ALL POSTS

FALSIFICACIONES SOBRE LA DOCTRINA DE SAN ROBERTO BELARMINO


 

[Es republicación]

Produce enorme satisfacción  tener lectores que han asimilado la doctrina de San Roberto Belarmino expuesta en el blog, sobre los supuestos papas caídos en herejía o de verdaderos papas que como “hombres particulares” han caído en herejía,( lo cual según el Santo no pasa de ser una  opinión meramente probable cuya contraria es “más probable y fácil de defender”). En estos días y a propósito de las herejías que según autorizadas plumas, se observan en la Exhortación “Amores Laetitia”(sin contar otras innumerables  en el diario discurrir de Francisco)) se está especulando sobre el tema candente de una deposición de Francisco. Pero se suele dar por sentado que Francisco ha sido un “papa” canónicamente elegido. Dejando aparte las irregularidades patentes de la renuncia de su antecesor en el cargo (que también creemos no es un papa legítimo) y posterior cónclave, la razón palmaria de la invalidez de su elección son la herejías antecedentes del “cardenal” Bergoglio, notorias, pertinaces  y públicas, que según la Ley divina, recordada en la ley eclesiástica de la Bula ex cathedra, “Cum ex Apostolatus” de Paulo IV, y en el Código Canónico N.148 #4, y en el común sentir de los Padres de la Iglesia y los Doctores, particularmente San Roberto Belarmino y San Alfonso, fundado todo ello  en el hecho de que un no-católico tal como lo son todos los herejes, no puede ser el jefe de la Iglesia; la elección de Bergoglio ha sido nula y sin valor (vėase el post Con Bergoglio cambian los argumentos sedevacantistas . Pero incluso concediendo esta imposible hipótesis, sus herejías consiguientes a su inválida elección, públicas, notorias y pertinaces suponen su inmediata deposición, ipso facto con la obligación de cualquier católico, de tenerlo por papa ilegítimo (véase el post La Bula Cum Ex Apostolatus obliga también a los súbditos.

OPERA ÓMNIA CONTROVERSIAE. Interesa T.I, liber 2, cap.30 y T.II lib.4, cap.2,3, y 6. [Pulsa imagen]

Me gustaría recordar que el libro 2º de las Controversias de San Roberto, así como el libro 4º, que ambos componen el llamado libro “De Romano Pontífice” (título ficticio), pueden obtenerse en el blog, en latín, en el widget inferior, y en Amazon (dos volúmenes), en inglés, en formato de papel y digital.

Paso a comunicarles los siguientes mensajes :

[Mensajes enviado por Juan]
Estimado Sr. Administrador
Adelante la Fe” vuelve a falsificar la doctrina de San Roberto Belarmino sobre la no necesidad de sentencia declaratoria para deponer a un papa hereje.

Lo siguiente es lo que se afirma en un artículo publicado por Robert Siscoe en dicha web:

Podemos ver, entonces, según Belarmino, que no sólo es permisible que la Iglesia dicte un fallo en contra de un Papa hereje, sino que el imputado continúa siendo el Papa, al menos hasta que la Iglesia lo considere como hereje. “

Fuente: Adelante la Fe

Eso es falso. Belarmino no dice eso; él afirma que un supuesto papa herético pierde el pontificado ipso facto sin necesidad de sentencia declaratoria por parte de la Iglesia. Puede comprobarse en este artículo publicado en su blog:

Aan Roberto BELARMINO vs. Cayetano

El señor Siscoe, antisedevacantista, falsifica de nuevo la doctrina de San Roberto Belarmino. Es difícil no ver en el artículo de este autor, un intento de refutar la posición sedevacantista. El problema es que falta a la verdad.

Personalmente, el hecho de descubrir cómo los antisedevacantistas falsean la información al tratar estos temas, me ayudó a ver que en el sedevacantismo está la verdad.

El señor Siscoe añade:

“En De Romano Pontifice, Belarmino enseña precisamente lo mismo en su refutación de la «segunda opinión». Esta segunda opinión, que Belarmino llama «extrema», mantiene que un Papa hereje pierde el cargo por violar la Ley Divina y cometer el pecado de herejía, sin necesidad de una resolución antecedente (previa) por parte de la Iglesia. Belarmino refuta esta opinión argumentando que así como Dios no sujeta a un individuo al papado sin el juicio humano (el de los electores), tampoco depone a un Papa hereje excepto «a través de los hombres» (las autoridades) que deben juzgarlo primero. La siguiente cita confirma, una vez más, que Belarmino afirma que un Papa en ejercicio puede ser juzgado por la Iglesia y que no perderá su cargo hasta que no se dicte tal sentencia:
El pontífice indudablemente recibe su autoridad de Dios pero con el consentimiento de los hombres [que lo nombraron]; esto es obvio, ya que este hombre, que previamente no era Papa, acepta de otros hombres que es apto para acceder al papado. Por lo tanto, Dios no lo depone a menos que sea a través de los hombres. Mas, un hereje velado no puede ser juzgado por los hombres, ni desearía renunciar al poder por su propia cuenta.. [12]

Podemos observar cuan errados están quienes interpretan a Belarmino como un proponente de que Dios secretamente depone a un papa sin ser previamente juzgado por la Iglesia, y que recae sobre cada individuo determinar por si solo si se ha efectuado o no la pérdida del cargo.”


Esto es una grave falsificación de la doctrina de San Roberto Belarmino. Aquí el santo se está refiriendo a un hereje oculto, no a un hereje público, como es el caso de los falsos papas del Vaticano II.

La opinión de Belarmino sobre un supuesto papa hereje oculto, también se encuentra explicada en el artículo de su blog que le enlacé en mi primer correo (Belarmino lo explica al final):

Roberto BELARMINO

1 reply »

  1. La enseñanza de San Roberto Belarmino, en la hipótesis de la deposición de un papa herético, se caracteriza precisamente por afirmar que no es necesaria ninguna sentencia declaratoria por parte de la Iglesia para que un papa hereje pierda el pontificado. Basta leer “De Romano Pontifice” para darse cuenta de ello.

    El señor Robert J. Siscoe cita en su artículo, junto a San Roberto Belarmino, a Francisco Suárez y a Juan de Santo Tomás, presentándolos a los tres como si coincidieran en esta cuestión, cuando la realidad es que ellos discrepan en este punto. Puede leerse el enlace antes citado de este blog para comprobarlo:

    https://moimunanblog.com/2012/02/06/san-roberto-belarmino-vs-cayetano/

    Siscoe, junto con John Salza, acostumbran a tergiversar textos de autores eclesiásticos, lanzándolos como arma arrojadiza contra el sedevacantismo. El libro “True or False Pope” es una prueba más de ello.

    De todas maneras, los dogmas sobre la infalibilidad de la Iglesia definidos en el Concilio Vaticano en 1869, hacen que no sea necesario citar a ningún autor para probar la Sede Vacante de hace más de 50 años. Estas enseñanzas infalibles dejaron claro que la herejía es totalmente incompatible con la Sede de Pedro:

    “Ciertamente, ésta fue la doctrina apostólica que sostuvieron todos los Padres, y que reverenciaron y siguieron los santos Doctores ortodoxos. Pues claramente comprendieron que esta Sede de San Pedro siempre permanece sin mancha de error…”.

    “…en la Sede Apostólica la religión Católica siempre se ha mantenido pura, y su enseñanza santa”.

    (Constitución Dogmática Pastor Aeternus, Concilio Vaticano I)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s