ALL POSTS

EL ARGUMENTO DE LOS MALOS PAPAS CONTRA EL SEDEVACANTISMO


EL ARGUMENTO DE LOS MALOS PAPAS

Papal Tiara and Mitre

Pero, ¿no hemos tenido siempre “malos papas”?

Una objeción muy común que se escucha, al hablar del Sedevacantismo con aquellas almas desafortunadas que todavía creen que Jorge Bergoglio es el Papa de la Iglesia Católica, argumenta: “¡Pero siempre ha habido malos Papas!”. O no conocen, o son incapaces de comprender, la diferencia entre los católicos que llevan vidas inmorales y, por otro lado, los herejes.

Francisco no es un mal católico. Es un No-Católico. Ese es el punto crucial. Por lo tanto, decir que hemos tenido malos Papas en el pasado y que aun así eran Papas válidos, está totalmente fuera de lugar. Un hombre que profesa la Fe Católica de manera completa e íntegra, no importa lo malvado que sea, sigue siendo miembro de la Iglesia Católica. Incluso si odia a Dios. Aunque sea un asesino. Aunque sea un sodomita.

¡Dios no lo quiera, por supuesto! Tal hombre, si no se arrepiente, tendrá una eternidad de sufrimiento en el infierno. Su membresía en la Iglesia no le ha beneficiado nada; Su fe,  completamente muerta porque está sin caridad, no lo salvará en lo más mínimo. Su conocimiento de la Verdadera Fe simplemente aumentará su miseria en el infierno porque habrá pecado con pleno conocimiento de la pecaminosidad de sus obras.

Sí, todo esto es cierto. Pero tal hombre, si fuese elegido al papado, seguiría siendo un Papa válido, porque lo que impide que un hombre sea válidamente elegido para el papado no es una falta de santidad sino la profesión de herejía (entre otras cosas). En otras palabras, lo que le impide ser un Papa válido no es la comisión de pecados contra la moral (de lo contrario nadie podría ser el Papa, ya que todos somos pecadores), no importa cuántos o cuán graves, sino la comisión de pecados contra la Fe.

Esta es la enseñanza católica estándar y no está sujeta a discusión. El Papa Pío XII lo dejó más claro cuando enseñó autoritariamente en su hermosa encíclica sobre la Iglesia:

Pero entre los miembros de la Iglesia sólo se han de contar de hecho aquéllos que recibieron las aguas regeneradoras del Bautismo, y, profesando la verdadera fe, no se han separado, miserablemente, ellos mismos, de la contextura del Cuerpo, ni han sido apartados de él por la legítima autoridad a causa de gravísimas culpas. ….

 

Ni puede pensarse que el Cuerpo de la Iglesia, por el hecho de honrarse con el nombre de Cristo, aun en el tiempo de esta peregrinación terrenal, conste únicamente de miembros eminentes en santidad, o se forme solamente por la agrupación de los que han sido predestinados a la felicidad eterna. Porque la infinita misericordia de nuestro Redentor no niega ahora un lugar en su Cuerpo místico a quienes en otro tiempo no negó la participación en el convite[20]. Puesto que no todos los pecados, aunque graves, separan por su misma naturaleza al hombre del Cuerpo de la Iglesia, como lo hacen el cisma, la herejía o la apostasía. Ni la vida se aleja completamente de aquellos que, aun cuando hayan perdido la caridad y la gracia divina pecando, y, por lo tanto, se hayan hecho incapaces de mérito sobrenatural, retienen, sin embargo, la fe y esperanza cristianas, e iluminados por una luz celestial son movidos por las internas inspiraciones e impulsos del Espíritu Santo a concebir en sí un saludable temor, y excitados por Dios a orar y a arrepentirse de su caída. (Papa Pío XII, Encíclica Mystici Corporis, 10).

