ALL POSTS

IDEA GENIAL DE FRANCISCO: A LA PAZ POR LA PROHIBICIÓN DE ARMAS


[¿Quién prohibiría las armas y con qué medios lograría que se le obedeciese, sin usar armas por supuesto? ¿Quién saldría ganando cuando estados y policías no tuviesen armas? ¿Los delincuentes y asesinos tal vez? ¿Qué sería de la indefensa gente de a pie? ¿O de las naciones débiles frente a los ataques? En esta nueva boutade de Francisco aparece con claridad su inconsciencia e irresponsabilidad, su populismo, su nivel mental más propio quizás de los primeros años de la adolescencia.]

Tenga cuidado de que su cabeza no caiga contra el escritorio …

El plan brillante de Francisco para la paz mundial: ¡Prohibición de todas las armas!

El jesuita modernista Jorge Bergoglio (nombre artístico: “Papa Francisco”) ha honrado una vez más al mundo con su infinita sabiduría. Hoy, 29 de abril de 2018, envió un tweet que dice: “¿Realmente queremos la paz? Entonces prohibamos todas las armas para no tener que vivir con miedo a la guerra “.

No, no es una broma. No es una noticia falsa. No es una sátira. No es una parodia. Está dicho por el mismo  “Papa” Francisco. El enlace al tuit real se puede encontrar aquí . La siguiente es una captura de pantalla que lo prueba, en caso en caso de que se elimine el tweet:

67AE83DA-F614-49D1-AD8C-D432C1443B32

Con estos mensajes  estúpidos, como son las auténticas noticias que salen de la Ciudad del Vaticano, no queda nada que hacer a los satíricos y parodistas de  Eye of the Tiber . ¡Nadie puede superarlo!

Todos entenderíamos si un niño de primaria  dijera algo tan descerebrado, pero un jesuita supuestamente de un talento brillante,  de más de 80 años, que dice ser “Papa de la Iglesia Católica”. …¡ Esto no puede inventarse !

Así pues, Francisco al fin  descubrió el secreto de la paz mundial: ¡tenemos que prohibir todas las armas! ¿Por qué nadie pensó en ello antes? ¡Absolutamente brillante!

¡Si Nuestra Señora de Fátima y el Papa Pío XI hubieran pensado en ello! En lugar de eso, la Madre de Dios insistió en la oración fervorosa, la penitencia, el sacrificio; en  la conversión de los pecadores, en la consagración de Rusia a su Inmaculado Corazón. El Papa Pío XI tampoco pensó que fuera la obvia solución cuando, en lugar de prohibir las armas, en cambio, enseñó:

Primero, y lo más importante de todo, para la humanidad es la necesidad de la paz espiritual. No necesitamos una paz que consista meramente en actos de cortesía externa o formal, sino en una paz que penetre en las almas de los hombres y que una, sane y abra sus corazones a ese afecto mutuo que nace del amor fraternal. La paz de Cristo es la única paz que responde a esta descripción: “que la paz de Cristo abunde en vuestros corazones” (Colosenses iii, 15). No hay otra paz posible que la que Cristo dio a sus discípulos (Juan xiv, 27). ) porque siendo Él Dios, “penetra el corazón” (I Reyes xvi, 7) para que en nuestros corazones se establezca su reino. De nuevo, Jesucristo está perfectamente en lo cierto cuando invoca esta paz del alma porque fue el primero que dijo a los hombres, “todos sois hermanos” (Mateo xxiii, 8). Él nos la dio, sellándo con Su propia sangre, la ley del amor fraternal, de la tolerancia mutua: “Este es mi mandamiento, que os améis los unos a los otros, como yo os he amado” (Juan xv, 12) “Soportad las cargas unos de otros; y así cumpliréis la ley de Cristo “(Gálatas vi, 2)

