ALL POSTS

POSTQUAM DEI MUNERE (Pío IX)


[Esta es la Carta Apostólica con la que el papa Pío IX dio por clausurado el Concilio Vaticano por las circunstancias bélicas que, como se sabe, acaecieron en aquellos trágicos días, y que debia ser continuado cuando la ocasión lo propiciase.

Cobra especial importancia el párrafo de la Carta- resaltado en letras rojas –  que alude a las dos Constituciones que podían ser sancionadas y promulgadas en breve por la Suprema autoridad de la Iglesia docente.

Nosotros,  publicaremos próximamente, la Constitución que debía llamarse “Deus Ecclesiam” y los cánones correspondientes.

Todo esto lo debemos al ímprobo trabajo de traducción y publicación en su blog DEUS ECCLESIAM de nuestro lector y colaborador FIDELIS ECCLESIAE. A medida que vayan apareciendo en su blog trabajos relativos a la Constitución y a sus capítulos y canones los iremos publicando.

La importancia de esta Constitución, que no llegó a ser sancionada ni promulgada por el Concilio Vaticano, radica en que fue ampliamente discutida por los Padres del Concilio y aprobada por el Papa. Otro factor a traer en cuenta es que resume maravillosamente el sentir de la Iglesia y su Magisterio durante la entera andadura de nuestra Santa Madre. Su autoridad, sin llegar a ser la de los documerntos sancionados y promulgados por la magna asamblea, es, sin embargo máxima. Hay que decir que resuelve muchas dudas y cuestiones de actualidad, contradiciendo muchas opiniones que actaslmrnte circulan, relativas a la salvación, a la infalibilidad del magisterio ordinario del papa, y al alma de la Iglesia (concepto ya enseñado por el Santo Doctor San Roberto Belarmino, temerariamente descartado  por muchos y que afecta a temas erróneamente sustentados por algunos sobre el bautismo de deseo).

Tenemos la satisfacción de ver sancionados en tan importante documento muchas ideas defendidas en nuestro blog sobre la infalibilidad Pontificia y sus consecuenciuss en el orden práctico.

Finalmente y no menos importante, es la constatación de que esta   Constitución contradice la Constitución  “Lumen Gentium” del pseudo concilio Vaticano II por lo que constituye un mentís oficial de la doctrina de dicha constitución y de dicho concilio.]

Postquam Dei Munere (Pío IX)

CARTA APOSTÓLICA
POSTQUAM DEI MUNERE
CON CUAL SE SUSPENDE EL CONCILIO VATICANO
PARA OTRO TIEMPO MÁS OPORTUNO Y MÁS CÓMODO
Pius papa IX
Ad futuram rei memoriam.

Después que, por el favor de Dios, nos fue dado empezar en el año próximo pasado la celebración del Concilio ecuménico Vaticano, hemos visto que por el esfuerzo de la ciencia, la virtud y la solicitud de los Padres que acudieron en grandísimo número de todas las partes del mundo, han sucedido de tal manera las cosas de esta santísima y gravísima obra, que nos daban esperanza cierta de recoger felizmente los frutos que de todo corazón deseábamos para bien de la religión y utilidad de la Iglesia y de la sociedad humana. Y ya, en verdad, en cuatro sesiones públicas y solemnes, Nos, con la aprobación del santo Concilio, hemos establecido y promulgado dos Constituciones saludables y oportunas en materia de Fe; y otras cosas de Fe y de Disciplina eclesiástica, que habían sido  examinadas por los Padres y podían en breve ser sancionadas y promulgadas por la suprema autoridad de la Iglesia docente.
Confiábamos en que estos trabajos serían proseguidos por el común estudio y celo del Concilio, y llegarían con próspero y fácil curso al fin deseado. Pero la sacrílega invasión de esta alma ciudad de nuestra Sede, y del resto de nuestro dominio temporal, por la que, contra toda ley y con increíble perfidia y audacia, han sido violados los derechos inconcusos de nuestro principado civil y de la Sede apostólica; nos ha puesto en tales condiciones, que por permisión de los inexcrutables juicios de Dios, estamos absolutamente constituidos bajo el dominio y potestad del enemigo.
En tan triste estado de cosas, hallándonos impedidos por muchos modos del libre y espedito uso de nuestra suprema autoridad, que se nos ha conferido divinamente, y conociendo muy bien que los mismos Padres del Concilio Vaticano no podrían tener, continuando las cosas así, la libertad, tranquilidad y seguridad necesarias, en esta nuestra alma ciudad, para poder tratar con Nos regularmente de los asuntos de la Iglesia; y no consintiendo tampoco las necesidades de los fieles que tantos Pastores se alejen de sus iglesias en las grandes calamidades de Europa; Nos, viendo con gran dolor de nuestro corazón que las circunstancias hacen que no se pueda absolutamente proseguir en este tiempo el Concilio Vaticano, después de haberlo deliberado maduramente, por voluntad propia y con apostólica autoridad, al tenor de las presentes, le suspendemos y le declaramos suspendido hasta otro tiempo más oportuno y cómodo, que señalará esta Sede apostólica, rogando a Dios, autor y vengador de su Iglesia, que aparte al fin todos los obstáculos y vuelva a su fidelísima esposa lo más pronto que sea posible, la libertad y la paz.
Puesto que cuanto mayores y más graves peligros y males afligen a la Iglesia, tanto más se debe instar día y noche con oraciones y súplicas a Dios Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de la misericordia y Dios de todo consuelo, queremos y mandamos que aquellas cosas que establecimos y dispusimos en nuestras Letras apostólicas del 11 de Abril del año próximo pasado, en las cuales concedimos a todos los fieles indulgencia plenaria en forma de jubileo, con ocasión del Concilio ecuménico, permanezcan en su vigor y firmeza según el modo y rito prescritos en las mismas Letras, como si continuara la celebración del Concilio.
Estas cosas establecemos, anunciamos, queremos y mandamos, no obstante cualquiera otra en contrario, declarando vano é irrito todo lo que se intente en contra, a sabiendas o por ignorancia, por cualquier autoridad que fuese. A ningún hombre, pues, sea lícito infringir estas páginas que contienen nuestra suspensión, anuncio, voluntad, mandato y decreto, o contradecirlas temerariamcnte. Y si alguno fuere osado a atentar contra ellas, sepa que incurre en la indignación de Dios Omnipotente y de los bienaventurados Apóstoles Pedro y Pablo.
Para que las presentes Letras sean conocidas de todos aquellos a quienes interesa, queremos que ellas o copia suya, sean fijadas y publicadas en las puertas de la iglesia Lateranense, de la basílica del Príncipe de los Apóstoles y de Santa Maria la Mayor de Roma, y así fijas y publicadas, obliguen a todos y cada uno de aquellos a quienes conciernen, como si personal y nominalmente hubieran sido intimadas a cada uno.
Dado en Roma, junto a San Pedro, bajo el anillo del Pescador, el día 20 de Octubre del año 1870 de nuestro Pontificado año vigésimoquinto.-—N. Card. Paracciam Clarelli.

[Tomado del libro El Concilio Ecuménico del Vaticano: obra de actualidad escrita en Roma, Madrid, 1871, A. Bravo y Tudela, pp. 399-400]
Nota: El resaltado, el color de fuente, los subrayados y negritas ha sido añadidos por el editor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s