ALL POSTS

EL DÍA EN QUE JUAN PABLO II BLASFEMÓ CONTRA JESUCRISTO Y SAN JUAN BAUTISTA


La herejía y la blasfemia no comenzaron con Francisco …

El día en que Juan Pablo II blasfemó contra Jesucristo y San Juan Bautista

205114AA-B597-4430-AE3E-F33A890FC756

Un santo que no lo es: “Papa” Juan Pablo II en una foto de archivo del 8 de diciembre de 2004

En estos días escuchamos mucho sobre las blasfemias y las herejías que comete Jorge Bergoglio , el hombre mejor conocido por su nombre artístico “Papa Francisco”. Debido a esto, muchas almas de buena voluntad pero equivocadas recuerdan, en comparación,  a los predecesores inmediatos de Francisco, Benedicto XVI (2005-2013) y Juan Pablo II (1978-2005) . La verdad es, sin embargo, que cuando se trata de herejía y blasfemia, Francisco simplemente continúa una tradición iniciada por sus precursores modernistas.

El 16 de diciembre de 2016, criticamos duramente a Francisco por proclamar escandalosamente por segunda vez que San Juan Bautista, cuando Herodes lo encarceló  por denunciar su delito de adulterio, dudaba de si Jesús de Nazaret era realmente el Mesías. (En marzo de este año, el admirador de Francisco , Mark Shea, afirmó las mismas necedades .) Resulta que este error no es nuevo. Como nos señaló uno de nuestros lectores, la misma afirmación había sido hecha por el “Papa” Juan Pablo II (Sr. Karol Wojtyla) hace más de 30 años cuando visitaba una iglesia luterana en Roma, aunque no fue la única declaración escandalosa que hizo en esa ocasión.

1177F3DA-2C62-48CB-AB0B-3354027596F4

Estamos hablando de un evento que tuvo lugar el domingo, 11 de diciembre de 1983. Juan Pablo II visitaba la  Iglesia Luterana Christuskirche en Roma  para una pequeña reunión ecuménica cuando hizo una reflexión sobre el Adviento en la que insultó tanto a nuestro Bendito Señor como a Su precursor, el Bautista. El texto de esta reflexión está disponible en el sitio web del Vaticano en italiano , alemán y portugués ; se publicó una traducción al inglés en la edición del 9 de enero de 1984 del periódico del Vaticano L’Osservatore Romano (p.13).

Lo siguiente es el extracto con lo más importante de la traducción al inglés de las direcctrices que este “Santo Papa” dio a su audiencia ecuménica:

Durante este tiempo saludable de Adviento, nuestros oídos y nuestros corazones están tensos; escuchan y perciben las buenas nuevas de aquél que aunque ya ha venido volverá definitivamente. A menudo experimentamos en nuestra vida cotidiana la angustiosa verdad de este período transitorio. ¿No nos vemos continuamente en la situación de Juan el Bautista? Como el Evangelio nos dice, se encontraba en una situación decisiva. Tenía que resolver la contradicción entre la imagen que se había formado del Mesías y su situación personal en la prisión bajo amenaza de muerte. La grave pregunta de Juan nacía en una situación de emergencia. “¿Eres tú ‘el que ha de venir’ o tenemos que buscar a otro”? (Mt 11,3)

Jesús accede a responder a la pregunta angustiada de su precursor y lleva su fe a la certeza: el tiempo de salvación, el reino de Dios ha llegado. El Mesías está aquí. Sin duda, los signos y las maravillas por su naturaleza no son convincentes. Pero cualquiera que sea capaz de entender las señales como una indicación del cumplimiento de las profecías del Antiguo Testamento en el momento actual puede regocijarse por ser un ciudadano del reino escatológico de Dios.

(Antipapa Juan Pablo II, Discurso durante el Encuentro Ecuménico con la Comunidad Evangélica Luterana en Roma , Vaticano.va , 11 de diciembre de 1983, traducción:  Osservatore Romano ).

