ALL POSTS

RETIRO PARA PROMOVER LA FIDELIDAD ENTRE PAREJAS SODOMITAS


Acompañando a los pecadores… directamente al infierno 

La Archidiócesis de Turín organiza un retiro cuaresmal 
para enseñar “fidelidad” a las parejas de sodomitas

“P.” Gianluca Carrega

Así como el “cardenal” Reinhard Marx de Munich, Alemania, ha declarado que aboga por una ceremonia de “bendición” para las parejas homosexuales concedida  caso por caso, a cargo del “sacerdote o agente pastoral”, llegan  noticias de  que la Archidiócesis del Novus Ordo de Turín, Italia, organiza un retiro cuaresmal para enseñar “fidelidad” a las parejas homosexuales!

El sitio de noticias semi-trad francés Medias-Presse.info nos cuenta la historia:

A continuación una traducción de la parte más relevante del artículo:

La archidiócesis de Turín organiza un retiro para enseñar fidelidad a las parejas homosexuales

“Los gays también merecen [que se les exija] fidelidad”, afirma la archidiócesis de Turín. El reconocimiento de las parejas homosexuales como una unidad familiar digna de respeto está avanzando rápidamente en la Iglesia Conciliar.

El P. Gianluca Carrega, a cargo de la pastoral de los homosexuales en la Archidiócesis de Turín, quiere ofrecer “lecciones de fidelidad” a los sodomitas porque ellos también “lo merecen”. Explica que la iniciativa, a cargo del arzobispo Cesare Nosigilia de la arquidiócesis [nombrado por Benedicto XVI -NOW ], proviene de su experiencia personal: el año pasado fue invitado a un solo matrimonio que podría describirse como “tradicional”, el de una pareja hetero y por otro lado a tres “uniones civiles” de parejas homosexuales.

“Era hermoso,  una celebración oara cada uno. Esta ley [que permite las uniones civiles entre personas del mismo sexo en Italia] ha dado numerosos frutos: los he visto y los reconozco “.

Pero la ley sobre las uniones civiles tenía una laguna, por así decirlo, un compromiso, según el p. Carrega: esta ley, no estipulaba, entre los derechos y deberes de la pareja, la obligación de fidelidad. Por lo tanto, la Archidiócesis de Turín va a ofrecer un retiro Cuaresmal sobre este tema para parejas homosexuales titulado “Dignos de Fidelidad”.

Se llevará a cabo del 24 al 25 de febrero en un convento de hermanas religiosas, las Hijas de la Sabiduría, y está destinado tanto a individuos como a parejas. En cuanto a la cuestión de si habrá habitaciones dobles, el p. Gianluca Carrega sigue sin hablar  claro, explica Vatican Insider : “Todavía no nos hemos hecho la pregunta. Como es un monasterio, trataremos de darle a cada persona una celda individual “.

El objetivo de este retiro destinado a los autoproclamados homosexuales es prestar más atención a sus condiciones espirituales y, en términos más generales, sociales y de vida.

“La ley no puede prever la obligación de fidelidad”, explica el representante diocesano, “pero al reflexionar sobre la afectividad de los homosexuales, podemos decir que cada uno de ellos merece un amor único y exclusivo. La ley puede decidir cuáles son los requisitos mínimos, pero queremos hablar sobre la calidad de la relación “.

En el transcurso del retiro, el sacerdote jesuita P. Pino Piva discutirá “el valor de la fidelidad y el amor a la luz del mensaje bíblico”.

“Con respecto a este tema,” el p. Gianluca Carrega continúa, “debemos permanecer al lado de las parejas más que dirigirlas. Además, [hacer lo contrario] no sería honesto en alguien como yo, hétero y soltero “.

El P. Carrega no duda en hablar de “malas interpretaciones” en las enseñanzas tradicionales de la Iglesia con respecto a la homosexualidad, en las que tan vigorosamente  insustía en su “misión pastoral” oficial. Según él, el hecho de que una persona homosexual que tiene relaciones ocasionales pueda , después de la confesión, recibir la comunión, mientras una persona que vive en una unión homosexual estable sería excluida de ella, es un error:

“Por lo tanto, corremos el riesgo de causar mucho daño, alentando a los fieles a la clandestinidad y quitándoles el sentido de la responsabilidad”.

“Una pareja creyente que contrae una unión civil tendrá que llevar su fe religiosa a la convivencia”. La Iglesia debe entonces “tener una reflexión sobre el valor de la afectividad homosexual”. Porque “como el obispo de Nanterre, Gérard Daucourt, afirma , ciertos homosexuales que deciden vivir como parejas encuentran en esto una mayor serenidad y buscan ser fieles en adelante. Y nosotros, debemos valorar lo que es bello en sus vidas “.

(Francesca de Villasmundo, “Le diocèse de Turin organice une retraite pour apprendre la fidélité aux homosexuels” , Medias-Presse.info , 4 de febrero de 2018, nuestra traducción).

