ALL POSTS

LOS CATECISMOS DE SAN PIO X Y LA INFALIBILIDAD DEL PAPA


[Esta entrada, ya publicada en 2015, que ahora la publico aumentada, en mi opinión, tiene gran importancia, porque quita autoridad al Catecismo Mayor de San Pío X, en favor del Catecismo de la Doctrina de Ia Doctrina Cristiana” de 1912, del mismo Papa. Muchos, utilizando ilegítimamente el Catecismo Mayor, al que incluso por el tenor de su publicación no le fue concedida la autoridad de que goza el Catecismo de 1912, sostienen doctrinas erróneas sobre la infalibilidad Pontificia, restringiendo ésta al Magisterio Solemne del papa, contra la Tradición, y el Magisterio.]

Descargar PDF

En esta entrada quiero hacer una comparación de las dos versiones del Catecismo de San Pío X. Es decir la edición publicada en 1905 “Compendio de la doctrina cristiana” (conocido como ‘Catecismo Mayor‘ , por estar destinado a los chicos mayores o de más edad, al revés que el resumen “Primeros elementos” que estaba destinado a ser usado por los pequeños)- y la edición de 1912 “Catecismo de Ia Doctrina Cristiana” que fue publicado con una carta adjunta escrita en términos solemnes , que le daba mayor autoridad y que según él Papa tenía ventajas sobre el anterior. Éste, de hecho, fue prohibido por el Papa.

En mi opinión los puntos controvertidos, o quizás erróneos , del Catecismo Mayor, son el 199 y el 200, que fueron corregidos en la edición de 1912, con el punto 116 que establece con autoridad y enorme claridad sin dar lugar a confusiones o tergiversaciones (las cuales se aprecia en el Catecismo Mayor) en la importante doctrina de la Infalibilidad Pontificia.  que se extiende a TODA la enseñanza del Papa a toda la Iglesia, es decir no sólo al Magisterio Solemne o extraordinario, sino también al Magisterio Ordinario del Papa, [cuya infalibilidad comunica a los obispos, en su magisterio Ordinario SI PERMANECEN UNIDOS A ÉL]. El Catecismo de 1912 dice textualmente :

N° 116. El Papa, por sí solo, (da solo) NO PUEDE ERRAR cuando enseña verdades reveladas por Dios, o sea es infalible cuando como Pastor y Maestro de todos los cristianos define doctrinas acerca de la fe y de las costumbres.

Quizás alguno se sorprenda del enunciado en plural- los catecismos-  del título de  este post. Es muy probable, que como fue mi caso, el lector piense que hay un solo catecismo de San Pío x. En realidad hay tres, si no contamos el precedente hecho por el mismo San Pío X, siendo obispo de Mantua (con el que serían cuatro) Esto es lo que se publica en Wikipedia en la entrada “Catechismo di Pio X” que hago preceder de un extracto en español:

  • El Catecismo de Pío X cuyo título original es “Compendio de la doctrina Cristiana” más conocido como “Catecismo Mayor”  se publicó  en 1905 y tiene 993 presuntas con sus respuestas. En 1912 se publicó otra edición con el título de “Catecismo de Ia doctrina Cristiana”  [abreviada y corregida] con 433 preguntas con sus respuestas. También se publicó uba edición reducida  “Primeros elementos de la doctrina cristiana” para los niños pequeños., con las ilustraciones apropiadas a los pequeños. Hubo un texto precedente de estos tres catecismos que fue el publicado en la diócesis de Mantua, de la que era Obispo el mismo San Pío. .
  • Il catechismo di Pio X detto più comunemente Catechismo di San Pio X dopo che l’autore divenne Santo come titolo originario Compendio della dottrina cristiana[5], meglio conosciuto come Catechismo Maggiore, nell’edizione del 1905[6], con 993 domande e rispos.e[7], e come Catechismo della dottrina cristiana nell’edizione del 1912[8][9] , con 433 domande e risposte.[10] Fu stampata anche l’edizione ridotta nota con il titolo Primi Elementi della Dottrina Cristiana[11] dedicata in particolare a bambini e ragazzi, contenente un minor numero di domande ed era a volte corredata di illustrazioni che sono rimaste nella memoria di due generazioni di italiani. Domande e risposte venivano normalmente fatte imparare a memoria durante la dottrina, pur contenendo a volte dei concetti difficili: l’idea che stava alla base di questo sistema di insegnamento è che memorizzare queste domande sarebbe tornato utile ai bambini una volta raggiunta l’età adulta, quando ne avrebbero compreso pienamente il significato.[12] Quella di Pio X è un’opera fatta realizzare elaborando un testo precedente, da lui scritto come metodo per l’insegnamento della dottrina ai ragazzi quando era ancora vescovo di Mantova, avendo a che fare principalmente con povera gente figlia di una società contadina. Va considerata quindi come un’opera figlia del suo tempo, studiata per essere compresa da una società dove ancora la cultura era poco diffusa.[15]

Dejando aparte la edición precedente compuesta por el mismo San Pío X cuando era obispo de Mantua, así como la edición dedicada exclusivamente a los niños de los  Primi Elementi della Dottrina Cristiana image con ilustraciones apropiadas, podemos hablar de dos ediciones del Catecismo: –Compendio della dottrina cristiana,  más conocido como  Catechismo Maggiore, nell’edizione del 1905, con 993 preguntas y respuestas y el Catechismo della dottrina cristiana nell’edizione del 1912, con 433 preguntas. Pudiera parecer que la segunda edición, conocida como Catecismo [detto] de San Pío X es simplemente igual a la primera edición, pero más reducida (aproximadamente tiene la mitad de preguntas). Incluso podría pensarse que ambas tienen igual autoridad, si no es mayor la del Catecismo Mayor, considerando su extensión. Sin embargo, de entrada hay algunas diferencias.  El Catecismo Mayor se publicó en 1905 y fue acompañado de una simple carta, que fue llamada “Advertencia” (Avvertenza)  al Cardenal Pietro Respighi. La segunda edición sin embargo fue acompañada de una extensa carta al mismo Cardenal, con términos muy autoritarios y apelando a su propio cargo de Pontífice [ Nos prescribimos etc] en la que se detalla las razones de esa segunda edición, pero no limitadas a la comodidad por su mayor brevedad. Esta carta está incluida en el Archivo Vaticano. He aquí un extracto de la primera carta  de junio de 1905

