[Es continuación del post anterior con el mismo título]

En lo dicho anteriormente ha quedado claro que es un abuso interpretar el canon de la infalibilidad como si se refiriese exclusivamente a las enseñanzas papales que explícitamente van acompañadas de las llamadas por muchos “condiciones de la infalibilidad” enunciadas en el canon. Esto es lo que se ha venido en llamar “magisterio ex cathedra”. Para ellos el magisterio católico es de dos clases, a saber “magisterio ex cathedra” o extraordinario (que a veces sería solemne o con pompa) y magisterio ordinario que no sería infalible. Ahora bien para conjurar el peligro de la anarquía en las creencias de los fieles, últimamente se ha introducido un nuevo término: el magisterio “auténtico” que en virtud de la persona por quien se profiere, exigiría de los fieles sumisión, obediencia y acatamiento sin dar lugar a las tendencias centrífugas del colectivo católico. No hay que olvidar que nos mantenemos en el plano doctrinal de la fe y de las cuestiones morales o las derivadas de la legislación eclesiástica (Derecho canónico, liturgia, textos pontificios que exigen cumplimiento).

Magisterio”auténtico
Aquí viene bien recordar dos hitos que dieron lugar a esta concepción del magisterio auténtico desprovisto de infalibilidad, que en nuestros días recaería sobre todo aquello declarado supuestamente “sin solemnidad”, o sea, el Concilio Ecuménico Vaticano II, Catecismo, legislación canónica, liturgia, canonizaciones, sacerdocio de la mujer, y los documentos oficiales del “papa” Francisco.

Me refiero, en primer lugar, a la conocida declaración del “papa” Juan XXIII sobre el Concilio cuyas sesiones iban a comenzar, en el sentido de que sería un “concilio pastoral”. El sentir común ha extraído de esta declaración la conclusión de que el Concilio Vaticano II, por voluntad del “papa” que lo convocó renunció desde el comienzo a hacer declaraciones infalibles. Aunque muchos no han aceptado esta conclusión patentemente abusiva, pues no se ve por qué lo pastoral excluye en sí misma la infalibilidad, la mayoría hacen oídos sordos a esta observación de sentido común, tanto más chocante cuanto que los documentos del Concilio suelen ir acompañados de palabras altisonantes que cumplen con creces las “condiciones de infalibilidad”. Pero la declaración inicial de Juan XXIII, sería algo así como un “pecado original” que determinaría los resultados doctrinales del Concilio, ya para siempre, en el limbo del “magisterio auténtico”, y por lo tanto muy inferior a lo promulgado en los demás concilios de la Iglesia.
El segundo hito, mucho más determinante que el primero, sería la declaración del “papa” Pablo VI, desde un balcón de la logia vaticana, que  entre otras palabras informales sobre temas de importancia menor, afirmaba que el Magisterio del Concilio se encuadraba en el “magisterio ordinario”  no infalible, sin dejar de ser verdadero magisterio “auténtico”. Esta declaración anulaba, por lo visto, las palabras enfáticas y solemnes,  a veces cargadas de prosopopeya, que acompañaban a los documentos conciliares.
Cualquiera se preguntaría por qué sucedió esta intervención de Pablo VI, en un sentido contrario a lo que cabría esperar de él mismo y de los fautores del Concilio. Como es fácil adivinar las palabras de Pablo VI, se inscriben en una acción tendiente a neutralizar ataques provenientes de campos diversos pero sobre todo de los “infalibilistas”. El Concilio, pasados los ditirambos de los comienzos, particularmente del mayoritario mundo eclesiástico “progresista”, recibía severas críticas de teólogos tradicionales, buenos conocedores de la doctrina de la Iglesia. Había textos en el Concilio que no resistían la comparación con encíclicas (a veces “ex cathedra”) y otros textos consagrados del magisterio. Emergían dos “infalibilidades” contrapuestas. La de los textos de siempre, y la de los textos firmados y promulgados solemnemente por el “papa” Pablo VI. La solución real de esta antinomia sólo podía venir de autores tradicionalistas, que ya empezaban a sacar la inevitable conclusión : Pablo VI no sería un verdadero papa.
Pero Pablo VI, no carecía  de reflejos. Los tuvo para negar lo que le parecía una “horrorosa calumnia” lanzada por muchos de importante autoridad que contaban con testimonios irrefragrables, y por otros que no estaban movidos por intenciones malévolas. Era el caso de notorios movimientos homosexuales de Estados Unidos, que utilizaron a Pablo VI, para justificar su modo  de vida.
Pablo  VI salió de nuevo a la palestra para desarmar el silogismo que lo condenaba a ser un “falso papa” capaz de haber firmado documentos “infalibles” pero en perfecta oposición al “magisterio infalible”: El Concilio no era, alegó, un  magisterio infalible, sino magisterio “auténtico” que debía acatarse aunque no contara con el aval de la infalibilidad. El Concilio era “magisterio ordinario” y no reclamaba para sí el marchamo de la infalibilidad y de la solemnidad del magisterio extraordinario. Las oposiciones evidentes con la doctrina de siempre, no tenían por qué derivar en desautorización de la persona que lo había promulgado.

