ALL POSTS

EL JUICIO DE LAS NACIONES


IMG_8680

[ Es republicación. Se vuelve a publicar para dar respuesta a algún comentario que se extrañaba de la distinción hecha por mí (siguiendo a notables autores) entre Juicio de Vivos y Juicio de Muertos-vendrá a juzgar  a vivos y a muertos– que tendrían lugar en momentos diferentes e incluso muy distanciados, dentro del kairós general de los “Últimos Tiempos”]

Hace tiempo me había propuesto dedicar un post a esta importante cuestión: El Juicio de las Naciones o Juicio Universal de los vivos. En el Credo recitamos “Creo que vendrá con gloria a juzgar a los vivos y los muertos”. Ahora bien se imponen algunas precisiones y sobre todo distinciones que aclaren nuestra comprensión sobre el Juicio Universal, en el que perecerán todos los impíos de la tierra, dando lugar a algunos para que se arrepientan. Respecto de los “justos” grupo en el que nos esforzamos en ser comprendidos, tampoco se puede afirmar que nos veamos libres de perecer en tan terrible experiencia, pues muchos, aunque morirán/moriremos, sin embargo conseguirán/conseguiremos, como esperamos,  la salvación eterna.

Antes de seguir, tengo que aclarar que en un primer momento pensé en documentarme con escritos pertinentes, e incluso madurar mi comprensión del tema y aun estructurar el post con más reposo. Vengo haciendo esto desde hace algún tiempo. Sin embargo como el tema es amplísimo, amenaza con prologarse mi preparación un excesivo tiempo que al final me aparte de mi propósito, que es servir YA al crecimiento espiritual de los lectores del blog y ayudar a prepararse  a ese Dies Irae, Día de la ira, la calamidad y miseria. Al post, pues le faltará cierta maduración para lograr encerrar en  un  corto espacio, lo que creo puede ilustrar el tema: El Juicio de las naciones. También espero que con los comentarios que surjan, logremos entre todos  confeccionar algo más completo y preciso.

No es algo novedoso el tratamiento del tema en este blog, pues muchas veces hemos escrito, tanto en entradas como en comentarios, extremos relacionados con el tema principal que es el JUICIO DE LAS NACIONES. Estos extremos abarcan estudios no sólo sobre el Juicio, sino sobre realidades escatológicas, íntimamente relacionadas entre sí, como son el´”Reino Milenario”, la “Primera resurrección” “El Juicio Final” los “Últimos tiempos”, la  “Profecía Católica”, “Apariciones marianas” etc..

Aquí es oportuna la aclaración que hago a  quien nos recuerde  la enseñanza de la Iglesia en toda su historia, que es y ha sido común entre los católicos. Como dice el autor que cito más abajo :

Sobre esos eventos finales se ha hecho corriente entre los cristianos un sistema muy sencillo, que podemos llamar teológico, por ser el que interesa a la teología, y que podría expresarse así: Sesión del Señor a la diestra del Padre; su vuelta al juicio final; universal resurrección muertos; celebración del juicio final en que se hace la separación entre buenos y malos, y cada uno va a ocupar su puesto en la eternidad feliz o desgraciada. Todo esto es verdad pero no toda la verdad. La Escritura Profética en su conjunto es mucho más rica y puntual, así acerca del juicio como de la resurrección. El juicio que en ese esquema brevísimo se nos da, no es el juicio escatológico en su totalidad, sino sólo el último acto de ese juicio, que por eso se llama justamente juicio final. 

Igualmente vendría al caso referirse al conocido texto de San Juan, 16,13:

“Aún tengo muchas cosas que deciros pero ahora no podéis comprenderlas. Pero cuando venga el Espíritu de la Verdad, Él os guiará a conocer toda la verdad.. y podréis conocer las cosas que están por venir”

Ya sabíamos que las profecías, como dijo Pascal, no se comprenden hasta que suceden o están próximas a suceder.  Los mismos profetas, tanto bíblicos como particulares, quizás no comprendieron todo el alcance de lo que predecían.  Como dice San Juan de la Cruz  en el capítulo 19, libro II, de la “Subida”  reproducido en el blog en el interesante post La Letra de la Escritura,

aunque las visiones y locuciones de Dios son verdaderas y siempre en sí ciertas, no lo son siempre para con nosotros. La una es por nuestra defectuosa manera de entenderlas, y la otra, porque las causas de ellas a veces son variables.

Y también:

Y era que estas profecías se habían de entender espiritualmente de Cristo; según el cual sentido eran verdaderísimas;

Quizás muchas cosas que han estado veladas a nuestros antepasados, incluso a Padres y Doctores, nos resulten más claras ahora que estamos cerca de su cumplimiento.

Dicho lo anterior diré que me baso en autores como el escriturista Don Benjamín Martín Sánchez, el P. Urrutia en su conocido folleto “El tiempo que se aproxima” y, el historiador español José María Sánchez de Toca  en su “Los Profetas de la Piel de Toro” y sobre todo en el nunca bien ponderado trabajo de Ramos García reproducido en este blog en La Perspectiva Escatológica ( Para una más cómodo lectura en formato PDF AQUÍ ). Es de lectura no sólo recomendada sino imprescindible para conocer algunos fundamentos escriturísticos y teológicos de lo dicho aquí. También reproduzco algunas cosas dichas en profecías católicas como las de las Beatas Isabel Canori Mora y Ana María Taigi.

Algunas consideraciones fuera de las de los autores anteriores son mías, por lo que pudieran estar sujetas a error. Igualmente algunas deducciones de Apariciones  marianas por si estas fueran falsas, o por lo menos mezcladas con falsedades. En realidad sólo me baso en dos apariciones controvertidas, de las que daré razón de la probabilidad que, creo, tienen: Garabandal y Ezquioga. La primera sin calificación de autoridades legítimas romanas, y la segunda sobre la que pesa una desaprobación formal del Santo Oficio (sobre lo que haré alguna distinción), son las célebres en su tiempo, 1931, “Apariciones de Ezquioga”.

El propósito de este post es profundizar en la realidad del Juicio de las Naciones y su desenlace (quizás con algún breve intermedio) en la Parusía del Señor. Intentaré delimitar la naturaleza de ese Juicio y su distinción poco conocida para el común de católicos, del Juicio Final de los muertos. Ambos juicios irán acompañados de sendas resurrecciones , la “Primera Resurrección” de algunos justos (quizás muchos o todos los bienaventurados y algunos vivos entonces-pasando por el llamado rapto) y la “Segunda Resurrección” de todos los muertos tanto bienaventurados (quizás los que no lo hayan hecho antes) y también de los precitos.

