ALL POSTS

OTRA HEREJÍA DE FRANCISCO: LOS BAUTIZADOS NO PUEDEN PERDER SU CONDICIÓN DE HIJOS DE DIOS


Una semana más, otra  herejía más ..

HEREJÍA: Francisco dice que los bautizados no pueden perder su condición de hijos de Dios


En la audiencia general del 9 de mayo de 2018, un niño,verdadero hijo de Dios, da testimonio contra el impostor

Apenas pasa un día en el que Francisco no tenga algo que decir, pero algunos días son peores que otros.

El pasado miércoles 9 de mayo, el pretendido Papa apóstata, durante su audiencia general, dio lo que se suponía que era una catequesis sobre el sacramento del bautismo.Poniendo gran énfasis en el carácter sacramental -que es indeleble por lo que  el bautismo nunca puede repetirse después de haber sido válidamente administrado – Francisco procedió a afirmar que este carácter indeleble es el que nos hace, irrevocablemente, hijos de Dios.
He aquí la parte relevante de su catequesis. Tenga en cuenta en particular las partes subrayadas:

Si nuestros padres nos han dado la vida terrenal, la Iglesia nos ha regenerado a la vida eterna. Nos hemos convertido en hijos en Su Hijo Jes&uacute. (Romanos Gálatas 4: 5-7). Mateo 3:17). Esta voz paternal, imperceptible para el oído pero muy audible para el corazón de quien cree, nos acompaña a lo largo de nuestra vida, sin abandonarnos nunca. A lo largo de la vida, el Padre nos dice: “Tú eres mi hijo amado, tú eres mi hija amada”. Dios nos ama como un Padre, y no nos deja solos [= no nos abandona] Esto “es verdadero” desde el momento del Bautismo. ¡Renacidos como hijos de Dios, lo somos así para siempre! El bautismo, de hecho, no se repite, porque imprime una marca espiritual indeleble: “Ningún pecado puede borrar esta marca, incluso si el pecado impide que el Bautismo lleve los frutos de la salvación” (CCC, 1272). ¡La marca del Bautismo nunca se pierde! “Padre, pero si una persona se convierte en el bandido más famoso, que mata gente, comete injusticias, ¿no se va la marca?”. Para su propia vergüenza, ese hijo de Dios hace esas cosas, pero la marca no desaparece continúa siendo un hijo de Dios que va en contra de Dios , pero Dios nunca desautoriza a Sus hijos. ¿Has entendido esto último? Dios nunca desautoriza a Sus hijos. ¿Lo repetiremos todos juntos? “Dios nunca reniega de Sus hijos”. Un poco más fuerte, porque estoy sordo y no lo he entendido: [Repiten más fuerte] “Dios nunca repudia a Sus hijos”. Así está bien.

(Antipapa Francisco, en Zenit , 9 de mayo de 2018; subrayado añadido; cursiva dada).

Lo que dice Francisco aquí es un absoluto revoltijo teológico…Mezcla deliberadamente diferentes conceptos que deben estar separados, y de este modo logra el efecto deseado de gran confusión en la mente del oyente. Pregúntese ud. : ¿qué está diciendo aquí Francisco exactamente con respecto al bautismo, el pecado, la gracia santificante y la filiación adoptiva?

La verdadera posición católica es que el sacramento del bautismo tiene tres efectos distintos: “(1) la gracia de la justificación …(2) el perdón de la pena del pecado y (3) el carácter sacramental “(Pohle-Preuss, Dogmatic Theology , volumen 8 , 4ª ed., página 228).