Hay que reconocer que la jugada era un “capolavoro” de la “romanitá”. Los efectos aún perduran y han sido asimilados con naturalidad por el “cuerpo católico” y su apologética para andar por casa.

Más tarde el “papa” Benedicto XVI, en la misma línea,  reclamó a los demás lo que él, siendo el más calificado para hacerlo por su condición de “Maestro de la Fe” y por su pasado de perito conciliar, el más decisivo quizás, y experto teólogo  “radical” de extraordinaria influencia, podía hacer no sólo con acierto sino imprimiendo su colosal autoridad; reclamó, digo, que se hiciera sobre los textos del concilio, una HERMENÉUTICA DE LA CONTINUIDAD.

Ahora,  la hermenéutica de la Continuidad, ha pasado al desván de las ideas trasnochadas. Tanto más que nadie la exige. El mismo concilio está muy relativizado y caído bajo sospecha. Cada vez más se le achaca ser el culpable del declive impresionante del catolicismo actual. La fábula de “no fue el Concilio sino el espíritu del Concilio” ya no provoca más que una benévola sonrisa. Además no hay por qué gastar tinta en defender algo que bien  puede ser “falible” en su calificación de “magisterio”auténtico, y que por lo tanto es inocuo. Se aprovechan sus “bellísimos” textos en total línea con la Tradición, y sobre los textos conflictivos se corre un tupido velo.  El Concilio lo quieren reimpulsar los que, como el “papa” Francisco,  armados de un impulso cruzado y revolucionario, están realizando ante nuestros ojos la “Revolución del ‘papa’ Francisco”,  quien ha demostrado aguantar, sin mayores consecuencias, como el papel que lo aguanta todo, contradicciones entre la doctrina multisecular de la Iglesia y los documentos promulgados por él, sus intervenciones, sus homilias, sus dichos y hechos en general.

En nuestros días cualquier consideración sobre la infalibilidad del Magisterio o de la Iglesia en  general,  es simplemente una consideración inoportuna que no merece respuesta.

Hasta aquí he querido expresar unas cuantas ideas sobre el “magisterio  auténtico” y del “magisterio conciliar”, que salen al paso  inevitablemente, ante cualquiera que medite sobre la declaración del Concilio Vaticano I, sobre la infalibilidad de los romanos pontífices.  Seguiremos con lo propio de esta entrada que es resumir lo dicho en el blog, en  numerosas ocasiones, sobre la infalibilidad de los papas, distinguiendo las distintas formas de su magisterio, incluso el privado, o sea el no ejercido en el ejercicio de su cargo.

18 thoughts on “ANIVERSARIO DE LA DECLARACIÓN DE LA INFALIBILIDAD DEL PAPA (2)

  1. Muy interesante el artículo, la idea de que un papa pueda caer en herejía, hoy es muy usado por todos los que se niegan a aceptar la validez del sedevacantismo, que en realidad su base primordial es la ‘‘infalibilidad papal’’.
    Muchos citarán al papa Liberio, Honorio, Juan XII, o otros casos, diciendo que cayeron en herejía, con el fin de justificar a los ‘‘antipapas’’ post-Concilio.
    Lo cierto, es que en la historia de la Iglesia, no ha ocurrido que un papa haya caído en la herejía.
    Hace bastante tiempo, vi un video que decía una cita interesante, hoy me dediqué de buscar la cita en el libro, y es muy interesante.

    ‘‘The question was also raised by a Cardinal, What is to be done with the Pope if he becomes a heretic? It was answered that there has never been such a case ….

