ALL POSTS

EL PEOR HEREJE


¿Suaretius  ex  machina ?: ¿Cómo podemos defender la Tradición Católica si rechazamos  la Enseñanza Antigua de la Iglesia con respecto a quién está y quién no en la Iglesia Católica? Los herejes públicos están fuera de la Iglesia y no pueden ocupar un cargo  eclesiástico. He aquí un texto relevante sobre el “Papa hereje” por el p. Kramer — que no es Sedevacantista, y sin embargo, es uno que aporta un aire fresco de Doctrina Católica a Salza, Siscoe, y, a los que tienen  posiciones casi idénticas como el p. Chazal y el obispo Williamson. [En España casi todos los pseudo-tradicionalistas (FSSPX, Adelante la fe y otros) y los numerosos santurrones conservadores] Dejemos de imitar a los galicanos y encontremos una solución real a la horrible pesadilla situación en la que nos encontramos.

 
 
 
 
 
San Roberto Bellarmino enseña más explícitamente ( De Romano Pontifice, II cap. xxx ) que una herejía por su propia naturaleza , ( ex natura heresis ), separa al hereje de la Iglesia , y causa la pérdida inmediata del cargo eclesiástico : “Los Santos Padres enseñaron de consuno que no solo que los herejes están fuera de la Iglesia, sino que incluso carecen de toda jurisdicción y dignidad eclesiástica ipso facto “. Salza intenta desesperadamente interpretar que los Padres enseñan que el hereje se está separando de la Iglesia y la pérdida subsiguiente de cualquier cargo y jurisdición es el resultado de un juicio de un tribunal eclesiástico o de una censura eclesiástica.Bellarmino, en su refutación de la Cuarta Opinión destruye por completo ese argumento : “Tampoco es la respuesta que algunos hacen valer, diviendo que estos Padres hablan según las leyes antiguas, pero ahora, a partir del decreto del Concilio de Constanza, no pierden la jurisdicción, a menos que sea excomulgado por su nombre, o si rece sobre los clérigos. Yo digo que esto no sirve para nada. Los  Padres, cuando dicen que los herejes pierden la jurisdicción, no alegan ninguna ley humana que tal vez no existía entonces; sino que argumentan por medio de la naturaleza de la herejía . Además, el Concilio de Constanza no habla sino de  los excomulgados, es decir, de aquellos que pierden jurisdicción vomo resultado de un juicio de la Iglesia. Sin embargo, los herejes están fuera de la Iglesia, incluso antes de la excomunión, y están privados de toda jurisdicción, ya que son condenados por su propio juicio , como el apóstol enseña a Tito; es decir, están separados del cuerpo de la Iglesia sin excomunión, como lo expresa San Jerónimo. “( Neque valet, quod quidam respondent, istos Patres loqui secundum antiqua jura,nunc autem ex decreto Concilii Constantiensis non amittere jurisdictionem, nisi nominatim excommunicatos, & percussores clericorum; hoc, inquam, nihil valet. Nam Patres illi cum dicunt haereticos amittere jurisdictionem, non allegant ulla jura humana, quae etiam forte tunc nulla extabant de hac re: sed argumentantur ex natura haeresis. Concilium autem Constantiense, non loquitur nisi de excommunicatis, id est, de his, qui per sententiam Ecclesiae amiserunt jurisdictionem. Haeretici autem etiam ante excummunicationem sunt extra Ecclesiam, & privati omni jurisdictione: sunt enim proprio judicio condemnati, ut docet Apostolus ad Titum3. V. II. Hoc est: praecisi a corpore Ecclesiae, sine excommunication, ut Hieronymus exponitPor lo tanto, San  Roberto Belarmino demuestra la enseñanza de las Escrituras, interpretada unánimemente por los Padres, es que los herejes están fuera de la Iglesia y pierden toda jurisdicción por ellos mismos antes de que la Iglesia haga un juicio 