En el blog he escrito sobre todos estos extremos, pero nunca me he pronunciado sobre el Reino Milenario, o Milenarismo. Ahora declaro que me inclino a creerlo como algo profetizado y real, si bien con importantes precisiones, es decir, que un día, quizás no lejano,  estará establecido en nuestra tierra. Si bien hay que hacer una importante distinción que tiene que ver con la célebre nota del Santo Oficio acerca de que el milenarismo “tuto doceri non potest”, la inclusión en el índice de libros prohibidos de  la obra del P. Lacunza, y la desaprobación de un reinado de Cristo “visibiliter” presente en la Parusía. (Aquí me toca referirme a quienes esgrimen la inclusión de Lacunza en el Índice de libros prohibidos, por algún motivo que quizás no tenga mucho que ver con el milenarismo en alguna versión como la que aquí sustentamos, para rechazar el milenarismo totalmente, pero no tienen ningún escrúpulo en  adoptar e incluso creer firmemente  algo condenado como herejía formal como es la teoría heliocéntrica, y como “al menos error en la Fe”  la negación del Geocentrismo o sea la negación de una tierra fija e inmóvil. Ambas teorías motivaron la inclusión en el índice de los escritos de Copérnico, Galileo, Keppler y otros autores, como escritos contrarios a la Escritura Santa. A mi modo de ver no deja de ser esta actitud  algo quizás cercano al  fariseísmo y quizás a la mala fe).

Pero lo que da actualidad a lo que escribo es que creo, con algunas razones para ello, que el Juicio de las Naciones es algo que está próximo a ocurrir. Naturalmente esta afirmación, alguno la encontrará  próxima a ser uno de los posibles errores míos personales, a que antes me he  referido. Sin embargo expondré los motivos de esta creencia mía. Para no dar lugar a ambigüedades precisaré lo de próxima, puntualizando que podría realizarse pasados tres o cuatro años, en todo caso antes de 2021.(Si atendemos a alguna profecía digna de crédito). Si fallo en el pronóstico no creo que me sienta peor que San Vicente Ferrer, que se llamó a sí mismo el “Angel del Apocalipsis” que anunciaba el Juicio de Dios sobre la Tierra. Sólo que él acompañó su predicción con la resurrección de una mujer fallecida días antes, con lo que quedó Salamanca aterrada y reformada. [Quizás  su predicción pueda explicarse, cosa en la que aquí no entro].

El Juicio de las Naciones es el famoso castigo a la humanidad que es un lugar común en la profecía católica. Y por supuesto también está anunciado en muchos profetas bíblicos:

Amós, que en el cap. 5 habla del día de Yahvé. Su descripción la completa Sofonías (cap. 1-3), Jeremías (cap. 30, 31, 46), Ezequiel (cap. 7, 30, 39), Zacarías (cap. 12, 14), Isaías (cap. 13, 34, 61), Joel (cap. 2,3), Malaquías (cap. 4), Abdías  y finalmente San Juan en Apoc. (cap. 16, 14)., al que llama el “gran día del Señor” desarrollando a Ezequiel. Se trata del “díes irae” día de la ira (Sof. 1, 15). Será el tiempo de la gran manifestación de la Justicia de Dios sobre la tierra ( realidades prefiguradas antes de Cristo con la deportación de los judíos a Babilonia, con la destrucción de Jerusalén, o con los castigos a las naciones circundantes.

  • Se obscurecerá el sol, la luna y las estrellas, se estremecerán los cielos, temblará la Tierra, caerá fuego del cielo.
  • Será un terrible castigo para todas las naciones de la Tierra, en el que las dos terceras partes de los hombres serán exterminadas (Zac. 13, 8).
  • ese día abrasador como un horno LOS IMPÍOS serán consumidos como paja (Mal. 3, 13 ss)
  • en ese tiempo [antes y después] volverán los judíos a Israel
  • entonces caerá fuego del cielo
  • el resto superviviente de la humanidad se convertirá
  • siendo los judíos (que hayan sobrevivido al castigo, que podrían ser muy pocos) los últimos en convertirse y alcanzarán una gran prosperidad. (Esto último está dicho en muchos lugares del A. T, en términos que no pueden reducirse a una simple alegoría o prefiguración dicha para el Israel de Dios).
  • El Apocalipsis describe los castigos del día de Yahvé con las siete trompetas, siete copas… (cap. 8)
  • Estos castigos sucederán al fin de los tiempos. Malinterpretando lo  cual sucede que muchos no milenaristas creen que estarán cerca del fin del mundo ( Nosotros nos apartamos de esa interpretación). La Tradición católica con Orígenes, San Jerónimo, San Agustín, San Gregorio Magno, cree que la conversión de los judíos sucederá cerca del fin del mundo (Pero esto puede derivar de su renuencia a aceptar cualquier tipo de milenarismo, [o sea, añado, una época que puede calificarse como el Triunfo del Sagrado Corazón o Reino de María en la que los humanos sin dejar de ser viadores no sufrirán los continuos envites  de Satanás que entonces habrá sido lanzado al infierno, y gozarán de la presencia de la verdadera Iglesia en el mundo como única religión mundial] que por otra parte está ampliamente predicho en la Escritura y también en algunos Padres.
  • Es importante citar al profeta  Daniel que aunque no menciona el Día de Yahvé, sí habla del “fin de los tiempos”, el “fin del pecado” del pueblo judío al término de las setenta semanas de años (9, 24); al fin de los tiempos habrá una angustia como NUNCA LA HABÍA HABIDO. Después pone la Resurrección (segunda a lo que creemos) y el juicio final o juicio de muertos.
  • Cuando pasen estas cosas SURGIRÁ UN VÁSTAGO DE DAVID, que gobernará como verdadero rey y hará justicia y derecho en TODA LA TIERRA. Por las circunstancias en que se dice no puede tratarse de Cristo (Jer. 23, 5 ss)
  • El profeta Ezequiel también habla de un pastor único, que tampoco puede aplicarse a Cristo.
  • Isaías también habla de un futuro Monarca  que gobernará con justicia (32, 1)

Ahora bien todo lo anterior algunos lo aplican a un futuro grandioso, tanto de Israel como de la Iglesia restaurada en todo el mundo que tendrá una etapa de paz y  prosperidad como ÚNICA RELIGIÓN DEL MUNDO. Esto sucedería antes del fin del mundo, que al parecer estaría cercano de su desarrollo. También algunos lo aplican al FUTURO REINADO DEL SAGRADO CORAZÓN, o al Reinado de María (San Luis), o incluso al “triunfo del Inmaculado Corazón” del que se habla en Fátima (Mi firme convicción es  que la alusión a esto en Fátima no es escatológica sino limitada a los tiempos ya pasados en que el comunismo supuso una amenaza física y actual, sin perjuicio de que un futuro lo volviera a ser).  Y esto lo hacen porque lo creen incompatible con los tiempos post-parusíacos después de la “Venida del Señor en Gloria y Majestad”. Deducen gratuitamente que después de esta venida estará presente el Señor Jesús con una presencia física y visible. Imaginan un Reinado Milenario de Cristo en el que visiblemente acompañado de bienaventurados resucitados también visibles a todos, ejercerá su mando en algún lugar de la Tierra entre los hombres que ya no serian viadores.. Naturalmente el Milenio así entendido, parece incompatible con la concepción teológica tradicional y con  el cumplimiento de muchas explícitas profecías. Está concepción tradicional no tuvo más remedio que refugiarse en interpretaciones alegóricas y prefigurativas forzadas, que abandonan gratuitamente la interpretación literal de la Escritura, siempre que no hubiere motivos evidentes para no hacerlo. La presencia no visible del Señor en el Reino Milenario recuerda a los cuarenta días  después de la Resurrección en los que se hacía visible en escasas ocasiones. También la primera resurrección pudiera ser  un tópico milenarista que tuvo su correlato en los muertos que resucitaron después de la muerte del Señor.

