ALL POSTS

FRANCISCO A UN HOMOSEXUAL: DIOS TE HIZO ASÍ


Francisco.png

Prepárense, amigos! Tenemos un nuevo “¿Quién soy yo para juzgar?” , salvo que esta vez es peor: Francisco le ha dicho a un sodomita que Dios lo hizo  homosexual .

La historia irrumpió el 19 de mayo, cuando el  periódico español  El País publicó una entrevista con Juan Carlos Cruz, una de las víctimas del abuso sexual perpetrado por el P. Fernando Karadima en Chile, que supuestamente fue encubierto por “Mons.” Juan Barros. En respuesta a las recientes  consecuencias de los escándalos chilenos de abusos sexuales , Francisco decidió reunirse personalmente con tres de las víctimas la semana del 30 de abril.

La historia original y algo de información adicional se puede encontrar aquí:

Las palabras de Francisco según lo informado por Cruz son las siguientes, al pie de la letra: “Juan Carlos, que eres gay no importa. Dios te hizo así y él te ama así y a mí no me importa. El Papa te ama tal como eres, tienes que estar contento con lo que eres “(traducción de The Telegraph ; original en español según lo informado en El País :” Juan Carlos, que tú seas gay no importa. Dios te hizo así y te quiere así y a mí no me importa. El Papa te quiere así, tú tienes que estar feliz con quien tú eres”.

Estas palabras son muy incorrectas en muchos niveles diferentes.

Primero, la sola idea de ser gay, como se llama, es defectuosa. La orientación sexual es una noción inventada que no refleja ninguna realidad. No podemos ofrecer una crítica en profundidad de esto ahora, pero basta decir que, si bien es claro que puede haber una experiencia de atracción sexual entre miembros del mismo sexo, toda la sexualidad está, por su propia naturaleza, orientada hacia la otro sexo Así fue como Dios la hizo, y la hizo con el único  propósito principal de la procreación: “Y creó Dios al hombre a su propia imagen; a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó”. Y Dios los bendijo, diciendo: Creced y multiplicaos, y llenad la tierra, y sométedla … “(Gen 1: 27-28). Aunque hay muchos tipos diferentes de pecados contra la pureza, cualquier acto sexual que elimine esta finalidad procreativa es uno de los más atroces: “El peor de los pecados de impureza, en cuanto tales, es un delito  de lujuria antinatural, porque ejerce el acto sexual, no solo ilícitamente, sino  también de una manera que elimina su finalidad de reproducción “(Rev. John A. McHugh y Rev. Charles J. Callan, Moral Theology , volumen 2  [Nueva York, NY: Joseph F. Wagner, 1958], n. 2534; disponible en línea aquí .)

Segundo, al decir que Dios es la causa de la atracción hacia el mismo sexo en Juan Carlos Cruz, Francisco está blasfemando del Creador, porque Dios desea que todos sean salvos (ver 1 Tim 2: 4) y no es la causa del pecado, al cual odia: “En la mañana estaré delante de ti, y veré; porque tú no eres un Dios que quiera  la iniquidad …” (Sal 5, 5); “Pero Dios aborrece a los malvados y a su maldad por igual” (Sab 14: 9); “No digas: Él me ha hecho errar, porque no tiene necesidad de hombres malvados. El Señor aborrece toda abominación de error, y los que le temen no la amarán “(Ecclus [Sir] 15: 12-13). Que Dios condene a la sodomía como pecaminosa  difícilmente requeriría una prueba: “No te acostarás con otro hombre como con mujer, porque es una abominación” (Levítico 18:22); “Ni los afeminados, ni los mentirosos, ni los ladrones, ni los codiciosos, ni los borrachos, ni los saqueadores, ni los estafadores, poseerán el reino de Dios” (1 Cor 6:10).

Tercero, al decirle a Cruz que Dios ama su atracción sexual hacia los hombres, Francisco dice que Dios ama la homosexualidad, otra asombrosa blasfemia y herejía que seguramente no necesita más comentarios.