^ Papa Pio X, Catechismo Maggiore, Edizioni Ares, 2006, pp. 9-10.«Al Signor Cardinale Pietro Respighi Nostro Vicario Generale Signor Cardinale, La necessità di provvedere per quanto è possibile alla religiosa istituzione della tenera gioventù Ci ha consigliato la stampa di un Catechismo, che esponga in modo chiaro i rudimenti della santa fede, e quelle divine verità, alle quali deve informarsi la vita d’ogni cristiano. Pertanto fatti esaminare i molti libri di testo già in uso nelle Diocesi d’Italia, Ci parve opportuno di adottare con lievi ritocchi il testo da vari anni approvato dai Vescovi del Piemonte, della Liguria, della Lombardia, della Emilia e della Toscana. L’uso di questo testo sarà obbligatorio per l’insegnamento pubblico e privato nella Diocesi di Roma e in tutte le altre della Provincia Romana; e confidiamo che anche le altre Diocesi vorranno adottarlo per arrivare così a quel testo unico, almeno per tutta l’Italia, che è nell’universale desiderio. Con questa dolce speranza impartiamo di tutto cuore a Lei, Signor Cardinale, l’Apostolica Benedizione. Dal Vaticano, li 14 giugno 1905. Pius PP. X». ^ a b Papa Pio X, Avvertenza in Catechismo Maggiore, Edizioni Ares, 2006, p. 5.

La segunda edición más breve fue acompañada de una Carta al mismo Cardenal, cuya categoría a simple vista, puede considerarse de un orden más autorizado. Entre los documentos vaticanos se puede leer AQUÍ. En ella pueden extraerse los siguientes párrafos [precedidos con un extracto en español]

[… publicamos un Catecismo más breve y más adaptado a Ias exigencias de nuestros días que hemos examinado Nos mismo  y hemos querido que fuese examinado por muchos hermanos nuestros en el episcopado  para que expresarán su parecer y para que señalaran según su ciencia y experiencia  las modificaciones que había que introducir.

Nos ha parecido que no había que demorar por más tiempo la SUSTITUCIÓN DEL ANTERIOR TEXTO OPORTUNA POR VARIOS MOTIVOS. Con lo que será no sólo de un uso  más cómodo sino también tendrá más ventajas que el texto antiguo.

Pero a pesar de la mayor brevedad están acentuadas las verdades que hoy dúa está más atacadas, o tergiversadas u olvidadas.

Así pues, ESTE CATECISMO Y LOS “primeros elementos”  que deben utilizarse por los niños SIN CAMBIO ALGUNO DE PALABRAS,  NOS CON LA AUTORIDAD DE LA PRESENTE [Carta] LO APROBAMOS Y PRESCRIBIMOS para el uso de la diócesis y provincia de Roma, PROHIBIENDO que se siga cualquier otro texto [ Nota: hasta entonces se usaba el Catecismo Mayor. Éste fue prohibido ] Tanbién se recomienda que sea adoptado en las otras diócesis italianas.]

…un Catechismo sufficiente, che fosse molto più breve e più adatto alle esigenze odierne, Noi acconsentimmo che si riducesse l’antico Catechismo in uno nuovo, molto ristretto, che noi stessi esaminammo e volemmo fosse pure esaminato da molti nostri confratelli Vescovi d’Italia, affinché ci esprimessero il loro parere in generale, e indicassero in particolare, secondo la loro scienza ed esperienza, le modificazioni da introdurre.

Avuto da essi un favorevole apprezzamento quasi unanime, con non poche preziose osservazioni che ordinammo fossero tenute nel debito conto, Ci sembra di non dover ritardare più oltre una sostituzione di testo per vari motivi riconosciuta opportuna, fiduciosi che esso, con la benedizione del Signore, tornerà molto più comodo e altrettanto, se non più vantaggioso dell’antico, sia perchè il volume del libro e delle cose da apprendersi, assai diminuito, non disanimerà i giovanetti, già molto aggravati dai programmi scolastici, e permetterà ai maestri e catechisti di farlo imparare per intero; sia perchè vi si trovano, nonostante la brevità, più spiegate e accentuate quelle verità che oggidì, con immenso danno delle anime e della società, sono più combattute, o fraintese, o dimenticate.

..Questo Catechismo, pertanto, e i Primi elementi che da esso, per comodità dei fanciulletti, abbiamo disposto si ricavino senza mutazione di parola, Noi, con l’autorità della presente, approviamo e prescriviamo alla diocesi e provincia ecclesiastica di Roma, vietando che d’ora innanzi nell’ insegnamento catechistico si segua altro testo. Quanto alle altre diocesi d’ Italia, Ci basta esprimere il voto che il medesimo testo, da Noi e da molti Ordinari giudicato sufficiente, venga pure in esse adottato..

