ALL POSTS

EL NATURALISMO DE BERGOGLIO DEMOSTRADO AL HABLAR SOBRE LA MUERTE


Lo sobrenatural está sobrevalorado

Un ejemplo perfecto de naturalismo: Francisco reflexiona sobre la muerte sin mencionar el juicio, el cielo o el infierno

El mundo hoy ha recibido una visión más bien optimista de la mente naturalista de Jorge Bergoglio,  cuando el hombre conocido como “Papa Francisco” reflexionó sobre la muerte durante su homilía diaria.

Como hemos señalado numerosas veces en este sitio web, Francisco predica lo que llamamos el “evangelio del hombre” , un evangelio falso que se centra casi exclusivamente en lo temporal, lo mundano, lo natural. Su preocupación es siempre acerca de este mundo: ya sea para ayudar a los necesitados, erradicar la pobreza, mejorar la educación, combatir la injusticia económica, abogar por una “cultura de encuentro” o de “ternura”, o mejorar las condiciones de trabajo para los mineros del carbón en Indonesia, El “Papa” siempre está allí con su solicitud tan tierna dando unos  consejos que no le han sido pedidos.

Aunque todos estos objetivos pueden ser bastante nobles en  sí mismos (exceptuando la ideología basura del encuentro / la ternura), al final la gente acabará descubriendo que nadie realmente necesita un Papa o una Iglesia Católica si el objetivo final es simplemente combatir los problemas sociales, especialmente si los remedios ofrecidos son siempre naturales, humanistas  y, por lo tanto, del denominador común más bajo, que podrían  ser dados con la misma facilidad por las Naciones Unidas, Kiwanis International o la Cruz Roja.

En 2016, el periodista alemán Alexander Kissler dio en el clavo cuando llamó a Francisco un  “secretario general de la ONU con cruz pectoral” ( fuente ). Esta observación acertada adquiere aún más verosimilitud  cuando consideramos que incluso su cruz pectoral  deja mucho que desear , ya que recuerda a un abrebotellas más que a la redención obtenida cruentamente por nuestro Señor Jesucristo.

En la Primera Carta de San Juan, la Sagrada Escritura habla de personas cuya principal preocupación es el mundo natural en lugar de la salvación de su alma y de las almas de los demás: “Son del mundo; por eso hablan como el mundo, y les oye el mundo” “(1 Jn 4: 5). Y San Pablo, por supuesto, ya había recordado lo mismo a los colosenses: “Preocupaos de las cosas de arriba, no de las cosas terrenales” (Col 3: 2).

Veamos ahora lo dicho por Francisco en su homilía del 1 de febrero, dada en la Casa Santa Marta. El  tema fue sobre la muerte , que marca el final de lo temporal y el comienzo de la eternidad. Por ello era una oportunidad perfecta para hablar sobre nuestra vocación sobrenatural, del hecho de que Dios nos creó, en última instancia, no para comer, beber y ayudar a otros en el planeta tierra, sino para verlo en el cielo tal como es , conocerlo y amarlo  por toda la eternidad. A esto se le llama la “Visión Beatífica” y se define como:

El conocimiento inmediato de Dios que constituye la felicidad primaria del Cielo. Las almas de los bienaventurados ven a Dios directamente y cara a cara, revelándose Él clara, abiertamente, tal como es en sí mismo; y en esta visión ellos igualmente disfrutan de Dios. Esta visión es sobrenatural, no propia de nuestra naturaleza humana, de modo que el entendimiento de los bienaventurados está sobrenaturalmente iluminado por el lumen gloriae [luz de gloria]. El objetivo principal de la Visión es Dios mismo tal como es, con todas sus perfecciones en las tres personas de la Trinidad.

(Donald Attwater, ed., A Catholic Dictionary , 3rd ed. [Nueva York, NY: Macmillan Publishing Co., 1961], sv “Beatific Vision”; cursiva dada).

En el siglo XIV, el Papa Benedicto XII definió dogmáticamente:

Desde la pasión y muerte del Señor Jesucristo, estas almas [en el Cielo] ven y contemplan la esencia divina con una visión intuitiva e incluso cara a cara, el objeto de su visión sin la mediación de ninguna criatura; es decir  la esencia divina se les manifiesta de inmediato, clara, abierta e inmediatamente y en esta visión disfrutan de la esencia divina. Además, con esta visión y disfrute, las almas de aquellos que ya han muerto son verdaderamente bienaventurados y tienen vida y descanso eternos. También las almas de aquellos que morirán en el futuro verán la misma esencia divina y la disfrutarán antes del juicio general.

