[ Introducción del editor de este blog:

El papa Honorio I se lleva la palma en lo que respecta a recibir improperios y calumnias de las partes más diversas. Éstas van desde  los cismáticos griegos antiguos, los primeros protestantes, los jansenistas y galicanos, y en nuestro dias con más inquina y mala voluntad que los citados están los “católicos” conservadores  y pseudo-tradicionalistas que no dudan en unirse a las anteriores malas compañías, e incluso contradecir el texto supremo sobre el pontificado que es la Constitución dogmática “Pastor Aeternus” del Concilio Vaticano. Lo irónico es que los que más se reclaman seguidores de la Tradición, como si esta no estuviera formada por los textos del magisterio de los concilios y de los papas, son quienes hacen caso omiso del magnífico texto citado, que deja bien en claro la “fe indeficiente de los pontífices romanos”, sucesores de San Pedro en el cometido de enseñar a los fieles de la Iglesia universal.

Casi todos los escritos de hoy  día, particularmente en lo que se lee en los blogs católicos conservadores y “tradicionalistas” coinciden en restringir al máximo la infalibilidad tanto de los concilios (ya se sabe que el Concilio Vaticano II es meramente pastoral, o sea papel mojado), como la del Magisterio de los Pontífices. Las frases acuñadas son  ” Los papas ejercen la infalibilidad en rarísimas ocasiones” y “el Concilio Vaticano II fue meramente pastoral”. Pero no se dan cuenta que diciendo eso convierten el Oficio de los papas, en algo supérfluo trasladando al mismo tiempo el factor de la seguridad doctrinal del oficio papal, a la Tradición, pero, eso sí, interpretada por ellos mismos,  con lo que se erigen en papas de sí mismos y con pretensiones de serlo de todos.

Para poder sustentar esta opinión tan contraria a la tenida por la Iglesia a lo largo de los siglos, tienen que encontrar papas que hayan caído en la herejía o al menos en el error contra la Fe. Sus “víctimas” suelen ser el papa Juan XXII y el papa Liberio. Pero el que se lleva la palma es el papa Honorio que supuestamente habría caído o al menos habría favorecido el error herético monotelita. Aducen para ello textos del Concilio VI, cuyas actas,  Roma, que poseía sus propias actas, siempre ha considerado falsificadas por los griegos que tenían mucho interés en tachar de error o herejía a los pontīfices romanos. Pero aunque esto haya sido así,  no se deriva de ello el carácter heterodoxo de Honorio, y además es irónico que quienes restringen al máximo la infalibilidad de los concilios, den como infalibles las actas de este y otros concilios, sin darse cuenta que los Concilios y el magisterio sólo son infalibles en cuestiones de Fe o de moral, pero no sobre hechos contingentes o históricos

Por duro que sea decirlo, a este empeño se han sumado desde el comienzo de la Iglesia conciliar con sus “pontífices” extraviados, los supuestos católicos tradicionalistas y conservadores, principalmente la FSSPX, todos los cuales militan bajo el estandarte muy poco católico, de “Reconocer y Resistir”. Su objetivo es salvar a “papas” que han dado pruebas concluyentes de sus errores y herejías, e incluso en nuestros días de apostasía, aunque no los sigan y hasta los combatan. Ellos dicen, si hubo papas heréticos, como Honorio, ¿por qué no serían verdaderos papas los herejes que nos gobiernan?]

  • [Sigue la repunlicación del magnífico post de Novus Ordo Watch, traducido por los editores de este blog ]

 

Estableciendo el récord …

El Caso del Papa Honorio I

En estos días, los partidarios del reconocer y resistir se encuentran en una posición extremadamente difícil: ya no pueden negar la horrenda apostasía pública perpetrada por Jorge Bergoglio (“el Papa Francisco”) casi diariamente, sin embargo, se niegan a considerar incluso como una posibilidad la idea de que el apóstata más grande que el mundo haya conocido no fuese al mismo tiempo el Vicario de Cristo y cabeza de la infalible e indefectible Iglesia Católica Romana.