Como se ve como razón de esta segunda publicación, cita además de las ventajas de su mayor brevedad, las modificaciones introducidas  bajo el examen de él mismo y de muchos obispos hermanos de Italia. El Santo dice que la sustitución hecha del catecismo anterior es oportuna siendo un texto que tiene ventajas sobre el anterior que no se limitan a su mayor brevedad y que a pesar de ésta están mejor explicadas y acentuadas  aquellas verdades que hoy son más combatidas, malentendidas (fraintese) u olvidadas (dimenticate) La aprobación que para el primer texto era la de los obispos  de las diócesis  en que ya venía usándose, se convierte ahora en una casi solemne aprobación y prescripción papal, seguida de una prohibición (vietando) de que se use cualquier otro texto (si segua altro testo).  Como se ve, la carta, en mi opinión, expresa, por lo menos, algunas reservas respecto de la primera publicación, aunque sin nombrarlas explícitamente. Dejo al lector el juicio que tenga a bien expresar sobre la comparación de los dos catecismos- en los extractos aportados más abajo : el Mayor de 1905, y el más breve “Catecismo de la Doctrina Cristiana”, de 1912, que viene avalado por un confesado mayor examen por parte de él mismo y de los obispos italianos, y al que acompañan la aprobación del propio Papa (que falta en el anterior) y la prescripción de su uso y la prohibición de cualquier otro texto. Yo limito mis pesquisas a un tema muy estudiado en el blog: La infalibilidad del Papa. En el Catecismo Mayor, la Infalibilidad del Papa,  es una doctrina confusamente explicada, como explico más abajo, incluso con un añadido sustancial respecto del canon del Concilio Vaticano, que se cita īntegro,  sobre la infalibilidad (Pastor Aeternus). En el Catecismo de 1912, la infalibilidad es afirmada en una escueta fórmula que no da lugar a ninguna confusión, pues en ella se afirma la infalibilidad del Magisterio del Papa cuando “por sí solo, define doctrinas de Fe y Moral como Maestro y Pastor“. O sea no da lugar a subterfugios fundados en las diferencias entre el Magisterio Extraordinario y el Ordinario del Pontífice. A continuación transcribo los párrafos que interesan sobre la infalibilidad del Papa,, en ambos Catecismos, con su numeración. También resalto con negritas las líneas que vienen al  caso.

CATECISMO MAYOR DE SAN PÍO X

Expongo los textos que vamos a comparar, primero en italiano.

Puede descargarse AQUI AQUÍ § 4. – Del Papa e dei Vescovi.

  • 192 D. Chi è il Papa? R. Il Papa, che noi chiamiamo pure il Sommo Pontefice, o anche il Romano Pontefice, è il successore di san Pietro nella Cattedra di Roma, il Vicario di Gesù Cristo sulla terra e il capo visibile della Chiesa.
  • 193 D. Perché il Romano Pontefice è successore di san Pietro? R. Il Romano Pontefice è successore di S. Pietro, perché S. Pietro nella sua persona riunì la dignità di Vescovo di Roma e di capo della Chiesa; stabilì in Roma per divina disposizione la sua sede e ivi mori, perciò chi viene eletto vescovo di Roma è anche l’erede di tutta la sua autorità.
  • 194 D. Perché il Romano Pontefice è il Vicario di Gesù Cristo? R. Il Romano Pontefice è il Vicario di Gesù Cristo, perché lo rappresenta sopra la terra e ne fa le veci nel governo della Chiesa.
  • 195 D. Perché il Romano Pontefice è capo visibile della Chiesa? R. Il Romano Pontefice è il capo visibile della Chiesa, perché egli la regge visibilmente coll’autorità medesima di Gesti Cristo, che ne è il capo in visibile.
  • 196 D. Qual’è dunque la dignità del Papa? R. La dignità del Papa è la massima fra tutte le dignità della terra, e gli dà potere supremo ed immediato sopra tutti e singoli i Pastori e i fedeli.
  • 197 D. Può errare il Papa nell’ammaestrare la Chiesa? R. Il Papa non può errare, ossia è infallibile nelle definizioni che riguardano la fede e i costumi.
  • 198 D. Per qual motivo il Papa è infallibile? R. Il Papa è infallibile per la promessa di Gesù Cristo e per la continua assistenza dello Spirito Santo.
  • 199 D. Quando è che il Papa è infallibile? R. Il Papa è infallibile allora soltanto che nella sua qualità di Pastore e Maestro di tutti i cristiani, in virtù della suprema sua apostolica autorità, definisce una dottrina intorno alla fede o ai costumi da tenersi da tutta la Chiesa.
  • 200 D. Chi non credesse alle solenni definizioni del Papa, quali peccato commetterebbe? R. Chi non credesse alle definizioni solenni del Papa, o anche solo ne dubitasse, peccherebbe contro la fede, e se rimanesse ostinato in questa incredulità, non sarebbe più cattolico, ma eretico.
  • 201 D. Per qual fine Dio ha concesso al Papa il dono della infallibilità? R. Dio ha concesso al Papa il dono della infallibilità affinché tutti siamo certi e sicuri della verità che la Chiesa insegna.
  • 202 D. Quando fu definito che il Papa è infallibile? R. Che il Papa è infallibile fu definito dalla Chiesa nel Concilio Vaticano, e se alcuno presumesse di contraddire a questa definizione sarebbe eretico e scomunicato.
  • 203 D. La Chiesa nel definire che il Papa è infallibile ha forse stabilito una nuova verità di fede? R. No, la Chiesa nel definire che il Papa è infallibile non ha stabilito una nuova verità di fede, ma solo, per opporsi a nuovi errori, ha definito che l’infallibilità del Papa, contenuta già nella Sacra Scrittura e nella Tradizione, è una verità rivelata da Dio, e quindi da credersi come dogma o articolo di fede.
  • 204 D. Come deve comportarsi ogni cattolico verso il Papa? R. Ogni cattolico deve riconoscere il Papa, qual Padre, Pastore e Maestro universale e stare a lui unito di mente e di cuore.