 

Noten bien, señoras y señores: Los únicos pecados que por su misma naturaleza separan a un hombre de la Iglesia, el Cuerpo Místico de Cristo, son los pecados del cisma, la herejía y la apostasía. Lo que esto significa es que estos pecados son tales que al comprometerlos se deja de ser católico. Un hereje, después de todo, profesa una religión diferente a la de un católico, por lo que no puede ser miembro de la Iglesia, porque no se puede ser católico y no católico al mismo tiempo. (Lo mismo vale, a fortiori, para un apóstata: el cisma es ligeramente diferente, pero esto no lo consideramos aquí).

Por lo tanto, un cismático, un hereje o un apóstata no podría ser un Papa válido, porque esto significaría que un hombre que no es miembro del Cuerpo Místico puede ser, sin embargo, la cabeza de ese Cuerpo Místico, lo que es una contradicción.

La Enciclopedia Católica, compilada durante el reinado del Papa San Pío X, dice muy claramente: “Por supuesto, la elección de un hereje, cismático o femenino sería nula y sin valor” (sv “Elecciones Papales” ).

Para apreciar la importancia y seriedad de esta diferencia entre los malos católicos y los no católicos, echemos un vistazo a uno de los papas absolutamente católicos más inmorales de la historia: el Papa Juan XII (reinado 955-963). El príncipe Octaviano (su nombre de nacimiento) tenía sólo 16 años de edad cuando era elegido, y él era un reprobo moral completo:

Nada en su vida lo marcaba para este oficio, y todo lo había impedido. Rara vez lo veían en la iglesia. Sus días y sus noches pasaban en compañía de hombres jóvenes y de mujeres de mala reputación, en los placeres de la mesa, de las diversiones y de la caza, o en los placeres sensuales más pecaminosos. Se relata que a veces, en medio de la disoluta fiesta, se había visto que el príncipe bebía a la salud del diablo. Elevado a la oficina papal, Octavian cambió su nombre y tomó el nombre de Juan XII. Fue el primer Papa asumiendo así un nuevo nombre. Pero su nueva dignidad no provocó ningún cambio en su moral, y simplemente añadió la culpa del sacrilegio.

 

La Divina Providencia, velando por la Iglesia, preservó milagrosamente el depósito de la fe, de la que este joven voluptuoso era el guardián. La vida de este Papa fue un escándalo monstruoso, pero su bullarium es impecable. No podemos admirar suficientemente este prodigio. No hay un hereje o un cismático que no se haya esforzado en legitimar su propia conducta dogmáticamente: Focio trató de justificar su orgullo, Lutero sus pasiones sensuales, Calvino su crueldad fría. Ni Sergio III, ni Juan XII, ni Benedicto IX, ni Alejandro VI, pontífices supremos, definidores de la fe, seguros de ser escuchados y obedecidos por toda la Iglesia, proferían desde lo alto de su púlpito apostólico una palabra que pudiera  ser una aprobación de sus excesos.

 

A veces, Juan XII llegó a ser el defensor del orden social amenazado, del derecho canónico ofendido y de la vida religiosa expuesta al peligro. (Rev. Fernand Mourret, Historia de la Iglesia Católica , Vol. 2 [St. Louis, MO: Herder Book Co., 1946], págs.

 

BAM! ¿Lo comprendió?

Sí, ciertamente puede haber habido malos papas. Pero en el ejercicio de su cargo serán tan ortodoxos y católicos como cualquier otro. Cristo prometió lo mismo: “Y yo te digo que tú eres Pedro; Y sobre esta roca edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella “(Mt. XVI, 18).

A diferencia de lo que tantos prominentes “tradicionalistas” han estado lanzando durante décadas, la Iglesia no tiene garantizado tener un Papa en todo momento; Pero cuando tiene uno, se le garantiza tener uno que es católico. Esto es evidente también porque el Papa es el principio de unidad en la Iglesia y la regla de fe próxima; Él es el garante de la ortodoxia y para él todos deben someterse como condición de su salvación (véase Denz., 469). La idea de que un hereje podría ser papa invalidaría todo lo anterior.