Hay un  texto fundamental de San Pedro (2 Pe. 3, 12- 13):

“preparándoos para la venida del día del día del Señor, en el cual los cielos ardiendo serán deshechos y los elementos siendo quemados se fundirán. pero nosotros esperamos, según su promesa cielos nuevos y TIERRA NUEVA, en los que more la justicia”

Es un texto que en mi opinión mejor que ningún otro, funde el Castigo o JUICIO  de los vivos, en el día del Señor con la nueva etapa del reino mesiánico espiritual en el que habrá una TIERRA NUEVA,  que parece describir el Reino mesiánico que seguirá a aquél Día del Señor.

El  P. Urrutia rechaza el Milenarismo porque no ve como se puede compaginar con un estado similar al que ahora tenemos, porque no imagina, apegado al modo tradicional del entendimiento teológico,  una PRESENCIA DE CRISTO Y LOS RESUCITADOS,  si bien no percibida visiblemente. (En su rechazo de un texto de Ezquioga que sorprendentemente habla de esto,  se ve con más detalle). Tampoco tiene la comprensión del Día del Señor, el Castigo mil veces anunciado, como el JUICIO DE LAS NACIONES, como algo escatológico que cae dentro del dato dogmático del Juicio  con la resurrección de los muertos.

El trabajo a que me he referido de Ramos García establece las siguientes distinciones:

  • JUICIO UNIVERSAL DE VIVOS    frente al JUICIO FINAL DE MUERTOS.

(Ambos juicios son simples etapas de unas mismas realidades escatológicas)

  • PARUSÍA del SEÑOR presente real y efectivamente , aunque no visiblemente,   frente a la concepción tradicional de algunos  milenaristas de una presencia visible del Señor acompañado de los favorecidos en la Primera Resurrección en el Reinado Milenario;  y también frente a la concepción de la Tradición de una Segunda Venida del Señor visible en Gloria y Majestad, para juzgar a vivos y muertos y  reinar perpetuamente en el cielo. (Iterum venturus est  cum gloria iudicare vivos et mortuos cuius regni mon erit finis). Pero hay que notar que lo que recitamos en el Credo, puede perfectamente realizarse diferenciando los dos Juicios y separándolos en el tiempo ( sin que tenga que hablarse de Mil años cronológicos sino, en mi opinión de unos años dotados de plenitud espiritual ), con un Reinado que después de un tiempo en la tierra – mil años, expresión que denota cierta plenitud aunque no necesariamente el computo de los mil años-  seguirá en el cielo de manera que no tendrá fin.
  • AHERROJAMIENTO del diablo con la Parusía que inicia el Reinado, y otro  final aherrojamiento, cuando el diablo vuelva a subir del abismo, en el tiempo del Juicio Final de los muertos.
  • PRIMERA RESURRECCIÓN de algunos bienaventurados y los “que quedemos” (San Pablo) en  la Parusía del Señor  y SEGUNDA RESURRECCIÓN  de todos los muertos, bienaventurados y precitos.

Por su parte el escriturista Benjamín Martín Sánchez aunque no llega a estas precisiones, sí establece la distinción entre los dos Juicios, y describe una situación de los viadores después del Castigo o Juicio de las Naciones, que no tiene inconveniente en llamar MILENIO.  Ahora bien, no habla de una Parusía inmediatamente posterior al Juicio de las Naciones, ni primera resurrección. No puede ser calificado entonces  de milenarista. Su percepción de la futura grandeza de Israel fundándose en las profecías del A.T. llega a ser, en mi opinión, un tanto opresiva. Tampoco estudia lo relativo a la restauración del Templo de Jerusalén y del culto que le es propio. Esto lo hace con cierto detalle Ramos García.

Ahora nos queda describir, siempre según mi percepción e interpretación, las realidades escatológicas tal como se anuncian, aunque veladamente,  en muchas profecías privadas y  algunas, pocas, apariciones marianas. Hay que dejar bien claro que los videntes no usan términos milenaristas, e incluso puede parecer que hay un cierto interés (por parte de ellos o de quienes hablan por boca de ellos) en ocultar detalles que pudieran inducir a la creencia en el Milenio con una neta diferenciación con la concepción tradicional teológica. Hay como un interés tal en ocultar o disimular cosas que pareciera que  el Señor pretende (al modo que lo hizo en muchas profecías bíblicas) que queden en la penumbra o en cierta ambigüedad, hasta los días de su cumplimiento). En algunas profecías privadas y en la coherencia entre ellas, me baso para establecer la probabilidad del cumplimiento próximo de la Parusía del Señor, [entendida en este sentido lato]

También intentaré conciliar la concepción milenarista de algunos blogs y autores con la profecía privada católica, a la que desprecian (a pesar de la abundancia de oráculos) y muy en particular de lo que se ha venido en llamar Restauración de la Iglesia.  Las profecías privadas hablan de una Restauración o un Reinado (por ejemplo del Sagrado Corazón) que muy bien pueden cohonestarse con las profecías del Reinado Milenario. Incluso las que  hablan de un “gran Monarca” que gobierne la tierra con justicia, no se ve que no tengan su lugar propio en la concepción milenarista. Igualmente sea dicho de una nueva dinastía de Papas [no se excluye que sea un solo papa, el Papa Santo, antes del fin del mundo], iniciada sobrenaturalmente, ya entonces  fuera de Roma, que habrá quedado calcinada y totalmente destruida, que serán  fieles ejecutores visibles del Rey presente  aunque no de manera visible, con su corte de bienaventurados resucitados en la primera resurrección.

