ALL POSTS

BERGOGLIO NIEGA EL JUICIO FINAL


Si el Día del Juicio fuera mañana..

EL JUICIO FINAL

¿Es el Juicio Final un dogma o una opinión? Después de las palabras de Cristo no puede haber ninguna duda: “el Juicio Final tendrá lugar el último día”: ¿quién es el Sr. Bergoglio para negar esta verdad sagrada de la fe? y ¿por qué todos callan
por Francesco Lamendola  


 http://www.accademianuovaitalia.it/images/gif/000-TRISNUOVO/0-sistina-1.gif
En la audiencia general del 23 de agosto de 2017, el Sr. Bergoglio dijo, entre otras cosas:

Las últimas páginas de la Biblia nos muestran el último horizonte del viaje del creyente: la Jerusalén del cielo, la Jerusalén celestial. Ante todo, uno lo imagina como una inmensa carpa, donde Dios dará la bienvenida a todos los hombres para vivir con ellos definitivamente (Apocalipsis 21: 3). Y esta es nuestra esperanza ¿Y qué hará Dios, cuando finalmente estemos con él? Él usará de una ternura infinita hacia nosotros, como un padre que da la bienvenida a sus hijos que han luchado y sufrido durante mucho tiempo. Juan, en el Apocalipsis, profetiza: “¡Ved aquí el tabernáculo de Dios con los hombres! [Él …] enjugará toda lágrima de sus ojos y no habrá más muerte ni llanto, ni lamentación ni dolor, porque las cosas de antes han pasado. […] ¡Mirad, Yo hago nuevas todas las cosas! “(21: 3-5). ¡El Dios de la novedad!

Fue un discurso muy grave, en el que se ha alterado deliberadamente y se ha falsificado la Palabra de Dios.  Y si Monseñor Galantino, retorciendo  las palabras del libro de  Génesis , dijo, un día, que Dios no destruyó Sodoma por el gran pecado de sus habitantes, sino que la dejó a salvo, aquí el señor Bergoglio habría  falsificado intencionalmente las palabras del libro de la Revelación , citando sólo aquellas palabras que le convenían , y omitiendo aquéllas que le contradecían, porque en el Apocalipsis leemos (21,5- 8) no que Dios dará la bienvenida a  todos los  hombres , como él dijo, sino:

