ALL POSTS

INTENTAN HACER DAÑO


Intentos de hacer  daño

 

 El error de algunos  tradicionalistas  que todos los fieles escucharán en algún momento es que el clero masónico o un prelado “inestable” dentro de la Iglesia católica carecían de la intención propia de conferir órdenes sagradas cuando ordenaban / consagraban sacerdotes y obispos para continuar la verdadera Iglesia después de la Gran Apostasía del Vaticano II. El resultado lógico es que cualquier sacerdote tradicionalista que haya sido ordenado por estos obispos o por otros obispos que derivan sus órdenes episcopales de ellos, es dudoso y debe evitarse. Su única opción es ser un “Solos en casa” o encontrar algún sacerdote anciano ordenado antes de 1968. Todos los sacerdotes tradicionalistas provienen de uno de los tres linajes episcopales: (1) el arzobispo Peter Thuc, (2) el arzobispo Marcel Lefebvre y (3) el obispo Alfred Méndez.

 Los enemigos de la Fe calumnian a cada uno de ellos. MonsThuc y Mons.  Méndez (según nos dicen) eran seniles o “desequilibrados” y no podía haber tenido la intención adecuada de hscer una colación válida de un sacramento. Mons.  Lefebvre fue ordenado y consagrado por un supuesto Masón que supuestamente retuvo su intención con el propósito de destruir la Iglesia, lo que resultó en que el Arzobispo permaneciera como un simple diácono. Recientemente, vi un sitio web que coloca comillas en torno a todos los títulos del clero tradicionalista (por ejemplo, “P.”). He tratado el tema del arzobispo Lefebvre antes; Ver http://introiboadaltaredei2.blogspot.com/2016/05/doubting-yourself-in-extreme.html; ver también http://introiboadaltaredei2.blogspot.com/2016/08/sophistry-on-steroids.html. 

 En este post, intentaré tratar de forma concisa la objeción a la falta de intención. Una vez que se ha establecido la enseñanza de la Iglesia, se desvanecerá el caso contra las órdenes tradicionalistas en terrenos tan engañosos.

Los requisitos para un sacramento válido
Un sacramento es un signo visible de una gracia invisible, instituida por Jesucristo para la salvación de la raza humana; sin embargo, no todos los sacramentos son necesarios para cada individuo.
 Hay cuatro requisitos indispensables para confeccionar (es decir, “hacer”) un sacramento válido: administrador apropiado que use la materia apropiada , la forma , y tenga  la intención de hacer lo que la Iglesia hace. El administrador (o “ministro”) debe ser la persona que puede realizar el sacramento (por ejemplo, un sacerdote para la Penitencia y un obispo para las Órdenes Sagradas). La materia es el signo adecuado que debe usarse (por ejemplo, pan y vino en la misa). La forma son las palabras necesarias que debe usar el ministro de la Santa Misa mientras se aplican a la materia (por ejemplo, decir “ESTE ES MI CUERPO” sobre el pan en la misa). Finalmente, el ministro debe intentar hacer lo que la Iglesia hace al aplicar el asunto y la forma. (Véase el teólogo Pohle, Dogmatic Theology , 8: 59-60). 
Los “teólogos” autodenominados cuestionan el último requisito: la intención de hacer lo que la Iglesia hace.
¿Qué constituye una intención adecuada?
 
 ¿Por qué debe el ministro de un sacramento tener una intención? Dios no fuerza a nadie a hacer algo. El ministro de un sacramento debe tener libre albedrío y, por lo tanto, ser capaz de realizar un acto racional y humano. Según el teólogo Ott, “el ministro humano es una criatura dotada de razón y libertad. El acto involucrado en la ejecución de la administración del Sacramento debe ser, por lo tanto, un actus humanus  [acto humano], es decir, una actividad que procede del entendimiento y del libre albedrío. “(Ver Fundamentals of Catholic Dogma , página 343). Nuevamente, el teólogo Davis enseña: “Que él [el ministro de un sacramento] debe tener alguna intención es claro por el hecho de que él debe actuar como un agente racional, y para actuar racionalmente, es necesaria alguna intención” (Véase  Teología moral y pastoral , 3:16; las palabras entre corchetes son mías). 
Para ser válida, una intención virtual  es como mínimo necesaria. Según el teólogo Davis, “… la intención virtual es suficiente, ya que esto es suficiente para un acto humano y, por lo tanto, para el acto sacramental”. (Véase Teología moral y pastoral , 3:17). Según el teólogo Ott, una intención virtual es “esa disposición de la voluntad, que se concibe antes de la acción y que continúa virtualmente durante la acción”. (Véase Fundamentals of Catholic Dogma , págs. 343-344). En términos simples, significa que podemos realizar un acto previsto mientras nos distraemos. Cuando conduzco al trabajo, tengo la intención de conducir, pero estoy distraído por una llamada telefónica de un cliente en mi móvil. No recuerdo específicamente todos los detalles de la conducción, pero fue un acto humano de un agente racional que quería conducir, pero se distraía mientras continuaba (y quería) conducir.

