglesia, CAPAZ DE DETENER LAS VENGANZAS DIVINAS, provocadas por las iniquidades de los hombres. He aquí un rasgo característico de ese poder de expiación e intercesión que tan importante es en las presentes horas que vivimos.

    Tantos tormentos la habían dejado casi ciega, ya no podía abrir la boca, su garganta hecha añicos. Sus carrillos estaban quemados, su cabeza casi separada del tronco, y todo su cuerpo penetrado, por así decirlo, por el fuego del infierno. Las angustias de su alma eran inexpresables. El estado de esa pobre mujer no era más que una continuada agonía…

    “Tu sacrificio ha hecho violencia a mi justicia indignada; Yo suspendo el castigo y dejo que actúe Mi Misericordia. Los cristianos ya no serán dispersados, ni Roma privada de sus Pontífices. Yo reformaré Mi pueblo y Mi Iglesia.
    En el año 1820, el día de la fiesta de san Pedro, mientras estaba rezando, como nos dice Isabel, por las necesidades de la Iglesia y la conversión de los pecadores, entre los cuales YO OCUPABA EL PRIMER LUGAR.

    Esta lectura ha impactado enormemente mi alma y mi corazón.

    ¡¡Así se defiende a la Iglesia y se clama por la conversión de los pecadores!!

    No hay otra manera, es un castigo, (“Yo suspendo el castigo”.. los cristianos ya no serán dispersados) debemos implorar misericordia por todos empezando por nosotros que también somos y muy pecadores.
    Y si no vemos más que aumentar el mal, es por la manera que estamos enfrentando el problema, no es con nuestra lengua afilada como una espada, es con penitencia oración y sacrificio.

    Señor ten misericordia de nosotros, porque hemos pecado contra Ti!

    Eso es lo que nos enseñó nuestro Señor en la Cruz,
    Eso es lo que nos enseñó nuestra Santísima madre al pie de la cruz, junto con San Juan y las Santas mujeres.
    Es así y solo así como se levantan los castigos merecidos por nuestras prevaricaciones, nuestro orgullo, nuestra soberbia, porque somo pecadores no santos, y ella, Isabel que sí lo era, se consideraba que ella ocupaba el primer lugar entre los pecadores.
    ¿cuantos de nosotros pensamos así?

    En Romanos 1 nos narra todas las desviaciones de los que se apartaron de Dios, por amar a las creaturas, en vez de al Crador pero en romanos 2 arremete contra los que les juzgamos:

    2 Por lo tanto eres inexcusable, oh hombre,+ quienquiera que seas, si juzgas;+ porque en lo que juzgas a otro, te condenas a ti mismo, 1651
    1651 1. He aquí la esencial doctrina del Padrenuestro. Sólo podrá salvarse el que juzga conforme a la nueva Ley de Misericordia, pues así evitará que Dios le juzgue exclusivamente según la justicia (v. 5), en cuyo caso todos estaríamos condenados sin la menor duda.
    Perdónalos porque no saben lo que hacen, clamó Jesús en favor de sus verdugos…

    Romanos 3:9 ¿Qué decir entonces? ¿Tenemos acaso alguna ventaja nosotros? No, de ningún modo, porque hemos probado ya que tanto los judíos como los griegos, todos, están bajo el pecado1665; 10 según está escrito: “No hay justo, ni siquiera uno1666; 11 no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios. 12 Todos se han extraviado, a una se han hecho inútiles; no hay quien haga el bien, no hay ni uno siquiera. 13 Sepulcro abierto es su garganta, con sus lenguas urden engaño, veneno de áspides hay bajo sus labios, 14 su boca rebosa maldición y amargura. 15 Veloces son sus pies para derramar sangre; 16 destrucción y miseria están en sus caminos; 17 y el camino de la paz no lo conocieron. 18 No hay temor de Dios ante sus ojos”.

    Sin ningún temor de ofender a Dios ofendemos a nuestros enemigos, juzgamos…

    Esta semana ha sido de temblor y espanto.