A la luz de todo esto, considere estas hermosas citas con respecto a la autoridad y la infalibilidad garantizada del Pontificado Romano:

“La vigilancia y la solicitud pastoral del Romano Pontífice, según los deberes de su oficio, se manifiestan principalmente y sobre todo en mantener y conservar la unidad e integridad de la fe católica, sin la cual es imposible agradar a Dios. Los pontíces romanos  se esfuerzan también para que los fieles de Cristo, sin permanecer inactivos, o llevados por todo viento de doctrina por la maldad de los hombres (Ef 4:14), puedan llegar a la unidad de la fe y El conocimiento del Hijo de Dios para formar al hombre perfecto, para que no se dañen ni se ofendan entre sí en la comunidad y en la sociedad de esta vida presente, sino que unidos en el vínculo de la caridad como miembros de una Un solo cuerpo que tiene a Cristo por cabeza, y bajo la autoridad de su Vicario en la tierra, el Romano Pontífice, sucesor del Bienaventurado Pedro, de quien deriva la unidad de toda la Iglesia, puede aumentar en número para la edificación del cuerpo, Y con la ayuda de la gracia divina, pueden disfrutar de la tranquilidad en esta vida, para disfrutar de la futura bienaventuranza “. (Papa Benedicto XIV, Constitución Apostólica Pastoralis Romani Pontificis, 30 de marzo de 1741, extraído de Enseñanzas Pontificias: La Iglesia, pág 31)

 

“La Santa Sede Apostólica y el Romano Pontífice tienen primacía en el mundo entero. El Romano Pontífice es el Sucesor del Bienaventurado Pedro, Príncipe de los Apóstoles, verdadero Vicario de Cristo, Jefe de toda la Iglesia, Padre y Maestro de todos los cristianos “. (Papa Benedicto XIV, Constitución Apostólica Etsi Pastoralis, 26 de mayo de 1742, extraído de Enseñanzas Pontificias: La Iglesia, pág.

 

“Sólo a los pastores se les dio todo el poder para enseñar, para juzgar, para dirigir; A los fieles se les impuso el deber de seguir su enseñanza, de someterse con docilidad a su juicio, y de dejarse gobernar, corregir y guiar por ellos en el camino de la salvación. Por lo tanto, es una necesidad absoluta para los fieles sencillos someterse en la mente y el corazón a sus propios pastores, y para este último someterse con ellos a la Cabeza y Pastor Supremo. (Papa León XIII, Carta Epistola Tua al Cardenal Guibert, 17 de junio de 1885, extraído de Enseñanzas Papales: La Iglesia, p.

 

“Además, declaramos, proclamamos, definimos que es absolutamente necesario para la salvación que toda criatura humana esté sujeta al Romano Pontífice”.(Papa Bonifacio VIII, Bula Unam Sanctam, 18 de noviembre de 1302)

 

“La unión con la Sede Romana de Pedro es … siempre el criterio público de un católico …. “No debes ser considerado como poseedor de la verdadera fe católica si no enseñas que la fe de Roma se debe guardar  “.(Papa León XIII, Encíclica Satis Cognitum).

 

“… el instrumento fuerte y eficaz de salvación no es otro que el pontificado romano”.(Papa León XIII, Alocución del 20 de febrero de 1903, extraído de Enseñanzas Pontificias: La Iglesia, p.335 )

 

¿Qué? ¿No has escuchado estas cosas últimamente de tu periódico, blog o clérigo favorito de la Resistencia?. Trata de aplicar las citas anteriores a la Secta Vaticano II y a sus “Papas”, y pronto te darás cuenta de que no es posible que Francisco, incluso en sus actos oficiales, sea un  “el instrumento fuerte y eficaz de la salvación”.¡Por favor!. Pero si  hay algo en lo que sea fuerte y eficaz, es en ser un instrumento de condenación.