El teólogo Davis comenta lo siguiente: 
Se necesita algo de atención para conferir los Sacramentos como en cada acto humano. En la atención interna, por lo general hay una advertencia completa de lo que uno hace. Gran parte de ella, obviamente, es innecesaria, porque hacemos muchas cosas y actuamos de una manera humana sin esta advertencia. Por lo tanto, un menor grado de atención es suficiente y esto se llama atención externa, que aunque interna en sí misma es muy vaga, pero es suficiente para llevarnos a través de un acto humano, siempre que no hagamos nada que sea incompatible con una atención interna completa, que de repente nis requiriera. Sería un error llamar a este acto puramente automático. Tal atención externa está presente cuando uno asiste a la Misa sin advertir conscientemente lo que está sucediendo, pero al mismo tiempo sin estar absorbido en la mente con cosas que no son compatibles con la verdadera atención a la Misa. Es posible, por ejemplo, recitar el Rosario y asistir a misa; no es posible concentrar la mente en un problema matemático abstruso y, al mismo tiempo, asistir a la Misa. Este tipo de atención externa, como se la llama, es suficiente en la oración, al recitar el oficio divino, al oír la Misa, en recibir los sacramentos y conferirlos. No es necesario, por lo tanto, prestar verdadera atención a lo que se está haciendo para conferir los Sacramentos, pero como es necesaria cierta atención en cada acto humano, lo máximo que se puede requerir es esa cantidad y grado de advertencia a lo que hacemos, que no es incompatible con lo que hacemos (Véase Teología moral y pastoral, 3:20). 

 ¿Qué debe pretender el administrador, exactamente? Debes intentar hacer lo que hace la Iglesia, no pretender hacer lo que la Iglesia pretende.  Según el teólogo Ott, “el ministro … no necesita pretender lo que la Iglesia pretende, es decir, producir los efectos de los sacramentos, por ejemplo, el perdón de los pecados, ni tiene la intención de ejecutar un rito católico específico. Basta si tiene la intención de realizar la acción religiosa tal como está vigente entre los cristianos [es decir, los católicos]. (Ver Fundamentos del dogma católico , página 344, la palabra entre paréntesis).

La presunción de validez
 
 Hay una presunción rebatible ( praesumptio juris tantum ) de que cada vez que un clérigo católico se compromete seriamente a realizar un sacramento, lo hace de manera válida. Se presume que la materia, forma e intención correctas estaban todas presentes. El Papa León XIII claramente enseña:

“Una persona que ha utilizado correcta y seriamente la materia requerida y la forma para efectuar y conferir un sacramento se presume por esa misma razón haber tenido la intención de hacer lo que la Iglesia hace”. (Bula Papal Apostolicae Curae [1896]). 

Según el teólogo DeSalvo, “mientras la falta de intención propia no se manifieste externamente, la Iglesia presume que la intención del ministro es correcta”. (Ver The Dogmatic Theology sobre la intención del Ministro en la Confección de los Sacramentos , [1949], página 105). 

El teólogo Leeming dice que este pasaje del Papa León XIII arriba recapitula las enseñanzas de los teólogos anteriores que “… todos estuvieron de acuerdo en que el desempeño exterior decoroso de los ritos establece la presunción de que existe la intención correcta … Se presume que el ministro de un sacramento intenta lo que significa el rito … Este principio se afirma como cierta doctrina teológica, enseñada por la Iglesia, para negar lo que sería al menos teológicamente temerario “. (Ver  Principios de la Teología Sacramental [1956], 476, 482.). 

La razón de este principio es clara: la Divina Providencia evitará que la Iglesia se desvíe. Aunque nunca podemos saber con absoluta certeza (sin revelación Divina) si algún sacramento en particular es válido, tenemos certeza moral y la seguridad de que la Iglesia continuará. Cada semana en la misa, no sabes si el sacerdote manipuló el pan y el vino. No sabe si pronunció correctamente (e incluyó) todas las palabras necesarias de Consagración. Él podría haber hecho este tipo de cosas, pero nunca hay que presumirlas . Con certeza moral, la Iglesia nos permite adorar lo que parece ser un simple pan como Jesucristo mismo. 