En cuarto lugar, Francisco dice: “a mí no me importa”. Esa es la única parte de sus comentarios que uno puede creer de todo corazón. Cuando se trata de cuestiones de Fe y moral y para la salvación de las almas, podemos estar seguros de que a Francisco le importa un comino. Nunca se ha dicho algo más cierto.

Quinto, incluso si no fuera pecaminoso sostener que Dios es la causa de la atracción hacia el mismo sexo en los sodomitas, simplemente no hay forma de que Francisco pueda saber que Dios “hizo” a Juan Cruz de esta manera. No hay revelación divina ni ciencia empírica para ese efecto. Por ejemplo, considere la opinión experta del Dr. Rudolf Allers, MD, Ph.D. (1883-1963) : “Obviamente no es una perversión innata que sea inevitable y para la cual no haya remedio. En muchos casos, el trasfondo mental se descubre fácilmente; en otros, la tarea es extremadamente difícil “(Dr. Rudolf Allers, Sex Psychology [Fort Collins, CO: Roman Catholic Books, 2006], página 163, imprimatur 1937). Allers enseñó psicología en la Universidad Católica de América y “actuó durante siete años como experto en un tribunal  Eclesiástica, especialmente en casos matrimoniales” (Matthew Hoehn, ed., Catholic Authors: Contemporary Biographical Sketches 1930-1947  [Newark, NJ: St. Mary’s Abbey, 1948], página 7).

El solo hecho de que los seres humanos tengan deseos malvados no significa que se les permita disfrutar de ellos. Todos los pecados y las inclinaciones pecaminosas tienen su raíz en el pecado original . La concupiscencia, que es la inclinación continua de hacer lo que está mal, es uno de los efectos del pecado original, y no es aniquilada por el bautismo. Debemos luchar continuamente para vencer la concupiscencia; de ahí la necesidad de penitencia, mortificación, oración y buenas obras, todas fructíferas y meritorias por la gracia de Dios.

Pero Francisco, profesando el naturalismo religioso, niega el pecado original y / o sus consecuencias. Puede profesar con la boca la verdadera enseñanza católica, pero en la práctica la niega. Vemos esto en su afirmación de que la atracción hacia el mismo sexo de alguien no es un mal que debe ser desaprobado y combatido (al igual que otras inclinaciones al mal, ya sea el adulterio, la codicia, la blasfemia, el orgullo, la detracción o cualquier otra cosa), sino que es un bien que Dios ha puesto en él y no es motivo de preocupación, desaprobación o vergüenza. En su comentario a Cruz, Francisco está alentando explícitamente a los afectados por la atracción hacia el mismo sexo a que acepten esta inclinación como buena y deseada, creada por Dios mismo, ¡y que él debería estar feliz de tenerla! ¡Qué blasfemia tan atrevida!

San Pablo Apóstol, inspirado por Dios mismo, tuvo una opinión diferente sobre esto. En su carta a los romanos, puso las cosas en perspectiva:

Por lo cual Dios los entregó a los deseos de su corazón, a la inmundicia, para deshonrar sus propios cuerpos entre sí. Pues cambiaron la verdad de Dios en una mentira; y adoraron y sirvieron a la criatura en lugar del Creador, que sea bendito es para siempre. Amén. Por esta causa, Dios los entregó a afectos vergonzosos. Pues sus mujeres han cambiado el uso natural en un uso que está en contra de la naturaleza. Y, de la misma manera, los hombres también, dejando el uso natural de las mujeres, se han quemado en sus pasiones unos con otros, hombres con hombres que hacen lo que es inmundo, recibiendo en sí mismos el castigo debida a su error. Y como les gustaba no tener a Dios en su conocimiento, Dios los entregó a un sentido reprobado, para hacer aquellas cosas que no son convenientes; están  llenos de toda iniquidad, malicia, fornicación, avaricia, maldad, envidia, asesinato, contención, engaño, malignidad, calumnias, detractores, odiosos para Dios, contumaces, orgullosos, altivos, inventores de cosas malas, desobediente a los padres, necios , disolutos, sin afecto, sin fidelidad, sin piedad. Los cuales, habiendo conocido la justicia de Dios, no entendieron que aquellos que hacen tales cosas, son dignos de muerte; y no solo aquellos que los hacen, sino también los que consienten  a quienes los hacen.

