ALL POSTS

RESPUESTA A LOS BENDITOS FRAILES DE AVRILLÉ SOBRE LA VACANCIA DE LA SEDE


Respuesta a las divagaciones de los “Bonhommes” de Avrillé, sobre la vacante actual de la Santa Sede (N. Magne) (1)

Como prefacio al texto “Respuesta a los desvaríos de los” Bonhommes “de Avrillé, sobre la actual vacancia de la Santa Sede (N. Magne)” …

“Nadie es tan sordo como el que no quiere oir”. 

“¡Escucha esto, gente necia, que no tiene corazón! Tienen ojos y no ven, tienen oídos y no oyen. ¿No me tendrás miedo, dice el Señor, no temblarás delante de mí? Soy yo quien le dio al mar la arena para limitarl,  el límite eterno que no debe cruzar; Sus olas están agitadas, pero son impotentes; Ellas  rugen, pero no lo cruzan. (Santo Profeta Jeremías V, 21-22).

“Mi gente está destruida porque carecen de conocimiento. Como has rechazado el conocimiento, te rechazaré y serás despojado de mi sacerdocio; Ya que has olvidado la ley de tu Dios, también me olvidaré de tus hijos. Cuanto más se multiplican, más pecan contra mí: convertiré su gloria en ignominia. Se alimentan de los pecados de mi pueblo, están ansiosos por sus iniquidades. Será el sacerdote como el pueblo; Lo castigaré según sus caminos; le pagaré conforme a sus obras. Comerán sin estar satisfechos, se prostituirán sin multiplicarse, porque han abandonado al Señor y sus mandamientos. (Santo Profeta Oseas IV, 6-10).

“Tienen ojos, ¿y no ven? Tienen oídos, ¿y no oyen? ¿Y no tienes ningún recuerdo? “(Marcos VIII, 18).

“Sabed que en los últimos días habrá tiempos difíciles.  Porque los hombres serán amadores de sí mismos, avaros, vanidosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos,  sin afecto natural ,, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno,  traidores, testarudos, hinchados con orgullo, amando el placer más que a Dios,  teniendo la apariencia de piedad, pero negando lo que la hace fuerte. Mantente alejado de esos hombres.  Hay algunos entre ellos que se meten en las casas y seducen a las mujeres tontas cargadas de pecados, agitadas por las pasiones de todo tipo,  siempre están aprendiendo, y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad. (2 Timoteo III, 1-7).

Militias Virginis Mariae desea agradecer al autor por permitirnos publicar el texto completo (que se publicará en varias partes), publicado en el número 47 de la revista La Voix des Francs.

* * *

Respuesta a los desvaríos de los “Bonhommes” de Avrillé, sobre la vacancia actual de la Santa Sede (N. Magne) (1)

En la primavera de 2001, el conocido convento religioso de La Haya-a-Bonshommes publicó en su revista La sel de la terre  (36) un “pequeño Catecismo sobre el Sedevacantismo” firmado por  “Dominicus“. Desde entonces, nuestros colegas han estado   dándole  cobertura: nuevo “Pequeño Catecismo” que es en su opinión, el controvertido líder frente a uno de sus opositores (Abbot Ricossa), publicación en forma de folleto, distribuido amablemente al público tradicionalista, y presentado como la refutación supuestamente erudita y definitiva del sedevacantismo. Con el “Pequeño Catecismo”, los buenos Lefebvrists deben dormir a pierna suelta. Se supone que los muchachos ya han superado el terrible sedevacantismo.

Y sin embargo …Lo que decía ser  una refutacion sabia y definitiva ha sido refutado por los abades Ricossa (revista  Sodalitium , N ° 52 y N ° 55, en 2002 y 2003) Zins (revista Sub tuum praesidium , N ° 66 y N ° 112, en particular) o Grossin. Pero, por supuesto, que la buena gente lefebvrista no oírá  ni hablará de ello, para que, como se ha dicho,  esta buena gente pueda dormir tranquila, por lo que esta cuestión caerá como de costumbre en el silencio o el desprecio. Que la verdad y la justicia encuentren su derecho en el tratamiento de sus líderes de opinión en el planeta lefebvrista es en el mejor de los casos la menor de sus preocupaciones. Lo único que importa es que los supuestos tradicionalistas de a pie se mantengan  bien lejos de unas verdades demasiado contundentes sobre el estado actual de la Iglesia por los que se supone deben pensar que son la buena gente “tradi”..

Por eso no es sorprendente ver aquí y allá, sobre todo en las incursiones de los tradicionalistas en Internet, a algunos  ingenuos internautas de la  “tradición”,  cómo blanden cual ligeras cuchillas (es lo que creen) las espadas (algo  romas) forjadas en Avrillé.

