ALL POSTS

SAN ROBERTO BELARMINO SOBRE EL GEOCENTRISMO


[Enviado por Sandro A. Aureliano]

SAN ROBERTO BELARMINO Y EL CASO GALILEO

Descargar Documento PDF

image

Suponer que la Tierra gira alrededor del Sol es algo posible [de decir] a cualquiera, por necio que sea, pero demostrar que verdaderamente esto es lo que sucede, es improbable que alguien lo haga.

San Roberto


Carta del Cardenal Belarmino al padre Paolo Antonio Foscarini (1565 – 1616), italiano y carmelita, autor, en 1615, de escritos acerca de la opinión de Pitágoras y de Copérnico, del movimiento de la Tierra y estabilidad del Sol, en los cuales afirmaba la verdad de la interpretación heliocentrica de Copérnico. Sus escritos fueron condenados en 1616 por la Santa Iglesia.

 

Oigamos al Cardenal:

“He leído atentamente la carta en italiano y el tratado que Su Reverencia me envió, y le agradezco a usted por ambas cosas. Y confieso que ambas están llenas de ingenio e ilustración, y puesto que me pide mi opinión, yo se la daré muy brevemente, pues usted tiene poco tiempo para leer y yo para escribir. Primero, a mi me parece que Su Reverencia y Galileo se complacen con hablar hipotéticamente, y no absolutamente, como yo siempre he creído que Copérnico hablara.

Decir que asumiendo que la tierra se moviera y el sol permaneciera fijo, todas las apariencias quedan mejor que con excéntricas y epiciclos, es hablar bien; no hay ningún peligro en esto y es ello suficiente para los matemáticos. Pero querer afirmar que el sol realmente está fijo en el centro de los cielos y únicamente revoluciona alrededor de sí (girando a través de su eje) sin viajar de este a oeste, y que la tierra está situada en la tercera esfera y revoluciona con gran velocidad en torno al sol, es una cosa peligrosa, no sólo por irritar a todos los filósofos y teólogos escolásticos, sino también por injuriar nuestra Santa Fe y suponer falsas las Sagradas Escrituras. Su Reverencia ha demostrado muchas formas de explicar la Sagrada Escritura, pero no las ha aplicado en particular, y sin duda usted lo habría encontrado eso más difícil si hubiera intentado explicar cada uno de los pasajes que usted mismo ha citado.

Segundo, como ya usted sabe, el Concilio (de Trento) prohíbe explicar las Escrituras de forma contraria al común consenso de los Padres de la Iglesia. Y si Su Reverencia leyera no solo a los Padres sino también los comentarios de los escritores modernos al Génesis, Salmos, Eclesiastés y Josué, encontraría que todos concuerdan en explicar literalmente (ad litteram) que el sol está en el firmamento y se mueve lentamente alrededor de la tierra, y que la tierra está lejos de los cielos y permanece inmóvil en el centro del universo. Ahora considérese si la Iglesia podría atreverse a dar a la Escritura un sentido contrario al de los Padres y al de todos los comentadores latinos y griegos. No puede responderse que esto no es una materia de fe desde el punto de vista del sujeto material, pues lo es en la parte de aquellos que han hablado.

Tercero. Yo digo que si hubiera una verdadera demostración de que el sol está en el centro del universo y la tierra en la tercera esfera, y que el sol no viajara alrededor de la tierra, sino que la tierra circulara el sol, entonces podría ser necesario proceder con gran cuidado al explicar los pasajes de la Escritura que parecen contrarios, y deberíamos más bien decir que no los comprendimos, antes que decir que alguno era falso como se ha demostrado. Pero yo no creo que hay una tal demostración; ninguna me ha sido mostrada.

No es la misma cosa mostrar que las apariencias son salvadas asumiendo que el sol estuviera en el centro y la tierra en los cielos, como demostrar que el sol está realmente en el centro y la tierra en los cielos. Yo creo que la primera demostración podría existir, pero tengo graves dudas sobre la segunda, y en caso de duda, uno no puede apartarse de las Escrituras como son explicadas por los santos Padres.

Y añado que las palabras “el sol se levanta y el sol se pone, y se apresura a llegar al lugar de donde surgió, etc.” fueron las de Salomón, quien no sólo hablaba por inspiración divina sino que además era un hombre sabio por encima de los demás y el más erudito en las ciencias humanas y en el conocimiento de todas las cosas creadas, y su sabiduría procedía de Dios. Así que tampoco es probable que hubiera afirmado algo que era contrario a la verdad ya demostrada o posible de ser demostrada. Y si usted me dice que Salomón hablaba únicamente de acuerdo a las apariencias, y es que nos parece que el sol viaja alrededor nuestro cuando realmente es la tierra la que se mueve, así como parece a uno que va en una barca que la playa se aleja de la barca, yo le responderé que quien parte de la playa, a pesar que le parezca a él como si la playa se alejase, él sabe que está en un error y lo corrige, viendo que la barca se mueve y no la playa. Pero con respecto al sol y la tierra, ningún hombre sabio necesita corregir el error, puesto que claramente experimenta que la tierra está quieta y que su ojo no le engaña cuando enjuicia que se mueve el sol, al igual que no le engaña cuando enjuicia que la luna y las estrellas se mueven.