(Rom 1: 24-32)

Debemos tener claro que el simple hecho de experimentar la atracción hacia el mismo sexo no es pecaminoso; el pecado es un acto de la voluntad, no un sentimiento. Lo que es pecaminoso es consentirlo , aprobarlo , actuar sobre él y afirmar que tal atracción es normal , legítima o saludable. Es pecaminoso porque existe atracción sexual por los actos sexuales, y el propósito principal de la sexualidad es la procreación, algo que está intrínsecamente frustrado en actos antinaturales.

Los actos antinaturales son, en el verdadero sentido de la palabra, una perversión , que significa un alejamiento del fin propio (el latín pervertere literalmente significa “pervertir”). Son un abuso de las facultades que Dios le dio al hombre para que pudiera producir descendencia. Como dice un teólogo moral: “La malicia de la sodomía consiste en el afecto pervertido hacia el sexo equivocado o en la atracción hacia el método incorrecto de gratificación sexual” (Rev. Heribert Jone, Teología Moral [Westminster, MD: The Newman Press, 1962], n., 230.2, letra cursiva y negrita dada).

Al decirle a Cruz que sus inclinaciones pervertidas son creadas por Dios y que debería aceptarlas feliz de tenerlas , Francisco está alentando implícitamente al hombre a actuar con ellas, porque no tiene sentido decir que tales inclinaciones son buenas y que Dios las ha dado para nuestra felicidad, y sin embargo, que no es lícito actuar con ellas.

En muchos casos, puede ser cierto que las personas que se sienten sexualmente atraídas por personas del mismo sexo, hayan sentido esto desde el comienzo de sus vidas y sin culpa propia. Pero eso no significa que esa atracción por el mismo sexo no sea incorrecta. Sigue siendo mala; es desordenada; debe ser resistida con la ayuda de la gracia divina. Mientras no haya consentimiento de la voluntad, no hay pecado. Pero el hecho es,  que la atracción sexual hacia el mismo sexo es un mal . Por analogía, alguien puede haber padecido diabetes desde el nacimiento, sin causa propia; pero esto no significa que la diabetes no sea una enfermedad, que no deba tratarse, o que ciertos alimentos o situaciones no deban evitarse para evitar que la condición haga daño al cuerpo o al alma.

En el caso de Cruz, parece probable que su aflicción por la atracción entre personas del mismo sexo tenga su origen en los terribles abusos que sufrió a manos del P. Karadima. ¡Es una gran tragedia! Al decirle a Cruz que Dios aprueba su atracción hacia el mismo sexo, Francisco no solo blasfema contra Dios, sino que también le hace un gran perjuicio a Cruz. La víctima del abuso sexual se afirma en el pecado, en un estilo de vida que ciertamente no conducirá a la felicidad, ni en este mundo ni en el mundo eterno por venir: “Así como Sodoma y Gomorra, y las ciudades vecinas, se  entregaron  a la fornicación, yendo tras otra carne, fueron hechos un ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno “(Judas 7). De esta manera, Francisco vuelve a escandalizar a las almas, llevándolas a la ruina eterna bajo la máscara de la caridad. De hecho, uno puede decir con sinceridad que Francisco está “terminando el trabajo”, comenzado Karadima, el trabajo de destruir el alma de Cruz.

Las personas que sufren la atracción sexual a miembros de su propio sexo deben ser ayudados a superar esta inclinación, que, especialmente con la ayuda de la gracia divina, sin duda se puede lograr. El psicólogo holandés Dr. Gerard JM van den Aardweg ha escrito una guía práctica muy accesible para el lector medio, titulada La batalla por la normalidad: una guía para la (auto) terapia de la homosexualidad [San Francisco, CA: Ignatius Press, 1997 ] (En descargo de responsabilidad: se dice que Van den Aardweg está relacionado con la secta  Novus Ordo del  Opus Dei , por lo que instamos a tener cuidado al leer cualquiera de sus obras).