Esto fue el motivo de este texto: responder al enésimo ascenso a la superficie de un “Pequeño Catecismo” que no resiste el más ligero examen  y que ya ha sido  refutado muchas veces.

I – La ilegitimidad de los “papas” del Vaticano II a la luz de la infalibilidad del magisterio ordinario y universal

El Vaticano II debería haber sido “protegido” (al menos) por la infalibilidad del magisterio ordinario y universal; ahora bien,  las Constituciones, Decretos y Declaraciones del Vaticano II están llenos de errores contrarios a las enseñanzas de la Iglesia, e incluso de herejías; por consiguiente,  Pablo VI que promulgó estas mismas Constituciones, Decretos y Declaraciones no puede  ser un Papa [legítimo]. Además, sin el Papa, o con un falso papa (que equivale a lo mismo), los obispos no son infalibles en el ejercicio de su magisterio ordinario y, por lo tanto, pueden equivocarse y contradecir las enseñanzas de la Iglesia. Con el Vaticano II, cayeron en el error. Así que Pablo VI por el que estos mismos obispos fueron tan engañados y equivocados, fue necesariamente un falso papa

Lo que Avrillé responde a esto, en esencia es lo siguiente:

La enseñanza del Vaticano II no estaba necesariamente protegida por la infalibilidad (del magisterio ordinario y universal) porque esta misma enseñanza no propone cosas para creer o sostener “firme y definitivamente”. Por lo tanto, aunque el Concilio Vaticano II erró, simplemente no se sigue de esto con necesidad que los obispos hayan dado una enseñanza confirmada y promulgada por un falso papa.

En otras palabras, para Avrillé, el magisterio ordinario y universal es infalible sólo cuando enseña expresamente una proposición que debe ser creída o sostenida “firme y  definitivamente”.

El problema (para Avrillé) es que esto no es así.

Ciertamente, el Concilio Vaticano I ha recordado solemnemente (en su constitución dogmática Dei Filius ) que la Iglesia propone  infaliblemente creer las verdades de fe divina, no sólo a través de un juicio solemne, sino también en el ejercicio del magisterio ordinario y universal .

“Se debe creer con fe divina y católica todo lo que está contenido en la palabra de Dios escrita o transmitida por la tradición, y que la Iglesia, mediante un juicio solemne o por su magisterio ordinario y universal, propone creer como verdad revelada “.

Concilio Ecuménico Vaticano I, Constitución Dogmática Dei Filius , 24 de abril de 1870.

Pero nunca se ha cuestionado el que debe ser limitada  la infalibilidad del magisterio ordinario a las únicas proposiciones expresamente enseñadas por este mismo magisterio ordinario.

Por el contrario, ésta es la enseñanza archi-clásica de los mejores teólogos, resumida aquí por Cartechini, en su famoso libro de texto autorizado por el Santo Oficio:

“El magisterio ordinario infalible se ejerce de tres maneras:

“1. Por una doctrina enseñada explícitamente por los obispos de todo el mundo, pero que no ha sido enseñada en una definición formal por el Pontífice;

“2. Por una doctrina implícita contenida en la práctica o vida de la Iglesia:

“A) la Iglesia … no puede permitir que se diga en su nombre en la liturgia cosas contrarias a lo que ella siente o cree;

“(B) en el Código de Derecho Canónico no puede haber nada en contra de las reglas de la fe o la santidad evangélica;

“3. por la aprobación tácita de la Iglesia de una doctrina de los Padres, Doctores y Teólogos “.

(RP Cartechini, SJ, De Valore Notarum Theologicarum , Pontificia Universidad Gregoriana, 1951.)

Pero Avrillé sólo tiene en cuenta uno de los modos del ejercicio del infalible Magisterio ordinario -el primer modo- y rechaza implícitamente los otros dos, los cuales Avrillé oculta a sus lectores (¿es esto honesto?).

Porque es obvio para todas las personas intelectualmente honestas que la heterodoxia de la nueva liturgia y del nuevo Código de 1983 es radicalmente incompatible con la legitimidad de Pablo VI y de Juan Pablo II, y de sus sucesores, que respectivamente los han promulgado y mantenido. Y esto se debe a la infalibilidad del magisterio ordinario no solo en lo que se enseña expresamente (primer modo), sino también en lo que se enseña implícitamente en las leyes y en el culto vigente en la Iglesia. Quienquiera que afirme lo contrario está condenado por el Papa Pío VI en contra de la propuesta número 78 del Sínodo de Pistoia (Bull Auctorem Fidei , 28 de agosto de 1794).