Una y otra vez están ansiosos por encontrar un precedente histórico para su posición, y pocas cosas les parecen más agradarles que encontrar, aparentemente, un “Papa herético” en la historia De la Iglesia, que pueda confirmar su posición. Al igual que los galicanos del siglo XIX, los que  “reconocen y resisten” de hoy piensan que han encontrado un caso semejante en el papa Honorio I del siglo VII, a quien varios concilios ecuménicos ( Constantinopla III , Nicea II y Constantinopla IV ) anatematizaron como hereje “Por parecer endosar la herejía del monotelitismo en una carta a Sergio, patriarca de Constantinopla.

Pero, ¿cuáles son los hechos históricos y cómo podemos estar seguros de ellos?

La cuestión del Papa Honorio nunca fue más controvertida que en vísperas del  y durante el Concilio Vaticano I, que se celebró de 1869 a 1870, el cual definió como dogma, entre otras cosas, la infalibilidad del Papa al hablar ex cathedra. [N. por favor no caiga en el error muy actual de decir que esta expresión se refiere solamente al magisterio solemne de los papas] Durante el  tiempo anterior al Concilio, todos los hechos conocidos sobre el Papa Honorio fueron escrutados y acaloradamente debatidos. (Incluso la cuestión de qué pasaría si un Papa se convirtiera en un hereje público fue planteada y contestada .) Los argumentos de todas partes se intercambiaron por medio de libros, folletos, artículos y discursos. Por ejemplo, en 1868 el padre jesuita. Paul Bottalla publicó el libro El papa Honorio  ante el Tribunal de la Razón y de la Historia (disponible gratuitamente electrónicamente aquí ), que escribió en respuesta al folleto de Peter Le Page Renouf, The Condemnation of Pope Honorius .

Algunos sostuvieron que el Papa Honorio era ciertamente un hereje monotelita, y que la historia lo prueba; Otros afirmaron que los documentos históricos sobre los que se apoyaba esta acusación habían sido interpolados o eran falsificaciones directas. Otros argumentaron que, aunque los documentos debían ser admitidos como auténticos, en realidad no demostraban  que Honorio hubiera sido un hereje.

Con el fin de llevar esta controversia, que ha vuelto a estallar en nuestros días, a un final decisivo, nos hemos comprometido a traducir del original francés la investigación presentada sobre este tema por el P. Louis-Nazaire Bégin (1840-1925)  en su libro  La Primauté et l’Infaillibilité des Souverains Pontifes  , publicado en 1873. El Padre canadiense Bégin se doctoró en Teología Sacra en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma y fue nombrado Arzobispo de Quebec por el Papa León XIII (1898) y creado cardenal por el Papa San Pío X (1914). En la época del Concilio Vaticano, el P. Begin enseñaba teología dogmática e historia de la Iglesia en un seminario en Quebec.

Escribiendo en 1873, el P. Begin  tenía la ventaja de poder beneficiarse de toda la investigación hecha en la preparación  del Concilio y de las actas del concilio y de sus enseñanzas. Su libro, que se basa en una serie de lecciones universitarias que dio, lleva el imprimatur requerido del cardenal Taschereau, entonces arzobispo de Quebec. Es claro, por lo tanto, que será una fuente muy confiable -tanto en términos de evaluar los hechos de la historia como de asegurar la ortodoxia doctrinal- para desentrañar el confuso caso del Papa Honorio según la mente de la Iglesia.

El libro del P. Bégin no trata únicamente de la controversia del Papa Honorio. Como indica el título, es una reivindicación general de la primacía papal e infalibilidad a lo largo de la historia de la Iglesia. Se ha publicado sólo en francés y se puede leer en línea gratis aquí y comprarlo en papel aquí . No se dispone de una traducción al inglés de todo el libro; Sin embargo, hemos traducido la conferencia sobre la cuestión de Honorio y la estamos haciéndola disponible para usted en su totalidad en el siguiente enlace:

En este texto, el P. Begin se propone responder “todas las objeciones impuestas contra la ortodoxia del Papa Honorio”, lo que no deja de cumplir. “Es bueno que todos conozcan esta controversia”, dice el autor a sus lectores, “que ha perturbado tanto a las almas y de la que los enemigos de la Iglesia han abusado con tanta frecuencia para ir contra el papado y el catolicismo en general”.

