ALL POSTS

SAN BEDA EL VENERABLE, DOCTOR DE LA IGLESIA. CONFESOR.


Grabado de J.W. Com. S. XVIII

Grabado de J.W. Com. S. XVIII

27 de mayo. San Beda  el Venerable. Padre de la Iglesia, Confesor. 735.


Papas AdeodatoGregorio III . Rey de Escocia: Oengus I ( Óengus Mac Fergusa ).

“Oh buen Jesús, que me  has concedido beber las dulces aguas de la ciencia, te pido que se me conceda un día  llegar a Ti, que eres la fuente de toda sabiduría y nunca perder de vista tu presencia divina. ” 
oración con la que San Beda terminaba sus obras literarias.

Escritura St. Bede. Biblia. Reims. S. XIII
Dom Mabillon habla de Bede como modelo perfecto de conocimiento en el estado monástico:

“¿Quién es ? ‘él se aplicó a toda clase de estudios e incluso a la enseñanza de los demás, sin embargo, estaba más apegado a los ejercicios de piedad y de la religión. Al verlo rezar, parecía que no le importaba el estudio, peroal ver sus obras, también parecía que no hizo otra cosa que escribir “.

image

San Juan Evangelista inspirando a San Beda. Manuscrito austriaco del S. XII

San Juan Evangelista inspirando a San Beda. Manuscrito austriaco del S. XII

[Sigue texto de “Vidas de los Santos” de A. Butler ]
san Beda dictando la traducción del evangelio de San Juan», de James Doyle Penrose, 1902.
San Beda dictando la traducción del evangelio de San Juan,
de James Doyle Penrose, 1902.

(735 p.c.) – Casi todps los datos que poseemos sobre San Beda proceden de un corto escrito del propio santo y de una emocionante descripción de sus últimas horas, debida a la pluma de uno de sus discípulos, el monje Cutberto. En el último capítulo de su famosa obra, “Historia Eclesiástica del Pueblo Inglés”, el Venerable Beda dice: “Yo, Beda, siervo de Cristo y sacerdote del monasterio de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo, de WearmoUth y Jarrow, he escrito esta historia eclesiástica con la ayuda del Señor, basándome en los documentos antiguos, en la tradición de nuestros predecesores y en mis propios conocimientos. Nací en el territorio del susodicho monasterio. A los siete años de edad, mis parientes me confiaron al cuidado del muy reverendo abad Benito (San Benito Biscop) y después, al de Ceolfrido, para que me educasen. Desde entonces, viví siempre en el monasterio, consagrado al estudio de la Sagrada Escritura. Además de la observancia de la disciplina monástica y del canto diario en la iglesia, mis mayores delicias han sido aprender, enseñar y escribir. A los diecinueve años, recibí el diaconado y a los treinta, el sacerdocio; ambas órdenes me fueron conferidas por el muy reverendo obispo Juan (San Juan de Beverley), a petición del abad Ceolfrido. Desde entonces hasta el presente (tengo actualmente cincuenta y nueve años), me he dedicado, para mi propia utilidad y la de mis hermanos, a anotar la Sagrada Escritura, basándome en los comentarios de los Santos Padres y de acuerdo con sus interpretaciones.” En seguida, el Venerable Beda hace una enumeración de sus obras y concluye con estas palabras: “Te suplico, amante Jesús, que, así como me has concedido beber las deliciosas palabras de tu sabiduría, me concedas un día llegar a Tí, fuente de toda ciencia y permanecer, para siempre, ante tu faz.”

Algunos días del año 733 los pasó San Beda en York, con el arzobispo Egberto; esto permite suponer que, de cuando en cuando, iba a visitar a sus amigos a otros monasterios; pero, fuera de esos cortos períodos, su vida estaba consagrada a la oración, al estudio y a la composición de libros. Dos semanas antes de la Pascua del año 735, el santo se vio afligido por una enfermedad del aparato respiratorio y todos comprendieron que se acercaba su fin. Sin embargo, sus discípulos continuaron sus estudios junto al lecho del santo, aunque las lágrimas ahogaban frecuentemente la voz durante las lecturas. Por su parte, el Venerable Beda dio gracias a Dios. Durante los cuarenta días que median entre la Pascua y la Ascensión, San Beda se dedicó a traducir al inglés el Evangelio de San Juan y una colección de notas de San Isidoro, sin interrumpir por ello la enseñanza y el canto del oficio divino. A propósito de esas traducciones, dijo el santo: “Las hago porque no quiero que mis discípulos lean traducciones inexactas ni pierdan el tiempo en traducir el original después de mi muerte.” El martes de Rogativas se agravó su enfermedad; sin embargo, San Beda dio sus lecciones como de costumbre, aunque decía, de vez en cuando: “Id de prisa, porque no sé cuánto tiempo podré resistir, ni si Dios va a llamarme pronto a El.”