     También se muestra con la razón, por el mismo significado de las palabras cisma, herejía, apostasía suapte natura en “Mystici Corporis”  y ex natura haeresis en “De Romano Pontifice” , que de lo que se habla es de la  herejía en sí misma, en su misma naturaleza, y no de la herejía considerada como una violación de la ley eclesiástica porque una cosa es que se considere en su naturaleza, o sea se considera formalmente como un principio motus en eo quod est . Santo Tomás toma esta definición directamente de la Física de Aristóteles (Aristóteles, Física, III, I, 201 a 10 s.); y dice: Naturalia enim sunt quorum principium motus in ipsis est.” (Sancti Thomae de Aquino, De motu cordis ad magistrum Philippum de Castro Caeli, se refiere a ella como un principio de movimiento que es intrínseco en sí mismo, y por el cual separa al hereje de la Iglesia, y no por ningún principio extrínseco como la fuerza de una ley positiva humana 
     Por lo tanto, como se explicó anteriormente, es por la fe por lo que uno primero se une a Dios; y por la profesión externa de fe, y el sacramento de la fe, uno entra en la Iglesia, porque pertenece propiamente a la naturaleza de la fe el unirse a Dios y a su Iglesia; y es por la disposición contraria del pecado de infidelidad – de herejía o apostasía- , cuando uno, con un acto externo, rechaza la fe y abandona la Iglesia. Tal es el movimiento propio de cada naturaleza, como lo explica Santo Tomás, que el movimiento natural del fuego es hacia arriba, y de la tierra hacia [M]otus autem naturalis ad unam partem est, ut ignis sursum, et terrae deorsumasí también el movimiento de la fe lo lleva a uno a la Iglesia, y la herejía suapte natura separa de la Iglesia
     Belarmino explica que incluso los malos católicos están unidos a la Iglesia y son sus miembros, están unidos por el alma a través de la fe y por el cuerpo a través de la confesión de fe y la participación visible de los sacramentos. Nam Catholici enim mali sunt uniti, y sunt membra; animo, per fidem; corpore per confessionem fidei, y visibilium Sacramentorum participationem ); pero,los herejes secretos están unidos y son miembros sólo por la unión externa, pero un hereje manifiesto no es miembro de la Iglesia de ninguna manera, ni por el alma ni por el cuerpo, ni por la unión interna ni externa haereticus manifestus, nullo modo est membrum Ecclesiae, id est, neque animo, neque corpore, sive neque unione interna, neque external)     
     Aplicando esta doctrina al caso hipotético de un Papa manifiestamente herético, Belarmino explica cómo la fe es sencillamente  una disposición necesaria para que uno sea Papa; y habiendo sido eliminada la fe, por su disposición contraria, lo cual es la herejía, el Papa inmediatamente dejaría de ser Papa, con la disposición necesaria para que la forma del papado no pueda ser preservada ista dispositione sublata por contrariam quae est heresis, mox papa desinit esse; neque enim potest forma conservari sine necessariis dispositionibus. ) Por lo tanto, sobre esta base teológica Belarmino considera que la quinta opinión es la “verdadera opinión”, y de acuerdo con ella la explicación de Bellarmine debe ser interpretada. [Aquí el P. Kramer comenta todas las afirmaciones y afirma que un Papa no puede ser depuesto por alguien que no sea él mismo, o sea a través de su propio acto de herejía pública]  Por lo tanto, cuando Belarmino afirma que un Papa manifiestamente herético puede ser “depuesto”, claramente su significado es que él no se refiere a un Papa mientras todavía está en el cargo, sino a uno que ya ha dejado de ser Papa por sí mismo, o; como el Papa Gregorio XVI lo expresó del reclamante  Pedro De Luna (Benedicto XIII), si alguna vez hubiere sido Papa, ya habría “caído” (decaduto) del trono papal por haber atacado el dogma ” unam sanctam “. 