La Filiación adoptiva es uno de los efectos de la justificación obtenidos en el bautismo, no de su carácter sacramental: “Además de perdonar el pecado y la producción de la gracia santificante, con todos sus efectos formales – justicia, la belleza sobrenatural, la amistad de Dios, y su filiación adoptiva – El bautismo también afecta a los concomitantes sobrenaturales de la gracia santificante … “(ibid., Pág. 229; subrayado agregado). “Otro efecto del bautismo es la infusión de la gracia santificante y los dones y virtudes sobrenaturales. Es esta gracia santificante la que hace que los hombres sean hijos adoptivos de Dios y les confiere el derecho a la gloria celestial “( Catholic Encyclopedia , sv” Baptism ” ). La enseñanza católica niega explícitamente la idea, afirmada por Francisco, de que nuestra filiación adoptiva es el resultado del carácter indeleble del bautismo:

El carácter sacramental puede estar en el alma sin gracia … En contraposición a la gracia santificante, la configuración o asimilación sobrenatural conferida por el carácter sacramental establece una semejanza adecuada con Cristo, no como si el alma participara en Su Filiación divina , sino en el sentido de compartir en Su oficio de Sumo Sacerdote.

(Pohle-Preuss, Dogmatic Theology , volumen 8, págs. 91-92; subrayado agregado).
El carácter indeleble tiene sus propios propósitos específicos, pero el otorgamiento de la justificación no es uno de ellos.

Cuando la gracia de la justificación se pierde por el pecado mortal, dejamos de ser hijos adoptivos de Dios Altísimo: “El justo, por el contrario, es un hijo de Dios simplemente por la posesión de la gracia santificante, que puede perderse por el pecado mortal y, en consecuencia, se basa en una relación libre que puede ser terminada por el hombre tan libremente como se estableció entre él y Dios “(Pohle-Preuss, Dogmatic Theology , volumen 7 , 4ª ed., pp. 358-359). ) “Pero dado que todos los pecados mortales, incluso los pensamientos, hacen a los hombres hijos de ira [Ef. 2: 3] y enemigos de Dios, es necesario pedir perdón a todos ellos de Dios mediante una confesión abierta y humilde “(Concilio de Trento, Sesión 14, Capítulo 5, Denz. 899 ).

Todo esto es una doctrina católica básica y no particularmente difícil de entender. Francisco podría simplemente haber enseñado esto , pero eligió no hacerlo. Dado que lo que presentó es bastante intrincado y podría significar una serie de cosas diferentes, ahora veremos varios escenarios y mostraremos cómo todos ellos implican serios errores en contra de la Fe.

¿Qué quería decir  “realmente” Francisco? Elija una de estas tres cosas.

Dependiendo de exactamente cómo se quiera entender lo que Francisco está diciendo en su catequesis de 9 de mayo de 2018  el antipapa jesuita está afirmando uno cualquiera de los tres siguientes errores muy graves:

  • La justificación, una vez obtenida a través del bautismo, no se puede perder
  • La filiación adoptiva no nos da derecho al Cielo
  • La filiación adoptiva no se obtuvo por la gracia

A continuación procederemos a refutar cada una de estas posiciones.

Error # 1: la gracia santificante, una vez obtenida a través del bautismo, no se puede perder

Si Francisco quiere decir que la justificación, una vez que ha sido obtenida a través del bautismo, no puede perderse por un pecado mortal, entonces él está enseñando una herejía , específicamente, la herejía del calvinismo (aunque los calvinistas no creen que el bautismo cause la justificación).

Francisco definitivamente está tratando de crear la impresión en sus oyentes de que la gracia santificante del bautismo no se puede perder, ya que él declara que Dios nos llama hijos o hijas “durante toda la vida”, es decir, independientemente de nuestros pecados. Además, afirma que “somos hijos para siempre” respecto de nuestra regeneración, “renacidos como hijos de Dios” -una afirmación clara de la herejía del calvinismo- y blasfemamente declara que “sigue siendo hijo de Dios aunque va en contra de Dios “(del contexto, está claro que está hablando sobre el pecado mortal , ya que él menciona aunque sea un bandido e incluso mate a  gente). El énfasis que pone en que Dios no abandona o desconoce a Sus hijos tiene la intención de consolidar aún más la impresión de que la gracia bautismal no se puede perder.

