ALL POSTS

LA JUDEIZACIÓN DE LA SECTA CONCILIAR ALCANZA SUS COTAS MÁXIMAS


Vino a los suyos, y los suyos no le recibieron” (Jn 1:11) …

Jánuca judía celebrada en el Vaticano

Card. Kurt Koch

 

¡Nada es tan contrarío a  ‘dar testimonio de Cristo y del Evangelio’ como celebrar la religión que oficialmente lo niega, como es el caso del Vaticano!

El 12 de diciembre de 2017, una menorá fue encendida detrás de las paredes del Vaticano en una ceremonia judía dirigida por Oren David, que es el embajador de Israel ante la Santa Sede. Varios representantes oficiales del Vaticano participaron en un rito de oraciones, himnos y velas. Como informa Vatican Insider :

Las reuniones [interreligiosas] del Vaticano de la semana pasada concluyeron con un momento feliz e inclusivo de una celebración de Hannukah [ sic]Esta ceremonia especial selló dos días de fructíferas reuniones. Dentro de la biblioteca de la Comisión Pontificia para las Relaciones Religiosas con los Judíos en Via della Conciliazione 5, el actual Embajador de Israel en la Santa Sede, Oren David, dirigió una ceremonia de velas de Hannukah con oraciones, canciones y una mesa de excelentes refrigerios kosher que fueron disfrutado por los delegados e invitados del Vaticano, la comunidad judía y la Embajada de Israel. El cardenal Kurt Koch y el padre Norbert Hofmann (apodado cariñosamente “el rabino del Vaticano” [!]), Además de funcionarios de la Pontificia Universidad, eruditos católicos, periodistas vaticanos y amigos del “Diálogo”, se mezclaron con representantes de la comunidad judía italiana y romana y el IJCIC [Comité Judío Internacional para Consultas Interreligiosas] delegados.

(Lisa Palmieri-Billig, “Celebración judeo-católica de Hannukah dentro de las paredes del Vaticano” , Vatican Insider , 20 de diciembre de 2017)

La fiesta de Hanukkah conmemora y celebra la dedicación del Segundo Templo en Jerusalén, por lo que algunos lectores pueden preguntarse: ¿Pero cómo podría ser esto algo malo? ¿No se menciona la fiesta en la Escritura (ver 1 Mach 4: 36-59), y el Señor mismo no la celebró (ver Jn 10: 22-23)?

Para responder correctamente a esta pregunta, debemos hacer algunas distinciones.

Primero, debemos distinguir el judaísmo del Antiguo Testamento, que era la verdadera religión en ese momento (ver Jn 4:22), del llamado judaísmo de nuestros días, que es una religión apóstata que tiene su verdadero origen en Anás. y el rechazo definitivo de Caifás a Jesucristo como el Mesías prometido (véase Mt 26: 63-66). Este judaísmo apóstata (también conocido como Judaísmo Talmúdico) no es el heredero legítimo de la religión del Antiguo Pacto: “Si vosotros sois los hijos de Abraham, haced las obras de Abraham. Pero ahora tratáis de matarme, porque he dicho la verdadque he oído de Dios. Esto Abraham no lo hizo … .Quien es de Dios, escucha las palabras de Dios. Por eso no le escucháis,  porque no sois de Dios “(Jn 8, 39-40, 47; ver Rom 10-11; Gál 4).

El Papa Pío XI reiteró la verdadera enseñanza católica en 1928 cuando suprimió la asociación Amici Israel , que había comenzado a negar la doctrina católica sobre el judaísmo:

… la Iglesia Católica siempre ha estado acostumbrada a orar por el pueblo judío, depositario de las promesas divinas hasta [!] La llegada de Jesucristo, a pesar de su ceguera posterior, o más bien, debido a esta misma ceguera. Movido por esa caridad, la Sede Apostólica ha protegido a las mismas personas de malos tratos injustos, y por eso censura todo el odio y la enemistad entre las personas, por lo que condena  en el más alto grado posible el odio contra las personas que  en el pasado  han sido elegidas por Dios , a saber, el odio con que generalmente se nombra  en el lenguaje común por el término conocido generalmente como “antisemitismo”.

(Sagrada Congregación del Santo Oficio, Decreto  Cum Supremae ; subrayado agregado)

El judaísmo de hoy, lejos de ser la religión del Antiguo Pacto (que se cumplió en Cristo y su Iglesia), es simplemente “la sinagoga de Satanás”, habitada por aquellos “que dicen ser judíos y no lo son” (Apoc 3: 9).