“78. D-1578 78. La prescripción del Sínodo sobre el orden de las materias que deben tratarse en las conferencias, en la que, después de advertir previamente cómo en cualquier artículo debe distinguirse lo que toca a la fe y a la esencia de la religión de lo que es propio de la disciplina, añade que en esta misma disciplina hay que distinguir lo que es necesario o útil para mantener a los fieles en el espíritu, de lo que es inútil o más oneroso de lo que sufre la libertad de los hijos de la Nueva Alianza, y más todavía, de lo que es peligroso o nocivo, como que induce a la superstición o al materialismo, en cuanto por la generalidad de las palabras comprende y somete al examen prescrito hasta la disciplina constituída y aprobada por la Iglesia – como si la Iglesia que se rige por el Espíritu de Dios, pudiera constituir una disciplina no sólo inútil y  onerosa de lo que sufre la libertad cristiana, sino peligrosa, nociva e inducente a la superstición y al materialismo –, es falsa, temeraria, escandalosa, perniciosa, ofensiva a los oídos piadosos, injuriosa a la Iglesia y al Espíritu de Dios por el que ella se rige, y por lo menos errónea.

Pío VI, Bula  Auctorem fidei , 28 de agosto de 1794.

” Los pontífices son infalibles en la elaboración de leyes universales relativas a la disciplina eclesiástica , de modo que nunca pueden establecer nada en contra de la fe y la moral, incluso si no alcanzan el grado supremo de prudencia. “.

Wernz y Vidal, Ius Canonicum , Pontificia Universidad Gregoriana, Roma, 1923, vol. II, p. 410.

O bien los “papas del Vaticano II” son [verdaderos] papas, y el culto [que aprueban] y su legislación no pueden, de ninguna manera, ser heterodoxos; o bien el culto  y sus leyes son heterodoxos, por lo que los “papas del Vaticano” no pueden ser papas. Quienquiera que afirme al mismo tiempo que los “papas del Vaticano II” son papas y que su culto y legislación son de algún modo heterodoxos está  ciertamente en el error y cae bajo la condena del Papa Pío VI.

Avrillé intenta reconciliar lo irreconciliable argumentando que Pablo VI y Juan Pablo II no querían “imponer con autoridad” su nueva liturgia, y su nuevo Código de Derecho Canónico. Es burlarse  de todo el mundo afirmar tal falsedad.

En lo que se refiere al Código de 1983, no hay duda de que Juan Pablo II en realidad lo impuso, y que se ha impuesto efectivamente en el ámbito de la iglesia conciliar, que Avrillé  nos dice ser la Iglesia Católica. En cuanto a la reforma litúrgica de 1969,  concedo que el procedimiento legal seguido por Pablo VI, cuando se promulgó el nuevo misal, dio la impresión de que Pablo VI entonces no había promulgado  la nueva Misa con la voluntad  manifiesta de “imponerla con autoridad”. Sin embargo, el mismo Pablo VI, varias veces después, sobre todo en su discurso en el Consistorio del 24 de mayo de 1976, no dejó de significar muy expresamente su voluntad de “imponer con autoridad” la nueva Misa para reeplazar a la misa tradicional Y toda la legislación de la iglesia conciliar desde entonces fue con total claridad en esta dirección. De hecho, Juan Pablo II, cuando dio su autorización  para celebrar la misa tradicional siempre añadió expresamente que se derogaba la legislación vigente (en la iglesia conciliar) – lo que implica necesariamente que desde el punto de vista de los jefes la iglesia conciliar, y por lógica consecuencia, de todos los que los consideran como papas de la Iglesia Católica, la nueva Misa había sido “impuesta con autoridad”, y se siguió considerando que se  impuso así. Aun los tremendamente ingenuos y conformistas del tradicionalismo, han entendido que los términos “rito ordinario” (para describir la nueva misa) y “rito extraordinario” (que se refiere a la misa tradicional) – o sea “forma ordinaria” “forma / extraordinaria “- expresaba esta misma realidad (para la iglesia conciliar, desde su punto de vista), a saber, que la forma” ordinaria “del rito romano, es decir, la forma en uso, y por lo tanto anteriormente” impuesta con autoridad “no era otra que la nueva Misa.

Donde vemos que el argumento de la nueva Misa o el nuevo Código no “impuesto con autoridad” no tiene fundamento y  quienes  lo afirman  toman a sus afiliados por ignorantes e imbéciles.

Pero, suponiendo que Avrillé tuviera razón en este punto -la nueva Misa no fue impuesta con autoridad- no se seguiría que los “Papas del Vaticano II” fueron verdaderos papas, o que la nueva misa no estuviese protegida por la infalibilidad del magisterio ordinario.

