ALL POSTS

EL AGNOSTICISMO DEL CONCILIO VATICANO II


[Es republicación]

Siguiendo con la ampliación de lo dicho en artículos precedentes, traigo este artículo del Dr. Homero Johas, que se adentra en el sustrato modernistas de los documentos y de muchos padres del Concilio Vaticano II, que imprimieron, al concilio a veces casi por la fuerza, un sesgo herético que el autor no duda en declarar agnóstico.

Me remito también a los posts sobre el tema “Concilio Vaticano II”   que pueden obtenerse pulsando la pestaña superior

EL AGNOSTICISMO DEL VATICANO II

Dr. Homero JohasPor Dr. Homero Johas 

INTRODUCCIÓN
1.- La base relativista, contraria a la razón y la Fe universal, puede ser vista en todos los documentos del Vaticano II; especialmen­te en dos: “Dignitatis humanae” y “Lumen gentium”; sobre la “dignidad del hombre” y sobre la “nueva iglesia”, de la humanidad, ecuménica, más universal que la Iglesia Católica, reuniendo todos los hombres, de cualquier religión, junto con los agnósticos y ateos, sin ninguna religión. La Dignitatis humanae“, sobre la Libertad e Igualdad Religiosa, repite la Declaración de los agnósticos y ateos de la Revolución Francesa y la de la ONU, de 1974. Ella se centraliza en un falso concepto de la “dignidad del hombre”, autónomo e independiente, agnóstico o ateo, sin Dios, sin sumisión a las doctrinas y normas de acción del único verdadero Dios, el de la Iglesia Católica, con “derecho de no seguir a Dios”.
 2.- El Agnosticismo rechaza el principio de no contradicción y el de identidad: dos cosas opuestas por contradicción, como verdad y error.  El ser será igual al no ser. Se niega la verdad universal necesaria; todo será individual y libre: el error sería igual a la verdad; el bien será igual al mal; Cristo-Dios será igual a Lucifer; el Dios verdadero será igual a todos los falsos. San Pio X, en la encíclica “Pascendi” alertó sobre esa pseudo-filosofía agnóstica en la base del Modernismo, profesado por el heresiarca Loisy seguido por los promotores de la “nueva iglesia”, disimulados como católicos“.
  3.- En la base de la Declaración conciliar sobre la “dignidad de la persona humana”está escrito: “En nuestro tiempo los hombres se vuelven cada vez mas conscientes de la dignidad de la persona humana”.
 Esto es, en el tiempo presente, las verdades universales, transcendente a los tiempos,cambian con las “conciencias” individuales de las personas, sin diferenciar si son verdaderas o falsas, buenas o malas, sumisas o no a la Verdad eterna, divina, del único Dios verdadero, Jesucristo. La verdad seria individual, libre, evolucionaría con los tiempos. La verdad del pasado seria cosa muerta“, “superada“, no seria perenne como la de la Geometría de Euclides. Todos los hombres, individualmente, están “en busca de la verdad”, búsqueda libre de “coacción exterior” del único Dios verdadero, con “inquisición libre”, individual, uniéndose por consenso de los hombres “entre si”, decidiendo “en común” y no por sumisión a las doctrinas y mandamientos del único Dios verdadero. Cada uno se adhiere a su verdad, no por necesidad lógica, objetiva, común a todos, sino por“asentimiento personal”, por deber moral del obrar no procedente de la verdad universal natural y de las doctrinas y preceptos de Dios, Verbo encarnado, que habitó entre nosotros. La “adhesión” será por la Moral libre, igual a la no adhesión. Seguir a la verdad será igual al “derecho de no satisfacer la obligación de seguir la verdad y de adherirse a ella” (2.9).Esto es, la verdad lógica universal, necesaria, queda dependiente del libre arbitrio individual para “satisfacer” o no la “obligación” moral de obrar, adhiriéndose o no, a tal“obligación” moral. La Ontología y el Dogma pierden la universalidad de la razón y de la Fe y quedan subordinadas a las arbitrariedades de cada uno. El deber moral de buscar la verdad es destruido por el “derecho” de acción para no buscar la verdad. La voluntad es colocada sobre de la razón y de la Fe universal verdadera.