Una segunda distinción que debe extraerse es la que existe entre celebrar la Fiesta de la Dedicación cuando el Antiguo Pacto estaba en vigor , y celebrarlo hoy , cuando el Antiguo Pacto ha sido reemplazado por el Nuevo Pacto, que fue hecho por el Hijo de Dios para perfeccionar y cumplir el Antiguo: “Con llamar nuevo a este Testamento dio por anticuado el primero. Ahora bien lo que se da por anticuado y viejo, cerca está de quedar abolido  “(Hebreos 8:13); “… claro está que abolió estos últimos sacrificios para establecer otros que es el de su cuerpo” (Hebreos 10: 9).

Esto es lo que el Concilio de Florencia enseñó sobre este asunto:

[Este concilio] cree firmemente, profesa y enseña que  todo lo relacionado con la ley del Antiguo Testamento , de la ley mosaica, que contiene  ceremonias, ritos sagrados, sacrificios y sacramentos, que se establecieron para significar algo en el futuro,  aunque se adecuaban a la adoración divina en ese momento, después de la venida de nuestro Señor que había sido significada por ellos, cesó, y comenzaron los sacramentos del Nuevo Testamento ; y que quienquiera, incluso después de la pasión, pusiese la esperanza en lo contenido en esa  ley y se sometiese  a ella  como necesaria  para la salvación, como si la fe en Cristo no pudiera salvar sin ellos, peca mortalmente. Sin embargo, no niega que, después de la pasión de Cristo hasta la promulgación del Evangelio, se hubiera podido haber observado hasta que se creyó que de ninguna manera eran necesarios para la salvación; pero  después de la promulgación del Evangelio , [este concilio] afirma que no pueden ser observados sin la pérdida de la salvación eterna . Todos, por lo tanto, quienes después de ese tiempo observan la circuncisión y el Sábado y los demás requisitos de la ley, se declaran ajenos a la fe cristiana e inhábiles para  participar en la salvación eterna , a menos que algún día se retraigan de esos errores.

(Concilio o de Florencia, Decreto  Cantate Domino ,  Denz. 712 ; subrayado agregado)

Del mismo modo, el Papa Pío XII expuso muy bellamente la enseñanza católica sobre la relación entre el Antiguo y el Nuevo Pacto en su encíclica sobre la Iglesia, y vale la pena citar extensamente:

Que [Cristo] completó Su obra en el patíbulo de la Cruz es la enseñanza unánime de los santos Padres que afirman que la Iglesia nació del costado  de nuestro Salvador en la Cruz como una nueva Eva, madre de todos los vivientes. “Y ahora”, dice el gran San Ambrosio, hablando del costado traspasado de Cristo, “está construido, ahora  está formado, ahora es …”. moldeado, ahora  se ha creado. Ahora ha sido levantada  una casa espiritual, un sacerdocio santo. “Alguien que examine reverentemente esta enseñanza venerable descubrirá fácilmente las razones en las que se basa.

Y antes que nada, por la muerte de nuestro Redentor, el Nuevo Testamento  tomó el lugar de la Antigua Ley que había sido abolida ; entonces la Ley de Cristo junto con sus misterios, representaciones, instituciones y ritos sagrados fue ratificada para el mundo entero en la sangre de Jesucristo. Porque, mientras nuestro Divino Salvador  predicó  en un área restringida, no fue enviado sino a las ovejas que se perdieron de la casa de Israel [véase Mt 15:24]; la Ley y el Evangelio estaban juntos en vigor; pero con  su muerte,  Jesús anuló la Ley con sus decretos, ajustó la letra del Antiguo Testamento a la Cruz , estableciendo el Nuevo Testamento en Su sangre derramada para toda la raza humana. “Hasta tal punto, entonces”, dice San León el Grande, hablando de la Cruz de nuestro Señor, “se efectuó una transferencia de la Ley al Evangelio, de la Sinagoga a la Iglesia , de muchos sacrificios a una sola Víctima. , que tan pronto como nuestro Señor expiró, se rasgó ese velo místico del lugar más reservado del templo y su secreto sagrado se rasgó violentamente de arriba a abajo “.