     La correcta comprensión de la doctrina de San Roberto Bellarmino, que expone lo absurdo de la interpretación de Salza y Siscoe de la doctrina de Belarmino sobre la cuestión de un papa hereje, es explicada por los canonistas jesuitas Franz Xavier Wernz SJ y Pedro Vidal SJ en, Jus Canonicum (1938) Capítulo VII [ Pero ellos son “solo” teólogos jesuitas, ¿no?] :
“453. Por herejía que es notoria y abiertamente conocida. El Romano Pontífice en caso de que caiga en ella,  por ese mismo hecho,  incluso antes de cualquier sentencia declaratoria de la Iglesia, es  privado de su poder de jurisdicción [Dr. Chojnowski: ¡Ojalá pudiera tratar este texto aún con más audacia!] . Per haeresim notoriam et palam divulgatam R. Pontifex si in illam incidat, ipso facto etiam ante omnem sententiam declaratoriam Ecclesiae sua potestate iurisdictionis privatus existit )  En relación con este asunto, existen cinco opiniones, de las cuales la primera niega la hipótesis en que se basa toda la cuestión , a saber, que un Papa, incluso como doctor privado, puede caer en la herejía. Esta opinión, aunque piadosa y probable, no puede decirse que sea cierta y común. Por esta razón, la hipótesis debe ser aceptada y la pregunta resuelta. [NB – El término notoria en la expresión,  es de herejía notoria y abiertamente conocida , claramente notada l significado común de la palabra, ( equivalente a público, manifiesto, evidente o conocido ) en el contexto en que los autores lo están usando , y no según la definición canónica estricta del término tal como se define en el derecho penal, ya que algunos autores lo interpretan arbitrariamente; aprovechando la palabra notoria , y asumiéndola acríticamente para denotar un delito canónico que un juez ha pronunciado por una sentencia judicial (algo que es imposible en el caso de un Papa manifiestamente herético); o que denota una notoriedad que debería ajustarse a criterios más estrictos que los establecidos en el Código de Derecho Canónico de 1917 sobre los requisitos canónicos para que un delito sea considerado notorio por los hechos en el derecho penal. Por lo tanto, es manifiestamente evidente que Wernz y Vidal no aplican el término en su sentido estrictamente canónico, sino en su sentido ordinario, porque los autores no exponen un punto del Derecho Canónico, sino de la teología especulativa , a saber, la pérdida del cargo de ex heresis natura , como es manifiestamente evidente desde el contexto. Lo que es canónicamente notorio es una cuestión de derecho y, por lo tanto, está determinado por la legislación, la jurisprudencia y los principios de la ley. Aunque en Teología Moral, en cuanto a la imputabilidad moral del acto, la definición de herejía notoria en el sentido de herejía no meramente material, sino de herejía formal , sería más o menos materialmente equivalente a la definición de herejía notoria en el caso de un delito de herejía como se entiende en su connotación penal / canónica de notoriedad de hecho ; la definición moral-teológica es, sin embargo, se distingue formalmente  de la definición penal / canónica por el hecho de que no es una cuestión de ley determinada por legalidades, sino que está determinada por el objeto moral del acto y según la naturaleza de aquello que moralmente constituye el pecado de herejía como un acto notorio. Es en este sentido moral-teológico, que un acto de herejía formal puede considerarse notoria cuando el acto de negación o duda obstinada de una verdad revelada de fe es público, y se refiere a: 1) una verdad revelada que pertenece a la Ley natural; 2) un dogma universalmente conocido que ningún católico ignora; 3) o si el hereje reconoce explícitamente que su creencia es contraria al dogma; 4) o si la duda o negación persiste después de la corrección.]