Cuán claramente esto es contrario a los dogmas de la Iglesia es evidente a partir de las siguientes citas magistrales:

Además hay que decir que  de la  multitud de fieles y redimidos, algunos conservan  la gracia para la salvación eterna, porque por la gracia de Dios permanecen fielmente en su redención, llevando en sus corazones la voz de su Dios mismo: “¿Quién? . . persevera hasta el fin, él será salvo “[Mat. 10:22; 24:13]; al fevés de los demás que no estuvieron dispuestos a permanecer en la seguridad de la fe, que al principio recibieron, y porque eligen por enseñanza errónea o por una vida incorrecta anular en vez de preservar la gracia de la redención, no llegaron de ninguna manera a la plenitud de la salvación y a la recepción de la bienaventuranza eterna.

(Papa San León IV, Consejo de Valence, Denz. 324 )

Nadie más, mientras viva en este estado mortal, debe presumir hasta ahora sobre el misterio secreto de la predestinación divina, para decidir con certeza que está seguramente en el número de los predestinados, como si fuera cierto que él quien es justificado o no puede pecar más, o si él habrá pecado, que debe prometerse a sí mismo una reforma segura.

(Concilio de Trento, Sesión VI, Capítulo 12; Denz. 805 )

Contra el astuto genio de ciertos hombres también, que “complaciendo los discursos y las buenas palabras seducen los corazones de los inocentes” [Rom. 16:18], debe mantenerse que la gracia de la justificación, aunque recibida, se pierde no solo por la infidelidad, por la cual incluso la fe misma se pierde, sino también por cualquier otro pecado mortal, aunque la fe no se pierda, defendiendo así la doctrina de la ley divina que excluye del reino de Dios no solo a los incrédulos, sino también a los fieles “fornicarios, adúlteros, afeminados, mentirosos con la humanidad, ladrones, codiciosos, borrachos, estafadores, extorsionistas” [1 Cor. 6: 9 ss.), Y todos los demás que cometen pecados mortales, de los cuales con la ayuda de la gracia divina pueden abstenerse y para lo cual están separados de la gracia de Dios.

(Concilio de Trento, Sesión VI, Capítulo 15, Denz. 808 )

Si alguien dijera que un hombre una vez justificado no puede pecar más, ni perder la gracia, y que, por lo tanto, el que cae y el pecado nunca fue verdaderamente justificado; o, por el contrario, que a lo largo de toda su vida puede evitar todos los pecados, incluso los veniales, excepto por un privilegio especial de Dios, como sostiene la Iglesia respecto a la Santísima Virgen: que sea anatema.

(Concilio de Trento, Sesión VI, Canon 23, Denz. 833 )

Si alguien dijera que no hay pecado mortal excepto el de infidelidad, o que la gracia recibida una vez no se pierda por ningún otro pecado, por grave y enorme que sea, excepto el pecado de infidelidad: que sea anatema.

(Concilio de Trento, Sesión VI, Canon 27, Denz. 837 )

No parece que esto coincida con lo que dice el “Papa”, ¿no es verdad?

Algunas personas objetarán y señalarán la cita que Francisco da del Catecismo de la Secta Conciliar : “Ningún pecado puede borrar esta marca, incluso si el pecado impide que el Bautismo lleve los frutos de la salvación” (n 1272). ¿Esto no muestra que Francisco no está enseñando la herejía de la “seguridad eterna” del calvinismo? Tal vez podría, y tal vez no, depende de cómo queremos entender las otras cosas que dice Francisco.

A primera vista, parece que Francisco ha puesto deliberada y estratégicamente una contradicción en su afirmación de que los bautizados renacen como hijos de Dios y que continúan en ese estado para siempre . Decimos que esta contradicción es estratégica porque parece que solo la dice para darse un margen de maniobra para una negación plausible: un pasaporte teológico para salir de la cárcel.

Se contradice a sí mismo con el propósito de hacer que parezca que quizás esté confundido o que no se le entiende correctamente en lugar de adherirse pertinazmente a lo que es contrario a la fe. Este método de escribir confusamente, incluso contradeciéndose en ocasiones, para facilitar la propagación de la herejía, fue denunciado por los Papas VI y Pío X (ver Bull Auctorem Fidei , introd., Y Encíclica Pascendi , n. 4, respectivamente).