En la Cruz, la Antigua Ley murió, para ser enterrada y ser portadora de la muerte, para dar paso al Nuevo Testamento  del cual Cristo había escogido a los Apóstoles como ministros calificados; y aunque Él había sido constituido Cabeza de toda la familia humana en el vientre de la Santísima Virgen, es por el poder de la Cruz que nuestro Salvador ejerce plenamente el oficio mismo de Cabeza en Su Iglesia. “Porque fue a través de Su triunfo en la Cruz”, de acuerdo con las enseñanzas del doctor común, el Angélico acerca de que  ” Él ganó el poder y dominio sobre los gentiles”; por esa misma victoria Él aumentó el inmenso tesoro de gracias, que,  así como Él reina en la gloria del cielo, prodiga continuamente a Sus miembros mortales, ya que por Su sangre derramada en la Cruz se detuvo la ira de Dios y todos los dones celestiales, especialmente las gracias espirituales del Nuevo y Eterno Testamento, pudiesen  fluir de las fuentes de nuestro Salvador para la salvación de los hombres, de los fieles sobre todo; fue en el árbol de la Cruz, finalmente, que Él entró en posesión de Su Iglesia, es decir, de todos los miembros de Su Cuerpo Místico; porque ellos no se habrían unido a este Cuerpo Místico a través de las aguas del Bautismo, salvo  por la virtud saludable de la Cruz, por la cual ya habían sido traídos a estar bajo el completo dominio de Cristo.

Pero si nuestro Salvador, por su muerte, se convirtió, en el sentido pleno y completo de la palabra, en la Cabeza de la Iglesia, también fue a través de su sangre que la Iglesia se enriqueció con la plena comunicación del Espíritu Santo, a través de la cual, desde el momento en que el Hijo del hombre fue levantado y glorificado en la Cruz por sus sufrimientos, ella está divinamente iluminada. Pues entonces, como señala Agustín,  con el desgarro del velo del templo sucedió que el rocío de los dones del Paráclito, que hasta entonces había descendido solo sobre el vellón, que está sobre el pueblo de Israel, cayó copiosa y abundantemente (mientras que el vellón permaneció seco y desierto) en toda la tierra, es decir, en la Iglesia Católica, que no está limitada por ninguna frontera de raza o territorio . Así como en el primer momento de la Encarnación, el Hijo del Padre Eterno adornaba con la plenitud del Espíritu Santo la naturaleza humana a la que Él estaba sustancialmente unido, por lo que podría ser un instrumento apropiado de la Divinidad en la obra cuenta de la Redención. , así que a la hora de Su preciosa muerte, Él quiso que Su Iglesia se enriqueciera con los abundantes dones del Paráclito para que al impartir los frutos divinos de la Redención ella pudiera ser, para el Verbo Encarnado, un poderoso instrumento que nunca fallaría. Tanto la misión jurídica de la Iglesia como el poder de enseñar, gobernar y administrar los Sacramentos, derivan su eficacia sobrenatural y fuerza de la edificación del cuerpo de Cristo a partir del hecho de que Jesucristo, colgado en la Cruz, abrió a su iglesia la fuente de esos dones divinos, que le impiden enseñar doctrina falsa y capacitarla para gobernarlos para la salvación de sus almas a través de pastores divinamente iluminados y para otorgarles una abundancia de gracias celestiales.

Si consideramos de cerca todos estos misterios de la Cruz, esas palabras del Apóstol en las que enseña a los Efesios que Cristo con su sangre hizo que los judíos y los gentiles “rompieran la pared intermedia de la partición” ya no son obscuras. Porque en su carne “por la cual los dos pueblos fueron divididos; y se  anuló la Ley Antigua  “para hacer de los dos en sí mismo un solo hombre nuevo”, es decir, la Iglesia, y pudiesen ser  reconciliados por la Cruz  ambos con Dios en un solo Cuerpo.

(Papa Pío XII,  Encíclica  Mystici Corporis , n. 28-32; subrayado agregado)

Estas verdades dogmáticas se reflejan naturalmente en la teología moral católica, que prohíbe guardar las ceremonias y prácticas del Antiguo Testamento bajo pena de pecado mortal contra el Primer Mandamiento: el pecado de dar a Dios un  culto falso . Bajo el encabezado de un capítulo de “Sobre la superstición” y un subtítulo de la sección de “Formas equivocadas de adorar a Dios”, el teólogo moral jesuita p. Thomas Slater escribe:

Dios puede ser adorado erróneamente al darle un culto  falso o cultos supérfluos . …  Las ceremonias y las prácticas de la religión judía significaban que el Mesías iba a venir, y ahora, después de la venida de nuestro Señor, no podrían emplearse sin caer en la superstición [= cultos  falsos]. En la medida en que la falsedad en la religión es una grave ofensa a Dios, esta especie de superstición es mortalmente culpable.