Echemos un vistazo también a la enseñanza dogmática del Concilio Vaticano I sobre la conexión entre el Papado y la Fe Verdadera, una conexión que no es meramente incidental sino esencial y necesaria:

En cumplir este cargo pastoral, nuestros antecesores pusieron empeño incansable, a fin de que la saludable doctrina de Cristo se propagara por todos los pueblos de la tierra, y con igual cuidado vigilaron que allí donde hubiera sido recibida, se conservara sincera y pura. Por lo cual, los obispos de todo el orbe, ora individualmente, ora congregados en Concilios, siguiendo la larga costumbre de las Iglesias y la forma de la antigua regla dieron cuenta particularmente a esta Sede Apostólica de aquellos peligros que surgían en cuestiones de fe, a fin de que allí señaladamente se resarcieran los daños de la fe, donde la fe no puede sufrir mengua. Los Romanos Pontífices, por su parte, según lo persuadía la condición de los tiempos y de las circunstancias, ora por la convocación de Concilios universales o explorando el sentir de la Iglesia dispersa por el orbe, ora por sínodos particulares, ora empleando otros medios que la divina Providencia depara, definieron que habían de mantenerse aquellas cosas que, con la ayuda de Dios, habían reconocido ser conformes a las Sagradas Escrituras y a las tradiciones Apostólicas; pues no fue prometido a los sucesores de Pedro el Espíritu Santo para que por revelación suya manifestaran una nueva doctrina, sino para que, con su asistencia, santamente custodiaran y fielmente expusieran la revelación trasmitida por los Apóstoles, es decir el depósito de la fe. Y, ciertamente, la apostólica doctrina de ellos, todos los venerables Padres la han abrazado y los Santos Doctores ortodoxos venerado y seguido, sabiendo plenísimamente que esta Sede de San Pedro permanece siempre intacta de todo error, según la promesa de nuestro divino Salvador hecha al príncipe de sus discípulos: Yo he rogado por ti, a fin de que no desfallezca tu fe y tu, una vez convertido, confirma a tus hermanos [Lc. 22, 32]. (Concilio Vaticano, Constitución Dogmática Pastor Aeternus, n ° 4, Denz. 1836 , subrayado añadido.)

 

Es hora de cambiar el canal, amigos. Es hora de dejar de absorver la propaganda semi-tradicionalista producida por The Remnant y sus asociados. Es hora de dejar de apoyar al “Padre” Zuhlsdorf. [Todos ellos tienen sus equivalentes en blogs y articulistas de habla hispana]. Es hora de dejar de leer a los apologistas asalariados de la Secta Modernista Vaticana II. Es hora de apagar a Michael Voris.

En su lugar, sintonice con alguna información verdaderamente católica. La Cuaresma es un momento perfecto para eso. “Y ningún hombre pondrá vino nuevo en vasijas viejas: de otra manera el vino nuevo romperá los odres viejos  y se derramará  y los odres  se perderán” (Lc 5, 37).

Como católicos, siempre podemos soportar, a un Papa perverso pero católico como Juan XII, pero no a uno “agradable” pero hereje como Francisco. El Papa Pío IX nos recuerda esto una vez más:

Ahora sabéis bien que los enemigos más mortíferos de la religión católica siempre han librado una guerra feroz, pero sin éxito, contra esta sede [de San Pedro]; No ignoran el hecho de que la religión misma nunca puede caer y desfallecer mientras esta Sede permanezca intacta, la Sede que descansa sobre la roca que las arrogantes puertas del infierno, no pueden derribar y en la que hay la total y perfecta solidez de la Religión cristiana.(Papa Pío IX, Encíclica Inter Multiplices)

 

Pero la supuesta “Cátedra de San Pedro” en la secta del Vaticano II se está tambaleando y cayendo.; Por lo tanto, no puede ser la verdadera y auténtica Cátedra de San Pedro.

¿Dónde está entonces el verdadero Papa? No lo sabemos. Por lo que vemos, no tenemos un Papa. La sede de Pedro ha estado vacante o impedida desde 1958. En definitiva, no está válidamente ocupada por los impostores de la Iglesia Vaticana II (Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I, Juan Pablo II, Benedicto XVI, Francisco).