Podría plantearse otra objeción: ¿podría Bergoglio usar el término “hijos de Dios” en un sentido meramente natural según el cual todos los hombres han sido creados por Dios el Padre? En teoría, esto es posible, especialmente porque, profesando él, el naturalismo, a ėl  le gusta usar este término ]de hijos de Dios]; como lo hizo recientemente, por ejemplo, cuando les dijo a los niños que los miembros de la mafia, criminales, son hijos de Dios: “Los de la mafia también son hijos de Dios, pero prefieren comportarse como hijos del diablo” ( fuente ).

Sin embargo, este sentido natural simplemente no corresponde  cuando Francisco está usando el término “hijos de Dios” en su catequesis del 9 de mayo. Sabemos esto porque él está hablando explícitamente en el contexto inmediato de la regeneración , diciendo que “la Iglesia nos ha regenerado a la vida eterna”. Nos hemos convertido en hijos en Su Hijo Jesús … Regenerados como hijos de Dios, lo somos para siempre “. Está claro, por lo tanto, que Francisco no está hablando de la naturaleza humana no regenerada, sino de ser hijos de Dios a través de una adopción adoptiva sobrenatural.

¿Qué hacemos, sin embargo, con las afirmaciones de Bergoglio en cuanto a que Dios nunca repudia o abandona a Sus hijos?

Una vez más, recurrimos al Concilio de Trento. Citando a San Agustín, el santo sínodo declaró que “Dios” no abandona a los que una vez fueron justificados por su gracia, a menos que sea primero abandonado por ellos “(Sesión VI, Capítulo 11, Denz. 804 ; cursiva agregada). Note la advertencia: “… a menos que Él sea primero abandonado por ellos”. Francisco no menciona esa parte porque quiere crear la impresión de que nuestra amistad con Dios, una vez que ha sido obtenida, nunca puede ser destruida, lo cual es una herejía.

Error # 2: la filiación adoptiva no nos da derecho al Cielo

Otra forma de entender los comentarios catequéticos de Francisco es decir que él realmente cree que la filiación adoptiva nunca puede perderse, pero niega que la filiación adoptiva le dé derecho a la beatitud eterna en el Cielo.

Sin embargo, si sostuviera eso, su catequesis se volvería completamente sin sentido. Porque, ¿cuál sería entonces el objetivo de ser hijo de Dios, de nunca ser abandonado por el Padre? No, él no puede decir eso. De hecho, esta idea se contradice en las oraciones iniciales: “… la Iglesia nos ha regenerado para la vida eterna. Nos hemos convertido en hijos  en Su Hijo Jesús … También en cada uno de nosotros, renacidos del agua y del Espíritu Santo, el Padre celestial hace resonar su voz con infinito amor, diciendo,: “Tú eres mi hijo amado” ( Mateo 3:17) “.

En cualquier caso, la idea de que la filiación adoptiva no le da derecho a la herencia del Cielo es ciertamente una herejía , porque contradice directamente la Revelación Divina: “Los efectos formales de la gracia santificante culminan en la elevación del hombre al rango de un hijo adoptivo de Dios …, con una exigencia de la herencia paterna, es decir , la visión beatífica en el Cielo. Esta verdad está tan claramente establecida en las Escrituras y la Tradición que su negación sería herética “(Pohle-Preuss, Dogmatic Theology , volumen 7, página 356).

Entre los pasajes de las Escrituras aplicables se encuentran los siguientes:

Porque los que son guiados por el Espíritu de Dios, son hijos de Dios. Porque no has recibido el espíritu de esclavitud nuevamente con temor; pero has recibido el espíritu de adopción de hijos por el cual clamamos : Abba (Padre). Porque el Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, que somos hijos de Dios. Y si hijos, herederos también; herederos de Dios, y coherederos con Cristo; sin embargo, si sufrimos con él, también podemos ser glorificados con él. Porque los sufrimientos de este tiempo no son dignos de ser comparados con la gloria venidera, que se revelará en nosotros.(Rom 8: 14-18)

Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para redimir  a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiéramos la adopción de hijos. Y debido a que son hijos, Dios ha enviado el Espíritu de su Hijo a sus corazones, que claman : Abba, Padre. Por lo tanto, ahora él no es un esclavo , sino un hijo. Y si un hijo, también un heredero de Dios.

