ALL POSTS

BERGOGLIO SE MUERE DE LA RISA


Qué es lo que le da tanta risa al Sr Bergoglio


[No estamos de acuerdo con el uso de la terminología del autor por ser propia de quien participa de la Secta Conciliar: Iglesia, Papa, Cardenales etc..]

Risus abundat ..

La Iglesia Católica se está cayendo a pedazos, pero ellos se ríen y Bergoglio es el que más se ríe : “dice que Jesús hace el tonto y que se convirtió en un demonio y él se ríe”. Por eso, nos preguntamos: “¿Qué es lo que hace que Bergoglio se ría tanto?”
por Francesco Lamendola
http://www.accademianuovaitalia.it/images/gif/chiesa/0-PAPA-RIDE-178.gif

Incluso a un observador distraído no se le habrá escapado al hecho de que la marca distintiva de la neo-iglesia  y particularmente del pontificado actual, es la

risa . Bergolio se ríe, se ríe continuamente; se ríe Sosa Abascal, el que dice no creer en la existencia del demonio; Paglia y Galantino se ríen siempre que hablan en público, y especialmente cuando se encuentran; se ríe James Martin, haciendo el gesto de los cuernos y  haciendo muecas  en televisión; se ríe el cardenal Marx, se ríe el cardenal Schönborn, el que invitó a la transexual Conchita Wurst a la catedral de San Esteban; se ríe Antonio Spadaro, Antonio Rizzolo, Hans Küng, Walter Kasper. La Iglesia Católica se está desmoronando, pero ellos se ríen ; la fe se está desvaneciendo como la niebla con el sol, pero ellos se ríen; los católicos son lanzados por sus propios pastores a la mayor confusión, a la turbación, a la amargura, pero la risa nunca desaparece de sus labios. Bergoglio es el que más se ríe : se pone la nariz de payaso; se pone un sombrero en la cabeza; va a ver a las monjas de clausura y se ríe a mandíbula batiente contándoles chistes; habla entrecortadamente, da entrevistas, improvisa en todo momento, y siempre la risa, siempre riendo, con sus ojos brillan de satisfacción, mientras los fotógrafos hacen un flash tras otro para que aparezca su jocosa  imagen en las portadas de toda la prensa. 


Él dice que Jesús hizo el tonto, que Jesús se hizo un demonio, y luego se ríe;  Paglia pone su propia imagen en la cúpula,  en un fresco blasfemo, y mientras tanto se ríe; alaba las cualidades morales de Marco Pannella, y se ríe; y viene Galantino diciendo que Dios perdonó a Sodoma, y enseguida se ríe. El Cardenal Tagle, ha sido fotografiado, riéndose, junto a los transexuales poniėndose la máscara de cerdo; el mismo que enseña a Bergoglio a hacer el gesto de los cuernos ante los fieles; no hace  la señal de la cruz, sino el signo de los cuernos : y se ríen, ríen como locos , más graciosos que nunca,  como si estuvieran en el circo , como si fueran un  espectáculo  de cuarta clase, en la televisión. Y todos se rien con ellos y baten las manos,  qué clérigos tan simpáticos, qué Papa tan alegre, que arzobispos tan divertidos y tolerantes! Y Bergoglio les dice a los chicos que se mantengan atentos, que tengan cuidado para no creer la  fake news, mientras invita a volver a su oficio al gran monseñor Viganò, que fue obligado a renunciar por una colosal y  descarada  fake new ; pero los dos se ríen.