CATECISMO DE LA DOCTRINA CRISTIANA (dicho de Pío x) [1912]

  • Puede descargarse el original italiano AQUÍ
  • 113. Chi è il Papa? II Papa è il successore di san Pietro nella sede di Roma e nel primato, ossia nell’apostolato ed episcopato universale; quindi il capo visibile, Vicario di Gesù Cristo capo invisibile, di tutta la Chiesa, la quale perciò si dice Cattolica-Romana.
  • 114. Il Papa e i Vescovi uniti con lui che cosa costituiscono? Il Papa e i Vescovi uniti con lui costituiscono la Chiesa docente, chiamata così perchè ha da Gesù Cristo la missione d’insegnare le verità e le leggi divine a tutti gli uomini, i quali solo da lei ne ricevono la piena e sicura cognizione che è necessaria per vivere cristianamente.
  • 115. La Chiesa docente può errare nell’insegnarci le verità rivelate da Dio? La Chiesa docente non può errare nell’insegnarci le verità rivelate da Dio: essa è infallibile, perchè, come promise Gesù Cristo, “lo Spirito di verità” * l’assiste continuamente. * Giov., XV, 26
  • 116. Il Papa, da solo, può errare nell’insegnarci le verità rivelate da Dio? Il Papa, da solo, non pquò errare nell’insegnarci le verità rivelate da Dio, ossia è infallibile come la Chiesa, quando da Pastore e Maestro di tutti i cristiani, definisce dottrine circa la fede e i costumi.

La comparación de los textos resaltados permite hacer las siguientes consideraciones:

  • En el Catecismo Mayor se añade al Canon de la Infalibilidad [ que se cita íntegro] de la Constitución Pastor Aeternus las importantes palabras “allora soltanto”. O sea dice, añadiendo,  que el papa SOLAMENTE es infalible  cuando cumple las condiciones que detalla a continuación.  Pero esto simplemente, tal como suena, es un error, porque el papa también es infalible, por lo menos, en el Magisterio ordinario propio de los obispos unidos al Papa.
  • Permite con ello que algunos tergiversando el sentido de esas condiciones (que en sí mismas también se cumplen en el Magisterio Ordinario del Papa) enseñen equivocadamente que el Papa solamente es infalible en el Magisterio Solemne. Este es el caso que hemos señalado en el post anterior, sobre la concepción errónea que sustenta Mons. Williamson:

“Williamson afirma que el Papa es infalible sólo en su Magisterio extraordinario, no en su magisterio ordinario. Dijo así :

“El Papa no goza necesariamente del Magisterio infalible de la Iglesia. Si no reúne las cuatro condiciones estrictas del Magisterio Extraordinario, o si no enseña de acuerdo con el Magisterio ordinario de la Iglesia, él  es falible. ” “

Notemos sin embargo que Williamson sí afirma contra lo omitido en el Catecismo Mayor que el Papa sí es infalible cuando enseña de acuerdo con el Magisterio Ordinario de la Iglesia  (No podía decir menos porque esto es afirmado en la  Constitución Dei Filius respecto del -ipsis verbis- Magisterio de los Obispos unidos al Papa, que él, escamoteando, llama Magisterio de la Iglesia)

  • En el número 200, el Catecismo Mayor da a entender que al católico sólo obliga el Magisterio Solemne , de los Papas (como si el sentido del Canon fuera ése). Como si no hubiera doctrinas que son obligatorias y que nunca han sido enseñadas solemnemente. También da a entender que el Magisterio Ordinario de los Papas NO ES INFALIBLE . Contra lo que creemos, bien que no sea obligatorio en muchas ocasiones.

Compárese estas confusas explicaciones del Catecismo Mayor con el escueto número 116 del -Catecismo de la Doctrina Cristiana de 1912. Traigo los dos textos, el de 1905 (n° 199 y 200) y el de 1912, ( n° 116)

Catecismo Mayor

199  ¿Cuándo el Papa es infalible?. R. El papa es infalible ASÍ PUES SOLAMENTE, en su calidad de Pastor y Maestro de todos los cristianos, en virtud de su Suprema Autoridad apostólica, define una doctrina sobre Fe y costumbres  que debe guardarse por toda la Iglesia.

Quando è che il Papa è infallibile? R. Il Papa è infallibile allora soltanto che nella sua qualità di Pastore e Maestro di tutti i cristiani, in virtù della suprema sua apostolica autorità, definisce una dottrina intorno alla fede o ai costumi da tenersi da tutta la Chiesa.

200. Quien no creyese en las solemnes definiciones del Papa, ¿qué clase de pecado cometería?

R. Quien no creyese en las solemnes definiciones del Papa, o incluso dudase de ellas, pecarìa contra la Fe, y si permaneciera en esta incredulidad, ya no sería  católico sino hereje.
200 D. Chi non credesse alle solenni definizioni del Papa, quali peccato commetterebbe? R. Chi non credesse alle definizioni solenni del Papa, o anche solo ne dubitasse, peccherebbe contro la fede, e se rimanesse ostinato in questa incredulità, non sarebbe più cattolico, ma eretico

Catecismo de 1912

N° 116. El Papa, por sí solo, (da solo) NO PUEDE ERRAR cuando enseña verdades reveladas por Dios, o sea es infalible cuando como Pastor y Maestro de todos los cristianos define doctrinas acerca de la fe y de las costumbres.

N° 116 Il Papa, da solo, non può errare nell’insegnarci le verità rivelate da Dio, ossia è infallibile come la Chiesa, quando da Pastore e Maestro di tutti i cristiani, definisce dottrine circa la fede e i costumi.