(Gal 4: 4-7)

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido con bendiciones espirituales en lugares celestiales, en Cristo: como nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que seamos santos y sin mancha en su vista en caridad. Quien nos ha predestinado para la adopción de hijos por medio de Jesucristo para sí mismo, según el propósito de su voluntad: A la alabanza de la gloria de su gracia, en la cual nos ha bendecido en su hijo amado. En quien tenemos redención por su sangre, la remisión de los pecados, según las riquezas de su gracia,

(Ef 1: 3-7)

Pero cuando apareció la bondad y la bondad de Dios nuestro Salvador, no por las obras de justicia que hemos hecho, sino según su misericordia, él nos salvó, mediante la fuente de la regeneración y la renovación del Espíritu Santo; a quien derramó sobre nosotros abundantemente, por Jesucristo nuestro Salvador, para que, siendo justificados por su gracia, seamos herederos, según la esperanza de la vida eterna.

(Tito 3: 4-7)
Además, la idea es contraria a la enseñanza del Concilio de Trento:

Porque en los que han nacido de nuevo, Dios no odia nada, porque “no hay condenación para los que verdaderamente están sepultados juntamente con Cristo por el bautismo hasta la muerte” [Rom. 6: 4], que no “caminan según la carne” [Rom 8: 1], sino que posponen “al anciano” y se ponen lo “nuevo, que fue creado según Dios” [Ef. 4:22 ff .; Col. 3: 9 y sigs.), Se vuelven inocentes, inmaculados, puros, inocentes y amados hijos de Dios, “herederos de Dios, pero coherederos con Cristo” [Rom. 8:17], de modo que no hay nada que retarde su entrada al cielo.

(Concilio de Trento, Sesión V, n. ° 5, Denz. 792 )

La justificación misma sigue esta disposición o preparación, que no es meramente la remisión de los pecados, sino también la santificación y renovación del hombre interior a través de la recepción voluntaria de la gracia y los dones, por la cual un hombre injusto se convierte en un hombre justo y de ser un enemigo se hace amigo, para que él sea “heredero según la esperanza de la vida eterna” [Tit. 3: 7]. Las causas de esta justificación son: la causa final en verdad es la gloria de Dios y de Cristo y la vida eterna; la causa eficiente es verdaderamente un Dios misericordioso que gratuitamente “lava y santifica” [1 Cor. 6:11], “firmando y ungiendo con el Espíritu Santo de la promesa, que es prenda de nuestra herencia” [Ef. 1: 13f.]; pero la causa meritoria es su Hijo unigénito más amado, nuestro Señor Jesucristo, “que cuando éramos enemigos” [cf. ROM. 5:10], “por la excesiva caridad con que nos amó” [Ef. 2: 4], mereció justificación para nosotros por Su santa pasión en el madero de la Cruz, y nos hizo felices a Dios el Padre; la causa instrumental es el sacramento del bautismo, que es el “sacramento de la fe”, sin el cual nadie está justificado. Finalmente, la única causa formal es la “justicia de Dios, no por la cual Él mismo es justo, sino por lo cual nos hace justos”, esto es, a través de la cual, cuando somos dotados por él, somos renovados en el espíritu de nuestra mente, y no solo somos reputados, sino que somos verdaderamente llamados y somos justos, recibiendo justicia dentro de nosotros, cada uno de acuerdo con su propia medida, que el “Espíritu Santo distribuye a todos como él quiere” [1 Cor. . 12:11], y de acuerdo con la disposición y cooperación de cada uno.

(Concilio de Trento, Sesión VI, Capítulo 7, Denz. 799 )
Por lo tanto, si el Error # 2 es la posición de Bergoglio, él es culpable de herejía .