Y esto es todo por el presente. Saludo a Su Reverencia y pido a Dios que le otorgue felicidad.

Fraternalmente,

Cardenal Belarmino

12 de Abril de 1615″

Suponer que la Tierra gira alrededor del Sol es algo posible [de decir] a cualquiera, por neçio que sea, pero demostrar que verdaderamente esto es lo que sucede, es improbable que alguien lo haga.

Anuncios

12 replies »

  1. San Roberto no se expresa como el alma que ama perfectamente a Dios sino como la mente que piensa sobre la creación, luego puede errar… o no. En un caso u otro el asunto no afecta a la teología porque es ajeno a la metafísica por más que sobre él se pronunciaran los Santos Padres.
    A este respecto la Iglesia debe considerar que ha absolutizado la doctrina llevándola más allá de su cometido. El poder del clero fue en un tiempo casi omnímodo y esto ha sido nocivo para la labor de la Iglesia de transformar espiritualmente al mundo. Ahora es el mundo el que ha transformado a la Iglesia (visible).
    En medio de este jaleo, en realidad todo sigue igual y la Iglesia permanece intacta. Es necesario librar la batalla interior ahora igual que antes. Si antes la fe confundida por la mente coartaba la ciencia experimental ahora debe dejar de confundirse a sí misma y no dejarse invadir tampoco por aquella. El hombre de fe debe exponer con los mismos principios de la experiencia (no digo directamente la razón) que Dios ya está de sobra demostrado (en la vivencia universal de los santos).
    Lo esencial permanece sin cambio: el encargo de Cristo a toda la Iglesia como colectividad y al alma individual. Ni siquiera los derroteros de la mente y del pensamiento supuestamente moderno son ahora diferentes como acaso parezca. Para el cristiano todo gira ahora como antes en torno a Dios y el alma seguirá infeliz y en estado de guerra ahora como antes yendo de camino, en el que sólo se hacen pausas transitorias. En esta vida sólo descansa un poco quien verdaderamente trabaja y a la otra sólo llega y descansa del todo quien verdaderamente se pone en camino. Aquí nos tomamos un respiro y allí será la paz perfecta. Así lo ha prometido quien nunca ha cometido error alguno ni jamás nos ha mentido. Por nuestra debilidad los quejamos muchas veces, ¿pero qué más necesita quien tenga a este amigo verdadero? Un amigo fiel es la protección más fuerte.

    Me gusta

    • Estimado amigo Miguel de San Miguel:
      San Roberto amaba a Dios como sólo un santo puede hacerlo. Es verdad que puede errar, pero habría que demostrarlo.
      El asunto no es propiamente metafísica sino cosmología. Ahora bien está íntimamente relacionado con la inerrancia de la Escritura, con la infalibilidad del magisterio y de la Iglesia y con la coherencia con los dogmas centrales de la Encarnación y de la salvación por Jesús (en un universo infinito quizás poblado por otras criaturas inteligentes no se ve cómo podría ser cierto)
      No son sólo los santos padres los que se empeñaron en esto (algunos expertos en ciencias de la naturaleza como san Basilio) sino la ciencia de los griegos que rechazó y probó la falsedad de la teoría de Anaximandro. Está involucrada la exégesis constante de la Escritura por parte de la Iglesia. Y sobre todo el magisterio de la Iglesia que rechazó el Heliocentrismo como herejía formal y la movilidad de la tierra como error filosófico y “por lo menos error contra la Fe”
      Pero sobre todo está la coherencia con los dogmas cristianos de la Encarnación y la Salvación por Jesús.
      Su idea y ataque a la Iglesia de haber “absolutizado la doctrina llevándola más allá de su cometido” es falsa e injusta y denota en Ud., perdóneme mi franqueza pero es mi opinión, una falta de sentido católico y fe en la Tradición, y en la infalibilidad de la Iglesia. Sus restantes ideas, en mi opinión, son falsas y fácilmente rebatibles, pero no me detengo en ellas.
      Viniendo al Geocentrismo :
      Le recomiendo la lectura de este post
      Como puede ver es fácil deducir lo siguiente:
      1-El paradigma científico actual sobre el tema no reposa en algo demostrado.
      2- Ha habido una real persecución a la Iglesia, y todavía la hay, intentando demostrar la falsedad de su doctrina y su falsa infalibilidad. Tycho Brahe fue una víctima de ello.
      3. Los experimentos habidos para demostrar que la tierra se mueve han fracasado. Pero los habidos en sentido contrario no.
      4. Hay declaraciones de grandes científicos que dejan lugar al Geocentrismo pero en sentido contrario no las hay.
      5- Es muy imprudente aceptar el paradigma científico actual en esta y otras materias, como grandes autores lo demuestran.
      Le dejo un comentario del blog:

      He elaborado una respuesta a Jorge quizás un poco larga, por ello si lo prefiere leer con más comodidad, vaya aquí: http://bitacoracatolica.blogspot.com.es/2014/05/discusion-geocentrismo-i.html

      Para Jorge Rodríguez

      Veo que es usted consciente del engaño político del bipartidismo, que son caras de la misma moneda, y de los estragos que la masonería ha hecho a la civilización. Podríamos decir que están figurados en Salmo 2. 2-3. Se alzarán los Reyes y los príncipes conspirarán de consuno, contra el Señor y contra su Cristo..