En estos dos párrafos se incluyen hasta tres errores graves: (1) la afirmación de que San Juan el Bautista dudaba de que Jesús fuera verdaderamente el Mesías; (2) la afirmación implícita de que la fe no es certeza; y (3) la afirmación de que los milagros obrados por Cristo no son convincentes en sí mismos.

Echemos un vistazo rápido a cada uno de estas afirmaciones con mayor detalle.

(1) La afirmación de que el Bautista dudaba de que Jesús fuera el Mesías

Lo grave e indignante de una afirmación como ésta contra el Bautista puede no ser inmediatamente evidente para todos. Ya explicamos este asunto detenidamente y no es necesario repetir toda la argumentación y documentación aquí. Recomendamos una revisión de nuestra importante publicación sobre este tema en refutación de Mark Shea:

San Juan el Bautista habría fallado abismalmente en su misión profética, en su propia razón de ser elegido por Dios para ser el Bautista, si él mismo hubiera estado inseguro de lo que iba a señalar a todos: “Él no era la luz , pero debía dar testimonio de la luz … Vimos , y dimos  testimonio de que este es el Hijo de Dios “(Jn 1: 8,34; ver Mt 5:13).

Lo que Wojtyla le propuso a su público luterano-“católico” es absurdo y sin ningún fundamento.

(2) La afirmación de que la fe no es segura

Aquí también, Juan Pablo II parece prefigurar a Francisco, quien constantemente se opone a esas “certezas rígidas” a las que aparentemente todavía se aferran algunos de los suyos. Él quiere que todos dejen “espacio para la duda” , como lo expresó blasfemamente en una entrevista de 2013 en Estados Unidos . Paradójicamente, Bergoglio insiste en que la duda es una parte esencial de la fe “genuina” .

La verdadera enseñanza católica es todo lo contrario, y no es difícil de entender: la duda es incompatible con la fe divina; ambas son mutuamente excluyentes. El que duda no cree firmemente lo que Dios ha revelado, como debe hacerlo; y el que cree firmemente no duda: “La fe … debe excluir no solo todas las dudas, sino todo deseo de verificación”,  enseña el Catecismo del Concilio de Trento en el Artículo I.

Debido a que la Fe divina tiene una certeza infalible, el Papa León X pudo declarar:

Y como la verdad nunca contradice la verdad, declaramos que toda afirmación contraria a la verdad de la fe iluminada es totalmente falsa; esto  lo prohibimos estrictamente, y decretamos que todos los que se adhieren a errores de este tipo sean rechazados y castigados como infieles detestables y abominables que difunden las herejías más condenables que debilitan la fe católica

(Quinto Concilio de Letrán, Bull  Apostolici Regiminis , Denz. 738 )

Por la misma razón, el Papa Pío IX enseñó que la fe “libera a la razón de todos los errores y, mediante el conocimiento de las cosas divinas, la dilucida maravillosamente, la confirma y perfecciona” ( Encíclica Qui Pluribus , n. ° 6; Denz., 1635 ).

Que San Juan Bautista, el último de los profetas del Antiguo Testamento, tuvo fe divina está fuera de toda duda:

Juan da testimonio de él, y clama, diciendo: Este es aquel de quien yo hablé: El que viene después de mí, es mayor que yo; porque él era antes que yo … Al día siguiente, Juan vio a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, he aquí el que quita el pecado del mundo. Este es aquél de quien dije: Después de mí viene un hombre, que es mayor que yo, porque Él era antes que yo.

(Jn 1:15; 1: 29-30,36)

Por lo tanto, está claro que el antipapa Juan Pablo II ha blasfemado contra el Bautista, acusándolo injustamente de un pecado mortal contra la Fe en el mismo Salvador del que era su misión testificar.