Error n. ° 3: la filiación adoptiva no se tuvo por gracia

Por último, podríamos decir que Francisco quiere decir que la filiación adoptiva no es causada por la gracia santificante sino por otra cosa -por ejemplo, por el carácter indeleblemente sacramental del bautismo- y por lo tanto no está ligada a la gracia, por lo que uno podría ser un hijo adoptivo de Dios sin ser justificado. Pero esto también es directamente contrario a la enseñanza de la Iglesia, como vimos en la cita de Denz. 799 dada justamente arriba, así como en los siguientes pasajes:

En estas palabras, se da una descripción de la justificación de un pecador como un paso de ese estado en el que el hombre nace hijo del primer Adán al estado de gracia y a ser “ahijos por adopción” [Rom. 8:15] de Dios por medio del segundo Adán, Jesucristo, nuestro Salvador; y este paso después de la promulgación del Evangelio no puede realizarse sino a través de la fuente de regeneración, o un deseo de ella, como está escrito: “A menos que un hombre nazca de nuevo de agua y del Espíritu Santo, no puede entrar en el reino de Dios “[Juan 3: 5].

(Concilio de Trento, Sesión VI, Capítulo 4, Denz. 796 ):

Nadie puede expresar la grandeza de esta obra de gracia divina en las almas de los hombres. Por lo tanto, tanto en las Sagradas Escrituras como en las escrituras de los padres, los hombres son llamados regenerados, nuevas criaturas, partícipes de la Naturaleza Divina, hijos de Dios, como dioses y epítetos similares.

(Papa León XIII, Encíclica Divinum Illud , n.8 )
Aunque negar la enseñanza de que la filiación adoptiva es el resultado de la gracia santificante sería un pecado mortal y cercano a la herejía, no parece constituir una herejía en el sentido estricto. El teólogo jesuita p. Severinus González Rivas, al menos, deja dudas al decir que la enseñanza en cuestión es “al menos doctrina católica, a menos que pueda ser considerada como de fe por el magisterio ordinario” ( Sacrae Theologiae Summa , volumen III [Madrid: Biblioteca de Auctores] Cristianos, 1961], n 235, nuestra traducción. Esta frase fue erróneamente omitida de la traducción al inglés por el P. Kenneth Baker ).

Negar la conexión esencial y causal entre la gracia santificante y la filiación adoptiva también involucraría a Bergoglio en el Error n. ° 2 anterior, que es herético.

Entonces: ¿Cuál de estos tres errores heréticos  o cuasi heréticos tiene realmente Francisco? La abundante evidencia sugiere que es el primero, aunque la pregunta probablemente esté fuera de lugar, ya que es evidente que al antipapa apóstata simplemente no le importa nada de esto. Él no cree en la fe católica, y no le importa si un día afirma el pelagianismo y en otro día el calvinismo, más tarde  el galicanismo y después el arrianismo. Mientras se niegue el catolicismo y se perjudique a las almas de alguna manera, él habrá cumplido su objetivo. El problema no es que él sea un dictador ; el problema es que él es anticatólico.

Otras Consecuencias

Consideremos por un momento lo que las falsas ideas de Francisco sobre el bautismo y la filiación adoptiva hacen al dogma de la unidad de la Iglesia . Si todos los que son válidamente bautizados son irrevocablemente hijos de Dios, independientemente de la religión que profesen, entonces la Iglesia, que es el Cuerpo Místico de Cristo, no tiene unidad de Fe y se extiende tanto a los católicos, como a los herejes y apóstatas. La Iglesia no sería una, sino que estáría  dividida en facciones o partes. No en vano, esto está en perfecta armonía con el Vaticano II y es completamente consistente con lo que afirmó Francisco a finales de 2015:

Francisco: “¡Todos los bautizados son miembros de la Iglesia!”
Debate: Bp. Donald Sanborn vs. Dr. Robert Fastiggi sobre la Nueva Eclesiología del Vaticano II (video)
Conferencia: Bp. Donald Sanborn sobre la Nueva Eclesiología del Vaticano II (video)

 

La teología de Bergoglio es fundamentalmente la teología del Vaticano II. A veces saca conclusiones novedosas, pero sus ideas siempre están enraizadas en ese concilio abominable de los años sesenta.