El sacerdote canadiense describe la tarea que tenía ante sí de la siguiente manera:

Comenzaré por demostrar que son auténticos los documentos de que se trata, es decir, la carta de Sergio a Honorio, las dos cartas de Honorius a Sergio y las actas del Sexto Concilio; Después demostraré que Honorio, sin embargo, no cayó en la herejía, y que el Sexto Concilio [ecuménico] [es decir, el Tercer Concilio de Constantinopla] no lo condenó como un hereje formal, sino sólo como culpable de negligencia.

Todo esto lo dice el P. Bégin con la seriedad necesaria, la erudición, la sensibilidad, el amor a la verdad, y la dedicación a la Santa Madre Iglesia como exige un tema tan importante.

Las siguientes son citas de la investigación del P. Begin sobre el caso del Papa Honorio, que borda algunos puntos clave de la controversia y servirá como incentivo adicional  para leer todo el texto:

Pasamos ahora a una pregunta muy seria, que toca el corazón mismo de nuestro tema. Esta es la pregunta: ¿El Papa Honorio ha caído en la herejía del monotelismo? Yo respondo: “¡No!” Me  encuentro ante  adversarios que son una multitud de escritores hostiles a la Iglesia Católica. Por otro lado, me  apoyan  hombres que son los más eminentes por su conocimiento y erudición.

En su primera carta [a Sergio, del Papa Honorio] repite varias veces que “las Escrituras demuestran claramente que Jesucristo es el mismo que opera en las cosas divinas y en las cosas humanas”, que “Jesucristo opera en las dos naturalezas, divinamente y humanamente “¡Nada podría ser más claro o más obvio! La herejía es derribada de inmediato. Es pues evidente que Honorio confiesa en Jesucristo no sólo dos naturalezas, sino también dos voluntades y dos operaciones. Así pues, este Pontífice profesa en sus cartas la verdad católica ; Rechaza sólo las nuevas palabras que se usan para expresarlo, y esto por razones de prudencia, para no parecer que favorece el nestorianismo o eutychianismo, y también porque Sergio retrató astutamente estas nuevas expresiones como una causa de problemas en la Iglesia y un obstáculo para el regreso de los monofositas a la ortodoxia.

Juan, secretario de Honorius, que escribió la carta a Sergio y que debió conocer mejor que ningún otro los pensamientos del Pontífice, dijo a este respecto: “Cuando hablamos de una sola voluntad en el Señor, no teníamos en vista Su doble naturaleza, divina y humana, sino  sólo Su humanidad únicamente  …. Queríamos decir que Jesucristo no tenía dos voluntades contrarias, es decir, una de la carne y una del espíritu, como nosotros mismos tenemos a causa del pecado, sino que, con respecto a su humanidad, Él tenía solamente una buena voluntad natural. . “

El Papa Juan IV dio a las palabras de Honorius el mismo sentido. Por lo tanto, es evidente que la doctrina de Honorius en sus cartas a Sergio es irreprochable desde el punto de vista de la sana teología, porque además de la voluntad divina, que nadie ha negado, confiesa la voluntad humana en toda su perfección.

… [Honorio], lo que es ciertamente muy digno de elogio, quería mantener la paz en la Iglesia al impedir la introducción de nuevas palabras y eliminar todos los obstáculos para el retorno de los herejes a la verdadera doctrina.

Así, entre todas las acusaciones formuladas contra Honorio por los Padres del Sexto Concilio, ninguna de ellas equivalía a una herejía formal; Todos ellos se limitaron a incriminar a este Papa por haber seguido el consejo de Sergio, que prescribió el silencio sobre la doctrina de las dos operaciones en Jesucristo, por la que el error se propagó debido a la audaz actividad de los monotelitas y la obediencia ciega de los Católicos, por quienes la herejía no fue rechazada y condenada en principio con el coraje y la energía que debe encontrarse en el pastor supremo; Pero en nada de esto el concilio acusa a Honorio de haber profesado una doctrina contraria a la de la Iglesia. Su negligencia fue todo su crimen, ypor eso le reprocharon, y esto es lo que le trajo la condenación.