(3) La afirmación de que los Milagros de Cristo no prueban nada

Durante su discurso en la iglesia Luterana Romana, Wojtyla audazmente sostuvo: “Sin duda, las señales y maravillas [de Cristo] no tienen una naturaleza convincente”. Aquí también el pretendido Polaco-Papa se revela como una versión beta de su sucesor argentino , porque Francisco también ha declarado que los milagros de Cristo no prueban por sí mismos su divinidad sino que requieren fe. Esta es una tesis modernista que implica la herejía del fideísmo, como hemos demostrado aquí:

Desde el principio, los modernistas y sus precursores han tenido un problema con los milagros de Cristo y específicamente con su Resurrección , la máxima y máxima prueba de su divinidad. El Magisterio de la Iglesia Católica ha condenado rotundamente tales afrentas a la Fe y la razón:

La prueba extraída de los milagros de Jesucristo, sensible y sorprendente para los testigos oculares, de ninguna manera ha perdido su fuerza y ​​esplendor en lo que respecta a las generaciones posteriores. Encontramos esta prueba con toda certeza en la autenticidad del Nuevo Testamento, en la tradición oral y escrita de todos los cristianos. Por esta doble tradición, debemos mostrarla (a saber, la revelación) a quienes lo rechazan o a quienes, al no haberlo admitido, lo están buscando.

(Papa Gregorio XVI, Tesis contra Louis Eugene Bautain, Denz. 1624 )

Pero cuántas pruebas maravillosas y brillantes están listas para convencer a la razón humana de la manera más clara que la religión de Cristo es divina y que “todo el principio de nuestras doctrinas tiene sus  raíces arriba en el  Señor de los cielos”; [4 ] por lo tanto, nada existe más definido, más establecido o más santo que nuestra fe, que descansa sobre los cimientos más fuertes. Esta fe, que enseña y apunta hacia la salvación, que expulsa todos los vicios y es la madre y doctora fructífera de las virtudes, ha sido establecida por el nacimiento, la vida, la muerte, la resurrección, la sabiduría, las maravillas y las profecías de Cristo Jesús, ¡su divino autor y perfeccionador! Brillando en todas las direcciones con la luz de la enseñanza desde lo alto y enriquecida con los tesoros de las riquezas celestiales, esta fe se hizo famosa y notable por las predicciones de tantos profetas, ilustre por tantos milagros, por la firmeza de tantos mártires, y la gloria de tantos santos! Dio a conocer las leyes salvíficas de Cristo y, ganando fuerza cada día cuanto más cruelmente perseguida,  se abrió paso por todo el mundo por tierra y mar, desde el sol hasta el ocaso, bajo el único estandarte de la Cruz. ! El engaño de los ídolos fue derribado y la niebla de los errores se dispersó. Por la derrota de todos sus enemigos, esta fe iluminó con conocimiento divino a todos los pueblos, razas y naciones, no importa cuán bárbaras y salvajes, o cuán diferentes en carácter, moral, leyes y formas de vida. ¡Los puso bajo el dulce yugo de Cristo mismo al proclamar la paz y la buena nueva para todos los hombres!

Ahora bien, seguramente todos estos eventos brillarán por  tal sabiduría divina y poder que cualquiera que los considere entenderá fácilmente que la fe cristiana es la obra de Dios. La razón humana sabe claramente dar pruebas sorprendentes  de que Dios es el autor de esta fe; así pues, es incapaz de avanzar más sllá de esto, pero debe ofrecer toda la obediencia a esta fe, dejando de lado por completo todas las dudasy vacilaciones. La razón humana está convencida de todo lo que Dios quien ha dado todo lo que la fe propone a los hombres para la creencia y el comportamiento.