      Antes de entrar en cuestión me gustaría resumir un poco su exposición:

      Usted dice que no es una cuestión importante saber cual es el centro del universo, si lo hay, ni saber qué se mueve alrededor de qué. Dice también que tales cuestiones no afectan nada a la doctrina católica. Alega también que no hay pruebas científicas para sostener un modelo cosmológico sobre otro.

      Intentaré demostrarle que:

      1) Negar el geocentrismo (y optar por acogerse a un Agnosticismo científico) es negar la revelación de Dios.

      2) Negar el geocentrismo es ir en contra la tradición de la Iglesia, que ha sido durante 2000 años inspirada por Dios.

      3) Negar el geocentrismo va contra la razón natural recibida de Dios para conocer su creación.

      4) Negar el geocentrismo contradice los experimentos físicos que demuestran tal realidad.
      ———————————————————–

      1) Las siguientes citas están sacadas de la Biblia Torres Amat-Petisco de la editorial Ortells (esa que sale en la primera hoja las fotos de los antipapas del CVII que nada más compre arranqué).

      -(Josué. 10,13): Y paráronse el sol y la luna hasta que el pueblo del señor…
      >>Esta cita claramente muestra que el sol se mueve de la misma manera que la luna alrededor de la tierra.

      – Sal 18,6 (en otras será 19,6): Allí le puso Dios su tienda al sol, que sale cual esposo de su tálamo, alégrase cual gigante al recorrer el camino. Del confín del cielo es su salida, y su giro hasta el confín del cielo, y nada se sustrae a su calor.
      >> Aquí habla de la orbita de sol alrededor de la tierra. Si “Nada se sustrae a su calor” es algo comprobable por todos ¿Por qué la frase anterior “Y su giro llega hasta el confín del cielo” no va ser tan real como la del calor que emite el sol?

      -Job 26,7: Él es quien extendió sobre vacío el Septentrión (hemisferio celeste), y tiene suspendida la tierra en el aire.
      >>Suspendida, no moviéndose. Los planetas se mantiene en su circuito porque se mueven, pero la tierra no se mueve porque está sostenida. ¿dónde? en el centro del universo.

      -Sal 92,1 (en otras 93,1): Y afirmó el orbe de la tierra, que no se conmoverá.

      -Sal 95,10 (de nuevo, en otras 96,10): Él afianzó el orbe, para que no se mueva: gobierna los pueblos con equidad.

      -Sal 103,5: Asentaste la tierra sobre sus basas: no se conmoverá por todos los siglos.

      Es interesante ver lo que dice Tomás González Carvajal en su libro de 1819 sobre los salmos.

      –Comentando el salmo 92 versiculo 1 dice:

      “Ya el orbe de la tierra por su mano Estable se afianza…” En el primer sentido se alaba aquí la singular providencia y sabiduría con que estableció Dios la tierra sobre sus propios ejes ponderibus líbrala suis, como dice un poeta profano, con tan justo y firme equilibrio que nunca se podrá desquiciar “qui fundasti terram super stabilita tem suam non inclinabitur in saeculum saeculi” (Psalm 103). Y en el segundo, la incontrastable firmeza que dió Cristo á su Iglesia contra la cual jamás prevalecerán las puertas del infierno.

      –Y comentando el 95,10: Etenim correxit orbem terræ qui non commovebitur. Dice Carvajal:
      Porque niveló el orbe de la tierra, que no se ladeará. El correxit de la Vulgata está puesto, no en el sentido que suena de corregir, sino en el de arrelar, establecer, fundar, nivelar, que es el propio aquí, y lo mismo que dice en el Salmo 92 firmavit orbem terrae, qui non commovebitur; y lo que significa el verbo —- con, de que usa el hebreo.

      Eclesiastés 1, 4-6: Pasa una generación, y le sucede otra; mas la tierra queda siempre estable. Nace el sol y se pone, y vuelve a su lugar; de allí, renaciendo dirige su curso hacia el poniente.

      Estas son las Escrituras Sagradas, la Revelación. No crea que es cosa de protestantes coger el Antiguo Testamento y reafirmar cosas que son verdad.

      Ahora veremos las creencias de la Iglesia, a la cual Cristo le prometió la asistencia del Espíritu Santo para que no pudiera equivocarse ni equivocar.

      2)

      Los Padres de la Iglesia reafirmaron la revelación de las escrituras, interpretando siempre su senetido literal y no metáforico.