(Padre Thomas Slater, SJ, A Manual of Moral Theology , volumen 1, 5ª ed. [Londres: Burns Oates & Washbourne, 1925], página 140; subrayado agregado). 

Por lo tanto, está claro que a uno no se le permite seguir observando hoy  los ritos o prácticas del Antiguo Pacto, bajo pena de pecado mortal. El Antiguo Pacto no era más que la prefiguración de una realidad más grande, y debido a que esa realidad ya ha sido revelada, ahora es gravemente pecaminoso volver atrás nuevamente, como si uno preferiese la sombra a su realidad,  Sería como abandonar a Cristo para seguir a San Juan Bautista, una absurda burla a Dios (Jn 3:30).

Para obtener más información sobre la celebración del Vaticano de Hanukkah, incluidas muchas fotos, consulte el siguiente enlace:

Sin embargo, los que ahora anhelan los “buenos viejos tiempos” de Benedicto XVI y Juan Pablo II tal vez quieran no volver a ellos. ¿Recuerda lo que traemos en las siguientes fotos?

“Papa” Benedicto XVI en una sinagoga judía en Colonia, Alemania (19 de agosto de 2005)

El “cardenal” Joseph Ratzinger enciende una Menorá durante el “Día del Perdón” de Juan Pablo II  (12 de marzo de 2000)

El rabino Marvin Hier  premia al “Papa” Juan Pablo II con una menorá por su respaldo al judaísmo apóstata (1 de diciembre de 2003)

La verdad es que esto no es algo exclusivo de Francisco, viene del Vaticano II . La estima de las religiones falsas, especialmente la del judaísmo talmúdico apóstata , es una de las principales características de la Iglesia del Vaticano II. Al mismo tiempo, no se puede negar que la Secta Novus Ordo probablemente nunca haya tenido un adulador  mayor de  los enemigos de Cristo que Jorge Bergoglio, el “Papa” Francisco.

Considere, por ejemplo, el almuerzo kosher de Bergoglio  que dio a para una delegación judía  en el Vaticano; su promoción de la idea de que  los Talmudistas de hoy son el “Pueblo Elegido” de Dios ; el documento anticatólico y projudío publicado por su Comisión para las relaciones religiosas con los judíos; su escandalosa ocultación de su cruz pectoral en presencia de los principales rabinos de Jerusalén; la exposición del Vaticano de menorah judías bajo su cuidado; su celebración de Hanukkah en Buenos Aires; su inclusión en una lista de los judíos más importantes de  Estados Unidos (!) en 2013 ; y así sucesivamente, ad nauseam .

En este contexto, dos advertencias de San Juan Evangelista inmediatamente vienen a la mente: “Todo aquel que niega al Hijo, no tiene al Padre …” (1 Jn 2:23) porque  “… todo espíritu que niega a Jesús, no es de Dios: y este es el Anticristo, de quien has oído que viene, y que ahora ya está en el mundo “(1 Jn 4: 3).

Nótese, por cierto, que la Secta Novus Ordo lleva a cabo sus actividades interreligiosas con el judaísmo bajo el paraguas del ecumenismo , no  del diálogo interreligioso. Es por eso que uno de los representantes oficiales del Vaticano en este evento fue el  “Cardenal” Kurt Koch del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos , y no el “Cardenal” Jean-Louis Tauran del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso .

El llamado  Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos (COPUC) lo menciona explícitamente en su página de perfil en el sitio web del Vaticano: “El 22 de octubre de 1974, el Papa Pablo VI estableció una Comisión de Relaciones Religiosas con los Judíos como una Oficina distinta  estrechamente relacionada  con la PCPCU “( fuente ). Un documento del 1 de diciembre de 1974 de esta comisión explica que su cuerpo fue creado “unido a la Secretaría para Promover la Unidad de los Cristianos” a fin de “alentar y fomentar las relaciones religiosas entre judíos y católicos, y para hacerlo eventualmente en colaboración con otros Cristianos … “( fuente ).