En esa fórmula no caben distingos sobre el Magisterio  Ordinario y el Solemne o Extraordinario. El Papa ejercitando su oficio de Papa, o como dijo Belarmino estableciendo la doctrina de la infalibilidad del Papa (libro 4,cap. 2 de las Controversias) “in quantum Papam”,  no puede caer en la herejía o en el error contra la Fe. Bien entendido que esto no significa que este Magisterio sea obligatorio.  Como ejemplo sólo citaré la bula de Alejandro VII Sollicitudo Omnium Ecclesiarum en la que se enseña la doctrina de la Inmaculada Concepción, pero permite discrepar de ella, lo cual  ya no sucedía cuando fue dogmáticamente proclamada por Pío IX. Así pues nos es lícito decir que, a primera vista, entre ambos Catecismos hay diferencias sustanciales. [A mi juicio en el n° 200 del Catecismo Mayor hay un claro error al restringir la infalibilidad SÓLO a las definiciones del papa SOLEMNES  (contra la historia de las verdades de Fe tenidas en Ia Iglesia y contra la obligatoriedad de creer en la enseñanza otdinaria de los obispos unidos al Papa. ( Dei Filius) ]

Seguramente tras siete años,  de uso del primer catecismo, y a la vista de aquellas verdades que hoy son más combatidas, malentendidas (fraintese) u olvidadas (dimenticateSan Pío X, consideró necesario la promulgación de otro Catecismo, donde las verdades estuvieran  mejor explicadas y acentuadas,  avalado por su autoridad, con la prohibición de usar en la diócesis de Roma, otros catecismos, invluído el Mayor, y que brilla por una claridad notable en la explanación de la doctrina de la Infalibilidad Pontificia (claridad que no existe en el Catecismo Mayor) También tengo que observar que el Catecismo Mayor ha inclinado a muchos a profesar doctrinas erróneas sobre el Magisterio Ordinario del Papa, e incluso a hacer estribar ésta en la enseñanza de la Iglesia Universal, como si el Papa y su enseñanza descansaran  en la enseñanza de la Iglesia, siendo así que la verdad es exactamente la contraria. Como dice el autor del post anterior citado, “la infalibilidad de la Iglesia deriva de la infalibilidad del Papa y sus sucesores, pero no al revés”.

En este blog ha habido disputas sobre esto y yo mismo he sostenido una discusión  con un obispo sedevacantista, escribiendo  este último bajo seudónimo, que alegaba precisamente la autoridad del Catecismo Mayor, en su traducción española de la FSSPX,  para sostener doctrinas erróneas sobre la infalibilidad del Papa, que él restringía al Magisterio Solemne y que a su juicio descansaba en/ y participaba de la Infalibilidad de la Iglesia (exactamente como Williamson). Lo cual es un error que no por lo frecuente deja de ser de una importancia trascendental. Yo creo que es un verdadero error contra la Fe.

Se puede concluir, en mi opinión, que hubo un intento de alterar por parte de modernistas anti-infalibilistas, el texto del canon de la Infalibildad de la Constitución Pastor Aeternus, en la redacción del Catecismo Mayor añadiendo las palabras “allora soltanto” en el número 199 del Catecismo, y estableciendo en  el número 200 que  el Papa era infalible por sí sólo, SOLAMENTE  en su Magisterio Solemne o Extraordinario, sugiriendo también que sólo los dogmas proclamados solemnemente eran obligatorios (cuando ha habido doctrinas obligatorias que en su tiempo no habían sido declarado dogmas y aun en el nuestro). Esta artimaña no fue percibida por el Papa San Pío X en la publicación del Catecismo Mayor (no explícitamente aprobado por él) aunque después fue enérgicamente corregido en los términos ya señalados en este post. El hecho es que San Pío X preferia y prescribía el Catecismo de 1912, que gozaba de su explícita aprobación y aun juzgaba que aun a pesar de su brevedad las  “verdades estaban mejor explicadas y acentuadas” y consideró necesaria su publicación, prohibiendo en la diócesis de Roma, cualquier otro Catecismo ( también por supuesto el Catecismo Mayor)

Por otra parte hay que observar que el Catecismo de 1912, según creo,   no está traducido al español, por lo menos en una publicación actual y accesible.  La FSSPX que ha sido diligente en traducir nuevamente y publicar el Catecismo Mayor, lo ha preferido al Catecismo de 1912, a pesar de lo escrito por San Pío X en su carta al Cardenal Pietro Respighi, de la que claramente se deduce las reservas del Santo y aun su implícita reprobación del Catecismo Mayor, puesto que consideraba necesaria la publicación de un nuevo Catecismo, PROHIBIENDO EL USO DEL TEXTO ANTERIORMENTE USADO.

14 replies »

  1. Según Williamson & Co., por ejemplo, Bergoglio puede tuitear cuantas herejías le da la gana y na’ de na’… — (No sería raro que exista algunos para los cuales el tuitear podría interpretarse como magisterio extraordinario particular…)

    Me gusta

  2. Exelente Post…
    Lo siento por los antisedevacantistas Lefevristas de FSSPX, que no hacen en nada honor al nombre, tal ves deberian cambiarlo a FSVII.

    Me gusta

  3. Pero, el punto 116 dice lo mismo que el Concilio Vaticano I. Me pàrece que poner en mayúsculas “NO PUEDE ERRAR”, para centrar ahí la vista, induce un sesgo en la interpretación, ¿porque no resaltar “cuando” y “define”?:

    El Papa, por sí solo, (da solo) no puede errar cuando enseña verdades reveladas por Dios, o sea es infalible CUANDO como Pastor y Maestro de todos los cristianos DEFINE doctrinas acerca de la fe y de las costumbres.

