ALL POSTS

FRANCISCO: SIN MUJER EL HOMBRE NO ES IMAGEN DE DIOS


Una nueva revelación del dios de las sorpresas …

A478F1CB-03AD-4E48-BFA3-01387167AF49

Francisco: sin mujer, el hombre no es la imagen y la semejanza de Dios

El 15 de junio de 2018 fue un día particularmente interesante en NovusOrdoLandia. En el servicio de culto modernista, la lectura del Evangelio del día fue Mateo 5: 27-32, que dice lo siguiente:

Has oído que se les dijo en la antigüedad: No cometerás adulterio. Pero yo os digo, que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón. Y si tu ojo derecho te escandaliza, sácalo y échalo de ti. Porque es conveniente para ti que uno de tus miembros perezca, en lugar de que todo tu cuerpo sea echado al infierno. Y si tu mano derecha te escandaliza, córtatela, y arrójala de ti; porque es mejor para ti que se pierda uno de tus miembros, que que todo tu cuerpo se vaya al infierno. Y se ha dicho: Cualquiera que repudia a su esposa, que le dé una carta de divorcio. Pero yo os digo, que cualquiera que repudia a su mujer, a menos que sea por causa de fornicación, comete adulterio: y el que se casa con la repudiada cometerá adulterio.

Como este pasaje no es muy favorable a  Laetitia , era un hecho que “el Papa” Francisco (Jorge Bergoglio) no iba a hablar sobre el adulterio y otros pecados de la carne que convierte a los hombres en almas cautivas privándolas de la vida eterna, lo que haría que fuera un mensaje claramente sobrenatural .

En cambio, eligió hablar sobre la explotación de las mujeres, la trata de personas, la dignidad humana, etc. Estos son temas con los que se siente cómodo porque pertenecen directamente a la esfera natural. Aunque no está mal hablar de estas cosas, por supuesto, y aunque están relacionadas con el grave pecado de lujuria que Cristo condena en el pasaje del Evangelio citado, notemos que el mensaje de Francisco tiene un carácter decididamente naturalista , ya que todo lo que emana de él casi siempre  lo tiene.

Sí, él mencionó que estas cosas son un “pecado contra Dios Creador”, pero lo hizo sólo para reforzar su enfoque sobre el hombre , el hombre que fue hecho a imagen y semejanza de Dios (ver Gen 1:27). Y aquí es donde las cosas se pusieron realmente locas, porque Francisco procedió a proclamar con toda seriedad lo siguiente :

Y un hombre sin una mujer a su lado, ya sea como madre, como hermana, como esposa, como compañera de trabajo, como amiga, ese hombre por sí mismo no es la imagen de Dios … Esto es un pecado contra Dios Creador, el rechazar a las mujeres porque sin ella los hombres no podemos ser la imagen y semejanza de Dios.

(Antipape Francis, en Susy Hodges, “Papa en la misa: explotar a las mujeres es un pecado contra Dios” , Noticias del Vaticano , 15 de junio de 2018)

¡Qué cosa tan idiota! Esto es tan increíblemente necio que cualquier comentario debería ser innecesario, pero haremos algunos, no obstante, En gracia a nuestros lectores.

La Sagrada Escritura registra la creación del primer hombre y la mujer de la siguiente manera:

Y Jehová Dios formó al hombre del limo de la tierra; y sopló en su rostro aliento de vida, y el hombre se hizo alma viviente. … Pero no se encontró un ayudante como él para Adán. Entonces el Señor Dios hizo caer  a Adán en un sueño profundo; y cuando él estaba profundamente dormido, tomó una de sus costillas, y la llenó de carne. Y el Señor Dios hizo de la costilla que tomó de Adán una mujer, y la trajo a Adán. Y Adán dijo: Esto ahora es hueso de mis huesos, y carne de mi carne; ella será llamada mujer, porque ella fue sacada del hombre.

(Gen 2: 7,20-23)

Si tuviéramos que tomar en serio la tesis de Bergoglio, se seguiría entonces que Adán no era realmente un hombre, en realidad no fue hecho a imagen y semejanza de Dios cuando fue creado, y no llegó a ser realmente hombre hasta más tarde cuando su “ayuda” Eva fuera creada de su propia carne. Si esto no es una herejía, es la siguiente peor cosa.

¿Qué se supone que significa la extraña afirmación de Francisco , sino que el hombre no estaría hecho a la imagen de Dios si no tuviese  “una madre”, una hermana, una esposa, una compañera de trabajo o una amiga “al lado” de él? ¿Qué clase majadería es ésta ? ¿Por qué nadie en el Vaticano le dice a este tontiloco  que se vaya de una vez ?