    La pregunta fue también planteada al Cardenal. ¿Que debe hacerse con el Papa que se convierta en un herético? Le fue respondido, que nunca ha ocurrido tal caso.

    Me gusta

  2. Observe, Moimunan, el artículo aparecido en Adelante la Fe, escrito por quien aparece como un “campeón de la resistencia” y que incluso dicta conferencias y recorre diversos países. Como aplica, una vez mas, los conceptos de hermenéutica de la continuidad??? Y de concilio pastoral???

    Parece que “pastoral” consiste en emplear expresiones al menos ambiguas. En esencia segun Schneider, la pastoral en vez de aclarar, confunde y de ella se derivan problemas y errores. Es un concepto de todo menos Católico. Pastoral es la palabra que se reinventaron para justificar toda herejía.

    Yo le preguntaría a estos campeones qué tendría q hacer o decir un “papa” de los suyos y como tendria q estar de destrozada su secta para que dijesen “no va mas”. La respuesta real es: Nunca lo harán. “Esperarán” siempre a poner un “papa bueno”. Nunca dejarán su protesta seudocatólica hasta que sea imposible porque todo se les derrumbe.

    Me gusta

    1. Si…Javier…como no!!! ..jajjaja…lo de este sitio que mencionas insulta nuestra inteligencia…te lo digo asi…soy muy directa.Marisa

      Me gusta

  3. … pero además, Schneider reconoce aparentemente que la situación actual es la peor en muchos siglos, por lo menos… es un reconocimiento verbal, ya que luego se dispone a analizar muy tranquilamente que lo que conviene respecto al “concilio” es ni rechazarlo totalmente, ni aceptarlo como infalible, bla, bla. Es decir: Schneider tiene tiempo de sacar el agua del Titanic mientras se hunde, por así decirlo. Su actitud no se corresponde con el reconocimiento que realiza.

    Si la situación fuese de ese calibre (en realidad es mucho peor, y ya viene de décadas), no tendría Schneider que estar a las puertas del Vaticano, solicitando junto a otros que Bergoglio se retire inmediatamente? No tendría que estar de penitencia, atado con cadenas a los portones vaticanos?

    No, nada de eso en el fondo le importa tanto. Démonos cuenta de que nada le importa tanto, de que es uno más de los que salen a confundir. Él siente que tiene tiempo, él cree que vendrá un “papa mejor”. Y va dando charlas por el mundo para explicar que hay que adherirse al rito “devuelto” por Ratzinger y resistir bastante, que ya vendrá un “papa mejor”.

    La profecía, Católicos, no siempre es como se piensa. Parece que fuera un conocimiento exótico

    Una persona no dice: Sí, creo que en este edificio hay un incendio, y luego se sienta a debatir las posibilidades. Pues esta es la actitud de Schneider, que en el fondo es un conciliar más, si bien uno muy “crítico” con respecto a sus jefecitos.

    Moimunan: respecto a este caso del presunto “papa Francisco” que ya reiteradamente se presenta aquí, creo que sería oportuno su juicio al respecto.

    Me gusta

  4. Me he leído el enlace que pone arriba Javier. Parece que por fin alguien empieza a hablar claro. El árbol se conoce por los frutos. Como nos dijo el Señor, ningún árbol malo puede dar frutos buenos.

    Me gusta

  5. Ahora “angel”, “paco”, “penthos”, “despiertaquillo”, se hace llamar javier, para seguir difundiendo sus herejías y promueve otro de los ochenta blogs que advirtió que abriría, en uno de sus comentarios que firmó como penthos.

    Me gusta

  6. Ya en un post de hace algunos días, y en el que en su comentario se hace llamar “paco”, y que Simón del Temple le responde, también remitió a otro blog, poniendo el enlace.
    Sr. Moimunan,
    Lo que pretende esta persona, es crear más confusión todavía, a todos aquellos que siguen su blog, pero que aún no ven con toda claridad, esta situación de apostasía, en su real magnitud.
    Antonius, en su comentario, también le pide su juicio al respecto de lo que afirma “javier”, acerca del supuesto verdadero “papa” “francisco”, lo mismo que a la Parusía del Señor, diciendo que ya ocurrió.