 4.- Las declaraciones del Concilio sobre ese “derecho del hombre” han evolucionado“por la experiencia de los siglos” (9.1); sin la permanencia universal de las doctrinas y mandamientos divinos. La Revelación divina, dice el Concilio “no afirma ese derecho”,sino  muestra “la dignidad del hombre” (9.3). Como si Cristo fuese agnóstico, pregona el libre arbitrio de los hombres, sin doctrinas y leyes universales. Porque el “deber de creer”incluye la libertad humana; la verdad natural y revelada, en la cual él se funda, seria una verdad individual, relativa al arbitrio de cada uno. Cristo seria el Padre del Liberalismo; no seria impuesto el “deber de creer” bajo la pena de eterna condenación para los que no creen; “quien no cree ya está condenado” (Jo III, 18). Y el creer, acto de fe, no es el conocimiento natural de la verdad universal, con los mandamientos de Dios impresos en las mentes de todos los hombres. Donde indicar el “deber de creer” para retirar la verdad lógica universal, significa que todos los hombres son naturalmente irracionales, agnósticos, dotados solo de libre arbitrio y no de razón y de intelecto. Donde se pervierte la doctrina y la autoridad divina de Cristo. Se genera el Fideísmo agnóstico.
  5.- El Concilio agnóstico afirma que “Dios tiene en cuenta la dignidad de la persona humana, criada por Él, la cual debe ser con­ducida por criterio propio y gozar de libertad”(11.2). El agnóstico, sin un solo Dios verdadero, invoca su “dios”, individual y libre, para atribuir a él su “norma de la libertad religiosa” para todos los hombres. Dios tenía decretado la libertad e igualdad religiosa, sin mandamientos, sin verdades impuestas a todos por el “deber de creer”. Tal “deber” estaría subordinado a esa “dignidad del hombre”, y tenía concedido a todos el “criterio propio”, libre, para conocer la verdad y para hacer, sin mandamientos imperativos, sin el Derecho Natural y el Sobrenatural. Por cierto eso es impostura de los ateos.
 6.- Se coloca un “fermento evangélico” obrando “en las mentes de los hombres” y“ayudando” a los “hombres” de todas las especies (paganos, ateos, judíos, heréticos) a tener“persuasión” propia, según la cual la “materia religiosa”, natural o de la Revelación es“inmune de coacción” por parte de la autoridad divina y del Vicario de Cristo y de los ministros de Dios, que castiga a los malos que obran contra la verdad natural o revelada. Tal “revelación” viene de las “mentes de los ho­mbres”, evolucionando con el “correr de los tiempos” (12,4), es la señal manifiesta de la impostura agnóstica del Vaticano II. Ella rechaza las verda­des y normas racionales universales verdaderas; coloca la evolución de la verdad con los tiempos; rechaza la autoridad exterior de Cristo-Dios y de “su Iglesia”; de la Sede de Pedro. El Concilio no cita a esta auto­ridad divina, de la Cabeza única de la Iglesia y de la Sede de Pedro. Rechaza l“forma única” de educación (5,3). Es totalmente irracional, anti-intelectual, anti-cristiano. La verdad seria individual y libre; cambiante con los tiempos, con las voluntades y juicios humanos, sin  subordinación universal a la autoridad divina. Se ve cuanta impostura existe sobre ese falso concepto de la “dignidad del hombre”,independiente y autónomo, obedeciendo solo a si mismo y no a la autoridad divina de Cristo, de los Apóstoles, de la Sede de Pedro.
 7. Con tales premisas, instituyendo una “nueva iglesia”, relati­vista, agnóstica, venida de las mentes y voluntades humanas, dice el Concilio que su “iglesia” “es fiel a Cristo y a los Apóstoles” cuando “reconoce y favorece la causa de la libertad religiosa como conforme con la dignidad del hombre y con la revelación de Dios” (12,1). ¡Impostura! La libertad religiosa fue solemnemente condenada por Pio IX (Quanta cura). Tal concepto de la “dignidad del hombre” fue dicho ser “falso”, por San Pio X (Notre charge apostolique). San Pio X condenó el Agnosticismo y la verdad venida de la mente de los hombres (Pascendi). La Revelación de Dios, exterior, de Cristo, no es una re­velación individual, interior, invisible, libre, relativista.
     Se ve claramente al Concilio fundado en el Agnosticismo, en el arbitrio huma­no, sin tener en cuenta para nada que la Lógica racional y absoluta, de los principios metafísicos, requiere el Dogma venido de la autoridad divina, la Revelación exterior de Cristo-Dios. Él rechaza la razón y la fe divina y se encierra en el arbitrio individual de los ateos.
 De Fundación San Vicente Ferrer.