    “Una segunda opinión sostiene que el Romano Pontífice pierde su poder automáticamente incluso a causa de la herejía oculta. Bellarmine opina con razón que está basado en una suposición falsa, es decir, que incluso los herejes ocultos están completamente separados del cuerpo de la Iglesia … La tercera opinión piensa que el Romano Pontífice no pierde automáticamente su poder y no puede ser privado. de él sino por deposición incluso por herejía manifiesta. Bellarmine dice con toda razón que la afirmación es “extremadamente improbable”. 
    “La cuarta opinión, con Suárez, Cayetano y otros, sostiene que un Papa no está  automáticamente depuesto ni siquiera por herejía manifiesta, sino que puede y debe ser depuesto sólo por una sentencia declaratoria del delito. “La cual opinión es a mi juicio es indefendible”, Como Bellarmine enseña [Es esta posición de Suárez / Cajetan que Belarmino llama “indefendible” es la que  el padre. Chazal claramente defiende en su nuevo libro y es exactamente esta posición la que refrenda el obispo Williamson en el Prefacio al libro del P.Chazal. Esta es también la posición a la que se adhieren   Salza / Siscoe — ambos, para satisfacer lo incómodo, supongo, que es,  ofrecer la suya como una posible solución al estado actual de las cosas] . 
    “Finalmente, está la quinta opinión, la del propio Belarmino, que fue expresada inicialmente y es defendida por Tanner y otros como la mejor probada y la más común. Porque el que ya no es miembro del cuerpo de la Iglesia, es decir, la Iglesia como sociedad visible, no puede ser la cabeza de la Iglesia Universal. Pero un Papa que cayó en la herejía pública cesaría por ese mismo hecho de ser miembro de la Iglesia. Por lo tanto, él también cesaría por ese mismo hecho de ser el jefe de la Iglesia . 
    “De hecho, un Papa públicamente herético, que, por el mandamiento de Cristo y el Apóstol debe incluso evitarse debido al peligro para la Iglesia, debe ser privado de su poder, como casi todos admiten. Pero no puede ser privado por una sentencia meramente declaratoria … Por lo tanto, debe afirmarse firmemente que Romano Pontífice hereje perdería por ese mismo hecho su poder . Aunque una sentencia declaratoria del crimen no debe ser rechazada en la medida en que es meramente declaratoria sería tal que el papa herético por ella no sería juzgado, sino que más bien se demostraría que había sido juzgado. [En otras palabras, nadie puede juzgar al Papa, por lo que si se cae de su cargo se retira de su cargo por medio de su herejía pública externa] “.
      Así, los grandes canonistas jesuitas de la Universidad Gregoriana explican que la Opinión No. 5 de San Roberto Belarmino está basada en la doctrina del Papa Inocencio III, quien dijo en Sermo II: “In tantum enim fides mihi necessaria est ut cum de caeteris peccatis solum Deum judicem habeam, propter solum peccatum quod in fide commititur possem ab Ecclesia judicari. Nam qui non credit, iam iudicatus est . (Joh.318). ” , y “digo menos que los hombres lo puedan juzgar, sino que se demuestre que ya han sido juzgados “. Por lo tanto, no es una excepción al principio, Apostolica Sedes a nemine iudicatur , como muchos habían enseñado antes de la definición solemne de la primacía papal universal de la jurisdicción por el Concilio Vaticano I hizo imposible tal interpretación, pero más bien, como explicó Paul Hinschius en su monumental obra sobre el Derecho Canónico, una serie de escritores católicos , y ya Inocencio III y San Roberto Belarminono ven excepción a esa regla, porque un Papa que cae en la herejía ya abandonaría la Iglesia y perdería el pontificado , por lo que un concilio ya no podría deponerlo (en el sentido propio de una deposición jurídica de un Pontífice reinante), sino que solo podría declarar que la pérdida del cargo había tenido lugar: « Eine Reihe katholischer Schriftsteller wollen aber darin keine Ausnahme von der gedachten Regel finden, weil der in Ketzerei verfallene Papst sich dadurch selbst von der Kirche au sscheide, damit weiter den Pontifikat verwirke und also das Konzil keine Deposition mehr verhängen könne, sondern nur die Thatsache des erfolgten Verlustes der Päpstlichen Würde zu konstatiren habe. [3] (Dieser Gedanke tritt schon bei Innocenz III. Auf (im Sermo IV. En consecrat. Pontífice. Opp. Colon. 1575. 1. 197): « Potest (pontifex) ab hominibus iudicari vel potius iudicatus ostendi, si videlicet evanescat en haeresim, quoniam qui non credit, iam iudicatus est ») Vgl. ferner Bellarmin, cristo Fidei controv. gen. III. De Romano pontifice II. 30. (Ed. Ingolstadt, 1605. 1083): « Est ergo opinio quinta vera, papam haereticum manifestum per se desinere esse [papam et caput, sicut per se desinit esse] christianus et membrum corporis Ecclesiae; quare ab ecclesia posse eum iudicari et puniri. Haec est sententia omnium veterum patrum qui docent heereticos manifiestos mox amittere omnem jurisdictionem » Fagnan. com. Ad c. 4. X. de elegir I. 6. n. 70 ff; Fragosi, régimen reipubl. Christianae lib. II. do. YO. §. 2. n. 21 (Lugduni. 1648. 2, 11); Kober, Deposición. S. 585. »(ver traducción en la Parte II)