    Oh mi Dios, ¿¡que estoy haciendo!? pretendo defender la fe, haciendo cosas contrarias a tus enseñanzas, mi Santísima Madre guardó silencio, ¿con que derecho hablo?
    Manifiesto mansedumbre como nuestro Salvador y nuestra Madre, o ira, juicio temerario, palabras mordaces contra “nuestros enemigos”,?

    ¿Que no nos dijo Nuestro Señor que amaramos a nuestros enemigos?
    ¿Quienes son nuestros enemigos?
    Estos que día con día acusamos…?

    Debemos amar a nuestros enemigos, eso es mandamiento.
    Debemos desear su salvación, no condenarlos.

    Dios Ten misericordia de nosotros!

    El ver tanto desorden, tanta traición me han cegado a tal extremo de considerar recto un camino torcido, un camino que los Santos no han seguido?
    Cómo enfrentaría nuestro Señor Jesucristo esta situación?
    Cómo se carga esta Cruz tan enorme, que queremos echar por tierra a base de palabras y condenas, es un castigo y bien merecido, la cruz nos salva, los que reniegan de ella se condenan, como se carga esta cruz sin pecar contra el prójimo, sin lastimar el Corazón de Jesús y al mismo tiempo sin perder la FE?

    Me retiro de la contienda a rezar y hacer penitencia.
    Pido perdón a Dios y a los lectores por mi mal ejemplo.
    Porque ¡quién me dió la orden de escribir o gritar a voz en cuello, todo mi descontento, en vez de platicarlo a solas con Dios y pedir que El pusiera remedio.
    Porque hablar en un blog es como gritar, quien sabe cuantas personas podrán leerlo, y sin embargo lo hice…

    Señor apiádate de mi que solo soy un miserable pecador.

    Dulce Corazón de María
    sed la salvación del alma mía.

    Me gusta

  4. Depende a lo que se llame guerra, porque desde la segunda, el gran imperio de EE.UU tienen en su poder la capacidad de destruir el mundo.
    Por eso es clarísimo quienes fueron los mayores responsables, del anticristico, vaticano segundo.
    Pasado ese tiempo clave, otros paises tuvieron la bomba. Y desde la segunda guerra, nunca terminaron, y es posible que dado “el secreto” de esas logias abominables, lo que son y hacen, rituales, sacrificios, niños abducidos para experimentos, y que los matan, nos haga suponer, que la era del anticristo no fue iniciada y si lo ha sido, y por la simiente de satana infiltrada, en todos los lugares de poder. No hay casualidades, el linaje Rusell, está conectado tanto al pseudo culto y secta destructiva, los testigos de jeova, como los mormones,ambos diseñados por la simiente luciferina, y franc-masones, por el Padre Luigi Villa podemos conocer que ese apellido, tambien aparece en Charleston.EE.UU. como parte del pseudo clero de la Iglesia católica y denunciados por abusos sexuales, pedofilia y misas negras.Definido como MK Ultra, pero es mucho mas que eso.
    Pensar en niños que ingresan, como esclavos entregados, por sus padres y luego son asesinados como parte de rituales, no se que diablo, puede estar encadenado. porque los demonios participan de toda esa abominación, todo lo perverso que imaginemos , lo hacen. Uno de los lugares, es una isla, y los pocos sobrevivientes de esas sectas satanicas, son los que han dado a conocer, lo que hacen y está en aumento, porque el satanismo, es el culto mundial del viejo y del nuevo orden de las bestias, y la ramera. Sin complicidad de los estados y las mayores autoridades, , esto no sería posible, porque no hay información y el mundo no se ha preparado para enfrentar a satanistas listos, para actuar contra, la humanidad. Hasta especialistas, concluyen en toda nuestra historia, nunca vieron cosas así. Sectas satanicas y destructivas, en aumento. Y los medios se ocupan, de no dar a conocer. Si hasta un exorcista de la Iglesia, dijo claramente que hasta dentro del clero existen, no puede sorprendernos que los de fuera, tambien son cómplices. La mayor responsabilidad es de la Iglesia anticristica católica, y del satanista Montini Pablo VI con el resto. Segunda Bestia prostituída con venenos del averno, de Apocalipsis de san Juan XIII.

    Gracias a la Iglesia fiel al Señor, a su Madre María santísima, al Padre Luigi Villa, y a Chiesa Viva.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s