12 replies »

  1. Pautas para entender a Francisco y a la jerarquía progresista. El dios de los progresistas no es un Dios católico por lo que es un dios no católico, es el dios que se manifiesta en todas las religiones bajo la forma de un poliedro, el dios del ecumenismo. Como consecuencia, llevar adelante la evangelización de los creyentes de otras religiones y ateos es visto como un acto de proselitismo sin sentido. El dios no católico es un dios no religioso pues si bien se manifiesta en todas las religiones acepta a los ateos, es un dios de los ateos que no busca su reconocimiento. Para ir al cielo del dios no católico lo único que hay que hacer es algunas obras buenas según la conciencia subjetiva del individuo y la moral relativa de la sociedad. El dios ecuménico es un dios de todos los pueblos y, por lo tanto, es un dios del pueblo, es un dios democrático y como la mayoría en el pueblo es más pobre que la minoría es un dios de los pobres, de la teología de la liberación y de la izquierda progresista. Al ser un dios de los pobres es un dios que se preocupa en forma exclusiva por la miseria y, por lo tanto, es sobre todas las cosas un dios misericordioso que lo perdona todo especialmente los pecados mortales sin necesidad de confesión ni espíritu de enmienda y acepta el adulterio como aquello que una persona le puede dar por el momento y no se mete en la vida privada de nadie, no es un dios de la familia católica sino de la familia no católica. La jerarquía progresista habla de Cristo a los simples católicos de a pié en los templos pero al mundo debe hablarle de una manera apta para el dios de todos los hombres, por el cual, todos son hijos de dios, por lo que si menciona la religión ante el mundo debe mencionar todas las religiones y sino se dedicará al cambio climático, inmigración, política, futbol, corrupción, etc. Las directivas y mandamientos del dios no religioso no hay que buscarlos en las palabras reveladas ni en la tradición como es un dios que se manifiesta de distintas maneras según las épocas y circunstancias, entonces, sus mandamientos y enseñanzas hay que buscarlos en el mundo actual, en sus necesidades y sus reclamos, es un dios que se manifiesta actualmente de manera diferente a como lo hizo en el pasado a través del espíritu de las sorpresas que es el espíritu del dios no católico manifestándose a los católicos. Por otra parte, al catolicismo hay que irlo adaptando lentamente con cambios a partir de los encuentros de Asís y conforme con el vago y ambiguo concilio pastoral y con la cambiante e imprecisa teología pastoral que no da certezas de nada por lo cual tener certezas está mal y es ser fundamentalista, rigorista y fariseo. Hay que hacer cambios en la religión para que se pase de creer en un Dios católico a aceptar las pautas del dios de todas las religiones y a realizar un culto con fe al dios no católico. Este es el dios masón, el dios del mundo: Satanás mismo, la suma de todas las herejías y eso se nos enseña por obra, palabra, pensamiento y omisión.