La razón de esta presunción es explicada por el teólogo Courtemanche, “… sería monstruoso para la ley presumir que lo que habla la boca no está en el corazón, ya que eso equivaldría a presumir la presencia de una mentira”. (Ver La simulación total del consentimiento matrimonial , [1948], página 41).

Aplicación de los Principios precedentes a la Abp. Thuc y Bp. Mendez
 
 La mayoría del clero tradicionalista proviene del arzobispo Peter Thuc (1897-1984), el ex arzobispo de Hue, Vietnam del Sur. El clero de la Sociedad de San Pío V (SSPV), deriva sus órdenes episcopales del Obispo Alfred Mendez (1907-1995), el ex Obispo de Arecibo, Puerto Rico. Ambos estaban en edad avanzada cuando consagraron los obispos para los tradicionalistas. El Abp. Thuc tenía 84 años en 1981 cuando consagró a los obispos Guerard des Lauriers, Carmona y Zamora. El obispo Méndez tenía 86 años cuando consagró al obispo Clarence Kelly para la SSPV, y el obispo se había recuperado recientemente de un derrame cerebral. 
La primera acusación contra ellos es que estaban seniles y no entendían lo que estaban haciendo. Además, Abp. Thuc había consagrado a los “videntes” del falso fiasco del Palmar de Troya en España en 1976. Naturalmente, solo alguien “loco” haría tal cosa. Se ha alegado que Mons. Méndez hizo algunas cosas extrañas, como decir que llevaba ropas de laicos porque “la mafia lo perseguía”. Él también, por lo tanto, está “loco”.
Como hemos visto, la Iglesia establece un nivel bajo , no alto, en lo que es necesario para una intención sacramental. Para que las consagraciones sean declaradas inválidas debido a la senilidad, significaría que Mons. Thuc y Méndez estaban tan “fuera de sí” que no sabían lo que estaban haciendo, y no tenían intención de hacerlo mientras realizaban una consagración episcopal. Hay numerosas fotos y testigos que atestiguan el hecho de que ambos obispos pudieron sortear la difícil ceremonia de consagración durante horas y pudieron posar para fotografías. Estas no son las acciones de alguien que se ha alejado trágicamente del camino como eñ ex presidente estadounidense Ronald Reagan, que no tenía idea ni siquiera de quién era al final de su vida.
Abp. Thuc durante la compleja ceremonia de consagración del gran teólogo dominico M. Guerard des Lauriers
Revista publicada por SSPV mostrando a Bp Mendez sentado al lado del recién consagrado Mons. Kelly. En el interior hay fotografías en un plano  cercano, del obispo que consagró a Clarence Kelly con los sacerdotes asistentes.

En cuanto a los cargos de locura, en el caso de Abp. Thuc, fue la SSPX ka que sugirió a alguien involucrado con los “videntes” que preguntara a Abp. Thuc para venir y verificar las supuestas apariciones. El hecho es que Abp. Lefebvre no lo rechazó, y el Abp. Thuc quería que la Gran Apostasía terminara, puede explicar fácilmente por qué hizo algo precipitado y tonto. Ser “temerario y tonto” no equivale a la locura. Una autoridad médica adecuada debería certificar a alguien como una demencia habitual o que sufre de demencia,  a fin probar carecer de intención apropiada. Eso nunca fue hecho. Abp. Thuc, yendo y viniendo del Vaticano modernista, lo hace voluble en un momento de completa confusión, no loco o incapaz de mantener la mínima intención de un sacramento válido. 

La observación de Mons. Méndez sobre la mafia que lo sigue, adquiere un significado completamente nuevo cuando se lo coloca en el contexto adecuado. Él no era tan valiente como debería ser un prelado. Él no saldría públicamente en defensa de la fe como lo hicieron el Obispo Kurz, o Abp. Lefebvre. Por lo tanto, a menudo usaba ropa de calle cuando se relacionaba con la SSPV. Cuando alguien le preguntó por qué no llevaba puesto su atuendo clerical, respondió: “La mafia ha salido a buscarme y no quiero que me encuentren”. Fue el humor sarcástico, no la locura, lo que engendró el comentario.