      Podemos mirar por ejemplo lo que dice San Basilio:

      “Hay investigadores de la naturaleza que con grandes discursos dan razones para la inmovilidad de la tierra… no sin razón o por casualidad la tierra ocupa el centro del universo, su lugar natural. Por necesidad está obligada a permanecer en su sitio, a menos que un movimiento contrario a la naturaleza llegará a desplazarla de él”. (San Basilio, “Nueve homilías sobre el Hexameron”)

      Obsérvese cuando dice “no sin razón o por casualidad”. Dios no hizo el mundo sin razón o por casualidad, lo hizo de la forma más perfecta y ordenada posible. Creer que un universo sin centro e infinito es algo perfecto u ordenado no tiene ningún sentido, ni hace que Dios sea más poderoso, como creen algunos.

      También tenemos la opinión de San Juan Damasceno: “La noche acontece cuando el sol está bajo la Tierra, y la duración de la noche es el viaje del sol bajo la Tierra desde su puesta hasta su salida”. (San Juan Damasceno, “La fe ortodoxa”).
      Entiendase bajo la Tierra como al otro lado.

      Tenemos también la opinión sobre este tema de un doctor que respetamos mucho, que es San Roberto Bellarmino, que aparte de Doctor fue también profesor de Astronomía (de hecho jugó un papael importante en el caso Galileo). Esta es una carta suya dirigida a Paolo Foscarini, seguidor de Galileo, el 12 de Abril de 1615:

      « Decir que asumiendo que la tierra se moviera y el sol permaneciera fijo, las apariencias son salvadas mejor que con excéntricas y epiciclos, es hablar bien; no hay ningún peligro en esto y ello es suficiente para los matemáticos. Pero querer afirmar que el sol realmente está fijo en el centro de los cielos y únicamente revoluciona alrededor de sí (girando a través de su eje) sin viajar de este a oeste, y que la tierra está situada en la tercera esfera y revoluciona con gran velocidad en torno al sol, es una cosa peligrosa, no sólo por irritar a todos los filósofos y teólogos escolásticos, sino también por injuriar nuestra Santa Fe y suponer falsas las Sagradas Escrituras. Su Reverencia ha demostrado muchas formas de explicar la Sagrada Escritura, pero no las ha aplicado en particular, y sin duda usted lo habría encontrado eso más difícil si hubiera intentado explicar cada uno de los pasajes que usted mismo ha citado».

      Esto es a lo que usted se refería cuando decía que da igual elegir un sistema u otro. Da igual a la hora de hacer cálculos, pero no a la hora de averiguar la verdad. Si hoy la Nasa utiliza el modelo geocentrico no es porque crean que así se mueven los astros, sino que es porque los cálculos salen más exactos y porque a la hora de programar viajes es más sencillo tomar como punto de referencia el centro (y no es por casualidad que les resulte más sencillo, como estamos viendo). Es sólo en este caso que da igual, que es indiferente.

      3)

      Si lo anterior no le demuestra que negar el geocentrismo es contradictorio con la doctrina católica, quizás si que admita el hecho de que sea contradictorio a la razón natural. Podríamos decir que aunque Dios no nos hubiera revelado el movimiento de los astros, es obvio que aun tendríamos razones para creerlo. Fue Ptolomeo, un pagano, quien dio cuenta de la existencia de diferentes cielos moviendose alrededor de la tierra. También sabemos de muchísimas culturas que en su ignorancia y paganismo también dieron cuenta de sistemas cosmólogicos semejantes.
      ¿Por qué? Porque es muy sencillo ver que el sol sale por oriente y se pone por occidente y que todos los astros y constelaciones van girando alrededor nuestro conforme pasan las horas. Cuando usted dice que no tiene pruebas para creer en el geocentrismo lo que realmente está diciendo es que no teiene motivos para creer en lo que sus sentidos le informan.
      ¿Se ha preguntado alguna vez como es posible que Dios cree un universo que informe a nuestros sentidos y razón natural de algo que es falso? ¿No sería eso insinuar que Dios quiere engañarnos?
      ¿O es que acaso mintió San Pablo cuando dijo:

      “…puesto que ellos han conocido claramente lo que se puede conocer de Dios. Porque Dios se lo ha manifestado. En efecto, las perfecciones invisibles de Dios, aun su eterno poder y su divinidad, se han hecho visibles despues de la creación del mundo, por el conocimiento que de ellas nos dan sus criaturas, y así, tales hombres no tienen disculpa. (Rom. 1, 19,21)

      4)

      Si falta de pruebas realizadas con aparatos tecnológicos es lo que usted ve, sólo tiene que prestar atención a unos cuantos. No es este espacio para extenderse en demasía con textos que puede encontrar en otras partes.

      Por ejemplo tenemos el experimento del Péndulo De Foucalt que muchos lo ven como una prueba del a-centrismo cuando en realidad es una prueba fehacienta del geocentrismo. El experimento se llevó a cabo en París por León Foucault en 1851, veasé aquí: http://geocentrismo.blogspot.com.es/2013/04/pendulo-de-foucault-mas-bien-prueba-de.html
      También está el Lunar Laser Ranging Experiment (experimento LLR), realizados desde 1969 y que ha dejado desde entonces perplejos a los científicos. Los experimentos LLR consisten en enviar múltiples pulsos laser desde la Tierra hacia un preciso punto de la superficie lunar donde ha sido colocado un retro-reflector que refleja cada pulso haz laser de vuelta hacia la Tierra. El objetivo inicial era medir la forma exacta de la trayectoria lunar promediando los datos de las distancias obtenidas en distintos tiempos.