    Me gusta

  7. Doña Mariana:
    Igual consigue usted con sus “sospechas” que el señor Moimunan nos expulse de su blog. No hay problema. El Señor de la Gloria encontrará otros caminos para que se difunda la Verdad y prevalezca su Reino. Si el Papa Francisco es falso, desaparecerá, pero si es verdadero, superará las persecuciones de usted y muchos. Yo creo que Nuestro Señor ya vino, y está actuando. Bien se preguntó, hace dos mil años, que si encontraría fe en la tierra cuando volviese. Ciertamente, en usted, ninguna. En cuanto al tema de las herejías, el Papa Francisco ha publicado ya algunas cosas, entre ellas, ha condenado el concilio vaticano 2 en general, y alguno de los documentos del mismo en particular. Ha hablado bien claro. ¿En cual de sus escritos encuentra usted herejía?. ¿Puede denunciarla?. Mis ojos están atentos a sus comentarios de denuncia profética.
    Lamentando su poca fe, reciba un saludo fraternal en Cristo.

    Me gusta

  8. Por favor, no aduzcamos inexistentes persecuciones. Y no juzguemos la Fe de las personas que reconocen plenamente, la vacancia de Sede y la apostasía conciliar en todo lo que hace a la Fe Católica.

    Dios las trajo al desierto!! Por algo las trajo, no para creer en cualquier novedad!!

    Me gusta

  9. Angel
    Me indigna sobremanera, que haya personas como tu, que se quieren pasar de listos, atreviéndose a inventar una serie de patrañas, abusando de la ignorancia y estulticia de la mayoría de las personas, en esta situación apocalíptica que por designio de DIOS, nos ha tocado vivir.
    El día que Nuestro Santísimo Señor JESUCRISTO, venga en Su Parusía a aniquilar a todos sus enemigos los herejes, apóstatas, anticristos, va a ser del dominio público y no nada más te vas a enterar tu, para que hagas el favor de venir a contárnoslo.
    Por otra parte, para que llegue ese momento, todavía faltan varios acontecimientos, entre ellos, la Predicación de los dos Testigos. Leete el Apocalipsis de San Juan, y por favor encomiéndate a la Santísima Virgen MARÍA, vencedora de todas las herejías y reza el Santo Rosario, los quince Misterios diariamente.

    Me gusta

    1. Mariana: los dos testigos actuaron ya (años 90). Ahora estamos en la hora del caballo blanco y su Jinete, el Verbo. La segunda venida de Cristo no es herejía sino dogma de nuestra fe.

      Me gusta

      1. Angel,

        tu entiendes las cosas al revés, pues al decir que no creo en herejías, me refiero a todo lo que tu afirmas, no a que la segunda venida de Nuestro Santísimo Señor JESUCRISTO, sea herejía.

        No pienso volver a darte respuesta de nada, pues a palabras necias, oídos sordos.

        Me gusta

  10. Mi fe, no me permite creer en herejías, antes al contrario, por gracia de DIOS, las identifico inmediatamente.
    Alabado, bendecido y glorificado sea Nuestro Santísimo Señor JESUCRISTO, lo mismo que Su Santísima Madre, la Bienaventurada siempre Virgen MARÍA.

    Me gusta

  11. Perdón, de donde sacas que si es malo “desaparecerá”, en que sustentas esa premisa?
    Y si es bueno permanecerá????

    El falso pastor vivirá hasta que sea echado al lago de fuego junto con el Anticristo…
    no desaparecerá, sino que será arrojado y con ellos serán arrojados todos sus seguidores, pues el les enseñará a postrarse ante la bestia y su imagen y les inducirá a ponerse su marca en la frente o e la mano.
    Y desde el principio de su pontificado, Bergoglio lo identificó como una bendición de Dios, pronto seremos obligados por ley a ponernos la marca de la bestia, que por otro lado muchos super archi recontra tradicionalistas, no le reconocen como la marca de la bestia, y seguramente se lo pondrán echando por tierra toda su lucha por la fe.

         Apoc. 13:11 Y vi otra bestia que subía de la tierra; tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero y hablaba como un dragón. 12 Ejerce toda la autoridad de la primera bestia en su presencia, y hace que la tierra y los que moran en ella adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada. 13 También hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra en presencia de los hombres. 14 Además engaña a los que moran en la tierra a causa de las señales que se le concedió hacer en presencia de la bestia, diciendo a los moradores de la tierra que hagan una imagen de la bestia que tenía la herida de la espada y que ha vuelto a vivir. 15 Se le concedió dar aliento a la imagen de la bestia, para que la imagen de la bestia también hablara e hiciera dar muerte a todos los que no adoran la imagen de la bestia. 16 Y hace que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les dé una marca en la mano derecha o en la frente, 17 y que nadie pueda comprar ni vender, sino el que tenga la marca: el nombre de la bestia o el número de su nombre.