Convertido al judaísmo, el apóstol san Pablo advirtió a los gentiles que no se volvieran arrogantes con respecto a su inclusión en el pacto eterno de Dios, ya que al igual que los judíos habían sido incluidos pero luego rechazados por su incredulidad, los gentiles también lo harían si no pudiesen  perseverar:

Tú dirás entonces: Las ramas fueron cortadas, para que yo pudiera ser injertado. Bien: debido a la incredulidad, fueron desgajadas. Pero tú estás en la fe: no seas obstinado, sino temeroso. Porque si Dios no ha perdonado las ramas naturales, teme que no te perdone a ti. Mira  entonces, la bondad y la severidad de Dios: hacia ellos, en verdad, ya que  han caído, la severidad; pero hacia ti, la bondad de Dios, si permaneces en la bondad, de lo contrario serás cortado. Y también es verdad , que si ellos no permanecen en la incredulidad, serán injertados: porque Dios puede injertarlos de nuevo.

(Romanos 11: 19-23)

Por desgracia, hemos cerrado el círculo. Así como nuestro Señor bendito fue rechazado una vez por los suyos (ver Jn 5, 37-40), así lo es hoy: es rechazado por aquellos que (falsamente) dicen ser sus legítimos representantes y embajadores (véase 2 Cor. 5:20), aquellos que tienen el deber de ser los  testigos de Él: “Vino a los suyos, y los suyos no le recibieron” (Jn 1:11). ¿Qué más evidencia se necesita para demostrar que la Secta Novus Ordo no es la Iglesia Católica Romana del Papa Pío XII y sus predecesores, sino más bien una religión apóstata que se burla y niega a Jesucristo?

“El cardenal” Koch y sus amigos están ocupados en encender velas que conmemoran algo que se cumplió durante mucho tiempo en el Pacto Eterno sellado con la Preciosa Sangre de Jesucristo, el cual es “la luz verdadera que ilumina a todo hombre que viene a este mundo” (Jn 1: 9). Al hacerlo, los apóstatas del Vaticano están negando al mismo Señor que los rescató: “Pero también hubo falsos profetas entre las gentes, como habrá entre ustedes maestros mentirosos, que introducirán sectas de perdición y negarán al Señor que los rescató, trayendo sobre sí la inminente destrucción  “(2 Pedro 2: 1).

Por cierto, ¿te imaginas a los principales rabinos de Jerusalén organizando una fiesta de Navidad?

De Novus Ordo Watch

3 replies »

  1. Este amuleto de nueve velas, no tiene nada ver ni con el Antiguo testamento ni con la Alianza nueva y Eterna. Es un amuleto satánico y le encienden velas a satana-lucifer el destructor , es la cábala y la masonería practicada, aun en tiempos del rey Salomón, que pecó gravemente contra el Señor. Y cuando fueron llevados cauitIvos a babilonia se impregnaron de paganismo, satanismo y filosofías de hechicerías y magia. Una bestia herida, que sube del abismo y revive con la teosofía gnóstica-talmúdica-cabalistica-masonica, y sectas de perdición. El 9 es la serpiente del Génesis, adorada como si fuera DIOS. El noveno circulo, también nos habla de ellos. Y han llenado ciudades, con este culto, y no sorprende que se practique en el vaticano, porque esa era la idea del plan iluminati, dejar de la Iglesia una cáscara vacia.
    No se si hay error en la traducción, o interpetación, pero Nuestro Señor Jesucristo no derrramó su sangre, por toda la humanidad, porque no hay salvación universal, la derramó por muchos, que no significa todos. Ningún pseudo concillio, como fue el Vaticano II, puede modificar la santa y eterna, Palabra de Dios. En cuanto a la sinagoga de satana es la casa de edom, amalec,los que dicen ser judios y no lo son, y Nuestro Señor que es el León de Judah, de la casa de David, reina para siempre sobre la casa de Santiago, y si el rey David, lo llamó mi Señor, tal como está escrito por los santos profetas y por la Palabra, de Dios, así, es.
    El ocultismo, y hechicería, produce ceguera y es tanta que no pudieron ver, ni reconocer, a su Mesias, ni el cumplimiento del tiempo de su llegada detallado, por el Profeta santo Daniel. y en este caso verlos en tan triste, que se ha llegado a confundir desde un pagano, árbol, (cabalistico) y su comercial papa noel, con la santa Natividad y candelabros masónicos, y sus simbolos de magia, con lo santo.

    Gracias a la Iglesia fiel al Señor , a su Madre María santísima, a san Atanasio, y al Padre Luigi Villa.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.