Volvamos a Cartechini:
La Iglesia … no puede permitir que se diga en su nombre en la liturgia cosas contrarias a lo que cree o siente.

Cartechini no dice: la Iglesia no puede permitir  que en su liturgia se digan cosas contrarias a su sentimiento o creencia.Cartechini escribe: La Iglesia “no puede permitir que se diga en su nombre en la liturgia cosas contrarias a su sentimiento o creencia”. El matiz es el tamaño.

Y con ese matiz, el castillo de naipes de Avrillé al final se desmorona.  La Iglesia no sólo no puede imponer una liturgia heterodoxa, sino que tampoco puede permitir tal liturgia. Pero, ¿qué mente sensata se atrevería a decir que la nueva Misa no fue permitida por Pablo VI y sus sucesores?

Ésta es , además, la enseñanza expresa de la Santa Iglesia:

“¿Es que la Iglesia, que es la columna y fundamento de la verdad, y que evidentemente continuamente recibe del Espíritu Santo la enseñanza de toda la verdad, podría ordenar, otorgar, permitir lo que iría en detrimento de la salvación de lad  almas, y que llevaría al desprecio y la vulneración de un sacramento instituido por Cristo? “

Gregorio XVI, Encíclica Quo Graviora , 4 de octubre de 1833.

Avrillé claramente intenta ignorar secciones enteras de la doctrina católica sobre la Iglesia y su infalibilidad. Las personas que siguen a Avrillé con confianza son obviamente maltratadas por los “buenis hombres” de Avrillé. 

Pero no vamos a detenernos aquí. El tercer modo de ejercicio del magisterio ordinario infalible es descrito por Cartechini de la siguiente manera:

“El magisterio ordinario infalible se ejerce de tres maneras […]

“3. por la aprobación tácita de la Iglesia de una doctrina de los Padres, Doctores y Teólogos “.

De nuevo, ¿quién se atrevería a afirmar que los errores y las herejías del Vaticano II no recibieron al menos la aprobación tácita de Pablo VI y de todos sus sucesores? Sí, aquí está el problema para los “hombres” de Avrillé: la infalibilidad del magisterio ordinario también cubre lo que está tácitamente aprobado dentro de la Iglesia en materia de doctrina. En otras palabras, no es sólo lo que se impone lo que está cubierto por la infalibilidad del magisterio ordinario, sino que también lo es lo que está permitido. Aquí nuevamente, lo permitido por la Iglesia no puede ser heterodoxo.

Entonces, asumiendo que las enseñanzas del Concilio Vaticano II no fueron impuestas, sino simplemente aprobadas por Pablo VI y sus sucesores -no nos atrevemos a decir que sólo han sido permitidas, pues han adoptado esas enseñanzas con tanto brío- todavía se seguiría necesariamente de ello, que  al contrario de lo que Avrillé hace creer, estos mismos Pablo VI y sus sucesores no podrían ser verdaderos papas, y no lo son, teniendo en cuenta los errores y las herejías que pululan en esta misma enseñanza.

Por otra parte, desde este punto de vista, no sólo es que  las enseñanzas del Vaticano II han sido aprobadas, al menos tácitamente, sino que  también son enseñanzas de las facultades de teología en las universidades – que son responsabilidad de la iglesia conciliar – y, por lo tanto, de la Iglesia Católica, según nuestros “buenos hombres” d’Avrillé. Cabe recordar aquí todos los Congar, De Lubac, Rahner, Ratzinger, y todos sus seguidores estaban – con pocas excepciones – resoplando con total libertad, enseñando, pontificando desde lo alto de las cátedras universitarias y por lo tanto inficionando las mentes bajo el mandato de Pablo VI y sus sucesores.

Siendo así, y para volver al primer modo de ejercicio del infalible Magisterio ordinario, ¿es realmente correcto afirmar que este mismo primer modo consiste únicamente en la enseñanza expresa de una proposición para ser creída o sostenida firme y definitivamente?

Si alguien entiende por esto que el Magisterio ordinario es infalible en su enseñanza expresa solo cuando explícitamente se dice que esta enseñanza debe ser creída o sostenida “firme y definitivamente”, entonces obviamente ése está equivocado.

En efecto,  en su constitución dogmática Dei Filius , el Concilio Vaticano I enseña que el magisterio ordinario y universal es la regla de fe (infalible) cuando por medio de este modo de ejercer el poder del magisterio se enuncia algo    “, como  divinamente revelado “. En otras palabras, sólo basta que explícitamente se diga que una proposición dada ha sido revelada (o   Conectada  con la Revelación) para que haya enseñanza infalible del Magisterio ordinario, y así esta verdad pueda creerse con  fe divina ( o para que esta verdad se mantenga como tal ).