Para recordarnos cuán serio es el problema, necesitamos echar un vistazo al resumen del Papa San Pedro sobre las consecuencias de persistir en el pecado sexual:

El Señor sabe cómo librar a los piadosos de la tentación, pero reserva a los injustos hasta el día del juicio para ser atormentados. Y especialmente a los que andan tras la carne en la lujuria y la la inmundicia, desprecian la autoridad del Señor, osados obstinados, no temen ultrajar a la Majestad de Dio y  blasfemar. Mientras que los ángeles que son más grandes en fuerza y poder, no traen contra sí mismos un juicio injurioso. Pero estos hombres, como bestias irracionales, tendiendo naturalmente a la trampa y a la destrucción, blasfemando de aquellas cosas que no conocen, perecerán en su corrupción, recibiendo la recompensa de su injusticia, teniendo por placer las delicias de un día: suciedad  y horror, luciendo en exceso, revolcándose en sus banquetes: teniendo ojos llenos de adulterio y de pecado que no cesa: almas seductoras e inestables, teniendo su corazón ejercitado con codicia, hijos de maldición: dejándose apartar del camino correcto se han descarriado, habiendo seguido el camino de Balaam de Bosor, el cual codició el premio de su maldad pero tubo quien corrigiese su locura, la bestia muda en la que iba montado habló con voz humana , refrenó la necedad del profeta. Estas son fuentes sin agua, y nubes arrojadas con torbellinos, a quienes se reserva el abismo de la oscuridad.

(2 Pedro 2: 9-17)

Si Dios es el autor de la homosexualidad, como sostiene Francisco, entonces se deduce que Dios la aprueba, lo que es claramente contrario a la Revelación divina, o que Dios es cruel e injusto, condenando al pueblo al infierno por los pecados que él mismo aprueba. Es obvio de ir cuál de estas dos ideas blasfemas es la que Bergoglio desea inculcar en las almas.

Pero hay aquí algo más que la  “sola” cuestión inmediata de si Dios crea o no, a algunas personas para que se sienten atraídas por miembros del mismo sexo. ¡Cuando blasfema al decir que Dios es la causa de la atracción homosexual, Francisco proporciona el argumento para justificar todo tipo de estragos teológicos que pueden- y lo harán! – ser explotados a su debido tiempo por personas que buscan avanzar en la agenda de sodomita / LGBTQXY. Está claro que sus comentarios legitiman, en principio, la absurda ideología de género que actualmente está incursionando en las sociedades occidentales (para una descripción general del “genderismo”, ver aquí ). No se deje engañar: aunque Francisco ha condenado verbalmente la locura de género como “demoníaca” , tales reproches, bien que escasos, no podrán detener lo que sigue lógicamente de sus premisas erróneas. Las ideas tienen consecuencias. Quejarse con la boca de tales consecuencias no les quita su fuerza. Francisco lo sabe y cuenta con ello. 

Este es un método probado y efectivo para difundir el error que destruye el alma: Inculcar premisas peligrosas y dañinas en las mentes de las personas, y dejar que ellas saquen las conclusiones necesarias. Una vez inculcadas estas ideas, hablar muy alto contra las consecuencias pero continuar , sin embargo, afirmando las premisas que conducen a ellas. Así pues, aunque  se establecen firmemente ideas falsas en las mentes de las personas, se logra conservar la apariencia de oponerse a ellas. Es un truco magistral que le permite al lobo parecer una oveja mientras devora los corderos. [Subrayado propio]

Para aquellos que puedan pensar que estamos llevando esto demasiado lejos o que estamos sacándolo fuera de proporción, nos gustaría recordarles a todos lo mucho que la Secta Novus Ordo ya ha concedido al establecimiento de sodomitas y ha ayudado a promover su causa: simplemente lee detenidamente  estas publicaciones en nuestro blog , pero asegúrate de tener a mano una bolsa para echar la vomitona.