… No niego la condena; Por el contrario, lo admito según lo que dije hace unos momentos; Pero distingo la palabra hereje , que es bastante imprecisa y lo fue aún más en tiempo de aquellos concilios. Se designada con ella no sólo a los que profesaban la herejía con conocimiento y obstinación, sino también a aquellos que la favorecían  de cualquier manera , sea por su silencio y negligencia cuando sus responsabilidades les obligaban a tomar medidas, sea defendiendo a las personas o a los escritos de herejes, sea por su comunicación con estos herejes, o por haber admitido involuntariamente sus doctrinas.

… De esto concluyo que Honorio no pudo haber sido condenado como hereje por estos tres concilios  y que, de hecho, no fue condenado por haber enseñado el error, sino únicamente por no haber ejercido el vigor necesario en sus deberes como Jefe de la Iglesia , Por no haber usado vigorosamente su autoridad para reprimir la herejía, por haber prescrito el silencio sobre la manera de expresar una verdad y haber contribuido así a la difusión del error.

Esta es la misma conclusión a la que llegaron casi todos los que trataron esta cuestión durante el Concilio Vaticano. Dom Guéranger, Abad de los beneductinos de Solesmes, dijo al respecto: “El verdadero Sexto Concilio, al que el Romano Pontífice dio la forma necesaria y canónica, que exige el respeto de los fieles, condenó a Honorio sólo como infiel guardián del depósito de la fe, pero no como si él mismo hubiera sido un adherente de la herejía. La justicia y la verdad nos prohíben ir más allá de eso. “

Estas pocas citas seleccionadas en modo alguno no están destinadas a reemplazar una lectura atenta y completa de todo el texto, que nos hemos molestado en traducir al inglés. Aquí, de nuevo, está el enlace al capítulo completo:

Usted no se arrepentirá de pasar algún tiempo leyendo la presentación académica de este eminente profesor de seminario y más tarde cardenal-arzobispo.

Entender correctamente la controversia del Papa Honorio es muy importante en nuestros días, no sólo para mantener la pureza de la doctrina católica y para  aclarar los hechos históricos, sino también y especialmente para que no pueda ser mal utilizada por otros para promover a un apóstata público que pasa por ser Vicario de Cristo y cabeza de la Iglesia Católica. La próxima vez que alguien intente decirle que el Papa Honorio era un hereje, o que varios concilios ecuménicos  condenaron  al Papa Honorio como tal, aquí  tendrá la munición que necesita.



De Novus Ordo Watch

9 thoughts on “EL CASO DEL PAPA HONORIO

  1. “ya se sabe que el Concilio Vaticano II es meramente pastoral, o sea papel mojado” No creo que sea asi tan simple Novus Ordo Watch, porque por concilios anteriores toda la Iglesia que no obedece al papa, aunque sea un franc-mason o iluminati como Juan XXIII y siguientes, nos encontramos, bajo anatema. Por esa causa es que varios sacerdotes pidieron la nulidad de ese Concilio masonico, hecho por obra y gracia de satana, y los que lo sirven, con los mayores enemigos del Señor, la sinagoga deicida cabalistica , con su infame, leviatán financiera, el pseudo profeta, que es la segunda bestia, de Apocalipsis XIII, con todos los implicados, y no fueron escuchados. Es un grave problema, que debe resolver el clero fiel, en primer lugar y por demás de serio porque si no se enseña, ingresa en conflicto con la profecía del Señor, porque no podemos obedecer, ni a las dos bestias, ni a la ramera de babilonia, ni tomar su marca. Mucho más este 2017 que todo indicaría que el anticristo, con los suyos, está a la vista o cercano, porque quienes siguen los tiempos, han manifestado rituales satanicos en cada punto que pasan y a la vista del público, no se trata de dar nombres, pero la Iglesia, debe mirar muy bien, a cada uno especialmente los que suponen ser: los emperadores del mundo con sus reyezuelos, más ese diseño, salido del averno, de religión mundial, que es el culto a satana, y no debemos participar, cuya escuela demoníaca, lucis trust, opera en New York, Londra, Ginebra y la tierra deicida, centro operativo cuyo dueño es la casa Rothschild. con el resto de los que pactaron, y desde hace doscientos cuarenta y un años.1776-2017, conocidos como los ilustrados o los iluminati. los verdaderos autores de los protocolos de los sabios de sión-de lucifer-satana-apolion, abalon, el destructor. Apocalipsis de san Juan IX,11.

