ALL POSTS

REFERENDUM ITALIANO: GOLPE A BERGOGLIO


LA GRAN MENTIRA ADEREZADA CON SALSA CRISTIANA

UN REFERENDUM ANTIBERGOGLIO
 

¿La votación del 4 de marzo fue un referéndum contra Bergoglio y el ius soli? El número uno derrotado de estas elecciones fue él, el “Papa argentino”, un papa político. Por primera vez el pueblo italiano tuvo un estallido de orgullo  

de Francesco Lamendola

 

El voto político en el 4 de marzo de 2018 romplió abruptamente lo que hasta ahora parecía un destino irrevocable: ser gobernados, por tiempo indefinido, si no por los individuos, sí por las ideas, por así decirlo, de  los Renzi, Gentiloni, Boldrini, Grasso , Mattarella, Bergoglio. Sí, Bergoglio, porque si hubiera alguien que todavía no lo ha entendido,  el derrotado número uno en estas elecciones es él, el Papa argentino , siempre a favor de la política immigracionista, del buenismo progresista. 

  • Los italianos, ocho de cada diez, simplemente dijeron no : ellos borraron como con una esponja, las  traiciones al Estado, los años de vergonzosas mentiras de búsqueda deliberada no del bien sino del mal de la Nación, por medio de políticas tanto en el interior como en el exterior, simplemente suicidas, al servicio de poderes e intereses tanto nacionales como internacionales.