(Papa Pío IX,  Encíclica Qui Pluribus , n. ° 8-9, Denz. 1638-1639 )

No solo es la negación de Juan Pablo II de la naturaleza convincente de los milagros de Cristo la blasfemia , también es una herejía :

Sin embargo, para que la “obediencia” de nuestra fe sea “consonante con la razón” [cf. ROM. 12: 1], Dios ha querido que a las ayudas internas del Espíritu Santo se unan pruebas externas de su revelación, a saber: hechos divinos, especialmente Lis milagros y las profecías que, debido a que claramente muestran la omnipotencia y el conocimiento infinito de Dios , son los signos más seguros de la revelación divina, y son adecuados para la inteligencia de todos. Por lo tanto, no solo Moisés y los profetas, sino especialmente Cristo el Señor mismo, produjeron muchos milagros y profecías genuinos; como también lo leemos acerca de los apóstoles: “Pero ellos, saliendo, predicaron en todas partes; el Señor obró y confirmó la palabra con señales que seguían” [Marcos 16:20]. Y una vez más está escrito: “Y tenemos una palabra profética más firme: a la cual hacéis bien en asentir como una luz que brilla en un lugar oscuro” [2 Ped. 1:19].

[Canon 4] Si alguien dijera que los milagros no son posibles, y por lo tanto todos los relatos de ellos, incluso los que figuran en la Sagrada Escritura, deben ser desterrados entre las fábulas y los mitos; o, que los milagros nunca se pueden conocer con certeza, y que el origen divino de la religión cristiana no puede ser correctamente probado por ellos: que sea anatema.

(Primer Concilio Vaticano, Constitución Dogmática Dei Filius , Ch. 3, Denz. 1790, 1813 )

En su Syllabus contra los errores modernistas, el Papa San Pío X condenó la siguiente proposición: “Cuando Jesús estaba ejerciendo su ministerio, no habló con este propósito, para enseñar que Él era el Mesías, ni tampoco Sus milagros tenían como propósito demostrar esto “( Decreto Lamentabili Sane , Error n. ° 28; Denz. 2028 ). Si los milagros de nuestro Señor,  habían demostrado su dignidad mesiánica como su propósito, entonces obviamente también lograron objetivamente ese propósito: “Así será con mi palabra, la cual saldrá de mi boca; no volverá a mí vacía, sino haré lo que me plazca, y haré prosperaren las cosas por las cuales lo envié “(Is 55:11; ver Jn 11:42).

Es precisamente porque los milagros de Cristo fueron convincentes y probaron que Él era verdaderamente el Hijo de Dios que los fariseos no tenían excusa para rechazarlo. Nuestro Señor mismo testificó el hecho de que Sus milagros prueban Su divinidad y por lo tanto exigen un acto de Fe en Él:

Jesús les respondió: Yo os hablo, y no creéis: las obras que hago en el nombre de mi Padre, ellas dan testimonio de mí. Si no hiciera las obras de mi Padre, no me creeríais.  Pero si las hago, aunque no creáis en Mí , creedme por  las obras: para que podáis saber y creer que el Padre está en mí y yo en el Padre.

(Jn 10: 25,37-38)

Por esta razón, los judíos – no menos hoy que en el tiempo de Cristo – tienen la obligación de aceptar al verdadero Mesías, pero están cegados por un velo sobre sus corazones:

Teniendo, por tanto, tal esperanza, confiamos mucho: y como Moisés puso un velo sobre su rostro, para que los hijos de Israel no miraran con firmeza lo que está velado. Pero sus sentidos se hicieron torpes. Porque, hasta el día de hoy, el mismo velo, en la lectura del antiguo testamento, no permanece quitado (porque en Cristo está anulado). Pero incluso hasta este día, cuando se lee a Moisés, el velo está sobre su corazón. Pero cuando se conviertan al Señor, el velo será quitado.