Masones y “Tengo un mal presentimiento sobre esto”
 
 Hay un cargo más serio que debe ser respondido. Ya que escribí sobre ello con anterioridad (vea mis dos publicaciones citadas al comienzo de esta publicación), seré breve. Nadie (a mi leal saber y entender) cuestiona el estado mental del arzobispo Lefebvre. Sin embargo, el Cardenal-Obispo que lo ordenó como sacerdote, y más tarde lo consagró como obispo, Archille Lienart, era masón. La evidencia de su membresía masónica no es concluyente, pero ad aguendo, concederé que era un masón. 
 Hay quienes afirman que dado que los masones son los enemigos jurados de la Iglesia, los clérigos masónicos deben retener la intención de ella y hacer que los sacramentos sean inválidos. Para demostrar que alguien ha retenido la intención correcta, “… uno debe probar la existencia de una voluntad positiva que excluya [la Santa Misa]”. (Véase Courtemanche,  The Total Simulation of Matrimonial Consent , [1948], página 18). Tal fue el caso en América del Sur de un obispo que tenía un gran prejuicio contra la ordenación del clero nativo [nativos de pueblo ]. En su lecho de muerte, confesó que había retenido su intención al [ordenar] a los nativos. El sacerdote rechazó dar la absolución a menos que el obispo estuviera de acuerdo y autorizara a que se informara a las autoridades correspondientes. Los sacerdotes nativos fueron re-ordenados, pero NO los sacerdotes no nativos. “La Iglesia, reconociendo que nunca puede conocer la intención interna del ministro, asume que es lo mismo que su intención externa (la intención que el rito tradicional proporciona por su propia redacción), a menos que él mismo informe a la Iglesia de otra manera”. (Ver Coomaraswamy, Los problemas con los nuevos sacramentos , página 11 y nota 19, las palabras entre paréntesis en el original). 
 Es un hecho establecido que el Cardenal Rampolla era un francmasón de alto rango. Ninguna de sus consagraciones u ordenaciones se repitió. Hubo obispos consagrados durante la Revolución Francesa por obispos masónicos, y fueron recibidos nuevamente como obispos, no sujetos a otra consagración absoluta o condicional. La Iglesia los considera todos válidos. Roncalli (“Papa” Juan XIII) fue probablemente un francmasón, pero los sacerdotes y obispos que derivan sus órdenes de él (incluido el cardenal Ottaviani) no son puestos en duda. 
Aquellos que afirman que los masones retienen su intención (tienen una “intención positiva contraria” al querer “No tengo la intención de ordenar [o consagrar] a este hombre” mientras se realiza la ceremonia) están estableciendo una presunción opuesta a la Iglesia, es decir, piensan que sus sacramentos no son válidos, a menos que se demuestre lo contrario. Si la Iglesia nos dice que debemos presumir la validez, debemos hacerlo. No hay una “excepción masónica” a la regla. Recuerde que hay una posibilidad de que cualquier sacramento podría ser inválido, pero no hay que temer porque tenemos la certeza moral. Si la membresía masónica hace que los sacramentos sean dudosos, ¿qué hay de los modernistas y los comunistas? También son los enemigos jurados de la Iglesia, ¡sin embargo, deberíamos considerar virtualmente cada sacramento inválido basado en el Modernismo! (El número de modernistas que salieron en el Vaticano II fue asombroso).  
La objeción a tales obispos no se basa en la teología y la práctica de la Iglesia, sino más bien, de algo como decir “Tengo un mal presentimiento sobre esta situación”. Eso no es suficiente. Tenga en cuenta que incluso el obispo que admitió haber retenido su intención sobre el clero nativo, no declaró que sí tenía la intención para el clero no nativo. ¿La Iglesia ordenó a todos los sacerdotes “solo para estar seguros”? ¡No! Se presumió válido. 
Conclusión
Los nuevos ataques contra las órdenes del clero tradicionalista son infundados. La teología católica tradicional nos dice que no tenemos motivos para dudar de las órdenes que se derivan de Abp. Thuc, Abp. Lefebvre, y Bp. Méndez. Para aquellos que quieran leer más sobre las consagraciones de Abp. En profundidad, vaya al tomo de 101 páginas escrito por el Sr. Mario Derksen en thucbishops.com. Él cita a muchos de los mismos teólogos que yo en este post, pero entra en detalles mucho mayores (y mejores), con muchas más citas a fuentes relevantes. 
Finalmente, quisiera terminar con esta cita del teólogo DeSalvo: “Cristo prometió que estaría con su Iglesia hasta el fin del mundo. Aunque los hombres no pueden estar metafísicamente seguros de haber recibido los sacramentos, todos pueden, de acuerdo con el sentido común , depender de la fidelidad de los ministros de Cristo en la administración de los sacramentos, y de acuerdo con la fe, dependen de la Indefectibilidad de la Iglesia y de sus ministros como un cuerpo “. (Ver The Dogmatic Theology sobre la intención del Ministro en la Confección de los Sacramentos , [1949], página 106).