[Seguirá]

Categorías:ALL POSTS

18 replies »

  1. Me parece muy esclarecedor su interpretación del juicio de las naciones, donde de una forma sencilla explica cómo se van a desarrollar los últimos acontecimientos. Comparto su opinión sobre el Reinado Milenario, y estoy convencido que ése gran Monarca que reinará con justicia ya está sobre la tierra, y que en el momento que Nuestro Señor lo disponga va a ser ungido para regir a las Naciones con vara de hierro( Al vencedor, al que se mantenga fiel a mis obras hasta el fin le daré poder sobre las Naciones: las regirá con vara de hierro. Ap 2, 26 ).Este Gran Monarca obviamente es hijo de la mujer vestida de sol (La Mujer dio a luz un hijo varón, el que ha de regir a todas las naciones con cetro de hierro, y su hijo fue arrebatado hasta Dios y hasta su trono. Ap. 12, 5). Como describe el Padre Castellani, las dos mujeres del Apocalipsis hacen referencia a dos iglesias que están en contraposición.: La mujer vestida de sol ( La auténtica Iglesia católica que fue expulsada de Roma con el Conciliábulo Vaticano Católico II ) la cual huyó al desierto donde tiene un lugar preparado por Dios para ser allí alimentada por Dios mil doscientos sesenta días. Ap 12, 6, y la gran ramera de Babilonia que es la falsa iglesia Católica que gobierna desde el Vaticano con el falso profeta o anticristo religioso Francisco, la cual se viste de lino, púrpura y escarlata (Ap 18, 16 ), esto quiere decir que usa las obras de los grandes santos, incluso el nombre de Nuestra Señora la purísima Virgen María para aparentar que es santa y confundir. Leyendo más adelante en Ap.19, 8 el apóstol Juan nos aclara: ” El lino son las buenas acciones de los Santos”. Lo que quisiera aclarar es sobre el primer juicio que a mi parecer es el juicio que se va a realizar sobre el pueblo de Israel luego que sea destruido el anticristo y el falso profeta. ” Vosotros sois los que habéis perseverado conmigo en mis pruebas, yo por mi parte, dispongo un Reino para vosotros, como mi Padre lo dispuso para mi, para que comáis y bebáis a mi mesa en mi Reino y os sentéis sobre tronos para juzgar a las doce tribus de Israel. Lc 22, 28-30″.Si comparamos este texto de Lucas con Ap 20,4 ” Luego vi unos tronos y se sentaron en ellos, y se les dio el poder de juzgar”, notaremos que quienes van a realizar el primer juicio son los doce apóstoles, los cuales, haciendo uso de la potestad dada por Cristo mismo, se encargarán de juzgar a los hebreos, quizá porque ellos van a acoger al anticristo político como su gran Mesías luego que sea reconstruido el tercer templo de Jerusalén, además por su contumacia y rebeldía.Luego de este juicio, como usted muy bien lo aclara, viene el Milenio, donde resucitarán los primeros mártires de la Iglesia, junto con los últimos mártires, que son aquellos que no adoraron la Bestia ni su imagen,éstos resucitados reinarán junto con el Gran Monarca, que es una persona de carne y hueso como lo fue el rey David, eso si, ungido por la Santísima Trinidad , con La Verdad en su corazón y el amor a la Virgen María y a la sana doctrina de los apóstoles de Cristo.

    Me gusta

  2. Estimado Moimunán: Lo felicito por su excelente artículo. Y por el encomiable apostolado que realiza en su página, que siempre consulto con gran provecho. Me permito hacerle una observación en lo referido al plazo que media hasta la ejecución del Juicio de las Naciones, que Usted considera se producirá a más tardar para el año 2021. Según tengo entendido, desde la manifestación pública del Anticristo hasta el Juicio de las Naciones transcurrirá una semana de años, conforme a este oráculo del profeta Daniel:

    « Él impondrá una alianza a muchos
    durante una semana;
    y durante la mitad de la semana
    hará cesar el sacrificio y la oblación.
    Y sobre un ala del Templo
    estará la Abominación de la desolación,
    hasta que el exterminio decretado
    se derrame sobre el devastador. » (Dn. 9, 27)

    Tengo la impresión de que el Anomos aún no se ha manifestado públicamente, o al menos, yo no me he percatado ello, ni de quien podría ser el personaje en cuestión. Eso significaría, si estuviese en lo cierto, que el Juicio de las Naciones no podría verificarse con antelación al año 2022, y en ese año solamente en el supuesto caso de que el Hombre de Pecado hiciera su entrada en la escena política internacional en lo que queda del 2015, algo que, dicho sea de paso, me parece perfectamente posible. Considero que esa es la gran señal que activará la cuenta regresiva hacia el Dies Irae: luego del establecimiento de la « alianza » con « muchos », siete años pasarán hasta que tenga lugar el Día del Señor.

    Durante la primera mitad de la semana, el Hijo de Iniquidad buscará consolidar su hegemonía planetaria, durante la segunda mitad, ejercerá su poder efectivo de manera universal y desencadenará la última y gran persecución contra la Iglesia, conocida como « la gran tribulación », acompañada ésta por la predicación de Enoch y Elías, quienes ejercerán su ministerio durante el imperio global anticrístico, y luego serán ejecutados en Jerusalén (Ap. 11, 8).

    Cuando estos Dos Testigos del Altísimo hayan resucitado a la vista de todos, y para gran estupor y confusión de los impíos, se producirá, a mi entender simultáneamente o poco tiempo después, la Resurrección de los Santos y el Arrebatamiento de los Justos que hayan sobrevivido a la Gran Tribulación. Esto es lo que parece significar San Juan en el siguiente pasaje del Apocalipsis :

    « Pero después de tres días y medio entró en ellos el espíritu de vida enviado por Dios, y se levantaron sobre sus pies, y cayó gran temor sobre los que los vieron. Y oyeron una gran voz del cielo, que les decía: Subid acá. Y subieron al cielo en una nube; y sus enemigos los vieron. En aquella hora hubo un gran terremoto, y la décima parte de la ciudad se derrumbó, y por el terremoto murieron en número de siete mil hombres; y los demás se aterrorizaron, y dieron gloria al Dios del cielo. » (Ap. 11, 11-13)

    A esta primera resurrección, la de los santos que « vivirán y reinarán con Cristo mil años » (Ap. 20, 6), junto a la de algunos impíos, para su escarnio y vergüenza pública, subsiguiente a la de Enoch y Elías, me parecen aplicarse las siguientes palabras del profeta Daniel:

    « Y muchos de los que duermen en el suelo polvoriento
    se despertarán, unos para la vida eterna,
    y otros para la ignominia, para el horror eterno.
    Los hombres prudentes resplandecerán
    como el resplandor del firmamento,
    y los que hayan enseñado a muchos la justicia
    brillarán como las estrellas, por los siglos de los siglos. » (Dn. 12, 2-3)

    Me parece importante destacar que, contrariamente a la versión que del arrebatamiento que difunden ampliamente las diferentes sectas « dispensacionalistas » protestantes, es un hecho indudable que nosotros habremos de pasar inexorablemente por la gran tribulación, la que desempeña un papel análogo al de la Pasión del Señor en lo que respecta a su Cuerpo Místico. En cambio, es un dato igualmente cierto que seremos « dispensados » de la ira divina que se abatirá sobre el reino universal del anticristo y que tendrá por finalidad la exterminación de los malvados. Es ésta una cuestión no sólo escriturística, sino también de simple sentido común : los santos tendrán lógicamente parte en los sufrimientos de su Divino Maestro, mas serán justamente preservados del castigo temporal que la cólera divina enviará sobre las naciones apóstatas y anticrísticas.