    Me gusta

  2. Otras pautas para entender a Francisco y la jerarquía. Ya escribimos un comentario similar sobre el dios no católico o dios del ecumenismo, resta tratar la sumisión de la Iglesia al Mundo y a la teología pastoral por medio de un concilio pastoral y del postconcilio pastoral reemplazando a la teología dogmática, a la teología moral y a la teología ascética y mística, o sea, a la escolástica y a la verdadera teología. Hay que señalar que la teología pastoral es de confección reciente existen muchas definiciones e interpretaciones ambiguas y equívocas sobre la misma, a veces, en su derrotero se manifestó bajo la forma de la teología de la liberación con la que se emparenta, la teología pastoral no cuenta con vocabulario preciso ni con una filosofía perenne ni con afirmaciones científicas ciertas y, por ello, los que se apoyan en ella rechazando la guía segura de la teología dogmática y la teología moral caen infinidad de veces en errores en su postura vital y religiosa y en las medidas prácticas que aconsejan o llevan a cabo. Los que ponen en el centro de la religión a la teología pastoral exigen a los demás que vean el mundo con las gafas que los progresistas se han puesto, a saber, como un conjunto de grises, como una religión repleta de incertidumbre, inseguridades, caídas y dudas y aquellos que buscan la guía segura de la escolástica son calificados de dogmáticos, rígidos, fariseos, fundamentalistas, etc. En el Concilio pastoral (Concilio Vaticano II) se cambia la postura de la Iglesia frente al Mundo, la Iglesia quiere ser amiga del Mundo, amiga de las religiones del Mundo lo que da lugar al surgimiento del dios de todas las religiones y por ser pastoral el concilio y la Iglesia postconciliar se vuelven autorreferenciales y buscan sus normas, enseñanzas y fe desde la misma Iglesia en las enseñanzas y deseos del Mundo y no a la manera de los filósofos clásicos sino de los modernos, se busca la guía para la acción en lo opinable, en el discernimiento que no llega a ser prudencial por la negación de la ley de Dios, de los dogmas y de los principios morales. La teología pastoral es relativamente reciente y su base científica es dudosa al no recibir de la teología dogmática y de la teología moral su normativa, se ordena al Mundo y no está ordenada, en primer lugar, a Dios, hay un olvido de Dios para centrarse en la Iglesia y el Mundo, así, la Iglesia olvidándose de Dios y buscando su guía en el Mundo y se vuelve contra Dios, esto se ve claro en el cambio de la postura del sacerdote en la Misa de Pablo VI que es todo un símbolo. El Mundo empieza a dictar las normas a la Iglesia y Ella a aceptarlas con el apoyo y la presión de los poderosos de este Mundo, se adultera la religión, se abandona la evangelización llamándola proselitismo y con ello se abandona la misión de la Iglesia y se introducen errores o herejías. Así, se unen las tres ranas del Apokalypsis: los progresistas que forman la iglesia del Mundo, por otra parte, el dios del Mundo y, por último, los poderosos de este Mundo y los tres se unen por lo más bajo: por el Mundo y su pecado.

    Me gusta

  3. (el falsario)…. con el libro de las 95 tesis de Lutero, 13-Otc-2016

    La fiesta de la condenación:… (el falsario) celebra a Lutero

    Por César Félix Sánchez Martínez

    En ese libro fascinante –y de lectura más que obligada en estos tiempos terribles-, titulado Fátima, Roma, Moscú del padre Gérard Mura (edición en español de 2005), se revela, entre otras cosas, el misterioso simbolismo de una fecha: 13 de octubre, última aparición y milagro del sol en Fátima. Basándose en estudios historiográficos recientes, el padre Mura señaló como fecha del martirio de San Pedro el 13 de octubre del año 67. Curiosamente, sería el mismo día casi 1900 años después, en que ocurriría, en palabras de Romano Amerio, la «ruptura de la legalidad conciliar», cuando, el 13 de octubre de 1962, el cardenal Liénart, de Lille, «capturaría» el micrófono en la asamblea conciliar, y, encabezando un golpe de fuerza de la minoría progresista, impondría el descarte de los esquemas del Sínodo Romano previo, elaborados bajo la vigilancia del cardenal Ottaviani, y daría propiamente origen al Concilio Vaticano II, al volver a comenzar los trabajos de elaboración de los documentos, pero esta vez con peritos progresistas y con un manejo hábil del «consenso» manufacturado. Se había iniciado de esa forma el desmantelamiento modernista de la Iglesia.

    http://statveritasblog.blogspot.com.ar/2016/10/la-fiesta-de-la-condenacion-francisco.htm

    Me gusta

  4. El concilio masónico cabalistico de la sinagoga de satana, vaticano II , cuyo dios invocado, por todo mason, es el ángel del abismo, que explicó el Señor: el destructor, es claramente la bestia de la tierra de Apocalipsis de san Juan XIII.El Padre Luigi Villa, que conocía el plan secreto, de la sinagoga satanica y deicida, dice que la Iglesia siempre supo de su llegada cuando a ese pseudoprofeta, le pusieran el nombre de: Pablo, el elegido de los O.T.O. cardenal J.B. Montini, (el Rampolla que no pudo ser, por la gracia de Dios, y tuvimos a S.S.san Pío X) y es entendible porque los fariseos, que existen como gobierno secreto, o invisible, y no de cien, ni de mil, sino de tres mil años del plan, nunca perdonan la traición de alguno de su supuesta raza. san Pablo era de la tribu de Benjamín, fariseo, con dos nacionalidades, convertido al Señor y fue quien impidió el triunfo del judaísmo mosaico y de la sinagoga. Nunca lo perdonaron. Su odio se lee en sus libros, su mundo es un mundo de resentimientos, ocultismo, iniciaciones impias, sacrificios a demonios, mentiras, mitos, fabulas, hechicerías, y magia, su guerra es contra el Cordero,contra su dininidad, y contra la Iglesia, y sus llamados y elegidos y fieles..Creen que colocando impostores, o inventando cultos mundiales, más el resto con su tercer templo de los iluminati que es lo mismo que cabala judia, eso es abominacion y es el pecado contra el Espíritu sancto, culto astrológico y sexual a satana, que no tiene perdón, nunca, y suponen que asi, imponiendo cultos del averno, y hecho por demonios, como la religión mundial, destruirán la Iglesia, y eso es imposible. Gracias Dr. Homero Johas