Pero tenga en cuenta lo siguiente: Aunque la Iglesia no siempre tenga un Papa, ella siempre tendrá la Verdadera Fe. Y por esta sola razón sabemos que la Santa Sede del Vaticano II no puede ser la Iglesia Católica de nuestro Señor Jesucristo.

Fuente: Novus Ordo Watch

10 replies »

  1. Concuerdo. Pero para que Francisco no sea Papa, el cónclave tiene que haber sido ilegítimo. Mientras ésto no se pruebe, los católicos debemos aceptarlo como Papa, lo que no significa aceptar sus propuestas si son contrarias a la Doctrina. El deberá dar cuentas de sus actos, en definitiva, pero no podemos exonerarlo sin pruebas. Recuerden, en todo caso, que ninguna ortodoxia de la que podamos hacer gala está por encima de las Palabras y el mandato de Cristo.

    Me gusta

    • El cónclave fue ilegítimo y anticanónico por las herejías antecedentes probadas del “cardenal” bergoglio y cae bajo la censura de la Bula Bula Cum Ex Apostolatus Officio”o y vigencia actual Además los cardenales electores eran asímismo herejes po4 lo que, en cuanto no católicos, eran electores inválidos (Concilio Vaticano II).
      En la contra- Iglesia no hay jurisdición, ni papas, ni obispos ni cardenales, ni poder de Orden……ni Misa válida, ni Sacramentos, NI DOCTRINA VERDADERA.
      Ud se equivoca pensando que podemos rechazar la doctrina que enseña un papa válido o resistir a sus mandatos. Eso es contrario a la doctrina multisecular de la Iglesia.”
      Ud. se pone por encima de las palabras y el mandato de Cristo .: confirma a tus hermanos” y “he rogado pie ti para que tu Fe no falle”
      En definitiva Ud no parece católico.

      Me gusta

  2. Sr. Moimunan: es una pena que en todos sus planteamientos interfieran siempre su planteamiento de que un papa no puede caer en la herejía cuando es evidentemente falso y como demuestra la historia. Pero es que concretamente usted mismo ha citado la Bula Cum Ex Apostolatus Officio, en la que se considera las consecuencias sobre la deposición de sus cargos eclesiales de “todos y cada uno de los Obispos, Arzobispos, Patriarcas, Primados, O DE CUALQUIER OTRA DIGNIDAD ECLESIÁSTICA SUPERIOR”, y esa dignidad superior evidentemente es la del Papa, luego…

    Pero además hay otro problema: Tiene usted usted razón al decir que la elección de Bergoglio es invalida de pleno derecho, tanto porque al ser el un apostata no forma parte de la iglesia, y porque el colegio cardenalicio de los electores no era tal, sino un grupo de herejes sin ninguna jurisdicción… Es más, ese razonamientos es válido para todos los antipapas del Vaticano II … Salvo el primero: los electores de Roncalli eran tales, y este no había formulado nunca expresamente herejía formal… Y por tanto su elección es válida…¿o no? Y si eso es así, el razonamiento sería extensible a Montini… Y como según usted un papa no puede caer en herejía… llegaríamos a la chusquísima conclusión de que el Vaticano II sería válido.

    Me gusta

    • Sus razones son falsas. La historia no demuestra lo que Ud dice. Un papa no puede caer en la herejía ni en el error contra la Fe. Si lo hiciera demostraría que no es un verdadero papa. Ud. se afilia a las doctrinas heréticas tan en boga hoy día. Su pensamiento contradice a la letra la Pastor Aeternus.Así pues su opinión es por lo menos próxima a la herejía. De veras lo siento.
      San Alfonso destruye la opinión impía de los que dicen que puede haber papas herejes
      Puede ver el post completo de la fiesta de San Alfonso el día 2 de agosto o sea mañana que subiré hoy día 1