Aquí también, Avrillé está abusando de sus lectores y seguidores al creer que es necesario que el magisterio imponga explícitamente una proposición como obligatoria para el ejercicio del magisterio ordinario infalible. Ciertamente, la obligación existe, pero esta misma obligación, esta necesidad de creer “de una manera firme y definitiva” fluye por naturaleza del hecho de que una proposición se tenga como revelada o conectada con la Revelación, sea tenida como tal por la Iglesia. ya sea por medio de una definición o por medio del magisterio ordinario. En sí mismo, es suficiente que la Iglesia testifique que una proposición está revelada  o conectada   con la Revelacion para que esta misma proposición se imponga y mande guardar  a todos los católicos como una verdad para creer y sostener “firme y definitivamente”. La manifestación explícita de una obligación no agrega nada a la cosa. Seamos claros, la  misma manifestación de la obligación de creer o sostener una verdad puede significar implícitamente, pero con toda certeza, que la proposición considerada está revelada o relacionada con la Revelación, pero antes que nada, repitámoslo, sucede esto porque esta misma obligación se deriva del carácter revelado (o conectado con la revelación) está atestiguado como tal por la Iglesia. Entonces, volvamos a repetir, es suficiente para la Iglesia dar fe de que una proposición está revelada o concluye de la Revelación, para que haya un ejercicio infalible de poder magisterial:

“Cada vez, por lo tanto, que la palabra de este magisterio declara que tal o cual verdad es parte de toda la doctrina divinamente revelada, todos deben creer con certeza que esto es verdad”.

León XIII, Encíclica Satis cognitum , 29 de junio de 1896.

“Así pues, debemos someter el espíritu a la Iglesia que define, incluso si no agrega ningún precepto. Como en realidad Dios nos ha dado a la Iglesia como madre y amante para todos los asuntos de religión y piedad, estamos obligados a escucharla cuando ella enseña. Es por eso que, si aparece claro que algo es el pensamiento y la doctrina de la Iglesia, estamos obligados a adherirnos a ello, incluso si no hay una definición: cuánto más si este pensamiento y esta doctrina se nos aparecen por una definición pública “.

RP Kleutgen, sj, teólogo de la Diputación de la Fe en el Concilio Vaticano (1870), en Mansi, t. 53, columna 330 B.

Algunos autores han tratado de argumentar que la Declaración del Vaticano II sobre Libertad Religiosa ( Dignitatis humanae ) contenía una definición solemne de este mismo derecho a la libertad religiosa (ya condenado infaliblemente por el Papa Pío IX, en la forma de una solemne Encíclica Quanta Cura ).

Este argumento no parece completamente convincente. La Declaración Dignitatis humanae , por su apariencia general y por cada una de sus partes, parece ser magisterio ordinario.

Sin embargo, esta misma Declaración Dignitatis humanae (DH) explícitamente enseña el (supuesto) derecho a la libertad religiosa como revelado por Dios, o al menos fundado en la Revelación.

“Esta doctrina de la libertad tiene sus raíces en la Revelación divina, que para los cristianos es un título más para sceptarla con fidelidad” (DH 9).

“La Iglesia, por lo tanto, fiel a la verdad del Evangelio, sigue el camino seguido por Cristo y los apóstoles cuando reconoce el principio de la libertad religiosa como conforme a la Revelación divina, y alienta tal libertad. Esta doctrina, recibida de Cristo y de los apóstoles, se ha mantenido y transmitido con el transcurso del tiempo “(DH 12).

En otras palabras, Pablo VI y los Padres del Vaticano II testificaron expresamente que el (supuesto) derecho a la libertad religiosa era una verdad revelada, o al menos una verdad relacionada con la Revelación. En otras palabras, una vez más, si Pablo VI fue papa, la infalibilidad del magisterio ordinario y universal, sin duda está involucrada aquí, y consiguientemente  la adhesión “firme y definitiva” de los fieles tal como el magisterio ordinario y universal atestigua indefectiblemente de  las proposiciones enseñadas como reveladas o relacionadas  con la Revelación.  Por lo que es exigido a los fieles la adhesión que se requiere para que las verdades se crean y se mantengan – cf. incluyendo la enseñanza del Papa León XIII (citado más arriba): “Siempre que, por lo tanto, la palabra del Magisterio dice que tal o cual verdad es parte de la doctrina revelada por Dios, todo el mundo debe creer con certeza que es verdad “.