    Me gusta

  5. Así es, dejaron de ser iglesia docente y ahora los domina el “dogma” evolucionista de la duda sistemática. Lo que ud comenta me recordó esta situación vivida por monseñor Lefebvre:

    Es por eso que el Cardenal Ratzinger dijo : -El Vaticano II es la Iglesia de hoy en día… pues bien, entonces ya no es la Iglesia de hoy en día porque el Concilio Vaticano ya pasó… bueno si, es absurdo, pero así es. Para ellos es una evolución continua. Entonces no se puede discutir con ellos. Cuando lo he puesto contra la pared planteándole lo de la libertad religiosa y Quanta Cura, el me dijo: -Pero Monseñor, ya no estamos en los tiempos de Quanta Cura/ … entonces yo le dije: Mañana ya no estaremos en el tiempo de lo que usted dice/ … Es absurdo. Se llega al absurdo… ¿Cómo podemos discutir con gente como esa?”
    http://nonpossumus-vcr.blogspot.com.ar/2012/11/monsenor-lefebvre-y-el-cardenal.html

    « Los invito vivamente si pueden leer y traducir el artículo del último número de Si, si; No, no que acaba de aparecer: ¿A dónde conduce Juan Pablo II su fidelidad al Concilio? Y les aseguro que es un artículo bien hecho, bien argumentado que demuestra claramente, como cita las palabras del Cardenal Ratzinger: El Concilio o la devastación de la Iglesia –Syllabus contra el contra-Syllabus, porque el cardenal Ratzinger dijo: -Si, en efecto, el Concilio Vaticano II ha sido un contra-Syllabus-… ¡Lo dijo explícitamente, no se esconde! Es el 89. El lo dijo, un contra-Syllabus en la medida que representa una tentativa para reconciliar oficialmente la Iglesia con el mundo, el mundo que evolucionó desde 1789… ¡si esto no es claro, yo no sé que les falta! (…)