Las ramificaciones que esta última basura de Bergoglio tendrá sobre la Iglesia y la sociedad Novus Ordo aún no pueden ser estimadas. Si “¿Quién soy yo para juzgar?” Causó el caos, entonces esta observación de “Dios te hizo de esta manera”  no hará más que rematarlo.

De Novus Ordo Watch

 

Categorías:ALL POSTS

5 replies »

  1. Prójimos:

    Dejen la idolatría de seguir a estos autodenominados representantes de Dios en la tierra, curas, papas, pastores y guías espirituales de todas las pelambres y sectas, que solo son mercaderes de la fe, ladrones de los mal llamados diezmos y limosnas, de impuestos y ¡ALMAS!. Engañadores que, con discursos, canciones y arengas motivacionales, manipulan el alma de sus idolatras seguidores, hasta conducirlos al infierno.

    2 Corintios 11:13-15 “Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.”

    Esos bribones recibirán mayor condenación por disfrazarse de maestros y engañar a tanto ciego con comezón de oír.

    Santiago 3:1 “Hermanos míos, no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiremos mayor condenación.”

    No se maldigan, no sean seguidores de evangelios diferentes al de mi Padre, como el diabólico catecismo católico, que modificó la palabra de Dios y sus mandamientos por la tradición de los hombres, y por fabulas; o el evangelio de la prosperidad, de las funciones circenses de caídas de espaldas, de la blasfema e inane oración de fe y de adivinaciones de las sectas evangélicas, pentecostales, piraquivas, etc.; o el evangelio de hablar cuatro palabras en hebreo y disfrazarse de judío de la secta judío mesiánica; o el evangelio de no comer morcilla y no hacerse transfusiones de los falsos testigos de Jehová; o el de guardar el sábado y vestirse del siglo pasado de los adventistas; o el de los ilusos seguidores de una verdad “traída por un ángel” y guardada en una caja fuerte que solo puede ser leída por líderes polígamos de los mormones, etc.

    Gálatas 1:6-12 “Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema. Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo. Mas os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí, no es según hombre; pues yo ni lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo.”

    Tengan temor de Dios, de no entender su palabra, SU REVELACIÓN es el único testimonio de ser hijo de Dios. Su ira está muy próxima sobre esta generación perversa, idolatra, altiva e incrédula, humíllense a Él y clamen por su misericordia y por su juicio para que los guie al arrepentimiento de sus pecados mientras tengan vida física, y Él mismo, que es Omnipotente, Omnisciente, Omnipresente y Misericordioso, los redargüirá y les revelará el único camino de salvación y la única verdad: Su sagrada, perfecta e inmutable palabra, la cual está velada para los que no sean dignos y nadie la puede enseñar como creen que hacen esos titiriteros diabólicos vendedores de paloma cuya mayor condenación no se tarda.

    Proverbios 1:7 “El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.”

    Mateo 6:31-33 “No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios Y SU JUSTICIA, y todas estas cosas os serán añadidas.”

    Busquen su juicio mientras tengan algún hálito de vida física y antes de su cercana ira, pues si no lo hacen, en todo caso serán juzgados, pero muertos física y espiritualmente para condenación y muerte eterna, con el agravante que el purgatorio es otro de los inventos de los catolocos, y la inane oración de fe de los protestontos no sirve para nada.

    Me gusta

  2. Que tire la primera piedra quien esté libre de pecado… ¿No?
    A las prostitutas en aquél tiempo las veían como la peor cosa y Jesús le extendió la mano a una … cuanto más no podría hacer por los homosexuales siempre y cuando busquen el camino del buen.

    Me gusta

    • Darío levi: a la mujer adúltera, tras librarla de sus depredadores, le mandó: “no peques más”. Los homosexuales pueden aplicarse lo de “convertiros y creed en el evangelio” y ese “no peques más”, si es que aspiran a salvarse. Así lo enseñó y sigue enseñando la verdadera Iglesia Católica. No así la falsa, que quiere que todos se condenen.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.