      Pero lo curioso llegó cuando se dieron cuenta que el telescopio que enviaba los pulsos laseres era el mismo que los recibía al cabo de los 2-3 segundos que tardaban los haces de luz en volver. Esto les sorprendió pues habían predecido, teniendo en cuenta el movimiento de rotación y traslación de la tierra, que en esos 2-3 segundos, el haz de luz de regreso caería a varios cientos de kilometros de distancia del telescopio emisor. Pero no fue así.

      Espero que esto le haya servido para convencerle. A continuación le pongo parte de las fuentes que he utilizado:

      Los Salmos, D. Tomás Conzález Carvajal Vol.4 1819 http://books.google.es/books?id=q9Ndf-lahfQC&pg=PA166&dq=explicaci%C3%B3n+de+los+salmos&hl=es&sa=X&ei=b0CDU5rtBumn0AW2h4C4Cg&ved=0CEgQ6AEwBA#v=onepage&q&f=false

      http://asociaciondocentessantotomasaquino.blogspot.com.es/2011/01/geocentrismo-vs-heliocentrismo-parte.html

      http://creacinseisdas.blogspot.com.es/

      Me gusta

      Me gusta

  2. Siempre me ha llamado la atención que en el decreto de 1616 y que aquí en esta carta, se hable del “consenso unánime de los Padres de la Iglesia” en este tema. Sin embargo no he conseguido encontrar textos de los Padres de la Iglesia que estén dedicados al tema del heliocentrismo-geocentrismo, tampoco definiciones de concilios etc.
    Si alguien puede aportar citas se lo agradecería.

    Me gusta

  3. Mensaje de Michel Mottet comentando el post, que no me resisto a copiar interpretando su aquiescencia. M.Mottet tiene en el blog varios post sobre el tema y es una autoridad sobre lo que ėl considera algo fundamental en la historia de la Iglesia y el catolicismo:

    … c’est une joie profonde pour moi d’avoir pu lire cet article, joie d’autant plus profonde que le but de mes recherches depuis ma jeunesse a été de démontrer la fausseté de cette maudite théorie qui a fait un tord GIGANTESQUE à l’Eglise, puisque cette erreur inspirée par Satan est l’un des dogmes de la franc-maçonnerie pour démontrer que l’Eglise se trompait.

    Je vous remercie donc du fond du cœur car vous ne pouvez pas savoir toutes les couleuvres que j’ai dû avaler dans ma vie pour essayer de faire comprendre aux catholiques le mal immense que cette théorie leur causait.

    J’avais même demandé que cette question soit traitée au concile !

    Mais les écailles me sont vite tombées des yeux dès le discours d’ouverture de Roncalli. Il est vrai que je haïssais cet individu dès son usurpation du Siège de Pierre. Et j’ai compris qu’il s’agissait d’un anti-Christ lorsque la Vierge Marie l’a chassé du sanctuaire de Lorette où il s’était rendu avant l’ouverture du conciliabule. Toutes les télévisions qui ont transmis ces images les ont conservées, mais impossible de les faire remontrer.

    (Tellement scandalisé par ce conciliabule, j’ai d’ailleurs demandé que mon nom soit effacé des fichiers du diocèse. J’ai usé de ma liberté religieuse de refuser la secte satanique qui a pris la place de la véritable Eglise !)

    Bien cordialement à vous.

    Michel Mottet

    Me gusta

  4. Dice Miguel de San Miguel:

    “El hombre de fe debe exponer con los mismos principios de la experiencia (no digo directamente la razón) que Dios ya está de sobra demostrado (en la vivencia universal de los santos).”

    Parece que Miguel de San Miguel niega que la existencia de Dios pueda ser demostrada directamente por la razón. Eso es modernismo en estado puro, y ha sido condenado infaliblemente por la Iglesia.

    Esto es lo que dice el Magisterio:

    – “Si alguno dijere que Dios, uno y verdadero, nuestro creador y Señor, no puede ser conocido con certeza a partir de las cosas que han sido hechas, con la luz natural de la razón humana: sea anatema.”

    (Canon 1 sobre la Revelación, Constitución Dogmática “Dei Filius”, Concilio Vaticano I)

    – “En primer lugar, profeso que Dios, principio y fin de todas las cosas puede ser conocido y por tanto también demostrado de una manera cierta por la luz de la razón, por medio de las cosas que han sido hechas, es decir por las obras visibles de la creación, como la causa por su efecto.”