De esto se desprende, como consecuencia inmediata, que la paz de Cristo solo puede ser una paz de justicia según las palabras del profeta “la obra de la justicia será paz” (Isaías xxxii, 17) porque él es Dios “que juzgará con  justicia. “(Salmos ix, 5) Pero la paz no consiste meramente en una dura justicia inflexible. Debe hacerse aceptable y fácil al combinarse casi por igual con la caridad y con un sincero deseo de reconciliación. Tal paz fue adquirida para nosotros y para todo el mundo por Jesucristo, una paz que el Apóstol encarna de la manera más expresiva en la misma persona de Cristo cuando se dirige a Él, “Él es nuestra paz”, porque fue Él quien satisfizo completamente la justicia divina por su muerte en la cruz, destruyendo así en su propia carne todas las enemistades y haciendo posible la paz y la reconciliación con Dios para la humanidad. (Efesios ii, 14) Por lo tanto, el apóstol contempla la obra de la redención, que es una obra de justicia al mismo tiempo, una obra divina de reconciliación y de amor. “Dios ciertamente reconcilia en Cristo, al mundo consigo mismo” (II Corintios v, 19) “Tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito” (Juan iii, 16)

Tomás de Aquino, el Ángel de las Escuelas, también descubrió en este hecho la misma fórmula y esencia de nuestra creencia, porque él escribe que una paz verdadera y duradera es más una cuestión de amor que de justicia. La razón de su afirmación es que la función de la justicia es simplemente eliminar los obstáculos a la paz, como por ejemplo, la lesión o el daño causado. La paz misma, sin embargo, es un sólo acto y resultado del amor. (Summa Theologica, II-II, Q. 29 Art. 3, Ad. III)

De esta paz de Cristo, que mora en nuestros corazones y es, en efecto, el amor de Dios, podemos repetir lo que el Apóstol dijo del reino de Dios que también gobierna por amor: “el reino de Cristo no es carne y sangre. “(Romanos xiv, 17) En otras palabras, la paz de Cristo no se nutre de las cosas de la tierra, sino de las del cielo . Tampoco podría ser de otro modo, ya que es Jesucristo quien ha revelado al mundo la existencia de valores espirituales y ha obtenido para ellos su debido aprecio. Él ha dicho: “¿De qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero y sufrir la pérdida de su propia alma?” (Mateo xvi, 26). También nos enseñó una lección divina de coraje y constancia cuando dijo: “No temáis a los que matan el cuerpo, y no pueden matar el alma; temed más bien a Aquél que puede arruinar el alma y el cuerpo en el infierno” (Mateo x 28, Lucas xii, 14).

Esto no significa que la paz de Cristo, que es la única paz verdadera , pida de nosotros que abandonemos todas las posesiones mundanas. Por el contrario, todo lo terrenal está  prometido en muchas de las palabras por Cristo a aquellos que buscan su paz: “Buscad primero el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo vi. , 33, Lucas xii, 31)

Esta paz de Cristo, sin embargo, sobrepasa todo entendimiento humano – “la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento” (Filipenses IV, 7), y por esta misma razón domina nuestras pasiones pecaminosas y hace imposibles tales males de división, lucha y discordia, que resultan únicamente del deseo desenfrenado de las posesiones terrenales. Si el deseo de las posesiones mundanas se mantuviera dentro de los límites y de la primacía que merecen en nuestros afectos las cosas del espíritu, la paz de Cristo se seguiría inmediatamente, a lo que se unirían de forma natural y feliz unión, por así decirlo, una mayor consideración por el valor y la dignidad de la vida humana. La personalidad humana, también, se eleva a un nivel más alto, porque el hombre ha sido ennoblecida por la Sangre de Cristo e hizo parentesco con Dios mismo por medio de la santidad y el vínculo de amor fraternal que nos une íntimamente con Cristo, por la oración y por la recepción de los sacramentos que son remedios infaliblemes  para producir esta elevación y participación en la vida de Dios, que desea  obtener la posesión eterna de la gloria y la felicidad del cielo que Dios ofrece a todos como nuestro objetivo y recompensa final .

Ya vimos y llegamos a la conclusión de que la causa principal de la confusión, la inquietud y los peligros que son una característica tan prominente de la falsa paz es el debilitamiento de la fuerza vinculante de la ley y la falta de respeto por la autoridad, efectos que lógicamente siguen al negar la verdad de que esa autoridad proviene de Dios, el Creador y el Dador de la Ley Universal.