Tal visión y disfrute de la esencia divina elimina los actos de fe y esperanza en estas almas, en la medida en que la fe y la esperanza son virtudes propiamente teológicas. Y después de que tal visión e ilusión intuitiva y cara a cara, haya comenzado para estas almas, la misma visión y disfrute ha continuado y continuará sin interrupción y sin fin hasta el Juicio final y desde entonces para siempre.

(Papa Benedicto XII, Constitución Apostólica  Benedictus Deus ; Denz. 530)

La Visión Beatífica es el objetivo final de la existencia humana. Lograrlo es la razón por la cual Dios nos creó. Es la felicidad perfecta y la bienaventuranza perpetua, infinita y esencialmente superior a cualquier cosa creada. En la Visión Beatífica, todos nuestros deseos estarán perfectamente saciados por Dios con superabundancia, “con una  buena medida, apretada y bien colmada hasta rebosar ” (Lc 6:38). Si no alcanzamos esta Visión Beatífica, habremos perdido todo lo que hay que perder y seremos un fracaso eterno en el infierno.

Hay, pues, mucho que decir y meditar sobre la muerte, que es la puerta de entrada a la eternidad, y sobre el camino de la Cruz que debemos recorrer para alcanzar nuestro bienaventuranza final , ayudados por la gracia divina. Pero, ¿cuál es la reflexión que hace el “Papa” Francisco sobre la muerte? ¿Qué tiene que decir el Sr. Bergoglio al respecto?

Tanto Vatican News como Zenit informaron sobre la homilía “papal”. El informe publicado por Zenit resume el mensaje de Francisco en su subtítulo: “La muerte es un hecho, la muerte es una herencia y la muerte es un recuerdo”. Si ya sospechas que esto no va a ser una reflexión católica sobre la muerte, tu  sospecha es acertada.. 

Francisco no perdió el tiempo y enseguida recordó a su desafortunado público que “somos hombres y mujeres en un viaje por el tiempo” y que “tenemos que mirar hacia adelante”, para no “vagar en un momentáneo laberinto egoísta”. Señaló que todos necesitamos “orar y pedir la gracia del sentido del tiempo” para que no estemos  “aprisionados ” en el momento presente,  porque eso significaría que uno está “encerrado en sí mismo”.

Continuando con este análisis tan profundo y espiritualmente incomparable, Francisco subrayó  que “la muerte es un legado”:

… no dejaremos una herencia material, sino el legado de nuestro recuerdo.

Entonces deberíamos preguntarnos:

“¿Cuál sería mi legado si Dios me llamara hoy? ¿Qué herencia dejaría como testimonio de mi vida? “Es una buena pregunta para nosotros mismos. Y así podemos prepararnos, porque cada uno de nosotros … ninguno de nosotros permanecerá “como una reliquia”. Todos debemos seguir este camino.

“El Papa reflexiona sobre la muerte en la misa en Casa Santa Marta” , Noticias del Vaticano , 1 de febrero de 2018; cursiva dada.)

El modernista pretendido Papa concluyó su reflexión sobre la muerte señalando que el final de la vida también es una “memoria anticipada”:

Finalmente, el Papa dijo, “la muerte es un recuerdo”, pero un “recuerdo anticipado” sobre el que debemos reflexionar:

Cuando muera, ¿qué me gustaría haber hecho en esta decisión que debo tomar hoy, en mi forma de vivir hoy? Es un recuerdo anticipado que ilumina el “momento” de hoy, iluminando con el hecho de la muerte las decisiones que debo tomar todos los días.

Saber que estamos en un viaje que conduce a la muerte, concluyó el Papa Francisco, “nos hará tratar bien a los demás”.

Ahí lo tenemos: una reflexión “papal” sobre la muerte que no dice nada sobrenatural en absoluto. Esto concuerda con sus repetidas afirmaciones de que el Juicio Final no debe temerse , ¡un “consejo” que es verdaderamente diabólico!

Vemos aquí una vez más que a Francisco sólo le importa esta vida temporal, no la de la eternidad. Por supuesto no menciona la muerte para hablar sobre nuestro destino sobrenatural y el hecho de que vayamos a ser juzgados inmediatamente después de que hayamos muerto, para ir al Cielo o al infierno.