    (Juramento Antimodernista)

    Dice también Miguel de San Miguel:

    “A este respecto la Iglesia debe considerar que ha absolutizado la doctrina llevándola más allá de su cometido. El poder del clero fue en un tiempo casi omnímodo y esto ha sido nocivo para la labor de la Iglesia de transformar espiritualmente al mundo. (…) Si antes la fe confundida por la mente coartaba la ciencia experimental…”

    Contra esto, dice infaliblemente la Iglesia:

    – “Como en el depósito de la fe se contienen solamente las verdades reveladas, bajo ningún concepto corresponde a la Iglesia juzgar sobre las afirmaciones de las ciencias humanas. ”

    (Proposición condenada, Decreto “Lamentabili sine exitu”, núm. 5)

    – “Además la Iglesia que, junto con el oficio apostólico de enseñar, ha recibido el mandato de custodiar el depósito de la fe, tiene por encargo divino el derecho y el deber de proscribir toda falsa ciencia, a fin de que nadie sea engañado por la filosofía y la vana mentira. Por esto todos los fieles cristianos están prohibidos de defender como legítimas conclusiones de la ciencia aquellas opiniones que se sabe son contrarias a la doctrina de la fe, particularmente si han sido condenadas por la Iglesia; y, más aun, están del todo obligados a sostenerlas como errores que ostentan una falaz apariencia de verdad.”

    (Constitución Dogmática “Dei Filius”, cap. 4)

    Me gusta

  5. Confirmo lo que pensaba, los padres de la Iglesia no trataron el tema del geocentrismo, heliocentrismo ni ningún tema científico que roce estos temas. No me vale la cita perdida de san Basilio, eso no es un consenso. Consenso es cuando hay varios expositores que escriben tratados analizando el asunto y coinciden. Sobre todo si los que analizan el asunto tienen toda la información de necesaria para comprender los fenómenos, cosa que tampoco ocurría en la época de los padres de la Iglesia.

    Evidentemente, tales estudios de los padres de la Iglesia no existen en este tema, porque los padres de la iglesia estaban dedicados a resolver las cuestiones cristológicas. Y, por favor, no me incluyan a San Aristóteles entre los padres de la Iglesia.

    Tampoco sirven las citas de la Biblia porque la interpretación literal, si bien es generalmente recomendada, no es obligatoria. Tampoco hay magisterio de los Papas, y el que hay como lo que se dice en IN PRAECLARA SUMMORUM (1921) Benedicto XV no es favorable al geocentrismo.

    En cuanto a lo que dice San Belarmino en la carta: “con respecto al sol y la tierra, ningún hombre sabio necesita corregir el error, puesto que claramente experimenta que la tierra está quieta y que su ojo no le engaña cuando enjuicia que se mueve el sol, al igual que no le engaña cuando enjuicia que la luna y las estrellas se mueven” Francamente es lamentable que la prueba que aporta se reduce al juicio subjetivo de “mi ojo no me engaña” y que la tierra no se mueve porque no siento ningún movimiento en el cuerpo…

    En resumen:

    1) Negar el geocentrismo no es negar la revelación de Dios. Dios no vino a revelar como funcionan ni los planetas ni los electrones. Tampoco es negar la inerrancia de las escrituras. Las escrituras hay que leerlas con sabiduría.

    2) Negar el geocentrismo no es ir en contra la tradición de la Iglesia, ya que no hay un “astronomía tradicional” ni cosa que se le parezca.

    3) Negar el geocentrismo no va contra la razón natural. Supongo que aqueel que dice que va contra la razón debe creer que el es el único inteligente y todo el resto del mundo son tontitos que no razonan ¿no es un poco soberbio? ¿no sería mejor ponerse a estudiar un poco de física?

    4) Negar el geocentrismo no contradice los experimentos físicos. Ningún experimento físico ha demostrado la existencia de un sistema de referencia obligatorio fijo a la tierra en el que esté inmóvil. Por el contrario los experimentos confirman que es indiferente donde se coloque el sistema de referencia, el sol, la tierra o donde sea.

    Ustedes eligen, o bien los puntos 1-4 son verdaderos o bien miles y miles de científicos han orquestado una confabulación para ocultar que la Tierra es el centro del universo como parte de un plan para atacar a la Iglesia.

    PD: Hacer del geocentrísmo una cuestión de fe y querer imponerlo es un grave error no ya científico sino religioso. Lamentablemente se le hace el juego al demonio, que quiso abrir esta grieta entre las ciencias naturales y la religión católica para así presentar a la Iglesia como la enemiga de la inteligencia, retrógrada, etc, Si hay una, esa es la verdadera confabulación.

    El deber de un católico, ante la evidencia experimental constatada debe ser encontrar como se puede conciliar con la revelación. Ambas cosas, las verdades naturales y las verdades reveladas (Escrituras) forman parte de una sola verdad que viene de Dios, por lo tanto no puede haber contradicciones.