[En el texto a continuación, tomado del obispo Williamson al  libro del P. Chazal, afirma directamente lo contrario de todo lo que se ha demostrado anteriormente]

 “Su teólogo favorito es San Roberto Belarmino quien sostuvo que cualquier Papa que se convierta en hereje automáticamente deja de ser Papa. Pero el p. Chazal abre los libros y encuentra que esta opinión no es de ninguna manera la opinión común de los teólogos de la Iglesia, y que Bellarmino mismo requiere que el Papa interesado primero reciba dos advertencias antes de ser depuesto. De hecho, como muchos otros teólogos famosos argumentan, el Papa no es solo un individuo que puede perder la fe personalmente, sino que también es el líder de una sociedad mundial que no puede funcionar sin una cabeza. Tampoco la pérdida personal de la fe impide necesariamente su liderazgo de la Iglesia. [De dónde  venga esto, no me lo puedo imaginar ya que el Padre. Chazal argumenta que Francisco está “s ecuedtrado” y no puede ni siquiera ejercer sus prerrogativas papales   debido a una herejía manifiesta. ¿Cómo no se “impide” esto?]   Por lo tanto, argumentan, por el bien de la Iglesia como un todo, Dios preserva la jefatura del Papa hasta que las autoridades más competentes de la Iglesia puedan hacer una declaración pública de su herejía (para evitar el caos en la Iglesia ) [¿Cómo puede una preocupación prudencial por el “caos” en la Iglesia anular la enseñanza de que cualquiera que públicamente tenga defectos de la fe pierde la membresía en la Iglesia? Una creencia que es directamente consecuencia del hecho de que la fe es absolutamente necesaria para ser miembro de la Iglesia ] , y entonces y solo entonces Dios lo dispone [Esta es la 4ª opinión que St. Robert Bellermine, Doctor del Papado, llama “indefendible”] . No se ha hecho tal declaración desde el Vaticano II.   [Bueno, estaba la declaración del Padre Chazal acerca de que no necesito preocuparme por  nada de lo que  dice o hace Francis. Su Excelencia dice que la Iglesia “ no puede  funcionar sin Cabeza” (siempre edtá Jesucristo durante el Interregno [de las vacancias] ), pero ¿y si la Cabeza  está  “secuestrada “? “¿?” ¿Cómo ayuda al cuerpo si su cabeza no puede actuar usando su cerebro? “Contra Whomever?” ¿Qué consuelo para mí es creer que soy parte de una Iglesia con Cerebro-Muerto?
De RadTrad Thomist

Categorías:ALL POSTS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.