Más exactamente, cómo piensa Francisco que puede cuadrar su tesis con las palabras de San Pablo a los corintios, es otra pregunta que probablemente tendrá que quedar sin respuesta:

El hombre, de hecho, no debe cubrirse la cabeza, porque él es la imagen y la gloria de Dios; pero la mujer es la gloria del hombre. Porque el hombre no es de la mujer, sino la mujer del hombre. Porque el hombre no fue creado para la mujer, sino la mujer para el hombre.

(1 Cor 11: 7-9)

Esto es anatema para los oídos modernistas, pero es la verdad divinamente revelada. Esto es porque, como lo explica Santo Tomás de Aquino, “En un sentido  secundario [!] La imagen de Dios se encuentra en el hombre, y no en la mujer: porque el hombre es el principio y el fin de la mujer; como Dios es el principio y el fin de cada criatura “(Summa Theologica , I, q 93, a.4, ad 1 ).

Recordemos cuál es la verdadera enseñanza católica sobre el significado correcto de que el hombre haya sido creado a la imagen y semejanza de Dios (“hombre” aquí significa humano , sin importar el sexo):

La Sagrada Escritura dice que Dios hizo al hombre “a Su propia imagen y semejanza”, porque al hacer al hombre, Dios lo dotó de intelecto y libre albedrío, por lo que de una manera muy especial el hombre imita la naturaleza de Dios, que al mismo tiempo lo elevó a un estado sobrenatural.

(Cardenal Pietro Gasparri, El Catecismo Católico [Toronto: Longmans, Green and Co., 1932], pp. 78-79)

El hombre está hecho a la imagen de Dios; su semejanza con Dios se encuentra en su alma, que posee la razón y el libre albedrío, y de allí tiene el poder de conocer lo que es hermoso y bueno, y de amarlo.

(Rev. Francis Spirago, Rev. Richard F. Clarke, ed., The Catechism Explained [Nueva York, NY: Hermanos Benziger, 1921], página 154)

La imagen y semejanza de Dios se refiere a las facultades del alma , no al cuerpo. Como respondiendo directamente a la sandez de Bergoglio, Santo Tomás de Aquino escribió:

Por lo tanto, debemos entender que cuando las Escrituras  dice, “a imagen de Dios lo creó”, agregó, “varón y hembra los creó”, no para dar a entender que la imagen de Dios vino por la distinción de sexo, sino que la imagen de Dios pertenece a ambos sexos , ya que está en la mente, donde no hay distinción sexual de sexo, sino que la imagen de Dios pertenece a ambos sexos, ya que está en la mente, donde no hay distinción sexual.

(Santo Tomás de Aquino, Summa Theologica , I, q 93, a. 6, ad 2 ; subrayado agregado)

Así pues, Francisco lo dice exactamente al revés: la verdad es que la imagen y la semejanza de Dios se aplican efectivamente tanto al hombre como a la mujer, pero por  separado e individualmente , no conjuntamente . Obviamente, los hombres y las mujeres poseen la razón y el libre albedrío, y lo hacen independientemente el uno del otro.

Hasta ahora hemos considerado al hombre en su imagen natural de Dios, de acuerdo con la naturaleza, pero también hay una imagen sobrenatural (que algunos autores dicen es lo que significa el término “semejanza a Dios” referido en Gen 1:27), de acuerdo a la gracia

Los privilegios especiales concedidos al alma del hombre en su primera creación fueron los siguientes: una comprensión iluminada, una voluntad libre de toda debilidad y la posesión de la gracia santificante. Por medio de estos era  hijo de Dios, heredero del cielo, y muy agradable a los ojos de Dios.

“Dios los llenó de sabiduría y conocimiento “, dice el Sabio (Ecclus [Sirach] xvii. 5, 6). Le dio a Adam una idea de la naturaleza interna de las cosas, por lo que fue capaz de dar nombres apropiados a todos los animales. También comocía por inspiración la indisolubilidad del matrimonio. La voluntad del hombre no estaba debilitada por ningún deseo sensual. Adán y Eva estaban desnudos, pero no sintieron vergüenza, porque en ellos no hubo rebelión de la carne contra el espíritu, ninguna lucha necesaria para evitar el pecado. También tenían el Espíritu Santo habitando en ellos, y su gracia santificante; eran como Dios, llenos de amor por Él, e hijos de Dios; y porque son hijos, también herederos de Dios y coherederos con Cristo.

Cuando Dios en la creación del hombre dijo: “Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza”, la imagen se refiere a lo natural, la semejanza a los dones sobrenaturales de Dios.