      Por otra parte en el texto de la foto superior puede observarse cómo San Alfonso usa el término “Ex cathedra” como opuesto a lo dicho por el papa como “persona privada” es decir a “toda la enseñanza del papa, en cuanto papa, a la Iglesia Universal”, es decir a todo el magisterio del papa ordinario y extraordinario. Es un error muy extendido referir el tėrmino “Ex Cathedra” al magisterio solemne o extraordinario, asi como exigir que se digan explícitamente las condiciones que refiere el canon de la infalibilidad. Hablando el papa en cuanto papa a la Iglesia es evidente que las cumple, sin necesidad de que repita esas condiciones. Como cualquier autoridad el papa no está obligado a decir “Yo el Papa, usando mi suprema autoridad etc…” Ya se sabe que es el papa quien habla y el poder que tiene.

      Me gusta

  3. 1) Dice usted que mis razones son falsas, sin embargo y a vuela pluma le he dado tres razones:

    PRIMERA: Históricamente han existido papas herejes.

    SEGUNDA: la Bula Cum Ex Apostolatus Officio, en la que se considera las consecuencias sobre la deposición de sus cargos eclesiales de “todos y cada uno de los Obispos, Arzobispos, Patriarcas, Primados, O DE CUALQUIER OTRA DIGNIDAD ECLESIÁSTICA SUPERIOR”, y esa dignidad superior evidentemente es la del Papa.

    TERCERA: El problema de que la elección de Roncalli fue perfectamente legal y valida y de que el consecuencia es un buen ejemplo de Papa que cayera en la herejía

    Pues bien, de los tres argumentos solo contesta uno ya que según usted históricamente no han existido papas herejes. Y me consta que usted ha escrito muchas cosas para defender que Honorio no era hereje, cuando es simplemente imposible negar la herejía de Honorio cuando tres concilios y numerosos papas lo afirman.

    En fin, que es raro que de tres argumentos medio conteste solo uno.

    2) Dice usted en cambio:

    “Ud. se afilia a las doctrinas heréticas tan en boga hoy día. Su pensamiento contradice a la letra la Pastor Aeternus.”

    Evidentemente usted está afirmando un completo error. Y no es solo por que el PAe no afirme que un papa no puede caer en la herejía. Es que incluso PAe afirma lo contrario: Que un Papa solo es infalible “cuando habla ex cathedra”… Es decir que lo que PAe dice lo contrario de lo que usted afirma: PAe afirma que SOLO en el caso de Magisterio extraordinario el Papa es infalible y usted lo tuerce y dice que es infalible siempre.

    3) Y sin hacer una cita siquiera de PAe pasa como gran argumento a lo supuestamente cree san Alfonso María Ligorio… Y ya solo le falta decir que lo que dice San A. Mª es Magisterio… En fin, usted sabe perfectamente que la opinión de un teólogo cuando es una mera opinión no tiento valor demostrativo alguno. Por lo demás, no es tampoco cuestión citar a los autores que defienden que el Papa si puede caer en la herejía, entre otras cosas porque en tiempos de San Alfonso María no se había aun publicado un documento como el PAe que determina que el papa solo es infalible en el caso del magisterio extraordinario, resolviendo toda discusión al respecto.

    Pero lo sospechoso, lo altamente sospechoso, es tenga que acudir como principal argumento a la opinión de un teólogo para sostener su dudosa opinión. Si acaba de citar PAe, ¿por qué no nos cita ese documento que si pertenece al Magisterio Infalible?

    4) En fin, el problema es que esa opinión extraña de que un papa no puede caer en la herejía la lleve usted a la categoría de dogma de fe, al punto de llamarnos herejes sin ningún problema a los que no compartimos su opinión, y eso es cuando menos escandaloso. Escandaloso y cismático, puesto que se arroga una autoridad magisterial absurda (cuando no contraria al verdadero magisterio).