Esto es tan increíblemente inmoral y absurdo, que ¡desafía a la misma fe ! Están hablando abiertamente del genuino “amor” entre los homos, cuando en realidad es una “abominación” (Levítico 18:22), una lujuria intrínsecamente desordenada que merece el castigo eterno: “Y, de la misma manera, los hombres también, dejando el uso natural de las mujeres, se abrasaron en en la concupiscencia de unos con otros, hombres con hombres cometiendo torpezas nefandas, y recibiendo en sí mismos la paga nerecida a su obcecación “(Rom. 1:27). Tales personas “son enemigos de la sana doctrina” (1 Tim 1:10). Hasta aquí el “valor de la afectividad homosexual”. No hay nada “bello” sobre esto.

Siendo alguien que pretende  “ayudar a los homo” en Turín, el “P.” Carrega está presionando activamente  a los sodomitas para que sean “fieles” a su pareja, y vivan en una “unión estable” con ella,  en lugar de tener “relaciones ocasionales”. Al hacer esto, en realidad está impulsando al que peca contra natura,  a estar cada vez más apegado a su pecado, ya que es más fácil renunciar a un vicio cuando hay poco o ningún apego emocional o social involucrado. Pero, una  “unión estable”, hará aún más difícil para los sodomitas el arrepentirse y enmendar sus vidas.

Pero Carrega no está solo en esto. En 2014, el famoso  “Arzobispo” de Viena, Christoph Schonborn, ya había expresado su apoyo a la idea de “fidelidad de por vida y cuidado mutuo” entre pervertidos:

El propio Francisco, el jefe apóstata del Vaticano, no puede estar en desacuerdo. Es él mismo quien introdujo la noción de “fidelidad” entre los fornicarios habituales no solo como una virtud, sino también para convertir ipso facto la unión ilícita  en un matrimonio real: “He visto mucha fidelidad en estas convivencias, y estoy seguro que éste es un matrimonio real, tienen la gracia de un matrimonio real por su fidelidad … “declaró el antipapa jesuita el 16 de junio de 2016 .

Y así vemos que en la Iglesia del Vaticano II, el pecado mortal de la fornicación se convierte en un sacramento lleno de gracia siempre que uno se involucre habitualmente en él con la misma persona. Pero entonces, si finalmente alguien se da cuenta de que un pecado mortal puede considerarse santo, entonces realmente no hay razón por la cual otro pecado mortal no pueda tener la misma calificación. Así pues, , ahora necesitamos bendiciones y retiros para promover y sancionar lo que hace poco tiempo tuvo que ser declarado en la confesión como un pecado mortal penado con la condenación eterna. ¡Si los habitantes de Sodoma y Gomorra hubieran sabido eso!…el mundo podría haberse librado de las enormes emisiones de anhídrido carbónico del fuego y azufre que llovió sobre las ciudades debido a la falta de centros de retiro y bendiciones rituales (véase Gen 19:24).

Claramente, en la Secta Novus Ordo, la doctrina se desarrolla más rápido de lo que uno puede pensar sabiendo  que  “el tiempo es más grande que el espacio”.

Lo que está sucediendo aquí es claro: la homosexualidad se está introduciendo como una forma de vida completamente normal, sana y saludable que quizás sea un poco diferente, pero ciertamente no es desigual, al Santo Matrimonio. Esta idea  está entrando por la puerta de atrás, por así decirlo, utilizando el concepto de “acompañamiento” introducido astutamente por Francisco en Amoris Laetitia en 2016. De esta manera, los modernistas de Novus Ordo pueden mantener oficialmente que la doctrina no ha cambiado mientras se sigue logrando lo mismo que si las personas aceptaran abiertamente un cambio doctrinal. Y así gradualmente están convirtiendo un pecado que clama venganza al Cielo en un estilo de vida virtuoso que merece retiros diocesanos para consolidarlo siendo merecedor de un rito de bendición eclesiástica, al menos caso por caso , según el “Cardenal” Marx.

Créalo o no, todo esto se remonta al Vaticano II. Así como el concilio descubrió “elementos” de “santificación y verdad” en otras religiones (ver  Lumen Gentium , n.8 ,  Nostra Aetate , n.2 ), así el pseudo-Magisterio del “Papa” Francisco ahora encuentra “elementos de bondad” “en relaciones ilegítimas , ya sean fornicación, adulterio o sodomía”. En resumen: ¡hay algo de virtud en los vicios!

Fue en el infame “Sínodo sobre la familia” en 2014 cuando se sugirió por primera vez que el principio subyacente de la teoría de los “elementos eclesiales” se aplicara a la teología moral , de modo que “la Iglesia [ahora] mira  respetuosamente a aquellos que participando en su vida de una manera incompleta e imperfecta, y aprecia los valores positivos que tienen sus limitaciones y deficiencias “( Relatio Post Disceptationem , en  ” Sínodo familiar: texto completo del informe dado en la mitad del período “ ,  Catholic Herald , 13 de octubre de 2014) . La forma en que aplicando esto a la moralidad realmente ayuda a refutar todo el concepto, se explica en la siguiente publicación:

Una vez que se admite el principio de los “elementos “, ¿por qué detenerse en la eclesiología y la teología moral? Quizás podamos aplicar el concepto también a las matemáticas de modo que lo que es una respuesta incorrecta se vuelva  parcialmente correcta . Por lo tanto, un estudiante que pone 42 como respuesta para 22 + 34 obtendría más puntos que un estudiante que pone 18. Después de todo, ¿42 no está más cerca de 56 que 18? Así es como se ve la doctrina de Francisco cuando se aplica a las matemáticas. En lugar de mantener una “lógica de todo o nada”, ¡le damos crédito incluso por intentarlo!