    Y esto ya es algo bueno, mejor dicho es excelente, incluso si el camino ahora a seguir sea cuesta arriba, lleno de incógnitas, trampas, chantajes morales  y materiales. Por primera vez en la historia de la República de Pulcinella, la puesta en pie a la sombra de las bayonetas de los “liberadores” estadounidenses en las mismas ciudades reducidas a escombros,  destruidas por ellos mismos, para salvarnos del fascismo,  por primera vez, los italianos han tenido un estallido de orgullo, o quizás de desesperación, y han sabido retroceder sólo a un paso del abismo en el que una clase dirigente de traidores los empujaron siguiendo al flautista de Hamelín. Han dado una patada en el culo al tendero florentino, con sus bellas y desenvueltas ministras o que alardean de serlo, a las señoras feministas, a los demagogos sin ejército, sin ideas, sin consistencia, sin dignidad: a aquéllos que se preocupaban  de suministrar el Skype en los centros de acogida de inmigrantes,  a los “refugiados” ganeses  y nigerianos para que pudieran seguir partidos de fútbol, cosa que nos costó millones de euros, mientras que los italianos septuagenarios caen desfallecidos de hambre y frío, en nuestras ciudades.
    A estos señores y señoras intelectualmente grotescos, deshonestos, fuera de la realidad, o simplemente pagados por poderes inconfesables  les han dicho basta y les han enviado a casa,  como tambiėn les gustaría mandar a casa a algunos cientos de miles de ociosos delincuentes clandestinos  que fingen  ser perseguidos o prófugos para poder vivir mal que bien, por la cara, unos años,  en este hermoso país, en  donde si se tiene la piel blanca hay que responder por las delitos cometidos, pero si se la tiene oscura se les perdona todo, incluso el haber desarmado a los carabinieri cuando los arrestaban por tráfico de drogas; apelando una primera vez a la justicia si la solicitud de reconocimiento del estatuto de refugiado no llegaba, y recurriendo después, por segunda vez, todo estrictamente a expensas de Italia. Y si el reconocimiento no llega al tercer intento, no hay que preocuparse: las autoridades italianas pondrán en las manos de los falsos refugiados un certificado de expulsión, para a continuación darse la vuelta y darles tiempo para que vivan tranquilamente en la clandestinidad.
    Con el resultado de que las ciudades, las barriadas y las estaciones italianas de trenes se vuelven inhabitables, peligrosas y amenazantes; de que todos los días los inmigrantes ilegales cometan alrededor de setecientos delitos, desde el robo hasta la prostitución, desde el tráfico de drogas hasta el atraco, sin mencionar las agresiones, las violaciones y los asesinatos. El 40% de las violaciones son obra suya, aunque ellos son solo una pequeña fracción de la población total de nuestro país. El Sr. Bergoglio insiste, todos los días, en que debe acogerse a los “refugiados”, y sus obispos movilizan la calle con sus consignas, intervienen  en la política italiana, crean una presión sin precedentes para que se imponga la ley del ius soli y, mientras tanto, transforman las iglesias y basílicas en tabernas, dormitorios y baños públicos que sirvan para alimentar, dormir y mear, con perdón, a estos “nuestros hermanos”,  a estos “ángeles del Señor”, como  los llamó Mons Tisi, arzobispo de Trento. No importa si estos ángeles son culpables de un millar de violaciones por año (cifra aproximada por defecto), tres por día: se ve que no tocan  a los nepotes de Bergoglio, Tisi, Paglia, Galantino, Perego; pero sí, tal vez,  a los nietos de las ancianas que desfallecen de hambre en los supermercados, en medio de los pasillos con comestibles que no pueden comprar, porque la exigua pensión de la que viven no lo permite, como tampoco les permite pagar la calefacción en sus casas.
    Queda por entender cómo ha sido posible que se llegara a este punto, que se cayera tan bajo, hasta ser gobernados así, por tanto tiempo, que las condiciones económicas y sociales se hayan degradado cada vez más, a manos de esta caterva increíble de charlatanes, vendedores ambulantes de feria , vendedores de ollas y de bombillas para linternas.
    Este es un punto crucial: si no somos capaces de entender cómo ha sido posible llevar a esto a gente medianamente inteligente, como lo son los italianos, al igual que a gente dotada de un elemental sentido común, no hay garantía de que mañana, no vayamos  a encontrarnos de nuevo con la soga alrededor del cuello, y que todos estos Renzi, Boschi, Moretti, Franceschini y compañía, además de Bonino y Boldrini, no vuelvan al poder y recuperen por arte de birlibirloque sus puestos, sillones, y los salarios que han perdido, y que el pueblo soberano  se encuentre una vez más cornudo y apaleado. 
    De Berlusconi, aquí preferimos no hablar: hemos hablado muchas veces de él en el pasado, y no queremos gastar más tinta en la figura patética y
    sin gloria de este hombre, mal aconsejado por  sus cuidadores como también por sus compañías: este es el análisis deprimente del profesor Paolo Becchi, que no podemos sino aprobar.
    Por supuesto, el problema no ha sido , y no es, sólo el de la invasión africana e islámica; hay por lo menos otros dos problemas  gigantescos, la salida del euro y la reactivación de la economía, por medio de dos operaciones convergentes, la reforma fiscal y la reforma judicial: en el ínterin, sin embargo, lo más urgente es enfrentarnos a aquél problema,  como si en una casa el fuego la estuviera incendiando. Primero hay que apagar las llamas, después nos ocuparemos de todo lo demás. Y  en la votación del 4 de marzo los italianos nos han dicho lo que quieren : que Italia siga siendo italiana, un país europeo con una tradición cristiana;  que Italia no se convierta en africana o islámica; que no sea la presa de una conquista sin sangre, pero implacable, porque, si esto no se frena, dará lugar a la desaparición del pueblo italiano y de la civilización italiana, en pocas generaciones.