    Gracias a la Iglesia fiel al Señor, a su Madre María santísima y al Padre Luigi Villa.

    Me gusta

  2. El Papa San Agatón y su sucesor San León condenaron al Papa Honorio, por no haber defendido la fe, contra el error, fue condenado y por 2 Papas Santos.
    No podemos minimizar ni echar abajo de la cama esa realidad.
    Los griegos en ese entonces estaban en Plena comunión el cisma lo generaban los monotelistas, no los griegos, no invirtamos la realidad.
    Así que tenemos 2 Papas, Canonizados, que condenan a Honorio no por herejía sino por silenciar a los que defendían la ortodoxia, en aras de la Unidad.

    En resumen si se defiende al Papa Honorio, se Condena a los Papas San Agatón y a San León que le condenaron en un concilio. Ojo con eso

    Cito
    El nuevo papa León II no puso objeciones a confirmar formalmente los decretos del concilio que éste le pedía siguiendo la costumbre. Las palabras sobre Honorio en su carta de confirmación, por la que el concilio consigue su rango ecuménico, son necesariamente más importantes que el mismo decreto del concilio:
    ¡Anatematizamos a los inventores del nuevo error, es decir, Teodoro, Sergio…y también Honorio, que no intentó santificar su Sede Apostólica con la enseñanza de la tradición apostólica sino que por una traición profana permitió que su pureza fuera manchada!”…

    A la misma conclusión llegaríamos si consideramos la manera como más tarde se condenó al papa Honorio. En todas las fórmu­las de condenación y anatema contra él no se le atribuía ningún error dogmático ni se afirmaba que hubiera defendido ninguna he­rejía, sino únicamente que había sido negligente en el desempeño de su oficio y que no había sido bastante enérgico, fomentando con su descuido la herejía.
    En realidad, pues, esta es la verdad en la cuestión del papa Honorio. Con una sólida argumentación histórica y a basa de documentos convincentes, se puede probar que no erró dogmáticamente ni enseñó ningún error ex cathedra.

    En cambio, no puede librarse al papa Honorio de una conducta desacertada y verdaderamente dañina a la causa católica. Se dejó prender demasiado fácilmente en las redes de Sergio, como en otro tiempo el papa Zósimo en las de Pelagio y Celestio. Creyó con demasiada facilidad en las falacias de este hombre astuto, por lo cual tomó aquella medida desacertada de imponer silencio a los defensores de la verdadera causa. Este sistema no podía favorecer más que al error, el cual podía de este modo extenderse sin que nadie se le opusiera, y esto por obra del que debía haberle cortado los pasos. La obligación del vigilante supremo de la Iglesia ha sido siempre imponer silencio al que compromete la verdad, no a los que la defienden. Si hubieran seguido esta misma norma, el papa Julio I (337-352) hubiera impuesto silencio a San Atanasio en su campaña contra los errores arrianos, y Celestino I (422-432) a San Cirilo contra los nestorianos.

    La gran falta de Honorio con­sistió en dejarse alucinar por Sergio y juzgar toda aquella contienda como cuestión de palabra, ordenando, en consecuencia, guar­dar silencio a los defensores de la fe y dando con ello ocasión a que se propagara el error. En este sentido deben entenderse todas las condenaciones subsiguientes de este Papa.

    ¡¡¿Y ahora, que no solo no se condena el error sino que se promociona?!!!

    Me gusta

  3. María,

    La frase “ya se sabe que el Concilio Vaticano II es meramente pastoral, o sea papel mojado”, la ha escrito Moimunan en el comentario introductorio. En ella se está expresando de forma irónica, poniendo en evidencia la equivocada posición de “reconocer y resistir”.

    Todo concilio ecuménico, por su propia naturaleza, es siempre infalible en su enseñanza sobre fe y moral.