Y, sin embargo, ¿alguien desea ingresar a un edificio diseñado por un arquitecto que utiliza ese tipo de “matemáticas” al construirlo? ¿Por qué, entonces, alguien no iba a querer presentarse al Juez Divino en el Juicio Final con ese tipo de “moralidad”? “Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora” (Mt 25:13).

La verdad es que todo el enfoque de los  “elementos pisitivos” a la moralidad es defectuoso en principio. Esto se debe a que para que algo sea realmente bueno, debe ser bueno en todos los sentidos, mientras que para que algo sea malo, basta con que sea malo en algún aspecto. El P. Francis Connell lo explica así :

Para ser verdaderamente buena, una acción debe ser buena en el objeto, las circunstancias y el fin. El axioma teológico que expresa esto es  Bonum ex integra causa, malum ex quocumque defectu (“El bien proviene de toda la integridad, el mal proviene de cualquier defecto”). La razón es que la bondad moral consiste en la conformidad con cierta medida o norma, y la conformidad exige que una cosa cumpla con todos los estándares de la norma en todos los aspectos. Por ejemplo, una viga que se utilizara en la construcción de una casa no es buena para el propósito si incluso una medida es defectuosa, aunque las otras medidas sean correctas. Entonces, todos los factores de un acto humano también deben ser buenos para que el acto pueda ser juzgado moralmente bueno. Esta es la razón por la cual un buen fin no justifica un mal medio.

(Rev. Francis J. Connell, Outlines of Moral Theology , 2nd ed. [Milwaukee, WI: Bruce Publishing, 1958], página 21; se han añadido algunas cursivas).

Esta es la enseñanza católica sobre la moralidad.

En cuanto a la fidelidad, ni los fornicadores ni los sodomitas pueden practicarla porque la fidelidad (“fidelidad”) se refiere al voto matrimonial, ya sabes, ese pequeño texto que dijiste el día de tu boda cuando prometiste fidelidad a tu cónyuge “hasta que la muerte nos separe”. Lo que convierte a los fornicadores en pecadores es el hecho de que se involucran en el acto matrimonial precisamente sin hacer primero ese voto de fidelidad; y en el caso de los sodomitas, por supuesto, tal voto se hace imposible  per se  ya que no son capaces de procrear incluso por principio, sin embargo, la procreación es el fin primario del matrimonio.

Por cierto: en 2015, el “Cardenal” Marx había declarado públicamente que una bendición para las parejas homosexuales “no es reconciliable con la doctrina o tradición católica” ( fuente ). Pero eso fue entonces, y desde entonces han salido muchas palabras de  la boca de Bergoglio. En 2016, Francisco siguió adelante y resolvió el problema: publicó Amoris Laetitia , y ahora es reconciliable con la doctrina y la tradición “católica”. Esta es la doctrina de “acompañamiento” de Bergoglio en acción.

 

Amoris Laetitia es una caja de Pandora de arbitrariedad moral; es el don  que Francisco sigue ofreciendo. Y por la forma en que están las cosas en este momento, seguirá dando en los próximos años.

De Novus Ordo Watch

6 replies »

  1. algo por el estilo denunció rip wanderer en un artículo de 2014

    http://caminante-wanderer.blogspot.com.ar/2014/09/mons-bokalic-salio-aclarar.html

    El caso del matrimonio de los maricas es similar. Desde hace al menos veinte años en una importantísima iglesia jesuita del interior del país los sacerdotes “bendicen” las uniones de homosexuales a las que asisten sus familiares y amigos, y desde hace el mismo tiempo, al menos, un gran número de sacerdotes de todos los colores y pelajes absuelven en confesión a las personas homosexuales que conviven con otras de su mismo sexo. Es cosa vieja y no es ocurrencia de algún cura. Es lo que se enseña en muchos seminarios, despacito para no levantar la perdiz, siguiendo al jesuita Tony Mifsud, en sus tres tomos de “Moral del discernimiento” (San Pablo, Santiago de Chile, 1993): lo ideal para la persona homosexual, es la castidad perfecta, pero en el mundo actual eso es imposible. Por tanto, lo mejor posible es la convivencia con una pareja fija para evitar, de ese modo, conductas promiscuas. Esto fue escrito a comienzos de los ’90, y desde esa época se practica en gran parte de las iglesias católicas argentinas.
    Y eso lo sabe Bergoglio. Y lo saben los obispos. Y no dicen nada. O, más bien, no decían nada. Ahora están, despacito para no asustar, blanqueando la cuestión

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.