Dado que el  (supuesto) derecho a la libertad religiosa que se atestigua ser revelado  o conectado con la Revelación por el Vaticano II en su Declaración Dignitatis humanae,  ha sido condenado solemnemente por el Papa Pío IX como contrario a la Revelación (encíclica Quanta Cura ), y dado que si Pablo VI era papa, la misma declaración debería haber sido protegida por la infalibilidad prueba absolutamente  – por reducción al absurdo – que Pablo VI promulgador de Dignitatis humanae – no pudo ser Papa

Pero debemos ir un poco más allá. Hemos visto que el Magisterio ordinario es infalible en lo que respalda tácitamente, en lo que garantiza (leyes y culto divino), implícitamente enseñando y en su enseñanza expresa, en la medida en que testifica que la proposición se revela o se conecta con la Revelación . Aquí hay que añadir que el Magisterio ordinario transmite infaliblemente todas las verdades contenidas en la Revelación de forma explícita y todas las verdades contenidas  implícitamente, y todas las verdades que han sido objeto de una definición por los Concilios y los Papas.

Para declarar mejor el sentido de la pregunta, permítanme recordar cómo se ejerce la infalibilidad en la Iglesia. De hecho, tenemos dos testimonios de la Escritura sobre la infalibilidad en la Iglesia de Cristo, Lucas XXII: oré por ti, etc., palabras referentes a Pedro sin otros; y la final de Mateo: id y enseñad, etc., palabras que se dicen a los apóstoles pero no sin Pedro, para usar las palabras de Inocencio III […]. Por lo tanto, hay un doble modo de infalibilidad en la Iglesia; la primera es ejercida por el magisterio ordinario de la Iglesia: ve, enseña.

Así pues, lo mismo que el Espíritu Santo, el Espíritu de Verdad, habita permanentemente en la Iglesia; de la misma manera, la iglesia enseña permanentemente las verdades de la fe con la ayuda del Espíritu Santo. Ella enseña todas estas cosas que están o bien ya definidas o bien explícitamente contenidas en el tesoro de la Revelación, aunque no definidas, o bien , finalmente, implícitamente creídas: todas estas verdades que la Iglesia enseña todos los días, tanto por el Papa principalmente como por los Obispos que se adhieren al Papa. Todos ellos, Papa y obispos son infalibles en este magisterio ordinario, con la infalibilidad de la Iglesia: se diferencian sólo en que los obispos no son infalibles por sí mismos, sino que necesitan la comunión con el Papa. por quien son confirmados; el Papa solo necesita la ayuda del Espíritu Santo; y entonces él enseña pero no es  enseñado, él confirma pero no es confirmado. ¿Cuál es la parte de los fieles en este asunto? El mismo Espíritu Santo que ayuda al Papa y a los obispos que enseñan con el carisma de la infalibilidad, les da a los fieles la gracia de la fe por la cual creen en el magisterio de la Iglesia. En lo cual no estará fuera de lugar observar que el magisterio de los obispos supera en dignidad y majestad a los fieles tanto como un maestro infalible divinamente instituido que es reconocido y que ilumina a sus discípulos. […]

“A pesar de la existencia del magisterio ordinario, a veces las verdades enseñadas por el Magisterio ordinario, o bien han sido definidas  y puestas como antídoto de las herejías, o bien como verdades todavía no definidas, pero que sostenidas implícita o explícitamente, deben  ser definidas; y luego presentada la oportunidad, en una definición dogmática de la que se trata ahora. “

Obispo D’Avanzo, en nombre de la Delegación de la Fe en el Concilio Vaticano 20 de junio de 1870, en Mansi, Collectio Amplissima Conciliorum, t. LII, 763-764.

Permítanme repetir esto : el magisterio ordinario infalible transmite todas las verdades contenidas en la Revelación y de forma explícita todas las verdades creídas  implícitamente, y todas las verdades que han sido objeto de una definición por los Concilios y los Papas. Esta es la razón fundamental por la cual el mismo magisterio ordinario es infalible

1) cuando se certifica expresamente que una propuesta ha sido revelada o está conectada rcon la Revelación,

2) cuando garantiza que las leyes y las normas litúrgicas particulares concuerdan con la Revelación divina,

3) cuando algo tácitamente es aprobado..

Esta es la razón por la cual el magisterio ordinario no puede contradecir las verdades de fe ya transmitidas o ya definidas: no puede dejar de transmitir infaliblemente estas mismas verdades, tanto 1) en lo que enseña expresamente, 2 ) como en lo que él garantiza, y 3)o en lo que tácitamente aprueba.

Ahora bien, los “papas del Vaticano II” y la iglesia conciliar, lejos de transmitir las verdades de la fe en lo que debería ser el magisterio ordinario, si los papas del “Vaticano II” fueran verdaderos papas, contradirían y violarían  las verdades de fe, por los errores y herejías difundidos por ellos desde el Vaticano II. 

