ALL POSTS

LAS DOTES GLORIOSAS DE LOS CUERPOS RESUCITADOS


[Es republicación de un texto publicado el año pasado por estas fechas]
image

En el post anterior  “Las Lágrimas de San Lorenzo”, hay unas consideraciones -quizás un tanto ajenas al principal propósito del post, que era hablar sobre las lluvias de estrellas que suceden en los días próximos a la fiesta de San Lorenzo, el 10 de Agosto-  sobre la “judaización” de la “iglesia” actual  las cuales traslado aquí, que se resumen en un texto del blog (con el que disentimos totalmente. Es un blog rabiosamente antisedevantista)  “La Question”  que a mí me parece acertado y que en realidad es el pensamiento tradicional de la Iglesia Católica. El texto lo traigo engarzado en otras consideraciones que abundan en las mismas ideas, con una cita no muy conocida de San Juan de La Cruz y otra de Santa Teresa.
No se puede negar la verdad manifiesta en nuestros días: La iglesia conciliar es una religión de la tierra porque ha dejado de ser una religión del cielo que hable, se preocupe, y conduzca a los fieles al cielo. Es común la negación- aunque revestida de “interpretaciones” modernistas- del dogma fundamental católico ” Extra Ecclesia nulla salus” “Fuera de la Iglesia no hay salvación”, que está muy ligado al sentir católico de la Resurrección de los cuerpos, que es negado en el judaísmo y en todas las religiones no cristianas.  Es inútil negar que este nuevo sentimiento común entre los católicos proviene de los textos conciliares, que hablan del judaísmo, el Islam, las religiones no cristianas ( o sea paganas) etc… y tiene su correlato  en la temporalidad y judaización de la liturgia, en la predicación, las misiones, y hasta en los documentos pontificios, por ejemplo, en el siguiente de Benedicto, que como llama la atención Horn en su libro “Petrus Romanus”

sobre la “Caritas in Veritate”, la tercera y última encíclica publicada por el Papa Benedicto XVI antes de que renunciara al papado, abogaba por una “autoridad política mundial”.

Benedicto_XVI_dando_la_bendicion_Papal2

Uno de los objetivos de esta autoridad mundial, según Benedicto XVI, debería ser el de “manejar la economía global; reactivar las economías afectadas por la crisis; evitar cualquier deterioro de la presente crisis y de los mayores desequilibrios consiguientes; lograr un oportuno desarme integral, una seguridad alimentaria y la paz; garantizar la protección del medio ambiente y regular los flujos migratorios”

Ésta es la línea seguida por Bergoglio en sus preocupaciones,  por la Tierra, el cambio climatico, los indígenas, el reparto desigual de la riqueza, los pobres, el deporte…
Sobre el extracto de más abajo, quiero contestar a una  objeción que hace un comentarista sobre la expresión ” carne y sangre”:

Por ejemplo, comentando a lo que dice el blog Question:
“Pretender que resucitarán en la tierra o vivirán en ella eternamente o en el cielo, en un ” cuerpo de carne y sangre “está en directa contradicción con la Escritura, y es una mentira”

Pero,¿no decimos en el Credo: Creo en … la resurrección de la carne y la vida eterna…?
Y ¿Jesús no resucitó en la carne? O tenemos que volver a meter el dedo..?Además ¿Cuales son esos pasajes de la Escritura que contradicen la resurrección en la tierra? Porque hay muchos que la sostienen.

Ésta objeción es injusta y falsa, está basada en una confusión de la expresión ” carne y sangre” con los cuerpos resucitados o gloriosos, que son justamente la antítesis de la “carne y sangre” o sea los cuerpos a que rinde culto y se rinde a ellos, la religión judaica y la iglesia conciliar. La “carne y la sangre” alude a las apetencias sensuales, económicas, temporales, de un reino mesiánico judío, que Jesucristo negó enérgicamente, lo que le costó su vida y su muerte en Cruz.
A propósito de esto me ha parecido oportuno traer un texto, en PDF, que lo he visto anónimo en internet, pero que muy problemamente sea de Royo Marín, en su libro “Teología de la salvación”. Va al final del texto traído del post citado.
Sólo añadiré que Ratzinger en su estudio sobre la “Resurrección” también adolece de una crasa  incomprensión de lo que son los “Cuerpos gloriosos” relegando el concepto de lo físico a solo lo temporal, a la “carne y la sangre” lo que le lleva a negar la inerrancia de los Evangelios, afirmando que el pasaje de Lucas 24, 36- 44. Lo siguiente

La mayoría de los exégetas consideran que [San] Lucas está exagerando  en su celo apologético, que una declaración de este tipo parece hacer regresar  a Jesús a la fisicalidad empírica que había trascendido en la resurrección. Por eso  Lucas termina contradiciendo su propia narrativa, en la que Jesús aparece de repente en el medio de los hermanos en un mundo físico que ya no está sujeto a las leyes del espacio y el tiempo. ( Jesús de Nazareth , p. 269)

Pues en el texto anterior además de adherirse a una “Resurrección” de Jesús diferente y opuesta a la ” Resurrección católica” reduce el concepto de lo físico que en sentido católico se extiende la Eucaristía y al Cuerpo resucitado de Jesús, y  es una negación del texto evangélico al que se reprocha ” exageración” y “contradicción”. Es la consecuencia de no comprender y negar las”dotes gloriosas de los cuerpos resucitados”. En lo mismo incurre el comentarista anterior,  al pretender igualar la “expresión “carne y sangre” de alcance temporal y terreno, judaico diríamos, con la existencia física de los cuerpos resucitados y gloriosos. Una de esas dotes era la “sutileza”que le permitía atravesar muros y paredes (como se narra en el texto de San Lucas) que escandalizó a Ratzinger. Él afirmaba que la resurrección fue un “salto evolutivo” que hizo que Jesús viva en el “seno de Dios” en un estado sin dimension espacio- temporal, más cercana a una idea platónica o a la ecuación de una curva de la geometría analítica existente en la Mente Divina, que  a un verdadero ser viviente, con un verdadero cuerpo físico, aunque  resucitado y glorioso.
El texto a que respondía el comentarista es el siguiente y el enlace del documento PDF va citado a  continuación.


