ALL POSTS

LA MISA SEGÚN BERGOGLIO


Annibale Bugnini and Francis'

Annibale Bugnini and Francis’ “Great Light”


A82370B4-8482-46A4-9BED-D9DCBF324B91
Queridas ovejas de mi rebaño: hasta ahora la misa se ha interpretado mal por la Iglesia. Yo os voy a decir lo que en realidad es la misa. Leed por favor

En la audiencia general de hoy, Francisco presentó la parte 3 de su “catequesis sobre la misa”, la cual comenzó haciendo una pregunta retórica de importancia crítica:

¿Qué es esencialmente la Misa?

No estoy seguro cuántas semanas más podemos esperar que continúe esta “catequesis”, pero hoy hemos llegado al meollo del asunto: ¿qué es la misa en su misma esencia?

Si la respuesta ofrecida a esta pregunta es de alguna manera deficiente, el resultado final de esta serie, no importa lo que siga, seguramente no será católico. (Como si alguien realmente esperara que lo  fuera).

Basándose en el contenido de las dos partes anteriores, no debería sorprendernos descubrir que la respuesta de Francisco está sacada directamente del texto de Bugnini tan magistralmente evaluada por el cardenal Ottaviani y sus cohermanos en su breve estudio crítico del nuevo orden de la misa (también conocido como la intervención de Ottaviani).

Francisco dice:

La misa es el memorial del misterio pascual de Cristo.

Francisco elabora así:
Para comprender el valor de la Misa primero debemos entender el significado bíblico del “memorial”. No es solo el recuerdo de eventos pasados, sino que los hace de cierta manera presentes y reales. Así es como Israel entiende su liberación de Egipto: cada vez que se celebra la Pascua, los eventos del Éxodo se llevan a la memoria de los creyentes para conformar sus vidas con ellos.

Vamos a descomprimir esto, ¿de acuerdo?

¿Podemos decir que el Sacrificio de la Misa es, en cierto sentido, como la Pascua y su memorial en la medida en que lo prefiguraron, con la Pascua entendida como la representación del evento antiguo de los Judíos que participan en ella?

Claro que sí,  los paralelos son realmente sorprendentes.

Sin embargo, para evitar el error, se debe enfatizar ante todo que la Misa es un sacrificio verdadero y propiciatorio ofrecido en expiación de los pecados en beneficio tanto de los vivos como de los muertos.

Como ya puede ser obvio, la comparación de la Misa con la observancia de la Pascua judía (la comida del Seder ) puede llevarse demasiado lejos.

Por ejemplo, la observancia de la Pascua de los judíos es tal que todos los que participan en ella deben comer la carne del cordero, y el no hacerlo necesariamente los coloca fuera de la comunidad del pueblo de Dios.

Si no tenemos cuidado de enfatizar lo que la misa es realmente en su esencia (como se describió anteriormente) uno podría ser llevado a abrazar la noción falsa (promovida por Francisco y abordada en mi primera publicación sobre este tema) que la mayoría debe recibir  la Sagrada Eucaristía al participar en la Misa.

Pasemos ahora al cardenal Ottaviani y sus protestas contra la caracterización de la misa principalmente como un “memorial”.

Primero, afirmó que definir la Misa como memorial es “relativamente aceptable”, sin embargo, es “inaceptable si se emplea … por separado y en un sentido absoluto“.

Esto es precisamente lo que ha hecho Francisco.

El cardenal Ottaviani continua:

[La misa] es caracterizada además [en el teto de Bugnini] como una asamblea presidida por el sacerdote para celebrar el memorial del Señor, recordando lo que hizo el primer Jueves Santo. Nada de esto implica  ni la Presencia Real, ni la realidad del sacrificio, ni la función Sacramental del sacerdote consagrador, ni el valor intrínseco del Sacrificio Eucarístico independientemente de la presencia del pueblo. No implica, en una palabra, ninguno de los valores dogmáticos esenciales de la Misa que juntos proporcionan su verdadera definición.

Hay mucho aquí para considerar.

Recordemos que Francisco, en su introducción al tema hace dos semanas, habló específicamente del “sacerdote que preside la celebración”.

También tomamos nota en nuestro examen de su catequesis sobre la Misa la semana pasada, en la que se centró en la “experiencia” de la gente, oscureciendo la realidad de que la Misa es un depósito de gracias infinitas y la obra misma de la redención, sea que las personas están presentes o no.

¡Hasta aquí, como se ve, Francisco está decidido a insistir precisamente en los errores  advertidos por el cardenal Ottaviani!

Su eminencia continúa citando el Concilio de Trento:

El Sacrificio de la Misa es un verdadero Sacrificio propiciatorio y NO una ” conmemoración desnuda del sacrificio realizado en la Cruz “. [Énfasis en el original]

Francisco, aunque comenta ostensiblemente sobre la esencia de la Misa, no menciona la palabra “sacrificio” ni una sola vez; ¡mucho menos su naturaleza propiciatoria!

Francisco continua diciendo:

Esto es la Misa:  entrar en la Pasión, Muerte, Resurrección y Ascensión de Jesús …

Incluso esto es problemático porque, como afirma el cardenal Ottaviani, la misa es solo el sacrificio de Cristo :

La fórmula ” el Memorial de la Pasión y la Resurrección del Señor ” es, además, inexacta, siendo la Misa el memorial del Sacrificio solamente, en sí mismo redentor, mientras que la Resurrección es el fruto consecuente de ello.

Francisco continúa:
Y en la Eucaristía, Él desea comunicarnos su amor pascual y victorioso. Si lo recibimos con fe, también podemos amar verdaderamente a Dios y a nuestro prójimo, podemos amar como Él nos amó, dar su vida … Solo si experimentamos este poder de Cristo, el poder de su amor, somos realmente libres de darnos a nosotros mismos sin miedo
Aquí, hay varias cosas que destacar:

Francisco sugiere una vez más que de la recepción de la Eucaristía  se derivan los frutos de la Misa, un error abordado en nuestro examen de la Parte Uno. Él también vuelve aquí está a la noción de la “experiencia”, un principio modernista.

¿Y qué dice acerca de la manera en que se deriva  el fruto de la Misa?

La capacidad de amar a Dios y al prójimo; ciertamente es un maravilloso don, pero esto suena bastante a que estuviera hablando de la Misa y la Eucaristía como combustible para actos de justicia social, ¿no es así?

Veremos qué dirá la próxima semana …

Mientras tanto, aquellos de ustedes que deseen obtener una comprensión católica de la Misa harían bien en leer la  Intervenvión de Ottaviani  .
De AkaCatholic

Categorías:ALL POSTS, Misa, Nueva Misa

Tagged as: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.