Al contrario de toda esta basura modernista, la verdadera enseñanza es que la Iglesia Católica por sí sola constituye el Cuerpo de Cristo, que es uno por constitución divina y per se incapaz de dividirse en partes. “La Iglesia Católica es una, no está desgarrada ni dividida”, dijo el Papa León XII ( Exhortación Apostólica Pastoris Aeterni ). Curiosamente, la versión italiana (original?) de esta exhortación encontrada en el sitio web del Vaticano    muestra  al Papa León XII usando la palabra lacerata – “lacerada”, “desgarrada” – con respecto a lo que es la unidad de la Iglesia Católica  . Esta es precisamente la misma palabra que Francisco usó en 2015, aunque la usó para afirmar de la unidad eclesiástica lo que el papa León negó: las divisiones son “laceraciones” que rasgan el Cuerpo de Cristo, afirmó Francisco.

Dado que el Cuerpo de Cristo es uno y no está dividido, entonces, es aún más importante entender dónde se encuentra ese Cuerpo Místico en este mundo. La Iglesia Católica siempre ha enseñado que solo ella es el Cuerpo Místico de Cristo, y todas las otras iglesias, sectas o comunidades están así separadas del Cuerpo de Cristo:

Ahora bien , cualquiera que examine y reflexione cuidadosamente sobre la condición de las diversas sociedades religiosas, divididas  entre sí, y separadas de la Iglesia Católica, que, desde los días de nuestro Señor Jesucristo y sus Apóstoles, no ha dejado de ejercer, por sus legítimos  pastores, y todavía continúan ejerciendo el poder divino que Kenneth fue dado  por este mismo Señor; no puede dejar de convencerse a sí misma  de que ninguna de estas sociedades por sí misma, ni todas juntas, pueden de ninguna manera constituir y ser esa única Iglesia Católica que Cristo nuestro Señor construyó, estableció y deseó que sea siempre así ; y que no se puede decir de ninguna manera que sean ramas o partes de esa Iglesia, ya que están visiblemente aislado¡as de la unidad católica. Porque, mientras que tales sociedades carecen de esa autoridad viviente establecida por Dios, que especialmente enseña a los hombres lo que es de Fe, y cuál es la regla de moral, y los dirige y guía en todas las cosas que pertenecen a la salvación eterna, y así lo ha hecho continuamente; ellos don varias en sus doctrinas, y este cambio y variación está sucediendo incesantemente entre ellos. Todos deben entender perfectamente, y claramente ver, que tal estado de cosas se opone directamente a la naturaleza de la Iglesia instituida por nuestro Señor Jesucristo; porque en esa Iglesia la verdad siempre debe mantenerse firme y siempre inaccesible a todo cambio, como un depósito dado a esa Iglesia para ser guardado en su integridad, para la tutela de la cual se ha prometido a la Iglesia la presencia y ayuda del Espíritu Santo para nunca.

(Papa Pío IX, Carta Apostólica Iam Vos Omnes )