El número uno derrotado en estas elecciones políticas fue él, el Papa argentino

La explicación de este enigma, el que un pueblo inteligente sea llevado por la nariz, y además se deje expoliar, agredir y vender, por aquéllos que debieran gobernarlo, es decir, protegerlo  y guiarlo, pero que sólo miran con mentiras por sus intereses y no los de la gente,  a nuestro juicio está, en  una regresión antropológica sin precedentes , que tiene la cultura por campo de batalla.
Durante los últimos setenta años, la cultura, la escuela, la universidad, el cine, el teatro, la música pop, el arte, la inteligencia, han sido abandonados al poder hegemónico dominante de la izquierda específicamente a los marxistas o neomarxistas con cierto toque de socialismo, anarquismo y radicalismo (este último pasó lentamente, y muy hábilmente, de la condición de quienes chupan poder ajeno a la de directores de los centros de poder hegemónico). En la práctica, durante setenta años mandaron los señores de las fosas, de quienes  durante casi setenta años ni siquiera ha sido posible hablar; los señores del “triángulo de la muerte”, que en 1945, ya después de la guerra, asesinaron a decenas de miles de hermanos suyos en nombre de la libertad y del antifascismo; que en 1947 organizaron huelgas y manifestaciones contra los “bandidos Giuliani”, es decir contra los refugiados desafortunados (pero dignos) de Venecia Giulia que huían de los horrores de Tito. Reiteramos el concepto:
Los caballeros que, nos martillean todo el santo día, con el nuevo Evangelio de la inmigración, y nos explican cómo dar la bienvenida a millones de africanos y asiáticos de religión islámica, falsos refugiados en un 95 por ciento, como si fuera nuestro sacrosanto e inalienable deber, son los que entonces  a 350.000 italianos que eran realmente refugiados, y que, salvando su vida  no traían nada de su existencia anterior, ni la casa ni los bienes, o los ahorros, no hicieron otra cosa mejor que insultarlos, escupirlos y sabotear las líneas ferroviarias que los conducían al interior del país. Estos mismos señores, que a lo largo de cuarenta años, es decir, durante todo el período de la Guerra Fría y, durante un lustro más – porque no eran capaces de comprender que el Muro de Berlín ya había caído sobre sus cabezotas, lo cual  les parecía una enorme injusticia histórica – ahora podían mandar en el gallinero y enseñar a nuestros jóvenes, e incluso a los no tan jóvenes, que sólo lo que viene de la izquierda es bello, bueno, limpio e idealista, mientras que lo que viene de la derecha no es más que suciedad, mugre y sentina indescriptible. Como parte de la cultura, que predicaban sin descanso, y con un éxito considerable (porque no había quien les contradijera, no había competencia, lo que se traducía en un monopolio) ya que los únicos escritores, poetas, cineastas, filósofos, artistas, dignos de este nombre, eran los de la izquierda; porque  la derecha no producía cultura y nunca había  sido capaz de hacerlo, porque está formada únicamente por simios, por hombres cavernarios, o por oscuros coroneles siempre listos a dar golpes de estado, tan pronto como se les da la mano. ¿Gadda, Vittorini, Guttuso, Moravia? Son genios. ¿Y a la derecha, o en el medio? No hay nada, es el desierto de los tártaros. ¿Y Pound? Bueno, qué quieres, siempre hay una excepción que confirma la regla; y además ni siquiera era italiano. ¿Y la Enciclopedia italiana , una obra que todo el mundo puede envidiarnos? No, de ninguna manera, es algo viejo,  superado; ¿Cómo podría ser de otra manera, si fue querida por el  “fascista” Gentile? Ahora bien, Gentile ha sido “ajusticiado” por el pueblo; así que entonces mejor no hablar, ni de él, ni de su Enciclopedia. Mejor ensalzar hasta las estrellas al engreído chalatán de Croce, porque, si en realidad hay que admitir que incluso la cultura no marxista ha producido algo bueno, sin embargo es incuestionable el derecho de la izquierda a establecer y decidir lo que en la derecha, es serio y digno de atención, y lo que no lo es. Incluso los intelectuales de la derecha han estado obligados a pasar por esta aduana; pero sólo a partir de los años 80, cuando el comunismo internacional estaba dando sus últimas boqueadas fueron aceptados o tolerados, los que cantaron su mea culpa por su pasado  “fascista”, especialmente, por la culpa imperdonable del antisemitismo : Giordano Bruno Guerri sí, Marcello Veneziani un poco menos, Maurizio Blondet no, absolutamente no. Y así por el estilo, siempre sobre la base de un código moral propio de ellos, del que ellos tenían la exclusiva.
La votación del 4 de marzo: un referéndum anti Bergoglio
Francesco Lamendola
continuar en:
http://www.accademianuovaitalia.it/index.php/cultura-e-filosofia/la-contro-chiesa/5394-un-referendum-anti-bergoglio

De Acta Apostáticae Sedis

Categorías:ALL POSTS

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s