    Me gusta

  6. Cristo dice “Vuelvo pronto”
    Comencemos la evangelización abandonada por muchos.
    El pecado original tiene una relación con el deicidio cometido con Jesucristo. La rebelión de los primeros hombres fue una aceptación del enfrentamiento con Dios hasta darle muerte a Dios, una desobediencia implica un enfrentamiento y si sólo hay un Dios se entiende que querer ser como dioses por medio de la desobediencia es aceptar la posibilidad de enfrentarse a Dios y darle muerte.
    De allí, que el pecado original y todos los pecados cometidos antes de Jesucristo preparan la muerte de Dios y todos los cometidos después preparan la destrucción y persecución final de la Iglesia terrenal en el Apocalipsis y también el intento de dar muerte a Dios tentando la división entre el Hijo y el Padre en el interior de la Iglesia enfrentando Iglesia con la ContraIglesia y intentando sustituir la primera por la segunda.
    Así como la luz brilla en las tinieblas pero las tinieblas no la recibieron, así el hombre del pecado había preparado con sus pecados durante miles de años la muerte de Jesucristo al punto que Platón tres siglos antes afirmó que la suerte del Justo en la tierra sería ser crucificado.
    Por otra parte, la decisión de que Cristo se haga hombre ya había sido tomada en el momento de la Creación cosa que sabían tanto el demonio como los primeros hombres, Adán y Eva, según señaló Santo Tomás de Aquino.
    A Jesús no le quedó otra alternativa que reclamar su lugar sobre la Creación y convertir su deicidio en sacrificio para la Iglesia y dar su vida para la salvación de muchos y la dio voluntariamente pues pudiendo huir de lo que estaba preparado aceptó cargar con los pecados de los hombres que prepararon ese final y ofrecerse como víctima de reconciliación con Dios para su Iglesia.
    Hasta es posible aceptar como posibilidad que dada la ciencia extraordinaria que tenían Adan y Eva en el paraíso puedan haber pensado en el pecado de rebelión en comunidad o en masa haciendo partícipes del mismo a su descendencia en la espera del futuro asesinato de Jesucristo convirtiendo su pecado en pecado original como enseña la parábola del Evangelio matar primero de los enviados del Padre, y, por último, al Hijo para quedarse los obreros con la finca.
    Los dicípulos no son superiores al Maestro, si Jesucristo no debía pues no convenía establecer un Reino de Dios que abarcara a todos los hombres pues su misión era preparar el trigo para que en el tiempo oportuno fuera almacenado y separado de la cizaña, la Iglesia necesariamente no debía ser capaz de lograrlo y así como Jesucristo debía morir por los pecados de los hombres porque todos los pecados cometidos con anterioridad preparaban su muerte, así, la Iglesia cuya cabeza es Cristo tendrá un final preparado por todos los pecados de los hombres después de Jesucristo y así la Iglesia completa en su Cuerpo lo que falta del sacrificio de Cristo en la Cruz y, todo ello, tiene su consecuencia en el Apocalipsis que no será un final glorioso en el sentido mundano y terrenal sino un final que imitará en parte la muerte de Cristo en la Cruz, no son los discípulos más que el Maestro y ya les advertía el Maestro las persecuciones que vendrían después y sobre el Apocalipsis, todo ello, lo intuyó Robert Hugh Benson con claridad.
    Hay que señalar que las dos ciudades de San Agustín, la ciudad de Dios y la ciudad de Satanás, implican dos religiones, o sea, que en realidad hay dos religiones, una la divina y la otra la de los hombres que es, en última instancia, de Satanás.
    La religión de Satanás implica que si Dios tiene una naturaleza divina y tres Personas divinas se pueden destruir las Personas divinas para ocupar su lugar en la naturaleza divina, la forma de destrucción es tentando al Hijo anonadado a desobedecer al Padre y matar el amor entre Ellos o Espíritu Santo por medio de la división de lo que está unido, ello lo intentaron Satanás y los hombres en la primera venida pero también lo intentaron, luego, con su Iglesia hasta los tiempos apocalípticos, o sea, volverán a tentar a Cristo presente en la Eucaristía por medio de la Iglesia y tentarán al Hijo a que permanezca en el sacrificio de la Eucaristía para ser entregado a los pecadores que no se han arrepentido y a aquellos que no comparten la religión católica modificando los sacramentos y los mandamientos y el culto.
    La religión de Satanás es que las creaturas no son creadas de la nada que está fuera de Dios sino emanadas de Dios, es decir, que sus almas son divinas y que la nada se encuentra en Dios y de esa nada que se encuentra en Dios y de la naturaleza divina emanan los ángeles, los hombres, los demonios y todas las cosas.
    También, está en el satanismo que antes de Dios fue el Absoluto y antes fue la nada, es decir, que hacer el mal que es privación de bien y privación de ser implica volver a esa nada previa a Dios y ser superiores a Dios, por lo que el demonio y los satanistas están convencidos de que les espera la victoria final contra la Iglesia por adulteración de la religión y el triunfo que están buscando es que la Iglesia o buena Mujer ante dolores de parto voluntariamente proceda a entregar lo que está en el seno, que es Cristo, al Dragón o al Mundo, o sea, a los hombres en pecado mortal y al demonio.