El único remedio para tal estado de cosas es la paz de Cristo, ya que la paz de Cristo es la paz de Dios, que no podría existir si no rige el respeto a la ley, el orden y los derechos de autoridad. En las Sagradas Escrituras leemos: “Hijitos míos, mantened la disciplina en paz.” (Eclesiástico xli, 17) “Mucha paz tienen los que aman la ley, Señor” (Salmos cxviii, 165) “El que teme el mandamiento, habitará en paz. “(Proverbios xiii, 13) Jesucristo declara muy expresamente:” Dad al César lo que es del César “(Mateo xxii, 21). Incluso reconoció que Pilato poseía autoridad dada de lo alto (Juan 14:14). 11) cuando reconoció que los escribas y fariseos, aunque indignos, sentados en la cátedra de Moisés (Mateo xxiii, 2) no carecían de una autoridad similar. En José y María, Jesús respetó la autoridad natural de los padres y estuvo sujeto a ellos durante la mayor parte de su vida. (Lc II, 51) También enseñó, por la voz de Su Enviado, la misma doctrina importante: (Romanos XIII, 1; cf.: “Sométase toda persona a las autoridades superiores, porque no hay autoridad sino de Dios.” también 1 Pedro ii, 13, 18)

Si nos detenemos a reflexionar por un momento sobre estos ideales y doctrinas de Jesucristo, por ejemplo, sus enseñanzas sobre la necesidad y el valor de la vida espiritual, sobre la dignidad y la santidad de la vida humana, sobre el deber de obediencia, sobre el fundamento divino  del gobierno humano, sobre el carácter sacramental del matrimonio y por consecuencia la santidad de la vida familiar; si nos detenemos a reflexionar, repetimos , acerca de que estos ideales y doctrinas de Cristo (que en realidad son solo una parte del tesoro de la verdad) que dejó a la humanidad) fueron confiados por él a su iglesia y solo a ella para su custodia, y que ha prometido que su ayuda nunca fallará en ningún momento porque ella es la maestra infalible de sus doctrinas en cada siglo y ante todas las naciones, no hay nadie que no pueda ver claramente el papel tan singularmente importante que la Iglesia Católica puede desempeñar, e incluso se le pide que asuma, al proporcionar un remedio para los males que afligen al mundo de hoy y conducir a la humanidad hacia una paz universal .

(Papa Pío XI,  Ubi Arcano Dei , n. 33-41; subrayado agregado )

En la primera Carta encíclica [ Ubi Arcano Dei ] que dirigimos al comienzo de Nuestro pontificado a los obispos de la Iglesia universal, nos referimos a las principales causas de las dificultades que soportaba la humanidad. Y recordamos haber dicho que estos múltiples males en el mundo se debían al hecho de que la mayoría de los hombres habían expulsado a Jesucristo y su santa ley de sus vidas; que ellos no tenían cabida ni en asuntos privados ni en política: y dijimos además, que mientras los individuos y los estados se negaran a someterse al gobierno de nuestro Salvador, no habría perspectivas realmente esperanzadoras de una paz duradera entre las naciones. Los hombres deben buscar la paz de Cristo en el Reino de Cristo ; y que prometimos hacerlo en lo que respecta a nuestro poder, es decir, nos parecía que la paz no podía ser restaurada más eficazmente ni fijada sobre una base más firme que mediante la restauración del Imperio de Nuestro Señor. Mientras tanto, fuimos conducidos a complacer la esperanza de un futuro más brillante a la vista de un interés más generalizado y más vivo manifestado en Cristo y su Iglesia, la única Fuente de Salvación, señal de que los hombres que anteriormente habían rechazado el gobierno de nuestro Redentor y se habían exiliado de su reino, se estaban preparando, e incluso apresurándose, para volver al deber de la obediencia.

(Papa Pío XI, Encíclica Quas Primas , n.1 , subrayado agregado)

La razón por la cual sólo la paz de Cristo es auténtica y verdadera paz, y que  no puede obtenerse de ninguna otra manera sino sometiéndose al dulce yugo de Su ley y Evangelio (Mt. Mt. 11:30), es que la gracia divina es necesaria para ayudarnos en nuestra condición humana, para vencer nuestros pecados, perfeccionar nuestra naturaleza y hacernos virtuosos para que podamos soportar los errores con paciencia, perdonar a nuestros enemigos y hacer el bien a quienes nos odian.

En el tweet absurdo de hoy que pide la prohibición de todas las armas, Francisco está promoviendo la herejía del pacifismo , que es un gran mal que se disfraza bajo un manto de virtud:

Para los defensores del pacifismo, el ideal más elevado y más elevado del hombre es la paz, una paz que, sin embargo, no se basa en la filosofía racional y cristiana. La suya es una paz que consiste en tranquilidad simple como tal, no una tranquilidad con orden.