Observen:  no sonríen, sino que se  ríen : absolutamente, se ríen . Se ríen, con los ojos chispeantes, casi con lágrimas de tanto reir. Se ríen agachándose como en las fiestas de despedida de soltero, contándose chistes verdes. Algunos dirán que no hay nada de malo, que nosotros somos los habituales hipercríticos, incluso paranoicos. Pero  hay una diferencia entre sonreír y reír ; especialmente cuando se desempeña un papel como el del Papa, cardenal u obispo; especialmente cuando se está en el desempeño de su cargo; especialmente en un tiempo en el que la Iglesia está sufriendo por cosas graves, muy graves. Hay un tiempo para reír y un tiempo para llorar , dice la Sabiduría de la  Biblia . Además, los grandes Santos no se reían, sí sonreían. San Pío de Pietrelcina no se reía ; San Leopoldo Mandic no se reía; no se reían los grandes papas de los siglo XIX y XX, Pío IX, León XIII, Pío X, Pío XI y Pío XII, pero si tenían una sonrisa, una sonrisa amable y gentil….¿Jesús se reía? Lo dudamos. Ciertamente sonreía, porque sonreír es una expresión de benevolencia y simpatía humana. Pero reír, es otra cosa: es algo muy humano, demasiado humano; pero reir todo el tiempo, a mandíbula batiente, mientras las almas están perturbadas, tiene algo de diabólico. Nunca uno se ríe de una manera completamente inocente: siempre te ríes de alguien, siempre te ríes por detrás de alguien que está en una situación de desventaja, que se convierte en un objeto de diversión. Hablamos de esto a su debido tiempo, en un ensayo especial, tomando el ejemplo de un crítico Juan Antonio Cesareo en su comentario sobre el  ‘ Inferno  de Dante, donde  los demonios se ríen con sonoras carcajada (cfr.  La naturaleza de la risa , publicado originalmente en la revista  En Bottega, Milán, n. ° 5, 188, y republicado en el sitio web de la Nueva Academia Italiana el 27/03/2017). Sin duda, se rieron de Jesucristo los soldados romanos cuando le azotaban, en la coronación de espinas, cuando le golpeaban en la cabeza con una caña, después de haberle vendado los ojos; seguramente los judíos se estaban riendo  mientras Jesús agonizaba en la cruz, diciéndole  Tú que dijiste que sabías cómo destruir y reconstruir el Templo en tres días, ¡sálvate a ti mismo! No, la risa nunca es una cosa totalmente inocente; casi siempre es propia de mentes groseras y brota ante situaciones impropias ; y todavía menos es “pura ” cuando se dirige contra alguien para disfrute de los demás.  De hecho, reírse de alguien también es una forma de violencia, una forma de ridiculizarlo, de reducirlo al silencio: una multitud que se ríe de una persona es una multitud cruel; y el equivalente de la risa en la literatura, o sea la sátira, es un instrumento tan punzante que puede destruir a cualquier adversario. Don Quijote se indigna ante las risas que provoca: los demás lo reducen a un instrumento de diversión, al rango de un payaso. Al personaje principal en  El hombre que ríe , de Victor Hugo, le han transformado en niño por medio de una operación horrible de cirugía facial,  resultando una figura mostruosa,  para provocar la carcajada de la audiencia, cosa que le marcará toda la vida. Si la risa es pura, debe ser como la de los niños : ellos son (y no siempre) capaces de reír sin malicia. Si un adulto sabe reír con la misma inocencia que un niño, entonces su risa es buena; pero es bastante raro encontrar un San Juan Bosco, que vivió entre los chicos y quería guardarlos del mal camino, atrayéndolos a la vida buena por medio de la diversión. Él sin duda sabía cómo reír y sobre todo cómo hacerlos reír, porque la risa cálida es buena para el corazón.
0 bergoglione
¿Qué es lo que hace que Bergoglio se ría tanto?
No estamos diciendo que sea malo reírse; estamos diciendo que la risa a menudo tiene algo de malo , y que los máximos exponentes del clero, en público, ejerciendo solemnemente sus cargos, harían mejor en abstenerse de reir. Es algo indecoroso, incluso es desagradable. No hagan caso de Umberto Eco, que en su banal e inútil novela  El nombre de la rosa , injustamente famosa, ataca a  una Iglesia “fea y oscurantista” que prohibía la risa: vemos todas esas risas solamente en la boca de los  neoclérigos progresistas y en la de sus amigos laicistas, el profesor Riccadi, por ejemplo, o Enzo Bianchi (que es un laicista, aunque vestido de cura, y si se quiere cardenal), o en la boca de los vaticanistas insoportablemente subordinados al Sr. Bergoglio, que no quisieron darse cuenta de la falsificación de la carta de