Esta interrupción de la transmisión, esta infracción general (libertad religiosa, relaciones con el mundo, relaciones con las religiones no cristianas, ecumenismo, definición de la Iglesia, fuentes de la Revelación, Tradición viva, infalibilidad de la Escritura, nueva liturgia, definición de la misa, nueva teología del sacerdocio, del matrimonio, de la nueva ley canónica, etc.), como es absolutamente contraria a la infalibilidad del magisterio ordinario, ya que el magisterio ordinario ofrece una perfecta transmisión de las verdades de la fe, es aquí una vez más una prueba absoluta, por reducción al absurdo, de que los “papas del Vaticano II” no pueden ser verdaderos papas, y que la jerarquía conciliar no puede ser la iglesia docente.

Al hacerlo, respondemos de antemano, a otra teoría- escapatoria desarrollada tanto por el padre Gleize, como por el teólogo jefe de los “buenos hombres” de Avrillé (Padre Pierre-Marie), a saber : el Vaticano II no está cubierto por la infalibilidad del magisterio ordinario y universal y no tiene que estarlo, ya que el magisterio ordinario y universal es ejercido por el episcopado disperso unido al Papa, mientras que en el Vaticano II los obispos estaban reunidos en el concilio con el (pretendido) papa.

A esto debemos responder que parece contrario al sentido común que el episcopado reunido con el Papa sea incapaz de ejercer el magisterio ordinario que este mismo episcopado ejerce todos los días esparcido en unión con el Papa.

Pero asumiendo que la objeción es sobre este punto (que no reconocemos en cuanto al fondo), el hecho es que todo lo que fue enseñado por los obispos reunidos con Pablo VI durante las sesiones del Vaticano II fue enseñado en ese momento y luego fue enseñado permanentemente por obispos dispersos en unión con Pablo VI y con sus sucesores. La teoría- escapatoria en cuestión sólo posterga el problema … por  lo que requiere una solución única: los “papas del Vaticano II” no pueden ser verdaderos papas.

En otras palabras, y para decir algo trivial, lo que el Padre Pierre-Marie y Abbé Gleize intentan quitar saliendo por la puerta regresa en cualquier caso por la ventana.

Vamos a resumir

1. Avrillé acuerda reconocer que el magisterio ordinario es infalible cuando, en el ejercicio de este mismo magisterio, se declara que una proposición se cree o se mantiene “firme y definitivamente” …

Ahora bien:

a) El magisterio ordinario es infalible, especialmente en la medida en que testifica que una proposición rstá revelada o está conectada con la Revelación; esta es la razón por la cual esta misma proposición debe ser creída o sostenida “firme y definitivamente”.

b) Avrillé induce a sus cómplices al error al oscurecer la naturaleza de las cosas, o sea que es el carácter revelado o conectado con la revelación, lo que hace que una proposiciøn sea infalible garantizada  y tenga un carácter obligatorio. El carácter obligatorio de una cosa no es la causa de la verdad de la misma cosa; es la verdad de la cosa, en la medida en que está infaliblemente garantizada, la que es la causa de su carácter obligatorio.

c) La Declaración del Vaticano II “Dignitatis humanae” declara expresamente que el (supuesto) derecho a la libertad religiosa está revelado  o (al menos) está conectado con la Revelación. Si Pablo VI hubiera sido Papa, esta propuesta sería infaliblemente garantizada e infaliblemente enseñada. Y necesariamente se desprendería de la naturaleza de las cosas -incluso si no se afirmara explícitamente- que el (supuesto) derecho a la libertad religiosa sería vinculante para todos los fieles como algo que debe ser creído o guardado ” de forma firme y definitiva “.

Sobre esta base la España de Franco cambió su propia Constitución en 1967: porque, siendo Pablo VI considerado Papa y (consecuentemente) el Vaticano II concilio ecuménico, el (supuesto derecho) a la libertad de religión debería en consecuencia imponerse en la España católica. Esta es también la razón por la cual todas las Fraternidades y comunidades tradicionalistas que se han unido a la iglesia conciliar están inevitablemente forzadas, una después de la otra, a aceptar el (supuesto) derecho a la libertad religiosa.

d) Dado que el (supuesto) derecho a la libertad religiosa del Vaticano II ya ha sido condenado solemnemente por el Papa Pío IX como contrario a la Revelación  es absolutamente cierto que Pablo VI,  si hubiera sido Papa, tendría que haber ejercido la infalibilidad del magisterio ordinario y universal al promulgar Dignitatis humanae , por lo que no podía ser Papa.