    Todas las religiones que consideran que el hombre es Dios o hijo de Dios y no hijo adoptivo del Padre por el bautismo de su Iglesia por Jesucristo, todas las religiones panteístas, todas las herejías que enseñan que el hombre puede por sus medios llegar a ser Dios parten de no reconocer la condición de creatura del ser humano y no reconocer la condición única de Dios, hay en este panteísmo o pretención divina por el hombre una rebelión que lo pone dentro de la religión de Satanás, por ello, no puede haber ecumenismo entre religiones mundanas y la única religión divina sino como una forma de adulterar esta última y destruirla y buscar tentar al Hijo a elegir entre la Iglesia y la Creación y el Padre.
    La religión de Satanás usa de las ambiciones de los hombres y se sirve de sociedades secretas para su dominio terrenal porque Satanás es el señor de este mundo según lo reconoció Jesucristo.
    Toda la masonería, toda la filosofía moderna, tiene como base esta religión satánica en mayor o menor grado que habla de una primera Nada, un Absoluto y un Dios y tres emanaciones primeras y, luego, diez emanaciones en total que llegan hasta los demonios.
    Como Dios no responde a la voluntad de los hombres sino a su propia voluntad, los hombres han buscado en el demonio la ayuda para hacer su voluntad y no la de Dios. Para ello han llegado a sacrificios humanos en sus ritos y procedieron a desarrollar filosofías, ideologías y falsas ciencias que niegan a Dios de alguna manera y niegan la condición de creatura de Dios del hombre para pretender provocar por arte de conocimiento, del gnosticismo, de la política, o sea, por magia la muerte de Dios y preparar la lucha final contra la Santísima Trinidad.
    Todas las sociedades secretas no católicas piden en sus círculos superiores auxilio al demonio porque su voluntad es humana y así también demoníaca mientras que los santos piden auxilio a Dios porque quieren que se realice la voluntad de Dios, su religión es divina y aman a Dios hasta el desprecio de sí mismos así como la religión de Satán fomenta el amor del hombre a sí mismo hasta el desprecio de Dios.
    Hay una unión muy lejana en el tiempo entre el satanismo y las religiones humanas que nace con el pecado del Satanás y sigue con el pecado de los primeros hombres que quisieron ser como dioses continúa con Caín y se lo encuentra presente en todas las falsas religiones, ideologías, falsas ciencias y filosofías humanas que son contrarias a la Iglesia.
    Algunas de las afirmaciones que realizo o realicé sobre cosas futuras, especialmente, sobre el Apocalipsis son opinables, por ejemplo, la afirmación de que Cristo no estará presente en la Eucaristía se basa en una interpretación personal de ciertos pasajes, por ejemplo, la buena mujer que va a dar a luz y su varón será entregado al Dragón que sube el cielo y esa buena mujer huye durante tres años y medio al desierto para ser alimentada por el maná de Dios, con la afirmación de que el templo será destruido, de que se sentará en el templo el Anticristo haciéndose llamar Dios, el que los elegidos no podrían salvarse si no se acortaran esos tiempos siendo que con los sacramentos los elegidos siempre podrían salvarse, la promesa a la Iglesia de Laodisea de que si no cambia sería vomitada de la boca de Dios si no se arrepiente, la afirmación de Cristo de tal vez no hallará fe a su regreso, el que después de la Iglesia de Laodisea en el Apocalipsis de San Juan no se hable más de Iglesias sino de mujeres, la buena y la mala mujer. En contra de lo anterior está la afirmación que sólo se salvará el Tabernáculo que algunos señalan como un número reducido de fieles pero que también puede ser entendido como la Eucaristía, la afirmación de que las puertas del infierno no prevalecerán sobre la Iglesia pero afirman los Evangelios que sobre Pedro sobre esa piedra se construye la Iglesia lo cual no significa que no existan no Pedros que se han puesto en la historia de la Iglesia en el lugar de Pedro, estoy hablando de antipapas por lo que si un antipapa se ubica en la sede de Pedro y la Iglesia no lo saca de ese lugar lo lógico es pensar que las puertas del infierno pueden prevalecer momentáneamente contra la Iglesia terrenal a lo que debo sumar una señal para mí que he entendido como que Cristo permanece todavía en la Eucaristía pero debemos preguntarnos ¿Podemos hacer de la Iglesia de Cristo la Iglesia de los hombres y del Mundo y pensar que Cristo permanecerá en Ella? ¿Podemos considerar que se pueden cambiar los sacramentos y mandamientos y que Cristo permanecerá en esa Iglesia? ¿Y si fuera imposible que los sacramentos y los mandamientos fueran modificados por qué la Iglesia tuvo que luchar contra las herejías durante toda su historia? ¿Es posible a la tentación no oponerse y aún así vencer la tentación? Porque Cristo fue tentado varias veces pero opuso resistencia pero la Iglesia actual piensa vencer repitiendo la frase “las puertas del infierno no prevalecerán” así como los judíos repetían la frase “maldito el que pende del madero” para rechazar a Cristo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s