(Spirago-Clarke, The Catechism Explained , pp. 157-158)

A causa del pecado original, este hermoso y original estado del hombre se perdió:

La desobediencia de nuestros primeros padres recibió este severo castigo, porque la ley que les dieron era una fácil obedecer, y porque tenían un alto grado de conocimiento. El pecado que cometieron fue un pecado mortal, de lo contrario no hubiera sido necesario que Dios mismo muriera en la cruz para expiarlo. Del costo del remedio podemos juzgar la naturaleza letal de la herida. Así como el hombre que cayó entre los ladrones en el camino de Jericó fue despojado de sus bienes, y también herido, el hombre fue despojado por Satanás de sus dones sobrenaturales, y fue gravemente herido en sus dones naturales. En otras palabras, la semejanza sobrenatural con Dios se perdió, y toda su naturaleza, cuerpo y alma por igual, fue desfigurada y debilitada.

El pecado original hirió el alma del hombre de las siguientes maneras: su entendimiento se oscureció, su voluntad se debilitó y se hizo propensa al mal; perdió la gracia sobrenatural y por lo tanto se volvió desagradable para Dios, y no pudo entrar más en el reino de los cielos.

(Spirago-Clarke, The Catechism Explained , p.159 )

La semejanza con Dios, o la imagen sobrenatural de Dios, se restaura en el hombre por medio de la gracia santificante, especialmente en el sacramento del bautismo, por el que ordinariamente es la primera vez que esta gracia entra en el alma de una persona. Todo esto es completamente ignorado por Francisco en su sermón del 15 de junio, y sin embargo, este mismo aspecto es el que da un gran impulso a la dignidad humana:

De hecho, la idea de la imagen de Dios, si se considera cuidadosamente, contribuye en gran medida a la mejora de la dignidad humana. Y por lo tanto, al mismo tiempo, revela tanto el amor de Dios por el hombre, a quien eleva gratuitamente a ese nivel, como su deber de llevar el tipo de vida que exige la imagen de Dios.

(Rev. Joseph F. Sagüés, Sacrae Theologiae Summa IIB: Sobre Dios Creador y Santificador , traducido por el Padre Kenneth Baker [original en latín publicado por BAC, 1955; Inglés publicado por Keep the Faith, 2014], n.672)

Aquí podemos ver bastante bien el marcado contraste entre el naturalismo de Francisco y el catolicismo real: el católico usa la dignidad humana para promover la gloria de Dios y la vida virtuosa; Francisco, por su parte, usa a Dios para promover la dignidad humana. La finalidad del católico es Dios; la finalidad de Francisco  es el hombre

El catolicismo no tiene cabida en la religión del naturalismo masónico de Bergoglio. Le preocupan la trata de personas y la explotación sexual de mujeres. Eso está bien, pero el mundo no necesita un Papa para eso (ni siquiera uno falso). Se supone que el Papa debe enseñar las verdades sobrenaturales de la Revelación divina, no centrarse en esas cosas que se escuchan tanbién en una logia masónica local, en una conferencia de mujeres patrocinada por las Naciones Unidas, o en una reunión de paz de budistas.

Sin embargo, incluso si hubiera querido que el tema central de su homilía fuera el estado natural de las cosas, a Francisco le hubiera resultado fácil terminar con una nota sobrenatural. Por ejemplo, después de condenar los males naturales y corporales que la lujuria genera, también podría haber advertido de los muchos males sobrenaturales que se derivan de ello: la lujuria priva a las almas de la gracia santificante, las endurece en el vicio y en la resistencia a la gracia conduce a una detestación de cosas espirituales, y demás. También podría haber pedido que rezáramos por todos los perjudicados por la explotación sexual, para que no solo puedan escapar de su angustia sino también encuentren la gracia divina y la verdadera fe para que se les puedan abrir las puertas de la salvación, no sea que se encontraran con que han escapado de la miseria temporal sólo para merecer el castigo eterno al final de sus vidas.

Sí, Francisco  podría haber dicho esto. En cambio, eligió mantenerse en el ámbito natural y  en esencia  no decir las cosas que tampoco se oirían de  un predicador protestante, un rabino judío o un filántropo secular. De hecho, este último al menos nos habría ahorrado el comentario idiota de que “un hombre sin una mujer a su lado … no es la imagen de Dios”.

Y así parece que el “dios de las sorpresas” de Bergoglio ha hecho una vez más una nueva revelación por medio a de su oráculo jesuita. Recordamos que Francisco dijo hace un año que “Dios no puede ser Dios sin hombre” , y hoy descubrimos que el hombre no puede ser verdaderamente un hombre sin una mujer.

Uno se estremece al pensar qué nueva revelación podría revelarse el próximo año.

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.