    Para mí no agrega nada a CVI, y debemos tomar como que el alcance del término “enseñar” es el aclarado después del “o sea”. Es decir el Papa “enseña” cuando “define doctrinas”

    Me gusta

  4. Exacto. El Catecismo de 1912 no “agrega nada al CVI” como debe ser. El papa es infalible siempre que define doctrinas acerca de la Fe o las costumbres. Lo cual también puede suceder en el magisterio ordinario. El término “definir” no implica necesariamente una definición solemne. De hecho los papas han definido constantemente doctrinas en su magisterio ordinario, y además en estos casos aunque no apele a su condición de Suprema Autoridad de hecho la está ejerciendo. Como dice San Roberto el papa es infalible cuando enseña a toda la Iglesia “in quantum Papam” en oposición a “in quantum hominem particularem”. San Alfonso dice lo mismo y contrapone la enseñanza del papa en cuanto tal, a la que llama enseñanza “Ex cathedra”, a la que hace “en cuanto hombre privado”.
    Pero en el post no se habla de esto. Se compara el Catecismo de 1912 al Catecismo de 1905. Si se leen con atención los números 199 y 200 de este último, se saca la impresión de que el Papa sólo es infalible en el Magisterio Solemne, como si las 4 condiciones famosas del canon, sólo se dieran en el Magisterio Solemne. Y además añade ” Allora Soltanto” es decir SOLAMENTE sería infalible cumpliendo (y además explicitándolas, como erróneamente piensan algunos, sin justificación alguna) las 4 condiciones. Pero por lo menos el Papa como cualquier Obispo es infalible en su magisterio Ordinario Universal. Y la Iglesia siempre ha tenido la certeza de que también es infalible en todo su magisterio ordinario.
    El número 200 sugiere que todas las herejías niegan el Magisterio Solemne, o sea sólo lo son si lo contradicen. Pero hay herejías que contradicen las verdades de la Escritura y de la Tradición, y las del Magisterio Ordinario Universal.
    El magisterio ordinario del papa, siendo infalible, como creemos, muchas veces no es obligatorio para toda la Iglesia. Un ejemplo es la enseñanza sobre la Inmaculada Concepción (antes de la declaración dogmática) en la que se permitía mantener la sentencia contraria. Por lo tanto lo de “Soltanto” es un añadido al canon que no se debe aceptar. Los números 199 y 200 son confusos y pueden inducir a error. Y el n° 199 tomado a la letra es erróneo pues establece que el papa SÓLO es infalible cuando enseña con esas cuatro condiciones.

    Me gusta

  5. si Pío X publicó aquel primer catecismo de 1905 conteniendo presuntamente error, como parece que él mismo vino tácitamente a reconocer publicando otro en 1912 y prohibiendo cualquier otro, por tanto también el suyo anterior (por cierto, ¿fue rasgo de orgullo o de amor propio no citar el suyo expresamente entre los prohibidos? y si tan seguro estaba de la necesidad de la sustitución ¿no debió extenderla a toda la Iglesia italiana y universal y no sólo a la diócesis de Roma, confiando, como dice, “Ci basta esprimere il voto”, que en las demás sea adoptado?), ¿no tendremos que admitir que ahí falló su infalibilidad en la enseñanza de la fe y de la doctrina?¿no tendremos que concluir que la Iglesia sí puede enseñar cosas perniciosas, que de una enseñanza de la Iglesia, aunque fuera corregida unos años después, sí que puede derivarse “un verdadero error contra la fe”, como aquí mismo admite Moimunan que ha provocado en los lefebvrianos (En este blog ha habido…)? claro que la explicación, ciertamente verosímil, según estaba ya la secta tomando posiciones, bien puede ser lo que dice a continuación, “que hubo un intento de alterar por parte de modernistas anti-infalibilistas, el texto del canon de la Infalibilidad de la Constitución Pastor Aeternus, en la redacción del Catecismo Mayor añadiendo las palabras “allora soltanto” (…) Esta artimaña no fue percibida por el Papa San Pío X”, quizá si hubiera incidido más el santo varón en las oraciones y penitencias más que en las alegres comuniones diarias, y no hubiera osado tocar la liturgia, más luces y arrestos hubiera tenido él y la Iglesia toda para contrarrestar los embates de esos pérfidos infiltrados que como una mancha de aceite se fueron extendiendo hasta pringarlo todo, y en fin, si tan plenamente convencido está Sarto de que aquel primer catecismo no era real y enteramente suyo, ¿no debió denunciarlo así paladinamente ante todo el mundo, para desenmascarar a los enemigos que iban tomando las riendas del poder en la Iglesia, o mejor dicho, que iban desplazándola de sus propios lugares y propiedades, hasta ver lo que ahora vemos?¿pudo más en él un villano espíritu cazurro y reservón de no reconocer los defectos de su casa que los harto más dignos y propios empeños de guardarla y embellecerla como es su apostólica obligación? sin duda cuando en aquella carta al cardenal Pietro Respighi preliminar al primer catecismo le decía que “questo testo sarà obbligatorio”, todavía confiaba el papa en sus colaboradores, ya se iría desengañando, esas otras palabras de la segunda carta al mismo cardenal, previa al segundo catecismo, pidiendo que se adopte “senza mutazione di parola”, sin cambiar palabra, parecen bastante claras e indicativas de que quedó mosca con el primer intento y no quiso tropezar en la misma piedra, pero por otra parte, y en descargo del primer catecismo y contra lo que dice Moimunan (En esta fórmula…), no hay, en rigor, en ese nº 200 que dice, “un claro error al restringir la infalibilidad SÓLO a las definiciones del papa SOLEMNES”, pues en decir, como plantea el catecismo, “Quien no creyese en las solemnes definiciones del Papa, ¿qué clase de pecado cometería?”, no se habla ahí de la infalibilidad sino sólo de qué pecado es no creer las definiciones solemnes, ni que sólo se peque contra las definiciones solemnes, no cabe, en buena lógica, deducir de ahí que sólo son infalibles las definiciones solemnes, y tampoco es estrictamente correcto decir, como hace en su respuesta al comentarista Jorge Rodríguez, que “el número 200 sugiere que todas las herejías niegan el Magisterio Solemne”, pues no, lo que ahí se dice es que son herejes todos los que niegan eso, pero no que todos los herejes nieguen eso, en todo caso, lo que sí parece sugerir cuál fue la causa principal del descrédito del primer catecismo (¿y tanto le costaba al santo y humilde servus servorum Dei, al hijo del cartero y la costurera, declararla y definirla, escuchando a San Pablo que nos pide confesarnos y amonestarnos unos con otros?), fueron esos infelices puntos 199 y 200, especialmente ese ”soltanto’ del 199 que parece inducir, como vemos, a una indebida restricción de la infalibilidad y que sí, sabe a masónica morcilla, pero que, por otra parte, tampoco dice lo que de ahí deduce Moimunan, que “el Papa sólo es infalible en el Magisterio Solemne”