    Seguidamente al arrebatamiento se producirá entonces el temible y pavoroso Juicio de las Naciones, el cual se prolongará por 45 días, como parece indicarlo el mismo profeta Daniel:

    « Muchos serán purificados, blanqueados y acrisolados; los malvados harán el mal, y ningún malvado podrá comprender, pero los prudentes comprenderán. A partir del momento en que será abolido el sacrificio perpetuo y será instalada la Abominación de la desolación, pasarán mil doscientos noventa días. ¡Feliz el que sepa esperar y llegue a mil trescientos treinta y cinco días!
    En cuanto a ti, ve hacia el Fin: tú descansarás y te levantarás para recibir tu suerte al fin de los días. » (Dn. 12, 10-13)

    Le hago llegar mis muy cordiales saludos en Cristo Jesús y en María Santísima.

    Me gusta

  3. Lo felicito por su excelente artículo. Me permito hacerle una observación en lo referido al plazo que media hasta su ejecución, que Usted considera será a más tardar para el año 2021. Según tengo entendido, desde la manifestación pública del Anticristo hasta el Juicio de las Naciones transcurrirá una semana de años, conforme a este oráculo del profeta Daniel:

    « Él impondrá una alianza a muchos
    durante una semana;
    y durante la mitad de la semana
    hará cesar el sacrificio y la oblación.
    Y sobre un ala del Templo
    estará la Abominación de la desolación,
    hasta que el exterminio decretado
    se derrame sobre el devastador. » (Dn. 9, 27)

    Tengo la impresión de que el Anomos aún no se ha manifestado públicamente, o al menos, yo no me he percatado ello, ni de quien podría ser el personaje en cuestión. Eso significaría, si estuviese en lo cierto, que el Juicio de las Naciones no podría verificarse con antelación al año 2022, y en ese año solamente en el supuesto caso de que el Hombre de Pecado hiciera su entrada en la escena política internacional en lo que queda del 2015, algo que, dicho sea de paso, me parece perfectamente posible.

    Considero que esa es la gran señal que activará la cuenta regresiva hacia el Dies Irae: luego del establecimiento de la « alianza » con « muchos », siete años pasarán hasta que tenga lugar el Día del Señor.

    Durante la primera mitad de la semana, el Hijo de Iniquidad buscará consolidar su hegemonía planetaria, durante la segunda mitad, ejercerá su poder efectivo de manera universal y desencadenará la última y gran persecución contra la Iglesia, conocida como « la gran tribulación », acompañada ésta por la predicación de Enoch y Elías, quienes ejercerán su ministerio durante el imperio global anticrístico, y luego serán ejecutados en Jerusalén (Ap. 11, 8).

    Cuando estos Dos Testigos del Altísimo hayan resucitado a la vista de todos, y para gran estupor y confusión de los impíos, se producirá, a mi entender simultáneamente o poco tiempo después, la Resurrección de los Santos y el Arrebatamiento de los Justos que hayan sobrevivido a la Gran Tribulación. Esto es lo que parece significar San Juan en el siguiente pasaje del Apocalipsis :

    « Pero después de tres días y medio entró en ellos el espíritu de vida enviado por Dios, y se levantaron sobre sus pies, y cayó gran temor sobre los que los vieron. Y oyeron una gran voz del cielo, que les decía: Subid acá. Y subieron al cielo en una nube; y sus enemigos los vieron. En aquella hora hubo un gran terremoto, y la décima parte de la ciudad se derrumbó, y por el terremoto murieron en número de siete mil hombres; y los demás se aterrorizaron, y dieron gloria al Dios del cielo. » (Ap. 11, 11-13)

    A esta primera resurrección, la de los santos que « vivirán y reinarán con Cristo mil años » (Ap. 20, 6), junto a la de algunos impíos, para su escarnio y vergüenza pública, subsiguiente a la de Enoch y Elías, me parecen aplicarse las siguientes palabras del profeta Daniel:

    « Y muchos de los que duermen en el suelo polvoriento
    se despertarán, unos para la vida eterna,
    y otros para la ignominia, para el horror eterno.
    Los hombres prudentes resplandecerán
    como el resplandor del firmamento,
    y los que hayan enseñado a muchos la justicia
    brillarán como las estrellas, por los siglos de los siglos. » (Dn. 12, 2-3)

    Me parece importante destacar que, contrariamente a la versión que del arrebatamiento difunden ampliamente las diferentes sectas « dispensacionalistas » protestantes, es un hecho indudable que nosotros habremos de pasar inexorablemente por la gran tribulación, la que desempeña un papel análogo al de la Pasión del Señor en lo que respecta a su Cuerpo Místico.

    En cambio, es un dato igualmente cierto que seremos « dispensados » de la ira divina que se abatirá sobre el reino universal del anticristo y que tendrá por finalidad la exterminación de los malvados.

    Es ésta una cuestión no sólo escriturística, sino también de simple sentido común : los santos tendrán lógicamente parte en los sufrimientos de su Divino Maestro, mas serán justamente preservados del castigo temporal que la cólera divina enviará sobre las naciones apóstatas y anticrísticas.

    Seguidamente al arrebatamiento se producirá entonces el temible y pavoroso Juicio de las Naciones, el cual se prolongará por 45 días, como parece indicarlo el mismo profeta Daniel:

    « Muchos serán purificados, blanqueados y acrisolados; los malvados harán el mal, y ningún malvado podrá comprender, pero los prudentes comprenderán. A partir del momento en que será abolido el sacrificio perpetuo y será instalada la Abominación de la desolación, pasarán mil doscientos noventa días. ¡Feliz el que sepa esperar y llegue a mil trescientos treinta y cinco días!
    En cuanto a ti, ve hacia el Fin: tú descansarás y te levantarás para recibir tu suerte al fin de los días. » (Dn. 12, 10-13)

    Le hago llegar mis muy cordiales saludos en Cristo Jesús y en María Santísima.

    Me gusta

  4. Si el Anticristo aparece en 2015 duraría 3 años y medio, o sea antes de 2021, porque tengo entendido que el Anticristo tendrá medio reinado en la sombra y otro medio en lo público, pues planeará la guerra de Oriente para su salida pública, saliendo con un pacto de paz con el que parará la destrucción y el mundo le abrazará.
    Por tanto, el Anticristo puede estar reinando ahora en lo oculto. Además, Cristo tuvo una vida privada y una pública, así que es muy probable que el Anticristo también tenga un periodo oculto de preparación.
    En el Apocalipsis salen 42 meses de manifestación del Anticristo. La Semana de Daniel habla se siete días que no sólo habla del reinado del Anticristo, sino del periodo de abominaciones y Gran Apostasía, que serían siete días de tiempos (¿siete generaciones de años que suman 70 años de la última generación?).