Relacionada con el pacifismo hay otra filosofía llamada humanitarismo , que en su reverencia teórica para el hombre busca abolir las fronteras religiosas, políticas y nacionales como fuentes de continuas guerras, con el propósito de establecer una paz perpetua y condenar todas las guerras como inmorales.

(Mons. Pietro Palazzini, ed., Diccionario de Teología Moral [Londres: Burns & Oates, 1962], sv “Militarismo”; cursiva dada.)

Suena a lo que dice  Francisco, ¿verdad?

Al pedir la prohibición de las armas, Francisco no solo muestra su pacifismo sino también su naturalismo . Él no cree que haya que usar los medios sobrenaturales ordenados por Dios para obtener la paz. La razón por la cual Jesucristo es llamado el “Príncipe de la paz” (Is 9: 6), es que, como Él mismo lo  dijo, El sólo nos da la paz: “La paz os dejo, mi paz os doy: no os la doy como la da mundo da ,”(Jn 14:27).

Francisco y su pandilla creen que es posible eliminar las luchas y las disputas entre individuos y naciones por medios naturales, dialogando y abrazándose , jugando al fútbol y plantando árboles , encendiendo velas, tratando de ser una mejor persona, todo menos pedir la gracia de Dios Todopoderoso; y se quedan estupefactos cada vez que tienen que enfrentar el hecho de que simplemente esto no funciona . En lugar de aplicar, o al menos buscar, los medios verdaderos dados por Dios para obtener la paz, simplemente vuelven una y otra vez a la misma vieja “solución” naturalista que está garantizada para fallar . Como San Pablo Apóstol lamentó: “…el  camino de paz no lo conocieron” (Rom. 3:17).

¡Pero no te preocupes! Francisco tiene otra solución en la manga  al problema de la guerra y el conflicto armado. Dejando atrás los partidos de fútbol, las oraciones interreligiosas y la planta de árboles, ahora intrépidamente ataca lo que por lo visto está convencido de que es la raíz del problema: ¡las armas! Hacer todas las armas ilegales, y el problema obviamente desaparecerá, ¿verdad? ¿Cómo es posible que esto falle?

Incluso al margen de consideraciones filosóficas y teológicas, Francisco no  ha dicho nada con precisión sobre cómo se podría lograr la prohibición de las armas ? ¿Cuál sería el medio para imponer esa prohibición ? ¿Tiernas caricias tal vez?

En lo que respecta a la guerra y las armas, generalmente no faltan personas que señalen que Cristo el Señor dijo que “todos los que tomen la espada perecerán a espada” (Mt 26:52), y que Él nos enseñó poner la otra mejilla (ver Mt 5:39). Sin embargo, tal como señalan los teólogos morales dominicos p. John McHugh y el Padre. Charles Callan, estos dichos de nuestro Bendito Señor …

… no son un respaldo al pacifismo extremo, sino que son respectivamente una condena de aquéllos que sin la debida autoridad recurren a la violencia…Además, estas palabras de Cristo fueron dirigidas, no a los estados, que son responsables del bienestar de sus miembros, sino a los individuos. Los cuáqueros han hecho un excelente servicio para la causa de la paz mundial, pero su enseñanza de que toda guerra es contraria a la ley de Cristo no puede ser admitida. El espíritu del Evangelio incluye la justicia y el amor.

(Rev. John A. McHugh y Rev. Charles J. Callan, Moral Theology , volumen 1  [Nueva York, NY: Joseph F. Wagner, 1958], n.1381, disponible en línea aquí .)

La Sagrada Escritura enseña claramente que el estado tiene la autoridad de Dios para usar la violencia, según sea necesario, para hacer cumplir las leyes justas:

Que cada alma esté sujeta a poderes superiores: porque no hay poder sino de Dios; y los que son, están ordenados por Dios. Por lo tanto, el que resiste el poder, resiste la ordenanza de Dios. Y los que resisten, atraen a sí mismos la condenación. Porque los príncipes no son amenaza para el buen hacer, sino para el mal. ¿Quieres no tener miedo del poder? Haz lo que es bueno; y recibirás alabanzas. Porque el gobernante es el ministro de Dios para ti, para tu bien. Pero si haces lo malo, teme; porque no lleva la espada en vano. Porque él es el ministro de Dios: un vengador para ejecutar la ira sobre el que hace el mal. Por lo tanto, estad sujetos , no solo por temor , sino también por causa de la conciencia.