2. Avrillé “olvida” recordar claramente que el magisterio ordinario es infalible en la transmisión de todas las verdades conectadas con la fe que o bien son transmitidas o bien ya han sido definidas, de modo que el magisterio ordinario no puede contradecir o falsificar estas mismas verdades.

a) Pero los “Papas del Vaticano II” y su iglesia conciliar, lejos de transmitir infaliblemente las verdades de la fe en lo que debería ser el magisterio ordinario, si los “papas del Vaticano II” fueran verdaderos papas, contradice y falsifica estas mismos verdades de fe, por los errores y herejías difundidos por ellos desde el Vaticano II.

b) Hay una ruptura de la transmisión, una falsificación general: libertad religiosa, relación con el mundo, relaciones con religiones no cristianas, ecumenismo, definición de la Iglesia, fuentes de la Revelación, tradición viva, inerrancia de la Sagrada Escritura, Nueva liturgia, definición de la Misa, nueva teología del sacerdocio, matrimonio, nueva ley canónica, etc.

c) Tal ruptura de la transmisión, tal falsificación general es absolutamente contraria a la infalibilidad del magisterio ordinario, donde el magisterio ordinario garantiza una transmisión infalible de las verdades de la fe. Una vez más, hay una prueba absoluta, por reducción al absurdo, de que los “papas del Vaticano II” no pueden ser verdaderos papas, y que la jerarquía conciliar no puede ser la iglesia docente.

3. Avrillé “olvida” recordar claramente que, entre las verdades que deben mantenerse “firme y definitivamente”, existe la garantía de que las leyes de la Iglesia y su práctica litúrgica no pueden ser contrarias a la Revelación divina – cf. . la solemne condena de la 78.a propuesta del sínodo de Pistoia por el Papa Pío VI.

a) Esta garantía también está bajo la infalibilidad del magisterio ordinario (ver Cartechini).

b) Pero la nueva liturgia de Pablo VI y el nuevo Código de Derecho Canónico de Juan Pablo II son ambos heterodoxos, respecto de la Revelación divina. De esto se deduce necesariamente que los promulgadores de esta nueva liturgia y este nuevo Código, así como sus sucesores que los mantienen, no pueden ser verdaderos papas.

(c) Avrillé intenta escapar de esta conclusión necesaria argumentando que solo lo que se impone (en estos asuntos disciplinarios y litúrgicos) está cubierto por la infalibilidad, y argumenta que ni la nueva liturgia ni el nuevo Código fueron impuestos respectivamente por Pablo VI y Juan Pablo II. Esto es notoriamente falso para el Código de Juan Pablo II. Y asumiendo que Pablo VI se limitó a permitir su nueva liturgia, es absolutamente cierto (ver Cartechini), siguiendo las enseñanzas del Papa Gregorio XVI, que la infalibilidad de la Iglesia garantiza no sólo lo que se impone, sino,también lo que se permite en asuntos litúrgicos. Así pues,  incluso en la hipótesis más favorable de la escapatoria de Avrille, la nueva Misa debería haber sido infaliblemente garantizada contra toda heterodoxia si Pablo VI hubiera sido verdadero Papa.

4. Otro desafortunado “olvido” de los “buenos hombres ” de Avrillé: la infalibilidad del magisterio ordinario en lo que tácitamente aprueba.

a) Pero no solo los errores y las herejías del Vaticano II, sino que muchas otras herejías se están extendiendo pacíficamente en la iglesia conciliar sin que los “papas del Vaticano II” se esfuercen en hacerlo de ninguna manera, con raras excepciones (incluido Hans Küng, que ha sido muy débilmente castigado, si nos atrevemos a decir).

b) Por lo mismo, la gran masa de los bautizados que están sujetos a los  “papas del Vaticano II” y sus representantes mitrados ya no profesan  la fe católica, sobre todo por lo que se refiere a algunas verdades de la fe que a veces (o con frecuencia) son las más fundamentales. Piénsese, por ejemplo, en el artículo de fe que enseña que hay un infierno eterno de los condenados … Sobre este punto , muchas encuestas de opinión han dado la prueba más clara durante más de cuarenta años, si no son cincuenta años. Sabíamos que había creyentes que no practicaban. Bajo el gobierno de la iglesia conciliar, ahora hay practicantes que no creen. 

Las mismas pruebas de que los “Papas del Vaticano II” no pueden ser papas., son igualmente prueba de que los jerarcas conciliares no constituyen la iglesia docente.

Nicolas Magne, en La voz de los francos n ° 47 , Ediciones Saint-Rémi, primer trimestre de 2018.

Artículo publicado en Milites Virginis Mariae
( Seguirán entregas que serán publicadas en este blog. Al final daremos el PDF del artículo completo tanto en francés como en español)

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.