A mí las estrellas cayendo del cielo en la fiesta de San Lorenzo, por lo que se llaman “Lágrimas de San Lorenzo“, me han hecho pensar en las lágrimas que derramaría el Santo si estuviese en vida entre nosotros por la inversión que se ha hecho en nuestros días  en la Iglesia Católica. De despreciar lo terreno y buscar con ahinco los bienes del cielo, se ha pasado a proponer metas terrenas a los católicos. Como es la de construir una nueva “civilización del amor“. Se nos proponen objetivos terrenales como la “paz universal“, la justicia social, eldesarrollo de los pueblos, el repartimiento justo de las riquezas, la igualación de las clases sociales y entre las naciones. Son cosas buenas pero se hace a expensas de lo importante, que nunca se recuerda, que es nuestra eterna salvación , que en palabras de Jesús no tiene comparación con los bienes que consigamos en el mundo y para el mundo.

Hay palabras que han desaparecido de la predicación católica.Gracia, pecado, cielo, infierno, salvación, confesión, penitencia etc..

Todo esto pienso que se llama judaización de la Iglesia. Como se dijo en otro post los que esperaban equivocadamente,en el actual pontificado “Gloria Olivae” la “conversión de los judíos”, se han encontrado con la conversión de la Iglesia al judaísmo, como incluso es patente en los cambios litúrgicos y en el uso que determinados movimientos  hacen de los ritos judaicos.

Traigo la cita de un artículo del blog la Question tal como aparece traducido en un post de este mismo blog

Así, a diferencia de las aspiraciones puramente carnales judías, las “Bienaventuranzas” de la Nueva Alianza son enteramente del cielo. De hecho, las bendiciones prometidas a Israel fueron esencialmente terrestres. Pero nosotros aunque estamos en esta tierra, como cristianos, estamos a la espera del Reino, no buscando reproducir nuestras actividades de aquí abajo en el cielo por una suerte de distorsión antropomórfica de lo divino, o tratando en vano de imaginar lo que nuestras vidas serán “post mortem” con una especulación llena de ensoñaciones de este mundo, sino que, dejando la mente en reposo sobre este tema , debemos adoptar las medidas necesarias para unirnos, en espera de que llegue el día, a nuestra verdadera patria celestial. Jesús dijo a sus discípulos: “Voy a prepararos un lugar. Y si me voy … volveré y os tomaré conmigo para que donde yo estoy, vosotros también estéis “(Juan 14, 3). El futuro de los creyentes está en el cielo y ellos deben prepararse aquí en la tierra para ese destino. Pretender que resucitarán en la tierra o vivirán en ella eternamente o en el cielo, en un ” cuerpo de carne y sangre “está en directa contradicción con la Escritura, y es una mentira . El pueblo de Israel sólo ha recibido promesas de bendiciones en un reino de la tierra, y nunca hay que confundir Israel e Iglesia, no son intercambiables. Dios cumplirá sus planes con respecto a uno y a otra, a la hora que lo decida. Con ello se puede decir con seguridad que la judaización de la Iglesia moderna, es decir, la adaptación de la iglesia a las promesas de la Escritura reservadas a Israel, ha hecho más mal que todas las otras causas combinadas, en orden a pervertir su misión y destruirla espiritualmente. Lea: Las “escandalosas bienaventuranzas” de la iglesia moderna.

Quizás fuera bueno recordar la importancia de la virtud de lapenitencia en la teología ascética tradicional y en la predicación, de la que encontramos un buen artículo en Ecce Christianus Esto nos recuerda San Juan de la Cruz  en una carta poco conocida

 

“Si en algún tiempo alguno le persuadiere, sea PRELADO u otro cualquiera, alguna doctrina de anchura, aunque la confirme con milagros, no la crea ni abrace; sino penitencia y más penitencia, y más desasimiento de todas las cosas. Y no busque a Cristo sino en la Cruz” (Carta al Padre Luis de San Ángelo en Andalucía. 1589-1590)

Por su parte la Maestra de la Vida espiritual, Santa Teresa, en un texto precioso, publicado en Ecce Christianus nos dice lo siguiente.

image

Deseo más ardientemente que nunca que Dios tenga a su servicio hombres que unan a la ciencia un completo desprendimiento de todas las cosas de aquí abajo, que no son sino mentira e irrisión: siento que la Iglesia tiene una extrema necesidad de tales hombres y estoy tan vivamente impresionada por ello, que me parece una burla afligirse por otra cosa. Por lo que no ceso de encomendar a Dios este asunto, persuadida de que uno solo de esos hombres perfectos y verdaderamente abrazados del fuego de su amor, llevará más fruto y será más útil a Su gloria que gran número de tibios e ignorantes”. SANTA TERESA  

Sin duda esta es la doctrina católica, la de los santos , la que llevaban en el corazón los mártires como San Lorenzo. Lo demás son sucedáneos o falsificaciones del catolicismo, Aunque sea  más popular. aunque sea actual. aunque reúna multitudes vociferantes ávidas de novedades, ávidas de doctrinas que hagan halagüeña comezón en sus oídos.

Éste es el documento PDF sobre las Dotes gloriosas de los resucitados que comienza con este sugestivo párrafo:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s