    Me gusta

  6. El catecismo de San Pío X era anteriormente el catecismo de las diócesis italianas y San Pío sólo permitió que se siguiera usando en Roma. El grado de aprobación de las cartas respectivas es muy distinto como ud. puede comprobar en la web vaticana. Hay un enlace en el artículo. De todas maneras en ninguno de los dos hay herejía o error. En el de 1905 se induce a creer (en los números 199 y sobretodo todo en el 200) que sólo el magisterio solemne del papa es infalible y obligatorio descartando el ordinario obligatorio y él no obligatorio que también es infalible y el magisterio ordinario universal de la Iglesia . Con esas palabras que ud. cita también parece que se descarta para ser hereje las verdades infalibles de la Tradición. O sea en esos números el catecismo puede ser dañino pero no lo dice tan claro, en mi opinión, que pueda considerarse herético o erróneo de manera que afecte a la infalibilidad del papa San Pío X.
    Sin embargo es un catecismo, el de 1905, que viene como anillo al dedo, a la Fraternidad confirmándola en sus errores acerca de la infalibilidad del papa y de la Iglesia. Por eso lo públicó en Madrid, la traducción española, descartando el más claro y perfecto de 1912 que aclara bien las cosas en el número 116.

    Me gusta

  7. tampoco yo digo que haya en ellos herejía o error (como no sea una no demasiado feliz redacción en algún punto, según vemos), sino que, salta a la vista con los lefebvrianos y con sus propios comentarios de vd., podrían inducirlo, ¿y no podría alguien pensar, lógicammente, que fueron así inducidos a él por el papa y por la Iglesia? incluso apunto que esas conclusiones que vd. saca de que inducen a creer que sólo el magisterio solemne es infalible son rigurosas y fuera de lugar PS el siguiente comentario a este y último (supongo) si Dios quiere y con su venia salen, ya lo tenía preparado, así que no le estaré plagiando lo del 116, je je

    Me gusta

  8. ¿y cuándo un papa no define doctrinas, Jorge? diríase que entendéis por definir algo así como exponer alguna novedad o sentar algún dogma, porque definir es básicamente afirmar (o negar, que es afirmar lo contrario), luego en cada cosa que hable el papa de la doctrina, y en lo que estará afirmando unas cosas u otras, será o no infalible, y precisamente porque siempre define doctrinas siempre será infalible (aunque a veces cueste deslindar los errores de gobierno de sus repercusiones en la fe y costumbres, pero también es verdad que, como dice el refrán, Dios escribe derecho con renglones torcidos), salvo para los que, sin probarlo adecuadamente, niegan la infalibilidad, claro está, que andan locos buscando algún ejemplo que los abone y tranquilice y no acaban de encontrarlo convincente, ni siquiera este de los catecismos de Pío X, que más cabe atribuir a un mal gobierno, al tesón diabólico del enemigo y a la moderna y general decadencia de la Iglesia que como un castigo del cielo tuvo su drástico colofón (y vendrían otros) en la primera guerra mundial que le sumió en mortal, y comprensible, amargura (¡ay, aquella maldición de San Pío V!), que el concepto de definir no se restringe a cosas nuevas o a solemnidades se aprecia bien en el punto 197 del Catecismo Mayor, donde lo usa como respuesta a cuando el papa amaestra o enseña a la Iglesia, luego sencillamente cuando enseña, siempre que enseña, está definiendo, y es por ende infalible, y en el segundo, Catecismo de la Doctrina Cristiana, en el punto 115 (y el 116 del papa solo) queda más explícito y más claro si cabe que en la Pastor Aeternus del concilio Vaticano, el don de la infalibilidad de la Iglesia docente, de la jerarquía auténtica y verdadera (y que por tanto si patentemente se equivoca, porque no podrán hacernos comulgar con ruedas de molino, no son la Iglesia auténtica y verdadera): “La Chiesa docente non può errare nell’insegnarci le verità rivelate da Dio”, ahora busquen por ahí en exclusiva solemnidades ni dogmas y digan cuándo la Iglesia no enseña las verdades reveladas por Dios (ni cuándo esa Iglesia docente no está sometida al papa, claro está), y en fin, tu conclusión es parcial, claro que cabe decir, como dices, que el papa enseña cuando define doctrinas, pero también viceversa, define cuando enseña, enseñar y definir son aquí perfectamente equiparables, de lo contrario tendremos que creer, como trae la sesuda Wikipedia de Inmaculada, creo (aunque parece que ya no está, o quizá era en otro término), que últimamente sólo hubo la infalibilidad en los dogmas separados por un siglo de la Inmaculada y de la Asunción, y como sin duda creen muchos de los tuyos, que sólo es infalible cuando define y establece algún dogma, que por otra parte como según los aires ubicuos y revueltos de las totémicas cabezas de vuestros nuevos papas están sujetos a mudanza y a adaptarse a los tiempos (porque con vientos en la chola no hay como un dogma veleta), vaya usted a saber en qué parará lo que ayer era fe sólida y verdad intocable e infalible (bueno, ya lo estamos viendo), y para terminar una de Tip y Coll: Coll – ¿mañana hablaremos del Gobierno? Tip – ¡Uuuuh¡ vaya usté a saber… Pero, ¿a dónde va? Coll – ¡A saber! ja ja (la risa es mía, no de la ilustre pareja, que también eran, como los otros, gente seria y racional