    Me gusta

    • . Ud. dice que ha dado tres argumentos y en realidad no ha dado ninguno porque no PRUEBA ninguna de los tres. Debería ya comprender la diferencia que existe entre un wishful thinking y un argumento razonado y probado. El Segundo punto no sé a quė se refiere. Solamente prueba que si un “papa” ha caído en la herejía, es señal evidente quenunca lo fue. O que ha caído en la herejía como doctor privado u hombre particular. En este caso ha sido depuesto ipso facto. De ninguna manera prueba que un papa legītimo puede caer en la herejía en su ENSEÑANZA.
      Un papa legítimo no puede caer en la herejía en su ENSEÑANZA. Ésta es la doctrina de los Padres, como lo dice Belarmino. Y es la doctrina del Magisterio del CVI.
      Lo único sospechoso es lo que dice Ud. apartándise de la doctrina de los doctores y teólogos.
      Es ridículo que Ud. mantenga que la verdad dogmática es una opinión extraña. Eso demuestra su ignorancia de toda la Tradición, del magisterio, de los Padres, de los doctores y de la Pastor Aeternus. Lėale por favor.
      Es falso lo que Ud. dice, junto con muchos herejes, que un papa sólo no puede caer en la herejía en su magisterio extraordinario. Eso se lo inventa Ud. El canon de la infalibilidad no dice eso. Ud. no prueba lo que dice. Es una pura invención modernista.
      Sinceramente creo que aquí el único cismático es Ud que además habla con una prepotencia insufrible. Sus acusaciones son falsas y Ud. lo sabe perfectamente.

      “Así el Espíritu Santo fue prometido a los sucesores de Pedro, no de manera que ellos pudieran, por revelación suya, dar a conocer alguna nueva doctrina, sino que, por asistencia suya, ellos pudieran guardar santamente y exponer fielmente la revelación transmitida por los Apóstoles, es decir, el depósito de la fe. Ciertamente su apostólica doctrina fue abrazada por todos los venerables padres y reverenciada y seguida por los santos y ortodoxos doctores, ya que ellos sabían muy bien que esta Sede de San Pedro siempre permanece libre de error alguno, según la divina promesa de nuestro Señor y Salvador al príncipe de sus discípulos: «Yo he rogado por ti para que tu fe no falle; y cuando hayas regresado fortalece a tus hermanos.

      Este carisma de una verdadera y nunca DEFICIENTE FE fue por lo tanto divinamente conferida a Pedro y sus sucesores en esta cátedra, de manera que puedan desplegar su elevado oficio para la salvación de todos, y de manera que todo el rebaño de Cristo pueda ser alejado por ellos del venenoso alimento del error y pueda ser alimentado con el sustento de la doctrina celestial. Así, quitada la tendencia al cisma, toda la Iglesia es preservada en unidad y, descansando en su fundamento, se mantiene firme contra las puertas del infierno” (Pastor Aeternus)
      Otra cosa: San Roberto y San Alfonso no son simples teólogos sino DOCTORES DE LA IGLESIA. Sus doctrinas fueron sancionadas por el VATICANO I, Y las opiniones de Ud. están condenadas en ese Concilio.
      Éste es el fin de esta discusión. Si Ud. quiere defender sus opiniones no le faltarán otros blogs modernistas o lefebvrianos en los que pueda hacerlo. AQUĪ NO.

