6 de agosto, Transfiguración del Señor 

P. Paul Sretenovic

140_Trans_FraAn.jpg - 45236 Bytes
La Transfiguración del Señor 

Una cosa que nos recuerda la Transfiguración de Nuestro Señor Jesucristo a los tres apóstoles, Pedro, Santiago y Juan, es la misa, en la que Jesús es alzado por el sacerdote para que todos Lo adoren, como fue el caso de los Apóstoles, que se postraron ante la Divinidad. De hecho, tal como Moisés y Elías dieron testimonio de la divinidad de Cristo en el monte Tabor, así también los ángeles, aunque invisiblemente,  están presentes en cada Consagración del pan y del vino en el Cuerpo y la Sangre de Nuestro Señor. Hay que conceder que son dos tipos de milagros diferentes. En el primero, el temor sobreviene mucho más naturalmente, dado el cambio de Jesús en su apariencia, por no hablar de la presencia de las dos figuras del Antiguo Testamento. Sin embargo, el segundo milagro es más significativo porque las sustancias del pan y del vino se transforman en Dios mismo. Sin embargo, se han dado casos en la Historia de la Iglesia, en que Dios ha intervenido para que la presencia real de Jesús en la Eucaristía aparezca a simple vista como el  Cuerpo visible y la Sangre de Cristo, lo cual fue hecho para dar a los fieles in sentido de admiración que rivalice con la de Pedro, Santiago y Juan, cuando Cristo se transfiguró delante de ellos. Llamamos a estos fenómenos “milagros eucarísticos,” en los cuales después de la consagración, el pan y el vino no sólo cambian su sustancia para convertirse en el Cuerpo y la Sangre de Nuestro Señor, sino también se convierten visiblemente a los ojos de todos, tal como es.  En algunos de los milagros eucarísticos a que me refiero, en lugar de la vista de la Hostia, aparece la figura del Niño Jesús, cuyo cuerpo se ha hecho en  la consagración del sacerdote.¿Quiere esto decir que Jesús tuviera entonces una presencia más real, que la que hubiera tenido si la consagración ocurriera como de costumbre?

 

140_Trans_Lanciano.jpg - 49532 Bytes
El milagro de Lanciano, Italia: la hostia, se transformó en carne y sangre. Abajo  , se ve tras  un examen que la carne y el tipo de sangre son humanos
140_Lanciano_close-up.jpg - 44492 Bytes

En esencia, las dos presencias – con o sin milagro – son las mismas. No de otro modo que Jesús fue sustancialmente el mismo en su vida normal y en la Transfiguración ante  los Apóstoles en el monte Tabor. Lo que se añadió en la última fue la confirmación visible de su Divinidad, cosa que aumenta sin duda la fe, la esperanza y la caridad. Usted puede recordar que en un artículo de hace dos semanas, he mencionado que la Virgen se apareció a,Santo Domingo ya San Simón Stock dando una salvaguardia a sus hijos para no caer presa de los dos enemigos del alma, el orgullo y la sensualidad. Pues bien, de la misma forma, yo creo que Dios concedió estos milagros eucarísticos como armadura para los fieles cuando se les objeta por personas influyentes heréticas, la negación de la presencia real como sucedió con Berengario de Tours en el siglo 11, y más tarde con los herejes protestantes durante la revolución protestante del siglo 16. Esos milagros han ocurrido en los dos primeros milenios de cristianismo, y podrían ocontinuar en el tercero como un recordatorio de lo que Nuestro Señor dijo a los Apóstoles en el Evangelio de Juan: “Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida . “Jesús se transfiguró delante de los Apóstoles para fortalecer su fe en su divinidad, porque su fe estaría puesta a prueba durante su Pasión, desde el Jueves Santo hasta el Viernes Santo. Este milagro no impediría caer a San Pedro  y Santiago  al igual que los milagros eucarísticos no han impedido también a muchos fieles católicos de tener períodos de duda y de oscuridad en su vida espiritual. Pero previnieron a San Juan para no abandonar el camino de la Cruz. Su fidelidad, que se fundaba en su cercanía a la Virgen, sin duda se vio reforzada por el recuerdo de esa gloria que vio en la Transfiguración.

El recuerdo de la forma en que Jesús ha escogido para manifestarse ante los ojos de los Apóstoles y a ciertos fieles  privilegiados nos ayuda a recordar su promesa de estar con nosotros todos los días, para superar nuestras dudas y el desaliento a lo largo de la “vía dolorosa”, que es nuestro día a día de la vida. Así como los concilios ecuménicos se convocaron para hacer frente a las crisis en la fe, los milagros eucarísticos y la Transfiguración, aumentan nuestra certeza acerca de la Divinidad de Nuestro Señor, y sirve para prevenir esas crisis.

Nuestra fe no debe tener fundarse sólo en los milagros, sino que debe depender de nuestra firme creencia en la divinidad de Nuestro Señor . Nuestra caridad debe depender de nuestra voluntad de unirnos con Cristo Jesús y María en el camino de la cruz, en cada momento de cada día. Los Apóstoles entenderían por completo el don de la Transfiguración sólo después de que bebieron de la copa de los sufrimientos de Nuestro Señor. Recordemos que ésta es precisamente la promesa de Nuestro Divino Salvador a Santiago y San Juan cuando Él les dijo: “Beberéis el cáliz que yo bebo.” Implícita en esta advertencia de Cristo no es simplemente una participación en su muerte, sino también en los sufrimientos interiores que tendrían que soportar por el bien de su nombre.

Debemos recordar esto en nuestros días sobre todo, porque ser fieles a la constante enseñanza y a las tradiciones de la Iglesia Católica en nuestros días difíciles significa que tendremos que compartir los sufrimientos de Cristo. Él nos invita hoy a beber del cáliz que Él bebió, de la copa de la incomprensión, del aislamiento. No siempre es fácil, pero tenemos que recordar que el fin último de nuestra fidelidad ahora es estar unidos con él en la gloria del Cielo.
La Transfiguración nos recuerda que, tal y como sucedió con los Apóstoles, que hemos de cumplir nuestro cometido en la tierra frente a todas las adversidades y los sufrimientos.

Fuente Tradition in Action

4 thoughts on “TRANSFIGURACIÓN Y TRANSUBSTANCIACIÓN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s