    Me gusta

  5. Es un gran gozo leer su artículo, apreciado Arca, al igual que los comentarios que le siguen. La Profecía se va aclarando a su tiempo, y muchas más almas las entenderán.
    Nos esperan grandes combates. Yo pienso que la fortaleza de los últimos fieles va pareja con la Visibilidad completa de la Iglesia Católica. Es necesario que la Iglesia entre al Milenio guiada por su Cabeza Visible, por eso creo que entre los últimos combates está el no rendirnos antes las dificultades que pone el enemigo para que tengamos un Papa. Los Dos Testigos llevarán las almas a la Iglesia, y es el Papa y la Jerarquía unida a él quienes recibirán a los conversos: los judíos y los gentiles. Estamos al final de Filadelfia, el Falso Profeta existe, el Inicuo está creciendo entre las sombras, “cuerno pequeño que se hace grande”, y el Diablo sabe que le queda poco tiempo. Los acontecimientos se precipitarán cada vez a mayor velocidad, debemos conservar “las lámparas encendidas para la llegada del Esposo a las Bodas”.

    Me gusta

  6. Si podría agregar algo que el mundo católico se olvide del nombre yave. que en su significado simple puede ser un planeta como jupiter o algo asi como enemigo (el enemigo ha sido muy astuto)
    Y el Nombre de Dios desde el comienzo el fin es “Yo soy el que es”, Yo soy Vida, dice Santa Hidegarda, y todo lo que que significa lo perfecto Padre de las luces, en el cual no hay variación ni sombra, perfecto que hasta los demonios tiemblan ante nuestro Dios vivo. dice San Santiago Apostol. O nuestro Señor Jesucristo, el Juez de las naciones, les dice ¡a este temed!
    Muchísmas gracias Señor Moinmunan.

    Me gusta

  7. Este corto video esta hecho de modo interesante y apuntaria a que el fin esta cerca, aunque les advierto que no comparto todo lo que el sitio de los que lo hicieron sube y todos los videos que producen, [ya que ese grupo sostiene el error feneita condenado por Pio XII: de que solo existe el bautismo de agua y niegan el bautismo de sangre y el de deso]

    La verdad es que la legalizacion del matrimonio gay en muchos paises apunta a una de las peores perversiones de la historia porque la consecuencia legal es que automaticamente se les da derecho a adoptar ninos. Por lo menos en EEUU asi es: todo ‘matrimonio’, sin diferenciacion de sexo, raza o religion, tiene derecho a adoptar si demuestra ser economicamente capaz y capaz de cubrir las necesidades ‘emocionales’ y ‘educativas’ del nino.

    Ni siquiera el aborto tiene tal consecuencia, porque el nino abortado muere y queda en manos de la decision de Dios, mientras que el nino entregado a un par de pervertidos es sometido a observar a diario la perversion como si fuera algo normal y por lo tanto a nunca conocer la diferencia entre el bien y el mal.

    El video esta bien hecho y aunque se podrian anadir muchos detalles, yo anadiria dos:

    1. EL creador del video era un bebe el dia en que murio Juan Pablo I y quizas no recuerda que tambien ese dia la luna se mostro de un modo raramente visto y con una estrella justo en el medio

    2. Tambien olvido’ el detalle de que cuando sube Francisco, elige un anillo de plata que habia sido acunado como modelo para Paulo VI y que Paulo VI rechaza y elige otro de oro con otra decoracion. Este anillo que Francisco decide usar en vez de mandar a hacer otro, tiene escrito en latin: Pedro Romano.

    Y aunque sabemos por las Sgdas Escrituras que Jesucristo vendra como un ladron, sin que se sepa ni el dia ni la hora, tambien sabemos por las Escrituras que asi como sabemos cuando se acerca el verano mirando a las ramas de una higuera en la cual empiezan a salir hojas nuevas (San Mateo 24:32), del mismo modo reconoceremos la cercania del fin por las siguientes caracteristicas:

    – el comienzo de los dolores preparatorios al fin, y estos seran: cuando nacion se levante contra nacion, pestilencias, hambrunas, persecuciones hasta el martirio, traiciones, odios, falsos profetas, terremotos, predicacion del evangelio en todo el mundo. la ABOMINACION DE LA DESOLACION profetizada por el profeta Daniel,… (San Mateo capitulo 24 completo)

    SI esta interpretacion fuera la correcta, estariamos muy cerca del fin, ya que Francisco esta cerca de los 80 y por razones naturales no creo que durara mas 20 anos. Asi es que a sacar las cuentas…