Así pues Francisco ha logrado hablar sobre una de las llamadas “Cuatro Postrimerías “  (Muerte, Juicio, Cielo, Infierno) sin mencionar las otras tres. En sus palabras no hay mención del alma, la gracia, el pecado original y el mortal, el juicio, el purgatorio, el cielo, el infierno, la penitencia, la conversión, la fe, la esperanza o la caridad. En lugar de eso, se burla hablando de un viaje, un legado y algo sobre la memoria. Tal vez estas son sus propias ” Tres postrimerías“.

Para aquéllos que se pregunten cómo suena un verdadero sermón católico sobre la muerte, recomendamos lo siguiente:

La mejor manera de descubrir lo que es la religión apóstata del Vaticano II, es sumergirse exclusivamente en la verdadera religión católica como el mundo la conoció desde el 33 dC hasta el 1958. Habiéndo nutrido tu alma con las verdades intemporales de la verdadera fe católica , estarás consternado y disgustado con la falsificación del Novus Ordo. Lo más importante, sin embargo, es que  ya no te engañarán más.

Bergoglio es un naturalista de principio a fin. Esto también fue muy evidente en los vergonzosos “Diez consejos para la felicidad” que dio en 2014, en los que Dios ni siquiera fue mencionado de paso. Para Bergoglio, lo sobrenatural, si se admite, casi siempre se pone al servicio de las cosas naturales de importancia secundaria . Entonces Dios está allí para resolver nuestros problemas, para hacernos sentir bien y para perdonar nuestros pecados. Jesucristo es importante solo en la medida en que lo vemos en el mendigo, los desempleados y los ancianos. Incluso en un sermón sobre la muerte, este “Papa” se mantiene completamente en lo horizontal: Reflexionar sobre la muerte “nos hará tratar bien a todos”. Pero, como virtualmente todo el mundo va al cielo, ¿qué hay que hablar sino para ayudar a nuestro prójimo y preocuparnos…del ¿medio ambiente?

Francisco continuamente empuja a los hombres a mantener sus ojos fijos en lo temporal, llevándolos así al gran peligro avisado por Cristo en la parábola del sembrador: “Y hay otros que están sembrados entre espinos: estos son los que oyen la palabra, pero los afanes del mundo , el engaño de las riquezas, y la codicia de las cosas que anhelan, ahogan la palabra, y la hacen infructuosa “(Mc 4, 18-19).

 

El “Papa” Francisco no es un verdadero pastor sino un mercenario “que no tiene cuidado de las ovejas” (Jn 10:13). San Pablo nos había advertido de las personas como él: “Porque tales falsos apóstoles son obreros fraudulentos, disfrazados de apóstoles de Cristo” (2 Co 11:13).

De Novus Ordo Watch

2 replies »

  1. Trabajo digno de encomio el tener que estudiar, analizar pacientemente todas las blafemias que esta bestia repite constantemente desde el primer día de su usurpacion del cetro de Pedro. Gracias Moimuan por vuestra constante perseverancia en tan desagradable tarea con el solo fin en mente de exponer la VERDAD por la salvacion de las almas.

    Prefiero recomendar para mejor resguardo el no escuchar a la bestia, es demasiada astuta y puede confundir al que no esté bien informado sobre el auténtico magisterio cristiano, el evangelio eterno.

    Hay que apartarse, separarse de toda esta apostasía que reina actualmente en la que fue la Iglesia Católica, el riesgo de caer en las redes del demonio es demasiado grande, no es bueno escucharle, su doctrina cuasi socialista es el vacio espiritual que propone de facto el filantropismo masónico centrado en el solo bien del cuerpo sin mención alguna a la salvación del alma, tipica ideología del judaísmo talmudico, fundador y creador de la masonería. Esto es el bien satanico.

    La Paz de Cristo.

    Me gusta

  2. Es inconcebible como los resistentes-reconocedores, han retorcido la infalibilidad pontificia. De ser Bergoglio su pontífice, deberían asumir esas enseñanzas en vez de criticarlas y negarlas. Qué daño hace a los que bien podrían salir de la apostasía la falsedad del reconocer y resistir. Creo que es una de las claves sobre las que se sustenta la apostasía. Máxime cuando es representada por “laicos” con pretensiones de liderar a un supuesto “resto fiel”. Que trampa penosa!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.