Benedicto XVI; es suficiente para nosotros ver tal espectáculo, porque toda esta gran risa nos llega con sospecha y algo peor. No podemos dejar de preguntarnos cuáles son las razones de tanta alegría, de tan buen humor generalizado o lo que sea; porque la crisis de la Iglesia está ante la mirada de todos, así como la crisis de los valores morales que la Iglesia siempre ha defendido y apoyado, en casi dos mil años de su historia. Entonces nos preguntamos: ¿qué es lo que hace que Bergoglio se ría tanto? ¿La humillación y el castigo inexplicablemente infligidos a las franciscanas y a los franciscanos de la Inmaculada? El hecho de que  el cardenal Caffara  muriese sin haber recibido de él el acuse de recibo de los  dubia  en  Amoris laetitia , después de solicitarle una reunión privada con el Papa, con él y con los otros tres cardenales? Nos preguntamos: ¿qué le divierte tanto, qué le hace reír tan continuamente? ¿Los datos estadísticos sobre el colapso del catolicismo en su América Latina, que hablan de una cuarta parte de los católicos que han abandonado la Iglesia en los últimos años para unirse a las numerosas sectas protestantes? ¿El exterminio de católicos en países donde actúa el terrorismo islámico, ese terrorismo islámico del que ni siquiera quiere oir hablar, incluso diciendo que no existe? ¿O  le  divierte que un sacerdote, en plena Misa de Navidad, en Turín, se niegue a recitar el Credo con los fieles, diciendo que no cree en él? ¿O que otro, en Génova, suprima la Misa de Navidad en señal de respeto hacia los inmigrantes? ¿Se ríe porque otro sacerdote, en Milwaukee, Estados Unidos, se declara homosexual en la iglesia, ante sus feligreses? ¿O porque otro sacerdote estadounidense, el jesuita Martin, afirme que muchos santos eran homosexuales? ¿O porque el arzobispo de Santiago  de Compostela haya ordenado a dos sacerdotes homosexuales públicos? ¿O porque el obispo de Rodez, Francia, ordene a nuevos sacerdotes al ritmo de los bailes sagrados del dios Siva, frente a un ballet hindú, ante el altar mayor de la catedral? ¿Son éstas las cosas que le hacen reír, que le divierten tanto? Y si no son estas cosas, qué es lo que le produce una risa tan hilarante, tan desbordante, aunque un observador incluso mediocre se da cuenta claramente que la risa de su boca, como una mueca, no va acompañada de la mirada, de sus ojos, que no se ríen,  sino son duros y fríos como el hielo, con una mirada que da miedo? Porque  nadie se ríe sin una razón; siempre nos reímos por algo.  Puedes sonreír incluso sin una razón específica, porque la sonrisa es un acto de gratitud hacia la belleza del mundo; pero la risa, debe tener una razón definida. ¿Pero cuál es la razón por la cual Bergoglio se ríe, cuando se ríe ante las monjas de un convento de clausura? 
Probemos a reflexionar.  Una monja de clausura es una persona que ha hecho una elección, una opción radical, que, juzgada desde el exterior, puede o no gustar, pero si la elección es consistente, siempre requiere, a nuestro juicio, un profundo respeto: aunque sólo sea porque se trata de una elección difícil, contra la corriente, una elección de soledad, recuerdo, silencio. No está claro por qué una monja de clausura debería reírse; no se entiende,por qué alguien tiene que ir al convento para hacerla reír. ¿Se apiada de ella, de su soledad, de su existencia oculta y mortificada? ¿Quiere darle cinco minutos de alegría, para aliviar la tristeza en la que él cree que está inmersa? Si es así, él no entiende nada: no entiende que, desde el punto de vista de la elección que la monja ha hecho, él es el que sería digno de compasión, él mismo, no ella. Él todavía está envuelto en los engaños del mundo, ella ha conquistado la libertad. ¿Pero qué puede esperar una monja de clausura, de la visita de un sacerdote y, a fortiori, de la visita del Sumo Pontífice? ¿Qué necesita, una monja de clausura? ¿Que el Papa vaya a su convento y le cuente chistes? ¿O  que la mire a los ojos, para que ella le hable palabras de fe, esperanza y caridad; o tal vez para escucharla, dejarla hablar, preguntarle si él le puede decir algo útil, si puede aclararle algunas dudas? Pero Bergoglio no aclara dudas, él, está especializado en despertarlas, ciertamente no en aclararlas.  Que nadie se atreva a plantear una duda de fe ante el Sr. Bergoglio: se le responderá que no hay respuestas, que nadie tiene la respuesta, y que debe desconfiar de quien dice tenerla. 
Y mientras tanto se ríen. ¿Pero de que?
por  Francesco Lamendoka
continuar en:

Categorías:ALL POSTS

6 replies »

  1. Bergoglio, es un maestre masón, colocado y votado, por el pseudo clero, y no sólo fue una votación ilegal, sino que también es inválida. Por lo que el colapso, creo que es un fruto de la gran decadencia de la Compañía de Jesús, como las otras organizaciones que conforman, a los llamados electores de pseudo papales, del plan, la misma que existe en toda la Iglesia masónica universal o la contra-Iglesia, es un hijo de esa escuela, fiel referente del culto talmúdico, anticrístico, pagano, como lo es la cábala, y como son todos los del Vaticano II. Porque el proyecto de la religión mundial, nace en las entrañas del averno, y es predicado por todos los pseudopapas conciliares, como bien los definió el Padre Luigi Villa, son los vicarios de satana, en la tierra. Cuando uno lo comprende, y estudia, cada paso que fueron dando, recién es posible entender, el Apocalipsis, según san Juan.
    Este señor, que sus amigos de la cábala, culto satanista de la new age, lo definen cono el rabino Bergoglio el Francisco, y como otros denunciados tienen cargos, muy serios, en el trafico de infantes, y rituales con niños, del noveno círculo, y tiene que ver con el culto infame que practican, pero amparados por las sociedades de derechos humanos, es muy difícil establecer la conexión, y el gran del daño producido, hoy definido como sectas destructivas y la impunidad, que gozan. Supongo que esas risas en ocultismo y satanismo, que practican, significa, los engañamos, a casi todos..Son espíritus de demonios, dice san Juan.

    Gracias a la Iglesia fiuel al Señor, a su Madre la Virgen María santísima, y gracias, a todos los que se han preparado, predicado y enseñado, todo lo relativo a estos tiempos finales.

    Me gusta

  2. Esto me recuerda a ese mantra moderno de que hay qeu sonreír constantemente. ¿y si no quiero sonreir soy mala persona?

    Tambien me recuerda a las risas tontas entre compañeros de trabajo contando tonterías, si no te ríes eres apartado y caes mal.

    Tambien me recuerda a los kikos, con su manía de estar todo el día de fiesta y celebrando.

    María en la salette vino llorando, y en fátima según recuerdo estaba triste.
    Jesucristo dudo que sonriera mucho durante su pasión, mucho menos reír.

    Todo tiene su tiempo y su momento, todo tiene su significado y la risa, efectivamente, tiene un mensaje muchas veces malévolo.

    El gesto que mas me agrada, es de quien se postra de rodillas frente al altar a rezar, seriamente.

    Me gusta

  3. ¡Ay de los que ríen, que luego llorarán!. Se ríen porque su Nuevo Orden Mundial lleva años funcionando. Solo un signo: millones de niños están siendo asesinados industrialmente en sus abortorios, con el consentimiento de sus madres. ¿Podemos decir que han destruido el amor de madre? Y, si destruyen el amor y la vida, ¿acaso no están destruyendo a Dios?. De ahí su alegría … se creen que ya acabaron con el Señor, mas no, igual que se levantó del Infierno para hacer la Redención, nuestro Señor se levantará del ninguneo de la masonería y volverá a ser Señor de Cielo y Tierra. Entonces sus risas se convertirán en muecas congeladas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s