    Me gusta

  8. Copio lo que expresé alguna vez en un comentario en este mismo blog sobre el mismo tema, y agrego algo más:

    Quisiera tratar brevemente del “Milenio” en el Profeta Daniel, no en San Juan que lo corrobora y confirma. He aquí el texto: “…y he aquí que vino sobre las nubes del cielo Uno parecido a un hijo de hombre (expresión que Jesucristo gustaba aplicarse a Sí Mismo, lo hace 80 veces), el cual llegó al Anciano de días, y le presentaron delante de El. Y le fue dado (¿ a quién? Al hijo de hombre!) el señorío, la gloria (el Verbo ya poseía estos atributos en cuanto Dios, pero aquí se agregan “títulos al Verbo Encarnado) y el reino, y todos los pueblos y naciones y lenguas le sirvieron. (la visión es para futuro, para cuando se le de el “reino”). Su Señorío es un señorío eterno (que no perdió en la Encarnación), y su reino NUNCA será destruido.” (7. 13-14)
    Ahora bien, ¿en el cielo qué “pueblos y naciones y lenguas” existen? Evidentemente se trata de un “reino” que no podrá “ser destruido”. ¿Quién podría “destruir” en el cielo el señorío y la gloria del Verbo Encarnado? Por tanto se trata de un “reino” en la TIERRA que ningún enemigo podrá vencer, ni Gog ni Magog, ni ningún adversario. El Dragón , la antigua serpiente, lo sabe, porque conoce las Escrituras, por eso, con los dos que completan la Tríada Satánica: el Anticristo, su hijo, y el sirviente del Inicuo: el Falso Profeta, le hacen la “guerra a los santos y prevalecen sobre ellos” por “un tiempo, otro tiempo y la mitad de otro tiempo” sabiendo no obstante que aunque pretendan “guerrear contra el Cordero”, el Cordero los vencerá en Su Venida. Entonces “los santos tomarán posesión del reino” (Daniel 7.22) “y el imperio y la magnificencia de los reinos que hay DEBAJO DE TODO EL CIELO, será dado al pueblo de los santos del Altísimo. Su reino será un reino eterno…” (Daniel 7.27) hasta que acabados los “mil años” las “bestias” que les fue quitado su dominio pero prolongada la vida hasta un tiempo y un momento” (Daniel 7.12) formen el ejercito de Gog y Magog (bajo la influencia del Dragón que fue soltado) para atacar el “campamento de los santos y la ciudad amada” (San Juan Apoc.20.7-10) donde son consumidos por el fuego del cielo, y el Diablo que los seducía, fue precipitado al lago de fuego y azufre, donde están también la bestia y el falso profeta, y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos. Evidentemente ese Reino tiene un Rey, Jesucristo Rey de reyes y señor de los señores. “Y su reino no tendrá fin” le dijo el Angel Gabriel a Nuestra Señora.
    Nosotros pedimos la llegada de ese reino en el Padrenuestro, y esperamos entrar en él a través de la perseverancia y la paciencia en confesar el Nombre del Verbo, “amando la justicia y aborreciendo la iniquidad”, aún sabiendo y ¡queriendo! que el Anticristo podrá quitarnos el cuerpo con la muerte, pero no el alma adorándolo.
    Sea siempre Dios el primer servido!!!
    Por tanto este intento de batalla se desarrolla en la TIERRA, no en el cielo. Quisieron acabar el Reino de los Santos.
    Entonces, si la Iglesia ha ordenado predicar el Apocalipsis, y no está condenado ni el Milenarismo de San Juan, ni nadie niega que la Iglesia Católica es el Reino de Cristo, es evidente que lo que se prohíbe enseñar es la consideración del MODO de la PRESENCIA de Jesucristo en el Reino Milenario, pero no el Reino en sí mismo, y que por tanto como Jesucristo DEBE reinar, el CAMBIO se efectúa no en Cristo sino en el Reino, que a Su LLegada se transforma, como enseña San Pablo.
    Los Decretales disciplinares, no hacen sino impedir que se propague el error en cuanto a la Presencia -corporal o visible- de Jesucristo en Su Reino. Es misión de la Iglesia proteger la integridad de la Doctrina, por eso ajustamos nuestras cabezas y nuestros pensamientos a lo dispuesto. Nada se dice en ellos sobre la transformación que sufrirá la Creación a la Vuelta de Jesucristo, y mucho menos negar -por decreto- lo que está anunciado que sucederá: “no todos moriremos ( a la vuelta de Cristo) sino que algunos seremos TRANSFORMADOS…para volar hacia El…y así reinar con El”. Decir “algunos” es decir “la Iglesia”, pues la Iglesia no podrá estar exenta de esta transformación y no salir gloriosa. Por eso se promete a los vencedores de las Bestias, ser “columna en la Jerusalén que viene de Dios”, es decir la Iglesia Católica luego de las Bodas con el Cordero en Su Segunda Venida.
    Jesucristo es Dios Verbo Encarnado y Resucitado, y ya nunca su Sagrada Humanidad podrá perder ni un ápice de gloria, por estar unida substancialmente a la Persona del Verbo y por haber conquistado al precio de Su Sangre y de Su Cruz, un Reino eterno, cuando el “AHORA” dicho a Pilatos no negaba su realidad, sino el aplazamiento “en los tiempos y momentos del Padre” para mostrar que el Hijo “tiene todo poder en el cielo y en la tierra” y que el “AHORA” quedó suspendido en todo el período de extensión y crecimiento del “grano de mostaza”, y que tendrá su pleno cumplimiento en Su Parusía en gloria y majestad. El Verbo Encarnado, DEBE recibir por justicia los honores de Rey, pues “para eso nació” y los Reyes Magos le ofrecieron “oro” demostrando su reyecía, y el mismo cobarde Procurador romano colgó su título bien visible en la Cruz: “Iesus Nazarenus REX Iudeorum”.
    A El, a Jesucristo, Dios hecho Hombre, todo honor y toda gloria!!!! Viva Cristo-Rey!!!!

    Me gusta

  9. Rapto? Los católicos podemos creer en eso?

    Tuve hace poco un sueño muy extraño… Yo anhelo con todo mi corazón estar en una auténtica misa, quizá por eso el sueño… Pues soñé que estuve en la crucificcion, estaba yo en la primer calle de mi colonia, y al ver hacia las montañas miraba a Jesus en la cruz, pero so del pecho hacia arriba… En su agonía, no era como las películas, sino q mostraba una cara como de amor x lo q estaba pasando, como si se sintiera bien x lo q le estaban haciendo… De pronto todo se ponia oscuro… Y caian rayos.. Y yo pensaba, ya va morir… Y efectivamente, su cabeza caía xq murió, entonces hubo un gran temblor… Y una voz me decia, tenes q esperar, al tercer dia va resucitar… Y desperté… Fue hermoso, y a la vez extraño…

    Me gusta

  10. Fran, el rapto protestante es que los cristianos serán llevados a Cristo antes de la Gran Tribulación, mientras que en la Doctrina católica los cristianos deberán pasar la última prueba y tras ella vendrá Cristo sobre las nubes y ordenará a sus ángeles a que trasladen a sus fieles a los aires para reunirse con Él, por ello los santos de los últimos días no morirán como dijo San Pablo.

    Me gusta

  11. El tratar de poner es contrario a las Escrituras, “”Pero de aquel día y hora nadie sabe, ni siquiera los ángeles del cielo, ni el Hijo, sino sólo el Padre.”
    Los Cielos no se rigen por fechas sino por hechos,:32Y de la higuera aprended la parábola: cuando su rama ya se pone tierna y echa las hojas, sabéis que el verano está cerca. 33Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, sabed que El está cerca, a las puertas.…

    El juicio de Naciones, serán esos 3 días de tinieblas en que todos los impíos morirán y aunque no solo los impíos, muchos buenos también morirán,
    Isaías13:11Castigaré al mundo por su maldad y a los impíos por su iniquidad; también pondré fin a la arrogancia de los soberbios, y abatiré la altivez de los despiadados. 12Haré al mortal más escaso que el oro puro, y a la humanidad más que el oro de Ofir. 13Por tanto, haré estremecer los cielos, y la tierra será removida de su lugar ante la furia del SEÑOR de los ejércitos, en el día de su ardiente ira.
    Y tal como los que han profetizado, en esos tres días de tinieblas debemos estar en oración selladas puertas y ventanas en las que solo alumbrarán la luz de las velas benditas el día de la candelaria. Confirmado también en las Sagradas Escrituras: Isaías 26: 20Ven, pueblo mío, entra en tus aposentos y cierra tras ti tus puertas; escóndete por corto tiempo hasta que pase la indignación. 21Porque he aquí, el SEÑOR va a salir de su lugar para castigar la iniquidad de los habitantes de la tierra, y la tierra pondrá de manifiesto su sangre derramada y no ocultará más a sus asesinados.
    Pero en el mismo capítulo dice: Isaías 26: 19Tus muertos vivirán, sus cadáveres se levantarán. ¡Moradores del polvo, despertad y dad gritos de júbilo!, porque tu rocío es como el rocío del alba, y la tierra dará a luz a los espíritus.