Además, el Hijo de Dios decretó que la Iglesia debería ser su cuerpo místico, con el cual se uniría como cabeza, según la forma del cuerpo humano que asumió, a la cual la cabeza natural está unida fisiológicamente. Al tomar para sí mismo un cuerpo mortal, que dio al sufrimiento y la muerte para pagar el precio de la redención del hombre, así también tiene un cuerpo místico en el cual y mediante el cual hace que los hombres participen de la santidad y de la salvación eterna. Dios “le hizo a Él (Cristo) cabeza sobre toda la Iglesia, que es Su cuerpo” (Efesios 1: 22-23). Los miembros dispersos y separados no pueden unirse con la cabeza para formar un solo cuerpo. Pero San Pablo dice: “Todos los miembros del cuerpo, mientras que son muchos, pero son un solo cuerpo, así también es Cristo” (I Cor. Xii., 12). Por lo tanto, este cuerpo místico, declara, está “compactado y articulado adecuadamente”. La cabeza, Cristo: de quien todo el cuerpo, siendo compactado y unido adecuadamente, por lo que cada articulación suministra según la operación en la medida de cada parte “(Efesios IV, 15-16). Y así los miembros dispersos, separados uno del otro, no pueden unirse con la misma cabeza. “Hay un Dios y un Cristo; y su iglesia es una y la fe es una; y uno el pueblo, unidos en la sólida unidad del cuerpo en el vínculo de la concordia. Esta unidad no se puede romper, ni un cuerpo dividido por la separación de sus partes constituyentes “(S. Cyprianus, De Cath. Eccl. Unitate , n.23 ). Y para exponer con mayor claridad la unidad de la Iglesia, utiliza la ilustración de un cuerpo vivo, cuyos miembros no pueden vivir a menos que estén unidos a la cabeza y extrayendo de ellos su fuerza vital. Separado de la cabeza, deben morir necesariamente. “La Iglesia”, dice, “no se puede dividir en partes por la separación y separación de sus miembros. Lo que está separado de la madre no puede vivir ni respirar por separado “( Ibid. ). ¿Qué similitud hay entre un cuerpo muerto y uno vivo? “Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la Iglesia; porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos” (Efesios v. 29-30d). .

Se debe inventar otra cabeza como Cristo, es decir, otro Cristo, si además de la única Iglesia, que es Su cuerpo, los hombres desean establecer otra. “Vea lo que debe tener cuidado – vea lo que debe evitar – vea lo que debe temer. Sucede que, como en el cuerpo humano, a algún miembro se le puede cortar una mano, un dedo o un pie. ¿El alma sigue al miembro amputado? Mientras estuvo en el cuerpo, vivió; separado, pierde su vida. Entonces el cristiano es católico mientras viva en el cuerpo: separado de él se convierte en hereje: la vida del espíritu no sigue al miembro amputado “(S. Augustinus, Sermo clclvii., N. 4).

La Iglesia de Cristo, por lo tanto, es una y la misma para siempre; aquellos que lo abandonan se apartan de la voluntad y el mandato de Cristo, el Señor; dejando el camino de la salvación, entran en el de la perdición. “Quienquiera que esté separado de la Iglesia está unido a una adúltera”. Se ha separado de las promesas de la Iglesia, y el que deja la Iglesia de Cristo no puede llegar a las recompensas de Cristo … Quien no observa esta unidad no observa la ley de Dios, no tiene la fe del Padre y el Hijo no se aferra a la vida ni a la salvación “(S. Cyprianus, De Cath. Eccl. Unitate , n. 6).

(Papa León XIII, Encíclica Satis Cognitum , n.5 )
Así es como hablan los Papas, pero se ha derramado mucha agua en el Tíber desde que tuvimos un verdadero Papa en Roma (1958).

Conclusión

Y así ha pasado otra semana con otra audiencia general y otra herejía o cuasi-herejía bergogliana. Sin embargo, dado que el ataque a la Fe no implica una afrenta a la vida humana o la moral sexual, no espere que lis conservadores del  Novus Ordo o incluso muchas organizaciones semi-tradicionalistas se enojen. Es “solo” una negación de la enseñanza católica sobre la justificación, “solo” sobre el orden sobrenatural; y para muchos, eso no es algo de lo que preocuparse, tal vez porque ellos, completamente infectados sin saberlo por el Modernismo, creen que la religión revelada es en última instancia solo una opinión.

Trágicamente, incluso para muchos que se consideran firmes defensores de la fe católica, lo que pertenece principalmente al hombre es mucho más importante que lo que pertenece principalmente a Dios (véase 2 Tesalonicenses 2: 4). Por eso la religión del Vaticano II ha sido extremadamente exitosa en engañar a tantas almas (ver Mt 24:24), ya que incluso aquellos dentro de sus filas que no pueden soportar a Francisco, han caído en ,a Fe a causa  del fruto pernicioso ofrecido por el árbol espiritual tóxico que es el Concilio Vaticano II.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.