    Me gusta

  9. Es infalible cuando:
    “…cuando habla ex cathedra, esto es, cuando, ejerciendo su cargo de pastor y doctor de todos los cristianos, en virtud de su Suprema Autoridad Apostólica, define una doctrina de Fe o Costumbres y enseña que debe ser sostenida por toda la Iglesia […] De esta manera, si alguno tuviere la temeridad, lo cual Dios no permita, de contradecir ésta, nuestra definición, sea anatema” (pastor aeternus)

    Esta claro que DEBE enseñar (es decir hacer explicito) que esa doctrina particular tendrá que ser obligatoriamente creída por toda la Iglesia. En eso consiste la definición, no es cualquier declaración sino que se emite con la fuerza de obligar, y eso tiene que quedar meridianamente claro para la Iglesia.

    Por ejemplo en el caso del dogma de la Asunción, Pio XII expresa:
    “… proclamamos, declaramos y definimos ser dogma divinamente revelado: Que la Inmaculada Madre de Dios, siempre Virgen…”

    Es evidente el contraste en la intención con que se expresa una definicion dogmática y otra declaración cualquiera.

    Por otro lado, sobran argumentos para llegar a la conclusión de que son Antipapas, sin necesidad de forzar el alcance de la infalibilidad

    Me gusta

  10. La Asunción ya era doctrina infalible por el magisterio, liturgia, festividades…(ver este post Aquíen toda la iglesia. Siempre que el papa enseñe algo en cuanto tal, es decir no como hombre privado, a toda la iglesia para que acepte ésta enseñanza, es infalible aunque no declare explícitamente las condiciones involucradas en la infalibilidad.Esto es lo que enseña con toda claridad San Belarmino y San Alfonso. El relator del Concilio Vaticano lo repitió con toda claridad. Los modernistas intentaron rebajar el alcance del canon de la infalibilidad contra toda la tradición que existía hasta entonces. Es decir el decir que es el papa es infalible solamente en las declaraciones solemnes es un falso supuesto modernista que la Iglesia nunca aceptó.

    Me gusta

  11. Pero, lo que enseña San Belarmino y San Alfonso no es dogma ni esta definido así por la Iglesia, lo que sí está definido es lo que dice el Concilio Vaticano I, que es posterior a San Belarmino y San Alfonso. La definicion dogmatica termina con las opiniones previas fueran estas mas o menos unánimes.
    No estoy hablando de “solemnidad” en la definición, lo que digo es que debe quedar expresada la voluntad de que esa doctrina sea sostenida por toda la Iglesia, so pena de anatema:
    “…y enseña que debe ser sostenida por toda la Iglesia […] De esta manera, si alguno tuviere la temeridad, lo cual Dios no permita, de contradecir ésta, nuestra definición, sea anatema”

    Me gusta

  12. La doctrina de Belarmino anuló las doctrinas anteriores diferentes y fue defendida por la Iglesia hasta que el concilio Vaticano la sancionó en sus constituciones Dei Filius (para el magisterio ordinario infalible, del papa y de los obispos con el papa) y Pastor Aeternus. De hecho Belarmino ha sido llamado el Alma del Concilio Vaticano como Santo Tomás lo fue de Trento. El Concilio no dice más que lo que él dijo.
    Mire lo que dice el relator del C. Vaticano :
    El relator de la Diputación de la Fe, Mons. Davanzo dice: “Hay, en la Iglesia, un doble modo de infalibilidad: el primero se ejerce por el magisterio ordinario. (…) Es porque, lo mismo que el Espíritu Santo, el Espíritu de Verdad permanece todos los días en la Iglesia, la Iglesia también enseña todos los días las verdades de la fe, con la asistencia del Espíritu Santo. Ella enseña todas las verdades, sea ya definidas, sea explícitamente contenidas en el depósito de la revelación, pero no definidas todavía, sea, en fin, aquéllas que son el objeto de una fe implícita. Estas verdades, la Iglesia las enseña COTIDIANAMENTE, TANTO PRINCIPALMENTE POR EL PAPA, como por cada uno de los obispos en comunión con él. Todos, el papa y los obispos, en esta enseñanza ordinaria, son infalibles con la infalibilidad misma de la Iglesia. Ellos difieren solamente en esto: los obispos no son infalibles por ellos mismos, sino que tienen necesidad de la comunión con el papa que los confirma, pero EL PAPA, ÉL NO TIENE NECESIDAD MÁS QUE DE LA ASISTENCIA DEL ESPÍRITU SANTO, QUE LE HA SIDO PROMETIDA. Así, él enseña y no es enseñado, él confirma y no es confirmado”
    Su interpretación del canon de la infalibilidad es gratuita y no es consistente con la Constitución Pastor Aeternus, que habla de la Fe indeficiente de los sucesores de Pedro. Si hubiera declaraciones de Papas, no infalibles, PODRÍAN SER HERÉTICAS. Esto va contra la Pastor Aeternus.
    La palabra “soltanto” que añade indebidamente el Catecismo Mayor al canon descarta indebidamente el magisterio ordinario infalible del papa. Pero también es infalible aunque de ellas no hablase el canon. Sin embargo habla en la Dei Filius.
    El canon de la infalibilidad que se refiere a las declaraciones de papas que obligan a la Iglesia no requiere que sus condiciones se explicíten como ud. dice. Basta que el papa en cuanto tal enseñe y defina algo para que sean supuestas.

    Los Padres del Concilio no tenían la interpretación de ud. y la contradicen en sus declaraciones, que puede leer en muchos posts de éste blog.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s