      Me gusta

    • LOS SORPRENDENTES PARALELOS ENTRE EL ANTIPAPA JUAN XXIII DEL
      GRAN CISMA DE OCCIDENTE Y EL ANTIPAPA JUAN XXIII DEL VATICANO
      II
      El nombre Juan había sido evitado por los Papas por 500 años debido a que el último hombre que lo
      había tenido fue el famoso antipapa Juan XXIII (Baldassare Cossa) del Gran Cisma de Occidente. Los
      Los escándalos y herejías de Juan XXIII 142
      paralelos entre el primer antipapa Juan XXIII (Baldassare Cossa) y el segundo (Angelo Roncalli) son
      sorprendentes:
      El reinado del primer antipapa Juan XXIII abarcó cinco años, desde 1410 hasta 1415, al igual que el
      reinado del segundo antipapa Juan XXIII, que abarcó cinco años, entre 1958 y 1963.
      El primer antipapa Juan XXIII convocó un falso concilio, el Concilio de Constanza (el Concilio de
      Constanza después se convirtió en un verdadero concilio ecuménico, con algunas sesiones aprobadas
      por el verdadero Papa; pero en la época que el antipapa Juan XXIII lo abrió, era un falso concilio). De
      la misma manera, el reciente antipapa Juan XXIII (Angelo Roncalli) también convocó un falso
      concilio, el Vaticano II.
      El primer antipapa Juan XXIII abrió su falso concilio de Constanza en el cuarto año de su reinado,
      en 1414. El reciente antipapa Juan XXIII abrió el Vaticano II en el cuarto año de su reinado, 1962.
      El reinado del primer antipapa Juan XXIII, terminó poco antes de la 3ª sesión de su falso concilio,
      en 1415. El reciente antipapa Juan XXIII murió poco antes de la tercera sesión del Vaticano II, en
      1963, poniendo fin a su reinado.
      Creemos que las similitudes entre el primer antipapa Juan XXIII y el segundo no son meras
      coincidencias. El primer antipapa Juan XXIII fue también el último antipapa que reinó en Roma.
      ¿Angelo Roncalli, el reciente antipapa Juan XXIII, al tomar ese nombre, estaba indicando
      simbólicamente (de manera críptica de los masones de hacer las cosas) que él está continuando en la
      línea de los antipapas que reinan desde Roma?
      El cardenal Heenan, que estuvo presente en el cónclave de 1958 que nos dio a Juan XXIII, mencionó
      una vez: ―No había tanto misterio en la elección del Papa Juan. Él fue elegido porque era un hombre
      muy viejo. Su principal deber era hacer a Mons. Montini (después Paulo VI), el arzobispo de Milán,
      un cardenal para que él pudiera ser elegido en el próximo cónclave. Esta fue la política y ella fue
      realizada con precisión‖87
      .
      http://www.vaticanocatolico.com/PDF/13_JuanXXIII.pdf

      Me gusta

  4. alguno podría argüir que estamos ante un dogma muy cómodo y un argumento en extremo facilón: un papa no puede errar contra la fe y si yerra entonces demuestra que no es papa, pues vaya, así no cabe duda de que ningún papa se equivocará nunca, pero qué le vamos a hacer, así es la cosa, los papas no llevan un sello distintivo por el que podamos estar ciertos de que es un verdadero papa, tocado y amparado por el Espíritu Santo, no lleva una paloma revolándole que lo certifique (y aunque la llevara podría no ser de Dios, precisamente, je je), el criterio es más bien negativo, será papa mientras no se demuestre lo contrario, pero eso sí, cuando surgen razones de peso, evidentes, incontrastables de que atenta contra la fe, entonces no le es lícito a nadie, a nadie, seguir teniéndolo por papa y obedecerle en lo más mínimo

    Me gusta

  5. “La unión con la sede romana de Pedro es… siempre el criterio público de un católico… no debes ser considerado como poseedor de la verdadera fe católica si no enseñas que la fe de Roma se debe guardar (Papa León XIII, encíclica ‘Satis cognitum’)”, y toman esto los otros y dicen ¿ves? los sedevacantistas no están unidos con la Sede de Roma, luego no son católicos, pero oiga, es que la sede de Roma no nació ayer, es que hay que estar unido a la sede de siempre, apostólica, es que son estos modernos los que no están unidos con la sede de Roma, con la fe inmortal de Roma, sólo usurpan la sede física de Roma, pero es claro que se han separado de su verdad, así que separarse de los que se han separado de la fe no implica necesariamente estar separado de la fe, más bien todo lo contrario, el criterio público de un católico es estar unido al papa, pero también lo es estar separado del antipapa

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.