    Me gusta

  6. Se equivoca, Jorge Rodríguez, pues los Padres de la Iglesia escribieron muchísimo sobre Geocentrismo, puede leer citas en la obra de Andrew Louth, “La Biblia Comentada por los Padres”. Antiguo Testamento. Tomo I, Génesis 1-11. Editor general: Thomas C. Oden. Director de la edición en castellano: Marcelo Merino Rodríguez.
    De las citas sobre el Geocentrismo de los Padres (podéis leer algunas en la obra indicada) se puede sacar las siguientes conclusiones:
    1) Los Padres siempre afirman que la Tierra está en reposo en el centro del universo. 2) Los Padres nunca afirman que el sol es el centro del universo.3) Los Padres nunca afirman que el sol gira alrededor de la Tierra, incluso en sus análisis científicos del universo. 4) Los Padres siempre se refieren en los mismos términos al movimiento del sol y de la luna.5) Los Padres tenían pleno conocimiento que algunos filósofos griegos sostenían que la Tierra gira y rota, pero ellos jamás aceptaron esos planteamientos. 6) Los Padres aceptaron las afirmaciones de caldeos, egipcios y griegos en cuanto a la centralidad y no movilidad de la Tierra.7) Los Padres, siguiendo los primeros versículos de Génesis 1, sostenían que la Tierra fue creada primero; luego la luz y los demás cuerpos celestes. La única excepción, debemos decirlo, es San Agustín quien sostenía que todos los cuerpos celestes fueron creados al mismo tiempo. Defendiendo, por supuesto, la creación directa, ex nihilo.

    Me gusta

  7. El Papa Pio XII enseña que los primeros capítulos del Génesis se deben interpretar literalmente, y en el Génesis está revelado que el sol fue creado al cuarto día de haber sido creada la tierra, y que este astro tiene como finalidad no ser el centro del universo creado, sino de iluminar y marcar las estaciones.

    Me gusta

  8. En las escrituras, la tierra viene a simbolizar la religión, que debe estar basada en principios inmutables, por eso en el Apocalipsis hay una bestia que sale de la tierra y es un falso profeta en el ámbito de lo religioso. Las escrituras aprovechan ejemplos de la experiencia sensible de la gente para expresar verdades religiosas superiores no verdades físicas del mundo natural. Por ejemplo, cuando dice que los cristianos somos la sal de la tierra, evidentemente no significa que estemos hechos de sal ni que haya que ir por los campos tirando sal, si no que el cristiano tiene las propiedades conservantes y purificadoras de la sal en el ámbito de lo religioso (tierra)

    Por el contrario, lo mudable o cambiante está simbolizado con el mar, Ap 17: “las aguas que has visto, sobre las que se asienta la prostituta son los pueblos , las multitudes, las naciones y las lenguas”. Por eso hay otra Bestia que sale del agua. Por eso Jesús calmó una tormenta y caminó sobre las aguas, por el significado que eso conlleva

    También, las estrellas suelen simbolizar a los hombres sabios. El sol y la luna esta asociados a la divinidad, Por ejemplo la cara de Jesucristo glorioso es como el Sol Ap 1:16, y la mujer revestida de sol con una corona de estrellas y la luna a sus pies Ap 12 etc. Cuando Jesús dice que Dios hace salir el Sol sobre buenos y malos, es una forma de utilizar el conocimiento sensible de los oyentes para explicar una verdad superior que es el amor, la redención universal etc., no se trata de que está dando una lección de astronomía.

    Me gusta

  9. Las revelaciones que recibió la Venerable María de Jesús de Ágreda, contenidas en la obra “Mística Ciudad de Dios”, fueron consideradas de alto valor teológico y científico por numerosas autoridades de la Iglesia, que las reconocieron como auténticas revelaciones de Dios. En ellas, se afirma que el Sol gira alrededor de la Tierra.

    Copio aquí algunos fragmentos de dichas revelaciones:

    – “649 …El día tercero se le manifestaba de nuevo lo que de él refiere la escritura, que el Señor congregó las aguas que estaban sobre la tierra y formó el mar, descubriendo la tierra, para que diese frutos, como los hizo luego al imperio de su Criador, produciendo plantas, yerbas, árboles y otras cosas que la hermosean y adornan; y conoció la naturaleza, calidades y propiedades de todas estas plantas y el modo con que podían ser útiles o nocivas para el servicio de los hombres. El cuarto día conoció en particular la formación del sol, luna y estrellas de los cielos, su materia, forma, calidades, influencias, y todos los movimientos con que obran y distinguen los tiempos, los años y los días…”

    (Parte 3, Libro 8, cap. 14, núm. 649)

    – “41. Luego le manifestó el Señor en la misma ocasión las obras de la creación del cuarto día, y conoció la divina princesa María cuándo y cómo fueron formados en el firmamento los luminares del cielo para dividir el día de la noche y para que señalasen los tiempos, los días y los años; y para este fin tuvo ser el mayor luminar del cielo, que es el sol, como presidente y señor del día, y junto con él fue formada la luna, que es el menor luminar y alumbra en las tinieblas de la noche; cómo fueron formadas las estrellas en el octavo cielo, para que con su brillante luz alegrasen la noche y en ella y en el día presidieran con sus varias influencias. Conoció la materia de estos orbes luminosos, su forma, sus calidades, su grandeza, sus varios movimientos, con la uniforme desigualdad de los planetas…”