    Dios mismo entregará el Reino en poder de sus Santos: Daniel 7:22hasta que vino el Anciano de Días y se hizo justicia a favor de los santos del Altísimo, y llegó el tiempo cuando LOS SANTOS TOMARON POSESIÓN DEL REINO..…

    Me gusta

  12. Pero cuidado, hay que tener bien presente este versículo de la Escritura, para que no vayamos a encontrarnos más bien lejos que cerca de Dios en el día de su Ira:

    Isaías 29:
    13∗Dice el Señor:
    “Por cuanto este pueblo se me acerca (sólo) con su boca, y me honra solo con sus labios, mientras SU CORAZÓN ESTÁ LEJOS DE MI,
    y el temor que me tienen no es más que un mandamiento de hombres,
    cosa aprendida de memoria…

    Nuestro amor por Dios debe ser la verdadera motivación de todos nuestros actos. No palabras aprendidas de memoria, sin que el corazón esté involucrado en el Primer mandamiento como Nuestro Señor mismo lo corroboró respondiendo al escriba:
    AMARAS AL SEÑOR TU DIOS CON TODO TU CORAZÓN, Y CON TODA TU ALMA, Y CON TODA TU MENTE. 38 Este es el grande y el primer mandamiento

    39Y el segundo es semejante a éste: AMARAS A TU PRÓJIMO COMO A TI MISMO

    Pues si no fuera así, muy bien podríamos ser esos que creyéndose sabios fueron confundidos.

    14∗por eso volveré a hacer con este pueblo cosas asombrosas,
    cosas extraordinarias y maravillosas.
    Fallará la sabiduría de sus sabios,
    y se desvanecerá la prudencia de sus prudentes.-

    Debemos por tanto anteponer a Dios en cada una de nuestras obras,
    Is 26:8 También a través de tus juicios te hemos aguardado, oh Yahvé;
    hacia tu nombre y hacia tu memoria se dirigían los anhelos de nuestra alma.
    9∗Mi alma te ansiaba en la noche, y mi espíritu, dentro de mí, te buscaba madrugando;

    Y si fuera realmente así nuestra vida, también tendríamos que agradecerlo y humildes reconocer, que es Dios y su bondad la que lo hace posible, es obra de Dios, no hay nada de que enorgullecerse sino más bien agradecer Dios, St 1:17 “pues toda obra buena y todo don perfecto proviene de lo alto del Padre de las luces”, Is 26:12 Pues todas nuestras obras nos las realizas Tú…

    Señor Jesucristo, Hijo de Dios, ten misericordia de mi, pecador.
    Dulce Corazón de María, sed la salvación de nuestras almas.

    Me gusta

  13. Como dije en otro msge. Creo que nuestra confusión estriba en poner en el mismo lugar el juicio de las Naciones, con la Parusia.

    Todos los profetas que nos han hablado de este tiempo nos hablan de un castigo, y posterior encadenamiento de Satanás pero no de La Parusía, sino del encadenamiento de Satanás, siguiendo al cual corresponden los mil años, no en Jesús viniendo, sino en Su Reinado dado a los Santos.

    Apoc. 20 Y vi a un ángel que descendía del cielo, con[a] la llave del abismo y una gran cadena en su mano. 2 Prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el Diablo y Satanás, y lo ató por mil años; 3 y lo arrojó al abismo, y lo cerró y lo selló sobre él, para que no engañara más a las naciones, hasta que se cumplieran los mil años; después de esto debe ser desatado por un poco de tiempo.

    4 También vi tronos, y se sentaron sobre ellos, y se les concedió autoridad para juzgar. Y vi las almas de los que habían sido decapitados por causa del testimonio de Jesús y de la palabra de Dios, y a los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, ni habían recibido la marca sobre su frente ni sobre su mano; y volvieron a la vida[b] y reinaron con Cristo por mil años. 5 Los demás muertos no volvieron a la vida hasta que se cumplieron los mil años. Esta es la primera resurrección.

    En el exorcismos de León XIII en la súplica a San Miguel Arcángel encontramos una clara coincidencia con este pasaje bíblico: “sujeta al dragón, la antigua serpiente, que es el diablo y Satanás, y, una vez encadenado, precipítalo en el abismo, para que nunca jamás pueda seducir a las naciones (Apoc. 20).

    En Daniel 12: también vemos la referencia a San Miguel: 1En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que vela sobre los hijos de tu pueblo. Será un tiempo de angustia cual nunca hubo desde que existen las naciones hasta entonces; y en ese tiempo tu pueblo será librado, todos los que se encuentren inscritos en el libro. 2Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra despertarán, unos para la vida eterna, y otros para la ignominia, para el desprecio eterno.…

    También en Daniel / vemos la entrega del Reino a los Santos del Altísimo: 21Mientras yo miraba, este cuerno hacía guerra contra los santos y prevalecía sobre ellos, 22hasta que vino el Anciano de Días y se hizo justicia a favor de los santos del Altísimo, y llegó el tiempo cuando los santos tomaron posesión del reino…
    25“Y él proferirá palabras contra el Altísimo y afligirá a los santos del Altísimo, e intentará cambiar los tiempos y la ley; y le serán entregados en sus manos por un tiempo, por tiempos y por medio tiempo. 26“Pero el tribunal se sentará para juzgar , y su dominio le será quitado, aniquilado y destruido para siempre. 27“Y la soberanía, el dominio y la grandeza de todos los reinos debajo de todo el cielo serán entregados al pueblo de los santos del Altísimo. Su reino será un reino eterno, y todos los dominios le servirán y le obedecerán.

    También aquí cabe la profecía del Gran Monarca y el Concilio que elegirá el Nuevo Papa, o el Papa elegido por el mismo San Pedro.

    Hasta aquí el juicio de las Naciones, luego el diablo desatado por un corto tiempo, gog y Magog La Parusía y el Juicio final. Como nos enseñan las Escrituras.

    7 Cuando los mil años se cumplan, Satanás será soltado de su prisión, 8 y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro extremos[c] de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlas para la batalla; el número de ellas es como la arena del mar. 9 Y subieron sobre la anchura de la tierra, rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada. Pero descendió fuego del cielo y los devoró. 10 Y el diablo que los engañaba fue arrojado al lago de fuego y azufre, donde también están la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.

    Si separamos los dos eventos y releemos las profecías, todas nos indican el Advenimiento del Reino de Cristo en sus Santos, el encadenamiento de Satanás por un Angel durante mil años, y todos los eventos anunciados sobre todo en Isaías sobre la armonía y paz que se vivirá en ese reino, en que todas los sobrevivientes de las naciones adorarán al Unico Dios verdadero y habrá paz, “de sus espadas forjarán arados y de sus lanzas podaderas, no alzará más su espada nación contra nación, ni se adiestrarán para la guerra” Isaías 2:4
    o en Isaías 11:6 El lobo morará con el cordero, y el leopardo se echará con el cabrito; el becerro, el leoncillo y el animal doméstico andarán juntos, y un niño los conducirá.

    Leerlo de otro modo es si pensamos que los mil años de encadenamiento de Satanás ya fueron estamos y estamos en el momento que satanás será soltado por un corto tiempo, a lo que sigue la guerra de Gog y Magog, la Parusía y el juicio final.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s