De Introibo ad altare Dei

3 replies »

  1. confusa norma es esta: “intentar hacer lo que hace la Iglesia, no pretender hacer lo que la Iglesia pretende”, en primer lugar, no sólo debe intentar hacer lo que la Iglesia hace sino hacerlo, en segundo lugar, ¿qué es eso de pretender o no pretender hacer lo que la Iglesia pretende?¿lo que la Iglesia pretende qué?¿hacer?¿o lo que pretende obtener con lo que hace? si es lo que pretende hacer, ya lo dijo antes y se repite y se contradice, y si es pretender lo que ella pretende, obtener el efecto católico y santo del sacramento y sumar esa persona a la grey de Cristo, entonces parece una barbaridad afirmar que el ministro del sacramento pueda pretender otra cosa y que aun pretendiendo otra cosa su sacramento es perfectamente válido y católico, un obispo lefebvriano que parece en todas sus formas atenerse estrictamente a lo que siempre hizo la Iglesia pero reconoce por papa a un hereje, a quien reconoce como hereje, ¿diremos que hace y pretende lo que hace y pretende la Iglesia? además véase la contradicción: “Hay una presunción rebatible (?) de que cada vez que un clérigo católico se compromete seriamente a realizar un sacramento, lo hace de manera válida.”, comprometerse seriamente ¿no es pretender lo que la Iglesia pretende? no sólo se contradice con lo anterior sino que comete petición de principio, pues si se trata de un clérigo católico ya se supone que hará todo en perfecta conformidad y comunión con la Iglesia y que no se trata de ningún hereje, y que la intención es otra cosa que lo que de hecho se hace se desprende de esas mismas palabras que cita de León XIII: “Una persona que ha utilizado correcta y seriamente la materia requerida y la forma para efectuar y conferir un sacramento se presume por esa misma razón haber tenido la intención de hacer lo que la Iglesia hace”, se supone que será hacer lo que la Iglesia hace en todo lo demás que no sea eso que vemos que hace en la confección del sacramento, porque si no estaríamos ante una solemne papal perogrullada y para ese viaje no hacían falta alforjas, lo que cabe deducir es que la intención de hacer lo que la Iglesia hace es otra cosa que el hecho de hacer lo que la Iglesia hace, y esa presunción de la que habla el papa es aplicable o bien a una persona reconocida católica o a una persona desconocida y de intenciones desconocidas, pero no cuando se trata de alguien manifiesta y declaradamente contrario a la Iglesia, a lo que la Iglesia quiere y a lo que la Iglesia hace para lo que quiere, no para otra cosa, así parece expresarlo ese teólogo De Salvo: “mientras la falta de intención propia no se manifieste externamente, la Iglesia presume que la intención del ministro es correcta”, aunque podría ser más claro en lo que aparentemente quiere decir y quizá se deba a una mala traducción: “mientras la falta o defecto (o herejía) en la propia intención no se manifieste externamente etc.”, mientras no se manifieste… y no sea conocida de todos, claro está, las intenciones en estos tiempos están, si bien se mira, tan claras como en los tiempos pasados: a falta de un papa al que obedecer tenemos un antipaapa al que no obedecer, ja ja

    Me gusta

  2. si Lienart era masón y ordenó y consagró a Lefebvre, Marcel no fue obispo ni sacerdote, porque Lienart, por estar excomulgado, no era obispo, no se trata del hecho impenetrable de si retienen o no la intención, se trata sencillamente de que no son católicos porque están excomulgados, y el caso que cita de que “Hubo obispos consagrados durante la Revolución Francesa por obispos masónicos, y fueron recibidos nuevamente como obispos, no sujetos a otra consagración”, permítame que lo dude, y bien pudo ser que los consagrantes, además de haber sido seguramente obispos legítimos antes de esa presunta afiliación a la secta, hubieran simulado hacerse masones por miedo al terror imperante y para poder ordenar a pesar de todo, y es un disparate eso que viene a decir de que la Iglesia establece una presunción opuesta a la de que un masón está excomulgado -“Aquellos que afirman que los masones retienen su intención (…) están estableciendo una presunción opuesta a la Iglesia”- , cuando es evidentemente todo lo contrario, pues para eso es la excomunión, no ya para presumir sino para estar ciertos de que el excomulgado tiene y retiene unas intenciones en todo contrarias a la Iglesia, , dice Moimunan, ¡qué barbaridad! cuando la Iglesia guardaba celosamente la inquisición en la fe, que es su ocupación y santo oficio por excelencia, por algo era, y no era por querer hacer daño

    Me gusta

    • fe de erratas: por alguna razón no salió la frase que precede a ‘dice Moimunan’, a saber: ‘no hay una “excepción masónica” a la regla’

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.