    (Parte 2, Libro 3, cap. 4, núm. 41)

    – “43. De este como precepto que puso el Señor a las criaturas celestes y el dominio que dio a María santísima sobre ellas, quedó Su Alteza con tanta potestad, que si mandara a las estrellas dejar su asiento en el cielo la obedecieran al punto y fueran a donde esta Señora les ordenara. Lo mismo hicieran el sol y los planetas, y todos detuvieran su curso y movimiento, suspendieran sus influjos y dejaran de obrar al imperio de María. Ya dije arriba que alguna vez usaba Su Alteza de este imperio; porque –como adelante veremos – le sucedió algunas en Egipto, donde los calores son muy destemplados, mandar al sol que no diese su ardor tan vehemente, ni molestase ni fatigase con sus rayos al niño Dios y Señor suyo, y le obedecía el sol en esto, afligiendo y molestándola a ella, porque así lo quería, y respetando al Sol de justicia que tenía en sus brazos. Lo mismo sucedía con otros planetas, y detenía alguna vez al sol, como hablaré en su lugar . ”

    (Parte 2, Libro 3, cap. 4, núm. 43)

    – “128. Todo esto –a nuestro entender– precedía en el cielo en el trono de la beatísima Trinidad, antes del fiat de María santísima, que luego diré. Y al tiempo de descender a sus virginales entrañas el Unigénito del Padre, se conmovieron los cielos y todas las criaturas. Y por la unión inseparable de las tres divinas personas, bajaron todas con la del Verbo, que sólo había de encarnar; y con el Señor y Dios de los ejércitos salieron todos los de la celestial milicia, llenos de invencible fortaleza y resplandor. Y aunque no era necesario despejar el camino, porque la divinidad lo llena todo y está en todo lugar y nada le puede estorbar, con todo eso, respetando los cielos materiales a su mismo Criador, le hicieron reverencia y se abrieron y dividieron todos once con los elementos inferiores: las estrellas se innovaron en su luz, la luna y sol con los demás planetas apresuraron el curso al obsequio de su Hacedor, para estar presentes a la mayor de sus obras y maravillas. ”

    (Parte 2, Libro 3, cap. 11, núm. 128)

    – “492…Y aunque no todos los justos de la tierra conocieron entonces este sacramento, pero en todos hubo algunos efectos divinos en la hora que nació el Salvador del mundo, porque todos los que estaban en gracia sintieron interior júbilo, nuevo y sobrenatural, ignorando la causa en particular. Y no sólo hubo mutaciones en los ángeles y en los justos, sino en otras criaturas insensibles, porque todas las influencias de los planetas se renovaron y mejoraron. El sol apresuró mucho su curso, las estrellas dieron mayor resplandor, y para los Reyes magos se formó aquella noche la milagrosa estrella que los encaminó a Belén…”

    (Parte 2, Libro 4, cap. 11, núm. 492)

    Me gusta

  10. Para Jorge Rodriguez:
    No debe confundir usted -como lo hace en su comentario- la interpretación del estilo profético (la cual es siempre o literal-literal o literal metafórico) con el sentido histórico de la Escritura. No es lícito hacer mezcolanza entre los diversos sentidos como hacen los modernistas y los racionalistas bíblicos. Para eso ya ROMA habó -directamente o rubricando con la Autoridad Pontificia- sobre el modo de interpretación de los primeros capítulos del Génesis: A LA LETRA, aunque nuestras cabecitas busquen otro modo, Roma ya habló al respecto: ver la respuesta de la Pontificia Comisión Bíblica del 30 de junio de 1909 (Denz.2121-2128).

    Me gusta

  11. Sin embargo Simón del Temple, Pio XII en Humani Generis, dice lo siguiente sobre la interpretación de los 11 primeros capítulos del Genesis:

    31 Y como en las ciencias biológicas y antropológicas, también en las históricas algunos traspasan audazmente los límites y las cautelas que la Iglesia ha establecido. De un modo particular es deplorable el modo extraordinariamente libre de interpretar los libros del Antiguo Testamento. Los autores de esa tendencia, para defender su causa, sin razón invocan la carta que la Comisión Pontificia para los Estudios Bíblicos envió no hace mucho tiempo al arzobispo de París [13]. La verdad es que tal carta advierte claramente cómo los once primeros capítulos del Génesis, aunque propiamente no concuerdan con el método histórico usado por los eximios historiadores grecolatinos y modernos, no obstante pertenecen al género histórico en un sentido verdadero, que los exegetas han de investigar y precisar; los mismos capítulos —lo hace notar la misma carta—, con estilo sencillo y figurado, acomodado a la mente de un pueblo poco culto, contienen ya las verdades principales y fundamentales en que se apoya nuestra propia salvación, ya también una descripción popular del origen del género humano y del pueblo escogido.

    No dice “a la letra” dice que “pertenecen al género histórico con SENTIDO verdadero” y que contienen las verdades principales con un estilo “SENCILLO Y FIGURADO”

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s