    Me gusta

  4. No solo la Fraternidad San Pío X menciona la condena, también Homero Johas manifiesta, y contra lo dicho hasta aquí: su condena fue por negligencia en condenar el error, en el punto VIII de este post dice que por Herejía: https://moimunanblog.com/2013/08/20/un-dragon-que-habla-como-cordero/
    Y si mal no recuerdo el Teólogo de Hierro, el Padre Sáenz que en paz descanse, hablaba de la condena a Honorio. aunque ambos coinciden, que si un papa cae en herejía deja de pertenecer a la Iglesia, lo extraño es que el Abe de Nantes con todo y sus Liber acusationis, les consideraba Papas, igual la FSSPX y los que escriben en la pagina Adelante en la Fe
    http://adelantelafe.com/nota-sedevacantistas-la-herejia-no-separa-automaticamente-la-persona-la-iglesia/

    No es como que este muy claro el panorama, ni que haya unanimidad, y lo más tétrico es que los que hemos adherido a la posición sede vacante, estemos también divididos y por si esto no fuera suficiente, tenemos el cónclavismo, que no precisa del la unanimidad de los fieles y obispos, sino sólo de su propia comunidad, y este fenómeno solo se ha dado en el sedevacantismo surgiendo varios Papas elegidos por sus propias comunidades, sin conocimiento de los demás, pretendiéndose el resto fiel, en diferentes partes del mundo.

    Y lo peor de lo peor, es que los que decimos ver, y trabajamos por defender la tradición estemos todos tan divididos peleando entre nosotros.

    En estos momentos de oscuridad es tan fácil naufragar en la Fe.

    Señor Ten Misericordia de nosotros.
    Porque hemos pecado contra Ti.

    Me gusta

  5. Juan V. P., en realidad mi respuesta fue a Novus Ordo Watch, porque en cierta forma, comenté un poco del viaje turistico, 2017, de, Jared Kusher, lo que hicieron o mejor expresado, el ritual satanista, de los tres emperadores, en Arabia saudita, luego en la tierra deicida, con los de su culto, y finalmente su paso por, el vaticano. Generalmente los medios esconden detalles, que finalmente, podemos conocer, porque nosotros no estamos en el mundo de lo oculto, y ellos si. Y como adicional, ya en los años noventa pesaba un plan imperial de EE,UU, sobre los paises de sudamérica que implicaba eliminar, a la mitad de la población, más que nada para que las personas puedan entender que las bestias siguen, una agenda infernal que dejaron escritas en los mandamientos de satana o la piedras guías, de Giorgia, EE.UU.Y el silencio de la Iglesia sinceramente, asombra. Saludos.

    Me gusta

  6. Un saludo María.

    Adri,

    Yo no difundiría los artículos de Salza, Siscoe, etc. Los argumentos de estos señores han sido refutados numerosas veces, en concreto por el Padre Cekada. La posición de estas personas, en lo referente al papado, sencillamente no es católica.

    Un saludo.

    Me gusta

  7. Cuatro cuestiones me parecen especialmente objetable en el artículo

    1. SE DICE:
    “El papa Honorio I se lleva la palma en lo que respecta a recibir improperios y calumnias de las partes más diversas. Éstas van desde los cismáticos griegos antiguos, los primeros protestantes, los jansenistas y galicanos, y en nuestro días con más inquina y mala voluntad que los citados están los “católicos” conservadores y pseudo-tradicionalistas que no dudan en unirse a las anteriores malas compañías, e incluso contradecir el texto supremo sobre el pontificado que es la Constitución dogmática “Pastor Aeternus” del Concilio Vaticano”.

    RESPONDO:
    Entre esos difamadores están tres concilios ecuménicos, y numerosos papas que recriminaron agriamente a Honorio su herejía.

    2. SE DICE:
    “Lo irónico es que los que más se reclaman seguidores de la Tradición, como si esta no estuviera formada por los textos del magisterio de los concilios y de los papas, son quienes hacen caso omiso del magnífico texto citado, que deja bien en claro la “fe indeficiente de los pontífices romanos”, sucesores de San Pedro en el cometido de enseñar a los fieles de la Iglesia universal”.