(2 Cor 3: 12-16)

En 2000, el periodista Peter Seewald realizó una de sus muchas entrevistas con el “Cardenal” Joseph Ratzinger (el futuro “Papa” Benedicto XVI), y luego el jefe de la Congregación para la Destrucción de la Fe del Vaticano. Durante la conversación, Ratzinger defendió descaradamente la ceguera de los judíos, afirmando que el Antiguo Testamento puede interpretarse legítimamente de tal manera como si no señalara a Jesús de Nazaret como el Mesías:

Por supuesto, es posible leer el Antiguo Testamento sin estar dirigido a Cristo; no apunta absolutamente inequívocamente a Cristo. Y si los judíos no pueden ver las promesas como cumplidas en él, esto no es solo mala voluntad por su parte, sino genuinamente debido a la oscuridad de los textos y la tensión en la relación entre estos textos y la figura de Jesús. Jesús da un nuevo significado a estos textos; sin embargo, es él quien primero les da su propia coherencia, relevancia y significado.

Hay razones perfectamente buenas, entonces, para negar que el Antiguo Testamento se refiere a Cristo y para decir: No, eso no fue lo que dijo. Y también hay buenas razones para referirse a él: de eso trata la disputa entre judíos y cristianos …

(Joseph Ratzinger, Dios y el mundo: una conversación con Peter Seewald , traducción de Henry Taylor [San Francisco, California: Ignatius Press, 2002], página 209)

¡Qué asombrosa blasfemia! Cristo mismo reprendió a los fariseos por su terca incredulidad, por su negativa a aceptar el testimonio de las Escrituras concerniente a él: “No tenéis su palabra que permanezca en vosotros ; porque a aquel a quien ha enviado, a él no le creéis”. Buscad en las Escrituras, ya que pensáis que en ella está la vida eterna; ellas mismas dan testimonio de mí. Y no venīs a mí para que tengáis vida “(Jn 5, 38-40). A sus propios discípulos, también, nuestro Señor les reprendió por ser lentos en su comprensión de los profetas: “Entonces él les dijo: ¡Oh insensatos, y tardos de corazón para creer todo lo que los profetas han dicho!” (Lc 24:25) .

Y así en Ratzinger, como en Bergoglio, vemos una especie de fideísmo, una negación de que Cristo demostró su divinidad y su realeza mesiánica con evidencia racional objetiva . Quítadlo y no quedasino la emoción y el capricho? Si hay “razones perfectamente buenas” para rechazar la pretensión de Jesús de Nazaret de cumplir las profecías del Antiguo Testamento sobre el Mesías, entonces la evidencia no es objetivamente convincente y, por lo tanto, no se puede exigir la fe. Y así vemos que el Modernismo de Juan Pablo II, Benedicto XVI, Francisco y todos los demás falsos pastores conducen finalmente al ateísmo, exactamente como lo predijo el Papa San Pío X, quien en su encíclica contra el Modernismo señaló que “estos errores … abren las puertas de par en par al ateísmo “( Pascendi , n. 14).

En 1910, San Pío X emitió el famoso Juramento contra el Modernismo, que debía ser jurado “por todos los clérigos, pastores, confesores, predicadores, superiores religiosos y profesores en seminarios filosófico-teológicos”. Las personas que lo han hecho juraban, entre otras cosas:

Admito y reconozco los argumentos externos de la revelación, es decir, los hechos divinos, y especialmente los milagros y las profecías, como signos muy ciertos del origen divino de la religión cristiana; y sostengo que estos mismos argumentos han sido especialmente acomodados a la inteligencia de todas las edades y hombres, incluso en estos tiempos.

(Papa Pío X, Motu Proprio  Sacrorum Antistitum , Denz. 2145 )

Ordenado sacerdote en 1946 y consagrado obispo en 1958, Karol Wojtyla hizo el juramento.

Concluimos entonces con que, además de ser hereje y blasfemo, el “gran” Juan Pablo II también fue perjuro.
De Novus Ordo Watch

1 reply »

  1. Desde roncalli todos blasfemos. No se entiende que le continúen llamando por el nombre que se pusieron ellos mismo para desempeñar el papel teatrero de usurpadores. Ud que son sedevacantistas ya no deberían utilizar esos nombres.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s