Muerte de San Beda. William Bell Scott. S. XIX

Muerte de San Beda. William Bell Scott. S. XIX

Tras de pasar la noche en oración, San Beda empezó a dictar el último capítulo del Evangelio de San Juan. A las tres de la tarde, mandó llamar a los sacerdotes del monasterio, les repartió un poco de pimienta, incienso y unas piezas de tela que tenía en una caja y les rogó que orasen por él. Los monjes lloraron mucho cuando el santo les dijo que no volvería a verlos sobre la tierra, pero se regocijaron al pensar que su hermano iba a ver a Dios. Al anochecer, el joven que hacía las veces de amanuense le dijo: “Sólo os queda una frase por t r a d u c i r . ” Cuando el amanuense le anunció que el trabajo estaba terminado, Beda exclamó: “Has dicho bien; todo está terminado. Sostenme la cabeza para que pueda yo sentarme y mirar hacia el sitio en que acostumbraba a orar y así, podré invocar a mi Padre.” A los pocos momentos exhaló el último suspiro, postrado en el suelo de la celda, mientras cantaba: “Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.”

Se han inventado leyendas fantásticas para explicar el título de “Venerable” que se ha dado a Beda. En realidad se trata de un título de respeto que se daba frecuentemente en aquella época a los miembros más distinguidos de las órdenes religiosas. El Concilio de Aquisgrán aplicó ese título a San Beda, el año 836 y, evidentemente fue aceptado por las generaciones posteriores, que lo mantuvieron en uso a través de los siglos. Aunque Beda fue oficialmente reconocido como santo y doctor de la Iglesia en 1899, hasta hoy se le llama Venerable.

San Beda es el único inglés que ha merecido el título de Doctor de la Iglesia y el único inglés a quien Dante consideró suficientemente importante para mencionarle en el “Paraíso”. La cosa no tiene nada de sorprendente, ya que, aunque Beda vivió recluido en su monasterio, llegó a ser conocido mucho más allá de las fronteras de Inglaterra. La Iglesia occidental ha incorporado algunas de sus homilías a las lecciones del Breviario. La “Historia Eclesiástica” de Beda es prácticamente una historia de la Inglaterra anterior al año 729, “el año de los cometas”. San Beda fue una de las columnas de la cultura de la época carolingia, tanto por sus propios escritos, como por la influencia que ejerció en Europa, a través de la escuela de York, fundada por su discípulo, el arzobispo Egberto. Cierto que sabemos muy poco acerca de la vida de San Beda; pero el relato de su muerte, escrito por Cutberto, basta para recordarnos que “la muerte de los santos es preciosa a los ojos del Señor”. San Bonifacio dijo que San Beda había sido “la luz con que el Espíritu Santo iluminó a su Iglesia”. Y las tinieblas no han logrado nunca extinguir esa luz.

San Beda enseñando. Libro de oraciones de Avignon. S.XIV .

San Beda enseñando. Libro de oraciones de Avignon. S.XIV .

 

Existen muchas obras sobre San Beda y su época, escritas principalmente por autores anglicanos. Desde el punto dé vista católico, se pueden poner ciertas objeciones a la obra del historiador William Bright, Chapters of Early English Church History (1878); pero pocos autores han escrito páginas tan elocuentes e inteligentes sobre el santo. Bede: His Life, Times and Writings, editado por A. Hamilton Thompson (1935), es una valiosa colección de ensayos de autores no católicos. La biografía de H. M. Guillet, de tipo popular es excelente, lo mismo que el estudio sobre Beda que hay en la obra de R. W. Chambers, Maris Unconquerable Mínd (1939), pp. 23-52. En Acta Sanctorum apenas se encuentra algo más que una biografía atribuida a Turgot; en realidad se trata de un extracto de Simeón de Durham, en el que dicho autor relata la translación de los restos de San Beda a la catedral de Durham. La mejor edición de laEcclesiaslical History y de las otras obras históricas del santo, es la del C. Plummer (1896). Pero existen otras ediciones de tipo popular que han sido traducidas a varios idiomas. P. Herford modernizó, en 1935, la sabrosa traducción de Stapleton (1565), que había sido reeditada en 1930. Sobre el martirologio de Beda, cf. D. Quentin, Les martyrologes historiques (1908). Véase también T. D. Hardy, Descriptive Catalogue (Rolls Series), vol. i, pp. 450-455. El cardenal Gasquet escribe: “Recuérdese que en su lecho de muerte, Beda estaba traduciendo al inglés los evangelios…” Pero no se conserva ni un fragmento de esa obra destinada “a hacer llegar la Palabra de Dios a los pobres e iletrados.”

Fotos de//hodiemecum.hautetfort.com/

2 replies »

  1. San Beda, ruega por nosotros, lo de este momento para que no naufraguemos en el mar de ignorancia que nos oprime y podamos, quizás,contemplar como tu el fulgor de la Gloria Eterna de la Sabiduría de Dios…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s