(Romanos 13: 1-5)

Si San Pablo hubiera recibido instrucciones del Sr. Bergoglio en lugar de Jesucristo, hubiera sabido que el gobernante no debía llevar la espada, ¡punto! Eso resolvería todo el problema, ¿no es verdad?

Aunque el estado tiene autoridad para librar una guerra justa, debemos tener claro que esto no significa que la guerra esté permitida por cualquier buena razón. Más bien, “un estado no tiene derecho a usar la fuerza contra otro estado soberano excepto como último recurso” (McHugh / Callan,  Moral Theology , n.1386b); “incluso si la causa es justa y la guerra es factible, no se debe recurrir a las hostilidades, excepto como último recurso” (n. ° 1398d).

Sin embargo, no profundizaremos en esto más. El propósito de este post no es dar un tratamiento en profundidad de la posición católica sobre la guerra justa, la violencia o la autodefensa, sino simplemente refutar la idea de Bergoglio de que todas las armas deberían prohibirse para obtener la paz mundial.

¿Cuál va a ser el eco en los medios de mañana en respuesta al tuit de Francisco? Veremos si la Secretaría del Vaticano para fake news Comunicaciones intentará negar los hechos. Tal vez podrían culpar a un interno que, por error, tuvo acceso a la  cuenta @Pontifex de Twitter y decidió divertirse un poco; o tal vez podrían decir que “Mons.” Dario Viganò estuvo a cargo ese día y erróneamente omitió algo que cambia el significado completo del tweet. Aparte de eso, ¿qué disculpa pueden tener? ¿Contratarán a Jimmy Akin o Mark Shea para que propongan algo?

Sin embargo, en el tweet de hoy no es la primera vez que Francisco muestra sus rasgos pacifistas. En septiembre pasado, el apóstata jesuita ya había  declarado que “no hay guerra justa” , en contradicción directa con la enseñanza católica perenne sobre la guerra justa; y el 21 de junio de 2015, el “Papa” dijo a una audiencia de jóvenes en la ciudad italiana de Turín que la fabricación de armas no es cristiana . Con motivo de esta última frase, habíamos creamos el siguiente meme para señalar el increíble genio de este hombre:

Processed with MOLDIV

Entonces, si Francisco se toma en serio la prohibición de todas las armas, tal vez pueda comenzar desarmando a la Guardia Suiza. En 2014 ya había degradado a los soldados del Vaticano al estado de “policía del chisme” de todos modos, bien podría quitarles sus armas ahora y reemplazarlas con margaritas, que son ecológicas, 100% biodegradables, y promover una cultura de diálogo y encuentro.

¡Todos salen ganando!

De Novus Ordo Watch

4 replies »

  1. Y luego no quieren hacer patente que en los 80’s el “buen hombre” estaba bajo seria sospecha de enajenación y que él mismo afirma haber pasado todo un semestre bajo la tutela de una desenfocada profesional de la química cerebral; proceso que él mismo juzgaba (y sigue juzgando) insustituible para encontrar la “luz”.

    Me gusta

  2. Podría empezar por desarmar al ejército de la judeo masonería, sus jefes, esto es, el ejército de Israel. Quizá así, los palestinos podrían volver a su tierra, que les fue arrebatada por las guerras del nuevo orden mundial. Mas nunca propondrá tal cosa, pues son los judeo masones los que le dieron el cargo que ostenta.

    Me gusta

  3. Lo que ocurre es que los imperios no ingresan en tratados, que si obligan a otros paises. Y como hacen falsas banderas y dicen que son atacados, es imposible contradecirlos .Así expulsaron el Imperio español, de Centroaméríca, una falsa bandera y la conspiracion por medio de la prensa, y tantos eventos más, desconocidos , pero que saben usar, y abusar. El plan es desde el francmason Juan XXIII, autoridad politica mundial, efectivizado por medio de un decreto o encíclica de la paz, ese sector vaticano, se ocupa de ese plan, acorde con la escuela de demonios, que incluye, el desarme, con la trampa, publicado por Benedicto XVI , en septiembre de 2010, por eso es que Francisco, continúa predicando el proyecto, que es lisa y llanamente, el plan secreto de la dictadura masónica, de un mundo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.