    RESPONDO:
    Ningún papa ha sido hereje jamás… Es más, ningún miembro de la iglesia puede ser hereje, por la sencilla razón de que el que ha caído en la herejía, automáticamente queda depuesto de su cargo (incluido el de papa) y deja de ser miembro de la iglesia:
    Bula Cum ex apostolatus officio, PAULO IV (Año 1559)

    3. SE DICE:
    “…irónico que quienes restringen al máximo la infalibilidad de los concilios, den como infalibles las actas de este y otros concilios, sin darse cuenta que los Concilios y el magisterio sólo son infalibles en cuestiones de Fe o de moral, pero no sobre hechos contingentes o históricos”.

    RESPONDO:
    En primer lugar si ese razonamiento fuera en serio entonces la resurrección del Señor no sería un dato dogmático al ser un hecho histórico (y como ese el resto de la vida del señor).

    En segundo lugar lo que se juzga en la condena de Honorio no es el hecho histórico de unas cartas, sino el contenido de fe de las mismas. Y al ser el contenido con afirmaciones que afectan a la fe, el concilio, incluso siendo verdadera su afirmación , tendría valor magisterial en su valoración.

    En tercer lugar, supongamos que los tres concilios ecuménicos que condenan a Honorio se equivocaron en cuestiones históricas, eso no alteraría lo fundamental : de la condena misma: alguien que antes de su herejía había sido papa, es condenado por hereje por tres concilios ecuménicos…

    4. La fuente citada en defensa de que Honorio no fue hereje (P. Louis-Nazaire Bégin) dice expresamente:
    “Comenzaré por demostrar que son auténticos los documentos de que se trata, es decir, la carta de Sergio a Honorio, las dos cartas de Honorius a Sergio y las actas del Sexto Concilio; Después demostraré que Honorio, sin embargo, no cayó en la herejía, y que el Sexto Concilio [ecuménico] [es decir, el Tercer Concilio de Constantinopla] no lo condenó como un hereje formal, sino sólo como culpable de negligencia.”

    “… No niego la condena; Por el contrario, lo admito según lo que dije hace unos momentos; Pero distingo la palabra hereje , que es bastante imprecisa y lo fue aún más en tiempo de aquellos concilios. Se designada con ella no sólo a los que profesaban la herejía con conocimiento y obstinación, sino también a aquellos que la favorecían de cualquier manera , sea por su silencio y negligencia cuando sus responsabilidades les obligaban a tomar medidas, sea defendiendo a las personas o a los escritos de herejes, sea por su comunicación con estos herejes, o por haber admitido involuntariamente sus doctrinas.“

    RESPONDO:
    El `padre Bégin lo reconoce todo (cartas, circuntancias historicas, actas del concilio, condena e incluso la condena es por herejía). Pero el valora que esa carta no es suficiente para acusar a Honorio de hereje.
    La cuestión es que la valoración del Padre Begín me puede merecer todos los respetos, pero hasta tres concilios ecuménicos y varios papas consideraron que Honorio cayo en la herejía, y francamente entre creer que tres concilios ecuménicos cayeron en un error y pensar que el padre Béguin se equivocó, me quedo con lo segundo.

    En cuanto al otro argumento (en esa época el uso de la palabra “herejía” era “muy impreciso” en esa época), es de simple aurora boreal: con ese razonamiento podríamos exculpar de herejía a todos los herejes de los primeros cuatro siglos, incluido Nestorio y Arrio, y los seis primeros concilios ecuménicos… Debe ser que la iglesia todavía no había evolucionado suficiente para distinguir un verdadero hereje.
    Por lo demás la historia desmiente al Padre Béguin. En realidad a nadie en la época se animaba a condenar a Honorio como hereje y todo el mundo intento escurrir el bulto, y la condena tardó, pero el problema es que los herejes la usaban una y otra vez en su favor. El papa murió el mismo año en que el emperador Heraclio proclamó la Ecthesis, que se convirtió en la carta magna del monotelismo, la doctrina de que en Cristo hay una única voluntad. Los monotelitas apelaron a la autoridad de Honorio en la controversia que siguió. Y solo había una manera de detener esa herejía: condenando a Honorio como hereje.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s