    Los que resistan y superen las persecuciones, y la muerte por hambre y sed que sobrevendrá porque NO PODRAN COMPRAR NI VENDER NI TRABAJAR, vivirán huyendo de la bestia de aquí para allá, serán contados entre los santos.

    Apoc. 14: 9 Entonces los siguió otro ángel, el tercero, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe una marca en su frente o en su mano, 10 él también beberá del vino del furor de Dios, que está preparado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y en presencia del Cordero. 11 Y el humo de su tormento asciende por los siglos de los siglos; y no tienen reposo, ni de día ni de noche, los que adoran a la bestia y a su imagen, y cualquiera que reciba la marca de su nombre. 12 Aquí está la perseverancia de los santos que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.
         13 Y oí una voz del cielo que decía: Escribe: “Bienaventurados los muertos que de aquí en adelante mueren en el Señor. Sí–dice el Espíritu– para que descansen de sus trabajos, porque sus obras van con ellos

    Apoc. 19:  11 Y vi el cielo abierto, y he aquí, un caballo blanco; el que lo montaba se llama Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y hace la guerra. 12 Sus ojos son una llama de fuego, y sobre su cabeza hay muchas diademas, y tiene un nombre escrito que nadie conoce sino El. 13 Y está vestido de un manto empapado en sangre, y su nombre es: El Verbo de Dios. 14 Y los ejércitos que están en los cielos, vestidos de lino fino, blanco y limpio, le seguían sobre caballos blancos. 15 De su boca sale una espada afilada para herir con ella a las naciones, y las regirá con vara de hierro; y El pisa el lagar del vino del furor de la ira de Dios Todopoderoso. 16 Y en su manto y en su muslo tiene un nombre escrito: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES.
     17 Y vi a un ángel que estaba de pie en el sol. Y clamó a gran voz, diciendo a todas las aves que vuelan en medio del cielo: Venid, congregaos para la gran cena de Dios, 18 para que comáis carne de reyes, carne de comandantes y carne de poderosos, carne de caballos y de sus jinetes, y carne de todos los hombres , libres y esclavos, pequeños y grandes.
         19 Entonces vi a la bestia, a los reyes de la tierra y a sus ejércitos reunidos para hacer guerra contra el que iba montado en el caballo y contra su ejército. 20 Y LA BESTIA FUE APRESADA, Y CON ELLA EL FALSO PROFETA QUE HACIA SEÑALES EN SU PRESENCIA, con las cuales engañaba a los que habían recibido la marca de la bestia y a los que adoraban su imagen; LOS DOS FUERON ARROJADOS VIVOS vivos al lago de fuego que arde con azufre. 21 Y los demás fueron muertos con la espada que salía de la boca del que montaba el caballo, y todas las aves se saciaron de sus carnes.

    Apoc. 20:
         1 Y vi a un ángel que descendía del cielo, con la llave del abismo y una gran cadena en su mano. 2 Prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el Diablo y Satanás, y lo ató por mil años; 3 y lo arrojó al abismo, y lo cerró y lo selló sobre él, para que no engañara más a las naciones, hasta que se cumplieran los mil años; después de esto debe ser desatado por un poco de tiempo.
         4 También vi tronos, y se sentaron sobre ellos, y se les concedió autoridad para juzgar. Y vi las almas de LOS QUE HABÍAN SIDO DECAPITADOS POR CAUSA DEL TESTIMONIO DE JESÚS y de la palabra de Dios, y A LOS QUE NO HABÍAN ADORADO A LA BESTIA NI A SU IMAGEN, NI HABÍAN RECIBIDO LA MARCA SOBRE SU FRENTE NI SOBRE SU MANO; y volvieron a la vida y reinaron con Cristo por mil años. 5 Los demás muertos no volvieron a la vida hasta que se cumplieron los mil años.

    Si no es como para fantasear , en esto, se juega la vida eterna.

    Me gusta

    1. Adri: no estamos discutiendo de Bergoglio, sino del enlace que ha puesto Javier arriba.
      Mariana: igual acaba usted siendo la necia. Como los judíos, se pasara usted otros dos mil años esperando a su particular parusía.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s