Y el que estaba sentado en el trono dijo: “He aquí que  yo hago todas las cosas nuevas”; y agregó: “Escribe, porque estas palabras son ciertas y verdaderas. ¡Helas aquí! Yo soy el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin. Al que tiene sed, le daré agua viva de la fuente de la vida. El que venciere poseerá todas estas cosas; Yo seré su Dios y él será mi hijo. Pero para los  cobardes  y los incrédulos, los abyectos y homicidas , los deshonestos y hechiceros, los idólatras y todos los embusteros, se reserva el lago  que arde con fuego y azufre. Esa es la muerte segunda “.
Por lo tanto, el autor del libro de ” Revelación  claramente dice exactamente lo contrario de lo que el señor Bergoglio ha tratado de hacerle decir:  es decir, afirma de la manera más explícita, que habrá un juicio final y que no todas las almas será llamadas por Dios para ir al cielo, sino que los  pecadores no arrepentidos serán arrojados al fuego del infierno ; cosa además, que está de acuerdo  con lo dicho varias veces por el mismo Jesús, y puntualmente relatado en los  Evangelios, con el permiso del padre Sosa Abascal, según el cual no sabemos con certeza qué dijo Jesucristo, dada la ausencia de grabadoras  entonces,y dado tambiėn que cada uno de sus discursos debe ser estrictamente historizado y contextualizado, y en principio, no tomado como suena.
Así que veamos qué dice el  
Catecismo de Adultos  escrito por la Conferencia Episcopal Italiana (Roma, 2004, §§ 1215-1216):
… A lo largo de los siglos, la enseñanza de la Iglesia ha proclamado la fe muchas veces en la resurrección de los muertos y en el juicio universal. Así es como el Concilio Laterano IV se expresa:  “Jesucristo … vendrá al final de los tiempos para juzgar a los vivos y a los muertos, y él pagará a cada uno según sus obras, tanto a los réprobos como a los elegidos. Todo resucitarán con sus cuerpos, los mismos que ahora tenemos, para recibir cada uno conforme a sus obras, buenas o malas, bien un castigo eterno con el diablo, bien la gloria eterna de Cristo “  (Const.” De fide de cateterismo., DS 801).
Pensándolo bien, la resurrección de la vida y la resurrección de la condena parecen coincidir con el juicio universal, ya que significan la salvación y la pérdida del hombre en su totalidad, incluidas las dimensiones comunitaria y cósmica. Es un evento único, el final de la historia humana, la hora de la cosecha. El cuerpo nos da la capacidad de estar presentes ante los otros y en el mundo; La resurrección de los muertos en el propio cuerpo significa, por lo tanto, la realización suprema de esta capacidad, en los justos para su mayor perfección y felicidad, en los réprobos para su mayor humillación. Se sentirán desgarrados y oprimidos en toda su personalidad; aquéllos, al estar  en comunión con Dios y entre ellos, desplegarán una creatividad sin cuidados, sin ansiedad, sin fatigas ni luchas. La victoria de Dios será la implementación completa de su plan de amor.
¿Qué significa esto?  ¿No ha leído el señor Bergoglio el  Catecismo  de la Iglesia Católica? ¿No conoce el Magisterio? ¿No está familiarizado con el Evangelio? La Iglesia siempre ha creído y siempre ha enseñado que existe el Juicio Final; que el infierno y el cielo existen; la dicha eterna o la condenación eterna son el destino final del hombre. ¿Con qué derecho, con qué arrogancia sin precedentes, con qué inconsciencia e imprudencia proclama una doctrina diferente, imparte a las almas una enseñanza diametralmente opuesta?  Con qué intención se engaña a las ovejas del rebaño de Cristo y dando la ilusión de que todos los hombres se salvan y son llamados por Dios para estar con Él, que nadie será condenado, que no habrá castigo para los pecadores impenitentes? ¿Y con qué propósito, con qué desvergüenza, manipula la letra y el significado de las Sagradas Escrituras, citando los textos de la  Biblia tergiversándolos en apoyo de sus ideas, en apoyo de su falsa doctrina? Y por último una pregunta todavía más incómoda que todas las otras: ¿Cómo se explica el hecho de que nadie en el clero, sino solamente algunos atentos laicos , han captado la gravedad de su falsa enseñanza, y  han denunciado la ilegitimidad  de su magisterio arbitrario, engañoso, y, por lo tanto, muy peligroso para las almas que el vicario de Cristo en la tierra debería preservar como lo más precioso, como la luz de sus propios ojos.
100 Papa Michelangelo
¿Quién es el Sr. Bergoglio para manipular las palabras sagradas de Jesús?
Nos place  citar a continuación una página de un gran hombre de Iglesia, el Obispo de Veszprem, Hungría,  Tihamér Tóth (1889-1939), que era un célebre predicador y maestro, y que se distinguió especialmente en la pastoral de la juventud y de los estudiantes, después de haber adquirido una dura experiencia como capellán militar durante la Primera Guerra Mundial, en el ejército austro-húngaro, en el frente serbio y en el frente ruso; cuyo extensa obra tuvo una gran acogida fuera de su país y fue traducida y estudiada con provecho también en Italia (de: T. Thiamér,  El Símbolo de los Apóstoles , Volumen V,  La Resurrección, la Ascensión, la Virgen María , edición Italiano editado por Mons. Ugo Camozzo, Padua, Editrice Gregoriana, 1940, pp. 66-69):
Nuestra primera pregunta hoy es por lo tanto: ¿por qué razón el cristianismo incluyó entre sus dogmas esta doctrina acerca de que un día, en un instante, Dios, por el poder de su palabra creadora, llamará a la vida a todo hombre que haya vivido, vive y vivirá sobre la tierra: que Nuestro Señor tendrá un último gran juicio sobre los hombres resucitados, y un juicio definitivo que pondrá un punto final en la historia del mundo?
La doctrina cristiana del juicio universal consiste precisamente en esto. Y tenemos la certeza de la enseñanza de Cristo.
A) Cualquiera que  conoce el Evangelio, sabe que Nuestro Señor ha hablado a menudo y de diversas maneras sobre el Juicio Final. Habló en el Sermón de la Montaña (San Mateo, VII, 22) y en numerosas parábolas, como la de la cizaña, la pesca milagrosa, las diez vírgenes, del administrador injusto, el talento, la fiesta de bodas. Una vez dijo que el destino de Sodoma en el día del juicio será más soportable que el que de la ciudad que rechazó a los Apóstoles (San Mateo, X, 15). Pero especialmente al hombre le molestan las palabras de Nuestro Señor, con las que describe el futuro Juicio Universal hasta en los más pequeños detalles. Todos hemos leído estas palabras en el Evangelio, y cada vez que nuestros ojos posan sobre ellas , todavía nos estremecemos.  “El sol se oscurecerá, la luna ya no dará luz, las estrellas caerán del cielo y todos los poderes del Universo serán sacudidos. Y entonces la señal del Hijo del Hombre aparecerá en el Cielo, y todas las tribus de la tierra se golpearán los pechos, y verán al Hijo del Hombre llegar sobre las nubes del Cielo con gran poder y majestad “(San Mateo XXIV, 29). -30).
¿Y cuándo sucederá todo esto? Nadie puede decirlo. Los visionarios y las extravagantes sectas religiosas se han esforzado por calcular la hora y el minuto del último juicio, borrando las palabras de Nuestro Señor: “En cuanto al día y la hora, nadie lo sabe, ni los Ángeles del Cielo lo saben, sino únicamente el Padre “(San Mateo, XXIV, 3).
Nuestro Señor no nos ha informado acerca de la hora exacta del juicio final, porque evidentemente no es necesario que la conozcamos. Es lo que también afirma San Agustín, quien agrega: “Actúa como lo harías si el día del Juicio fuera mañana, y así no tendrás que temer la venida del Señor”.
¿Es el Juicio Final un dogma o una opinión?
por  Francesco Lamendola
continuar en:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.